The Debod Temple in Madrid

The Debod Temple in Madrid

 

El templo de Debod en Madrid.
El texto alternativo para esta imagen es el mismo que el título. En la mayoría de los casos, esto significa que el atributo alt ha sido automáticamente provisto con el nombre de archivo de la imagen. El templo de Debod en Madrid.

The sunset is coming over all buildings in Madrid. However, I am not watching all nice buildings which composed the historical city center. Instead, my mind and eyes are lost in front of the Guadarrama Mountains, and the nice Casa de Campo landscape, that I can contemplate here, on the Debod Temple.

This is the only place I try visiting any time I am here in Madrid, especially at sunset time. Here, all people are doing different activities: some people practice yoga, other meditation, some guys are running, dogs are playing with some children over the grass, and all elements show us spring is coming.

Madrid has many historical buildings. However, the Debod Temple is the oldest one. It was built 2,200 years ago, and dedicated to Amon God, although the Goodness Isis got more presence over the years, especially when Christianism permitted to venerated the Goodness, even though she was a pagan God.

This temple arrived on 1968, when Spain contributed in Egypt to the Unesco call over the World, to save all temples located where now the Asuan dam was made. Then, Egypt gave four temples to four different countries, being one of them, Spain. The other Debod siblings are located on United States (Dendur temple, at the Metropolitan Museum, NY), Ellesiva Temple at the Egiptian Museum in Torino, and Taffa Temple in the Netherlands (Rijksmuseum van Oudheden at Leiden).

The Debod Temple, is one of the most mysterious and venerate places at the Spanish Capital. In fact, many people said they feel the presence of a cat, watching them directly… at the sunset time…. I have been here many times… but the Egyptian cat, still didn’t arrive.

El templo de Debod en Madrid.
Temple of Debod

Impactos: 56

Etiquetado: / /

Estocolmo. Comienza mi viaje.

Estocolmo, qué ver.
 
 
Llego a Estocolmo con dos vuelos en German wings, escala en Hamburgo, que me llega al aeropuerto de Arlanda, que es donde vuela la compañía. Ya allí, me dirijo a la oficina de turismo, que será una de las pocas que voy a ver a mi paso por Suecia, donde una chica muy amable me advierte que con comprar la Stockolm Card para dos días, en lugar de 3, voy a tener suficiente, y la verdad es así, ya que si solamente vamos a ver el centro, estrictamente hablando, da para verlo. Otra cosa es que estemos hartos de ver museos y llegue un momento en que incluso con tiempo no tengamos ganas de ver nada. El pase para dos días, son 80 euros al cambio, e incluye 80 museos, el palacio real, otros palacios alejados del centro, descuentos para otras actividades, tren y autobuses gratuitos  (de la compañía SL Stockolm Lokaltrafik), descuentos en el tren al aeropuerto y un tour gratis a pie por el centro. En general, es una buena opción para visitar la ciudad.
Para ir al centro desde el aeropuerto, se puede llegar en bus, tren normal o tren rápido. Yo opto por el tren rápido, que me cuesta 119 coronas suecas.
 
Llego al  hostelling, cerca de la estación central, el Crafood Place, un agradable hostel por un módico precio de 25 euros por noche habitación compartida, donde pasare las siguientes 3 noches. El hosteling, se encuentra cerca del centro, esta muy limpio (como todos los alojamientos en Suecia, por lo que veré los próximos días), y sirve café gratis por las mañanas. 
 
 
 
 
 
 
 
Para empezar, voy a visitar el ayuntamiento de Estocolmo, que es donde se hace la cena anual de la entrega de los premios Nobel. Para verlo, hay visitas guiadas, incluidas en la Stockolm card también, a todas horas en ingles, y cada ciertas en español y otros idiomas, así que para mayor comodidad decido hacerla en inglés, y una amable guía nos explica el por que de su construcción antigua, debido a la tendencia al romántico tardío que experimento Suecia a finales de siglo, y que hizo que su arquitecto intentase plasmar que el edificio era mas antiguo de lo que realmente era. Es curioso que el salon donde se celebra la famosa cena, donde caben 1300 invitados, no parece realmente un lugar donde celebrar un banquete de tales dimensiones, sin embargo lo es, solamente la gran escalinata por donde van a descender los premiados y la familia real, se construyo a conciencia pensando en los trajes largos y tacones que llevarían las senoras de la cena dicha noche, y en la incomodidad que representaría una caída en pleno descenso… que detalle!.
Sin embargo, no es lo único que vale la pena en el ayuntamiento sueco: la sala de plenos, el salon dorado, y otros detalles que nos va mostrando la guía, nos hacen ver la magnitud de un lugar que en general, carece de importancia en la mayoría de ciudades. Para terminar, las vistas al mar y la foto de la ciudad vieja son imprescindibles.
 
 
 
 
Sigo mi camino, y sin darme cuenta, termino en un  area que no tiene nada que ver con la parte turística, y donde para mi asombro, descubro una Estocolmo igual de ordenada y con el mismo cuidado diseño que la no turística. Mi momentánea perdida, me lleva a el museo Fotografiska, que era una de mis metas en este viaje, y que cumple todas las expectativas. Las exposiciones actuales de Nick Brandt, con sus fotos de Africa del Este (la mayoría del parque Amboseli en Kenya), son de lo mejor que he visto en mi vida, así como la exposición de Inez & Vinnodh, es simplemente una muestra de creatividad que se sale de lo común. De mi visita a Estocolmo, ha sido lo que mas me ha gustado, junto con la ciudad en si.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Pero mi tour continua, a través de los canales y de sus barcos, llego a la antigua ciudad, llena de empedradas calles y de pequeñas tiendecitas, donde se encuentra el interactivo museo Nobel, donde por medio de pantallas, se pueden conocer todos los premiados, sus creencias, sus aportaciones a nuestras vidas, y ver quienes eran realmente. Cerca de allí, el Palacio Real me lleva a una época más antigua, y aunque esta muy bonito y muy cuidado, no me asombra tanto como el Moderna museum, donde Kadinsky, Picasso, Gris, y muchos otros, exponen en sus instalaciones en un ambiente de total libertad creativa contemporánea. Para terminar, una cena en un asiático, por 29,90 euros con agua y sidra incluida… mañana más.
 
 
 
 

Impactos: 95

Etiquetado: /

Mi viaje a Suecia y Copenhague.

Mi viaje a Suecia y Copenhague.

Volando a Estocolmo
Volando a Estocolmo

 

Plantearse viajar al norte implica plantearse viajar muchos menos días de los que nos gustaría poderlo hacer. Alli, los precios de cualquier cosa que compremos van a ser más elevados  de lo que estamos acostumbrados, y seguramente, vamos a tener que comer algún día fruta de algún supermercado o unas tristes galletas para engañar a nuestro estómago. Sin embargo, merece la pena. Merece mucho la pena, y a través de los próximos días, os voy a narrar lo que ha sido mi viaje a Estocolmo, Lund, un breve paso por Malmo, y finalmente Copenhague. Durante estos días, he visto paisajes espectaculares, conocido a gente abierta, amable, con una sonrisa siempre a punto para recibirte. También he visto algunos de los mejores museos de mi paso por el mundo, y he disfrutado, mucho, tanto, que va a ser difícil volver e incorporarme de nuevo a la dura realidad…
Estocolmo, Suecia, un destino ideal para mujeres solas.
Estocolmo, Suecia, un destino ideal para mujeres solas.

 


Quien piense que es imposible viajar a Suecia, le tengo que decir que no lo es, en absoluto, quizás Noruega sea diferente y los precios estén mas disparados, no lo se porque no he estado, pero en el caso de Estocolmo, se pueden encontrar cosas a precios ajustados, tanto en alojamiento como en comida, contando claro, que esto no es Asia, ni tampoco estamos en España.
 
De nuevo, en un blog que espero no tenga nada que ver con el anterior, empezamos….
 
Estocolmo, Suecia
Estocolmo

Impactos: 91

Etiquetado: /