Lugares del mundo que me impresionaron

Lugares donde volvería otra vez… 

 

¿Quién no se ha hecho alguna vez esta pregunta? Yo muchas, y sé que muchos de vosotros también. Como también ocurre, que a veces visitamos lugares simplemente porque nos queda tiempo, o nos vienen de paso, y terminan siendo la parte más bonita del viaje, o la que más recomendamos a todo el mundo al volver de vacaciones. Por eso, a continuación os voy a decir de algunos lugares, en territorio español como fuera de él, para que si estáis cerca… os lo penséis… seguro que no os defraudarán…

Luang Prabang, Laos.

Visitar Laos no entraba en mi plan de viajes lejanos cuando estuve allí, pero os prometo que no me arrepentí de visitarlo desde el primer momento, y en particular, Luang Prabang. La ciudad, declarada hace unos años Patrimonio de la Humanidad, es uno de los lugares más auténticos de todo el Sudeste Asiático, y donde todavía se puede encontrar poco turismo y uno de los ambientes más sanos de toda Asia. Es uno de los lugares donde he visto el budismo en su vertiente más arraigada y sus templos, son increíbles. Qué hacer allí? Pues visitar los templos, la ciudad, y muy importante: alquilarte una moto y dar una vuelta por los alrededores, vale mucho la pena. Nosotros también nos apuntamos a una excursión de un día con una agencia local donde nos llevaron en barco a través del Mekong, para visitar las cuevas de Tam Ting (Pak Ou Caves), así como las cascadas Kuang Si. Aquí se puede nadar en verano.

El hundido de Armallones, en el Alto Tajo.

Sé que ya he escrito un post sobre el hundido en mi página web, pero es que el Hundido de Armallones es uno de los lugares más bonitos de todo el Alto Tajo, y lo tenemos tan cerca…. Muchas veces, vamos a ver otros paisajes, y aquí también tenemos cosas preciosas. En mi caso, empecé la ruta por Ocentejo, aunque también se puede empezar por Armallones. Sobre el Hundido y su formación, he leído dos hipótesis bastante diferentes: la primera,  habla de un terremoto en Lisboa, que produjo el corrimiento y la formación de las paredes que acompañan al Tajo por todo su alto cauce; la otra, habla de una crecida del río (de hecho, incluso existe una carta de un escribano a Felipe II, en el Siglo XVI, y que habla de los movimientos de tierras que se produjeron como consecuencia. Os dejo el enlace de la página web que he encontrado con información más clara y mejores aclaraciones… no hay excusa… tenéis que ir….

Más información:

https://roseviaja.com/hundido-de-armallones/

Les Carrieres de Lumieres, Les Baux en Provence.

Hace menos de un mes, nos escapamos al sur de Francia, con el objetivo de visitar Aviñón y Arles. Aunque los dos lugares nos gustaron mucho, Les Carrieres de Lumieres nos sorprendió tanto, que el resto dejó de interesarnos.

Os dejo el enlace de mi web:

https://roseviaja.com/provenza-arles-aix-provence-les-baux-provence/

Yangón, Myanmar.

Birmania o Myanmar, como se le quiera llamar, es uno de esos países a los que llegas con una sensación agridulce, debido a su pasado y presente político, que hace que te sientas más solidario con sus gentes e intentes entender mejor su realidad. Llevaba muchos años queriendo visitar este país, sobre todo, Bagán y el Lago Inle, pero la falta de tiempo provocó que Inle quede para una segunda ocasión.

Bagán y sus templos nos cautivaron, pero Yangón, ciudad a la que volamos desde Bangkok, no fue precisamente la ciudad de nuestros sueños. Pasamos solamente una noche, y fue al volver, cuando descubrimos que Yangón tiene mucho que ofrecer: no solamente la ciudad, sino también sus gentes, nos cautivaron. Aunque no tuvimos demasiado tiempo, algo que podemos recomendar sin duda es la visita a la Shwedagon Pagoda, que fue la que más nos impresionó del país. Además, hicimos algo que creo no hacen muchos turistas, y fue tomar un tren que da la vuelta a los alrededores de la ciudad, y en él pudimos ver mejor el día a día de los birmanos. Lo más curioso? Pedir una cheese-burguer: Es una hamburguesa sin hamburguesa, porque según nos decían los camareros, lleva el queso! Increíble!

https://roseviaja.com/birmania-myanmar/

Yangón, Shwedagon
Bagan, Myanmar.

 

 

Yangón, Shwedagon
Yangón, Shwedagon

 

 

Skiathos, la isla de Mamma Mía.

Skiathos fue nuestro gran descubrimiento en Grecia. Playas paradisíacas, pocos turistas, muchos barecitos donde poder tomar algo, espacio para las toallas, y precios más que asequibles. Sin duda, volveremos en cuanto podamos. Para llegar, hay que ir a Volos (Ryanair vuela desde Girona), o bien ir a Atenas y de allí desplazarse por carretera o avión. Sin duda, disfrutaréis sus playas.

 

https://roseviaja.com/skiathos-la-isla-donde-se-rodo-mamma-mia/

Skiathos
Skiathos

 

 

Skiathos
Skiathos, Grecia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado: / / / / /

Skiathos, la isla donde se rodó Mamma Mía…

Skiathos, la isla donde se rodó Mamma Mía…

 

Amanece en la isla…

 

No existe momento tan especial como el del amanecer. Ver como la ciudad se va iluminando lentamente, sus tejados van atrapando la luz del sol mientras los gallos cantan, hace que te sientas parte de un secreto que no debes contar…

 

Y así amanece en Skiathos, nuestro último destino.

 

Llegamos aquí provenientes de Krastraki y Kalambaka, donde Meteora nos había dejado un buen sabor de boca y pernoctamos en Volos, la quinta ciudad griega en tamaño. También esta ciudad nos dejó una agradable sensación de paz y tranquilidad, y si algo nos asustaba era llegar a Skiathos y que todo aquello que esperábamos encontrar desde hacía más de dos meses no se viese materializado. Pero no. Skiathos es un sitio mágico, espectacular. Las calles de Skiathos ciudad, empedradas, llenas de casitas blancas con puertas y ventanas azules, sus pequeñas tabernas griegas y miles de restaurantes para comer y cenar, sus tiendecitas… todo nos recuerda a una Ibiza ahora lejana pero con un sello propio, lleno de un idioma que aquí se vuelve más cerrado y con unos turistas más relajados que los que posee nuestra isla balear, y es que el turismo de Skiathos busca algo más que fiesta; aquí la presencia de Mamma Mía en el cine es más que patente; el único cine de la ciudad, proyecta el film 3 días por semana, y hay que comprar la entrada con antelación, si es que quieres ocupar uno de los 200 asientos del cine al aire libre… Al tratarse de una isla montañosa, no es posible acceder sino es por barco a la mayoría de calas y acantilados. Solamente un camino recorre la zona sur de la isla desde Skiathos ciudad hasta la laguna, el resto hay que contratar un barco e ir a ver calas, islas, rincones perdidos donde de repente aparecen turistas sumergidos en el agua, y cuando llegas entiendes que estén allí, porque no todos los lugares poseen playas de arena con coral, ni tampoco son tan azules, y aquí cada una de ellas se compone de todo un abanico de azules que van desde casi el blanco azulado hasta un turquesa oscuro, que nos indica que ya tenemos más de 20 metros de profundidad. Sobre el alojamiento, la Pensión Lais se encuentra localizada en una callejuela cercana al centro, pero en la zona alta. Sus dueños, Theo y su mujer, son encantadores. Y es que nada se agradece más que estar de vacaciones y encontrar a gente agradable en el camino que te hagan la estancia mejor, aunque supongo que lo mismo les ocurre a los cientos de ingleses, alemanes y franceses que pasan sus días aquí. Los griegos también ocupan una buena parte de las pensiones, siendo escasa la presencia de españoles. Sólo hay dos requisitos para venir aquí: traer una toalla y más de un bañador. La isla no vale para aquellos a los que no les guste la playa, aunque dudo mucho que alguien pueda decir “no” a este lugar…..

Skiathos
Skiathos, Grecia
Etiquetado: / / / /

Toscana y Grecia: el viaje perfecto para un verano cualquiera. Qué ver.

Toscana y Grecia…

Toscana, Roma, Tesalónica, Meteora, Skiatos.

Para muchas personas, el viaje es algo que empieza en el momento en que uno llega a Barajas, o sale de casa con su maleta, para coger el avión. Los que ya llevamos tiempo con esta adrenalina de viajar en el cuerpo, sabemos que el viaje empieza antes de comprar el billete de avión; sigue durante el viaje, y se prolonga en nuestra memoria, con nuestros amigos, a los que acabamos contando las partes divertidas, las partes sufridas, y a los que a pesar de todo, les animamos a ir.

La Toscana es un destino muy especial para mi pareja y para mí: ya en nuestra primera cita, salió este destino, al que los dos le teníamos ganas. Luego con el tiempo, ha sido testigo de nuestra boda, y por muchos lugares que visitemos, por mucho que vayamos al otro lado del mundo, esta zona, está siempre en nuestro corazón. No es solamente todo lo que hay que ver, o la increíble gastronomía de la región, sino también la gente, tan cercana a nosotros en carácter, que parece difícil decir que no somos de un mismo país.

En los siguientes posts, os hablaré de todo nuestro trayecto, desde Milán, donde alquilamos un coche en el aeropuerto, pasando por Certaldo, hasta Sinalunga, nuestro lugar base, desde donde visitamos Cortona, Pienza, Montepuciano, y muchos más, hasta dirigirnos a Roma, donde dejamos nuestro Cinquecento, visitamos la capital, y volamos a Tesalónica, la segunda ciudad más grande de Grecia.

Ya en Grecia, visitamos Tesalónica y desde allí, nos dirigimos a Meteora, una zona que se caracteriza por tener unos monasterios en la cima de las montañas, con un difícil acceso, y que hizo que James Bond fuese testigo de su belleza en uno de sus films.

Desde allí, Volos nos espera, para irnos a Skiathos, la isla por excelencia de Mamma Mia, isla a la cual no dudamos volveremos, ya que es el paraíso hecho realidad.

 Mas información de nuestro viaje.

Toscana

Grecia

Qué hacer en la Toscana una vez en la vida.

Fueron muchas horas de viaje, de sol, de cansancio, pero también de diversión, de risas, de felicidad. A todos los que estéis pensando hacer algo parecido, no lo dudéis, iros!

Skiathos
Skiathos
Meteora, Grecia.
Meteora, Grecia.
Etiquetado: / / / / / / / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar