Travesía por el Lago Tanganica

 

Diario de viaje de Africa del Este: Parte II.

Navegando en el barco alemán Mv Liemba.

 

Diario de viaje por África del Este: travesía en el Mv Liemba. Roseviaja
Diario de viaje por África del Este: travesía en el Mv Liemba. Roseviaja

 

Después de dos días de espera, por fin, allí estaba nuestro barco. EL Mv Liemba es un barco alemán que lleva en el Lago Tanganica desde los años de la Segunda Guerra Mundial. Durante todo este tiempo ha sido el principal medio de transporte entre los países que bordean el lago: Tanzania, Zambia, Burundi y la República Democrática del Congo. Los principales puertos del lago Tanganica son Mpulungu en Zambia, y Kigoma en Tanzania. La vida del mítico barco transcurre en el recorrido entre ambos puertos, entre los que da comunicación y a los que lleva tanto mercancías como pasajeros.

MV Liemba
Gente esperando la llegada del MV Liemba

 

Pasar 48 horas en el barco es toda una experiencia, tanto por la partida desde Mpulungu, donde la fiesta de la llegada del barco congrega a toda la población, la carga de toda la mercancía y de los pasajeros, que se apilan en los asientos de tercera para poder pasar la noche que viene, alejados de los que hemos conseguido un camarote en la parte superior, ardua tarea, ya que son contados el número de camarotes disponibles para la travesía.

 

Mv Liemba
Mv Liemba, Lago Tanganica

 

La partida siempre va acompañada de los últimos bártulos que se han olvidado, de saludos, gritos de los que se van, gritos de los que se quedan. El sentimiento que deja la partida del Mv Liemba es de alegría, no de tristeza. No entendemos qué dicen entre ellos, pero vemos gesticular a las mujeres que han subido con nosotros, y a los que se quedan despedirse. Mientras, la puesta de sol sobre el lago, algo que nos enseña lo pequeños que somos aquí en Zambia, y quién manda, la madre naturaleza…

 

Puesta de sol en el lago Tanganica,
Puesta de sol en el lago Tanganica

 

Subimos al bar que se encuentra en la parte superior. Desde aquí es posible tomar las mejores fotos, y también tomar la merecida cerveza de bienvenida. Allí coincidimos con otros pasajeros, cada uno con su propia historia que le lleva a tener que tomar el barco a Kigoma. Una pareja de sudafricanos nos cuenta de su viaje a Tanzania para hacerse cargo de un resort, ya que la situación en Johannesburgo es bastante peligrosa incluso para sus habitantes. Conocemos también a un grupo de predicadores de Burundi que viven en Sudáfrica; vuelven a casa, nos dicen, porque la guerra acaba de terminar y quieren ver a su familia; allí conocemos a Rita, una chica australiana que ha venido a África para trabajar. De todos los extranjeros ella es la única que no toma el tratamiento contra la malaria, ya que sabe que el largo tiempo que allí va a pasar la va a obligar a pasar la enfermedad en un momento u otro. También conocemos a Ryan, un médico residente que trabaja en Dar es Salam, la capital de Tanzania, y que se ha cogido unos días libres. No sabemos qué va buscando exactamente, pero si que siempre lleva una cerveza en la mano. Tampoco conseguimos averiguar a dónde va. Es lo que tienen los trayectos durante el viaje, conoces a gente que no llegas a conocer.

 

roseviaja
Nuestro grupo durante el viaje

 

Disfrutar del paisaje del trayecto es parte del encanto de este viaje por el Tanganica, pero también lo es la vida que se va sucediendo durante el viaje. En Mpulungu todo giraba alrededor de la llegada del mítico barco, pero es que en las orillas a las que se acerca de camino a Kigoma ocurre lo mismo; muchas son las pequeñas embarcaciones que se van acercando a nuestra llegada: van cargadas de gente y de objetos para vender; se posicionan junto a nosotros y ahí empieza el trueque con los que van a bordo; a veces, casi a golpes se cambian las mercancías por el dinero, ya que algunos se hacen los tontos para no pagar. Pero esta gente vive de este viaje, que es el que les lleva el negocio sin tener que moverse de sus pequeñas aldeas en la orilla.

 

 

Costas de Tanzania
Costas de Tanzania

 

Costas de Tanzania
Tanzania, roseviaja

 

Travesía en el lago Tanganica, Zambia, roseviaja
Travesía en el lago Tanganica, Zambia, roseviaja

 

 

Travesía en el lago Tanganica, Zambia, roseviaja
Travesía en el lago Tanganica, Zambia, algunos no quieren pagar…

 

 

Aquí, donde la civilización parece no ha dado alcance, los móviles no nos funcionan, estamos completamente equivocados. Por la noche, el grupo nos preguntamos sobre la posibilidad de encontrar a alguien de nuestra ciudad, algo que suele pasar en los viajes; uno de los compañeros es de Madrid, posibilidad alta; lo mismo ocurre con el de Barcelona, o yo misma con Valencia; Jaume es de un pequeño pueblo de 2000 habitantes, sus posibilidades son más remotas… nos vamos a dormir. Por la noche, varamos en el Parque Natural de Mahale, a orillas del lago. Por la mañana nos damos cuenta de que han subido un grupo de españoles que van en un grupo organizado: el guía es del pueblo de Jaume: el mundo es imprevisible, como podemos ver.

 

Vistas desde el mv Liemba
Vistas desde el Mv Liemba

 

El día siguiente nos llevará a Kigoma, donde la realidad tanzana nos devolverá a un viejo conocido y nos acercará de nuevo al Dr. Livingstone, esta vez acompañado de Stanley….

Diario de viaje de Africa del Este: Zambia

África del Este

Primer país: Zambia.

 

Diario de viaje. Parte 1: Recorriendo Zambia por nuestra cuenta.

 

Salida desde Madrid.

Este viaje vuelo sola. Un congreso ha hecho que no pueda coger las vacaciones antes, y tenga que salir después que el resto. Nuestro viaje empezaría por Livingstone, ciudad de Zambia limítrofe con Zimbaue, lugar clave para visitar las famosas Cataratas Victoria. Este viaje, lo he recordado siempre como el viaje de las cataratas, porque fueron varias a lo largo del viaje las que visitamos. Qué decir de las Cataratas Victoria… pues que me hubiese gustado ver la cara del Dr. Livingstone cuando se las encontró delante de él… impresionantes.

cataratas victoria
Cataratas Victoria desde la parte de Livingstone, Zambia.

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

 

Una cosa a tener en cuenta es que se pueden ver desde Zambia, o bien también desde Zimbaue. Si desde un lugar decides ir hasta el otro, tienes que pagar el visado. Aunque nos lo planteamos, finalmente no pasamos al otro lado. Desde Zambia no es solamente ir, verlas y tomar la foto; se puede subir arriba, desde donde cae la pendiente, y verlas desde allí. También se puede bajar por un sendero hasta la parte donde tienen la caída.

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

De Livingstone solamente queríamos ver las cataratas, así que nos dirigimos a Lusaka, la capital del país.

Lusaka era una ciudad donde lo único que se nos ocurrió hacer fue ir al mercado local, a falta de algo mejor, que tampoco resultó ser de los más interesantes. En aquél momento, internet llegaba al país, y había varios cibers donde conectarse.

Aunque la visita a Lusaka no resultó demasiado emocionante, el capítulo más divertido de todo el viaje tuvo lugar aquí. Divertido ahora, porque en aquél momento, aquello no nos resultaba divertido.

Encontrar alojamiento en Lusaka era una ardua tarea, más nosotros que para variar no teníamos ninguna reserva; por menos de 60 o 70 euros no había nada. Finalmente, encontramos un lugar, de cuyo nombre no quiero acordarme, donde sí había habitación y el precio nos acomodaba. La habitación era inmensa, con un enorme sofá en el medio de ella del que parecía oírse un tenue ruido, que presagiaba la presencia de un lindo roedor.

Nuestra habitación lindaba con el bar del hotel, porque limpiar no limpiaban, pero a la barra allí le daba todo el mundo. En plena noche, cuando habíamos conseguido olvidarnos del sofá y sus ruidos, y de las voces del bar, alguien intentó entrar en nuestra habitación. Dos voces de uno de los compañeros hizo que se fueran corriendo los presuntos individuos, pero la rata también salió, seguramente asustada ante tanto alboroto, lo cierto es que ya no dormimos hasta el amanecer, cuando nos colgamos de nuevo la mochila y nos encaminamos a buscar un nuevo hotel.

 

Lusaka
Lusaka

 

Mercado de Lusaka
Mercado de Lusaka

 

 

Mercado de Lusaka, Zambia
Mercado de Lusaka, Zambia

 

Mpika

Nuestro destino era Mpulungo, para tomar el MV Liemba, el mítico barco alemán de pasajeros que cruza el lago Tanganika un par de veces por semana. EL barco, llega a esta ciudad costera un día a la semana. Para llegar hasta allí solamente existe la posibilidad del autobús. Aunque se puede llegar en un día o poco más, y darte la paliza, nosotros decidimos ver algo más de Zambia, y disfrutar el país.

Desde Lusaka, fuimos hasta Mpika, un pequeño pueblo sin nada especial que ver, pero desde donde teníamos la intención de acercarnos  al Parque Natural North Luangwa. Sin embargo, cual sería nuestra sorpresa cuando al llegar, nadie nos quería llevar en coche, y el único conductor que accedió nos pedía una barbaridad. Total, nos marchamos hacia Kasama.

Antes de irnos de Mpika dimos una pequeña vuelta por la pequeña aldea: aquello era África en estado puro. Incluso encontramos la dirección del brujo de la comarca….

Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia. Estamos delante del Melody Lodge, el lugar donde nos quedábamos a dormir.

 

 

Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia

 

 

mpika, zambia
Mpika, Zambia

 

 

Mpika
Mpika

 

 

Curandero de Mpika, Zambia
Curandero de Mpika, Zambia

 

Por lo demás, hay que ir preparado a que sobre las 7 de la tarde se corte la luz, y donde hay pocos lugares para poder comer algo y dormir.

 

Kasama es una ciudad si lo comparamos con Mpika. Sin llegar a tener nada impactante, sus alrededores son preciosos, y nos mereció la pena pasar un día y ver los paisajes que Kasama nos tenía reservados.

Kasama en Zambia. Quizás no sea el lugar más espectacular del país; no hay parques naturales, y a primera vista nada la hace atractiva, pero los paisajes son increíbles… En estos lugares es cuando una vive el país donde se encuentra.

 

kasama
Kasama en Zambia. Hay muy pocos mzungus (denominación que dan a los “blancos” la gente de allí), así que tocó foto…

 

Kasama, Zambia
Kasama, Zambia

 

Paisajes de Kasama
Paisajes de Kasama

 

 

Llegamos a Kasama
Nos vamos de Kasama

 

Otro autobús y llegamos a Mbala…

Mbala fue uno de los mejores lugares en nuestra visita por Zambia. Localizada ya cerca de Mpulungu, y a escasos kilómetros del Lago Tanganica, las Kalambo Falls, o cataratas Kalambo, son un atractivo de la zona. Además, existe un pequeño museo africano que se puede visitar, sin cortar que el pueblo es bastante agradable. También hay un pequeño lago (con cocodrilos, aunque no los vimos), donde es posible acercarse. En definitiva, un lugar donde detenerse.

 

mbala
Mbala en Zambia, un lugar donde detenerse si se va de paso.

 

mbala
Lago en Mbala, cerca de Mpulungu, Zambia

 

 

Mbala
Mbala, lago

 

Vistas de nuestra escapada hasta las Kalambo Falls, las segundas cataratas más altas de toda África.

Vista desde arriba de las Kalambo Falls... Impresionante.
Vista desde arriba de las Kalambo Falls… Impresionante.

 

 

Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.
Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.

 

 

Caída de las Kalambo Falls
Caída de las Kalambo Falls

 

 

Más información:  roseviaja  En este enlace, encontraréis información de cómo ir a las cataratas Kalambo y del museo moto, un lugar curioso en medio de la nada que nos encantó.

 

De camino al Museo Moto moto en Mbala
De camino al Museo Moto moto en Mbala

 

Desde allí, Mpulungu quedaba ya cerca… y se acercaba nuestro paso final por este inexplorado y desconocido país para muchos…

 

Mpulungu

En Mbala encontramos gente amable, quizás sin mucho que ofrecer (tomar un café fue difícil los dos días que estuvimos), pero con una sonrisa en los labios y con muchas ganas de hablar con nosotros.

Mpulungu
Mpulungu

 

 

Imágenes de Mpulungu
Imágenes de Mpulungu

 

 

Mpulungo, ya mucho más abierto al mundo fue todo lo contrario; aquí nadie quería hablar con nosotros, nos miraban mal, a día de hoy, todavía no entendemos por qué. Lo cierto es que es una próspera ciudad, debido al comercio que impera fruto de su puerto que la comunica con el Congo y Tanzania a través del Lago Tanganica. Sus habitantes se dedican a la pesca mayoritariamente, y la ciudad tiene su día a día hasta el día que llega el barco (cuando estuvimos nosotros era cada dos miércoles), que es cuando todos sus habitantes acuden a ver el MV Liemba y a comprar los artículos que la gente procedentes de otros.

mpulungu
La vida en Mpulungu gira entorno al Lago Tanganica.

 

Imágenes de Mpulungu
Imágenes de Mpulungu

 

 

roseviaja
La llegada del barco también es un espectáculo para los más pequeños..

 

MV Liemba
Gente esperando la llegada del MV Liemba

 

MV Liemba
Imágenes de Mpulungu, el MV Liemba está a punto de llegar, la gente espera en la orilla…

 

 

mv liemba
Mpulungu, el MV Liemba llegó, procedente de Kigoma, Tanzania. Este barco, sigue siendo el único medio de transporte de pasajeros en el lago Tanganica.

 

Desde aquí empezaremos nuestro camino hacia el norte, cruzando todo el lago Tanganica y llegando a Kigoma, Tanzania…

 

roseviaja
Nuestro grupo durante el viaje

 

 

Próxima parada: Tanzania y Burundi…. Parte 2…

Datos prácticos del viaje 

Datos Prácticos Viaje África del Este.

Datos actualizados para poder coger el MV Liemba

https://www.lonelyplanet.com/tanzania/kigoma/transportation/mv-liemba/a/poi-tra/1502089/355645

 

Para terminar….

Zambia, en el año 2008, era un país donde casi todo el mundo tenía trabajo y la gente que conocimos vivía bastante bien; era bastante sorprendente los altos precios de todo, desde el alojamiento hasta cualquier bebida o café. Fue la parte más cara de todo el viaje, con diferencia, pero también un país nuevo, sin apenas turismo y con mucho que ofrecer… No os lo perdáis si tenéis ocasión…

 

 

Viajando por África del Este.

Alguien me dijo una vez que los viajes se viven tres veces:

cuando lo preparas, mientras lo disfrutas, y cuando lo recuerdas… y es verdad.

Corría el año 2008 y sin saberlo, iba a realizar uno de los mejores viajes que he realizado en mi vida. Todavía hoy lo recuerdo como el más cargado de aventuras, el viaje donde atravesamos países hoy prácticamente intransitables, como fue el caso de Burundi, un país precioso, aldeas inexploradas, y lugares donde espero algún día volver. Si Stanley buscó en su día al Dr. Livingstone por media África, nosotros también le buscamos por aquellas tierras, y si, encontramos el punto de encuentro de ambos en Ujiji… pero vayamos por partes…

Ujiji, tanzania
A camino entre Kigoma y Ujiji, en Tanzania, encontramos esta típica escena del día a día en los poblados tanzanos…

 

Kasama, Zambia
En Kasama, Zambia.

Viaje al Este de África.

 

Era el año 2008 y yo estaba loca por ir a ver las Cataratas Victoria. Recién terminado un libro de literatura de viajes donde se hablaba de Mary Livingstone, la mujer del misionero y explorador famoso el Dr. Livingstone, ese año tenía que llegar a las Cataratas donde él llegó. No obstante, ningún viaje que se precie puede ser tan solo llegar y ver lo que quieres, y siempre tiene que ser consensuado con los componentes del grupo, así que después de llegar a un acuerdo, trazamos un plan más que bueno, para un mes; si, un mes entero, de vacaciones en el África del Este… algo increíble.

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

Itinerario del Viaje

 

Nuestro viaje fue el siguiente y atravesó los siguientes países:

 

  • Zambia: donde estuvimos en Livingstone, Lusaka, Mpika, Kasama, Mbala y Mpulungu.
  • Tanzania, pasamos por Kigoma y Ujiji.
  • Burundi. Bujumbura, la capital del país.
  • Ruanda: visitamos Kigali y el Lago Kivu, en Gisenyi, frontera con el Congo.
  • Uganda: Kisoro, el Parque Nacional Queen Elizabeth, Kampala, Jinja, Mbale y Entebbe.

 

Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.
Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.

 

 

Entebbe
En Entebbe terminó nuestro viaje por África del Este

Algunas notas….

  • Los visados los sacamos todos en la frontera de cada país. En algunos casos pensamos que íbamos a tener problemas, como fue el caso del paso de Burundi a Ruanda, donde básicamente pasas si al que hay en ese turno le apetece que pases (y no te pide nada)… En general no tuvimos ningún problema en ninguna de las entradas por tierra.
  • Hay que ir vacunado, y con el tratamiento correspondiente contra el primer brote de malaria, ya sea Malarone o Larian: la malaria en estos países no es un asunto de broma. Además, y aunque no está reconocido medicamente, nosotros también nos tomamos Benerva para auyentar a los mosquitos… y vaya si funcionó…
  • Entre las cosas que no se nos pueden olvidar, están la mosquitera, el saco sábana, y la ropa de montaña. Agosto es invierno allí, no pasamos frío pero la chaqueta por la noche no sobraba. Unas toallas de secado rápido, medicamentos, algún antibiótico y jeringas por si nos hicieran falta (mejor que no) saber que son estériles, son algunas de las cosas que llevaba en la maleta.
  • Si se sigue la ruta en un mapa, muchos se preguntarán por qué no visitamos ninguno de los parques de gorilas, principal atracción de Uganda y Ruanda, incluso la única en el Congo. La respuesta es muy simple: no nos dio la gana. Personalmente, me parece escandaloso los precios que se cobran por ir a ver a los gorilas, y no quiero ser partícipe del negocio montano entorno a estos animales, que, si bien merecen protección, también lo merecen otras especies a las que no se les presta ninguna atención, porque no son turísticas. No obstante, para ir al Queen Elizabeth, atravesamos el parque de Ruhengeri, y es de una belleza asombrosa.

 

Ruhengeri, Ruanda

 

  • El viaje lo hicimos de modo relajado, en autobuses locales, y solamente tomamos transporte privado para ir al Parque Nacional Queen Elizabeth.
  • Así puesto todo, parece un viaje fácil. No lo fue, tuvimos varios meses de prepararnos en cuanto a itinerario, posibilidades de realizarlo, etc. Aún así, no tuvimos claro hasta dos días antes si podríamos atravesar Burundi.
  • Un viaje por este lugar es para ir preparado de paciencia, y tener claro que no se va a disfrutar de ninguna comodidad, sobre todo, si vas por tu cuenta. Los lodges de lujo y otras experiencias de película quedan relegadas a los parque nacionales más famosos y turísticos, donde sí que hay todo tipo de comodidades. En nuestro viaje, nos intentaron robar por la noche en un hotel, nos duchamos en barreños, estuvimos en hoteles donde llegamos por la noche, y no había luz, y teníamos que alumbrarnos con las linternas; tuvimos pulgas en un famoso hostel de Ruanda, etc. Aún así fue una AVENTURA en mayúsculas que repetiría mañana mismo si tuviera la ocasión de poderlo hacer.
Lago Tanganika, Ujiji,Tanzania
Lago Tanganika, Ujiji,Tanzania

 

  • Muchas veces he viajado sola, pero este viaje no lo hubiera hecho sola, y tampoco lo recomiendo. No digo que sea peligroso, pero tampoco lo vi tan seguro como otros lugares donde he estado. Durante todo el mes solamente conocí a una australiana que venía a realizar un voluntariado, y que ya se unió a nosotros hasta casi el final de nuestro viaje, para llegar luego a su destino.
  • África tiene una fuerza poderosa que te engancha a querer volver una y otra vez, o al menos, África del Este. Aunque me queda mucho mundo por recorrer, y algún continente que otro, de la parte que conozco no hay nada que me atraiga tanto este pedazo de mundo.

 

Parque Nacional Queen Elizabeth, Uganda.
Parque Nacional Queen Elizabeth, Uganda.

 

A continuación, el diario de viaje…

Kalambo Falls en Mbala, o las segundas cataratas más altas de África.

Kalambo Falls en Mbala.

Las segundas cataratas más altas de África.

 

Nos encontramos subidos en un 4X4 camino de las Kalambo Falls, o las cataratas Kalambo, las segundas cataratas más altas de África. El camino no es bueno, pero tampoco malo. Lo que sí que tenemos claro es que es prácticamente imposible llegar si no tienes este tipo de transporte hasta las cataratas. Nosotros, hemos tenido suerte. Anoche, en Mbala, conocimos a un lugareño, que tras negociar nos ha recogido en el único hotel del pueblo, el New Grasshopper Inn. Desde allí, partimos.

 

De camino a las Kalambo Falls, Zambia.
De camino a las Kalambo Falls, Zambia.

 

Las Kalambo se encuentran muy cerca de Tanzania. De hecho, el río Kalambo, hace de frontera natural entre ambos países. Llegar desde Tanzania es más complicado; hay que llegar a Sumbawanga, y de allí, iniciar la caminata, pero la carretera es peor, nos cuenta el guía. Para nosotros, no ha sido difícil llegar a la Kalambo Village, el asentamiento más cercano a las cataratas, a orillas del lago Tanganika.

 

Desde este punto, se observa el lago Tanganika.
Desde este punto, se observa el lago Tanganika.

 

Iniciamos la ascensión. Cinco kilómetros en sentido recto, con subidas y bajadas, que nos llevarán entre dos o tres horas, dependiendo de lo que nos vayamos encontrando.

 

Subida a las Kalambo Falls, Mbala
Subida a las Kalambo Falls, Mbala

 

Subida a las Kalambo Falls, Mbala
Subida a las Kalambo Falls, Mbala

 

Vista desde arriba de las Kalambo Falls... Impresionante.
Vista desde arriba de las Kalambo Falls… Impresionante.

 

Caída de las Kalambo Falls
Caída de las Kalambo Falls

 

Siendo solamente superadas por las cataratas Tugela, en Etiopía, fueron descubiertas por los no africanos en 1913. Desde entonces, este lugar ha sido un paraíso solamente al alcance de los que llegan hasta aquí. A pesar de no ser tan espectaculares como las Cataratas Victoria, la sensación de caída libre al vacío que se experimenta cuando llegas a la cima es indescriptible. Las Kalambo, son Patrimonio de la Humanidad desde el 2009. Casi nada.

 

Kalambo Falls, Zambia.
Kalambo Falls, Zambia.

 

 

De nuevo, volvemos a Mbala. Atrás dejamos uno de los lugares que más nos han impactado de Zambia, y que también es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes desde la Edad de Piedra. Será por algo que nuestros antepasados ya preferían lugares como éste para vivir…

 

 

kalambo
Vuelta de las Kalambo

Datos Prácticos Viaje África del Este.

Información Práctica África del Este.
 
Zambia

Livinstone.
  • Alojamiento: Red Cross Lodge (20 euros). El más barato que encontramos y la mejor calidad precio de la ciudad. El hotel está limpio y correcto. Cambian las sábanas todos los días.
  • Transporte: hay 5 autobuses al día hacia Lusaka. El primero sale a las 6 de la mañana del kiosco situado en la calle principal, donde se pueden comprar los billetes con antelación. El trayecto son 7,30 horas.
  • Otros: en Livingstone no se regatea mucho, y en general tampoco en toda Zambia.

    Entrada a las carataras Victoria: 10 euros o 10 dólares.

     

    Lusaka.

  • Alojamiento: Peace Garden ( 32 euros). Decir horrible es poco. La opción al coger un taxi es que te lleve por la zona del citado hotel, ya que está lleno de hoteles que aunque son más caros que éste (40-45 euros), vale la pena pagar la diferencia. Endesha Guest House (36 euros). Regentado por un musulmán serio y formal, las habitaciones están muy limpias, el baño en la mayoría está dentro de la habitación. Conviene reservar antes, porque tiene sólo 6 habitaciones y suele llenarse.
  • Transporte: los autobuses hacia cualquier parte del país salen de la Intercity. La oficina postal también tiene autobuses que salen hacia Kasama 3 días a la semana, éste siempre por la tarde. Los de la Intercity que van al norte salen a las 16 horas, excepto Juldan que tiene un bus a als 4,30 de la madrugada. La compañía es seria y recomendable.
  • Varios: En Cairo Road (la calle principal) hay varios internets, cajas de cambio y bancos.

Mpika.

  • Alojamiento: Melody Lodge. Muy cerca de la estación de autobuses. No suele tener agua y la luz en todo el pueblo la cortan sobre las 19 horas. La habitación cuesta 7 euros, es muy básica . El hotel tiene un pub bastante animado los fines de semana.
    ü Transporte: Juldan Motors sale a las 13- 13,30 hacia Kasama. Hay un par de compañías de autobuses más, y en el centro del pueblo hay una plaza donde existen muchos minibuses.
    ü Varios: las cabinas telefónicas cuando fuimos no funcionaban: a partir de este pueblo la incomunicación telefónica es casi total. Hay solo un banco en el pueblo (cerca del Melody Lodge), y un internet en la misma calle, que es el único del pueblo. Cierra a las 17 horas.

Kasama.

  • Alojamiento: Thorn Tree Lodge. (45 euros). Un remanso de paz, con todas las comodidades. Las habitaciones están entorno a un cuidado jardín, todas ellas espaciosas, limpias y cuidadas. Muy recomendable la comida del hotel, máxime cuando sólo hay un lugar en toda la ciudad para comer. El desayuno, incluido en el precio, tiene hasta la mermelada casera.
  • Transporte: el bus a Mbala sale a las 15,30 horas (35.000 kw). Llega allí a las 19 horas.
    ü Otros: Existen varios bancos, un Shoprite para comprar, y un par de internetes en la calle principal.

Mbala

  • Alojamiento: Grasshopper Inn (45000 kw= 9 euros por habitación). Sin duda la mejor elección, ya que los otros están fatal. Son habitaciones con salón y baño, aunque la ducha deja mucho que desear. No olvidéis que la luz en Mbala también la cortan: sobre las 19 horas y vuelve a partir de las 21,30 horas.
  • Transporte: el autobús a Mpulungu sale a las 6 a.m., pero dado que el trayecto es corto, decidimos coger un minibús local, que sale del mismo lugar de donde salen los autobuses grandes. Si se elige esta opción existen pros y contras: que puedes tomar un minibús en cualquier momento del día, y que no vas a salir hasta que el conductor no haya dado la vuelta al pueblo y lo haya llenado totalmente. Otra ventaja que encontramos es que gracias a la vuelta que dio por la ciudad, pudimos ver zonas que no habíamos visitado, muy auténticas e interesantes.
  • Comida: es difícil comer y cenar en Mbala: sólo hay un restaurante en la calle principal, donde la hija del dueño no se entera mucho (decir que sólo tienen té para desayunar, no hay café, y Pollo o ternera para comer o cenar, con la típica pasta sin hornear que utilizan los africanos, el ugali, elaborado con el almidón del maíz y la harina de maíz, y que se sirve para acompañar a la carne o pescado), para desayunar, casi mejor es hacerlo en el hotel, donde al menos se pueden comer tostadas y huevos. 

    Otros: a menos de 20 kilómetros (por mala carretera, eso sí), se encuentran las Kalambo Falls; como no hay ningún autobús, contratamos un taxi al lado de la salida de los autobuses, que es donde están todos los taxistas. Pienso que tuvimos suerte, porque el chico fue muy honrado en todo momento. Acordamos 18.000 kw para visitar las kalambo, pero como le pedimos que nos llevase después al Museo Moto-Moto, y también paramos a ver un lago, le dimos 20.000 por todo.
    ü Respecto a la temperatura, Mbala se encuentra a 2.000 metros de altitud, no viene nada mal la ropa de abrigo, sobre todo por la noche. Hay que tener en cuenta que además en agosto es invierno allí.


    Mpulungu.

  • Alojamiento: Al principio cogimos habitación en el Harbour Inn (10 euros con baño), pero aunque muy barato, es horrible, y más cuando visitas el Mkupi Lodge, enfrente del lago, con cabañitas y un jardín muy chulo. Pros y contras del Mkupi: a favor que es un lugar precioso, está todo muy cuidado, la comida es buena, los baños están limpios, las sábanas se cambian, y también si lo encargas puedes cenar allí, ya que está un poco alejado de la ciudad para ir andando por la noche. En contra, que hay mucho mosquito (por el lago), la comida es cara, y la habitación también lo es para los estándares africanos: 25 euros sin baño y 35 con baño en la habitación. Además, la chica que lo lleva es muy atenta y servicial. Jaume y Marc estuvieron en unos hoteles que al parecer hay a unos pocos kilómetros del centro, y a los que podían acceder con barca o con taxi. Ellos no tenían agua potable para lavarse (la cogían del lago), pero podían acampar en el lodge.
    Para comer y tomar bollos han abierto un local en la calle principal que encontrareis enseguida, porque es el único restaurante y demás está más nuevo que el resto. También preparan macarrones si lo pedís.
    Otras cosas.
    Mpulungu está ya más dada a ver turistas: os intentarán cobrar por llevar el equipaje en el minibús (no se paga), os acosarán para que deis dinero o regaleis algo los niños, etc. Lo que hagáis ya es cosa vuestra.


    El MV Liemba sale los viernes, aunque también puede salir domingo o lunes: se están llevando refugiados congoleses a su país, por lo que cada dos semanas (se turna con el barco que hace Kkigoma-Bjumbura) sale hacia el Congo y llega un poco más tarde. El barco suele llegar sobre las 12 p.m., y sale de nuevo hacia las 18 horas. Los camarotes es la opción más cómoda, no es nada recomendable tercera, máxime cuando vas a estar 2 días sin bajar del barco. En tercera la gente va amontonada casi encima de la carga, y el barco está cargando y descargando durante el día y durante la noche, y siempre por la zona de tercera. A través de la oficina de turismo de Tanzania, escribimos y nos facilitaron el teléfono y dirección de la oficina de reservas; es bastante importante reservar, nosotros faltaban 10 días y casi nos quedamos sin plaza. El camarote de primera cuesta 65 dólares; el de segunda un poco menos. La comida en el barco está bastante bien, eso sí, o comes pollo o ternera, no hay más, y el desayuno lo de siempre, tortilla de huevos con pan, café o té, pero el precio es bajo. Como moneda de pago aceptan dólares y schillines tanzanos.


    Al salir con el barco, es importante el tema de los medicamentos. Los guardias tienen especial interés por los medicamentos que llevamos los europeos; es fácil que os hagan abrir los equipajes, y que os llamen la atención porque no poseeis las recetas expedidas en Zambia de las medicinas.


    No hay ningún internet en el pueblo, y tampoco se puede llamar por teléfono.

    Tanzania.

Kigoma.

Alojamiento: la Lonely Planet recomienda el Zanzibar Lodge, argumentando que es la mejor relación calidad-precio, pero parece que el citado hotel ha bajado bastante el listón. Aunque sigue siendo barato, ahora la luz y el agua no potable brillan por su ausencia, aunque si alguien quiere probar a lavarse con cubos de agua, siempre es una experiencia: yo no lo había probado nunca. Alrededor del citado hotel hay muchos hoteles un poco mejores y de precio similar.


Como lugar para comer y cenar muy recomendable el Restaurante Modern, en la calle principal, donde se sirve comida africana e india. Tardan un poco en servir. Enfrente hay una cafetería donde también se puede desayunar: no nos quedamos con el nombre, pero tiene una fachada pintada con vivos colores que es inconfundible. La Lonely Planet recomienda el New Stanley y el Ally,s, pero han bajado mucho su calidad.


El transporte por la ciudad y sus alrededores se hace por dala-dala; salen de la plaza central de Kigoma, pero luego van parando por la ruta. Para ir a Ujiji, es la opción más cómoda.
Otros:
Hay numerosos internetes y tiendas de alimentación orientadas al turismo. También hay un mercado, y en el centro hay un banco y un cajero.

El paso hasta Burundi.
Para ir a la frontera, hay que coger un dala-dala de una estación de autobuses situada detrás de la gasolinera justo más arriba del Zanzibar Lodge. Sale a las 7 a.m., pero empieza a llenarse a las 6 a.m., así que conviene ir pronto. El viaje hasta la frontera es bastante incómodo. Una vez en la frontera, es necesario tomar un taxi: lo normal es que se os ofrezcan moto-taxis para llevaros, el problema es el equipaje. Hay unos 7 kilómetros hasta la frontera. Una vez puesto el visado de salida, hay que pasar al otro lado, coger un taxi, y pasar otros 4 o 5 kilómetros hasta llegar a la frontera de Burundi. Allí se pone el sello de entrada, pero no se hace el visado: el visado hay que hacerlo en Bujumbura en la oficina de asuntos exteriores, abierta hasta las 15 horas. Desde allí al primer pueblo hay otros 7 kilómetros aproximadamente. Al llegar al primer pueblo del país, ya existen oficinas de cambio. Hay minibuses Buyumbura al menos sobre las 11,30 de la mañana.

 

Burundi.

Bujumbura.

Alojamiento. Como todas las capitales, el precio aumenta hasta los 40 dólares. A tener en cuenta que tanto en esta capital como en Kigali (Ruanda), es común que los hoteles cuenten con tres tipos de habitaciones, oscilando sus precios entre 40, 60-70 y 90-100 dólares. Paradójicamente nunca poseen habitaciones de 40 dólares. Cerca de la estación de autobuses está el Hotel Amahoro, bastante bien, aunque suele estar muy lleno, por lo que conviene reservar. Un poco más adelante, está el Saga Residence Hotel, con los mismos precios que el anterior. Lo que no podemos recomendar, como hace la Lonely, es comer o cenar allí, ya no sólo por la tardanza (1,30 en servir el primero), sino porque a nadie le gusta encontrar cucarachas en su comida (y que pasen de ti).
La oficina privada que gestiona billetes hacia Kigali, está ubicada en la misma acera que el Saga Hotel. El autobús sale a las 7 a.m., y se pueden reservar con anterioridad los pasajes. El servicio es bastante serio, y el autobús está bastante bien.
Además, en Bujumbura no es difícil encontrar bancos ni internetes, aunque hay que ir con mucho cuidado sobre todo a partir del anochecer, donde el ambiente se torna peligroso.

Ruanda.


Kigali
.
Alojamiento. Misión casi imposible en la ciudad. El Okapi Lodge sólo tiene habitaciones de 100 dólares; otro abierto cerca de éste ni tiene; y un poco más arriba, el Castle Hotel hace años que dejó de existir. Más cerca de la carretera, el Aubergue La Caverne, no posee habitaciones, enfrente han abierto otro que tiene buena pinta pero tampoco tiene sitio, y ya en el centro, el Isimbi nos acoge, con una buena relación calidad-precio. Sólo comentar que tienen dos precios: 18000 y 22000 francos ruandeses, dependiendo de si se es Mzungu (blanco) o no se paga más o menos. Como lo descubrimos pagamos 18000 francos. Es también un buen lugar para lavar ropa, ya que el precio no es excesivo y el servicio es rápido.
La comida en Kigali no es ningún problema, hay numerosos restaurantes, cerca y lejos del centro, y como la ciudad es bastante segura, se puede acceder a todos ellos. Recomendar el Ice & Spice, indio de bastante calidad y bajo precio, y además, rápido. Otro que también está bastante bien es el Indian khazana, que también encontraremos luego en Kampala.
Por otro lado, otras opciones para comer son el restaurante contiguo al Isimbi, y el Centre du Frais Alimentation Generale, que es de los mejores lugares para poder desayunar de la ciudad.
El transporte por la ciudad es fácil, está lleno de taxis y de moto-taxis, y para ir a cualquier otro punto del país tampoco hay problema: hay multitud de agencias de transporte, como Atracco y Okapi, aunque lo dicho, también hay más en la ciudad.

Gisenyi.

El alojamiento en Gisenyi en el Albergue di Giseny es una buena opción, tanto en cuanto a la habitación como a la comida, aunque hay otros cerca de la frontera con el Congo, y cerca del lago, que están bastante bien. Es mejor preguntar a los taxistas, porque la Lonely no los recoge. Sí que recoje el Palm Beach, cerrado hace años.
Las comidas en Gisenyi se suelen hacer en los hoteles, no hay restaurantes (sólo vemos uno detrás de la estación de autobuses), además, la boulangerie ahora mismo ya no vende casi nada de panadería, se ha convertido más en un supermercado, hay muchos internetes y casas de cambio, así como varios buses hasta Ruhenheri: el mapa de la ciudad en la Lonely está mal.,
Paso por la frontera de Kisoro.
Para pasar por este paso, hay que salir de Rugenheri hasta la frontera en un dala-dala. Una vez allí, se saca el visado y se accede a Uganda. En el primer pueblo, a un kilómetro aproximadamente, no hay, o eso parece, apenas transporte hasta Kisoro, por lo que es mejor tomar una moto o un taxi en la frontera hasta Kisoro.

Uganda.
 
 
Kisoro.

Alojamiento: recomendar el Country Side por 20000 shillings (12 dólares), con una buenísima relación calidad – precio, tanto en alojamiento como en precio. No viene en la lonely.
Cerca del pueblo, existe el lago Buyonyi, donde anidan las serpientes pitón. Es fácil que alguien te lleve a verlas.

Etiquetado: / / / / /

Camino a Mpulungu

Camino a Mpulungu.

El camino a este pueblo lo hacemos en un minibús local, de los típicos que salen a una hora, y luego va dando vueltas hasta completar el minibús, aunque quizás seria mas adecuado decir hasta que al minibús no le cabe mas carga arriba de este, ni tampoco caben mas pasajeros. Lo divertido, es que así vemos las zonas mas autenticas de Mbala, por donde se mete el minibus reclutando pasajeros, y podemos conocer la autentica ciudad.

lusaka (FILEminimizer)
 MPULUNGU (FILEminimizer)
MBALA 4 (FILEminimizer)
LAGO MBALA 66 (FILEminimizer)

Ya en Mpulungu, nos alojamos en el Mkupi, un hotel de 6 cabañas que parece mas un parque para que los niños jueguen que un lugar para pernoctar. El pueblo no nos gusta nada; los niños aquí son muy desagradables, nos ven como blancos, y como blancos nos exigen dinero y todo lo que les queramos dar. Ademas, hay una temperatura muy alta, aquí ya hemos bajado al nivel de mar prácticamente, estamos en las orillas del Lago Tanganika, y los mosquitos han hecho aparición en nuestras vidas. El pueblo, es mas animado que los otros en los que hemos estado, pero la calor es casi como estar en Valencia. Ademas, sorprende que el único puerto pesquero de Zambia, que se suponía debería dejar riqueza a los lugareños, sea el único pueblo no pobre, pero si mas humilde, de los que hemos visto de Zambia.

 

 

 MPULUNGU 8 (FILEminimizer)
MPULUNGU 10 (FILEminimizer)
MPULUNGU (FILEminimizer)

Como novedad, aquí conocemos a Ricca, una australiana de veintipocos años que lleva idea de estar 3 meses por Africa, para ver si puede encontrar trabajo, y además a Marc y Jaume, dos catalanes que también subirán con nosotros al MV Liemba, si es que llega a puerto hoy.

Etiquetado: /

Las Kalambo Falls

Kalambo Falls
Las cataratas Kalambo, aunque no son tan espectaculares en cuanto a caudal como las Victoria, si que lo son en altitud, ya que son las cataratas mas altas de Africa, algo que cuando se ven no hace falta que nos digan, puesto que el precipicio lo denota. El camino para llegar a ellas, aunque difícil, es muy bonito, pasando por multitud de poblados con cabañas de paja, sin luz ni agua, con riachuelos repletos de niños que nos saludan, y montanas a lo lejos. El taxista que nos lleva, nos dice que a veces hay elefantes por allí:  no me extraña. A la vuelta, vemos el museo Moto-Moto, a 3 km de Mbala, donde se exhiben restos de la cultura Bemba, la más numerosa de la zona. Mañana, Mpulungu.
MBALA 8 (FILEminimizer)
Camino a Mpika 2 (FILEminimizer)
Etiquetado: /

Mbala, Zambia

Mbala, Zambia.

 

 

cropped-foto-widget.jpg

Este pueblo de montaña, a 1700 metros de altitud, fue famoso en 1918 porque fue donde se rindieron los alemanes. El pueblo tiene un lago, que a pesar de la altitud tiene en sus aguas cocodrilos, aunque no los vemos. El centro es una calle donde se encuentran todas las tiendas, un restaurante, los taxis, las paradas de bus, una iglesia y al final, casi en las afueras, la cárcel de la población. Todo en el pueblo es naturaleza y tranquilidad. El hotel esta vez se llama Grasshopper (saltamontes), a las afueras de la ciudad, en una zona rodeada de vegetación, donde como dice su nombre, hay multitud de saltamontes. Los únicos huéspedes del hotel en este momento somos los tres, que ocupamos una casa cercana al lodge.. No hay luz a la llegada, lo que hace que, según diría mi madre, parece que estemos al medio de la selva.
lusaka (FILEminimizer)
Las afueras de livinstone3 (FILEminimizer)
MBALA 10 (FILEminimizer)
MBALA MARKET (FILEminimizer)
Etiquetado: /

En Kasama

Kasama

Como nadie nos quiere llevar a ver Siwa N,Angu, nos vamos en el bus de las 13 horas (De Juldan Motors, of course), hacia Kasama. Alli, decidimos los tres alojarnos en el Thorn Tree lodge, un lodge que se encuentra a un kilometro de la ciudad, y que aunque es de nivel medio (45 euros la habitacion), bien lo merece por sus desayunos con mermelada casera, su pan casero, etc, y por el cuidado jardin que sus duenos, dos ingleses afincados en Zambia, conservan ya desde hace tiempo. El pueblo esta bien, aunque no tiene nada de especial, es el tipico pueblo de Zambia, con todo tipo de comercios, y donde comer algo aparte de salchichas, pollo o patatas es imposible. Los alrededores bien emrecen la visita: al encontrarse cerca la falla de Rift, es paisaje es montanoso, conKASAMA 554 (FILEminimizer)
KASAMA 77 (FILEminimizer)
IMG_3755 (FILEminimizer) multiples montanas y zonas de bosques. Vale la pena
Etiquetado: / /

Mpika

Cuando comentamos en el Endesha que queriamos ir a Mpika el dueno del hotel nos dijo que era una ciudad de dos calles y que no habia nada que ver. En parte es cierto, en parte no. Cuando te deja el bus en la carretera, parece que hayas llegado al lejado oeste: nunca he estado, pero dudo que sea muy diferente. Sin embargo, si uno camina hacia el centro del pueblo, se descubre un pueblo lleno de encanto, con grandes casas con jardin, un pueblo lleno de tiendas con todo tipo de cosas, de calles anchas con arboles en casi todas ellas. Es un lugar ideal para hacer una parada en el camino y no realizar todo el trayecto hasta Kasama de una vez.

 CAMINO A MPIKA 7 (FILEminimizer)

El problema de Mpika son los cortes de luz por la noche, que parece son habituales.

 MPIKA 7 (FILEminimizer)

A favor de los que gustamos de tomar una copa, hay un monton de bares donde se sirve alcohol.

 camino a Mpika (FILEminimizer)

Nos alojamos en el Melody Logde, 9 euros, no esta nada mal.

 Mpkka 4 (FILEminimizer)

Manana vamos hacia Kasama.

Etiquetado: / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar