Relatos de Mujeres Viajeras II

 

Relatos de Mujeres que viajan Solas por el Mundo

 

Viajo sola

 

Son muchas las mujeres que quieren dar el paso y empezar a viajar, y muy pocas las que se atreven. Muchos son los tabúes y los miedos que intentan siempre disuadir a aquella que se atreve siquiera a decir que quiere marcharse sola…

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Viajar sola por el mundo



No obstante, el viajar siendo mujer y atreverse a hacerlo sola va cada vez extendiéndose más, y poco a poco, muchas chicas se lanzan a la aventura de vivir la experiencia del viaje en solitario. No nos equivoquemos, no siempre es fácil, no siempre se puede, no siempre las circunstancias acompañan, pero los medios sociales y el aumento de los blogs de Mujeres Viajeras van calando en las indecisas, que pueden leer de primera mano que su sueño puede hacerse realidad.

 

 

Viajar sola por Nepal

 

Siguiendo nuestro anterior post, hoy hablamos con dos blogueras y viajeras que son un ejemplo para el resto: Lilian y Marga.

 

 

Lilian, de Lilian Viajera

 

Lilian es una de las componentes de la web de viajes Lilian Viajera, desde donde escribe y publica junto a su compañero de viajes, Alfredo. Porteña de nacimiento, Lilian lleva visitados infinidad de países, todos ellos previamente documentados antes de empezar. Con tanto viaje a cuestas, es normal que en algún momento quisiera dar el paso de hacerlo sola, y fue el Camino de Santiago su elección. ¿Qué pasó? ¿Cómo fue el irse a realizar el Camino sola? Ella misma os lo cuenta.

Lilian viajando sola



Habla Lilian

Cargando aquella mochila y siendo castigada por el sol del mediodía fue cuando percibí que era capaz de hacer aquel Camino, capaz de hacer cualquier cosa. Me di cuenta de que yo era una persona completa, entera y autosuficiente. Saber aprovechar la propia compañía es sinónimo de madurez, de aprendizaje, de evolución personal. Tener gente en nuestra vida es una elección, no una necesidad. Y comprender esto es cómo sacar un peso enorme de los hombros. Tal vez por eso mi mochila pareciera tan leve.

El estar sola no significa estar en la soledad, significa estar consigo mismo, un momento de reflexión importante para revisar sueños, valorar lo que ya se ha conquistado, pensar en nuevos objetivos, entender sus necesidades e incluso planificar futuros viajes; Es descubrir en cada elección y decisión.

Viajar sola es la mejor manera de conocer el mundo a sus propios ojos, sin desviar la atención hacia el otro, o para las necesidades del otro, preferencias, gustos y personalidad. Cuando viajamos solos podemos ser flexibles con nosotros y con nuestros itinerarios. Solo, estamos más abiertos y más disponibles para conversar y conocer a nuevas personas.

Yo me liberé de ciertos miedos internos, vendré a mi mejor amiga y descubrí cosas nuevas sobre mí misma… mi autoestima aumentó, me fortaleció y me enseñó que antes de cuidar de los demás es mucho más importante cuidar de mí misma.

 

 

Margarita Lozano

 

 

Habla Marga

Margarita Lozano es una emprendedora nata; toda su trayectoria está marcada por un empezar de nuevo el camino sin tener ningún miedo; igual la vemos en su querida Jerez de la Frontera guiando en un palacio jerezano, y con un negocio propio, como la puedes oír por la radio, todo eso pasando por una estancia de un año en Noruega, desde donde no ha dejado de escribir y viajar por su cuenta o con su pareja. En la actualidad se encuentra en plena promoción de su libro “El caballero de la frontera“, un libro histórico que está siendo un verdadero éxito en ventas. A pesar del poco tiempo del que Marga dispone en la actualidad, los viajes son una de sus pasiones. Aquí nos cuenta sobre su viaje a Polonia hace un par de años. Os dejo su canal de youtube También os recomiendo su libro, os va a encantar.

 

 

Marga nos habla de su viaje a Polonia

 

 

 

Mi viaje a Polonia fue inesperado. Residía en Noruega con permiso semestral, así que tenía que salir del país para renovarlo. 

Nunca he tenido ningún problema con viajar sola, empecé a los 22 años y a estas alturas, no me voy a sentir impresionada, pero ni siquiera lo estuve por primera vez. Posiblemente ir con mi madre por ahí sin llevar hotel reservado, en una ocasión solo llevábamos vuelo de ida, sin planes cerrados, por así decirlo, me convirtió en la aventurera que soy. A fin de cuentas si una adolescente ve que su madre no teme a nada, ¿Qué va a temer ella cuando crezca? 

 

 

Volé a Gdansk porque he de reconocer que el vuelo costase 20€ ida y vuelta, era muy tentador, y lo que encontré durante mis 3 días de estancia fue una ciudad preciosa, espectacularmente conservada, bien cuidada y muy preparada para el turismo. 

Hay casas de cambio por todas partes, monumentos, museos, galerías de arte… 

Su gastronomía me sorprendió gratamente, incluso su vino, y sus precios son tan bajos que casi no lo creía.

Siempre me parece que la seguridad de una ciudad va ligada ala muestra de civismo que encuentro por las calles, y que no viese ni un solo papel por el suelo explica que la gente aparcase las bicis y no les pusiera candado. 

 

 

Margarita Lozano en Polonia


Todo el mundo con el que me topé por alguna razón, hablaba inglés, así que el idioma tampoco supuso un problema. La verdad es que volví encantada y con muchas ganas de continuar conociendo este bello país, y por supuesto, de seguir escapándome alguna que otra vez yo sola, si ya las mujeres de la época victoriana lo hacían, ¿Cómo no lo voy a hacer yo en pleno siglo XXI?

 

Viaja sola

Conclusión

Viajar sola es una opción, como cualquier otro tipo de viaje. Los viajes se planifican según las necesidades que tenemos cada una en su momento; en unas ocasiones te puede apetecer estar sola contigo misma; en otras ni te lo imaginas, porque necesitas el apoyo de alguien. Hagas lo que hagas en tus viajes, decidas como decidas viajar, lo importarte es que sea una decisión personal. El miedo a lo imprevisible no te tiene que bloquear. Si pruebas a viajar sola una vez y no es lo tuyo, es completamente normal que no quieras volver a hacerlo, pero al menos lo has intentado. Sabes lo que es viajar sola y sabes que no te va. Nacer siendo mujer significa escuchar muy a menudo todas las cosas que no puedes hacer, y no es así. 

Impactos: 158

Etiquetado: / /

Recomendaciones para viajar sola

Tips para mujeres que viajan solas

 

Corría el año 381, cuando una intrépida gallega, Egeria, hacía su mochila de viaje para irse a recorrer el mundo. Siempre junto a su Biblia, para poder comprobar que realmente todos los lugares de los que allí se hablaba existían, Egeria se convirtió en la primera mujer viajera de la que se tienen datos. No solamente eso, sino que, además, escribió el primer libro de viajes, muy por delante de Marco Polo, que lo haría 1000 años después (Cristina Morató en su libro “Viajeras, intrépidas y aventureras).

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes

 

 

A pesar de que el viajar una mujer sola ha sido una constante a lo largo de los siglos, hoy por hoy, en el 2021, todavía se sigue viendo extraño, y sumamente raro, que una mujer quiera viajar por su cuenta. Es verdad, que hay que tomar precauciones, como también hay que tomarlas todos los días al enfrentarnos a nuestra vida diaria, ya sea teniendo precaución al conducir hacia nuestro trabajo, o quién nos llama a la puerta de casa y no conocemos. Por ello, he recopilado para vosotras algunas pautas que sigo siempre que viajo sola… espero que os ayuden.

 

 

roseviaja
Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí…

 

Recomendaciones antes de ir…

 

1.      Recopila información antes de ir a tu destino.

Una cosa es querer viajar para desconectar de todo; otra muy distinta es irte sin saber absolutamente nada de tu destino final, sobre todo, si vas a ir por tu cuenta. Tu viaje va a ser mucho más completo si te preocupas de saber dónde vas. Recuerda siempre, que el viaje se vive tres veces: cuando se prepara, durante el viaje, y al recordarlo. Saltándote el primer paso estás perdiéndote un tercio de tu viaje.

 

2. Estudia la cultura del país.

No todos somos iguales aquí en nuestro país, imagina si hablamos de otras culturas, todavía peor. No está de más que leas un poco sobre las costumbres y qué debes y no hacer en el país que vas a visitar. Por ejemplo, hay países, como Irán, donde tienes que llevar pañuelo en la cabeza siempre; otros como Turquía, no, pero tienes que cubrir tus hombros al entrar en una mezquita. En Filipinas, te van a hacer miles de preguntas sobre dónde está tu marido, y por qué viajas sola. En la India, directamente te pedirán matrimonio… Descubre la cultura local, y el viaje será más fluido y podrás interactuar con mayor facilidad.

3.      Lleva lo justo.

Hazme caso. Deja el maquillaje y los tacones altos en el armario para la vuelta. Cualquier cerveza local o copa de vino, sabe mejor cuando te desinhibes y la tomas con tu vieja camiseta de toda la vida. Olvida el secador. Al natural, todas estamos más guapas.

4.     Menos es más.

Cuanto más vacía lleves tu maleta, menos te va a pesar, y por qué no, más vas a poder comprar. Te lo dice una adicta a las camisetas de mercaditos locales.

5. Seguro de viaje

Habrá países donde la sanidad esté avanzada, pero sea cara. Otros, donde no lo esté, pero sea cara también. Por ello, más vale que te cubras y te hagas siempre un buen seguro. Viajar no es gratis, y sumarle a todo tu presupuesto el precio de un seguro de viaje, no te va a resultar tan penoso. Como ejemplo te diré, que hace unos años me puse enferma de gripe en Tailandia, mientras realizaba un voluntariado. Como era el año de la famosa gripe A, y tenía fiebre, tuve que ir al hospital a que me hicieran todas las pruebas. El tener el seguro de viaje me permitió poder realizarlas sin coste alguno.

Kota Kinabalu, Malasia, haciendo amigos. En Kota Kinabalu, no pasé ni un día sola. Todos los días conocía a alguien que también viajaba solo/a, y con la que hacer cosas. En la foto, con Jien, una amiga que conocí y con la que todavía mantengo el contacto

 

 

Recomendaciones durante el viaje.

1. Documentación: tu pasaporte, tu vida.

Preocúpate de tener controlado en todo momento tu pasaporte y la documentación del viaje. En mi caso, nunca jamás lo dejo en ningún sitio que no sea yo misma; vaya donde vaya, camina conmigo. No lo dejes en hoteles, ni lo lleves en mochilas susceptibles de recibir un tirón en cualquier momento. Robarte el pasaporte, puede ser un quebradero de cabeza muy grande. No te la juegues.

 

2. Camina con seguridad.

Es uno de los puntos fuertes para no ser presa de los cazadores de turistas. Podrás ser más blanquita que Heidy, pero alguien que camina con prisa y decisión, da la sensación de que sabe dónde va. No lo olvides.

 

3. Salir por la noche.

Te voy a poner un ejemplo, cuando sales por tu ciudad hasta las tantas, ¿luego vuelves andando hasta tu casa, o coger un taxi o alguien te deja en casa? Lo segundo, ¿verdad? Pues lo mismo si estás de viaje, a no ser que estés haciendo un viaje con más gente, o que salgas con amigos que hayas hecho durante el camino. En mi caso, intento aprovechar siempre todo el día para ver cosas, y aprovechar al máximo cada destino. Si luego conozco a gente en el hotel u hostelling, y se dan las circunstancias para salir a tomar algo, por supuesto que salgo, pero siempre con precaución.

 

4. ¡Prohibido sacar el mapa al medio de la calle y empezar a estudiarlo!

Ya sé que parece muy evidente, pero a cuánta gente le he visto haciendo esto. A ver, ¿Qué piensas tú cuando ves a alguien en tu pueblo en medio de la calle mirando un mapa? que va perdido, ¿verdad? ¡Pues lo mismo van a pensar de ti! ¡Que no te enteras! Es mejor que lo estudies todo antes de salir, y si luego te pierdes, entras en una cafetería, te pides un café, respiras, y lo vuelves a consultar. Si tienes que preguntar por la calle, lo mismo que te he dicho para ti, siempre verás a gente con el paso apresurado, con toda la pinta de vivir allí y pasar de ti. Ésos son los buenos, porque no te intentarán sacar nada.

 

5. La batería del móvil, siempre cargada.

Así, si necesitas ver alguna dirección con la wifi local, lo puedes consultar.

 

Trabajos artesanos en Swayambhunath, Nepal

Sobre todo, y lo más importante…

DISFRUTA. Disfruta de tu experiencia viajando sola. Deja que el nuevo entorno en el que estás, esa nueva cultura que has ido a conocer, inunde tu alma. No dejes que los prejuicios ni las cargas que llevamos de nuestra rutina habitual te impidan disfrutar de cada momento. Al final, este viaje es un punto de inflexión en tu camino, que te ayudará a conocerte mejor a ti misma, a conocer tus fortalezas y debilidades, y a que seas mejor persona. No hay experiencia tan gratificante ni tan completa como el viajar sola unos días. Déjate fluir, disfruta todos los pequeños momentos del día que van saliendo, ábrete a conocer nuevas personas y a entablar conversaciones con desconocidos, ríe, sonríe más, tómate esa copa de vino en una terraza sola que nunca te tomas en tu ciudad porque siempre vas deprisa a todos lados….Vas a volver distinta, te lo aseguro…

 

 

Valle del Cocora, Colombia

Impactos: 7052

Etiquetado: / / /

En Boracay, Filipinas

 

En Boracay

Boracay es una isla de las más turísticas de Filipinas, por sus aguas, sus paisajes y sus fiestas nocturnas. La llegada a la isla, no podía ser mejor. En el ferry conozco a dos chicas filipinas que viajan también solas, cada una por su cuenta. Al estar solas las 3, decidimos que por qué no salir juntas y coger el alojamiento juntas. Aunque ellas van a estar más días, para mí es un placer compartir mis pocos días de playa con ellas. No sabemos dónde ir a buscar alojamiento, pero como yo llevo la Lonely Planet,  nos dejamos guiar por sus recomendaciones, en este caso, el hotel Tree House da Mario es la solución. El hostal contiene pequeñas viviendas con una fantástica calidad-precio: la individual sale solo por 500 pesos con ventilador. Muy buen precio, si tenemos en cuenta que estamos en una zona hiper-turística. aquí, todo resulta más caro que en la península (excepto la cerveza, que como siempre, es barata)
 

Boracay en Filipinas

Como curiosidades de la isla, aquí está el hotel Shangril.la, que alberga algunas veces a B. Pitt y A. Jolie, ya que es su playa de Filipinas preferida. También es curioso la presencia de algún que otro bar español de tapas y algo llamado “paella” (con chorizo)… Como buena valenciana no lo he probado…
En conclusión, playas de ensueño, miles de bares donde tomar algo, posibilidad de practicar todo tipo de deportes acuáticos y de relax.

Boracay en FIlipinas. Con Pam, con la que todavía mantengo contacto

 

Solo el tiempo no acaba de acompañar, es lo que tiene Filipinas en agosto: es época de lluvias y nos cae algún chaparrón. Aún así, la gente que ha llegado hasta aquí para disfrutar de sus vacaciones se mete en el agua igualmente. Toca el momento de la despedida e ir a las montañas de chocolate, pero de verdad que cuesta separarse de estas dos chicas con las que he pasado unos fantásticos días. Por suerte, el facebook ya existe y podremos mantener el contacto.

Boracay, Filipinas... un paraíso...
Boracay, Filipinas… un paraíso…

Boracay es ideal para los que busquen fiesta; prácticamente todos los días del año se organiza algo. Y la gente también es otro punto a favor. A veces son tan amables que no te puedes creer que sólo sea amabilidad. El ultimo día, terminamos Cherry, Pamela y yo en una de las famosas fiestas que aquí se viven. 

A pesar de mi escaso inglés durante estos días, hemos podido comunicarnos sin problemas. Las ganas de entenderse hacen más que los idiomas.

Boracay, Pamela, Cherry y una misma...
Boracay, Pamela, Cherry y una servidora…

 
Las fotos de las entradas son gracias a Juan, un argentino que he conocido en el viaje y que me cedió un cable para poderlas volcar a la pen-drive. Si me lees, espero que estés bien por la cordillera. Un beso.
En mi viaje a Filipinas tengo mucho que recomendar, y esta isla sin duda es uno de ellos.

Impactos: 109

Etiquetado: / /

Centro de preferencias de privacidad

      Necessary

      Advertising

      Analytics

      Other