Curiosidades y peculiaridades de Islandia

¿Qué te vas a encontrar en la Isla de Hielo y Fuego?

 

A veces me sigue sorprendiendo cómo en una parte del mundo tan pequeña en tamaño como Europa podemos encontrar tantas peculiaridades y diferencias de un lugar a otro. Imagínate si hablamos de una remota isla que hace poco muchos no sabían ni situar en el mapa. Así, la llamada isla de hielo tiene algunas características que influyen en el carácter de sus habitantes, y que te harán tener todavía mayor interés en conocer estos lares… vamos allá…

 

Cascada Gulfoss en invierno
Cascada Gulfoss en invierno

 

 

1. Althing es el Parlamento más antiguo de Europa.

Corría el año 930 cuando los vikingos noruegos se establecían en estas tierras del norte. Fue entonces cuando la región de Thinguellir, al sur del país, fue elegida como sede del parlamento islandés. Aunque la asamblea fue suspendida en el 1799, en el 1844 se restauró de nuevo, y los islandeses volvieron a tomar sus propias decisiones en Althing.

EL parlamento islandés se reunía durante dos semanas cada verano en Thinguellir. Allí acudían los jefes de los poblados de toda la isla. Este punto del mapa, donde las placas tectónicas de Euroasia y Norte América convergen al este del país, era el lugar donde se aprobaban leyes y administraba justicia. Allí asistían todos los ciudadanos que así lo deseaban, y eran muchos, ya que las condiciones meteorológicas del pasado eran mucho más duras que en la actualidad, y Althing era el lugar donde se conocía qué estaba pasando en el resto del país, y donde también se buscaba pareja, algo bastante difícil en una isla de tan solo 340.000 en la actualidad (en el pasado muchísimos menos).

Hoy en día Althing es considerada la asamblea más antigua de nuestro continente, y una de las más antiguas a nivel mundial.

 

Pueblos de Islandia

 

2. ¿Conoces a Leif Eriksson? Cristobal Colón sí que lo conoció..

¿Sabías que los vikingos fueron los primeros en explorar las tierras del norte de América? Pues parece ser que Colón si que lo sabía, así que en el 1477 se marchó hasta estos lares para recabar más información… Por eso algunos no consideran al colonizador como el primero en descubrir América…

 

Islandia, hasta aquí llegó Cristóbal Colón en el pasado…

 

3. A los islandeses les encantan las aguas termales…

Es algo que vas a ver en cuanto llegues a Islandia; vayas donde vayas vas a encontrar una Hotpot que llaman ellos, donde sumergirte en agua a 30 grados a la intemperie. Pensarás que están locos, sobre todo si está nevando o estás a menos tantos grados. Te voy a dar un consejo: donde fueres haz lo que vieres… Es una experiencia que no olvidarás. Especialmente recomendable The blue lagoon, a las afueras de Reykavik…

 

Blue Lagoon, Islandia

 

 

Blue lagoon, Islandia

 

 

4. Los libros y los islandeses… una simbiosis.

¿Sabías que 1 de cada 10 islandeses escribe al menos un libro en su vida? Y es que Islandia es el  país que mayor número de libros publica cada año; aquí la gente lee y mucho, y eso se nota en su educación y el modo de cuidar las cosas. Bravo por ellos!

 

Días como éstos animan a quedarse en casa y leer algún libro… o escribirlo….

 

5. La televisión y el día off.

La televisión irrumpió en la isla de hielo en los años sesenta para todo el mundo, pero hasta el 1987 los isleños no tuvieron ningún programa en su cartelera durante los jueves; ¿la razón? el gobierno decidió que ese día no se programara nada para favorecer la interacción entre personas.

 

Reykavik al anochecer…

 

6. Alcohol si… cerveza no.

Corrían los inicios del siglo XX y la prohibición del alcohol era la tónica alrededor del mundo. Islandia no fue menos. Con el paso de los años, la ley se fue suavizando, y ya en el 1935 todo el alcohol estaba permitido, excepto la cerveza,  a la que consideraban con demasiada graduación. Solamente en el 1989 se volvió a legalizar su consumo, el 1 de marzo, que ha sido declarado el día de la cerveza. Se dice también que la cerveza más pura está en Islandia, por la calidad de sus aguas.

 

Disfrutando de la hora feliz en el bar del hotel, una tarde cualquiera…

 

 

7. Islandia es uno de los países menos poblados del mundo.

La historia de la isla no ha hecho que sea precisamente el lugar preferido por muchos para vivir. Además, su historia de volcanes en erupción y desastres naturales también diezmaron mucho a su población durante siglos. A pesar de que su clima no es tan malo como se piensa (sus temperaturas no son muy diferentes de las de lugares como Londres o Nueva York), sigue habiendo poca emigración hacia estos lares, y sus habitantes tienen mucha isla para repartir.

 

En las costas de Reykavik
Costas de Islandia

 

8. Caballos, caballos, caballos…

Nuestra guía durante el viaje no paraba de hablarnos de los caballos. Aunque no entendía el por qué de tanta insistencia, al volver y documentarme me di cuenta de que al menos tenía que haberles fotografiado; parece ser que hace más de mil años que alguno de los colonizadores decidió llevar caballos a estas tierras, y desde entonces permanecen allí. Pero no solamente eso, sino que la raza se ha considerado pura, teniendo casi 90.000 caballos en toda la isla, y siendo un poco más pequeños que los europeos.

 

Islandia en invierno

 

9. Las balas rosa de paja.

Cuando circulas por la carretera te encuentras balas de paja de color rosa; ¿Cuál es la razón? el apoyo al cáncer de mama.

 

 

 

10. ¿Os acordáis del volcán Eyjafjallajökull? Pues no es el único que tiene la isla: existen 200 volcanes.

Corría el año 2010 y estábamos en plena Semana Santa en nuestras tierras. Fue entonces cuando el volcán Eyjafjallajökull, cuyo nombre no hay quien lo pronuncie, decidió que ya era hora de dar un susto… el susto nos lo dió a todos los que volábamos en esos días por Europa, con más de 100.000 vuelos cancelados. Eso sí, no hay quien pase por la carretera del volcán y no pare a fotografiarlo. De todos modos, no os confiéis, hay todavía 199 volcanes en activo…

 

Volcán Eyjafjallajökull
Volcán Eyjafjallajökull

 

Etiquetado: /

La playa de Reynisfjara en Islandia

Reynisfjara o la playa de arena negra

 

Cuenta la leyenda que tres trolls estaban arrastrando un barco hacia la cueva de Hálsanefshellir, en la playa de Reynisfjara, para evitar que la corriente del mar pudiera llevarse la embarcación. Los tres trolls estaban tan absortos en su trabajo que no percibieron la llegada del sol, enemigo de estos personajes. Los primeros rayos solares convirtieron a éstos en piedras. En la actualidad, Skessudrangar, Landdrangar y Langhamrar son los nombres de las piedras que salen desde la superficie del agua junto a la playa de arena negra, formando parte de una de las leyendas que rodean a la famosa playa.

 

Playa de Reyknisfjava, Islandia. En la imagen vemos a dos de los trolls a los que sorprendieron los rayos del sol, y que convirtieron en roca basáltica.

 

Una playa junto al pueblo pesquero de Vík o Mýrdar

Nos tenemos que desplazar 180 kilómetros desde la capital islandesa para llegar a esta hermosa playa, a la que la naturaleza ha dotado de todas las peculiaridades posibles; formaciones de lava, acantilados, cuevas, arena negra, olas de infarto, han hecho que la playa de Reynisfjöru, como es llamada por los locales, haya sido catalogada en el 1991 por el National Geographic como una de las 10 playas no tropicales que todo el mundo debería de visitar en el mundo.

La llegada a la playa nos muestra una arena negra y salvaje, nada que ver con la arena blanca y fina a la que estamos acostumbrados en otros lugares del mundo. A ello tenemos que añadir la nieve que puebla estos lares en el mes de febrero.

Playa de Reyknisfjava, Islandia. Arena formada por restos de lava.

 

Rocas apiladas al borde del bar.

Reynisfjall es una montaña situada junto a la playa de arena negra, donde altas columnas hexagonales formadas por basalto se encuentran pegadas en su borde, a lo largo de 340 metros. Las pirámides hexagonales se llaman Gardar, y se encuentran talladas simétricamente, como si la naturaleza hubiese querido dejar en ellas toda su perfección.

Todas ellas están formadas por lava, la cual al fluir entorno a la montaña, y enfriarse paulatinamente, ha ido dejando estas peculiares formaciones; al contraerse la lava con el contacto del viento y mar. Son muchos los que comparan estos hexágonos con los acantilados de Moher en Irlanda, aunque a mi entender el paisaje es completamente diferente.

 

Las formaciones son el hogar de miles de aves durante todo el año, en especial de los famosos frailecillos. Reynisfjava es un punto perfecto para el avistamiento de aves.

 

Playa de Reyknisfjava, Islandia, Gardar o formaciones de roca basáltica.

 

 

La cueva de Hálsanefshellir.

Insertada a la montaña de Reynisfjall tenemos la cueva de Hálsanefshellir, cuya estructura es única.

Cueva de Hálsanefshellir, playa de Reynisfjara, Islandia

 

Cueva de Hálsanefshellir, playa de Reynisfjara, Islandia

 

La Cueva de Hálsanefshellir es uno de los puntos fuertes de la visita a la playa de Reynisfjara; situada a las orillas del Océano Atlántico, muchos se acercan hasta ella para poder observarla de cerca. Es importante visitarla solamente cuando la marea está baja

Playa de Reyknisfjava, Islandia

El peligro del mar.

La posición geográfica de la playa y las olas del Atlántico han provocado en numerosas ocasiones accidentes, que han llevado a los visitantes a quedarse inconmunicados mientras visitaban esta cueva, o peor aún, a ser arrastrados por las corrientes del mar, que en estas latitudes no son pocas. Hay que estar muy alerta y visitarlas cuando la marea está baja, intentando estar siempre a más de 20 o 30 metros del mar. Las olas aquí llegan de repente sin que nos demos cuenta.

Playa de Reyknisfjava, Islandia

 

 

La playa de Reynisfjara ha sido uno de los lugares más bonitos que hemos visitado el pasado mes de febrero en Islandia, cuando el invierno asomaba por todos lados y los rayos del sol todavía eran una utopía. Si algo nos ha dejado Islandia ha sido un grato recuerdo y muchas ganas de volver…

 

Playa de Reyknisfjava, Islandia
Etiquetado: /

Historia de Islandia

 

Viaje a Islandia en Invierno. Parte 1

Historia de Islandia

 

Historia de Islandia
Historia de Islandia

 

 

Islandia, la tierra de hielo, la tierra de nieve. Islandia es un país que no deja a nadie indiferente. Si algo tienen en común los que llegan hasta estas tierras del norte de Europa, es por el deseo de volver; si se ha visitado en invierno, volver a ver los paisajes nevados en pleno verde; si la visita ha sido en período estival, ir en los meses más fríos para poder disfrutar de los paisajes nevados; no solo eso, sino ser testigos de alguna aurora boreal, si es que coincidimos con ellas.

 

Viaje a Islandia en invierno
Viaje a Islandia en invierno

 

Mi visita a Islandia ha sido durante el pasado febrero. Debo admitir, que este país no estaba entre mis preferencias para viajar, y mucho menos en invierno, con nieve y hielo. Hace unos años, tuve un pequeño accidente de coche llevando dos niñas de año y medio y cinco años en los asientos de atrás, en el tiempo que estuve viviendo en Reino Unido; aunque no pasó nada, aquello me enseñó lo traicionero que puede ser el hielo, y desde entonces, lo evito a toda costa. Aún así, la posibilidad de ver auroras boreales y descubrir un nuevo país pudo más que la prudencia, y la verdad, no me he arrepentido en absoluto. A pesar de que no pudimos ver las auroras boreales, he descubierto lo que es Islandia en sí durante los meses más fríos, y todo lo contado y leído sobre estas tierras han provocado unas ganas de volver terribles. Porque si algo tiene Islandia es una historia compleja, llena de cambios y contradicciones, que invitan a conocer todavía más su cultura…. Allá vamos.

 

Viaje a Islandia en invierno

 

 

Viaje a Islandia en invierno
Viaje a Islandia en invierno

 

Primera llegada de los vikingos a Islandia

La tierra de hielo o de nieve fue colonizada seriamente en el año 874 por los vikingos noruegos, que llegaron hasta aquí buscando nuevas tierras donde establecerse; hasta entonces, las tierras del norte eran consideradas peligrosas, o más aún, inhabitables, así que solamente algunos monjes galeicos llegaban hasta la tierra de hielo a meditar ocasionalmente. Fueron ellos los que hablaron al resto de unas tierras donde en verano el sol no terminaba de esconderse nunca, brillando incluso en las noches, y permitiendo seguir haciendo lo que uno quisiera a la vera de su luz.

La llegada de Ingólfur Arnarsson marcó un antes y un después; Islandia pasó a ser tierra de noruegos vikingos que llegaron junto al nuevo colonizador y empezaron una nueva vida en el sur de la isla, muy cerca de lo que ahora llamamos Reykavik.

Muchas cosas han pasado en la isla de hielo desde aquellos días; Islandia ha sido independiente con la llegada del Cristianismo, que trajo el rey Olaf Trygsvason durante su reinado; pero también ha formado parte de Noruega, y posteriormente, de Dinamarca. Fue parte de la Unión Kalmar desde 1397 hasta 1593, que unía Noruega, Suecia, Dinamarca e Islandia, cuando todavía era parte de Noruega. Solamente la llegada de la Segunda Guerra Mundial y un fuerte sentimiento independentista la separó de Dinamarca en 1944, permaneciendo independiente desde entonces.

Viaje a Islandia en invierno

 

Hambrunas y desastres naturales: el volcán Laki

La historia de estos lares va unida a la de su geografía y los fenómenos naturales que allí se desarrollan. Tú puedes llegar pensando ver esto y lo otro, y entonces tienes una tormenta de nieve que no te permite ver más allá de un metro por delante de ti, o te cortan las carreteras, o el viento se te lleva por delante; aquí te das cuenta del poder de la naturaleza y lo pequeño e insignificante que eres ante sus fuerzas. Así se debieron sentir los habitantes de la isla en el pasado, cuando muchos fenómenos causaron hambrunas o diezmaron a su población. Uno de los más famosos ocurrió en el 1783, cuando el volcán Laki o Lakagigar, al sur de Islandia, provocó una de las catástrofes que más consecuencias nefastas ha causado en la isla.

 

Islandia en Invierno
Islandia en Invierno

 

 

Situado en el pueblo de Kirkjubæjarklaustur, dentro del Parque Nacional de Skaftafell, Laki entró en erupción en el año que he mencionado anteriormente. El volcán entró en erupción el 8 de junio del 1783, y durante 8 meses estuvo activo, hasta que en 1784 volvió a su estado inerte. Para entonces, 9000 personas y la mitad del ganado de la isla habían perecido. No obstante, el efecto de las cenizas y de los gases emitidos, como el ácido sulfúrico, que se expandió por sus campos de cultivo, llevó a una situación durante 3 años de hambruna, que hizo que muchos habitantes murieran de hambre, y diezmó la población en seis millones de personas, haciendo que el Gobierno danés considerase seriamente evacuar toda la isla. Fueron veinte años los que la isla tardó en recuperarse de toda esta situación.

 

Islandia en la actualidad.

A pesar de haber sido uno de los países más pobres de toda Europa, Islandia es hoy por hoy uno de los lugares con mayor superávit, gracias a las buenas políticas económicas que se han ejercido durante las últimas décadas y a la diversificación de su riqueza (hoy en día, sus mayores ingresos no vienen de la pesca como antaño, sino del turismo y de la industria del aluminio). El ser un político corrupto en esta isla no ayuda mucho, ni tampoco ser un mal banco, y así nos lo hicieron saber en el año 2008, con el no rescate de sus bancos. Islandia se convirtió así en un ejemplo para muchos ciudadanos de la Unión Europea, y puso su presencia en el mapa.

 

Blue Lagoon, Islandia. Los habitantes de la isla son muy fans de las aguas calientes que pueblan su geografía, donde es posible darse un baño en cualquier época del año

 

 

 

 

Etiquetado: /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar