• Menu
  • Menu
Vigan en Filipinas
Vigan, antigua ciudad colonial española en Filipinas.

Vigan en Filipinas

 

Vigan en Filipinas

 

La ciudad filipina Patrimonio de la Humanidad

La presencia de un carruaje en la calle donde está situado mi hotel, me indica que he llegado a Vigan, una de las ciudades filipinas con más historia. Seguramente por ello, la Unesco decidió incluirla en su lista de ciudades Patrimonio de la Humanidad, allá por el año 1.999.

En Vigan, nos encontramos una mezcla atrevida de elementos europeos y asiáticos, y una cuidada arquitectura colonial española, que ha perdurado hasta la actualidad.

Vigan en Filipinas
Casa en Vigán, Filipinas

 

Visitando Vigan en Filipinas

No es que sea muy grande, la calle Crisófolo concentra la mayoría de tiendas y de casas coloniales, pero se nota nuestra presencia en todas las calles, de nombre español. Allí, se encuentra el museo Crisófolo, que fue el que visité, y la verdad, valió la pena. Calle Crisólogo, Vigán Calle Crisólogo, Vigán

 

Vigan en Filipinas
En la hora de la siesta de Vigan, Filipinas

 

La religión en Vigan

Resulta curioso viajar a tierras colonizadas y observar que la religión sigue ocupando un papel relevante, muchas veces más marcado que en otras tierras europeas. Filipinas no podía ser menos, y en este alejado Vigan, las iglesias también se llenan a rebosar en domingo. Intento visitar el interior de la iglesia situada en el centro de la ciudad: allí los fieles se aglutinan en el interior, pero también en su exterior. Son muchos y muchas los locales que quieren escuchar las palabras de Dios, en este caso, en inglés.

En Filipinas nuestro idioma se impartiría hasta los 70, cuando los americanos iniciaron su camino en el país. A pesar de que cada zona tiene su dialecto, el lenguaje común para muchos jóvenes es el inglés. 

 

Vigan en Filipinas
Iglesia los domingos en Vigan

 

Finalmente pude entrar al interior de la iglesia, para transportarme, por un momento, a mi patria; todo en su interior recordaba a los interiores de otras iglesias a miles de kilómetros de distancia, retrato de aquellas de sus colonizadores. Así, el interior cubría sus paredes y suelos de nombres ilustres, también con un toque latino que parecía no acabar. 

La presencia española se da la mano con la religión, no en vano, ocuparon Vigan desde el 1565 hasta 1898, con la llegada de los americanos.

Vigan en Filipinas
Vigán, Filipinas.

 

 

Historia de Vigan en Filipinas.

 

Situada frente al Mar de la China Oriental, en la provincia de Ilocos Sur, se considera la ciudad colonial mejor preservada de toda Asia.

Vigan en Filipinas
Museo de Vigán.

De cómo el uso de la «B» y la «V» cambiaría el nombre de la ciudad

La ciudad nació de un grupo de comerciantes de la cercana China, concretamente, de Fujián. Estas gentes, dejaron su idioma, el fukienés, en la zona, de donde “Bigan” significaba tierra hermosa, ya que la zona tiene unas playas preciosas. Como si hay algo que los españoles nunca hemos hecho es diferenciar la “V” de la “B”, la llegada de los colonizadores dejó el nombre en Vigán, y así se quedó hasta el día de hoy.

 

Las conquistas siempre lo cambian todo, los colonizadores también le cambiaron el nombre a la ciudad en un principio, nombrándola Villa Fernandina, ya que el rey Felipe II acababa de ser padre, y había que honrarle de algún modo. Más tarde, la ciudad creció, y su nombre también se hizo más largo: Ciudad Fernandina de Vigán.

 

 

De cómo el uso de la "B" y la "V" cambiaría el nombre de la ciudad
Calles de Vigán

 

Estar aquí, es como transportarte a una época pasada, como estar en una de esas películas que se desarrollan en la época colonial, solo que aquí es real. Los personajes, en este caso, son reales, y todo el decorado también.

Vigan en Filipinas
Vigan, antigua ciudad colonial española en Filipinas.

Me ha gustado, y mucho esta ciudad. Conserva el encanto del pasado. Llegar hasta aquí ha sido bastante complicado (dos autobuses, que enlacé en medio de la carretera porque era el punto de encuentro. Me tuve que quedar en medio de la nada media hora, sin estar segura de si pasaría o no, solo había uno al día), pero ha merecido la pena. 

 

 

Rose

Cuando empecé a viajar, hacía ya mucho tiempo que quería hacerlo, pero no sabía cómo ni cuándo. Solamente un pequeño empujón hacia Laos, y mi destino estaba claro: mi vida era viajar… con el tiempo, me he dado cuenta de nada te aporta tanto, te enseña tanta humanidad y te otorga tanta comprensión, como el viajar. Cada viaje te acerca a una cultura y personas distintas, pero que al final, son tan humanos como tú. Los viajes son una lección de vida, así que cuando empieces, no volverás a ser la misma persona, no lo olvides…

View stories

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comments

Instagram
WhatsApp