Gemma Teodoro Baldó

 

Gemma Teodoro Baldó

 

Cuando hablamos de viajes cada uno tenemos una forma de viajar, y así lo transmitimos en nuestros respectivos blogs de viajes. En un mundo como el de los bloggers donde la pasión de poner un pin en el mapa viajero y acaparar likes se ha convertido en una obsesión, da gusto leer el blog de Gemma Teodoro, más conocida como la escritora viajera.

Descubrí a la escritora viajera, o Gemma, a partir de un inciso que hizo sobre mi agencia de viajes, y que hizo que me interesase quién era esta chica con un nombre de blog tan genial; nada más introducirme en su ahora página web y leer sus palabras, me transmitió serenidad, paz, ganas de leer tranquilamente sobre sus viajes, que son siempre escapadas con tiempo, donde los pequeños detalles son el punto más importante de cada uno de ellos, donde Gemma se pierde entre las gentes del lugar, entre los lugareños que pueblan sus fotos, adornadas con imágenes que nos dan una visión más intimista, menos turista, más humana, más natural.

 

La escritora viajera

 

Gemma no viaja por viajar, siempre viaja por un motivo. Sus ansias de ver mundo van acompañadas de las ganas de conocer a la gente que puebla esos lugares, que para muchos son la foto obligada, y que para ella son lo indispensable y lo que le ha valido la pena. En sus post hay una autenticidad que no siempre es posible encontrar. Es por eso que he querido, después de un café que nos ha revelado más de nosotras mismas, que ella tenía que formar parte de mi web de viajes, de Rose Viaja, porque los pequeños momentos y la gente auténtica son los que de verdad pueblan de contenido nuestros viajes, aunque sea a Alcalá de Henares. Con ustedes, Gemma Teodoro Baldó.

 

 

Entrevista a la Escritora Viajera

Hola Gemma, y muchas gracias por aceptar formar parte de Rose Viaja con esta entrevista. ¿Vienes de una familia viajera? ¿Cuáles son tus orígenes?

Nací en Castellón de la Plana, muy cerca del mar, pero mi vida se ha desarrollado desde los 2 años hasta casi los 20 en Burgos. Más tarde me desplacé a Madrid, luego he vivido muchos años entre Valencia y Castellón, y actualmente he vuelto a Madrid. Con todo este cacao de sitios, me siento burgalesa de corazón y de adopción, con raíces valencianas, y madrileña de paso. Algo que me me ha enriquecido mucho en este sentido ha sido crecer en una familia en la que siempre hemos hecho incontables road trips por toda la península, sin los que hoy no entendería mi vida, ya que he hecho mía la tradición y me paso el año recorriendo con mi enano rojo el triángulo Burgos-Madrid-Castellón.
Hoy por hoy, cuando me preguntan de dónde soy, para ahorrar tiempo digo directamente que española. 🙂
Me gustaría que me contases un poco más de ti, y de cómo has llegado a ser la Escritora Viajera que tus seguidores conocemos hoy en día.
@escritoraviajera, mi alter ego, nació en febrero de 2013, como continuación del blog De mi puño y tecla, que me abrió mi padre con la idea de que me ejercitara en las redes sociales y que significó mucho para mí en aquel momento. Me estaba recuperando de un tema de salud delicado y toda la familia me estaba ayudando a reintroducirme poco a poco en el día a día. En esas páginas empecé a jugar con las palabras y las imágenes de una manera que se convirtió en parte de mi terapia. Más adelante llegó Instagram, que se unió a Google+, Facebook, Linkedin y Twitter. Y, de pronto, me di cuenta de que había construido un pequeño universo en el que podía transmitir un mensaje de positivismo y fuerza de voluntad. Porque cuando salimos de casa, muchas veces, nos estamos buscando a nosotros mismos. Tanto en viajes reales como en viajes interiores, y a veces es necesario que te ayuden a dar con tu ruta. Si desde mi blog y desde mis redes consigo transmitirle energía positiva a una sola persona, me habré dado por satisfecha.

Sé por tu web y lo que hemos hablado, que tuviste un problema de salud que te impidió hacer muchas cosas durante un tiempo. Sin entrar en detalle, ¿qué enseñanza has encontrado en esos momentos tan duros? ¿Cuál ha sido tu lección?

La lección más importante que he aprendido es el lema que aparece en mi blog y en mis redes: Si crees que puedes, puedes. Desde escalar el Himalaya hasta dar con tu ruta personal. Desde aprobar un examen hasta conseguir un objetivo importante para ti, o ser bendecido con el sueño de tu vida. Todo está en tus manos. O casi todo. Y lo más bello de iniciar un camino de ese tipo es todo lo que vas a ir  aprendiendo una vez hayas entrado en la ruta. Las personas que conocerás y que formarán parte de tu experiencia personal, los pequeños retos que vayas consiguiendo, las experiencias que te irán enriqueciendo como persona. Acabarás descubriendo que lo más hermoso de una experiencia catártica de este tipo es el trayecto, y no tanto llegar a la meta.

Entre todos los destinos que he visto en tu web de viajes, ¿Cuál ha sido el que más te ha cambiado, y por qué?

Mi destino más catártico en la última década ha sido Lisboa, y Portugal en general, donde he ido en diferentes momentos de mi ruta personal. Al principio en coche, ante la imposibilidad de volar, y luego siendo uno de mis primeros destinos en avión desde que hace dos años pude volver a volar.
Lisboa me llevó al cabo da Roca, el punto más occidental de Europa, me mostró el Atlántico, y me enseñó a esperar. Todo este país me transmite paz, un ritmo dulce y muchas ganas de seguir viviendo al ritmo que la vida me vaya dejando, por lo que sé que seguiré volviendo mientras la vida me vaya dejando.
Gemma en Lisboa

Por lo que he visto, eres una gran apasionada de la fotografía, ¿Qué destino nos recomiendas fotogénicamente hablando? ¿Por qué?

Como soy de viajes de proximidad, mis dos destinos fotografiables actualmente son Lisboa y Peñíscola.
Lisboa porque ofrece muchos colores y martices en su esquema urbanístico, que dan mucho juego para las fotos, además de ser uno de los destinos más importantes de street art a nivel internacional. El punto exótico se lo da el hecho de ser la puerta abierta de Europa para un país como Brasil.
Peñíscola, por su parte, ofrece unos aires mediterráneos que dan mucho juego para las fotos, con ese castillo del Papa Luna sobre un promontorio que se mete dentro del mar y sus incontables calles de un blanco impoluto.

¿Cuál sería el destino de tu vida, o el lugar al que no puedes morir sin haber estado?

El viaje de mi vida será algún día Kenia. Lo supe desde que vi, con unos diez años, la película Memorias de África. Sé que en otra vida habría sido una Karen Blixen más recorriendo África, buscando la vida más auténtica. En esta vida me conformaré con poder hacer un safari fotográfico (nada de matar animales) y recorrer los espacios más bonitos de este país. Interactuar con su gente, sentir esa magia que todos dicen que desprende Kenia en particular y el continente africano en general.

¿Cómo eliges tus destinos? ¿Qué requisitos tiene un destino para que lo elijas y viajes hasta allí?

En los últimos años he elegido los destinos por el medio de transporte con el que podía llegar, al tener el impedimento de subir a un avión. Pero, generalmente, siempre influye que el sitio tenga algo que contarme. No me gustan los destinos aglomerados de turismo, ni ir por ir, por lo que intento ir a sitios que tengan algo que ofrecerme, desde un festival de música hasta un curso de fotografía. Trato de viajar siempre con un porqué para que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Gemma en Milán

¿Has viajado alguna vez sola? ¿Cómo fue la experiencia?

Desde siempre me he movido mucho a los sitios sola, pero siempre con alguien esperándome a la llegada al destino en cuestión. La vez que más sola he viajado ha sido recientemente a Lisboa, para hacer un taller de foto de calle con Jota Barros, de Rubixephoto, con más gente española de diferentes puntos de la península. Así que sola del todo nunca he llegado a viajar. Creo que porque necesito interactuar con otras personas de manera constante cuando llego al destino. Por eso también me encantan las agencias como la tuya, que nos dan la opción de ir solas, pero no en solitario. Es una combinación perfecta.

¿Crees en el turismo sostenible? ¿Lo practicas en tus viajes? ¿Cómo?

Sí, de hecho en mi blog tengo un espacio que dedico a mi manifiesto viajero, en el que trato de establecer unas bases para un turismo más consciente y desestacionalizado. Ya en el primer punto doy una de mis pautas de oro: no busques tanto los destinos como el momento para vivirlos. Estoy convencida de que hay sitios que te llaman por algo, y por eso siempre vuelvo a los destinos que me conquistan. Establezco lazos con esos espacios, y se acaban convirtiendo en parte de mi vida. Creo que el respeto a la gente del lugar y a su modo de vida es básico para conseguir algo así. Como decía mi abuela, allí donde fueres, haz lo que vieres.
La escritora viajera

 

¿Qué consejos nos darías para viajar?

Entra en mi manifiesto viajero y ahí encontrarás mis 15 puntos básicos. 😉

 ¿Cómo viajas? ¿Eres una viajera low cost? ¿Vas combinando diferentes formas?

Low cost forever. Forma parte de mis principios viajeros. No hay cosa que disfrute más de la preparación de un viaje que establecer un presupuesto y hacer que todo encaje. Eso sí, con unos mínimos. Que salir de casa tampoco sea ir a sufrir.

¿Cuál es tu lugar oculto y que nos recomendarías sin que nadie se entere?

 
La cala La Renegà, en Oropesa del Mar. Pero no se lo digas a mucha gente, no se nos vaya a turistizar.