Senderismo en Guadalajara : En el Barranco del Río Dulce.

 Senderismo en la provincia de Guadalajara.

Ruta entre La Cabrera y Pelegrina.

Si había un lugar que teníamos pendiente, ése era el Barranco del Río Dulce. Mucho habíamos leído de grupos senderistas que lo recomendaban, y hoy, por fin, nos hemos animado a llegar a La Cabrera, un pueblo que ya por sí, tiene fama por ser de los más bonitos de Guadalajara. La ruta, ha sido preciosa, y no sólo eso, sino con sombra durante casi todo el recorrido, algo que se agradece en pleno mes de junio. Además, desde Pelegrina, hemos visto que salen muchas otras, que seguro son igual de fantásticas que ésta… Me gustaría indicar que el sendero que seguimos es parte del sendero 1101, aunque la vuelta la hemos hecho por la carretera comarcal que comunica ambos pueblos. Aún así,  la vuelta nos ha gustado mucho… empezamos…

Llegar a La Cabrera desde Madrid es muy fácil; siguiendo la A-2, hay que coger el desvío hacia Sigüenza, y a unos 15 kilómetros de la salida (viene indicado), y unos 5 antes de llegar a Sigüenza, a la derecha aparece el cartel del pueblo.

Desvío hacia La Cabrera
Desvío hacia La Cabrera

 

Una vez en el pueblo, aparecen dos lugares de aparcamiento; hay que dejar el coche aquí, ya que luego el pueblo tiene muchos desniveles y poco aparcamiento. Para empezar la ruta, hay que seguir el camino recto de entrada al pueblo, cruzar el puente que nos vendrá a los pocos metros, y llegaremos a la iglesia y al frontón. El camino a seguir, es a la izquierda, cruzando por el medio de la iglesia y el frontón.

Poco más tarde, vamos a encontrar una zona ajardinada, que atravesaremos, y ya allí, un cartel nos dirá que la ruta hacia Pelegrina es el camino a la izquierda. Mientras, hemos atravesado el pueblo, que aunque muy pequeño, se encuentra sumergido en plena naturaleza, con el río Dulce que lo atraviesa….

 

La Cabrera es conocido como uno de los pueblos más bonitos de Guadalajara... y lo es...
La Cabrera es conocido como uno de los pueblos más bonitos de Guadalajara… y lo es…

 

 

La Cabrera
La Cabrera

 

 

La Cabrera, Guadalajara.
La Cabrera, Guadalajara. Iglesia.

 

 

La Cabrera, Guadalajara
La Cabrera, Guadalajara, por aquí hay que seguir al pasar la iglesia y el frontón…

 

 

Inicio del sendero
Inicio del sendero

 

 

Iniciamos el camino
Iniciamos el camino

El camino, discurre paralelo al río Dulce, en el que es posible en algunos tramos mojarnos los pies…

 

 

Hacemos casi todo el trayecto bajo la sombra de los árboles, aunque debemos hacer un inciso: hay un tramo donde debido a lo mucho que han crecido las hierbas, resulta un poco difícil avanzar; sobre todo el último kilómetro, es un poco incómodo. Por suerte, toda la naturaleza que nos rodea, y la llegada de las aves, nos hace olvidar cualquier pormenor..

Cuando menos te lo esperas, la vista del castillo de Pelegrina, aparece ante nosotros anunciándonos que estamos cerca del siguiente pueblo….

 

Barranco del Rïo Dulce, llegando a Pelegrina.
Barranco del Río Dulce, llegando a Pelegrina.

 

Ya solamente nos queda el último tramo para llegar a Pelegrina, pueblo que también queremos visitar. Ahora, seguiremos por la carretera, pero las vistas son igualmente geniales, y el castillo nos seguirá acompañando. Los que también nos estuvieron acompañando fueron los cerezos…

 

Camino a Pelegrina
Camino a Pelegrina

 

El camino se encuentra señalizado.
El camino se encuentra señalizado.

 

Llegamos a Pelegrina, otro pueblo que de verdad, merece una visita. Allí se encuentra el centro de interpretación del Barranco del Río Dulce, así como también podemos encontrar algunos bares (entramos en el Restaurante Bajá, y nos quedamos con ganas de volver a comer), y también una casa rural….

 

Pelegrina, Guadalajara.
Pelegrina, Guadalajara.

 

Pelegrina, vistas del valle
Pelegrina, vistas del valle

 

Ya terminada la primera parte, iniciamos la vuelta. En total, han sido 8 kilómetros de ruta (ida y vuelta).

Y volvemos en marzo a caminar! Dar las gracias a la web Senderismo Guadalajara, de la que hemos sacado la información para poder llegar y seguir el camino

 

barranco

 

El camino de vuelta ha sido igual de espectacular.
El camino de vuelta ha sido igual de espectacular.

 

Barranco del Rïo Dulce, vuelta por la ruta principal
Barranco del Río Dulce, vuelta por la ruta principal

 

La Cabrera, Guadalajara.
La Cabrera, Guadalajara.

 

 

 

Etiquetado: / / /

Viajes low cost. Destinos inolvidables

Viajes low cost para unas vacaciones divertidas.

5 destinos inolvidables…

Viajes donde cualquier presupuesto es posible.

Laos.

Laos siempre ha tenido un lugar muy especial en mi corazón. Por algo fue el primer lugar del Sudeste Asiático que visité, y donde tuve unas vacaciones de fábula. En Laos descubrí que la gente más humilde es la que más comparte. En Laos ví mis primeros monjes budistas, monjes “de verdad”, de los que van pidiendo por la calle comida, y son respetados por la religión que profesan por el resto de sus paisanos. En este país, descubrí “las bolsitas con hielo”, unas bolsitas con cubitos de hielo y una pajita, que compra la gente para refrescar (y razón no les faltaba aquél lejano agosto, hacía una calor increíble).

También las puestas de sol sobre el Mekong fueron parte del encanto del lugar, sin contar Luang Prabang, la ciudad asiática más auténtica para muchos. Y todo ello, a precios más que asequibles, tanto en transportes, restaurantes como alojamiento. En Van Vieng llegamos a dormir por un euro la habitación doble (no era un cuatro estrellas, eso sí). Además, al ser tan económico, alquilar una moto, o subir en canoa, o hacer cualquier excursión, entraba en el presupuesto diario.

 

vientiane, laos
Vientiane tiene estas hermosas puestas de sol sobre el río Mekong, que a más de uno dejarán con la boca abierta.

 

 

luang prabang, monjes
Ver a los monjes todas las mañanas recogiendo su comida, proporciona una lección de humildad a nuestra mentalidad occidental.

 

 

Van Vieng laos
Van Vieng es el paraíso de aquellos que quieren realizar actividades de aventura a bajo coste sin peligro alguno.

 

 

Las cuevas de Pak'ou en Luang Prabang
Las cuevas de Pak’ou en Luang Prabang … No solamente son bonitas, el paseo en canoa hasta allí también valió la pena.

Norte de Tailandia: Pai, un viaje low cost para aventureros mochileros.

Tailandia parece un clásico entre los destinos mochileros, pero es que en verdad, unas vacaciones en Tailandia dan para mucho. No solamente sus playas, sino su interior, y más aún, el norte del país, os pueden permitir el pasar unas vacaciones con poco presupuesto, disfrutando enormemente de la comida tailandesa y de su cerveza. Además, en lugares como Pai, al norte de Chiang Mai, se pueden realizar numerosas actividades, como subir en elefante, kayaking, practicar senderismo, rafting, o perderse en una moto por los arrozales que rodean al pequeño pueblo. Pai es considerado por muchos como el pueblo hippie del norte de Tailandia, y razones no faltan. El alojamiento es económico, y aunque la comida ya no es tan económica como lo era en el pasado (el que hayan descubierto Pai los turistas ha llevado al incremento del precio de las bebidas), sigue siendo el mejor lugar para perderse.

 

pai, tailandia
Paisajes de Pai. Allí encontré el cultivo del arroz en seco, algo que nunca había visto antes.

 

pai, tailandia
Calles de Pai, donde los mochileros caminamos tranquilamente.

Portugal, un destino low cost para románticos…

Debo reconocer que me ha costado mucho llegar a conocer un poco Portugal: a pesar de trabajar con muchos de ellos, no había recorrido sus lares hasta hace poco más de dos meses, que mis visitas al país empezaron a ser frecuentes. Desde entonces, he descubierto muchas cosas, como que Portugal no son solamente Lisboa y Oporto, sino que tiene otros lugares menos conocidos, y no por ello menos bonitos, como Aveiro, Torres Vedras, Óvidos o Setúval… da igual hacia donde te muevas, norte o sur, este u oeste, en todos los lugares encuentras hoteles de primera a precios asequibles, mucho más económicos que en nuestro país, menús por 7 euros, e incluso menos, e inolvidables paisajes que te dejarán sin aliento. Todo esto y mucho más, es Portugal. Como lugares que no conocía y que me han sorprendido gratamente en todos los sentidos, citar Torres Vedras, lugar cargado de historia, y donde  encontré un hotel muy especial, el hotel vila Louro 

 

 Setúval y Sesimbra, Portugal.
Vista de las playas entre Setúval y Sesimbra, Portugal.

 

viajes low cost.
Playas en Lisboa.

 

 

 Torres Vedras, Portugal.
Plaza de Torres Vedras, Portugal.

 

 

 

Vila Louro, Portugal.
Amanecer en Vila Louro, Portugal.

 

 

Oporto y la estación de trenes.
Oporto y la estación de trenes.

 

 

Oporto.
Oporto.

 

 

 

 

Playas en Oporto.
Playas en Oporto.

 

 

 

 

Guadalajara, el viaje low cost español.

Siempre pensamos en lugares lejanos en cuanto hablamos de viajes low cost. Sin embargo, existen provincias como Guadalajara, que nos permiten ver muchas cosas sin rasgarnos demasiado los bolsillos. Si todo ello lo acompañamos de una buena gastronomía y multitud de cosas que ver, no hay excusas para no visitar a nuestra vecina.

Qué ver en Guadalajara.

Las opciones son muchas. Si hablamos de practicar senderismo, el Alto Tajo nos ofrece caminatas repletas de luz y de naturaleza en estado puro, sobre todo con la llegada del buen tiempo. El otoño va a dar paso a una visita al Hayedo de Tejeda Negra, uno de los lugares más visitados por los senderistas españoles ( y con razón).

 

 

Guadalajara y el Alto Tajo.
Guadalajara y el Alto Tajo.

 

 

Guadalajara y el Alto Tajo.
Guadalajara y el Alto Tajo.

 

 

Hundido de Armallones, Alto Tajo.
Hundido de Armallones, Alto Tajo.

 

 

Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.
Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.

 

Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.
El Hayedo de Tejeda Negra, Guadalajara.

 

La llegada del buen tiempo deberían hacernos visitar pueblos como Horche, donde se realizan visitas guiadas a bodegas y a la ciudad, Pastrana, la ciudad de la princesa de Éboli y donde vivió Santa Teresa de Jesús. y, para los amantes de Camilo José Cela, el castillo de Torija nos ofrece una recopilación de la historia de su Viaje a la Alcarria.

 

Horche Guadalajara
Horche Guadalajara

 

 

Para los que quieran ir más al norte, van a descubrir la ciudad más turística de la comarca, Sigüenza, y los pueblos negros, la zona más bonita, en mi opinión, que tiene Guadalajara.

 

Parador Nacional Sigüenza
Parador Nacional Sigüenza

 

 

En el patio del Parador Nacional de Siguenza
En el patio del Parador Nacional de Siguenza

 

 

 

Callejeando por Sigüenza
Callejeando por Sigüenza

 

 

Sigüenza
Sigüenza

 

Guadalajara capital.

La capital de la provincia, que en su pasado se consideró fea y sin encanto, posee el Palacio del Infantado, y una remodelación de todo su casco antiguo que la hacen mucho más atractiva y un lugar donde salir a tomar algo. Muy recomendable la plaza de toros reconvertida en terraza de verano, donde tomar unas copas o cenar es una realidad.

 

Guadalajara, Palacio del Infantado
Guadalajara, Palacio del Infantado

 

Y si hablamos del verano, una visita al festival de la lavanda en Brihuega, es una bonita experiencia. Durante los días del festival, el ayuntamiento organiza visitas a los campos de lavanda, y todo el pueblo se engalana de esta aromática planta.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega en el festival de la lavanda.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega,festival de la lavanda.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega, Guadalajara.

 

 

 

Y luego, siempre hay pueblos perdidos que nos sorprenderán con su naturaleza, como Pioz, a 20 minutos escasos de Alcalá de Henares.

 

Pioz, castillo.
Pioz, castillo.

 

 

Pioz en verano, Guadalajara
Pioz en verano, Guadalajara

 

 

India.

A la India se la ama o se odia, es la frase más típica que he oído… y es verdad. Se escuchan voces a favor, y voces en contra, pero lo que si que es cierto, es que es un país que no deja a nadie indiferente. La India, es un lugar para muchos viajes: muchos son los veranos necesarios para comprender y llegar a amar a este hermoso país, donde la miseria y la pobreza se dan la mano de los turistas y la gente acomodada; donde los saris de las mujeres conviven pacíficamente con la juventud, que quiere ser occidental. Todo vale en la India, y todo está lleno de tradiciones y perjuicios. Al viajar, una tiene la impresión de que por mucho que te fijas e intentas comprenderla, todavía no está a tu alcance.

Como ya muchos saben, es un país muy económico, donde el que viaja caro es porque quiere. En mi visita, llegué a regatear para pagar menos de un euro por habitación doble, pero aún así, sabíamos que era caro. La picante gastronomía es deliciosa, y, como no, más que asequible.  Una experiencia bastante económica y mágica, es dormir en alguno de los palacetes que hay en el Rajastán, y que ahora se dedican al turismo. No te arrepentirás….

 

 

Khajuraho, India.
Khajuraho, India.

 

 

Khajuraho, India.
Mujeres en Khajuraho

 

 

Khajuraho, India.
De camino… Khajuraho, India.

 

Mercados en la India. Jhansi.
Mercados en la India. Jhansi.

 

 

Agra, India.
Agra, India.
Etiquetado: / / / / / / / / / / / / / / / /

Molina de Aragón

Un paseo por el norte de Guadalajara…

Visita a Molina de Aragón

 

 

Molina de Aragon

 

Un pueblo famoso por sus bajas temperaturas…

Molina de Aragón siempre me había sonado “a lejos”. La que un día fue habitada por los bereberes, y formó parte de un pequeño reino de taifa, ya nombrado en el Cantar del Mío Cid, pasa por ser una de las zonas más frías de España (si no la que más), y una de las más despobladas de este planeta, ya que su densidad de población es de 1,63 habitantes por kilómetro cuadrado, mientras que Siberia tiene 3, y Laponia 2.

Estos factores climatológicos, junto con muchas leyendas que os iré contando, hacen que todavía sea más atractiva la idea de visitar Molina de Aragón. Las dos escasas horas desde nuestra morada, una carretera en más que perfectas condiciones, y un domingo soleado, hace que nos lancemos hacia el norte de nuestra querida Guadalajara, para descubrir un pueblo, que lejos de fantasmagórico e hibernal, nos recibe con un resplandeciente sol, una primavera que ya se asoma con el color de sus hojas, y unas vistas increíbles, tanto del pueblo, como de sus alrededores.

Leyendas de Molina de Aragón

Una de las leyendas de Molina de Aragón, cuenta que hay un viejecito rondando por el pueblo. Si el hombre te sostiene la mano, y te mira fijamente a los ojos, todas las verrugas que puedas tener en tu cuerpo van a desaparecer. Nosotros, caminamos a lo largo de lo que un día fue el barrio judío, pero no hay rastro del viejecito. También nos asomamos a las dos iglesias del pueblo, y cruzamos muchas calles que nos dan una idea de lo que era un pueblo medieval en el pasado. Cruzamos el puente medieval, mientras nos preguntamos cuál sería el puente de la Manola, donde se dice hay una casa encantada junto a él, donde nadie se atreve a vivir o pernoctar, pero ni rastro. Por último, subimos al castillo, donde encontramos una vista espectacular.

 

Molina de Aragón
Molina de Aragón

 

Castillo Molina

 

Molina de Aragón no merece solamente una mañana, sino un fin de semana completo. No solamente el pueblo es bonito, sino que al volver por la CM 2015, dirección Zaorejas y Ocentejo, encontramos uno de los paisajes más espectaculares de toda Guadalajara. Es de nuevo el río Tajo, el causante de tanta belleza, y sin dudarlo, nos prometemos volver, para realizar muchas de las rutas a pie que hemos divisado en nuestro camino.

 

La noche llega, y nosotros tenemos que volver a casa. Pero seguro que también, volveremos a Molina de Aragón…

Etiquetado: / / / /

Las Hurdes y la Sierra de Francia.

Las Hurdes y la Sierra de Francia.

 

 

Las Batuecas, Sierra de Francia

Escapada cerca de Madrid.

Una de las mejores escapadas que hemos hecho ha sido a las Hurdes, donde estuvimos en El Casar de Palomero, un pequeño pueblo, que pese a no tener nada, nos sirvió de punto de partida para poder explorar tanto la zona de las hurdes, como la sierra de Francia. La Posada del Casar, como se llamaba el hotel en el que pernoctamos, estuvo más que bien: no solamente la decoración y la atención, sino también su spa, hizo que las dos noches que allí estuvimos fueran inmejorables. Además, cenar allí era un gusto, en cuanto a amabilidad por parte del personal, como por la comida.

 

Web del pueblo: http://www.casardepalomero.es/

Web del hotel: http://laposadadelcasar.es/

Por otro lado, el estar tan cerca de todo, nos permitió poder visitar muchas cosas en un fin de semana: el Meandro de Riomalo de Abajo, uno de los atractivos de las Hurdes, quedaba bastante cerca, así que pudimos contemplarlo la misma tarde de nuestra llegada, y ver el meandro que el río Alagón forma a su paso por el pueblo. (http://www.lashurdesdestinonatural.com/descubre-tu-destino-natural/visitas-destacadas/meandro-de-riomalo-de-abajo/). Además, el restaurante del pueblo, El Mulero, cenamos genial.

 

 

 

Meandro de Riomalo de Abajo
Meandro de Riomalo de Abajo

 

 

 

Ya con un nuevo día por delante, pudimos visitar el Parque Natural de las Batuecas o la sierra de Francia, donde existe un sendero de recorrido fácil, para visitar parte de la sierra. De allí, pasamos a visitar La Alberca, un precioso pueblo, que aunque es muy turístico, no deja de tener su encanto.

 

La Alberca
La Alberca

 

 

Las Batuecas, Sierra de Francia
Las Batuecas, Sierra de Francia

 

 

 

 

 

 

El que desde luego nos sorprendió, fue Mogarraz, un pueblo que nos gustó mucho más que la Alberca (se podía caminar sin tropezar con turistas), y sobre todo, por ser muy auténtico, y por el detalle de las fotos que hay colgadas en sus fachadas. Se trata de unos retratos que pintó Florencio Maíllo, oriundo de esta villa, de 388 vecinos a los que en 1.967 se les hizo un retrato para el DNI. El primer alcalde democrático de la villa, Alejandro Martín, decidió sacar una foto a todos los vecinos de la villa, para que a pesar de la fuerte inmigración que se estaba produciendo, a consecuencia de la escasez de trabajo en la zona, permaneciesen sus fotos como testimonio de los que eran “Serranos”, que así se llamaban a los de Mogarraz.

 

 

Mogarraz
Mogarraz

 

 

Mogarraz
Mogarraz

 

 

Mogarraz
Mogarraz

 

 

Mogarraz
Mogarraz

 

 

Ahora, el tiempo ha pasado. Mogarraz a pasado a convertirse en un pueblo limpio, soleado, y con un turismo contenido, que hace que visitarlo, y observar desde las calles a los que un día fueron sus ciudadanos, sea un privilegio…

http://www.mogarraz.es/

 

http://turismosierradefrancia.es/municipios/mogarraz.html

 

Dejamos Mogarraz y sus cuadros, y nos dirigimos  a San Martín del Castañar, donde nos encontramos con otro pequeño municipio, enclavado en medio de las montañas, que nada tiene que envidiar a sus vecinos….

 

 

 

Las Batuecas, Sierra de Francia
Las Batuecas, Sierra de Francia

 

 

San Martín del Castañar.
San Martín del Castañar.

 

 

 

Terminada la visita de la sierra de Francia, Ciudad Rodrigo, es nuestra última parada. Allí descubrimos a una ciudad que se debate entre dos países, con una muralla impresionante, unas calles empedradas y cuidadas, que invitan a sentarse en sus terrazas y tomarse algo mientras la gente va y viene.. Ciudad Rodrigo nos sorprende gratamente, y como curiosidad, nos encontramos el Museo del orinal, único en el mundo, y de visita obligatoria, si queréis incluir algo diferente en vuestro recorrido.

 

 

Por último, os agrego dos de las cervezas de las Hurdes que estuvimos probando y más nos gustaron. Cerex es la marca de las dos, y llevan ya varios premios en su corta vida de existencia… será por algo….

 

Cerveza de las Hurdes
Cerveza de las Hurdes
Cerveza de las Hurdes
Cerveza de las Hurdes

 

Etiquetado: / / / /

Lugares del mundo que me impresionaron

Lugares donde volvería otra vez… 

 

¿Quién no se ha hecho alguna vez esta pregunta? Yo muchas, y sé que muchos de vosotros también. Como también ocurre, que a veces visitamos lugares simplemente porque nos queda tiempo, o nos vienen de paso, y terminan siendo la parte más bonita del viaje, o la que más recomendamos a todo el mundo al volver de vacaciones. Por eso, a continuación os voy a decir de algunos lugares, en territorio español como fuera de él, para que si estáis cerca… os lo penséis… seguro que no os defraudarán…

Luang Prabang, Laos.

Visitar Laos no entraba en mi plan de viajes lejanos cuando estuve allí, pero os prometo que no me arrepentí de visitarlo desde el primer momento, y en particular, Luang Prabang. La ciudad, declarada hace unos años Patrimonio de la Humanidad, es uno de los lugares más auténticos de todo el Sudeste Asiático, y donde todavía se puede encontrar poco turismo y uno de los ambientes más sanos de toda Asia. Es uno de los lugares donde he visto el budismo en su vertiente más arraigada y sus templos, son increíbles. Qué hacer allí? Pues visitar los templos, la ciudad, y muy importante: alquilarte una moto y dar una vuelta por los alrededores, vale mucho la pena. Nosotros también nos apuntamos a una excursión de un día con una agencia local donde nos llevaron en barco a través del Mekong, para visitar las cuevas de Tam Ting (Pak Ou Caves), así como las cascadas Kuang Si. Aquí se puede nadar en verano.

El hundido de Armallones, en el Alto Tajo.

Sé que ya he escrito un post sobre el hundido en mi página web, pero es que el Hundido de Armallones es uno de los lugares más bonitos de todo el Alto Tajo, y lo tenemos tan cerca…. Muchas veces, vamos a ver otros paisajes, y aquí también tenemos cosas preciosas. En mi caso, empecé la ruta por Ocentejo, aunque también se puede empezar por Armallones. Sobre el Hundido y su formación, he leído dos hipótesis bastante diferentes: la primera,  habla de un terremoto en Lisboa, que produjo el corrimiento y la formación de las paredes que acompañan al Tajo por todo su alto cauce; la otra, habla de una crecida del río (de hecho, incluso existe una carta de un escribano a Felipe II, en el Siglo XVI, y que habla de los movimientos de tierras que se produjeron como consecuencia. Os dejo el enlace de la página web que he encontrado con información más clara y mejores aclaraciones… no hay excusa… tenéis que ir….

Más información:

https://roseviaja.com/hundido-de-armallones/

Les Carrieres de Lumieres, Les Baux en Provence.

Hace menos de un mes, nos escapamos al sur de Francia, con el objetivo de visitar Aviñón y Arles. Aunque los dos lugares nos gustaron mucho, Les Carrieres de Lumieres nos sorprendió tanto, que el resto dejó de interesarnos.

Os dejo el enlace de mi web:

https://roseviaja.com/provenza-arles-aix-provence-les-baux-provence/

Yangón, Myanmar.

Birmania o Myanmar, como se le quiera llamar, es uno de esos países a los que llegas con una sensación agridulce, debido a su pasado y presente político, que hace que te sientas más solidario con sus gentes e intentes entender mejor su realidad. Llevaba muchos años queriendo visitar este país, sobre todo, Bagán y el Lago Inle, pero la falta de tiempo provocó que Inle quede para una segunda ocasión.

Bagán y sus templos nos cautivaron, pero Yangón, ciudad a la que volamos desde Bangkok, no fue precisamente la ciudad de nuestros sueños. Pasamos solamente una noche, y fue al volver, cuando descubrimos que Yangón tiene mucho que ofrecer: no solamente la ciudad, sino también sus gentes, nos cautivaron. Aunque no tuvimos demasiado tiempo, algo que podemos recomendar sin duda es la visita a la Shwedagon Pagoda, que fue la que más nos impresionó del país. Además, hicimos algo que creo no hacen muchos turistas, y fue tomar un tren que da la vuelta a los alrededores de la ciudad, y en él pudimos ver mejor el día a día de los birmanos. Lo más curioso? Pedir una cheese-burguer: Es una hamburguesa sin hamburguesa, porque según nos decían los camareros, lleva el queso! Increíble!

https://roseviaja.com/birmania-myanmar/

Yangón, Shwedagon
Bagan, Myanmar.

 

 

Yangón, Shwedagon
Yangón, Shwedagon

 

 

Skiathos, la isla de Mamma Mía.

Skiathos fue nuestro gran descubrimiento en Grecia. Playas paradisíacas, pocos turistas, muchos barecitos donde poder tomar algo, espacio para las toallas, y precios más que asequibles. Sin duda, volveremos en cuanto podamos. Para llegar, hay que ir a Volos (Ryanair vuela desde Girona), o bien ir a Atenas y de allí desplazarse por carretera o avión. Sin duda, disfrutaréis sus playas.

 

https://roseviaja.com/skiathos-la-isla-donde-se-rodo-mamma-mia/

Skiathos
Skiathos

 

 

Skiathos
Skiathos, Grecia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado: / / / / /

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.

 

Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara (4)
Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara

Senderismo en Guadalajara.

Hace un par de semanas, nos dirigimos a hacer una de las rutas de senderismo más bonitas de todas las que llevamos a cuestas, la del hayedo de tejera negra.

El hayedo de Tejera Negra se encuentra en Cantalojas, Guadalajara, en plena sierra de Ayllón. Esta área, pasa por ser el último hayedo al sur de Europa, ubicado en dos valles entre los ríos Lillas y Zarzas, en el Glaciar la Buitrera, y consiste en un bosque de hayas, pero también de numerosos tejos, abedules, acebos, pinos silvestres y robles, y todos ellos forman un paisaje de encanto, que pasa por ser una de las zonas más visitadas de toda Guadalajara. Aunque nuestra visita fue en pleno abril, mes no demasiado recomendado para la visita, el paisaje, aún así, ya era increíble, y no queremos ni pensar cómo debe de ser en otoño, cuando las hojas caen, todos los árboles cambian de color, y hay que reservar hora en el parking (el coste es de 4 euros por turismo).

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara
El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara

 

Realizar senderismo dentro del hayedo, es posible por varias rutas. Aunque vimos que había más opciones, las 3 que os nombro a continuación son las que vienen especificadas en los folletos. Nosotros hicimos la primera:

  • Senda de Carretas: 6 kilómetros. Muy fácil de realizar
  • Senda de Robledal: 17 kilómetros. Pensamos volver en otoño. Entonces os diremos qué tal es.
  • Senda del río Zarzas: 21 kilómetros, para bicis.

 

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara
El Hayedo de Tejeda Negra, Guadalajara.

 

 

Para llegar desde Guadalajara, hay dos opciones: la carretera de Fontanar hacia Cogolludo, o bien por la A-2 hasta Sigüenza, y luego dirección Atienza. Nosotros fuimos por Atienza y volvimos por Cogolludo: por Cogolludo está mucho más cerca. Si venís por Madrid, también se puede por la A-1 y luego por Riaza.

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara
El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara

 

Sin duda, volveremos en octubre

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara
El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara

 

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara
El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara

 

 

El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara
El Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara
Etiquetado: / /

Un trekking por las Simien en Etiopía

 

 

 

Las montañas Simien de Etiopía. 

 

Un trekking por las montañas Simien de Etiopía es el objetivo de la mayoría de los que llegan aquí. Para ello, tenemos que desplazarnos a Debark, un pueblo en medio de la nada donde se encuentra la oficina de información del parque, donde podremos pagar la entrada del parque y se nos designará un ranger o guarda, que está obligado a controlar todos nuestros pasos durante nuestra visita.

 

 

Para llegar al parque, existen dos opciones: o bien contratar algo en Gondar, lo cual significa pagar el doble exactamente que si lo contratas en Debark, o ir a la oficina del parque directamente, dejar el equipaje en algún hotel (y así economizas la parte de las mulas o el personal que te lleva el equipaje), y no contratar al guía de turno. Esta última es nuestra opción.

 

Trekking Simien
Trekking Simien

 

Salimos a las 5 am hacia Debark en un autobús local (30 BIR por persona) durante tres horas. Aquí por supuesto, somos los únicos blanquitos del bus. Una vez en Debark, nos dirigimos al hotel recomendado por la Lonely Planet, el Park National Hotel, donde por 20 BIR diarios nos guardarán las mochilas, y nos vamos al centro del parque. Allí, pagamos por la entrada y el ranger, y como no llevamos camping, decidimos alojarnos en el lodge básico del campamento base. No obstante, hay que llegar al campamento base, y el camino pese a ser solamente de 40 kilómetros es largo y tortuoso. Finalmente, contratamos un coche de los autorizados que nos cobrará 1400 BIR ida y lo mismo para la vuelta, y aquí empieza nuestra aventura de nuevo, cuando nos negamos a pagar la totalidad del recorrido, y solamente queremos pagar la ida. No nos dan ninguna buena espina los tipos de la compañía, y no nos fiamos de que vuelvan al día siguiente a por nosotros. Finalmente, nos dicen que vale, que paguemos la ida, y que la vuelta nos arreglemos nosotros mismos. Yo por supuesto le digo que sí, que seguro que volvemos en algún coche.

 

La carretera es toda una aventura. A una parte y otra se ven los acantilados que forman las montañas que pese a ser una pasada, no dejan de impresionar mientras el conductor esquiva las numerosas curvas de nuestro camino. Finalmente llegamos al campamento, formado por cuatro o cinco chabolas y dos edificios grandes donde nos enseñan las camas y nos dan a elegir. Nuestro ránger, después de lo que ha pasado en el coche, parece no fiarse de que seamos capaces de volver el día siguiente, además, no habla inglés, por lo que la comunicación con él es casi nula. A pesar de todo, mientras hacemos la ruta por las Simien camino de la cascada, encontramos a un guía que se ofrece a recogernos el día siguiente. Estamos salvados.

 

Después de una mañana larga de caminata, vemos la cascada y regresamos a nuestro campamento. Por el camino encontramos a nuestro amigo francés, el cual se marcha junto con sus amigos chinos  a hacer una ruta de 4 días por la parte más alta de las Simien.

 

Ya en el campamento, sin luz y muy cansados, nos preparamos para la vuelta del día siguiente. Y sólo la presencia de los rángers, que van llegando al lodge en el transcurso de la noche, rompe el mágico silencio que envuelve esta zona de Etiopía, que pasa por ser Patrimonio de la Humanidad con toda la razón.

Amanece en las Simien…. Y nuestro amigo guía no aparece… y hay que volver. Empezamos a escudriñar qué coches vienen, pero los autos de la mañana suben, no bajan a Debark, por lo que al final, terminamos en el bus local (algo prohibido en este recorrido para los turistas), el ránger, Bernat y yo, los tres sentados en medio de una multitud de gente que va a nuestro destino… ah! Y los gallos, que se encuentran dispersos por el suelo del autobús y que de vez en cuando vuelan de cabeza en cabeza. próxima parada… Lalibela…

 

 

Transporte en Simien. Etiopía.
Transporte en Simien. Etiopía.

Etiquetado: / /

Hundido de Armallones, senderismo en el Alto Tajo.

El Hundido de Armallones, Guadalajara.

 

Ruta de senderismo desde Ocentejo, en el Alto Tajo.

 
 

Nos gusta la montaña. Desde hace tiempo ya, nos dedicamos muchos domingos a buscar nuevas rutas y nuevas aventuras no solamente en la provincia de Guadalajara, lugar repleto de lugares dignos de visitar, sino también en Madrid, comunidad que nos queda a un paso y donde es posible disfrutar también de un domingo en plena naturaleza. Muchos domingos, es posible acercarse mediante la vía que une Madrid con Guadalajara, la A-2, y desde allí, encontraremos el desvío que nos llevará a este hermoso lugar. Aunque a día de hoy, ya hemos hecho varias rutas alrededor de Madrid, ésta sin duda, sigue siendo una de nuestras favoritas, por la belleza del entorno y la tranquilidad que nos ofrece a los amantes del senderismo

Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.

 
La ruta de la que voy a hablar a continuación, es una de las varias que hemos realizado durante los últimos tiempos en el Alto Tajo, zona completamente desconocida para muchos, y que nos muestra un paisaje que parece más salido de los Pirineos que de La Alcarria de Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
 
En efecto, lo vecinos siempre han pensado que fue el terremoto de Lisboa en 1.755 el causante de las paredes que albergan el Tajo, a su paso por Ocentejo y Armallones. La ruta, de fácil acceso, es posible realizarla tanto desde Ocentejo como desde su vecino Armallones, encontrándonos en ambos casos elementos curiosos, como una antigua mina abandonada (la mina de la Inesperada), un molino restaurado, o en el mismo Armallones, parece ser que existió una encomienda templaria, perteneciente a Torija, un pueblo cercano. Os dejamos con las fotos…
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Hundido de Armallones, Alto Tajo, Guadalajara.
Etiquetado: /

San Esteban de Gormaz, Soria, escapada desde Madrid.

 

San Esteban de Gormaz, Soria. 

 
Una de las mejores escapadas que hemos hecho, ha sido a San Esteban de Gormaz, en Soria. El pueblo, es ideal para desconectar, a menos de dos horas desde Madrid, y con una situación que te permite visitar muchas cosas durante dos días.

Qué ver en un fin de semana.

 

 

  1. Desde allí, es fácil llegar a Calatañazor, un pequeño pueblo medieval, con todo el encanto que posible. El pueblo o aldea se componer de dos calles prácticamente, y un castillo a final de éstas. Las calles empedradas, nos hacen imaginar lo que serían los caballos y sus jinetes subiendo hacia la cima del castillo en un día cualquiera. El ambiente es tan auténtico, que Orson Welles rodó su película “Campanadas a Medianoche” en este pequeño lugar.
Para más información sobre la historia de Calatañazor, os dejo un enlace: Catalañazor.
2.  Otro lugar que no tenéis que perderos es el Burgo De Osma. Este pueblo es famoso por su iglesia, que alberga el Beato de Liébana, del año 1.086.

Quién era el Beato de Liébana.

Para quienes no lo conozcan, Beato de Liébana fue un monje mozárabe del Monasterio de Turenio, en Cantabria, que escribió e ilustró los famosos códices sobre el Apocalipsis de San Juan. Los códices, ilustrados con hermosas miniaturas, son consideraros como la primera escritura románica en letra visigótica, y la fama de “los beatos”, se debe a las maravillosas ilustraciones que llevan y a la visión apocalíptica que muestran, plasmando claramente muchos aspectos de la vida que en aquél entonces todavía se balbuceaba.
Además de visitar la iglesia de esta ciudad, también comer bien es posible. Como toda Soria, se come genial.
3. Otra visita casi obligada es el Parque Natural del Cañón del río Lobos, cerca de Soria. El parque presenta un fácil acceso a todo el mundo. 

4. El pueblo de Riaza, en la provincia de Segovia. En Riaza, solamente vimos el centro de la ciudad. Sin embargo, hay muchas cosas que ver.

Os dejo un enlace a otra web: Turismo en Riaza

 

Dónde alojarse.

Nosotros nos alojamos en “El zaguán del Rivero” un pequeño hotel rural con una muy buena atención por parte del dueño, que nos invitó a una pequeña cata en la bodega que posee en la parte inferior de la casa rural. Tiene pocas habitaciones, y muy buena puntuación en todos los buscadores de hoteles, un 9,5, así que malo no es. 

La web del hotel es la siguiente: El zaguán del Rivero.

 

Cañón del río Lobos, Soria
Cañón del río Lobos, Soria.

 

 

Hasta aquí, una escapada cerca de Madrid que nos encantó y nos permitió ver muchas cosas de la provincia de Soria. Hasta pronto.
 
 
 
Etiquetado: / / /

Dirección Mbale, Sipi Falls.

 

Sipi Fall, en Mbale.
 
De nuevo nos atrevemos a subir a un bus, aunque cada vez va costando más arrancar y montar en ellos. En esta ocasión, también es un bus postal, pero nuestra elección, lejos de ser la adecuada, es la peor, ya que luego descubrimos que el postal no coge la carretera principal, sino que da una vuelta que suponen cinco horas extra de transporte terrestre: casi nada. Como punto positivo, los paisajes llenos de campos de arroz y de plantaciones de té, los poblados, en esta zona más coloniales y más cuidados que en el resto, y una sensación de más limpieza en el aire, supongo que debida a que todas estas ciudades, sobre todo Mbal e, tienen aceras, algo impensable o en los pueblos en los que existen, soy un poco ortodoxas para nosotros los occidentales, ya que cada casa particular se hace la suya propia, con la diferencia de medidas y formas que esto supone. Una vez en Mbale, nos encontramos un pueblo rico y próspero, con multitud de chalets y coches nuevos, con gente trabajadora que se gana la vida en el campo, en el mismo pueblo o en pueblos cercanos. La ciudad tiene muchos bancos, comercio y como no, muchos minibuses y buses para ir a cualquier otro lugar. Se respira un aire de tranquilidad en el ambiente, coronado a lo lejos por las estribaciones que albergan el MElgon, montaña que desde el principio decididos no estamos preparados para ascender.

 

Como a escasos 4o kilómetros está las Sipi Falls, hacia allí nos encaminamos. Para ello, vamos a la busca y captura de un minibus, pero un coche particular nos ofrece ir por el mismo precio, eso si, vamos a ser en el coche lo normal, 7 personas (si, lo normal, si nó no salen tampoco los coches).

 

Las Sipi Falls se encuentran divididas en tres tramos, todos ellos separados por una pequeña cantidad de laderas y bosques, difíciles de sortear si no conoces la zona. Encontramos a Tom (mejor dicho nos encuentra él a nosotros), y nos ofrece ser nuestro guía por las montañas a un precio razonable, así que nos decidimos a ir.

 

Una vez de camino, vemos que no nos hemos equivocado: Tom conoce la zona, y además, hubiese sido complicado, con tantos senderos, saber por donde ir. Comtemplamos las cataratas al unísono que atravesamos campos de cultivos de la gente que allí habita, con mucho café, Té, plátanos, mango, etc. Un niño empieza a seguirnos, y Tom le dice algo en Luganda (el idioma local en Uganda), y se va. Luego nos dice que todo el pueblo se ha puesto de acuerdo en intentar que los niños no sigan ni obtengan nada de los turistas, ya que antes lo permitían, y la repercusión estaba siendo que los niños no iban al colegio, sino que se dedicaban a vivir de lo que sacaban con los turistas… y los padres quieren que asistan a clase. Después de probar el café que muele a mano la abuela de Tom, nos volvemos a Mbale.
Etiquetado: / / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar