Pedraza, noche de velas en Julio.

Pedraza, noche de velas en Julio.

La noche está cayendo en el pueblo de Pedraza, a escasos kilómetros de Sepúlveda. Ahora mismo, la sensación que se tiene desde estas ruinas en las que estamos sentados es que estamos muy lejos de toda la civilización, incluso de la multitud de gente que nos rodea. Y es que las noches de vela de Pedraza, el pueblo se llena de visitantes, ávidos por contemplar la belleza del pequeño pueblo de piedra en el que durante unas horas las velas serán las reinas del lugar. Este pequeño pueblo de 480 habitantes, bien merece una visita, sea o no la noche de velas. Y es que el pueblo, declarado conjunto histórico ya en 1.951, se ha caracterizado por ser uno de los más bonitos de España, y no solamente eso, sino que nuestro cine, y el cine internacional, han dado fe de ello. Habéis visto la serie” Isabel”? Pues algunas escenas se rodaron allí. También “Tierra de Lobos”, y la serie “Águila Roja”, utilizó su cárcel medieval durante su rodaje. Orson Welles convirtió el pueblo en la colonia portuguesa de Macao, en el film de 1.968 “Una historia Inmortal”. Un anuncio de “La Lechera” se rodó dentro de nuestro pueblo, y también el anuncio favorito de todos los españoles, el de la lotería de Monserrat Caballé y Raphael… sí, también. Con todo esto, os podéis hacer una idea de lo que merece escaparse desde Madrid, y pasar un fin de semana por estas tierras, aunque si coincide con las noches de velas, mejor.

 

 

 

 

Las noches de velas, solamente éstas y el ya famoso concierto de música, serán visibles para los visitantes. Es fácil perderte por el pequeño pueblo, pero más fácil volver a encontrar el camino, ya que la pequeña villa solamente consta de unas pocas calles, que sus vecinos se han encargado de conservar en perfecto estado para poder presumir de tener un pueblo bonito de verdad. Estuvimos allí hace dos años, cuando todavía no había un control del número de personas que podían pasar. Ahora, los días de noche de velas, se cuenta a los visitantes y se restringe el acceso. Aún así, no dejará de ser especial el poder visitar el pueblo con la única luz de las velas, y el sonido del concierto de música de fondo…Los días mágicos empiezan este sábado. Aunque no fuimos al concierto, ganas no faltaron. Os dejo el enlace de la web ; Noche de Velas

 

 

Pedraza, Segovia

 

 

 

 

Pedraza, Segovia

 

 

 

 

Pedraza, Segovia

 

 

 

 

Pedraza, Segovia
Pedraza, Segovia

 

 

 

Pedraza, Segovia
Pedraza, Segovia
Etiquetado: / / /

Etyek y los estudios cinematográficos Korda, Hungría.

Visitando unos estudios de cine en Hungría.

Un día de cine en Etyek…

Hungría tiene muchas cosas que ver, y no todas están en Budapest. Muchas partes del encanto de este país, se encuentran a los alrededores de su capital, como es el caso de la cuenca de Zsámbék, donde la región vinícola de Etyek-Buda, nos abre sus puertas en el pueblo de Etyek, a escasa distancia de Budapest.

Etyek.

Etyek es un pequeño pueblo, famoso por dos cosas: sus vinos y los estudios de cine Korda. Los vinos que hacen famosa esta región, provienen de la época en la que la familia Türley, decidió empezar a producir Champaign. Desde entonces, se han seguido produciendo vinos blancos, que le dan fama a la región en sus variedades Riesling y Chardonnay. Pero nosotros, aunque somos unos enamorados de los vinos y de probar los que cada sitio donde estamos, esta vez nos dirigíamos a otro lugar: los estudios de cine Korda.

 

Korda estudios, Etyek
Korda estudios, Etyek

 

Qué por qué ir a visitar unos estudios de cine en Hungría?

Lo primero que se me ocurre es que no hay tantos para visitar en Europa, y en los cuales puedas ver de primera mano qué pasa realmente cuando te pones delante de un televisor. Los estudios Korda, fundados por Sándor Korda, permanecen abiertos y organizan visitas guiadas (lamentablemente en húngaro, aunque algunas personas del grupo nos fueron traduciendo al inglés), que te permiten observar de primera mano todos los trucos que se utilizan en la pequeña y gran pantalla. Pero vayamos por partes.

Korda estudios, Etyek
Korda estudios, Etyek

 

Llegada a Etyek

Llegamos a Etyek en un autobús local, que nos deja en la carretera principal del pueblo, y desde donde, hemos leído, hay que seguir caminando, dejando el pueblo a la derecha, hasta que unos 2 o 3 kilómetros después, se accede a la entrada del recinto. El camino solamente merece la visita, pero lamentablemente, nos empieza a llover, y llegamos a los estudios completamente empapados. Este viaje, vamos a echar de menos el chubasquero de lo lindo.

Korda estudios, Etyek

Una vez allí, una foto de “los Borgia”, película filmada allí, y de Adrien Brody, presiden la zona de entrada, donde tomamos un café. Desde allí, partimos con nuestra guía a ver el pequeño museo, donde se nos enseñan cámaras de rodaje antiguas, los trucos para parecer que alguien está trepando una pared, o cómo parecer invisible conduciendo una motocicleta. Los estudios de las películas de vaqueros, también son dignos de ver, así como los decorados romanos exteriores de los Borgia.

Nos vamos de Etyek con la sensación de que nos falta un paseo romántico por sus alrededores, o una visita a sus numerosas bodegas… volveremos.

Korda estudios, Etyek
Efectos de las películas de acción en Etyek.

 

 

 

Etiquetado: / /

Hungría, llegada a Eger.

Hungría, llegada a Eger.

Hungría, llegada a Eger.

 

Llegamos a Budapest en un vuelo de Wizz Air, que hace el recorrido desde Madrid a Budapest cada día. Aunque el vuelo no estuvo mal, en nuestro caso, Bernat lo recuerda por la estrechez de sus asientos, que hizo que no pudiese sentirse cómodo en todo el trayecto. Una vez allí, existen unos microbuses (que se pueden pedir allí mismo en el mostrador del aeropuerto), y que tienen servicio para llevarte a la puerta del hotel. De verdad que valen mucho la pena, para no ir dando vueltas innecesarias. El hotel? el hotel Happy, happy se quedaron ellos, es infame. Ya no os digo más.

El día siguiente, después de un pequeño paseo en el cual ya vemos parte de la ciudad, llegamos a la estación de trenes, donde compramos nuestros billetes a Eger, y donde llegamos en poco más de una hora. Allí, lo primero que nos llama la atención, según vamos caminando hacia nuestro hotel, es lo mucho que comen helados estos húngaros, están todas las heladerías llenas de gente!. Esta vez, nuestro hotel, sí que es un acierto: El Hotel Szent Istvan, ya en la zona de montaña, es un hotel bastante bueno para descansar. Aunque su personal no habla mucho inglés, y es difícil comunicarse, los días que aquí pasamos disfrutamos de la tranquilidad de la zona y de las muchas cosas que hemos podido hac

Estación de trenes Budapest.
Estación de trenes Budapest.

 

Qué hacer en Eger?

  1. En primer lugar, callejear. Eger es una ciudad con un centro muy bonito, lleno de agradables restaurantes y de multitud de tiendas y lugares donde disfrutar de un café. Al mismo tiempo, es obligada la entrada a la basílica, muy bien conservada y en pleno centro, así como la visita al museo del Mazapán (Kopsik Marapania), donde podréis ver un museo bastante curioso y con multitud de cosas hechas con este dulce. No os perdáis la habitación rococó completamente hecha con mazapán.
  2. Una visita a Eger no está completa si no se visita el Castillo, aunque sólo sea por el bonito paseo que lleva hasta él y las calles de su recorrido.
  3. Aunque todo esto está muy bien, donde realmente nos divertimos, fue en los baños de Eger, que podréis encontrar casi enfrente de la basílica,  donde por unos $10, podéis disfrutar de un día entero de baños en sus piscinas. Yo llegué a practicar aquagym con todas las señoras allí presentes, y fue divertidísimo.
  4. la segunda parte más divertida de Eger, vino de mano del Valle de las Mujeres Hermosas, un hermoso paraje un poco alejado de Eger, pero al que nosotros llegamos caminando, y donde al llegar, te encuentras con una plaza muy grande, llena de pequeñas bodegas, donde es posible ir probando todos los vinos de la región. Además, comer en los restaurantes es posible, la comida está buena, y el precio bastante asequible. En general, si en algo se que todo  es más barato que en la capital húngara.

 

eger

 

Qué ver alrededor de Eger?

Cuando decidimos ir a Eger, nuestra duda era entre Miskolc, para poder llegara Lillafüred, o bien ir a nuestro destino. Si al final nos decidimos por Eger, fue porque había más cosas que ver, y lo que hemos hecho, ha sido ir un día a Lillafüred y ver el lago. Por qué ir a Lillafüred? Porque tiene un lago precioso, y un castillo hotel sacado de un cuento de hadas, más un jardín donde es un verdadero gusto perderse. Además, el recorrido para ir allí, se puede hacer en un antiguo tren de madera, que penetra en el bosque, y desde donde se ven todos los pueblecitos alrededor de Miskolc. Una auténtica delicia.

Aunque nos gustó mucho estar en Eger, si que recomiendo el visitar Lillafüred. Para llegar, hay que coger el tren a Miskolc, (hay que hacer un transbordo, pero la gente te lo indica), y ya en Miskolc, coger el tranvía que va hasta la salida del tren de madera. Aunque no se habla mucho inglés en la zona, la gente como puede te lo indica.

Museo del Mazapán, Eger
Museo del Mazapán, Eger

 

Dónde comer en Eger?

Si hay un lugar donde disfrutamos de nuestra cena, fue el restaurante Excalibur Kozepkovi, cerca de los baños, donde se disfruta de un ambiente medieval (solamente está iluminado con antorchas), y la sopa de pan, simplemente increíblemente buena. Además, el vino buenísimo.

 

También cenamos un día en el hotel (es una bodega en auténtica regla), el problema, es que el personal no entiende casi nada de inglés, y era difícil comunicarse. En general, parte del encanto de Eger, es que no está muy explotado turísticamente, y sólo los húngaros llegan allí de vacaciones.

 

 

 

 

Etiquetado: / /

Viaje a Hungría.

Hungría y su historia

Hungría, la puerta de entrada a Europa del Este. Esta vez, nuestro destino se centraba en conocer Budapest, capital considerada como una de las más hermosas de Europa, y que da paso a la Hungría de hoy. Una Hungría que puede presumir de ser uno de los países con mayor historia de toda Europa, y una de las ciudades mejor conservadas hoy en día.

 

Budapest
Budapest

 

Hungría no es la República Checa, y dista mucho de su cercana Austria. Hungría es Europa del Este al 100%. Aunque el país parece haber avanzado, y mucho, en los últimos años, todavía se respira el sufrimiento de los húngaros, y allí es más palpable la falta de medios por parte de sus ciudadanos. A pesar de que donde el turismo se aglutina es en Budapest, a nosotros, pese a la belleza de la ciudad, nos ha gustado mucho los pueblos que hemos visitado, y donde realmente se conoce cómo es el país y qué tipo de vida y cultura tienen. En estas líneas, trataré de plasmar lo que allí vimos y sentimos, y os anotaré también los hoteles y restaurantes en los que hemos estado.

 Cuándo ir?

Pues nosotros pensábamos que mayo era una buena época, pero nos ha llovido (y mucho), y nos ha quitado parte del encanto. Así que os diría que mejor a partir de junio, donde los días seguro que son más largos y podéis aprovechar mejor el tiempo para ver cosas.

 

Qué visitar?

–       Eger, donde hemos estado 3 días, visitando Lillafüred, en Miskolc.

 

eger
Eger, Hungría

 

          Budapest, donde hemos estado 4 días, y hemos visitado no solamente la ciudad, sino también Esztergom, en la frontera con Eslovaquia, y que nos ha gustado mucho. Otro día, visitamos Etyek, un pueblo vinícola que se caracteriza por tener unos estudios de cine, los estudios Korda, y donde se han rodado muchos filmes europeos y americanos.

Budapest
Bastión de los Pescadores, Budapest

 

Esztergom, Catedra,l, Hungría.
Esztergom, Catedra,l, Hungría.

 

 

Qué recomendaríamos?

Budapest es una capital muy bonita y con muchas cosas que ver. Sin embargo, si vais buscando descansar unos días, pero al mismo tiempo poder ver cosas, Eger es ideal. Allí puedes combinar montaña, bañarte en los baños minerales, y al mismo tiempo disfrutar de su gastronomía, sin olvidar que hay muchas cosas, tanto en la ciudad como alrededor, para ver…. Empecemos el diario….

 

 

Etiquetado: / / / /

Alcázar de San Juan… un lugar de la Mancha cerquita de Madrid.

 
 
 
 
Alcázar de San Juan. Muchas veces, buscamos lugares donde perdernos, y nos queremos perder tanto, que terminamos a cientos de kilómetros de nuestras casas, perdiendo la mayor parte de nuestro tiempo en el trayecto. Si hay una escapada que merezca la pena, tanto por la escasa distancia de Madrid, como por lo que allí nos encontramos, ése es Alcázar de San Juan. Los amantes de nuestra historia, se van a encontrar con numerosos molinos de viento en el cercano Campo de Criptana, donde también podrán encontrar los más folclóricos el museo dedicado a su personaje más famoso, Sara Montiel. Ya en El Toboso, nos remontaremos a siglos anteriores, al visitar el Museo Cervantino, que alberga multitud de copias del famoso libro del caballero más valiente de la historia española, y donde podremos colaborar, con nuestra escritura, a reescribir la edición que desde allí se está creando para su aniversario.
 


 
Después de esta visita, es obligado visitar la casa donde vivió Dulcinea del Toboso, y donde nos contarán un poco de su historia, ya que si bien no fue un personaje real, sí que fue una bella doncella que vivió con su hermano en la casa en cuestión, y que seguramente, coincidió con Miguel de Cervantes en alguna ocasión. No solamente por la historia, sino por las características y mobiliario de la casa, merece la pena acercarse, ya que representa una réplica más que real de una casa del siglo XVI.
 
Alcázar de San Juan y sus alrededores, además de ofrecer buenos hoteles y sitios que ver, también tiene una extensa carta de vinos, con una gastronomía variada, y precios sorprendentemente bajos. Ya me contaréis. Destacar un restaurante que vimos recomendado en Tripadvisor, y que resultó todo un acierto: Las Cancelas. Las pizzas impresionantes. Si no, en la plaza de Alcázar podéis encontrar muchos sitios donde tapear y comer a muy buen precio… y con buenos vinos…

 

Etiquetado: /

Un trekking por las Simien en Etiopía

 

 

 

Las montañas Simien de Etiopía. 

 

Un trekking por las montañas Simien de Etiopía es el objetivo de la mayoría de los que llegan aquí. Para ello, tenemos que desplazarnos a Debark, un pueblo en medio de la nada donde se encuentra la oficina de información del parque, donde podremos pagar la entrada del parque y se nos designará un ranger o guarda, que está obligado a controlar todos nuestros pasos durante nuestra visita.

 

 

Para llegar al parque, existen dos opciones: o bien contratar algo en Gondar, lo cual significa pagar el doble exactamente que si lo contratas en Debark, o ir a la oficina del parque directamente, dejar el equipaje en algún hotel (y así economizas la parte de las mulas o el personal que te lleva el equipaje), y no contratar al guía de turno. Esta última es nuestra opción.

 

Trekking Simien
Trekking Simien

 

Salimos a las 5 am hacia Debark en un autobús local (30 BIR por persona) durante tres horas. Aquí por supuesto, somos los únicos blanquitos del bus. Una vez en Debark, nos dirigimos al hotel recomendado por la Lonely Planet, el Park National Hotel, donde por 20 BIR diarios nos guardarán las mochilas, y nos vamos al centro del parque. Allí, pagamos por la entrada y el ranger, y como no llevamos camping, decidimos alojarnos en el lodge básico del campamento base. No obstante, hay que llegar al campamento base, y el camino pese a ser solamente de 40 kilómetros es largo y tortuoso. Finalmente, contratamos un coche de los autorizados que nos cobrará 1400 BIR ida y lo mismo para la vuelta, y aquí empieza nuestra aventura de nuevo, cuando nos negamos a pagar la totalidad del recorrido, y solamente queremos pagar la ida. No nos dan ninguna buena espina los tipos de la compañía, y no nos fiamos de que vuelvan al día siguiente a por nosotros. Finalmente, nos dicen que vale, que paguemos la ida, y que la vuelta nos arreglemos nosotros mismos. Yo por supuesto le digo que sí, que seguro que volvemos en algún coche.

 

La carretera es toda una aventura. A una parte y otra se ven los acantilados que forman las montañas que pese a ser una pasada, no dejan de impresionar mientras el conductor esquiva las numerosas curvas de nuestro camino. Finalmente llegamos al campamento, formado por cuatro o cinco chabolas y dos edificios grandes donde nos enseñan las camas y nos dan a elegir. Nuestro ránger, después de lo que ha pasado en el coche, parece no fiarse de que seamos capaces de volver el día siguiente, además, no habla inglés, por lo que la comunicación con él es casi nula. A pesar de todo, mientras hacemos la ruta por las Simien camino de la cascada, encontramos a un guía que se ofrece a recogernos el día siguiente. Estamos salvados.

 

Después de una mañana larga de caminata, vemos la cascada y regresamos a nuestro campamento. Por el camino encontramos a nuestro amigo francés, el cual se marcha junto con sus amigos chinos  a hacer una ruta de 4 días por la parte más alta de las Simien.

 

Ya en el campamento, sin luz y muy cansados, nos preparamos para la vuelta del día siguiente. Y sólo la presencia de los rángers, que van llegando al lodge en el transcurso de la noche, rompe el mágico silencio que envuelve esta zona de Etiopía, que pasa por ser Patrimonio de la Humanidad con toda la razón.

Amanece en las Simien…. Y nuestro amigo guía no aparece… y hay que volver. Empezamos a escudriñar qué coches vienen, pero los autos de la mañana suben, no bajan a Debark, por lo que al final, terminamos en el bus local (algo prohibido en este recorrido para los turistas), el ránger, Bernat y yo, los tres sentados en medio de una multitud de gente que va a nuestro destino… ah! Y los gallos, que se encuentran dispersos por el suelo del autobús y que de vez en cuando vuelan de cabeza en cabeza. próxima parada… Lalibela…

 

 

Transporte en Simien. Etiopía.
Transporte en Simien. Etiopía.

Etiquetado: / /

Hundido de Armallones, senderismo en el Alto Tajo.

El Hundido de Armallones, Guadalajara.

 

Ruta de senderismo desde Ocentejo, en el Alto Tajo.

 
 

Nos gusta la montaña. Desde hace tiempo ya, nos dedicamos muchos domingos a buscar nuevas rutas y nuevas aventuras no solamente en la provincia de Guadalajara, lugar repleto de lugares dignos de visitar, sino también en Madrid, comunidad que nos queda a un paso y donde es posible disfrutar también de un domingo en plena naturaleza. Muchos domingos, es posible acercarse mediante la vía que une Madrid con Guadalajara, la A-2, y desde allí, encontraremos el desvío que nos llevará a este hermoso lugar. Aunque a día de hoy, ya hemos hecho varias rutas alrededor de Madrid, ésta sin duda, sigue siendo una de nuestras favoritas, por la belleza del entorno y la tranquilidad que nos ofrece a los amantes del senderismo

Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.

 
La ruta de la que voy a hablar a continuación, es una de las varias que hemos realizado durante los últimos tiempos en el Alto Tajo, zona completamente desconocida para muchos, y que nos muestra un paisaje que parece más salido de los Pirineos que de La Alcarria de Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
 
En efecto, lo vecinos siempre han pensado que fue el terremoto de Lisboa en 1.755 el causante de las paredes que albergan el Tajo, a su paso por Ocentejo y Armallones. La ruta, de fácil acceso, es posible realizarla tanto desde Ocentejo como desde su vecino Armallones, encontrándonos en ambos casos elementos curiosos, como una antigua mina abandonada (la mina de la Inesperada), un molino restaurado, o en el mismo Armallones, parece ser que existió una encomienda templaria, perteneciente a Torija, un pueblo cercano. Os dejamos con las fotos…
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Etiquetado: /

San Esteban de Gormaz, Soria, escapada desde Madrid.

 

San Esteban de Gormaz, Soria. 

 
Una de las mejores escapadas que hemos hecho, ha sido a San Esteban de Gormaz, en Soria. El pueblo, es ideal para desconectar, a menos de dos horas desde Madrid, y con una situación que te permite visitar muchas cosas durante dos días.

Qué ver en un fin de semana.

 

 

  1. Desde allí, es fácil llegar a Calatañazor, un pequeño pueblo medieval, con todo el encanto que posible. El pueblo o aldea se componer de dos calles prácticamente, y un castillo a final de éstas. Las calles empedradas, nos hacen imaginar lo que serían los caballos y sus jinetes subiendo hacia la cima del castillo en un día cualquiera. El ambiente es tan auténtico, que Orson Welles rodó su película “Campanadas a Medianoche” en este pequeño lugar.
Para más información sobre la historia de Calatañazor, os dejo un enlace: Catalañazor.
2.  Otro lugar que no tenéis que perderos es el Burgo De Osma. Este pueblo es famoso por su iglesia, que alberga el Beato de Liébana, del año 1.086.

Quién era el Beato de Liébana.

Para quienes no lo conozcan, Beato de Liébana fue un monje mozárabe del Monasterio de Turenio, en Cantabria, que escribió e ilustró los famosos códices sobre el Apocalipsis de San Juan. Los códices, ilustrados con hermosas miniaturas, son consideraros como la primera escritura románica en letra visigótica, y la fama de “los beatos”, se debe a las maravillosas ilustraciones que llevan y a la visión apocalíptica que muestran, plasmando claramente muchos aspectos de la vida que en aquél entonces todavía se balbuceaba.
Además de visitar la iglesia de esta ciudad, también comer bien es posible. Como toda Soria, se come genial.
3. Otra visita casi obligada es el Parque Natural del Cañón del río Lobos, cerca de Soria. El parque presenta un fácil acceso a todo el mundo. 

4. El pueblo de Riaza, en la provincia de Segovia. En Riaza, solamente vimos el centro de la ciudad. Sin embargo, hay muchas cosas que ver.

Os dejo un enlace a otra web: Turismo en Riaza

 

Dónde alojarse.

Nosotros nos alojamos en “El zaguán del Rivero” un pequeño hotel rural con una muy buena atención por parte del dueño, que nos invitó a una pequeña cata en la bodega que posee en la parte inferior de la casa rural. Tiene pocas habitaciones, y muy buena puntuación en todos los buscadores de hoteles, un 9,5, así que malo no es. 

La web del hotel es la siguiente: El zaguán del Rivero.

 

Cañón del río Lobos, Soria
Cañón del río Lobos, Soria.

 

 

Hasta aquí, una escapada cerca de Madrid que nos encantó y nos permitió ver muchas cosas de la provincia de Soria. Hasta pronto.
 
 
 
Etiquetado: / / /

El Museo de Historia Natural en Londres.

Mi visita a Londres me ha hecho recordar a uno de mis compañeros de viaje durante el pasado, Alfonso, y su visita al Círculo Polar que me contó una de los interminables días de autobús por la China del Sur.
La visita al Museo de Historia Natural de Londres me ha hecho recordar a Alfonso, mi compañero de interminables días de autobús por la China del Sur el verano pasado, y su historia acerca de la expedición al Círculo Polar tiempo atrás. Me contaba Alfonso que cuando llegas a un pueblo tienes primero que ir al ayuntamiento, donde te dan las instrucciones necesarias por si divisas un oso polar y un rifle. Si por la noche el oso polar no llega a ninguno de los dos círculos de fuego que se hace alrededor de cualquier campamento puedes usarlo. Si pasa el primer círculo, da igual que lo utilices: estás muerto. De todo esto me he acordado viendo la maqueta del oso polar. Visto así no me extraña ya tanto la historia de mi amigo.
El Museo me ha sorprendido bastante más de lo que pensaba. Aunque es cierto que tiene mucho contenido educativo orientado al público infantil, también hay cosas curiosas y realmente sorprendentes para los no tan jóvenes. El mundo de los dinosaurios, pese a estar lleno de niños es muy curioso de ver. La llegada a la sala de minerales me ha hecho recordar lo mucho que me gustaban a mis 14 añitos. Debo decir que es inmensa. La parte dedicada a los chimpancés y monos y su comparativa dental con los humanos… para qué voy a decir que me ha parecido lo mejor… más tarde vendrían cosas tan curiosas como los mínimos signos que los orangutanes pueden dibujar, o los significados de sus sonidos, o las especies en extinción y las áreas donde habitan. Después de una tarde de sábado estudiándome todos los parques naturales de Indonesia y Malasia, ¿para qué voy a contar lo que me ha gustado ver más monos? (con lo monos que son).
En conclusión, el museo bien merece una visita. Incluso su arquitectura la merece. Del resto del día decir que cualquier día soleado londinense siempre me va a gustar más que uno en Cambridge… No tiene color la capital del reino con cualquier otra población, por bonita que sea, el Támesis y su ciudad son incomparables…
Etiquetado: / /

Dirección Mbale, Sipi Falls.

 

Sipi Fall, en Mbale.
 
De nuevo nos atrevemos a subir a un bus, aunque cada vez va costando más arrancar y montar en ellos. En esta ocasión, también es un bus postal, pero nuestra elección, lejos de ser la adecuada, es la peor, ya que luego descubrimos que el postal no coge la carretera principal, sino que da una vuelta que suponen cinco horas extra de transporte terrestre: casi nada. Como punto positivo, los paisajes llenos de campos de arroz y de plantaciones de té, los poblados, en esta zona más coloniales y más cuidados que en el resto, y una sensación de más limpieza en el aire, supongo que debida a que todas estas ciudades, sobre todo Mbal e, tienen aceras, algo impensable o en los pueblos en los que existen, soy un poco ortodoxas para nosotros los occidentales, ya que cada casa particular se hace la suya propia, con la diferencia de medidas y formas que esto supone. Una vez en Mbale, nos encontramos un pueblo rico y próspero, con multitud de chalets y coches nuevos, con gente trabajadora que se gana la vida en el campo, en el mismo pueblo o en pueblos cercanos. La ciudad tiene muchos bancos, comercio y como no, muchos minibuses y buses para ir a cualquier otro lugar. Se respira un aire de tranquilidad en el ambiente, coronado a lo lejos por las estribaciones que albergan el MElgon, montaña que desde el principio decididos no estamos preparados para ascender.

 

Como a escasos 4o kilómetros está las Sipi Falls, hacia allí nos encaminamos. Para ello, vamos a la busca y captura de un minibus, pero un coche particular nos ofrece ir por el mismo precio, eso si, vamos a ser en el coche lo normal, 7 personas (si, lo normal, si nó no salen tampoco los coches).

 

Las Sipi Falls se encuentran divididas en tres tramos, todos ellos separados por una pequeña cantidad de laderas y bosques, difíciles de sortear si no conoces la zona. Encontramos a Tom (mejor dicho nos encuentra él a nosotros), y nos ofrece ser nuestro guía por las montañas a un precio razonable, así que nos decidimos a ir.

 

Una vez de camino, vemos que no nos hemos equivocado: Tom conoce la zona, y además, hubiese sido complicado, con tantos senderos, saber por donde ir. Comtemplamos las cataratas al unísono que atravesamos campos de cultivos de la gente que allí habita, con mucho café, Té, plátanos, mango, etc. Un niño empieza a seguirnos, y Tom le dice algo en Luganda (el idioma local en Uganda), y se va. Luego nos dice que todo el pueblo se ha puesto de acuerdo en intentar que los niños no sigan ni obtengan nada de los turistas, ya que antes lo permitían, y la repercusión estaba siendo que los niños no iban al colegio, sino que se dedicaban a vivir de lo que sacaban con los turistas… y los padres quieren que asistan a clase. Después de probar el café que muele a mano la abuela de Tom, nos volvemos a Mbale.
Etiquetado: / / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar