Viaje por carretera a través de Tanzania, Burundi y Ruanda

Viaje por carretera a través de Tanzania, Burundi y Ruanda

Diario de Viaje. Parte II

 

Lago Tanganika en Tanzania

 

 

Desde mi ultima visita a internet, he pasado ya tres países. Esta parte del viaje, quizás era la mas temida por todos. Hasta el ultimo momento hemos estado preguntando para ver si era prudente pasar por Burundi o nos íbamos por Tanzania hasta Mbala, en la costa del lago Victoria, para allí pasar a Uganda, pero los comentarios han sido en todo momento positivos, y al final nos hemos decidido a emprender este camino, que ha sido una de las partes mas sorprendentes del viaje, al encontrarnos mucho mas de lo esperado en Burundi sobre todo

 

Lago Tanganika

Llegada a Kigoma y visita a Ujiji, Tanzania

 

Ujiji en Tanzania

 

El pasado 11 de agosto, me quedo por explicar Ujiji, ya que iba hacia allí en ese momento, y la verdad, es tan autentico, tan salvaje, que bien vale la pena subir en el dala-dala (mini-bus local) y realizar los 8 kilómetros que lo separan de Kigoma. Una vez en nuestro destino, el pueblo es una aldea de pescadores, donde los lugareños solo saben decir a tu paso “Muzungu” (blanco) cuando te ven pasar. La aldea, esta al borde del lago Tanganica, pero la cantidad de palmeras que posee, los barcos de pesca locales que encontramos, la arena blanca, las olas, hace pensar que realmente estamos en una playa sin más.

 

ujiji, roseviaja
Ujiji, junto al Lago Tanganica, vive de la pesca

Museo de Livingstone en Ujiji, Tanzania

 

Ujiji en Tanzania
Ujiji en Tanzania, Museo de Livingstone

 

Anécdota en el autobús de camino a Ujiji.

 

Aunque el pequeño museo que hay dedicado a Livingstone y Stanley y la explicación de su cuidador es curiosa y divertida, mucho mas vale la ciudad. El día 12, a las 6 de la mañana ya estábamos en la parada del minibús rumbo a la frontera con Burundi, junto con Marc y Jaume, aunque este no salió hasta que los bultos y la gente no parecíamos sardinas allí dentro. Para nuestra sorpresa, un personaje del barco donde estuvimos navegando, el predicador, estaba allí. ¿Qué quién es este personaje? Pues es un sacerdote protestante que conocimos en el MV Liemba, camino de Kigoma, y con el que estuvo hablando bastante Jaume, al hablar francés. Este, volvía de Sudáfrica, donde trabajaba, a Bujumbura… lo que no sabíamos nosotros, y tampoco el pobre Jaume, es que viajaba con seis maletas que parecían ataúdes de biblias, y que al desembarcar tuvo la osadía de encasquetar a Jaume, que no supo decirle que no, y que además estuvo con la espalda fastidiada varios días.

 

Llegada a Ujiji, Tanzania
Llegada a Ujiji, Tanzania, parada de autobús junto al mercado central

 

 

La escena del minibús, se volvió a repetir que el mismo sujeto, al ir tan cargado, puso alguna que otra de sus maletas encima de algunos de los que se sentaban a su alrededor: como nosotros ya sabíamos de qué iba la cosa, no pudo aprovecharse de los muzungus.

 

 

Memorial en Ujiji al Dr. Livingstone, Tanzania
Memorial en Ujiji al Dr. Livingstone, Tanzania

Aventura en la frontera de Tanzania y Burundi: el paso por carretera

Una vez cubiertas las tres horas que hay de camino de cabras hasta la frontera, tuvimos que coger un taxi hasta la salida de Tanzania (las bici-taxi intentaron llevarnos, pero nos pareció muy fuerte ir en bici con la maleta 8 kilómetros de copilotos), para luego cambiar a un taxi de Burundi y llegar al primer pueblo de Burundi. La entrada en este pueblo, fue para grabar en video, parecía que no habían visto a un blanco en anos. La gente, aquí se notaba mucho mas pobre, las mujeres todas con el pelo corto, los niños con tina en el cabello, etc. Yo creo que al final decidieron darles fiesta en el cole para que nos pudiesen observar bien.

 

Nuestro paso por Burundi

Seguimos a Bujumbura, la capital de Burundi, camino en mucho mejores condiciones de lo que estaban los caminos tanzanos, sin ningún tipo de señal de la guerra que allí ha habido, y sobre todo, con una vegetación, unos paisajes, que parecía que nos encontrásemos en el caribe o algo así. Pocos piases me han sorprendido tanto como Burundi, aunque como comprenderéis, no es de momento el mejor sitio para veranear. Bujumbura, la capital, bastante animada y concurrida. No es muy grande, se nota tensión, eso si, y nuestra salida en la estación de autobuses se ve marcada por muchas caras de chicos que parece nos vayan a coger las mochilas en cualquier momento. Por lo demás, todo bien.El día siguiente, salida a Ruanda, con un paisaje todo el recorrido parecido al del día anterior, pero sumándole montanas y montanas. El primer percance del viaje lo tuvimos ya en Ruanda, cuando ya hecha la salida de Burundi, el oficial de Ruanda no nos quiere dejar pasar, y nos fastidia, intentando que pasemos media mañana.

 

Ruanda, el país de los recursos naturales

 

Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.
Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.

 

Al final, pasamos para entrar en un país que ya desde el principio viene marcada por una riqueza de recursos brutal, una cantidad de todo tipo de cultivos que todavía no habíamos visto, carreteras en buen estado, y una capital al final de nuestra ruta, Kigali, que nada tiene que ver con las otras vistas en este viaje. El alojamiento en Kigali, resulto difícil gracias a las Naciones Unidas, que ha encarecido el precio de los hoteles, y aunque al final conseguimos un lugar donde pernoctar dos noches, la cosa fue complicada (porque no había sitio y por los precios). Kigali es otro mundo.

 

Kigali en Ruanda, carteles publicitarios

 

Aquí no se pueden decir las palabras tutsi o hutu, no esta bien visto; la gente quiere olvidar lo pasado, es una capital prospera y llena de vida, donde la tranquilidad y la paz en el ambiente es lo que reina en todas las esquinas. No se nota mucha delincuencia, ni tampoco hay muchos cazadores de turistas.

 

Kigali en Ruanda

 

Hay industria, aparecen tiendas de delicatessen (increíble los precios de los alimentos, encontramos mayonesa por 6 dólares el bote, café a 4 dólares el mas barato, la leche 1 dólar medio litro, y la sangría don Simón a 14 euros el litro!!!!). Como podéis imaginaros, después de ver la ciudad, y ya sin nuestros amigos catalanes, partimos hacia Gisenyi, pueblo en el lago Kibu fronterizo con el Congo, solo a 5 kilómetros de este. Aunque el pueblo no es muy bonito, el lago si lo es.

 

Lago Kibu, Ruanda

 

Es como una playa tranquila con un mar sin apenas oleaje (y sin cocodrilos, cerca hay un volcán que con la emisión de gases se ha ido cargando toda la fauna que en el había). La playa es de arena fina, y el sentarte en alguno de los bares con playa propia es un gusto.

 

 

Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.
Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.

Nuestro alojamiento en Gisenyi, Ruanda

 

El hotel esta vez, es el típico backpackers con una terracita con palmeras dentro, donde se puede cenar y desayunar sin problemas, eso si, aquí los camareros son un poco atascados, y si quieres desayunar, son dos panecillos y una tortilla francesa por persona, y no cambies el menú, porque les da igual, te sirven eso: o lo comes, o lo comes, así de claro.

 

Gisenyi en Ruanda

 


Desde la playa, también podemos observar los aviones que constantemente llevan a Goma, ya en el Congo, desde su capital, seguramente llenos de pasajeros, que como bien dicen las guías de viaje, saben que un trayecto por carretera en dicho país, te puede hacer ahorrar dinero, pero arriesgar la vida… Esperemos que la situación cambie con el tiempo y podamos visitar ese país…

 

Lago Kibu, Ruanda

 

 

Mañana, partimos a Ruhenheri, a una hora de aquí. En Ruhenheri cambiaremos de bus y cogeremos otro a la frontera con Uganda, a 25 kilómetros, donde volveremos a coger otro autobús para ir a Kisoro, el primer pueblo de Uganda. Una vez en Uganda vamos a Kasane, la Suiza de Africa, donde se encuentra el lago mas bonito de Uganda, y otro lago que no se si quiero ver, ya que es el criadero de la mayoría de boas que hay en Uganda. Espero que se pueda ver desde algún coche o bus.

Impactos: 192

Etiquetado: / / /

La Historia de Pedro Páez: el jesuita que descubrió las Fuentes del Nilo Azul.

Pedro Páez

El jesuita que descubrió las Fuentes del Nilo Azul.

 

A veces encontramos conexiones entre ciudades y países casi imposibles de imaginar. Ese es el caso de España y Etiopía. Sin embargo, hace mucho, mucho tiempo existió un jesuita que cambió la historia de Etiopía, el cual era oriundo de Olmedo de la Cebolla, hoy en día Olmedo de las Fuentes, cerca de Alcalá de Henares, y que por circunstancias terminó su existencia junto al lago Tana, en Góngora, donde se encuentran sus restos junto al castillo que edificó para el rey etíope Susinios III.

 

Etiopía
De camino a las cataratas del Nilo Azul

Historia del Jesuita y su entorno histórico.

La historia de Pedro Páez es una historia de aventuras. Nacido en 1.564 en el seno de una familia acomodada, Pedro Páez llegó a este mundo en la era de Felipe II. Aquella fue la era de las conquistas españolas, de las novelas de caballeros andantes, del absolutismo y la expansión del cristianismo, y también de la creación la Compañía de Jesús, una compañía tan cristiana como aventurera, tan progresista en su nivel de enseñanza como ligada a veces y desleal otras al papado, pero sobre todo llena de viajeros y gente insaciable de nuevos lares. 

Puente para llegar a las cataratas del Nilo Azul. Etiopía.
Puente para llegar a las cataratas del Nilo Azul. Etiopía.

 

 
Pedro, que era el menor de todos sus hermanos, fue enviado a Coimbra a estudiar, tierra que dejó en 1.588 para embarcarse a la propagación del cristianismo en Abisinia junto con otros compañeros jesuitas. No iba a ser tan fácil llegar a Etiopía como él pensó. Tras un paso por Goa, India, en la colonia jesuita que allí existía, fue raptado y vendido como esclavo a los turcos junto su amigo Antoni de Montserrat, con el que compartió penurias en las galeras turcas hasta que un comerciante de moka se apiadó de ellos y les compró para darles la libertad a estos dos personajes, que hablaban 12 idiomas y sumaban 4 carreras entre los dos. Ni la vuelta a Goa y los cuidados de los compañeros lograron que Antoni de Monserrat escapase de la muerte; el paso por el Rub’al Khali, desierto que ocupa un tercio de Arabia Saudí y los días de galeras hicieron que Pedro tuviese que dirigirse a Etiopía sólo, y que su expansión del cristianismo entre quienes quisieran convertirse, fuese solamente obra de él.

Fuentes del Nilo Azul
Fuentes del Nilo Azul

 

Llegada a Etiopía

 
Pero no acabaron aquí todas las pericias de uno de los primeros europeos que presenció la ceremonia del café y del primer europeo en ver las fuentes del Nilo Azul (aunque los ingleses lo atribuyan al escocés Bruce de Kinnaird ciento cincuenta años más tarde): no. Para subsistir, tuvo que ser albañil, aprender las costumbres locales, y lograrse el favor de los reyes etíopes. Pedro logró convertir a  Sussinios III al cristianismo. La península de Góngora, en el Lago Tana, se transformó en una sociedad abierta e igualitaria; todo era de todos  y todos participaban en todo. De este modo, se logró más conversiones al cristianismo que ninguna otra fuerza de sumisión.
 
 
Pero Pedro murió, y los coptos volvieron a imponerse, y la sociedad cambió. El tiempo pasó y pasó, sin que nadie se acordase de este aventurero que hizo el bien allí donde hacía falta- Ahora, nadie le recuerda en los libros de historia. Ni siquiera su tumba es ahora fácil de encontrar entre la vegetación.
 
 
Pedro Páez fue un luchador. Fiel a su frase “Nunc Dimitis” (nunca te rindas). Si hablamos de Etiopía, Pedro merece una mención.
 

Etiopia

Nos acordaremos de él e intentaremos visitar su ciudad en el Lago Tana. Gente como él son los que construyen un mundo mejor.

cataratas nilo azul. etiopia
Las cataratas del Nilo Azul

 

Lago Tana
Fuentes del Nilo Azul

Impactos: 759

Etiquetado: / /

 Chandigarh, la ciudad de Le Corbussier.

chandigarh
La ciudad diseñada por Le Corbussier; Chandigarh

 

 

Historia de Chandigarh.

Chandigarh fue la ciudad soñada por Le Corbusier. Desde 1.951 hasta 1.965, el arquitecto se dedicó en cuerpo y alma a diseñar una ciudad para los indios, y plasmó en sus calles y distritos todo lo que, a su entender, podía mejorar su modo de vida.

A muchos viajantes les va a parecer algo utópico, la posibilidad de llegar a una ciudad india exenta de vacas, y sin aglomeraciones de gente. No voy a entrar en si fue o no acertado su diseño. Lo que sí resulta es interesante, ver algo totalmente distinto a la que es India, y al mismo tiempo, con sus habitantes. Chandigarh fue declarada “Ciudad sin humo” en el 2007. La ciudad, es una de las más saneadas económicamente de toda India.

La ciudad con el ingreso per cápita más alto de la India, y también con el Índice de Desarrollo Humano más alto del país, nos recibe con muchos coches, y poca gente transitando por la calle.  Su construcción está basada según los planos de Le Corbusier, quién quiso una ciudad amplia y moderna para sus habitantes.

 

Qué ver…

 1. La obra de Le Corbusier.

Los turistas llegamos allí para ver toda la obra del arquitecto, que es mucha, sobre todo en la zona del Capitolio y de la universidad. Toda la estructura está diseñada por el arquitecto francés.

 

Juzgados de Chandigarh, diseñados por Le Corbusier.
Juzgados de Chandigarh, diseñados por Le Corbusier.

 

Edificios diseñados por Le Corbussier
Edificios de Chandigarh

 

 

2. El Jardín de las Rosas.

Sin duda, una de las cosas que merece la pena visitar. La cantidad de especies de rosas es inmensa. Además, es un oasis de paz…

 

El jardin de las rosas de Chandigarh
El jardin de las rosas de Chandigarh

 

El jardin de las rosas de Chandigarh
El jardin de las rosas de Chandigarh

 

 

El jardin de las rosas de Chandigarh
El jardin de las rosas de Chandigarh

 

 

El jardin de las rosas de Chandigarh
El jardin de las rosas de Chandigarh

 

 

3. El Lago Sukhna.

La historia del lago es curiosa. Fueron las numerosas inundaciones las que llevaron agua a estos lares, y el 1958,  Le Corbusier y el ingeniero P.L. Verma, se encauzaron juntos en este proyecto. Las condiciones del arquitecto fueron muy claras: no podían circular motos acuáticas ni ningún tipo de transporte en el agua. Tampoco en la zona que rodea el complejo está permitida la circulación de coches y motos.

Allí se ha creado un bonito lago donde pasar un rato agradable, y donde se pueden realizar multitud de actividades.

 

 Sukhna Lake, Chandigarh, India.
Sukhna Lake, Chandigarh, India.

 

 

4. El jardín de piedra de Nek Chand.

Chand llegó a Chandigarh procedente de un pueblo cerca de Lahore, unos años después de la construcción de la ciudad. En el 1.958 empezó a diseñar un jardín que con el tiempo creció y creció. Lo hizo con el fin de recordar su ciudad natal.  Su resultado? Para muchos, Chand realizó la construcción más bella de la India, junto con el Taj Majal.

 

 

Jardín diseñado por Chand, Chandigarh
Jardín diseñado por Chand, Chandigarh

 

 

Jardín diseñado por Chand, Chandigarh
Jardín diseñado por Chand, Chandigarh

 

 

Jardín diseñado por Chand, Chandigarh
Jardín diseñado por Chand, Chandigarh

 

 

Jardín diseñado por Chand, Chandigarh
Jardín diseñado por Chand, Chandigarh

 

Jardín diseñado por Chand, Chandigarh
Jardín diseñado por Chand, Chandigarh

 

 

Dónde no alojarse y cómo llegar.

El tren es la mejor opción para llegar hasta allí. Sobre hoteles, evitar, a toda costa, el hotel de la estación de trenes: dentro del nivel de hostels cutres, está en las posiciones más bajas. No solamente eso, es bastante inseguro y el personal es todo menos amable.

 

Conclusión.

Esta ciudad no formaba parte de lo que pensaba visitar. Al preparar el viaje, solamente Vanarasi, Agra y el Rajastán tenían un lugar en los veinte días que iba a estar por allí. Surgió de repente, junto con Shimla, a raiz del calor que estábamos viviendo (Shimla es bastante fresco en verano). No me arrepentí de mi elección. Chandigarh tiene un encanto que no tienen otras ciudades indias. No es europea, no es asiática, no es india. Es algo especial. allí descubriréis una rica y próspera ciudad. La comida, también era un poco más cara que en el resto de los lugares. Aún así, barata. Mi opinión: el jardín de Chand es una auténtica maravilla. Si viajáis cerca de allí, no dejéis de visitarlo.

 

Impactos: 518

Etiquetado: / /

Shimla, la capital de Himachal Pradesh.

Shimla

El lugar preferido por los indios para pasar la luna de miel.

Visitando Himachal Pradesh.

Imaginaros la llegada de los británicos a la India, con sus trajes victorianos, salpicados por un calor sofocante y pegajoso que parecía nunca acabar. Para gente como ellos, acostumbrados a la lluvia y al frío londinense, la India tuvo que ser algo demoledor. Pero claro, tenían un truco para escapar de ese sofocante estado, y ese era Shimla, el lugar de veraneo del Raj británico. Capital del estado de Himachal Pradesh, es el lugar perfecto para terminar unas vacaciones de Agosto en la India del Norte. No solamente no hay vacas por doquier, sino que el clima fresco y sus paisajes montañosos consiguen darnos un respiro.

 

Shimla
Shimla

Shimla

 

Después de una meteórica Carrera en un bus local de Chandigarh hasta allí, pilotado por un Sij que parece estar de competición, llegamos al lugar. Hoy por hoy, muchos indios eligen esta población para disfrutar de su luna de miel. Y es que esta pequeña ciudad tiene mucho que ofrecer: no solamente su clima, sino su lago, o la arquitectura colonial de la que quedan restos en la Iglesia del Cristo, o la casa de campo del Virrey, todo ello coronado por un castillo (El castillo de Gorton) en su cima.

 

Calles de Shimla
Calles de Shimla, India.

 

Shimla, India
Vistas de Shimla desde el teleférico. India.

 

La ciudad también tiene un teleférico que nos permitió hace multitud de fotos desde las alturas.

 

 

Iglesia de Shimla.
Iglesia de Shimla.

 

 

Shimla, monumento a Indira Gandhi.
Shimla, monumento a Indira Gandhi.

 

Al ser una excursión de un día, no nos da tiempo de ir a muchos de los lugares alrededor que recomienda nuestra guía de viajes, pero seguro que son igualmente preciosos…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Impactos: 867

Etiquetado: / / /

Las Cataratas del Nilo Azul, Etiopía.

Las Cataratas del Nilo Azul

Tis-Abay, Etiopía.

 

Fuentes del Nilo Azul
Fuentes del Nilo Azul
Mucho se ha hablado sobre las fuentes del Nilo y su origen. El Nilo, considerado el río más largo del mundo, discurre por el Este de Africa sin pausa, hasta llegar a su destino en Alejandría. Su origen procede del Nilo Blanco y del Nilo Azul. El primero, debe sus fuentes al lago Victoria, que Speek tuvo la suerte (nunca mejor dicho, pues literalmente le arrebató el protagonismo a Richard Burton, quien era el que lo merecía) de descubrir; el origen del Nilo Azul procede del Lago Tana, que fue descubierto por Pedro Páez, el jesuita español del que ya hemos hablado anteriormente y que no le dio ninguna importancia a su hazaña.

 

 

De camino a las cataratas del Nilo Azul, Etiopía
De camino a las cataratas

 

 

La época de los exploradores terminó, no obstante, seguimos siendo muchos los que queremos ver por nuestros propios ojos qué es lo que vieron personajes como Burton o Speek, como Livingstone, cuando llegaron a países como Etiopía por primera vez. Y es que el Lago Tana no ha cambiado mucho desde que los jesuitas portugueses llegaron por primera vez a convertir almas. Sus aguas se deben a más de cincuenta arroyos que discurren por tierras etíopes y vierten todo su caudal en él. Aunque muchos dicen que su origen está en un bosquecillo de árboles que se elevan sobre una pradera y donde las aguas emergen burbujeantes de unos pozos entre la vegetación. La verdad es que el Al Bahr el-Azraq, el nombre del Nilo Azul en árabe (Aray en etíope), tiene su origen aquí, donde es posible visitar el lago y también todas las islas con monasterios que en su día se construyeron, y que hoy dan constancia de la gran importancia que el lago tuvo en el pasado. Las iglesias ortodoxas del lago, se encuentran todas rodeadas de poblados que velan y cuidan por ellas. Al contrario que los griegos ortodoxos, los etíopes sí que ponen imágenes en su interior, pero no se puede entrar a rezar dentro de ellas; sólo los religiosos tienen acceso a ellas, mientras que el resto oye misa desde su exterior. La visita al lago Tana, además de los monasterios, tiene otro atractivo, los hipopótamos, que pueden ser vistos mientras nadan en sus aguas, y que como todo lo que hemos visto de momento, nos sorprende.

 

 

Cataratas del Nilo Azul.
Cataratas del Nilo Azul.

 

 

 

Etiopía, África.
Etiopía, África.

 

Tis-Abait es el nombre amárico de unas de las cataratas más impresionantes que tiene África, tras las Cataratas Victoria entre Zambia y Zimbawe. Aunque no tienen una amplitud tan grande como la de su contrincante, lo cierto es que nos sorprende mucho, quizás porque no esperábamos encontrar mucha agua y la suerte ha hecho que la presa hidráulica que en los últimos años opera allí abriese el caudal y dejase paso a lo que hemos visto, una catarata impresionante.
Etiopía, África.
Etiopía, África.
Llegamos a las cataratas tras 30 kilómetros de caminos tortuosos y un trekking de 20 minutos, donde atravesamos por un puente portugués que pasa por el más antiguo del país, y que fue diseñado por los portugueses allá por el 1.626.

 

Tras el trekking, se empieza a escuchar el ruido del agua, hasta que de repente se puede ver toda la caída del agua a más de 400 metros en medio de un paisaje sobrecogedor.
Etiopía, África. las fuentes del Nilo Azul
De camino a las cataratas.
Bahir Dar nos había gustado mucho como ciudad: es limpia, ordenada, moderna, sus gentes son muy amables, etc. Aquí encontramos multitud de librerías locales llenas de libros de texto universitarios en inglés; gente que va y viene por la calle, todos ellos se ven bien vestidos (los zapatos hechos polvo, lo que no extraña dado la cantidad de kilómetros que andan), y los coches, todos, absolutamente todos, de la marca Toyota; hemos probado a sentarnos y mirar las marcas de coches que pasan, y sólo existen Toyotas en esta ciudad.

 

Las cataratas del Nilo Azul nos han dado a pensar lo afortunados que somos de encontrarnos en este país, que seguro dentro de pocos años ha cambiado y no será posible ver todas estas maravillas.

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.

 

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Paisajes de Etiopía

 

 

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Cataratas del Nilo Azul.

 

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.

 

 

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Etiopía… sin palabras….

 

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Etiopía.

 

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Imágenes de Etiopía y la vida allí… camino a las cataratas.

 

Las cataratas del Nilo Azul. Etiopía, África.
Imágenes de Etiopía

 

“Todos tenemos océanos que atravesar, si nos atrevemos. ¿Es peligroso? Quizás. Pero, ¿Qué saben los sueños de límites?

Amelia Earhart, 1897-1917













 

Impactos: 808

Etiquetado: / / / / /

No Turistas. Viajar sin chocar con turistas

 

No Turistas….

Meteora en Grecia
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

 

Cómo viajar sin estar chocando todo el rato con otros turistas…

Llega un momento cuando viajas bastante, en el que llegar y encontrarte una legión de autobuses llenos de turistas, te da una aprensión difícil de describir; parte del atractivo de un viaje, termina por tener en cuenta la llegada masiva de los toma fotos con la banderita o no.

A continuación, y haciendo acopio de memoria, tenéis una selección de algunos lugares que, pese a tener turistas, éstos no suponen un incordio ni quitan las ganas de volver…. Vamos allá….

 

1. Khajuraho en la India. 

 

Por muchas razones, es uno de mis lugares favoritos en la India. Nadie espera llegar y encontrarse una población llena de templos, en los que las imágenes del Kamasutra constituyen parte de su arquitectura. Los edificios, no solamente son bonitos, sino que constituyen un agradable paseo, sin agobios por los vendedores, y la ciudad, Khajuraho, es un remanso de paz y tranquilidad, especialmente, si tenemos en cuenta que estamos en la India. 

Más información: https://roseviaja.com/khajuraho/

2. Meteora en Grecia.

 

Hubo una época en la que existieron muchos eremitas, que buscaban poder refugiarse del mundo terrenal y dedicarse solamente a meditar. Entonces, descubrieron las montañas de Meteora, y allí, en sus cimas, enclavaron sus monasterios ortodoxos, que en el 1.988, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. Los monasterios de Meteora, fueron testigos de las cámaras y flashes de la película “Solo para tus ojos”, de James Bond. Desde entonces, el número de turistas se ha incrementado, pero no tan alarmantemente como para no poder disfrutar de la visita a estos bellezones. Hay grupos organizados desde Kalambaka o Kastraki… Nosotros, lo hicimos a pie por nuestra cuenta… eso ya depende de cada uno.

 

Más información: https://roseviaja.com/meteora-grecia/

 

 

Monasterios de Meteora en Grecia.
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

 

meteora
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

 

 

Monasterios de Meteora en Grecia.
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

3. L’Albir en Alicante.

 

Las playas de Alicante son en mi opinión, de las mejores que podemos tener en nuestro territorio. El problema es que en verano, no es posible ni poner una toalla sin pelearte con el vecino de al lado. Por ello, siempre intentamos buscar lugares donde el turismo no haya acaparado a sus anchas, y podamos estirarnos en la playa con un mínimo de tranquilidad. Desde que estuvimos en el Albir, encontramos lo que buscábamos: un lugar con calas, con un turismo controlado (fuimos el primer fin de semana de agosto, y se podía estar, pese a ser pleno verano), y sobre todo, playas limpias. L’Albir además, tiene algunas calas escondidas preciosas…

 

 

Playa de l'Albir, Alicante.
Playa de l’Albir, Alicante.

 

 

 

4. Carrières de Lumières, el Teatro de artes escénicas en Les Baux-de-Provence, Francia.

No entraba en nuestros planes, no lo conocíamos, y no sabíamos de su existencia. Fue la dueña de una cafetería donde desayunamos ese día en Arles, la que nos lo recomendó. Cuando le preguntamos “qué era aquello”, nos dijo que no lo sabía ni explicar, pero que fuésemos… y así lo hicimos.

La consecuencia fue que lo que más nos gustó del viaje a la Provenza fue este museo, teatro, musical… yo tampoco sabría cómo describirlo….

Más información: http://www.cathedrale-images.com/

 

 

Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.

 

 

 

Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.

 

 

 

 

 

 

Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. El relax también existe en Tailandia: Koh Lanta.

A veces, buscamos relajarnos unos días al terminar un viaje, pero todavía, visitar algunos lugares que nos han recomendado. Esto es lo que permite Koh Lanta, la isla cercana a Krabi, desde la que se puede visitar Koh Phi Phi, Puket, etc, y al mismo tiempo, poderte relajar y disfrutar del mar. Koh Lanta tiene turismo, si, pero no tan masificado como otros lugares. 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

 

 

Impactos: 130

Etiquetado: / / / / / / / / / / /

Lugares del mundo que me impresionaron

Lugares donde volvería otra vez… 

 

¿Quién no se ha hecho alguna vez esta pregunta? Yo muchas, y sé que muchos de vosotros también. Como también ocurre, que a veces visitamos lugares simplemente porque nos queda tiempo, o nos vienen de paso, y terminan siendo la parte más bonita del viaje, o la que más recomendamos a todo el mundo al volver de vacaciones. Por eso, a continuación os voy a decir de algunos lugares, en territorio español como fuera de él, para que si estáis cerca… os lo penséis… seguro que no os defraudarán…

Luang Prabang, Laos.

Visitar Laos no entraba en mi plan de viajes lejanos cuando estuve allí, pero os prometo que no me arrepentí de visitarlo desde el primer momento, y en particular, Luang Prabang. La ciudad, declarada hace unos años Patrimonio de la Humanidad, es uno de los lugares más auténticos de todo el Sudeste Asiático, y donde todavía se puede encontrar poco turismo y uno de los ambientes más sanos de toda Asia. Es uno de los lugares donde he visto el budismo en su vertiente más arraigada y sus templos, son increíbles. Qué hacer allí? Pues visitar los templos, la ciudad, y muy importante: alquilarte una moto y dar una vuelta por los alrededores, vale mucho la pena. Nosotros también nos apuntamos a una excursión de un día con una agencia local donde nos llevaron en barco a través del Mekong, para visitar las cuevas de Tam Ting (Pak Ou Caves), así como las cascadas Kuang Si. Aquí se puede nadar en verano.

El hundido de Armallones, en el Alto Tajo.

Sé que ya he escrito un post sobre el hundido en mi página web, pero es que el Hundido de Armallones es uno de los lugares más bonitos de todo el Alto Tajo, y lo tenemos tan cerca…. Muchas veces, vamos a ver otros paisajes, y aquí también tenemos cosas preciosas. En mi caso, empecé la ruta por Ocentejo, aunque también se puede empezar por Armallones. Sobre el Hundido y su formación, he leído dos hipótesis bastante diferentes: la primera,  habla de un terremoto en Lisboa, que produjo el corrimiento y la formación de las paredes que acompañan al Tajo por todo su alto cauce; la otra, habla de una crecida del río (de hecho, incluso existe una carta de un escribano a Felipe II, en el Siglo XVI, y que habla de los movimientos de tierras que se produjeron como consecuencia. Os dejo el enlace de la página web que he encontrado con información más clara y mejores aclaraciones… no hay excusa… tenéis que ir….

Más información:

https://roseviaja.com/hundido-de-armallones/

Les Carrieres de Lumieres, Les Baux en Provence.

Hace menos de un mes, nos escapamos al sur de Francia, con el objetivo de visitar Aviñón y Arles. Aunque los dos lugares nos gustaron mucho, Les Carrieres de Lumieres nos sorprendió tanto, que el resto dejó de interesarnos.

Os dejo el enlace de mi web:

https://roseviaja.com/provenza-arles-aix-provence-les-baux-provence/

Yangón, Myanmar.

Birmania o Myanmar, como se le quiera llamar, es uno de esos países a los que llegas con una sensación agridulce, debido a su pasado y presente político, que hace que te sientas más solidario con sus gentes e intentes entender mejor su realidad. Llevaba muchos años queriendo visitar este país, sobre todo, Bagán y el Lago Inle, pero la falta de tiempo provocó que Inle quede para una segunda ocasión.

Bagán y sus templos nos cautivaron, pero Yangón, ciudad a la que volamos desde Bangkok, no fue precisamente la ciudad de nuestros sueños. Pasamos solamente una noche, y fue al volver, cuando descubrimos que Yangón tiene mucho que ofrecer: no solamente la ciudad, sino también sus gentes, nos cautivaron. Aunque no tuvimos demasiado tiempo, algo que podemos recomendar sin duda es la visita a la Shwedagon Pagoda, que fue la que más nos impresionó del país. Además, hicimos algo que creo no hacen muchos turistas, y fue tomar un tren que da la vuelta a los alrededores de la ciudad, y en él pudimos ver mejor el día a día de los birmanos. Lo más curioso? Pedir una cheese-burguer: Es una hamburguesa sin hamburguesa, porque según nos decían los camareros, lleva el queso! Increíble!

https://roseviaja.com/birmania-myanmar/

Yangón, Shwedagon
Bagan, Myanmar.

 

 

Yangón, Shwedagon
Yangón, Shwedagon

 

 

Skiathos, la isla de Mamma Mía.

Skiathos fue nuestro gran descubrimiento en Grecia. Playas paradisíacas, pocos turistas, muchos barecitos donde poder tomar algo, espacio para las toallas, y precios más que asequibles. Sin duda, volveremos en cuanto podamos. Para llegar, hay que ir a Volos (Ryanair vuela desde Girona), o bien ir a Atenas y de allí desplazarse por carretera o avión. Sin duda, disfrutaréis sus playas.

 

https://roseviaja.com/skiathos-la-isla-donde-se-rodo-mamma-mia/

Skiathos
Skiathos

 

 

Skiathos
Skiathos, Grecia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Impactos: 163

Etiquetado: / / / / /

Etyek y los estudios cinematográficos Korda, Hungría.

Visitando unos estudios de cine en Hungría.

Un día de cine en Etyek…

Hungría tiene muchas cosas que ver, y no todas están en Budapest. Muchas partes del encanto de este país, se encuentran a los alrededores de su capital, como es el caso de la cuenca de Zsámbék, donde la región vinícola de Etyek-Buda, nos abre sus puertas en el pueblo de Etyek, a escasa distancia de Budapest.

Etyek.

Etyek es un pequeño pueblo, famoso por dos cosas: sus vinos y los estudios de cine Korda. Los vinos que hacen famosa esta región, provienen de la época en la que la familia Türley, decidió empezar a producir Champaign. Desde entonces, se han seguido produciendo vinos blancos, que le dan fama a la región en sus variedades Riesling y Chardonnay. Pero nosotros, aunque somos unos enamorados de los vinos y de probar los que cada sitio donde estamos, esta vez nos dirigíamos a otro lugar: los estudios de cine Korda.

 

Korda estudios, Etyek
Korda estudios, Etyek

 

Qué por qué ir a visitar unos estudios de cine en Hungría?

Lo primero que se me ocurre es que no hay tantos para visitar en Europa, y en los cuales puedas ver de primera mano qué pasa realmente cuando te pones delante de un televisor. Los estudios Korda, fundados por Sándor Korda, permanecen abiertos y organizan visitas guiadas (lamentablemente en húngaro, aunque algunas personas del grupo nos fueron traduciendo al inglés), que te permiten observar de primera mano todos los trucos que se utilizan en la pequeña y gran pantalla. Pero vayamos por partes.

Korda estudios, Etyek
Korda estudios, Etyek

 

Llegada a Etyek

Llegamos a Etyek en un autobús local, que nos deja en la carretera principal del pueblo, y desde donde, hemos leído, hay que seguir caminando, dejando el pueblo a la derecha, hasta que unos 2 o 3 kilómetros después, se accede a la entrada del recinto. El camino solamente merece la visita, pero lamentablemente, nos empieza a llover, y llegamos a los estudios completamente empapados. Este viaje, vamos a echar de menos el chubasquero de lo lindo.

Korda estudios, Etyek

Una vez allí, una foto de “los Borgia”, película filmada allí, y de Adrien Brody, presiden la zona de entrada, donde tomamos un café. Desde allí, partimos con nuestra guía a ver el pequeño museo, donde se nos enseñan cámaras de rodaje antiguas, los trucos para parecer que alguien está trepando una pared, o cómo parecer invisible conduciendo una motocicleta. Los estudios de las películas de vaqueros, también son dignos de ver, así como los decorados romanos exteriores de los Borgia.

Nos vamos de Etyek con la sensación de que nos falta un paseo romántico por sus alrededores, o una visita a sus numerosas bodegas… volveremos.

Korda estudios, Etyek
Efectos de las películas de acción en Etyek.

 

 

 

Impactos: 207

Etiquetado: / /

Hungría, llegada a Eger.

Hungría, llegada a Eger.

Hungría, llegada a Eger.

 

Llegamos a Budapest en un vuelo de Wizz Air, que hace el recorrido desde Madrid a Budapest cada día. Aunque el vuelo no estuvo mal, en nuestro caso, Bernat lo recuerda por la estrechez de sus asientos, que hizo que no pudiese sentirse cómodo en todo el trayecto. Una vez allí, existen unos microbuses (que se pueden pedir allí mismo en el mostrador del aeropuerto), y que tienen servicio para llevarte a la puerta del hotel. De verdad que valen mucho la pena, para no ir dando vueltas innecesarias. El hotel? el hotel Happy, happy se quedaron ellos, es infame. Ya no os digo más.

El día siguiente, después de un pequeño paseo en el cual ya vemos parte de la ciudad, llegamos a la estación de trenes, donde compramos nuestros billetes a Eger, y donde llegamos en poco más de una hora. Allí, lo primero que nos llama la atención, según vamos caminando hacia nuestro hotel, es lo mucho que comen helados estos húngaros, están todas las heladerías llenas de gente!. Esta vez, nuestro hotel, sí que es un acierto: El Hotel Szent Istvan, ya en la zona de montaña, es un hotel bastante bueno para descansar. Aunque su personal no habla mucho inglés, y es difícil comunicarse, los días que aquí pasamos disfrutamos de la tranquilidad de la zona y de las muchas cosas que hemos podido hac

Estación de trenes Budapest.
Estación de trenes Budapest.

 

Qué hacer en Eger?

  1. En primer lugar, callejear. Eger es una ciudad con un centro muy bonito, lleno de agradables restaurantes y de multitud de tiendas y lugares donde disfrutar de un café. Al mismo tiempo, es obligada la entrada a la basílica, muy bien conservada y en pleno centro, así como la visita al museo del Mazapán (Kopsik Marapania), donde podréis ver un museo bastante curioso y con multitud de cosas hechas con este dulce. No os perdáis la habitación rococó completamente hecha con mazapán.
  2. Una visita a Eger no está completa si no se visita el Castillo, aunque sólo sea por el bonito paseo que lleva hasta él y las calles de su recorrido.
  3. Aunque todo esto está muy bien, donde realmente nos divertimos, fue en los baños de Eger, que podréis encontrar casi enfrente de la basílica,  donde por unos $10, podéis disfrutar de un día entero de baños en sus piscinas. Yo llegué a practicar aquagym con todas las señoras allí presentes, y fue divertidísimo.
  4. la segunda parte más divertida de Eger, vino de mano del Valle de las Mujeres Hermosas, un hermoso paraje un poco alejado de Eger, pero al que nosotros llegamos caminando, y donde al llegar, te encuentras con una plaza muy grande, llena de pequeñas bodegas, donde es posible ir probando todos los vinos de la región. Además, comer en los restaurantes es posible, la comida está buena, y el precio bastante asequible. En general, si en algo se que todo  es más barato que en la capital húngara.

 

eger

 

Qué ver alrededor de Eger?

Cuando decidimos ir a Eger, nuestra duda era entre Miskolc, para poder llegara Lillafüred, o bien ir a nuestro destino. Si al final nos decidimos por Eger, fue porque había más cosas que ver, y lo que hemos hecho, ha sido ir un día a Lillafüred y ver el lago. Por qué ir a Lillafüred? Porque tiene un lago precioso, y un castillo hotel sacado de un cuento de hadas, más un jardín donde es un verdadero gusto perderse. Además, el recorrido para ir allí, se puede hacer en un antiguo tren de madera, que penetra en el bosque, y desde donde se ven todos los pueblecitos alrededor de Miskolc. Una auténtica delicia.

Aunque nos gustó mucho estar en Eger, si que recomiendo el visitar Lillafüred. Para llegar, hay que coger el tren a Miskolc, (hay que hacer un transbordo, pero la gente te lo indica), y ya en Miskolc, coger el tranvía que va hasta la salida del tren de madera. Aunque no se habla mucho inglés en la zona, la gente como puede te lo indica.

Museo del Mazapán, Eger
Museo del Mazapán, Eger

 

Dónde comer en Eger?

Si hay un lugar donde disfrutamos de nuestra cena, fue el restaurante Excalibur Kozepkovi, cerca de los baños, donde se disfruta de un ambiente medieval (solamente está iluminado con antorchas), y la sopa de pan, simplemente increíblemente buena. Además, el vino buenísimo.

 

También cenamos un día en el hotel (es una bodega en auténtica regla), el problema, es que el personal no entiende casi nada de inglés, y era difícil comunicarse. En general, parte del encanto de Eger, es que no está muy explotado turísticamente, y sólo los húngaros llegan allí de vacaciones.

 

 

 

 

Impactos: 135

Etiquetado: / /

Un trekking por las Simien en Etiopía

 

 

 

Las montañas Simien de Etiopía. 

 

Un trekking por las montañas Simien de Etiopía es el objetivo de la mayoría de los que llegan aquí. Para ello, tenemos que desplazarnos a Debark, un pueblo en medio de la nada donde se encuentra la oficina de información del parque, donde podremos pagar la entrada del parque y se nos designará un ranger o guarda, que está obligado a controlar todos nuestros pasos durante nuestra visita.

 

 

Para llegar al parque, existen dos opciones: o bien contratar algo en Gondar, lo cual significa pagar el doble exactamente que si lo contratas en Debark, o ir a la oficina del parque directamente, dejar el equipaje en algún hotel (y así economizas la parte de las mulas o el personal que te lleva el equipaje), y no contratar al guía de turno. Esta última es nuestra opción.

 

Trekking Simien
Trekking Simien

 

Salimos a las 5 am hacia Debark en un autobús local (30 BIR por persona) durante tres horas. Aquí por supuesto, somos los únicos blanquitos del bus. Una vez en Debark, nos dirigimos al hotel recomendado por la Lonely Planet, el Park National Hotel, donde por 20 BIR diarios nos guardarán las mochilas, y nos vamos al centro del parque. Allí, pagamos por la entrada y el ranger, y como no llevamos camping, decidimos alojarnos en el lodge básico del campamento base. No obstante, hay que llegar al campamento base, y el camino pese a ser solamente de 40 kilómetros es largo y tortuoso. Finalmente, contratamos un coche de los autorizados que nos cobrará 1400 BIR ida y lo mismo para la vuelta, y aquí empieza nuestra aventura de nuevo, cuando nos negamos a pagar la totalidad del recorrido, y solamente queremos pagar la ida. No nos dan ninguna buena espina los tipos de la compañía, y no nos fiamos de que vuelvan al día siguiente a por nosotros. Finalmente, nos dicen que vale, que paguemos la ida, y que la vuelta nos arreglemos nosotros mismos. Yo por supuesto le digo que sí, que seguro que volvemos en algún coche.

 

La carretera es toda una aventura. A una parte y otra se ven los acantilados que forman las montañas que pese a ser una pasada, no dejan de impresionar mientras el conductor esquiva las numerosas curvas de nuestro camino. Finalmente llegamos al campamento, formado por cuatro o cinco chabolas y dos edificios grandes donde nos enseñan las camas y nos dan a elegir. Nuestro ránger, después de lo que ha pasado en el coche, parece no fiarse de que seamos capaces de volver el día siguiente, además, no habla inglés, por lo que la comunicación con él es casi nula. A pesar de todo, mientras hacemos la ruta por las Simien camino de la cascada, encontramos a un guía que se ofrece a recogernos el día siguiente. Estamos salvados.

 

Después de una mañana larga de caminata, vemos la cascada y regresamos a nuestro campamento. Por el camino encontramos a nuestro amigo francés, el cual se marcha junto con sus amigos chinos  a hacer una ruta de 4 días por la parte más alta de las Simien.

 

Ya en el campamento, sin luz y muy cansados, nos preparamos para la vuelta del día siguiente. Y sólo la presencia de los rángers, que van llegando al lodge en el transcurso de la noche, rompe el mágico silencio que envuelve esta zona de Etiopía, que pasa por ser Patrimonio de la Humanidad con toda la razón.

Amanece en las Simien…. Y nuestro amigo guía no aparece… y hay que volver. Empezamos a escudriñar qué coches vienen, pero los autos de la mañana suben, no bajan a Debark, por lo que al final, terminamos en el bus local (algo prohibido en este recorrido para los turistas), el ránger, Bernat y yo, los tres sentados en medio de una multitud de gente que va a nuestro destino… ah! Y los gallos, que se encuentran dispersos por el suelo del autobús y que de vez en cuando vuelan de cabeza en cabeza. próxima parada… Lalibela…

 

 

Transporte en Simien. Etiopía.
Transporte en Simien. Etiopía.

Impactos: 217

Etiquetado: / /