Una iglesia para el Señor.

Muchas veces pensamos que hay cosas imposibles, o que por falta de dinero o medios nos es imposible realizar. Entonces llega una persona como Justo Gallego Martínez y te demuestra que todo es posible, solo hay que ponerle ganas.

Iglesia de Justo, Mejorada del Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo

 

La historia de Justo es la historia de una persona que se empeñó en hacer realidad aquello que a muchos nos parecería imposible; Justo quería levantar una iglesia para el Señor, y a este fin ha dedicado los últimos 50 años de su vida, durante 6 días a la semana e incluso durmiendo entre sus paredes en los últimos tiempos: el loco silencioso como ha sido llamado durante muchos años, ha conseguido levantas con sus propias manos, sin ningún conocimiento técnico de construcción ni ninguna experiencia, una iglesia tan increíble que muchos comparar con la obra de Gaudi… No obstante, los motivos de cada uno para su obra son bastante distintos, y a Justo es la fe el que lo mueve hacia adelante…

 

Iglesia de Justo, Mejorada del Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo

 

Historia de la Catedral de Justo.

 

Iglesia de Justo, Mejorada de Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo

 

Nuestro protagonista tiene ya la friolera de 92 años cumplidos. Parece ayer cuando un 12 de octubre de 1961, ponía la primera piedra a la que sería considerada “la catedral de Justo”. El sueño de este hombre, que se declara católico y apostólico era ser sacerdote. Con este fin ingresó en el monasterio cisterciense de Santa María de Huerta, en Soria. Quiso el destino que enfermara de tuberculosis, y a los 27 años tuvo que dejar el convento para no contagiar a sus compañeros.

Tras un año de convalecencia se recuperó, pero su meta había cambiado: acababa de superar una grave enfermedad y quería darle gracias al Señor por haberle ayudado. Con este fin, Justo empezó a edificar en unos terrenos familiares de su propiedad, y, poco a poco, y con la ayuda de donaciones particulares, su proyecto salió adelante.

Al principio fue tachado de loco, y muchos eran los que pensaban que sus condiciones mentales no estaba en buen uso; Justo construía y construye su obra con muchos materiales que nosotros simplemente desecharíamos sin pudor; latas, cables, neumáticos de bicicleta, etc, ni los más exigentes en cuestiones de reciclaje lo podrían hacer mejor. Por otro lado, si alguien piensa que los planos y medidas son necesarios está en un grave error: todo se encuentra perfectamente medido y estudiado en la cabeza de esta increíble persona, que no busca halagos ni protagonismos, solamente avanzar lo máximo posible la obra a la que dedica toda su vida.

 

Iglesia de Justo, Mejorada de Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo

 

 

Iglesia de Justo, Mejorada de Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo

 

La Catedral de Justo empezó a ser conocida gracias a un anuncio de Aquarius allá por el año 2005, y los turistas y curiosos empezaron a llegar para admirar sus vidrieras, más de dos mil metros de cristaleras; la cripta, donde ha pedido ser enterrado cuando fallezca; la cúpula y toda la construcción en si, en total, casi ocho mil metros cuadrados de trabajo por treinta y cinco de alto. Todo ello, levantado por Justo en sus inicios, y ayudado por Angel López, su mano derecha en los últimos tiempos.

 

Iglesia de Justo, Mejorada de Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo

 

El futuro de la Catedral de Justo

Aunque el proyecto es muy bonito, no nos podemos olvidar de la parte legal. El proyecto de nuestro arquitecto no tiene licencia de obra, ni siquiera un plano o una memoria de calidades; no se sabe qué materiales se han utilizado durante todos estos años, ni tampoco hay ningún arquitecto que se atreva a firmar el proyecto, dado el alto grado de responsabilidad que ello implica.

 

Iglesia de Justo, Mejorada de Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo

 

El ayuntamiento de Mejorada del Campo no ha detenido el trabajo de su ciudadano, pero tampoco ha aprobado su obra. Tampoco la diócesis de Alcalá de Henares ha dado su beneplácito para que el lugar sea consagrado o pase a formar parte de sus iglesias, tal y como le gustaría a su constructor.

Por ello, el qué pasará el día que Justo no esté entre nosotros es una incógnita, y muchos piensan que será derribada, aunque, quién sabe, tampoco nadie pensaba que un labrador iba a poder construir una catedral con sus manos y lo ha hecho. Todo es posible en esta vida…

 

Iglesia de Justo, Mejorada de Campo
Iglesia de Justo, Mejorada del Campo