Viajes para Mujeres Solas.

No nos engañemos. Una chica se va a pensar mucho más que un chico la posibilidad de coger la mochila y empezar a viajar. Sin embargo, es posible, y cuanto más se viaja, más se coincide con chicas que lo están haciendo por su cuenta. Quizás en nuestra tierra sea algo más extraño, pero en otros países, cono Inglaterra o Alemania, es la tónica habitual.

A continuación os dejo 2 rutas en Asia, que además de preciosas, son totalmente recomendables para una viajera sola. (más información, en esta web).

Dos rutas para mujeres que viajen solas….

 

 

 

Ruta 1: Malasia – Filipinas.

Malasia está al medio de todo. Tanto, que se pasa de largo, y se pierden muchos de sus encantos. Pero Malasia es un país tranquilo, con hermosas playas, y su capital, Kuala Lumpur, un lugar vibrante y lleno de mochileros. He estado sola en Kuala Lumpur varias veces; he coincidido con muchas viajeras solitarias, y tengo claro que volveré. Además, Air Asia, tiene su punto neurálgico allí, lo que hace más económico y fácil moverte a los países de alrededor. Una ruta que hice, y que me salió muy barata, fue volar de Kuala Lumpur a Kota Kinabalu, y de allí, pasé a Filipinas, país que me cautivó. Filipinas lo recorrí a solas, y aunque es verdad que la capital no es muy recomendable por la noche, yo tampoco trasnocho. De allí me dirigí a Baguio y sus arrozales de arroz, y finalmente a Vigán, antigua colonia española que parece haber quedado suspendida en el tiempo. 

La última parte del viaje, la dediqué a descansar en Boracay, donde conocí a dos chicas que también viajaban solas, por su cuenta cada una, y con las que compartí alojamiento, comidas y cenas.

Finalmente, visité Cebú, la segunda capital, y Bohol y las montañas de chocolate en Tagbilaran, lugar donde también conocí viajeros solitarios y compartimos trayectos.

Cenando en Kuala Lumpur. Comer en los puestos callejeros con mesas es una experiencia. Y siempre conoces a locales con ganas de charlas y de contarte cosas...
Cenando en Kuala Lumpur. Comer en los puestos callejeros con mesas es una experiencia. Y siempre conoces a locales con ganas de charlas y de contarte cosas…

 

 

 

 

Bagui en Filipinas. Los arrozales de arroz son tan espectaculares o más que los que podáis encontrar en China. Os recomiendo hacer el trekking de la oficina de turismo con la guía local.
Baguio en Filipinas. Los arrozales de arroz son tan espectaculares o más que los que podáis encontrar en China. Os recomiendo hacer el trekking de la oficina de turismo con la guía local.

 

 

 

 

Vigan, antigua ciudad colonial española en Filipinas.
Vigan, antigua ciudad colonial española en Filipinas.

 

 

 

 

Playas de FIlipinas. Aquí conocí a dos filipinas viajando solas por separado, y pasamos unos días juntas. Todavía tenemos contacto.
Playas de FIlipinas. Aquí conocí a dos filipinas viajando solas por separado, y pasamos unos días juntas. Todavía tenemos contacto.

 

 

 

Ruta 2: El Sur de China.

 

China es  muy turístico, si, pero sobre todo Beijing y Shanghai. El resto de China es muy grande, tiene muchas cosas para ver, y son impresionantes. Si alguien me pregunta qué parte de China me gusta más (he estado varias veces, incluso estuve unos meses viviendo allí), me quedo con la provincia de Yunnan. Por eso, os recomiendo la ruta que os explico a continuación:

  • Llegando por Hong-Kong o Shanghai (que son los vuelos más baratos y más cercanos), hay que volar a Kunning, la capital de Yunnan. De allí, hay autobuses que nos llevan a Dali, un pueblo pintoresco precioso, con multitud de mochileros (pero que no tiene un turismo masivo), y donde es posible alquilar bicicletas y ver los campos de arroz, así como hacer muchas rutas, o simplemente, disfrutar del pueblo, que es de postal. Desde allí, Linjiang no queda lejos, y es un pueblo, más anclado en la montaña, donde los chinos vienen en su luna de miel, escapando al sofocante calor del verano. Una vez allí, según lo intrépidas que seáis, se puede hacer un trekking a la garganta del tigre, o visitar Shangril.la, que para mi, es el pueblo más mágico de toda China (más incluso que cualquiera del Tíbet). Los chinos, son gente muy tolerante y que respetan mucho a las mujeres. Siempre me he sentido protegida con ellos. 
  • A la vuelta, visitar Guilin, el lugar donde se rodó “El velo Pintado”, es una experiencia.

 

 

Paisajes de Dali, China.
Paisajes de Dali, China.

 

 

 

 

Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí...
Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí…

 

 

 

 

 

Linjiang, en la provincia de Yunnan, China. Lugar precioso y mágico a visitar...
Linjiang, en la provincia de Yunnan, China. Lugar precioso y mágico a visitar…

 

 

 

Guilin en el sur de China. Es un lugar muy turístico y lleno de mochileros, pero vale la pena.
Guilin en el sur de China. Es un lugar muy turístico y lleno de mochileros, pero vale la pena.

 

 

 

 

Lugares para viajar hay muchos, algunos más seguros que otros. Lo que sí que hay que tener en cuenta, es que hay que ser precavido y no hacer tonterías. He estado muchas veces viajando por mi cuenta, y he conocido a muchas viajeras, así que es posible hacerlo. Os animo, a que al menos una vez en vuestra vida, disfrutéis de esta experiencia.

Feliz día a todos/as

Etiquetado: / / / /

Filipinas, final del viaje.

Resumen de mi paso por Filipinas.
Mi viaje por Filipinas ya terminó. Esta tarde, desde Cebu, donde ahora me encuentro, tomare el avión que me lleve a Hong Kong, donde espero tener suerte, poder cruzar la frontera a una hora razonable y llegar a Shenzhen, desde donde mañana sale mi avión hacia Kunming, para reunirme con mis amigos y visitar el sur de China, mi ultimo destino.
Muchas cosas me llevo de Filipinas, en general todas buenas.– De malas solo puedo citar dos: el increíble turismo sexual que aquí existe, y la suciedad y tremenda pobreza de sus principales ciudades, Manila y Cebu, así como la inseguridad que muestran por la noche.

– Buenas me llevo muchas:
Durante muchos días, he sido “la Ma’m”, como aquí nos llaman a las extranjeras; he dado el “morning” mas de 20 veces al día, o el ‘hello”, y he recibido muchas sonrisas. Lo mas sorprendente de Filipinas es la amabilidad y hospitalidad de la gente; en ningún lugar había recibido tanta sin pedir nada a cambio, solo porque son así.

Me llevo también parte de nuestra historia; muchas veces no saber pedir algo, decirlo en español, y ser así como realmente se llama (ejemplos: ensaimada y longaniza, por decir algo).Su lenguaje conserva muchas de nuestras palabras, hay muchas de nuestras costumbres, una fe católica fuera de duda y digna de admiración, sobre todo cuando los que la trajeron ya no la tienen; aquí he estado comiendo con gente que primero da las gracias por los alimentos que recibe.
Me llevo también muchos edificios coloniales, especialmente en Vigan, en mi memoria.
Otro detalle que me costara olvidar es que en todos estos días solo ha habido una persona que no haya podido hablar en ingles: TODO el mundo habla ingles; los americanos en ese aspecto les hicieron un gran favor, aunque creo que no son conscientes de ello, sobre todo porque para la gran mayoría estudiar una enseñanza media es casi imposible, tienen una ventaja muy grande sobre la mayoría de nosotros.
Otra cosa tonta que me llevo son libros… Me parece mentira que el otro día no me comprase una camiseta por 1.5 euros por el peso, y luego me compro 7 libros en total (todos en ingles, claro), por menos de 20 euros. Gracias a Filipinas he podido obtener libros casi a la decima parte de su precio en España (sobre todo de A. Murakami), y obras maestras que hacia tiempo que quería tener en ingles.

 

Por último, decir que viajar sola ha sido toda una lección en mi vida. He podido darme cuenta de lo mucho de lo que somos capaces las personas, he conocido a mucha gente, lo he pasado realmente bien y lo mas importante: me ha ayudado a conocerme mejor.

Recomendar a todo el mundo que alguna vez en su vida se enfrente a esta experiencia, ya se llame el país Filipinas, Malasia o como sea.

Seguro que sera positivo.

Nos vemos por China.

Etiquetado: /

Tagbilarán, Filipinas, y las colinas de chocolate.

Desde Tagbilarán, Filipinas.

Tabgilarán en Bohol,  o mi aventura para llegar a la reserva de los tartesos.

Un estrecho canal separa Cebú de Bohol, la provincia a la cual me dirijo. La República de Bohol, como la llaman con orgullo sus habitantes, se sitúa en las Bisayas Centrales, y supone la décima isla más grande de FIlipinas. Sus habitantes, hablan comúnmente el cebuano, al igual que los habitantes de la cercana Cebú, pero ni hablar de compararlos: son diferentes.

En verdad, la isla de Bohol es muy diferente ya de entrada a su vecina Cebú: aquí las montañas se solapan unas con otras, y las playas, son de mayor calidad que las vecinas. Para llegar hasta aquí, es posible hacerlo con ferry, y volver del mismo modo a Cebú, desde donde ya existen más combinaciones para salir del país.

Tagbilarán es la capital de Bohol. Muchos os preguntaréis para qué llegar hasta esta remota isla, que dentro de Filipinas no lo es tanto, y es que aquí se encuentran algunas de las atracciones por excelencia de Filipinas, como son las colinas de chocolate, la reserva del tarteso filipino, considerado el primate más pequeño, y la Isla de Panglao al suroeste, que alberga algunas de las mejores playas del país. En esta isla, pasé un largo fin de semana, donde solajmente hubo un fallo, y fue el llegar en la época de lluvias, que hizo que tuviese que ver todas sus atracciones bajo una espesa capa de agua constante que parecía no iba a terminar nunca. Por suerte, tuve un compañero todo este tiempo, Bratt, que como yo, estaba pasando allí unos días. Bratt es americano, y se ha mudado temporalmente para trabajar en Manila, lugar que no le emociona especialmente. Trabaja como profesor de sordomudos, y es curioso que todos los lugares a los que me lleva a comer con la moto que ha alquilado, son dirigidos por sordomudos. Al final, todos los círculos son pequeños y es fácil encontrar a gente que se mueve en tu entorno.

Cómo ir de Cebú a Tagbilarán.

 

Después de dejar Cebu, ciudad un poco menos ruidosa y sucia que Manila, pero si cabe mas peligrosa, conseguí llegar a Tagbilarán, tras pagar 80 pesos a un taxista que intento timarme de mil maneras, pagar los 10 pesos por entrar al muelles, comprar un billete casi de subasta en la oficina del muelle (si no estas 45 minutos antes y no lo has abonado no te lo guardan). AL comprarlo, puedes adquirir ida ordinario por 500 pesos o ida y vuelta (válido una semana) por 800. Primera clase sale por 600 ida o 1000 ida y vuelta. También hay tasa de embarque, claro, 25 pesos.

Cómo llegué a la reserva de los tartesos por mi cuenta, y posteriormente, a las colinas de chocolate.

 

 

Una vez en Tagbilaran, lo primero, como dice la guía, es visitar la oficina de turismo (y deshacerte de todos los que intentan venderte un tour a las colinas de chocolate. Los precios de la oficina de turismo superan mi presupuesto semanal, por lo que decido hacerlo por mi cuenta: me voy en motocicleta compartida hasta Dao, de donde salen los dahla-dahla y cojo uno dirección a Loboc, diciéndole que me pare en la reserva de los tartesos (unos monos que se supone están en peligro de extinción y son los mas pequeños del mundo). Por 15 pesos me llevan y me dejan a 500 metros de la reserva, donde si que me quedo sola en medio del monte. En la reserva hay solo 10, que el guía por 20 pesos se encarga de enseñarte. A la salida, de nuevo a la carretera a esperar un dahla-dahla que me lleve a Loboc (también 15 pesos), desde donde pasa el bus dirección a Carmen, que por 30 pesos me deja en la esquina de las colinas de chocolate. Allí, y diluviando, contrato una motocicleta por 60 pesos (la entrada del parque son 50 ) me lleva y me recoge, y ya de la carretera regreso en bus a Tagbilaran, esta vez por 50 pesos.

Tartesos, una especie en peligro de extinción.

 

 

 

Sobre las colinas de chocolate, decir que son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En total, son 1268 conos de similar tamaño en menos de 50 kilómetros, cubiertas de hierba verde que en la época seca se vuelve marrón, de ahí que se llamen colinas de chocolate.

 

Las colinas de chocolate

 

 

 

Colinas de chocolate

 

 

 

 

 

Alojamiento.

Esta vez, me alojo en el Travellers Inn por solo 350 pesos (desayuno incluido), y donde se duerme bastante bien. Hay que decir que la ciudad es muy animada y se pueden hacer muchas cosas, al contrario de lo que dice la lonely planet.

 

 

Mi compañero y yo de visita turística.

 

Isla de Panglao

Bratt me ha llevado a ver unas cuevas en la isla de Panglao, donde se puede incluso nadar, hemos ido a Palm Beach, la playa de Panglao, hemos visto la antigua iglesia de Panglao, y finalmente le he acompañado a Cohol, donde hay unas cataratas impresionantes donde se puede nadar.

 

 

 

Baño en las cataratas

 

 

En conclusión, Bohol ha sido una de las muchas posibilidades que ofrece Filipinas que más me ha gustado.

 

Etiquetado: / /

Datos practicos entrada a Boracay y salida hacia Cebu

De Boracay a Cebu, datos prácticos sobre hoteles y transporte.

 

Al bajar en el aeropuerto de Kacalibo, puede ocurrir que el vuelo lo hayas hecho con Philipine Airlines o Cebu Pacific; cada aerolínea recoge a sus pasajeros y los lleva gratuitamente hasta Caticlan, donde ya tienes que abonar un total de 130 pesos por subir al barco (entre tasas ecológicas, precio del barco, etc). La tasa del salida aérea de Manila son 200 pesos.

El transporte por dentro de Boracay vale 7 pesos si vas cerca, por la noche son 30 pesos cada mototriciclo, y la moto 20 pesos del muelle 3 hasta el ferry de vuelta.

Para volver, es un poco más complicado:
1 – Salida en cualquiera de los barquitos de Boracay: 25 pesos.
2 – Una vez en Caticlan, hay que coger un mototriciclo (un robo, 80 pesos, esta estipulado), para ir al aeropuerto de Caticlan. Si el vuelo es con Philipine airlines allí mismo te hacen la tarjeta de embarque y ya subes al bus (gratuito también). La tasa de salida de Boracay es de 20 pesos.

 

Una vez llegas a Cebu, al contrario de lo que pone en la Lonely, ahora no hay autobús, y el taxi ya no vale 150 pesos, sino que han estipulado 295 pesos. Te tienen que hacer el ticket en taquilla. Parece ser que hay metro, pero está muy lejos, o sea, que tienes que pagar e ir en taxi.

En Cebu la mayoría de los hoteles están llenos, no entiendo muy bien por qué. Los dos precios que me han dado son:

Hotel C,est la vie: 700 pesos la individual y 750 la doble. Eso si, es un hotel como cualquiera de España
Kuku,s Mest Pension House: 350 la individual. Hay que reservar.

En todo caso, vale la pena que reservéis antes de llegar, sea cual sea el hotel

 

Ahora estoy en Cebu. mañana parto a Bohol, si el tiempo de una vez me acompaña. No para de llover.

 

Etiquetado: / / / /

En Boracay.

 

En Boracay

Boracay es una isla de las más turísticas de Filipinas, por sus aguas, sus paisajes y sus fiestas nocturnas. La llegada a la isla, no podía ser mejor. En el ferry conozco a dos chicas filipinas que viajan también solas, cada una por su cuenta. Al estar solas las 3, decidimos que por qué no salir juntas y coger el alojamiento juntas. Aunque ellas van a estar más días, para mí es un placer compartir mis pocos días de playa con ellas. No sabemos dónde ir a buscar alojamiento, pero como yo llevo la Lonely Planet,  nos dejamos guiar por sus recomendaciones, en este caso, el hotel Tree House da Mario, una hostal de pequeñas viviendas con una fantástica calidad-precio: la individual sale solo por 500 pesos con ventilador. Muy buen precio, si tenemos en cuenta que estamos en una zona hiper-turística. aquí, todo resulta más caro que en la península (excepto la cerveza, que como siempre, es barata. Viva el país con la cerveza más barata del mundo!).
 
Boracay, FIlipinas
Boracay, FIlipinas
Como curiosidades de la isla, aquí está el hotel Shangril.la, que alberga algunas veces a B. Pitt y A. Jolie, ya que es su playa de Filipinas preferida. También es curioso la presencia de algún que otro bar español de tapas y algo llamado “paella” (con chorizo)… No lo he probado, por si me gusta y renuncio a mis orígenes valencianos…
En conclusión, playas de ensueño, miles de bares donde tomar algo, posibilidad de practicar todo tipo de deportes acuáticos… pero mal tiempo. Es lo que tiene cuando llegas en agosto a Filipinas: el mal tiempo y las lluvias son algo habitual. sin embargo, los lugareños parece que ni lo notan, y es alucinante la cantidad de bañistas en la playa, mientras hace un viento huracanado increíble. Yo lo siento, soy de Valencia, y allí nos bañamos cuando hace buen tiempo. No way.
 

Boracay, Filipinas... un paraíso...
Boracay, Filipinas… un paraíso…

 

 

Boracay tiene cosas buenas, como es las fiestas con las que se puede contar prácticamente todos los días de la semana durante todo el año. Y la gente también es otro punto a favor. A veces son tan amables que no te puedes creer que sólo sea amabilidad. El ultimo día, terminamos Cherry,Pamela y yo en una de las famosas fiestas que aquí se viven. Es increíble eso de tener los tercios San Miguel a sólo 0.30 céntimos de euro.

 

 

Boracay, Pamela, Cherry y una misma...
Boracay, Pamela, Cherry y una misma…
 
Las fotos de las entradas son gracias a Juan, un argentino que he conocido en el viaje y que me cedió un cable para poderlas volcar a la pen-drive. Si me lees, espero que estés bien por la cordillera. Un beso.
Etiquetado: / /

Vigán, la ciudad filipina Patrimonio de la Humanidad.

Vigán, visita a una de las últimas ciudades coloniales españolas.

 

 La presencia de un carruaje en la calle donde está situado mi hotel, me indica que he llegado a Vigán, una de las ciudades filipinas con más historia. Seguramente por ello, la Unesco decidió incluirla en su lista de ciudades Patrimonio de la Humanidad, allá por el año 1.999. En Vigán, nos encontramos una mezcla atrevida de elementos europeos y asiáticos, y una cuidada arquitectura colonial española, que ha perdurado hasta la actualidad.

Coches de Vigán
Vigán, Filipinas.
Vigán, Filipinas.
Paseando... Vigán, Filipinas
Paseando…

 

 

 

 Situada frente al Mar de la China Oriental, en la provincia de Ilocos Sur, se considera la ciudad colonial mejor preservada de toda Asia. La ciudad nació de un grupo de comerciantes de la cercana China, concretamente, de Fujián. Éstas gentes, dejaron su idioma, el fukienés, en la zona, de donde “Bigan” significaba tierra hermosa, ya que la zona tiene unas playas preciosas. Como si hay algo que los españoles nunca hemos hecho es diferenciar la “V” de la “B”, la llegada de los colonizadores dejó el nombre en Vigán, y así se quedó hasta el día de hoy. Como las conquistas siempre lo cambian todo, los colonizadores también le cambiaron el nombre a la ciudad en un principio, nombrándola Villa Fernandina (qué cursi), ya que el rey Felipe II acababa de ser padre, y había que honrarle de algún modo. Más tarde, la ciudad creció, y su nombre también se hizo más largo: Ciudad Fernandina de Vigán.

 

 

 

 

 

En la hora de la siesta de Vigán, Filipinas
En la hora de la siesta en Filipinas

 

 

 

 

 

Coche de caballos en Vigán
Coche de caballos.

 

 

 

 

 

No es que sea muy grande, la calle Crisófolo concentra la mayoría de tiendas y de casas coloniales, pero se nota nuestra presencia en todas las calles, de nombre español. Allí, se encuentra el museo Crisófolo, que fue el que visité, y la verdad, valió la pena.
Calle Crisólogo, Vigán
Calle Crisólogo, Vigán

 

Un dato curioso, he pasado por dos iglesias y no las he podido ver, ya que era hora de misa de domingo, y estaban hasta fuera oyendo la misa. Los cantos los hacen en inglés, no en su dialecto (aquí, cada zona tiene un dialecto propio, además del lenguaje común que utilizan en el colegio, y el inglés; el español se impartió hasta los años 70).

Iglesia los domingos en VIgán
Iglesia los domingos en Vigán

 

 

Parte interior de la Iglesia en Vigán, al fin! pude entrar para comprobar lo que se parece a cualquier iglesia española...
Parte interior de la Iglesia.

 

 

 

 

La presencia española se da la mano con la religión.
La presencia española se da la mano con la religión, no en vano, ocuparon Vigan desde el 1565 hasta 1898, con la llegada de los americanos.

 

 

 

 

 

Estar aquí, es como transportarte a una época pasada, como estar en una de esas películas que se desarrollan en la época colonial, solo que aquí es real. Los personajes, en este caso, son reales, y todo el decorado también.

Calles de Vigán
Calles de Vigán

 

 

Calles de Vigán

 

 

 

 

La presencia española está en muchos nombres de comercios.
La presencia española está en muchos nombres de comercios.

 

 

 

 

 

Calles de Vigán

 

 

 

 

Museo de Vigán.
Museo de Vigán.

 

 

 

Casa en Vigán, Filipinas
Casa típica.

 

Me ha gustado, y mucho, ver que aquí, no solamente fuimos una nación importante (algo que como está la cosa hoy por hoy en España alegra, y mucho), sino que además, se nos quiso mucho. Aquí fuimos uno de los pocos colonizadores que no se dedicó a matar gente y a imponer su religión a golpe de violencia. Total, que otro lugar para recomendar, sin duda.

Etiquetado: / /

Banaue, Filipinas… o es mi patria Sueca?

Banaue, la Sueca filipina.

 

Vistas de Banaue
Vistas de Banaue

Supongo que hay cosas que se quiera o no hay veces que salen y te pica la curiosidad. Que Banaue tuviese sus arrozales declarados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, a todo aquel que hayamos vivido en Sueca supongo que nos llama la atención. Y allí que fui a comparar.

Banaune, Filipinas, antes de salir al Trekking alos arrozales
Banaune, Filipinas, antes de salir al Trekking alos arrozales
Me subí al bus nocturno, y cuando llegué por la mañana, directamente desde el bus me fui a la oficina de turismo, donde me asignaron a Raquel, una guía local, para ver Batag, donde hay una villa a la que sólo se puede acceder por medio de un sendero, y donde hay unas cataratas espectaculares y por supuesto, las famosas terrazas de arroz.
Vistas durante el trekking en Banaue
Vistas durante el trekking en Banaue

 

 

 

 

Banaue (5) (FILEminimizer)

 

 

 

 

Llegada a los arrozales de Banaue, Filipinas
Llegada a los arrozales de Banaue, Filipinas

 

 

 

Banaue, camino a los arrozales
Banaue, camino a los arrozales

 

 

 

Banaue, Filipinas
Banaue, Filipinas

 

 

 

 

 

 

Decir que los suecanos no tenemos nada que envidiar seria cierto, pero decir que las vistas de todo el paisaje y las razones de tal nombramiento están debidamente justificadas también. Al volver, puede ver las de Banaue, que cambian en cuanto a que la cosecha se hace en diferente mes, por lo que en este segundo puedo todavía esta verde el arroz, y en el otro lo están recogiendo.
Arroz en Banaue; el proceso de siembra y recogida es todavía manual.
Arroz en Banaue; el proceso de siembra y recogida es todavía manual.

 

Dato curioso, mientras nosotros hacemos una sola cosecha por ano, ellos hacen 2 o 3, dependiendo de la variedad del arroz. La mayoría todavía es para consumo propio, y solo mas al sur se exporta en gran cantidad a Tailandia, su principal cliente. Por lo demás, decir que no se puede ir a Filipinas sin visitar la Cordillera donde se encuentran estos, los paisajes son una auténtica pasada.
Cascada en Banaue
Cascada en Banaue
Etiquetado: / /

Manila hasta Banaue, y posteriormente Vagio. Datos prácticos

Manila hasta Banaue, y posteriormente Vagio. Datos prácticos

Transporte:

El bus a Manaue sale de la agencia Autobús a las 22 horas, vale 450 pesos. Ojo, a veces sale un poco antes.
De Banaue luego se tienen dos opciones:
– Coger esa noche el nocturno de vuelta a Manila. Conviene comprarlo por la manana.
– Coger el autobus de las 7 a.m. e ir hacia Vaguio, si se quiere ir a Vigan. Hay que ir hasta Rosario solamente. El billete cuesta 450 pesos. El autobus llegara sobre las 14.30 y luego el autobus direccion Vagio a las 15 horas. Hay que decirselo al conductor del primer autobus, para que te deje en la parada hacia Vagio. De Rosario a Vagio hay 5 horas, y cuesta 350 pesos.
La vuelta de Vagio a Manila es sencilla, puesto que hay buses cada hora. Cuesta unas 10-12 horas, mejor hacerlo con el servicio nocturno. Importante este dato, puesto que la Lonely pone que solamente hay 5 horas entre ambas ciudades.

ALojamiento– Comidas.

– En Banaue, tal y como pone la Lonely, el People,s Lodge esta muy bien. Vale 200 la habitación con baño compartido, y 500 con el baño dentro. Ofrecen servicio de lavandería a 10 pesos por pieza. La comida del restaurante no esta mal. El precio tampoco.

– En Vigan, parece que el Hotel de Vigan que pone la Lonely lo han reformado bastante. Yo me alojo en el Gordian Inn en la ala económica, me sale por 1250 pesos. El hotel es una pasada, pero estas habitaciones, pese a tener el baño incluido, la relación calidad precio no es buena, no sé las otras. El desayuno está incluido en el precio, internet es gratis y el personal es muy atento y servicial.

– Para el trekking de Banaue.

Para poder visitar Bataq hay dos opciones: coger un moto-triciclo y que te lleve donde empieza la cuesta, y luego bajar por ti mismo. Problemas de esta opción: llegar a las cataratas puede ser complicado si alguien no te orienta. Y dos, hace unos anos sin motivo aparente mataron a una inglesa que hacia esta ruta ella sola. No son ni de lejos 900 metros que dice la Lonely: yo fui con una guía del servicio de turismo e íbamos a buen paso. Llegamos a las 9.30 al cruce desde donde empieza el sendero, volvíamos a las 17.15, y solo paramos 45 minutos para comer. El precio era de 1850 pesos. Hay circuitos para 3 días 2 noches, puedes ver así otra villa y más cosas, pero yo no tenía tiempo.

Etiquetado: / / / /

Manila, visita a Intramuros.

 

Manila, visita a Intramuros.
Intramuros es el barrio mas antiguo de Manila, donde parte de nuestros antepasados vivieron y construyeron las famosas casas coloniales que llamamos ahora a sus hogares. Se encuentra todavia rodeado completamente por la muralla que en su dia se construyo, esta intacta totalmente, cosa que no se puede decir de sus casas y calles.
Si en el resto de Manila se percibe constantemente una mezcla de clases brutal, en Intramuros alcanza ya su limite. Casas imponentes junto a callejones llenos de pobreza; colegios de ninos ricos junto a puestos de mendigos… Con todo esto, Intramuros parece querer sacar pecho y ensena su increible catedral y sobre todo, la iglesia mas importante de FIlipinas, la de San Agustin, fundada por espanoles y donde al ser el ano pasado el ano de Urdaneta he podido ver una exposicion que mostraba algunos pueblos del Pais Vasco y de Navarra. Ha sido curioso.
En San Agustin, se encuentran los restos de muchos de los que murieron en la guerra contra Japon; apellidos y nombres que nos son muy familiares (el nombre mas repetido es Jose) y que han pasado de generacion en generacion. Otra curiosidad es la santa en la que mas fe tienen: Santa RIta de Casia, y Sta Rosario le sigue de cerca. me ha resultado extrano porque en Espana no son precisamente muy populares; o si?
La entrada a Intramuros, se puede hacer por varios lugares, yo lo he hecho por el parque Rizal porque me venia de paso andando desde Malate, y porque asi veia el famoso parque.
Etiquetado: / /

Manila, su historia y gentes…

 

Saboreando Manila….

 

 Malate es a Manila lo que Kao Shan para Bangkok, el barrio de los mochileros. Al subir al taxi en el aeropuerto, no hace falta que digas dónde quieres ir: ellos lo saben. Y aquí, mientras saboreo una deliciosa cena y la luz de la calle empieza a desaparecer, hago memoria de todo lo acontecido en el día de hoy aquí, en Manila. 
 
 
El viaje hasta Manila fue igual de interesante que está siendo la visita a la ciudad filipina. Volar desde Kota Kinabalu en el Borneo malayo, es relativamente fácil, ya que Air Asia tiene vuelos con precios espectaculares. Kota Kinabalu se encuentra muy cerca de Brunei, de hecho, pensé en acercarme, pero lo dejé para la próxima ocasión. En el aeropuerto, conozco a Rolly, un veterinario filipino de mi edad, que volvía a casa a pasar sus vacaciones. Rolly trabaja en Brunei, país que me dice es muy aburrido. Por eso, siempre que puede, vuelve a casa a ver a sus familiares y amigos. Me río cuando leo su apellido, “Billones”; su segundo nombre es Javier, que, junto con Juan, conforman algunos de los más comunes legados que dejaron nuestros antepasados. Me dice que mi apellido también es común aquí, así como el nombre de Rosa, Isabel, Gloria, Lourdes, Mercedes, y tantos más.
Y es que Filipinas es un cruce de culturas, un mix con influencia india, musulmana, población japonesa, china, y, como no, española. Hay que entender todo su pasado para poder entender su presente. Filipinas, era un lugar de paso para comerciantes indios. Aquí la población eran los negritos, una tribu. Se cree que hace más de 30.000 años todas estas islas ya estaban poblada, aunque no fueron los árabes, hasta el siglo XIV, cuando ya dejaron una huella que todavía perdura en el presente.

Intramuros, Manila

 

Nada hubiese sido lo mismo si a nuestros ancestrales Reyes Católicos no les hubiese dado por conquistar. Seguramente, el español e inglés no hubiesen derivado en el tagalo, la lengua local, o muchos no sabrían ni colocar España en el mapamundi. Quiso la historia que así fuera, y Fernando Magallanes, fue el primero en llegar a Cebú en 1521. Sin embargo, Magallanes perdió la vista, y fue Miguel López de Legazpi, en 1535, el que luchó por estas hermosas islas e izar la bandera española. Solamente 5 barcos con 400 soldados, cinco monjes agustinos y 200 soldados que tuvieron el detalle de mandarle más tarde, iniciaron la conquista, quitando Cebú a los portugueses en 1967 (para que digan que luego nos tienen manía… será por falta de motivos).
El nombre de estas islas fue primero “Archipiélago de San Lázaro”, pero como los conquistadores por aquél entonces eran tanto de quedar bien con el monarca de turno, llegó Rui López de Villalobos y le puso Filipinas, en honor a Felipe II. Sin más. Como la reconversión al cristianismo estaba costando, no hubo otra que suavizar la fe para los nativos, y la Santa Inquisición, permitió muchas cosas que en la madre patria eran consideradas crimen de primer grado.
Así, como quien no quiere la cosa, fueron pasando los siglos, tres siglos y medio en total, y cuando vinieron los salvadores a rescatar a los filipos con su bandera americana, hicieron lo propio: plantar la suya, y aunque la independencia les llegó como a todos, y los aires de libertad, el país, desgraciadamente, ha sufrido a más de un dictador, así como a muchos políticos que, a parte de llenar sus arcas personales, no han hecho gran cosa por país.
Aún así, estas tierras sorprenden por sus gentes amables, con una sonrisa constante para todo el turista, tan amables, que a veces piensas que únicamente quieren sonsacarte algo, pero no, es curiosidad por saber qué vas a ver en su país, a qué isla vas, o qué te está gustando más de su tierra. Se me acercan unas señoras mayores que pasean por Intramuros, y que hablan español. Rápidamente, la pregunta del millón: “oye, y tu marido dónde está?”. Les digo que no tengo, y se llevan las manos a la cabeza. En algunos lugares, todavía no se concibe el ver a una mujer sola viajando, aunque, como veremos más adelante, sí que viajan algunas de ellas. Sigo caminando mientras visito Intramuros, y me subo a un jeep.

 

 

 

Barrio de Intramuros, Manila.

 

 

Aquí me miran curiosos, pero nadie dice nada. Manila es una ciudad con un caos considerable, y no hay tiempo que perder durante la semana laboral. En este aspecto, la capital me sorprende, porque los países asiáticos suelen ser más tranquilos que los occidentales, pero aquí, hasta la religión es occidental…  Paseo por sus interminables calles de nombres con solera: la calle Rosario, o Santa Cruz, la Plaza de España… Llegas a Manila, y, por unos momentos, tu patria parece estar ahí…

 

 

 

Manila es una ciudad caótica
 
 
 

 

 

Datos prácticos de Manila.

 
 
Como datos prácticos para llegar a  Manila, decir que hay muchas estaciones de autobuses, aunque el mejor transporte con diferencia para trayectos cortos son los jeeps (7 pesos = 1 euro aprox.),. Los ricksaws sólo intentan sacarte dinero, y los taxis, dada la congestión que tiene la ciudad, no sale a cuenta. En el friendly guesthouse, lugar donde estoy alojada, la habitación compartida vale 375 pesos, y la individual 650 pesos (también compartes baño), y 10 pesos dejar tu equipaje aquí, por día. la mayoría de los hoteles son más caros.

Jeeps en Manila….

 
 
Acerca de cómo ir del aeropuerto a la ciudad, hay que bajar del aeropuerto de Clark (Vuelos Air Asia), y coger el bus hasta SM Megamall, y de allí un taxi (aqui no hay opción). Si coges un vuelo doméstico, vas a la terminal 2 de Manila (Todos los de Air Philipines y otras compañías similares), y también esta la terminal 1, pero ésta se usa más para internacionales.
 
 
 
 
Etiquetado: / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar