Un viaje por Holanda no se puede dedicar solamente a Amsterdam, aunque es cierto que la capital merece todo el tiempo del mundo. Aún así, solamente 20 kilómetros separan la capital multicultural de Voledam, un precioso pueblo situado al norte, a orillas del mar de Zuiderzee.

Voledam, Holanda
Voledam, Holanda

Lo primero que sorprende al acercarse a la pequeña población son sus casas de colores, todas ellas de madera y uno de los atractivos de esta zona.

Imágenes de Voledam, Holanda

El pueblo de Voledam se formó en el año 1357, cuando algunos habitantes de Edam, un poblado seguramente más famoso por la fabricación de quesos, construyeron un canal y se instalaron en estas tierras. Desde entonces, la economía del pueblo se ha basado en la pesca, principalmente en la pesca de la anguila, cuyo consumo constituye uno de los atractivos para el turista. Las anguilas ahumadas es uno de los platos estrella en la zona costera cuyos lares se pueblan de pequeños restaurantes y tiendas para el turista, que llega hasta aquí para pasar un día de sus vacaciones y escapar de la más poblada capital. Las casas de madera de colores reciben en una acogedora estampa al visitante.

Pueblo de artistas

Aunque Voledam es conocido por su pescado, también es conocido por haber sido el hogar de muchos músicos y artistas, que atraídos por los paisajes de la zona aterrizaron en las pequeñas calles de colores con el fin de encontrar inspiración. No en vano, de aquí han salido grandes grupos, como The Cats, en los años 60, e incluso han tenido su propia música Palingsound, (Eel sound o sonido anguila)

Otra de las peculiaridades del pueblo es la gran cantidad de misioneros y religiosos a los que dio lugar la pequeña población, no en vano, su religión mayoritaria es el catolicismo. También es posible ver a muchos lugareños vestidos con los trajes tradicionales holandeses a diario, que muchos de ellos siguen utilizando. Los zapatos de IJsselmeer son otro de los hallazgos en nuestra escapada.

Los amantes de la pintura pueden acercarse al Hotel Spaander; construído en el año 1881, fue la casa de muchos pintores, como Picasso o Renoir. En la actualidad el recinto contiene casi 1400 obras en sus paredes. En el hotel se puede tomar algo o bien comer en su elegante restaurante.

Puerto de Voledam, Holanda

Pero lo que realmente nos ha gustado, sin contar con las maravillosas vistas del puerto y sus casas coloridas ha sido el museo de Voledam, el cual retrata a través de muñecos y de escenarios cómo fue la vida en la ciudad, mediante un paseo a través de las salas que nos enseña más sobre la vida de sus habitantes y sus costumbres.

Es muy curiosa una habitación ampliamente decorada que fue construida por un local, el cual realizó toda la decoración con los papeles de los puros.

En Voledam se encuentra a las afueras la fábrica de quesos, aunque nosotros no pudimos ir al no tener coche para desplazarnos, existe una pequeña tienda en la calle principal del puerto donde es posible comprarlos y disfrutar de una demostración

Disfrutando de las vistas de la playa de Voledam

Para llegar a Voledam basta con llegar hasta la estación de trenes de Amsterdam, donde existen varias paradas de autobuses en la parte adyacente. Los autobuses 316 y 110 son los que van y vienen a nuestro destino

Este pequeño pueblo fue uno de los hallazgos en nuestro viaje a Amsterdam del 2018… repetiremos seguro…0