Tailandia por primera vez

 

Tailandia y sus gentes

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes, rose viaja

 

Los viajes están formados de muchas vivencias distintas, algunas de las cuales son intercambiables y extrapolables a cualquiera de los viajes que realicemos. Una de las partes que más me gusta incluir en todos ellos, es el contacto con los locales; para mi interaccionar con la gente local es parte del encanto que encuentro en mis salidas; solamente ellos conocen el lugar donde viven, y donde yo llego como una intrusa, solo ellos proporcionan información vívida y real de cómo son sus tierras y cómo comportarse. De entre todos los viajes, de todas las gentes que he conocido, los tailandeses se han ganado un lugar en mi corazón desde hace tiempo.

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes, rose viaja

No siempre es fácil entender la mentalidad tailandesa; de religión budista la mayoría, hallamos también muchos cristianos en las montañas del norte, donde misioneros cristianos llegaron con la ocupación inglesa a principios del siglo XX, y se establecieron por las regiones rurales. Su religión tienen también toques animistas dentro de las tribus especialmente. Sumamos todo esto y nos encontramos a gente pacífica, afable, que ríe muchas veces sin que sepamos si es que se están riendo de nosotros, de la situación o de algo que no tiene nada que ver con nosotros, pero que nos puede dejar un poco con la duda para el resto del día. Ni caso.

Tailandia y sus gentes, rose viaja

Tailandia y sus gentes, rose viaja

  • En primer lugar, los tailandeses sonríen. Si, sonríen, a todos y a todo. Es casi imposible mirar a un tailandés dos segundos seguidos y que no te premie con una maravillosa sonrisa. Compruébalo y verás cuando vengas.
  • Su carácter es afable, lo que les hace muy difícil entrar en una discusión, e incluso aclarar cualquier cosa cuando no te acaban de entender. Si les explicas cualquier cosa y no lo entienden, o no les cuadra, simplemente lanzarán una carcajada (y tú no sabrás que ha pasado). No te preocupes, tu tailandés o tailandesa no sabe cómo actuar y se ríe para compensar.
  • Son muy hospitalarios, a los tailandeses no les caen los anillos por invitarse a su casa a comer o hacerte partícipe de su familia. Ellos son así.
  • Les gusta mucho divertirse y pasar buenos momentos. Si no, ya lo verás.
  • Al igual que en otros países, la gente del norte es muy diferente de la gente del sur. En el norte nos encontramos a gente más amable, mientras que el sur, más turístico, tiende a ser más individualista con los extranjeros.
  • Los tailandeses hacen mucha vida en la calle; en cualquier sitio es posible ver gente paseando, comiendo, o simplemente hablando unos con otros. Las calles de Tailandia te van a enseñar mucho sobre su cultura y modo de vida.

 

Tailandia y sus gentes

Consejos si es la primera vez que vas a Tailandia

  • Aunque siempre leo muchos posts advirtiendo de los taxistas, en Tailandia son mucho más honrados que en otros países: hay que regatear, por supuesto, pero siempre te devuelven el cambio, y saben dónde van (algo bastante importante). La carrera en tuk tuk estés donde estés es algo obligatorio si quieres disfrutar del país, así que no te quedará otra que confiar en la habilidad de tu conductor (que seguro que la tiene)
Tailandia y sus gentes
Tailandia y sus gentes
  • Lo primero que te recomiendo es que te lleves tu sonrisa puesta y hagas alarde de ella, vayas donde vayas. Así conseguirás ya que el 50% de tu viaje sea inolvidable. Déjate llevar y aplicar la filosofía de la no prisa a tu viaje al tigre asiático. Déjate querer y que te sonrían constantemente.
Tailandia, rose viaja

 

  • Se que es difícil, pero si no quieres morir en el intento adapta tu biorritmo al suyo. Aquí todo va pausado.

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Visitar alguno de los templos tailandeses y sentarse tranquilamente junto a los que allí están es una parte del viaje que no te debes perder
  • Atrévete a realizar alguna de las excursiones a las montañas del norte, para disfrutar de la experiencia de dormir en un poblado. No te recomiendo la visita a las aldeas Karen donde las chicas sacrifican su salud para llevar infinitos anillos dorados y sacarse un dinero, aunque lógicamente es su modo de vida; hay otras aldeas donde se puede pernoctar, dejar dinero en la comunidad sin dañar a nadie ni tampoco ser parte de ningún proyecto no ético. Opta por esta alternativa.

La gastronomía tailandesa es uno de los puntos fuertes del país; si le unimos la gran cantidad de frutas tropicales que vas a encontrar, ya no regresas a casa…

  • Haz que tu viaje sea algo de lo que te sientas orgulloso/a; no necesitas subir a un elefante, y menos en los campamentos donde colocan una silla metálica al animal, algo que les hace bastante daño; elige alternativas que te hagan sentir mejor y que ayuden realmente.
Montañas de Chiang Mai, Tailandia

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes, rose viaja

 

 

Impactos: 277

Etiquetado: /

Koh Lanta, en Krabi, un paraíso en Tailandia.

Koh Lanta, la isla de la tranquilidad en Krabi…

Koh Lanta, Tailandia….

Krabi, Koh Lanta y Koh Phi Phi.

Erasé una lista llamada Koh Lanta, situada al suroeste de Tailandia, en el Mar de Andamán. En esta isla, cuya temporada seca iba desde noviembre hasta abril, se podía disfrutar de numerosas actividades; quizás no era tan bulliciosa ni estaba tan poblada como su vecina Koh Phi Phi, sinónimo de fiesta en el Mar de Andamán, pero sus numerosas guest houses, y sus animados restaurantes, con sus terrazas mirando al mar, hacían las delicias de quienes allí acudían, como final de su viaje alrededor del país de las sonrisas.

Así, un día de enero, llegamos nosotros a Koh Lanta. Veníamos a través de un vuelo procedente de Krabi. A Koh Lanta, se puede llegar a través de Krabi, o bien por Trang. En ambos casos, hay vuelos directos desde Bangkok con varias compañías, y nosotros lo hicimos vía Lion Air. Al llegar por la noche, no tuvimos elección, y nos quedamos en la capital de la zona, Krabi, aunque debo decir, allí disfrutamos de una de las mejores veladas y cenas de nuestro viaje.  En Krabi, nos alojamos en la Baan to Guesthouse, donde por 11 euros, tuvimos una habitación doble más que limpia, y nos organizaron el transporte compartido a la vecina Koh Lanta. Además, pudimos disfrutar de una cena en la zona del embarcadero, donde más de una decena de puestos callejeros ofrecían platos tailandeses que podemos decir, fueron de las mejores comidas de todo el viaje. Al día siguiente, una mini van pasó a por nosotros a la hora acordada; pasamos a por un par de huéspedes más, y nos llevaron al muelle, desde donde tomamos el barco a la isla de nuestro destino.

Una vez en Koh Lanta, y después de esquivar a docenas de taxistas que nos pedían precios desorbitados, negociamos con un conductor y compartimos el transporte hasta nuestro hotel.

Sobre nuestro alojamiento, solamente podemos decir maravillas: el Gooddays Lanta Beach Resort, es un hotel situado junto a la playa, con una piscina y una terraza maravillosa. Las pequeñas casitas, se acomodan entre los árboles, y aunque básicas, tampoco hace falta mucho más, en un lugar donde la playa y la tranquilidad lo inunda todo. Por el precio de 117 euros para 3 noches (desayuno incluído), pudimos disfrutar de la isla, y de algún que otro masaje de los que el hotel ofrecía. Por la orilla del hotel, es fácil llegar a muchos hoteles más y restaurantes, siendo el más cercano a nuestro hotel nuestro preferido.

Para más información, pincha aquí: Good Days Lanta Beach Resort

A pesar de que la isla no tiene todas las atracciones de las que disfruta su vecina Koh Phi Phi, eso no quita que sea imposible pasártelo bien; en Koh Lanta, se puede practicar snorkeling, alquilar una moto y dar la vuelta a la isla, visitar el Koh Lanta National Park, y las cuevas de Khao Mai Kaew. Además, hay numerosos tours para visitar otras islas, o para ir a Koh Phi Phi, que fue nuestra opción. Los tours, se venen en infinidad de lugares; nosotros elegimos el restaurante donde íbamos todas las noches a cenar, el Tiwlay Restaurant.

En conclusión, la isla ofrece todo el relax del que seáis capaces de disfrutar, y la posibilidad de una cervecita enfrente del mar… qué más se puede pedir… hasta la próxima….

Impactos: 81

Etiquetado: / /

Tailandia y Birmania, diario de viaje.

Tailandia y Birmania, diario de viaje.

Tailandia y Birmania, por qué visitar estos dos países? Hay tantas razones! Tailandia para mi ya era un viejo conocido, pero no para Bernat, que lo disfrutó tanto o más que yo, a la que no deja de sorprenderme y de crearme buenas sensaciones cada vez que estoy allí. Por otro lado, Birmania, quedaba pendiente en mi lista desde hacía ya mucho tiempo; la mítica Bagán, así como la pagoda Shwedagon, junto con el lago Inle, al que no pudimos llegar por falta de tiempo, eran de visita imprescindible en nuestro paso por el Sudeste Asiático. 

Yangón, Shwedagon
Yangón, Shwedagon

 

 

Yangón, paseando
El texto alternativo para esta imagen es el mismo que el título. En la mayoría de los casos, esto significa que el atributo alt ha sido automáticamente provisto con el nombre de archivo de la imagen. Yangón, paseando

De todos es sabido la atracción que los turistas tenemos por Tailandia, pero es que el país de las mil sonrisas, tiene bien merecido su nombre. Pocos países pueden presumir de tener gente tan feliz, pese a todas las tensiones políticas, su religión y forma de ver la vida hace que solamente estar unos días allí te recargue de energía, y te haga pensar, el quedarte a vivir junto a ellos. Tailandia es el paraíso del Pad Thai y las cervezas Singha, Leo y Chang. Es el país de los numerosos templos (o eso pensábamos, antes de llegar a Birmania), de las playas animadas, de las playas tranquilas, de los numerosos mercados nocturnos junto al puerto donde comer por 2 euros (cerveza incluída), de la fiesta y el relax, de la sonrisa, de la ilusión.

Pai, Tailandia
Calles de Pai, donde los mochileros caminamos tranquilamente.

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
El texto alternativo para esta imagen es el mismo que el título. En la mayoría de los casos, esto significa que el atributo alt ha sido automáticamente provisto con el nombre de archivo de la imagen. Koh Lanta, Tailandia.

Por otro lado, su vecina Birmania, viene marcada por toda su tensión política y todos los acontecimientos allí vivimos durante el pasado y presente siglo. Su heroína política, Aung San Suu Kyi, o “la dama” para todos los occidentales, ha sido y es la única esperanza para esta gente, que al contrario que sus vecinos asiáticos, no ha podido durante mucho tiempo, beneficiarse de los beneficios del turismo y solamente la agricultura ha sido su fuente de supervivencia durante mucho tiempo. Ahora, parece ser que un nuevo horizonte se perfila para esta gente, y aunque nuestra visita al país fue muy corta, nos hemos quedado con ganas de volver.

Bagán, Myanmar
El texto alternativo para esta imagen es el mismo que el título. En la mayoría de los casos, esto significa que el atributo alt ha sido automáticamente provisto con el nombre de archivo de la imagen. Bagán, Myanmar

El viaje, tuvo una variante en su comienzo, debido a un ratoncito que causó que visitásemos Doha, en Qatar, sin haberlo siquiera ni considerado…. Bienvenidos al Sudeste Asiático!

Qué visitamos:

En Qatar:

  • Doha

En Tailandia:

  • Bangkog
  • Krabi
  • Koh Lanta

En Birmania:

  • Yangón
  • Bagan

 

Impactos: 128

Etiquetado: / / / / / / / /