Mis 10 ciudades favoritas en el mundo.

Ciudades en las que me perdería hoy mismo

Debo admitir que no me siento del todo segura realizando este post: si de algo me doy cuenta cada vez más, es de la gran cantidad de lugares que me faltan por visitar, y de lo mucho que me queda por conocer. También suma que creo que para conocer un lugar no vale el pasar un día de visita, sino que hay que dedicarle tiempo, algo que generalmente, no disponibles. Aún así, vamos allá: estas son mis ciudades favoritas:

 

1. Londres, Reino Unido.

Su eterna lluvia y sus calles abarrotadas no han logrado quitarme ni un ápice del cariño que siento por esta ciudad: Londres es la ciudad alternativa, la que acoge a los que llegamos a Inglaterra, la que siempre nos espera a nuestra vuelta a la capital. En la capital londinense es posible pasar una semana, y todavía queda tiempo para ver más cosas; todavía nos quedarán barrios por descubrir, o museos que visitar en otra ocasión. Como imperdible citaría St Paul, la IGLESIA, en mi opinión, Westminster o la Torre de Londres.

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Londres
Londres

 

 

London Eye
London Eye

 

 

St Paul, Londres
St Paul, Londres

 

2. Estocolmo, Suecia.

Aterricé allí por casualidad hace dos años, y el recuerdo que me dejó esta ciudad es indescriptible. Situada junto al mar, la ciudad está compuesta de islas, que albergan desde casas hasta museos, como la isla de los museos, Ordenada, limpia, práctica, y muy “nórdica” en sus calles y edificios, es un lugar ideal para hacer las maletas e irte, si no te importa el frío que les debe de acompañar seguro en invierno. Estocolmo es perfecta para una visita de 3 días como mínimo, si quieres conocerla bien.

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Estocolmo

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Abba, museo en Estocolmo. Suecia.

 

 

Estocolmo
Estocolmo

 

3. Estambul, Turquía.

Si antes hablábamos de iglesias, para mi, Estambul es LA CIUDAD.  Una puede ir mil veces y salir sorprendida de su vitalidad; Estambul es un caos contenido, un alma entera de país hecho ciudad; en Estambul puedes encontrar de todo a cualquier hora; las mezquitas y los rezos van a marcar tus tiempos, tu parada del reloj; los atascos van a ser parte de tu rutina, si decides dejar de ser un turista novato y embarcarte en la real Estambul, aquella más allá de Sultannameth, la que se esconde tras Örtakoy, y a la que no te llevan los circuitos. Turquía vibra y siente a través de esta ciudad, que es su puerta a otras civilizaciones, que la unifica y reúne todas las religiones del país.

La parte turística es posible recorrerla en pocos días; para conocer el alma turca hace falta un poco más. No te la pierdas…

Estambul, Bósforo.
Estambul, Bósforo.

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

4. Portland, Oregon.

Como ya he dicho antes, me falta mucho por conocer, sobre todo en Estados Unidos, pero dudo que una ciudad me pueda cautivar tanto como lo ha hecho Portland. La ciudad que ha dado vida a Portlandia, donde los Simpson vieron su origen; la ciudad verde, amante del reciclaje: epicentro de artistas, músicos y todos aquellos interesados en el arte, Portland se sitúa a una hora del Pacífico, que le da unas temperaturas difíciles de conseguir en otras latitudes cercanas a la suya, y también se rodea de montañas.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

 

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

Cuando llegas a Portland, ya no encuentras buenas librerías, porque te has dejado la mejor allí; tampoco te atreves a comer salmón, porque no hay salmón como el de Oregon.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

5. Luang Prabang, Laos.

El año que llegué a Luang Prabang estaban construyendo su red de saneamiento; la ciudad había sido nombrada Patrimonio de la Humanidad, y había que mejorarlo todo, en espera de las oleadas de turismo que debían de llegar. SI llegaron o no, no lo sé, todavía no me he atrevido a volver, pero si que sé que el Luang Prabang que yo conocí te calaba por completo; su tranquilidad y espacio, la sonrisa laosiana, los monjes budistas y su paseo mañanero para recoger en sus cuencos metálicos lo que los lugareños les dan para comer; los templos, donde no se permitía la entrada a los no creyentes, y tenías que ver las ceremonias desde fuera, o las cuevas Pak’ou, una de las maravillas del Mekong.

A lo largo de los años, he conocido a muchos viajeros que me han expresado su intención de perderse el día menos pensado en Luang Prabang… quién sabe, igual nos encontramos todos allí.

 

Pak'ou, Luang Prabang. Laos.
Las cuevas de Pak’ou… No solamente son bonitas, el paseo en canoa hasta allí también valió la pena.

6. Toronto, Canadá.

Hace tiempo leí que Toronto era una de las ciudades mejores para vivir; después de pasar unos días en ella, me puedo imaginar por qué: Toronto es como Nueva York a Estados Unidos; es alegre, abierta, multicultural: en Toronto todo es posible, hay energía y optimismo, y eso se plasma en sus gentes y en su modo de vivir.

A pesar de que la ciudad arquitectónico hablando, merece de por si una visita, yo me quedo con el ambiente de las calles y la vida que allí encontré…

Toronto, Canadá

 

Toronto, Canadá, mercado de St Lawrence

 

7. Damasco, Siria.

Una de las ciudades más antiguas y con más historia que contar. La mezquita más sorprendente, el zoco más cautivador. En Damasco encontrabas cultura y tradiciones, y espero que lo encontremos algún día, cuando volver sea una realidad.

Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.
Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.

 

Mezquita de los omeyas de Damasco
El patio de la Mezquita de los omeyas de Damasco es lo más impresionante del edificio.

 

8. Bahir Dar, Etiopía.

En Etiopía hay lugares que uno no se puede perder, y uno de ellos es la visita a Bahir Dar, la ciudad donde Pedro Páez descubrió las fuentes del Nilo, y donde posteriormente fue enterrado. Bahir Dar es un oasis de tranquilidad y sosiego, sobre todo si se llega desde Addis Abeba; aquí es posible pasar varios días sin darte cuenta, visitando el Lago Tana, las fuentes del Nilo, o la pequeña ciudad.

 

Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.
Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.

 

Bahir Dar, Etiopía
Bahir Dar, Etiopía

 

9. Orchha , Uttan Pradesh, India.

La India no es un país fácil de recorrer, ni tampoco se parece a nada: visitar este país es entrar en otro continente, y los lugares como Orchha son aquellos que hacen que el viaje merezca la pena.

Orchha es un pequeño pueblo, donde solamente un par de hoteles buenos, y una docena de malos, junto con su fuerte y algunos templos conforman un hermoso paisaje tradicional indio. Aquí los turistas somos pocos, casi inexistentes; solamente algunos autobuses llegan durante el día, pero ninguno se queda, todos se van y nos dejan a los menos apresurados el placer de los rituales en la noche, donde los lugareños nos invitan a participar. Orchha es especial, no se puede describir en un par de líneas, tenéis que ir a verla.

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

 

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

10. Valencia, Comunidad Valenciana.

Si digo que por mucho que viaje y vaya por el mundo, no hay ninguna ciudad como Valencia, sé que no es objetivo, pero es la realidad. Valencia lo tiene todo: clima, la luz del Mediterráneo, el mar, gastronomía… No tengo muy claro si algún día volveré a vivir allí, pero lo que si tengo claro es que pocas ciudades han podido hacerle sombra y que todavía ninguna la ha quitado de su primera posición.

 

Fallas Valencia
Fallas Valencia

 

 

Para terminar…

Si lo pienso bien, todavía quedan muchas que no están en esta lista, y que serían también mi lugar preferido: Cesky Krumlow en la República Checa, Berlín, Hong Kong, Seul, Chicago, Madrid, Dublín, Shangril.la en Yunnan, China, Kampala en Uganda o Kigali en Ruanda, serían algunas de las que me han hecho dudar en mi lista. Buenos días…

7.

Qué ver en Londres en tu primera visita. Parte 2.

Ruta para visitar Londres en 3 días. Parte 2.

Guía de Londres 

 

 

Trafalgar Square y la National Gallery
Trafalgar Square y la National Gallery
  1. Tower Bridge

 

Uno de los iconos de Londres, es Tower Bridge. Construido en 1894, en estilo victoriano neogótico, Tower Bridge fue el segundo puente de la capital británica. El crecimiento de la ciudad hizo necesaria la presencia de más puentes para cruzar el Támesis. London Bridge, el primer puente, se había quedado corto.

Tower Bridge es un puente levadizo, que se dirige por máquinas de vapor. Su construcción incluyó unas pasarelas para el público, pero finalmente se cerraron, porque nadie pasaba si el puente estaba elevado. Hoy, se pueden visitar en la parte del museo instalado en su interior.

Los interesados en visitar el museo de Tower Bridge se van a encontrar con la historia del puente y su estrecha relación con la historia de la capital británica. Allí también encontrarán toda la explicación sobre la construcción del puente, mediante una máquina de vapor en sus orígenes, y el actual sistema eléctrico.

Más información: http://www.towerbridge.org.uk/es/

 

 

Tower Bridge
Tower Bridge

 

  1. Catedral de St. Paul

 

Existe una catedral realmente sorprendente, y es la cathedral de St Paul. Durante más de 1400 años, St Paul ha sido y es uno de los iconos para los británicos. Esta imponente iglesia es también una de las más bonitas que he visto a lo largo de mis viajes. Sir Christopher Wren, el arquitecto más famoso en Inglaterra, fue el encargado de su construccion, entre 1675 y 1710. La anterior iglesia fue destruida por el Gran Incendio de Londres.

 

 

St Paul, Londres
St Paul, Londres

 

Hoy en día, la visita a St Paul es de pago obligatorio, a no ser que se vaya a oir misa. Va a depender de cada uno la opción elegida para visitarla, pero sin duda, merece la pena entrar en este hermoso edificio.

 

  1. Picadilly Circus

 

Roger Baker era un sastre londinense del siglo XVII, que un día tuvo la idea de diseñar una camisa con flores, a la que llamó “piccadils”. Su creación, y la rotonda circular de este punto de la capital londinense, dio lugar al nombre de uno de los lugares más transitados del mundo: Piccadilly Circus.

Llegar a este punto es llegar al centro de la ciudad. Carteles luminosos, tiendas, restaurantes, teatros, calles que convergen, convierten a Picadilly Circus en un punto de encuentro, o de desencuentro; con tanta gente, es difícil de adivinar. El número de personas que transitan por aquí anualmente asciende a 56 millones. Día y noche, siempre hay una excusa para acercarse hasta este lugar.

 

Picadilly Circus
Picadilly Circus

 

 

Que ver en Piccadilly Circus.

 

La plaza está formada por la fuente de Eros, el Teatro Criterion, London Pavilion, que es un cine, y un centro de ocio. Muchos son los carteles luminosos que aquí conviven e intentar resaltar sobre el resto. Aunque pueda resultar un poco agobiante, Piccadilly Circus es uno de los atractivos londinenses: visitarla y a continuación perderse en alguna de las calles del Soho es algo ideal.

 

Chinatown, Londres
Chinatown, Londres

 

 

Cerca de Piccadilly Circus, tenemos el Soho, una zona bastante concurrida debido a que aglutina muchos bares y restaurantes donde tomar algo. El Soho es ideal si se opta por comida oriental, ya que las opciones son inmensas. Chinatown se encuentra pegado al Soho.

 

Calles de Londres
Calles de Londres

 

 

  1. Trafalgar Square.

 

Un poco más abajo, llegamos a Trafalgar Square, uno de los puntos más famosos de Londres, y de visita obligada. Allí vamos a encontrar la National Gallery, uno de los museos iconos londinenses, por la gran cantidad de obras pictóricas que allí se encuentran. Entrada gratuita.

 

National Gallery, en Trafalgar Square
National Gallery, en Trafalgar Square

 

 

National Gallery, Londres

 

National Gallery, Londres
National Gallery, Londres

 

Enfrente mismo de la National Gallery, está ubicada la iglesia anglicana St Martin on the Fields. Esta iglesia, va a pasar innadvertida para muchos, que simplemente no cruzan al otro lado y siguen hacia el Big Ben. Sin embargo, St Martin es una bonita construcción, donde muchos días de la semana se celebran conciertos de música clásica de gran calidad. Si no nos queremos rasgar las vestiduras, pero si queremos disfrutar de un concierto en la capital del Reino Unido, acercarse hasta allí y disfrutar de sus conciertos resulta una buena opción.

 

En Trafalgar Square encontramos la iglesia de St Martin in the Fields
En Trafalgar Square encontramos la iglesia de St Martin in the Fields

 

¿Por dónde seguir desde Trafalgar Square?

 

Trafalgar Square
Trafalgar Square
Desde Trafalgar Square podemos tomar dos rutas:

– Si seguimos recto, hacia el Big Ben, nos vamos a encontrar con Regent Street, y finalmente, con el Big Ben y el Parlamento. A mano derecha, tendremos la abadía de Westminster. Si seguimos hacia la izquierda, llegaremos al Támesis, y a la famosa noria londinense.

 

London Eye
London Eye

 

– Por el contrario, si seguimos a la izquierda de la calle ubicada entre la National Gallery y St Martin on the Fields, llegaremos a Convent Garden, un pequeño mercado, quizás ya demasiado turístico, pero con un encanto que hace que la visita resulte imprescindible.

 

Convent Garden, Londres
Convent Garden

 

 

Convent Garden, Londres
Convent Garden, Londres

 

Recomendación muy personal.

Durante mucho tiempo, estuve estudiando inglés, y por tanto, adquiriendo todo el material posible para ello. Uno de los lugares donde siempre encontré gran cantidad de libros de texto fue la librería que está justo en la esquina opuesta de Trafalgar Square. Allí, es posible encontrar todo tipo de manuales para la obtención del IELTS, TOELF, etc. También tienen muchos libros de literatura y manuales para todo tipo de estudios universitarios. (todo ello en inglés, claro está).

 

Paseando Londres

8. Notting Hill

 

Pocos barrios han llegado a ser tan famosos por el cine como Notting Hill. Sus casas de colores, su mercadillo de antigüedades, y su carnaval en agosto, han hecho de él una visita obligatoria para todos los visitantes de Londres.

 

Situado en Kensington Gardens, en la esquina noroeste, es un barrio pequeño, en una zona bastante céntrica. Muchos turistas llegan hasta aquí para acercarse a Portobello Road,  el mercadillo de los sábados. Aunque el mercadillo es de antigüedades, también podemos encontrar puestos de otras cosas, como fruta y verdura. Hay incluso una Street food, o puestos de comida para llevar.

 

Qué ver en Notting Hill

 

  • Mews londinenses. Los Mews son callejones típicos de Londres, y que en este barrio son preciosos
  • Las casas de colores del barrio
  • El antiguo horno de ladrillos del siglo XIX que todavía existe. Esta zona, era una antigua zona industrial, que convivía con las granjas de cerdos. Todavía existe la chimenea de la fábrica de ladrillos
  • El hotel donde falleció Jimmy Hendriz

http://www.qverlondres.com/mas-londres/notting-hill-ruta-recomendada-y-lugares-de-la-pelicula/

 

Enlaces

Londres, primera parte

Museo de Historia Natural de Londres

Cambridge, una de las ciudades más bonitas de Reino Unido

 

Calles de Londres
Calles de Londres

 

Etiquetado:

Qué ver en Londres.

Guía de Londres.

London Eye
Primera visita a Londres.

Que ver en Londres en una  primera visita. Primera Parte.

 

Londres es una ciudad donde siempre queda algo por ver. Visitada todos los años por millones de turistas, muchos la consideran la capital de la cultura europea. Dinámica, multicultural, abierta, en Londres es posible todo y caben todos. Con sus más de ocho millones de habitantes, es una ciudad que engancha a muchos visitantes, que terminan quedándose para cumplir sus sueños allí, o bien repitiendo visita una y otra vez. En la capital de Reino Unido se pueden hacer multitud de actividades y siempre quedarnos algo. Sin embargo, siempre hay una primera vez en Londres, y esa es la razón de este post.

Qué visitar en Londres

 

 

Estamos ante una ciudad para descubrir poco a poco. Al principio puede parecer demasiado grande, y lo es. Así que la primera recomendación: no os agobiéis: con planificación y un buen mapa de la ciudad, es posible sacarle mucho partido a cualquier viaje corto. La gran ventaja de la capital anglosajona es su buena comunicación en transporte público, también a su extrarradio.

 

Un recurso muy bueno para vuestra visita es esta web, donde se pueden encontrar todos los mapas referentes al transporte público, hacer tus propias rutas, acceder a los mapas turísticos, etc.

 

El metro de Londres

 

Lugares que ver en Londres.

Cuando se llega a una ciudad, visitar un lugar u otro va a depender mucho de cada persona. A alguien le pueden decir que si no visita el Big Ben es como si no hubiese estado aquí, y, sin embargo, apetecernos más perdernos por el museo de historia natural, o visitar Notting Hill y su mercado. Todo es cuestión de gustos. Por mi parte, os voy a explicar los lugares más famosos de la ciudad. Luego cada uno ya decide cuáles le merecen la pena.

 

  1. Westminster Abbey

La abadía de Westminster es uno de los lugares con más historia de la capital londinense. De origen benedictina, cuenta con más de mil años de historia. En el 1014, el rey Eduardo el confesor decidió construir una pequeña iglesia junto al monasterio benedictino dedicada a San Pedro. El rey había faltado a un voto, que le obligaba a realizar una peregrinación; Como no la podía realizar, el papa le recomendó que construyese una iglesia. Así lo hizo.

Esta iglesia, resistiría el paso de los años, hasta la llegada de Enrique III al poder en el siglo XIII. Estamos en la era de las iglesias góticas de grandes ventanales e impactantes construcciones, y el rey, no quiere ser menos. Rápidamente, inicia la remodelación de la iglesia, donde en el futuro sería coronados todos los reyes ingleses, desde Guillermo el Conquistador.

 

En la actualidad, hay más de 3000 personas enterradas allí, de los cuales, 17 son reyes. El lugar de privilegio corresponde a su fundador: el rey Eduardo el confesor.

 

Muchos personajes ilustres se encuentran allí enterrados: Charles Dawin, Alexander Pope, John Milton, Isaac Newton, David Livingstone o Charles Dickens son algunos de ellos.

 

La tumba más emblemática, no obstante, corresponde a la del soldado sin nombre. La tumba pertenece a uno de los muchos soldados ingleses que perdieron la vida en la Primera Guerra Mundial. Con ella y su localización en Westminster, se quiere honrar a todos los soldados ingleses que en ella participaron. En la boda de Elizabeth Bowes-Lyon con el futuro rey George VI, la novia quiso honrar a su hermano muerto en la Primera Guerra Mundial, y depositó su ramo de flores en ella. Desde entonces, todas las futuras reinas lo hacen el día de su boda. En total, han sido 17 bodas reales las que la abadía ha visto celebrar entre sus paredes.

Desde el punto arquitectónico, Lady Chapel es una impresionante capilla en el interior. Los claustros, el rincón de los poetas, la sala capitular, son otros ejemplos de lo que nos vamos a encontrar dentro de la abadía.

La abadía es una joya arquitectónica, por dentro y por fuera, que la han hecho merecedora de que la UNESCO la incluyese en su lista.

Os dejo un recurso de la abadía para poderla visitar virtualmente.

http://www.westminster-abbey.org/visit-us/virtual-tour

 

  1. Buckingham Palace

El palacio de Buckingham es otro de los imperdibles en una primera visita a Londres. Construido por el Duque de Buckingham en 1703, permaneció en manos privadas hasta el año 1761, cuando el rey Jorge III lo compró para la reina Charlotte. Durante el siglo XIX la residencia se fue ampliando, y la llegada al poder de la reina Victoria, en 1837, la convirtió en la residencia real británica. El palacio, contiene 775 habitaciones, y posee el jardín privado más grande de Reino Unido.

En la actualidad, solamente se puede visitar durante los meses de verano, y las visitas se concentran en las cocheras, los salones de la reina, y los salones de Estado.

http://www.buckinghampalace.co.uk/index.php

Los cambios de guardia, en el exterior, son diarios en los meses de verano, celebrándose a las 11.30 de la mañana. En invierno son cada dos días, a no ser que llueva (ver aquí los horarios https://www.royal.uk/search?tags[0]=changing%20the%20guard)

 

  1. El Big Ben

 

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Conocido como Big Ben, no es éste su nombre real. La torre del Parlamento se llama realmente Elizabeth Tower (la torre de Elizabeth), desde que en el 2012 se le adjudicase este nombre a raíz del aniversario de la reina. La campana que hay dentro de la torre es la que realmente es el Big Ben.

La llegada de la campana, fue motivo de grandes celebraciones en su día. El Támesis fue el lugar de transporte, y luego la campana cruzó el Westminster Bridge a bordo de un carruaje tirado por 16 caballos blancos. Llegaba con un retraso de 5 años, pero no por ello causó menos sensación. El Big Ben tiene un peso de 13,7 toneladas, mide 2,2 metros, y tiene un diámetro de 2,7 metros. El martillo que la golpea pesa 200 kilogramos. Cada cara del reloj mide 7 metros de diámetro. Las manillas del reloj miden 2.8 metros las que corresponden a la hora, y 4.3 metros las de los segundos.

 

 

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Si hablamos de energía, las bombillas que utiliza el Big Ben tienen una vida útil de 60.000 horas.

Instalada el 11 de Julio de 1859, la campana no replicaría durante tiempo. Ese mismo año, en septiembre, un golpe la acalló durante cuatro años. A lo largo de su vida, varias veces ha estado en silencio, debido a reparaciones.

 

El Big Ben está ligado a las campanadas de Año Nuevo de los ingleses. Sus campanadas se vienen retrasmitiendo por la BBC todos los años, desde el 1923.

 

 Como curiosidad…

 

El nombre “Big Ben” no está muy claro a quién se debe: podría ser a causa del primer encargado de la construcción:  Sir Benjamin Hall; también que después de que el campeón de los pesos pesados de boxeo, Ben Caunt, ganara, se le atribuyese este nombre al campanario.

Si la cara del reloj está iluminada, es que hay sesión en el Parlamento.

 

El diseño del reloj es de Edmund Beckett Denisson y Edward Dent. Lo curioso es que el segundo era abogado, así que no cuadra que diseñase el reloj.

 

 

Continuará la próxima semana…

Etiquetado: /

El Museo de Historia Natural en Londres.

Mi visita a Londres me ha hecho recordar a uno de mis compañeros de viaje durante el pasado, Alfonso, y su visita al Círculo Polar que me contó una de los interminables días de autobús por la China del Sur.
La visita al Museo de Historia Natural de Londres me ha hecho recordar a Alfonso, mi compañero de interminables días de autobús por la China del Sur el verano pasado, y su historia acerca de la expedición al Círculo Polar tiempo atrás. Me contaba Alfonso que cuando llegas a un pueblo tienes primero que ir al ayuntamiento, donde te dan las instrucciones necesarias por si divisas un oso polar y un rifle. Si por la noche el oso polar no llega a ninguno de los dos círculos de fuego que se hace alrededor de cualquier campamento puedes usarlo. Si pasa el primer círculo, da igual que lo utilices: estás muerto. De todo esto me he acordado viendo la maqueta del oso polar. Visto así no me extraña ya tanto la historia de mi amigo.
El Museo me ha sorprendido bastante más de lo que pensaba. Aunque es cierto que tiene mucho contenido educativo orientado al público infantil, también hay cosas curiosas y realmente sorprendentes para los no tan jóvenes. El mundo de los dinosaurios, pese a estar lleno de niños es muy curioso de ver. La llegada a la sala de minerales me ha hecho recordar lo mucho que me gustaban a mis 14 añitos. Debo decir que es inmensa. La parte dedicada a los chimpancés y monos y su comparativa dental con los humanos… para qué voy a decir que me ha parecido lo mejor… más tarde vendrían cosas tan curiosas como los mínimos signos que los orangutanes pueden dibujar, o los significados de sus sonidos, o las especies en extinción y las áreas donde habitan. Después de una tarde de sábado estudiándome todos los parques naturales de Indonesia y Malasia, ¿para qué voy a contar lo que me ha gustado ver más monos? (con lo monos que son).
En conclusión, el museo bien merece una visita. Incluso su arquitectura la merece. Del resto del día decir que cualquier día soleado londinense siempre me va a gustar más que uno en Cambridge… No tiene color la capital del reino con cualquier otra población, por bonita que sea, el Támesis y su ciudad son incomparables…
Etiquetado: / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar