Los lugares de Bulgaria que no te puedes perder: Nessebar

 

Nessebar,  un lugar histórico en la costa del Mar Negro.

 

Puerto de Nessebar, Bulgaria.
Puerto de Nessebar, Bulgaria.

 

Nessebar es uno de esos antiguos pueblos de pescadores que, sin querelo, ha pasado a ser uno de los tesoros de Bulgaria, su país. Antiguamente, su nombre era Mesembria, que significa ciudad de los Melsas. Situada en la provincia de Burgas, al norte de esta ciudad, las aguas del Mar Negro la rodean casi totalmente, excepto por el istmo que se construyó hace ya mucho tiempo, y que la une a tierra firme.

 

Nessebar, Iglesia Sta Sofía

 

 

Su pasado tracio, data del siglo II a.C. La colonización de los griegos llevó el desarrollo de la península como punto de comercio de los mares del Egeo y Mediterráneo, lo que hizo que la ciudad se desarrollase rápidamente, llegando a acuñar su propia moneda. Solamente su rival, la jonia Apolonia (actual Sozopol), hacia sombra a su desarrollo en aquel entonces.

 

Calles de Nessebar, roseviaja.

 

Los años pasaron, y el Mar Negro sumergió entre sus aguas el pasado griego de la isla. Llegaron los bizantinos y los romanos, que dejaron sus huellas en la ciudad que hoy podemos contemplar. De sus orígenes griegos no quedó prácticamente nada.

Playas de Nessebar, Bulgaria
Playas de Nessebar, Bulgaria

 

 

Playas de Nessebar, Bulgaria
Playas de Nessebar, Bulgaria

 

 

También los otomanos, que ocuparon la ciudad largo tiempo, incluso después de la liberación de Bulgaria en 1878, dejaron sus pequeñas huellas. Hoy, las ruinas de las iglesias de antaño sobreviven entre sus calles empedradas. Nessebar llegó a tener 42 iglesias en su pequeña península, siendo uno de los lugares con mayor número de iglesias per cápita. Hoy por hoy, solamente una de ellas realiza funciones religiosas para los feligreses.

 

Iglesia de Sta Sofía
Iglesia de Sta Sofía

 

Encontramos en centro de la ciudad en las ruinas de la Iglesia de Santa Sofía, que data de los siglos V y VI, aunque su aspecto se debe a una reconstrucción del siglo XI.

 

Visita a la ciudad antigua de Nessebar.

 

Sabemos que llegamos a la ciudad antigua por el viejo molino de madera, que custodia la ciudad.

 

Molino de madera de Nesebar, Bulgaria.
Molino de madera de Nesebar, Bulgaria.

 

Las calles empedradas de Nessebar, nos dan la bienvenida. La ciudad es todo un ejemplo de conservación y de limpieza. Aunque su principal fuente de ingresos es el turismo (encontramos muchos comercios en todos lados), la ciudad conserva su encanto.

 

Calles de Nessebar, Bulgaria.

 

La ciudad, se puede recorrer en un paseo agradable. La iglesia más importante de la ciudad es la Iglesia Cristo Pantocrátor, de los siglos XII-XIV, pero ahora mismo está cerrada por obras. Sin embargo, el paseo por la ciudad ha merecido la pena. No os olvidéis de la zona pesquera, todo un remanso de paz.

 

Iglesia St Stephens, en Nesebar

 

Barcos de pescadores de Nessebar, Bulgaria.
Barcos de pescadores de Nessebar, Bulgaria.

 

 

Cómo llegar a Nessebar.

 

En nuestro viaje a Bulgaria, decidimos alquilar un coche, dado los precios que encontramos, y olvidarnos de autobuses y transportes públicos por una vez. Alquilamos el coche con Sikon Group Ltd, una agencia local. El precio del alquiler para 4 días de viaje fue de 96 euros. Uno de los empleados nos trajo el día de nuestra llegada a Sofía el automóvil (el coche era un Dacia Sandero), y nos lo recogió a nuestra vuelta a la capital. No tuvimos ningún problema de cargos con la tarjeta ni nada por el estilo. También tienen oficina en el aeropuerto y se puede recoger allí, pero como nuestro vuelo llegaba a la madrugada, preferimos la otra opción.

 

Para aquellos que prefieran el transporte público, existe autobús hasta Burgas. Luego hay que cambiar allí y tomar uno hasta Nessebar.

 

Playas de Nessebar, Bulgaria
Playas de Nessebar, Bulgaria

 

 

Dónde alojarse en Nessebar.

 

Nos alojamos en el Hotel Aphrodite, cerca de la antigua ciudad. Desde aquí, va a ser posible visitar la vieja ciudad andando, sin tener que tomar el coche.

El hotel es el típico hotel de playa, pero nos ha encantado. Está enfrente del mar, por lo que es una gozada levantarte por la mañana y poder ver el mar. En junio, fecha en la que hemos estado, se encuentra lleno de rusos, pero el turismo en Bulgaria no es algo masificado, lo que hace que estemos encantados con este hotel.

 

Hotel Aphrodite, Nessebar
Hotel Aphrodite, Nessebar, vistas desde nuestra habitación.

 

 

Cerca del hotel, en la carretera principal, existen varios restaurantes donde degustar la cocina búlgara por precios más que razonables.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado: /

Plovdiv en Bulgaria, la ciudad más antigua de Europa

Plovdiv en Bulgaria.

 

Plovdiv, Bulgaria.
Plovdiv, Bulgaria.

 

Nos encontramos a orillas del río Maritsa, donde está situada Plovdiv, la ciudad de las siete colinas. Estamos en una ciudad tranquila, donde la vida pasa pausadamente en sus calles de piedra de la vieja ciudad. Hoy por hoy, sus habitantes contemplan sorprendidos los pequeños cambios que, poco a poco, se van sucediendo en sus calles de piedra, para dejar la ciudad impoluta y lista para el 2019. Será ese año en el que Plovdiv dé un paso adelante y sea Ciudad Europea de la Cultura. Razones no faltan para que haya sido galardonada. Si contamos que ocupa el cuarto lugar en ciudad todavía habitada más antigua del mundo (solamente superada por Damasco, Jericó y Shush), y que es la más antigua en territorio europeo, lo que es extraño es que no haya sido galardonada mucho antes.

 

 

Calle Aleksandrovska, Plovdiv.
Calle Aleksandrovska, arteria principal de la parte moderna.

 

En la ciudad viven un 83% de cristianos ortodoxos, practiquen la religión o no. Las tribus tracias, antepasados de la población búlgara, fueron los que llegaron hasta aquí, hace más de 6.000 años, quien sabe si 8.000. Desde entonces, nunca ha sido abandonada o ha pasado desapercibida. Hoy en día, con el auge turístico que está desarrollándose en Bulgaria, la ciudad se presenta como visita obligada.

 

Plovdiv, Capital de cultura en el 2019.
Plovdiv, Capital de la cultura en el 2019.

 

Plovdiv ha sido llamada de muchos modos a lo largo de la historia; desde Evmolpia, su primer nombre, pasando por Puldin, como la llamaban los búlgaros, Filibe los otomanos, y otros más. Según iban llegando, la iban bautizando de modo diferente.

 

Teatro romano de Plovdiv

 

Vistas desde el teatro romano de Plovdiv

 

La visita a la ciudad nos ocupó un día. Como cada vez somos menos de visitar museos, a no ser que realmente nos interesen, nos dedicamos a ver la ciudad. También hicimos el free tour de la tarde, que nos sirvió para ponerle nombre a todo y entender mejor la historia de cada barrio. El punto de encuentro es el ayuntamiento, en el jardín de Zar Simeón, todos los días del año, a las 11 am y a las 18 pm.

 

Plovdiv, parte moderna
Plovdiv, parte moderna

 

El centro lo podríamos dividir en tres partes, la parte antigua, donde se encuentran el museo etnográfico, el foro romano y el teatro romano, entre otros. No solamente sus museos o restos romanos merecen nuestra visita. Esta zona, fue el área donde antiguos comerciantes construían sus casas en el pasado. Como lo de aparentar siempre ha sido una costumbre humana, a cada cuál intentaba hacerse su casa más grande y bonita. Si os fijáis, la parte de arriba es más ancha que la parte de la planta inferior. Tiene su razón de ser. Durante los años en que los otomanos estuvieron ocupando la ciudad, los habitantes pagaban tributos según los metros construidos. De ahí viene esta curiosa costumbre.

 

Plovdiv
Plovdiv

 

 

Plovdiv, roseviaja
Plovdiv, roseviaja

 

Un simple paseo por sus calles nos hará ver que cualquier esquina tiene su encanto, y en todo podemos encontrar algo que fotografiar.

 

Plovdiv, roseviaja
Old town, roseviaja

 

Centro comercial y moderno de la ciudad: la calle Aleksandrovska.

La parte comercial y moderna, se encuentra un poco más al sur. Allí veremos a muchos búlgaros que, como nosotros, se sientan a tomar un helado en las terrazas de los bares, con la llegada del buen tiempo. La calle principal se llama Aleksandrovska.

 

Calle Aleksandrovska, Plovdiv.
Calle Aleksandrovska, Plovdiv.

 

 

Calle Aleksandrovska, Plovdiv
Calle Aleksandrovska.

 

Al final de ésta, opuesta al parque Zar Simeón, tenemos el estadio romano, que fue descubierto hace pocos años. Solamente una parte permanece a la vista, ya que es resto está construido debajo de Aleksandrovska, y las gradas del estadio forman parte de la estructura de las casas colindantes.

 

Estadio Romano de Plovdiv, del siglo II d.C
Estadio Romano de Plovdiv, del siglo II d.C

 

Kapana, el barrio bohemio.

Otra parte de la ciudad sería Kapana, el nuevo barrio bohemio. Kapana nos hubiera pasado inadvertido, si no fuera por la cantidad de pequeños bares y restaurantes que pueblan sus calles. Hace cinco escasos años, allí no había nada, y era considerado peligroso. Poco a poco, sus habitantes lo han repoblado y lo han ido rehabilitando, para crear un espacio cercano al casco antiguo con un encanto especial.

 

 

Kapana, Barrio bohemio de Plovdiv, Travel with Rose
Kapana, Barrio bohemio de Plovdiv

 

 

Kapana, barrio bohemio de Plovdiv.
Kapana, barrio bohemio de Plovdiv.

 

Estamos en la ciudad cultural por excelencia de Bulgaria. Aquí pudimos incluso disfrutar de un concierto de ópera en el teatro romano, al aire libre.

 

Plovdiv, concierto de ópera en el teatro romano
Plovdiv, concierto de ópera en el teatro romano

 

 

En un concierto de ópera en Plovdiv
En un concierto de ópera.

 

 

También en  esta ciudad se disfruta de una tranquilidad y sosiego que la capital de país, más grande y poblada.

 

Calle Aleksandrovska, Plovdiv
Calle Aleksandrovska, Plovdiv.

 

 

Alojamiento.

Nos alojamos en el hotel Seven Hills. El hotel no está mal. Lo bueno que tiene es que está en la ciudad vieja, y es muy fácil llegar a todos los lugares a pie.

 

Etiquetado: /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar