Viajo Sola

Relatos de Mujeres que viajan Solas por el Mundo

Son muchas las mujeres que quieren dar el paso y empezar a viajar, y muy pocas las que se atreven. Muchos son los tabúes y los miedos que intentan siempre disuadir a aquella que se atreve siquiera a decir que quiere marcharse sola…

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes, rose viaja

No obstante, el viajar siendo mujer y atreverse a hacerlo sola va cada vez extendiéndose más, y poco a poco, muchas chicas se lanzan a la aventura de vivir la experiencia del viaje en solitario. No nos equivoquemos, no siempre es fácil, no siempre se puede, no siempre las circunstancias acompañan, pero los medios sociales y el aumento de los blogs de Mujeres Viajeras van calando en las indecisas, que pueden leer de primera mano que su sueño puede hacerse realidad.

Siguiendo nuestro anterior post, hoy hablamos con dos blogueras y viajeras que son un ejemplo para el resto: Lilian y Marga.

Lilian, de Lilian Viajera

Lilian es una de las componentes de la web de viajes Lilian Viajera, desde donde escribe y publica junto a su compañero de viajes, Alfredo. Porteña de nacimiento, Lilian lleva visitados infinidad de países, todos ellos previamente documentados antes de empezar. Con tanto viaje a cuestas, es normal que en algún momento quisiera dar el paso de hacerlo sola, y fue el Camino de Santiago su elección. ¿Qué pasó? ¿Cómo fue el irse a realizar el Camino sola? Ella misma os lo cuenta.

Mujeres Viajeras, Lilian Viajera

Habla Lilian

Cargando aquella mochila y siendo castigada por el sol del mediodía fue cuando percibí que era capaz de hacer aquel Camino, capaz de hacer cualquier cosa. Me di cuenta de que yo era una persona completa, entera y autosuficiente. Saber aprovechar la propia compañía es sinónimo de madurez, de aprendizaje, de evolución personal. Tener gente en nuestra vida es una elección, no una necesidad. Y comprender esto es cómo sacar un peso enorme de los hombros. Tal vez por eso mi mochila pareciera tan leve.

El estar sola no significa estar en la soledad, significa estar consigo mismo, un momento de reflexión importante para revisar sueños, valorar lo que ya se ha conquistado, pensar en nuevos objetivos, entender sus necesidades e incluso planificar futuros viajes; Es descubrir en cada elección y decisión.

Viajar sola es la mejor manera de conocer el mundo a sus propios ojos, sin desviar la atención hacia el otro, o para las necesidades del otro, preferencias, gustos y personalidad. Cuando viajamos solos podemos ser flexibles con nosotros y con nuestros itinerarios. Solo, estamos más abiertos y más disponibles para conversar y conocer a nuevas personas.

Yo me liberé de ciertos miedos internos, vendré a mi mejor amiga y descubrí cosas nuevas sobre mí misma … mi autoestima aumentó, me fortaleció y me enseñó que antes de cuidar de los demás es mucho más importante cuidar de mí misma.

Margarita Lozano, NoSoloTours

Margarita Lozano es una emprendedora nata; toda su trayectoria está marcada por un empezar de nuevo el camino sin tener ningún miedo; igual la vemos en su querida Jerez de la Frontera guiando en un palacio jerezano, y con un negocio propio, como la puedes oir por la radio, todo eso pasando por una estancia de un año en Noruega, desde donde no ha dejado de escribir y viajar por su cuenta o con su pareja. Su blog de viajes, Nosolotours, sin duda refleja mucho de sus vivencias.

Marga nos habla de su viaje el pasado invierno a Polonia

Habla Marga…

Mi viaje a Polonia fue inesperado. Residía en Noruega con permiso semestral, así que tenía que salir del país para renovarlo. 

Nunca he tenido ningún problema con viajar sola, empecé a los 22 años y a estas alturas, no me voy a sentir impresionada, pero ni siquiera lo estuve por primera vez. Posiblemente ir con mi madre por ahí sin llevar hotel reservado, en una ocasión solo llevábamos vuelo de ida, sin planes cerrados, por así decirlo, me convirtió en la aventurera que soy. A fin de cuentas si una adolescente ve que su madre no teme a nada, ¿qué va a temer ella cuando crezca? 

Volé a Gdansk porque he de reconocer que el vuelo costase 20€ ida y vuelta, era muy tentador, y lo que encontré durante mis 3 días de estancia fue una ciudad preciosa, espectacularmente conservada, bien cuidada y muy preparada para el turismo. 

Hay casas de cambio por todas partes, monumentos, museos, galerías de arte… 

Su gastronomía me sorprendió gratamente, incluso su vino, y sus precios son tan bajos que casi no lo creía.

Siempre me parece que la seguridad de una ciudad va ligada ala muestra de civismo que encuentro por las calles, y que no viese ni un solo papel por el suelo explica que la gente aparcase las bicis y no les pusiera candado. 

Margarita Lozano en Polonia, Nosolotours

Todo el mundo con el que me topé por alguna razón, hablaba inglés, así que el idioma tampoco supuso un problema. La verdad es que volví encantada y con muchas ganas de continuar conociendo este bello país, y por supuesto, de seguir escapándome alguna que otra vez yo sola, si ya las mujeres de la época victoriana lo hacían, ¿cómo no lo voy a hacer yo en pleno siglo XXI?

Viajo Sola II

Mujeres Viajeras nos hablan de sus experiencias viajando solas

Viajar sola o no se ha convertido en una pregunta abierta que parece aparecer en todas las redes sociales; defensores y detractores, la posibilidad de que una mujer viaje sola y no precise de nadie más que de ella misma y sus capacidades personales para moverse por otros lugares distintos a los que está habituada es para muchos un motivo de incredulidad; para otros, simplemente es impensable.

Khajuraho
Khajuraho

El post de hoy intenta reflejar las vivencias de varias mujeres; algunas con experiencia viajera, otras sin ella. No todas ellas han realizado largos viajes, no todas hablan inglés, algunas con pareja, otras sin ella; cada una nos cuenta un tipo de viaje, y por tanto un tipo de vivencia distinto. La finalidad de estas palabras es mostrar que el lugar es indiferente, nuestra situación personal tampoco, lo que importa son las ganas y la predisposición para dar el primer paso y atrevernos, de un modo u otro, a viajar solas, ya sea sin pareja, sin amigos, con grupos donde no conocemos a nadie, o como sea, siempre que ello nos saque de nuestra zona de confort.

El miedo a Viajar Sola

No nos equivoquemos, no siempre es fácil dar el primer paso e iniciar un viaje sola; pero en lo que todas las que lo han intentado coinciden es en que no hay vuelta atrás. Un viaje sola provoca un punto de inflexión donde la autoestima personal toma su camino ascendente y mejora muchos aspectos de tu vida… ¿Preparada para conocer a nuestras viajeras? Allá vamos…



Maria Grau, autora de la web de viajes Tu hobbie, Tu viaje

María, o Silvi, como la llaman muchos, es una viajera con todas las letras de la palabra; desde que la conozco refleja sus viajes en su blog personal, tu hobbie, tu viaje, donde cuenta sus andaduras por el mundo junto a su pareja en la mayoría de las ocasiones. Conozco a pocas personas que se documenten tanto para preparar un viaje y para poderlo plasmar en un Word a la vuelta, pero María saca tiempo de su trabajo como ingeniera de telecomunicaciones para poder escribir asiduamente y contar lo que hace en sus viajes.

María Grau en Noruega
María Grau viajando por Noruega sola

A pesar de que sus viajes suelen ser en pareja, María también es una de esas aventureras que visita otros países por su cuenta, bien con amigas, o bien sola. En nuestro post sobre mujeres que viajan solas nos hablará de Noruega, una bonita experiencia donde disfrutó de este cercano país.

Viajando sola por Noruega

Nos habla María…

El viaje de 6 días por Noruega lo experimente con un saldo muy positivo. Guardo momentos inolvidables de ese viaje; como por ejemplo ver y navegar entre los fiordos (Aurlandsfjord y Nærøyfjord), montarme en el clásico tren Flåmsbana, disfrutar de las vistas de cascadas (como la conocida Kjosfossen), visitar ciudades tan modernas y con gran patrimonio como Oslo, Bergen y Stavanger, cada cual tan diferente. Fue el viaje donde disfruté plenamente de mi soledad, me sentí muy segura en sus ciudades, probé platos nuevos y diferentes (entre éstos el salmón 100% noruego, embutidos hechos de ballena o albóndigas de reno), fotografié sus bellezas naturales, visite maravillosos museos en Oslo (Museo Fram, de los Vikingos, Kon Tiki y el maravilloso Museo Folclórico Noruego), aprendí cosas nuevas del país (por ejemplo su mitología, los trolls y los magníficos marineros que eran los vikingos) y sobre todo, de mí. También encuentras, por azar o porque tiene que suceder, algún que otro tropiezo que te vale como aprendizaje para no volver a cometer los mismos errores. En mi caso, tuve que cambiar de hotel en Oslo porque el sitio elegido no era tal y como se publicitaba.

María Grau viaja sola por Noruega

Si quieres leer más sobre la experiencia de María en su viaje por Noruega, en su blog tiene todos los detalles
https://tuhobbietuviaje.com/category/europa/noruega/

Viaje de María Grau a Noruega


Judith Puigdomenech, viajar sola a Sri Lanka

Conocí a Judith en un viaje que organizamos un grupo de gente por el sur de China. Judith fue mi compañera de habitación en aquella lejana aventura, y siempre he guardado un bonito recuerdo de aquellos días junto a ella, una desconocida para mi hasta el momento que el viaje comenzó, pero que ha terminado siendo parte del grupo de amigos viajeros que ruedan por el mundo.

Viaje sola por Sri Lanka

Judith no tiene blog de viajes, no se dedica profesionalmente a nada relacionado con el turismo, ha sido la vida y las experiencias las que la han llevado a vivir en Venezuela durante algunos años y a recorrer Europa a nivel formativo en los últimos tiempos. Su faceta de mamá de Biel el guerrero le ocupa la mayor parte del tiempo en la actualidad, pero también tiene una historia que contarnos.

VIaje sola por Sri Lanka
VIaje sola por Sri Lanka

Hace unos años, nuestra amiga dio un paso muy difícil para muchas, como lo es comprarse un vuelo de avión a Sri Lanka y embarcarte a un país donde no conoces a nadie ni tienes ninguna referencia. Todo ello en una época donde internet y los móviles todavía no estaban tan extendidos como ahora…

Judith viajando sola por Sri Lanka

Habla Judith

“No lo medité mucho. Fue como un impulso imparable. Quería viajar sola y lejos! Mi destino: Sri Lanka Mucha ilusión y emoción. Al llegar al aeropuerto de Colombo y ver todos esos hombres de piel oscura mirándome me asusté y quise volver a casa. Pero esos miedos desaparecieron en un par de días gracias a la ayuda de personas increíbles de la isla. En Sri Lanka he conocido la gente más buena y dispuesta a todo por ayudarte.

Mujeres que viajan solas

Ese viaje se convirtió en lo mejor que he hecho sola en la vida. Me permitió no solo conocer a gente maravillosa y un país hermoso sinó conectarme conmigo misma de una forma en la que nunca antes había tenido oportunidad. Viajar sola permitió hacer un cambio profundo en mí y volví a casa con un empoderamiento enorme y feliz de tener a una nueva familia en Sri Lanka. Porque a fecha de hoy, aún sigo en contacto con ellos y los he visitado varias veces incluso he ido a una boda. Viajar sola es sanador, empoderador, te enriquece culturalmente y disfrutas de experiencias únicas de una forma muy intensa

Viaje de Judith por Sri Lanka


Maria Jesús Silva, viajando por España

Maria Jesús Silva viajando sola por España

No todas las mujeres que viajan solas hablan inglés, ni salen de la Península; en el caso de María Jesús, tuvo que realizar varios viajes por España para darse cuenta de que ya necesitaba dar el paso y salir de nuestras fronteras para visitar otros lugares. María Jesús tampoco tiene blog de viajes ni escribe sobre ellos; más bien, refleja sus vivencias en sus escapadas en los poemas que escribe, ya que nuestra siguiente viajera es poeta de vocación. En cada libro que publica seguro que hay parte de sus andanzas por el mundo, que la han llevado hasta Méjico, Rusia o Canadá, entre muchos otros. ¿Su secreto? No tener miedo y confiar en que se puede viajar con poco, no solo eso, sino que hay mucha gente buena por el mundo…

Nos cuenta María Jesús…

Viajar es una experiencia que reporta paz, que te da un punto de vista diferente al que tú estás acostumbrado a ver en tu ciudad, que te invita a conocer a otras personas y a relacionarte más allá de tu círculo afectivo y amistoso. Viajar sola es un reto de superación de ti misma, organizar el viaje, diseñarlo, cambiarlo a tu antojo sobre la marcha, comer lo que quieras y donde quieras, degustar un vino, visitar un museo, una calle escondida, pararte para sentir esa conexión contigo misma, con el entorno. Descubrir a otras personas que también viajan y compartir con ellas una charla, una cerveza, una mirada.

No hay que tener miedo al viaje en solitario, además siempre te puedes volver. Hay que colgarse la mochila, ponerse las botas y lanzarse a la vida de esa experiencia y de lo mucho que te va aportar. Uno de mis primeros viajes sola fue Granada, luego fui cogiendo holgura y viajé fuera de la península por muchos, muchos lugares, y lo bueno es que hay muchos más que nos están esperando.



Viajar a China con Cristina Montejo, autora de la web de viajes www.asiaeasyviajes.com

Viaja sola en China
Viaja sola en China

Si alguien nos dice que se va a viajar por China sola nos ponemos las manos a la cabeza inmediatamente. Sin embargo, ni China es peligrosa (en absoluto), ni es algo tan extraño para nuestra siguiente invitada, Cristina Montejo, la cuál siguió a su marido hacia dicho país cuando le destinaron allí. A pesar de que no saber chino en un primer momento, Cristina ha sabido defenderse y ha realizado varios viajes sola por el vasto territorio asiático. En este post nos narra sus aventuras viajando sola por Chengdu, al poco de llegar al país.

Viaja sola en China
Viaja sola en China

Cristina y su experiencia…

Soy Cristina Montejo y desde 2015 vivo en China, me encanta viajar y descubrir distintos rincones del mundo y muchas veces lo hago sola. Hay mucha gente que piensa que es una locura el que una mujer viaje sola y sin miedo, pero sinceramente creo que el paso más difícil a dar en esta dirección es el primero, después todos los demás le siguen. Si quieres lanzarte a una aventura sola, pero crees que no vas a ser capaz, empiézala y ya verás como poco a poco la bola de nieve se va haciendo más y más grande y ya no hay quien la pare.

Hoy quería hablaros por ejemplo de mi viaje a Chengdu. El año pasado tenía planeado un viaje a Chengdu a visitar los oso panda, pero en el último momento a mi marido le toco trabajar y no me pudo acompañar. Este no fue impedimento para mi para ir a esta maravillosa ciudad a disfrutar de unos animales tan adorables como los pandas, así que me marché sola. Este viaje en particular fue de 5 días aunque yo he realizado viajes de hasta 3 meses en solitario te recomiendo que para tu primer viaje sola hagas uno más cómodo y corto como por ejemplo este que te voy a contar.

Fui a Chengdú con un plan bastante típico, llegar a medio día y visitar la ciudad por la tarde. Ir a ver a los osos panda el segundo día de viaje, ir a Leshan a ver su enorme Buda en el tercer día, visitar templos y jardines en el cuarto día y descansar en la piscina del hostel en mi quinto día antes de coger el avión de vuelta a casa.

Como siempre durante este viaje tuve un algún que otro contratiempo y también varios cambios de planes. Al ver el buda de Leshan perdí el tren y eso hizo que todo fuese un día tarde y me quedase sin la piscina del hostal jajaja, además en el centro de osos panda me encontré con unas chicas de Chengdú que se ofrecieron a hacerme de guía durante todo el día a cambio de hablar en inglés con ellas. Así que después de los pandas fui a tomar hot pot y un té con ellas…

Viaja sola en China
Viaja sola en China

El viaje fue un completo éxito y si hubiese tenido miedo de ir sola no podría estar contándoos este relato, por lo que te animo a que venzas la barrera del miedo y salgas a la aventura. A veces las cosas no salen como uno quiere pero es no significa que el viaje no sea un éxito.

Para leer más sobre su experiencia, www.asiaeasyviajes.com/chengdy-2/



En conclusión, distintas mujeres, de diferentes modos de viajar e inquietudes, pero todas con una ilusión, ser capaces de viajar por si mismas. En las próximas semanas os presentaremos a nuevas viajeras que, como María, Judith, María Jesús y Cristina, se animaron un día a dar el paso. Gracias a todas ellas por haber participado.

Etiquetado: /

Entrevista a Gemma Teodoro Baldó, la Escritora Viajera

Gemma Teodoro Baldó

 

Gemma Teodoro Baldó

 

Cuando hablamos de viajes cada uno tenemos una forma de viajar, y así lo transmitimos en nuestros respectivos blogs de viajes. En un mundo como el de los bloggers donde la pasión de poner un pin en el mapa viajero y acaparar likes se ha convertido en una obsesión, da gusto leer el blog de Gemma Teodoro, más conocida como la escritora viajera.

Descubrí a la escritora viajera, o Gemma, a partir de un inciso que hizo sobre mi agencia de viajes, y que hizo que me interesase quién era esta chica con un nombre de blog tan genial; nada más introducirme en su ahora página web y leer sus palabras, me transmitió serenidad, paz, ganas de leer tranquilamente sobre sus viajes, que son siempre escapadas con tiempo, donde los pequeños detalles son el punto más importante de cada uno de ellos, donde Gemma se pierde entre las gentes del lugar, entre los lugareños que pueblan sus fotos, adornadas con imágenes que nos dan una visión más intimista, menos turista, más humana, más natural.

 

La escritora viajera

 

Gemma no viaja por viajar, siempre viaja por un motivo. Sus ansias de ver mundo van acompañadas de las ganas de conocer a la gente que puebla esos lugares, que para muchos son la foto obligada, y que para ella son lo indispensable y lo que le ha valido la pena. En sus post hay una autenticidad que no siempre es posible encontrar. Es por eso que he querido, después de un café que nos ha revelado más de nosotras mismas, que ella tenía que formar parte de mi web de viajes, de Rose Viaja, porque los pequeños momentos y la gente auténtica son los que de verdad pueblan de contenido nuestros viajes, aunque sea a Alcalá de Henares. Con ustedes, Gemma Teodoro Baldó.

 

 

Entrevista a la Escritora Viajera

Hola Gemma, y muchas gracias por aceptar formar parte de Rose Viaja con esta entrevista. ¿Vienes de una familia viajera? ¿Cuáles son tus orígenes?

Nací en Castellón de la Plana, muy cerca del mar, pero mi vida se ha desarrollado desde los 2 años hasta casi los 20 en Burgos. Más tarde me desplacé a Madrid, luego he vivido muchos años entre Valencia y Castellón, y actualmente he vuelto a Madrid. Con todo este cacao de sitios, me siento burgalesa de corazón y de adopción, con raíces valencianas, y madrileña de paso. Algo que me me ha enriquecido mucho en este sentido ha sido crecer en una familia en la que siempre hemos hecho incontables road trips por toda la península, sin los que hoy no entendería mi vida, ya que he hecho mía la tradición y me paso el año recorriendo con mi enano rojo el triángulo Burgos-Madrid-Castellón.
Hoy por hoy, cuando me preguntan de dónde soy, para ahorrar tiempo digo directamente que española. 🙂
Me gustaría que me contases un poco más de ti, y de cómo has llegado a ser la Escritora Viajera que tus seguidores conocemos hoy en día.
@escritoraviajera, mi alter ego, nació en febrero de 2013, como continuación del blog De mi puño y tecla, que me abrió mi padre con la idea de que me ejercitara en las redes sociales y que significó mucho para mí en aquel momento. Me estaba recuperando de un tema de salud delicado y toda la familia me estaba ayudando a reintroducirme poco a poco en el día a día. En esas páginas empecé a jugar con las palabras y las imágenes de una manera que se convirtió en parte de mi terapia. Más adelante llegó Instagram, que se unió a Google+, Facebook, Linkedin y Twitter. Y, de pronto, me di cuenta de que había construido un pequeño universo en el que podía transmitir un mensaje de positivismo y fuerza de voluntad. Porque cuando salimos de casa, muchas veces, nos estamos buscando a nosotros mismos. Tanto en viajes reales como en viajes interiores, y a veces es necesario que te ayuden a dar con tu ruta. Si desde mi blog y desde mis redes consigo transmitirle energía positiva a una sola persona, me habré dado por satisfecha.

Sé por tu web y lo que hemos hablado, que tuviste un problema de salud que te impidió hacer muchas cosas durante un tiempo. Sin entrar en detalle, ¿qué enseñanza has encontrado en esos momentos tan duros? ¿Cuál ha sido tu lección?

La lección más importante que he aprendido es el lema que aparece en mi blog y en mis redes: Si crees que puedes, puedes. Desde escalar el Himalaya hasta dar con tu ruta personal. Desde aprobar un examen hasta conseguir un objetivo importante para ti, o ser bendecido con el sueño de tu vida. Todo está en tus manos. O casi todo. Y lo más bello de iniciar un camino de ese tipo es todo lo que vas a ir  aprendiendo una vez hayas entrado en la ruta. Las personas que conocerás y que formarán parte de tu experiencia personal, los pequeños retos que vayas consiguiendo, las experiencias que te irán enriqueciendo como persona. Acabarás descubriendo que lo más hermoso de una experiencia catártica de este tipo es el trayecto, y no tanto llegar a la meta.

Entre todos los destinos que he visto en tu web de viajes, ¿Cuál ha sido el que más te ha cambiado, y por qué?

Mi destino más catártico en la última década ha sido Lisboa, y Portugal en general, donde he ido en diferentes momentos de mi ruta personal. Al principio en coche, ante la imposibilidad de volar, y luego siendo uno de mis primeros destinos en avión desde que hace dos años pude volver a volar.
Lisboa me llevó al cabo da Roca, el punto más occidental de Europa, me mostró el Atlántico, y me enseñó a esperar. Todo este país me transmite paz, un ritmo dulce y muchas ganas de seguir viviendo al ritmo que la vida me vaya dejando, por lo que sé que seguiré volviendo mientras la vida me vaya dejando.

Gemma en Lisboa

Por lo que he visto, eres una gran apasionada de la fotografía, ¿Qué destino nos recomiendas fotogénicamente hablando? ¿Por qué?

Como soy de viajes de proximidad, mis dos destinos fotografiables actualmente son Lisboa y Peñíscola.
Lisboa porque ofrece muchos colores y martices en su esquema urbanístico, que dan mucho juego para las fotos, además de ser uno de los destinos más importantes de street art a nivel internacional. El punto exótico se lo da el hecho de ser la puerta abierta de Europa para un país como Brasil.
Peñíscola, por su parte, ofrece unos aires mediterráneos que dan mucho juego para las fotos, con ese castillo del Papa Luna sobre un promontorio que se mete dentro del mar y sus incontables calles de un blanco impoluto.

¿Cuál sería el destino de tu vida, o el lugar al que no puedes morir sin haber estado?

El viaje de mi vida será algún día Kenia. Lo supe desde que vi, con unos diez años, la película Memorias de África. Sé que en otra vida habría sido una Karen Blixen más recorriendo África, buscando la vida más auténtica. En esta vida me conformaré con poder hacer un safari fotográfico (nada de matar animales) y recorrer los espacios más bonitos de este país. Interactuar con su gente, sentir esa magia que todos dicen que desprende Kenia en particular y el continente africano en general.

¿Cómo eliges tus destinos? ¿Qué requisitos tiene un destino para que lo elijas y viajes hasta allí?

En los últimos años he elegido los destinos por el medio de transporte con el que podía llegar, al tener el impedimento de subir a un avión. Pero, generalmente, siempre influye que el sitio tenga algo que contarme. No me gustan los destinos aglomerados de turismo, ni ir por ir, por lo que intento ir a sitios que tengan algo que ofrecerme, desde un festival de música hasta un curso de fotografía. Trato de viajar siempre con un porqué para que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.

Gemma en Milán

¿Has viajado alguna vez sola? ¿Cómo fue la experiencia?

Desde siempre me he movido mucho a los sitios sola, pero siempre con alguien esperándome a la llegada al destino en cuestión. La vez que más sola he viajado ha sido recientemente a Lisboa, para hacer un taller de foto de calle con Jota Barros, de Rubixephoto, con más gente española de diferentes puntos de la península. Así que sola del todo nunca he llegado a viajar. Creo que porque necesito interactuar con otras personas de manera constante cuando llego al destino. Por eso también me encantan las agencias como la tuya, que nos dan la opción de ir solas, pero no en solitario. Es una combinación perfecta.

¿Crees en el turismo sostenible? ¿Lo practicas en tus viajes? ¿Cómo?

Sí, de hecho en mi blog tengo un espacio que dedico a mi manifiesto viajero, en el que trato de establecer unas bases para un turismo más consciente y desestacionalizado. Ya en el primer punto doy una de mis pautas de oro: no busques tanto los destinos como el momento para vivirlos. Estoy convencida de que hay sitios que te llaman por algo, y por eso siempre vuelvo a los destinos que me conquistan. Establezco lazos con esos espacios, y se acaban convirtiendo en parte de mi vida. Creo que el respeto a la gente del lugar y a su modo de vida es básico para conseguir algo así. Como decía mi abuela, allí donde fueres, haz lo que vieres.

La escritora viajera

 

¿Qué consejos nos darías para viajar?

Entra en mi manifiesto viajero y ahí encontrarás mis 15 puntos básicos. 😉

 ¿Cómo viajas? ¿Eres una viajera low cost? ¿Vas combinando diferentes formas?

Low cost forever. Forma parte de mis principios viajeros. No hay cosa que disfrute más de la preparación de un viaje que establecer un presupuesto y hacer que todo encaje. Eso sí, con unos mínimos. Que salir de casa tampoco sea ir a sufrir.

¿Cuál es tu lugar oculto y que nos recomendarías sin que nadie se entere?

 
La cala La Renegà, en Oropesa del Mar. Pero no se lo digas a mucha gente, no se nos vaya a turistizar.
Etiquetado:

Hablamos de poesía con María Jesús Silva.

María Jesús Silva y los cocodrilos

 

Leer a María Jesús es sumergirte en un mundo mágico. A pesar de que todos tenemos recuerdos, historias, miedos, dolor, muy pocos nos atrevemos a enfrentarnos a ellos y hacerlos partícipes de nuestra cotidianidad. La mayoría de las veces, escondemos aquello que nos produce dolor, lo enmascaramos, y vivimos evitando que nos toque demasiado, intentando hacerlo invisible. Entonces, llega nuestra poeta y lo destapa, nos muestra a todos que el hablar de nuestras debilidades, de los cocodrilos que nos acechan, es el mejor camino para vivir en paz.

La muerte tampoco es un tema tabú para esta autora que ya lleva publicados tres libros, y en breve publicará el cuarto. Los muertos son parte de nuestra rutina, nos siguen acompañando siempre, se toma vino con ellos si hace falta, y al final, los muertos conviven con la vida de una forma más natural y simple de lo que muchas veces parece.

Conocí a la autora de “Al otro lado de los cocodrilos” hace poco, en un viaje por tierras de la Toscana donde viajamos juntas. Intrépida viajera, María Jesús es ante todo una compañera de viaje única, de las personas que, ante todo, saben escuchar. Desde entonces, he empezado a conocer sus libros y he ido descubriendo a la gran persona y poeta que hay detrás de sus letras. No soy una lectora de poemas, nunca lo he sido, pero debo de reconocer, que los de María Jesús enganchan, quizás porque impactan, no estamos acostumbrados a que alguien nos diga esas realidades tan a quemarropa.

 

Quién es nuestra poeta…

 

  • Sé perfectamente que es la pregunta tipo que todos te formularán, pero ¿Qué fue lo que te hizo un día tomar un folio y empezar a escribir? ¿Cuál fue el detonante?

El detonante que me hizo tomar un folio y ponerme a escribir fue, entre otras cosas, el sacar de dentro algunos de los mundos que me poseen, los otros mundos en los que vivo la mayor parte del tiempo y de los que nunca he conseguido desengancharme.

  • ¿Cómo es el proceso de creación de cada poema? ¿Llega por el aire y aterriza en tu blog de notas o se lleva mejor con tu ordenador?

La verdad es que es el poema el que me encuentra a mí. No tengo constancia de sentarme delante de un papel para escribir un poema, más bien la idea que vive dentro de mí aparece en el papel. Luego esto lleva un tiempo de maduración y correcciones. Sí que soy muy receptiva y cualquier palabra, conversación, escena… me puede servir para crear.

 

  • Los artistas trabajan por inspiración, ¿qué tiene que darse en ti para que inicies cada libro?

Las sensaciones que me ronden el alma son por lo general lo que yo podría llamar ‘mi inspiración’. El sentimiento que me habita en ese momento, lugar, día, contacto o soledad.

 

  • Te gusta viajar, ¿qué inspiración encuentras en ellos? ¿Cómo empezó tu pasión por  los viajes?

Me gusta mucho viajar, es una de las grandes ilusiones y placeres de mi vida. Desde pequeña viajo, mi padre nos hacía ‘rutas fantasmas’, que consistían en subirnos al coche sin saber el destino. Así empezó mi pasión por viajar y llegar a cualquier lugar.

 

Háblanos de los cocodrilos

Los cocodrilos, no dejan de ser un viaje, un viaje hacia el interior, llegar al otro lado requiere un esfuerzo y un riesgo, ‘desnudarse’ y comenzar a luchar con todos esos cocodrilos que te acompañan dentro y afuera. Esos que nos muerden, nos ponen zancadillas, nos golpean, nos hieren una y otra vez. También es una aventura por vivir y de la que al final sales fuerte y libre si logras llegar al otro lado.

Los cementerios y los muertos forman parte habitual de tus poemas… cuéntanos más.

Los cementerios son la ciudad de los muertos y me gusta visitarlos, para ver quién los habita, cómo tratan los vivos a sus muertos, porque ellos hablan de cómo son recordados, lo vemos en el estado en que se encuentran las tumbas. Los muertos siempre han estado muy cerca de mí. Al principio de una forma narrada, después de una forma física, he visto morir a mucha gente. Algunos muertos se han quedado conmigo, siempre los tengo a mi lado, aunque no siempre los siento.

 

Acabo de nombrar tu último libro, “Al otro lado de los cocodrilos, pero sé que has publicado algunos más….

Sí, tengo publicados dos libros más: El desorden de noviembre, con la editorial La Baragaña; y Arquitectura de la piel, con la editorial Celesta. Y este Al otro lado de los cocodrilos, que son poemas en prosa y que publicó Baile del Sol.

 

 

Nuevos proyectos…

En breve, sé que publicas de nuevo. ¿Cómo surgió? ¿cuál va a ser el título?

Sí, en septiembre sale mi cuarto libro de poemas, con la editorial Gato Encerrado, se titula ‘Números inexactos’. Les mandé el libro y les gustó y decidieron sacarlo entre sus títulos.

 

 

Tu siguiente proyecto, todavía en fase de preparación, es un proyecto precioso….

Sí, aunque todavía falta un poco para que esté en la calle, pero te diré que es un libro que se ha gestado bajo el influjo de la obra de Antonio Alcázar, un artista que trabaja con la materia y las texturas, como el polvo de cristal. Es un artista que me fascina porque me lleva a esos mundos en los que me encanta perderme. Siempre agradecida a Antonio Alcázar, que me ha permitido utilizar su obra de una forma desinteresada. El libro se titula Paseo de invierno en Finlandia’ y saldrá con la editorial Amargord.

 

Cursos de poesía en los centros penitenciarios.

Entre muchas de tus actividades literarias, están los cursos que impartes en diversos centros penitenciarios. ¿Cómo son tus alumnos? ¿Hay poesía en estos lugares, que, muchos de nosotros, consideraríamos tristes?

La idea es llevar la poesía a los lugares donde por diferentes circunstancias es difícil que llegue. Se me ocurrió que la cárcel es uno de esos lugares y allá me fui con muchas ganas y con una acogida fantástica por parte de las autoridades (que no es fácil), y de los alumnos que se apuntaron al taller. Son personas especiales, con muchas ganas de descubrir. la mayoría escribe mucho y sin pudor, construyen poemas que tienen mucha fuerza.

 

¿En qué otros lugares has impartido talleres?

En centros culturales y librerías.

 

¿Qué les dirías a todos aquellos jóvenes poetas que todavía no se atreven con la poesía? ¿Cómo deberían de empezar?

Pues les diría que la poesía es como subirte a una noria fabulosa, en la que al principio quizá te mareas, pero te puedes bajar y volver a subir, y cada vez que des otra vuelta descubrirás sensaciones maravillosas que te llevaran al vacío, a la luna, detrás del espejo, al fondo del mar…. Y hay que empezar por comprar el billete para subir a la noria, o lo que es lo mismo, por comprar el libro de poemas y ponerse a leerlo una y otra vez y otra vuelta.

 

¿Qué te gustaría añadir?

Que la poesía está en todas las partes, sólo hay que pararse a mirar, escuchar, oler, beber, comer, caer… estamos rodeados de poesía, de poemas por escribir.

 

Gracias María Jesús, por permitirnos conocerte mejor, y conocer mejor este mundo, que muchas veces está tan cerca de nosotros, y a la vez tan lejos. Ójala lo valorásemos todos más. Seguramente, habría mejores sentimientos en todo el mundo.

Etiquetado:

Nepal y la experiencia de Ana Gómez

Entrevista a Ana Gómez y su experiencia viajado sola por Nepal

 

viaja sola
El punto de vista de viajar sola a Nepal, Ana Gómez nos lo cuenta

 

 

Cómo sobrevivir al shock que producen los países asiáticos la primera vez.

 

De nuevo hablamos con Ana Gómez, la creadora de la Web Viajar alimenta el alma. Ana, incansable viajera, siente una gran pasión por Nepal, país que nosotros estamos planeando visitar este año. Con el fin de conocer mejor este maravilloso país, me pongo en contacto con Ana de nuevo. ¿La finalidad de hoy? Conocer Nepal.

  • Ana, cuéntanos: ¿Por qué decidiste ir a Nepal, y cuándo estuviste allí?

Fue en 2014 que decidí dar un giro radical en mi vida y puse en marcha el proceso de reinventarme para ser más fiel a mí misma.  Entonces, decidí que lo que quería hacer en esta vida es viajar despacio, colaborar, aprender y compartir todo esto con los demás. Por otro lado, una vez que tuve claro este punto y lo que quería hacer, me surgió la siguiente pregunta ¿Y por dónde voy a empezar? Justo en ese momento, llegaron a mis manos dos cosas por diferentes lados: una fue el libro de Javier Iriondo Donde tus sueños te lleven; por otro lado, un artículo de Organizaciones y Fundaciones de Nepal de una web que sigo que se llama Trabajar por el mundo

Si a estos dos puntos anteriores, les unes, que yo soy de montañas y nieve, y ya sé que hay muchas y maravillosas montañas en todo el mundo, pero el Himalaya es sin duda el sueño de todo amante de las montañas… Ya tenemos todos los pasos para llegar a contestar a tu pregunta. Como no creo en las casualidades, si no en que hay que vivir con los ojos muy abiertos, uní todas estas partes, y tachaaaan. Nepal se posicionó como lugar de partida de mi nueva vida. 

Ahora que lo medito, casi 3 años después, tengo muy claro que tenía que ir a ése país, en ese preciso momento, porque era el que me iba a mostrar que aún tenía que aprender muchas cosas sobre mí misma y sobre el mundo en general.

 

Nepal
Nepal, simplemente, increíble….

 

Primera vez viajando sola por Asia….

  • ¿Cómo fue tu llegada al país? ¿Era tu primera experiencia en Asia? ¿Era tu primer viaje sola?.

¡Madre mía Rose! Mi llegada al Aeropuerto de Katmandú fue realmente impactante, y sí, era mi primera experiencia en una ciudad asiática. Yo era una novata en esa parte novata, y ello se unió a una situación bastante común en las grandes ciudades asiáticas. Me refiero al momento que intenté coger un taxi en el aeropuerto. Allí, me intentaron amedrentar entre varios hombres para que les diera dinero a diestro y siniestro, y todo esto, autorizado por la persona que me fue a recoger de la Guesthouse dónde había reservado en Kathmandú.  Y qué os voy a contar… Me alegro enormemente de ser una mujer grande, mido 1’73 y además estoy fuerte. Salí del taxi (los taxis de Nepal son diminutos para poder circular por las mini calles de la ciudad 😉 y me puse seria no, lo siguiente… Exigí al taxista de la Guesthouse que me llevara al alojamiento inmediatamente. Les dije que no les iba a dar un céntimo y debí de hacerlo muy bien porque el de la Guesthouse dijo dos palabras en nepalí y desaparecieron todos de allí. Jajaja

Ahora, cuando vuelva ya sé quién va a ir a buscarme… Y ahora entiendo mucho más ese país, así es que, se queda en anécdota… Pero desde aquí quiero preparar a aquellas personas que no hayan visitado nunca una ciudad asiática, que hay que prepararse y dejar nuestra  mirada occidental a un lado, o sufriremos un gran shock.  O quizá es que lo tenemos que pasar para aceptar lo diferentes que somos… ¿Quién sabe? 😉 Pero que nos impacta, nos impacta.

El shock cultural…

  • ¿Cómo sobreviviste al shock que producen los países asiáticos en los occidentales?

Después de esta anécdota, tuve la suerte de que un nepalí amigo de un conocido de Madrid, quedara conmigo justo al día siguiente para desayunar. Pasé los 3 primeros días con él y me ayudó muchísimo. Le estaré siempre agradecida por esos días, por su ayuda, su paciencia y porque gracias a él no tomé el primer avión de vuelta a Madrid.  Me hubiera perdido tanto. Él me facilitó mucho las cosas, y me mostró la cara bonita de Kathmandú, que tenerla la tiene. Además de ayudarme a cambiar de alojamiento, porque mi primera elección fue realmente mala.

Después, simplemente, me fui integrando. Bajé barreras, aprendí sobre su cultura, y un día, casi sin darme cuenta, me parecía todo lo más natural del mundo, es más, si me apuras, encontré una paz allí que no he encontrado en ningún otra parte del mundo. 

 

nepal mujer sola viajando
Poco a poco, me fui integrando con sus gentes y costumbres….

 

Qué visitar en Nepal…

  • ¿Qué lugares de Nepal visitaste? ¿Y cuáles nos recomendarías?

Uff, ¡No sé por dónde empezar! Katmandú tiene muchísimos sitios que visitar. Os recomiendo que leáis mi artículo “Nepal debería de estar en tus Top 3 para el 2017”  Facilito muchísimos datos al respecto, y es que dependiendo de los gustos de cada uno y de lo que sea su objetivo, encontrará sus propias opciones, pero le dedicaría a Kathmandú al menos 4 o 5 días para ver y pasear y disfrutar de las zonas agradables que tiene, que son numerosas.  Lo que sí que os recomiendo es que os la toméis con tranquilidad. Está muy bien ir a visitar los sitios más turísticos, pero, por ejemplo, me reservaría una mañana para ir al mercado callejero al Norte de Thamel. Simplemente es increíble. Sin embargo, mi lugar favorito fue Pokhara. Allí fue dónde pasé más tiempo. Algún día me iré a vivir allí, como te lo digo jajaja 

También os recomendaría Bakthapur, Patan y Nagarkot, situados en los alrededores de Kathmandú… Son muchos los lugares y las cosas que se pueden hacer en Nepal. Todo depende del objetivo de tu viaje, ya que hay muchas alternativas.

 

Nepal
Nepal

 

– De todo ello, ¿qué no podemos dejar de visitar?

Bakthapur y Nagarkot sin duda alguna, Pokhara en primer lugar. Si te refieres a Kathmandú, no me perdería el Templo de los Monos. Aquí se encuentra el lugar sagrado Pasupatinah (y por favor, recordad que es un lugar sagrado, que los hindúes encineran allí a sus personas queridas, y que hay que comportarse con respeto.  No puedo entender la poca sensibilidad que tienen algunos haciendo fotos para captar el momento de la cremación y a ver si pueden conseguir el trozo de cuerpo quemándose. No olvidéis que es un rito religioso, están despidiendo a un ser querido, tened consideración). Otro imprescindible en Katmandú es la Boudanath Stupa, en el barrio tibetano. Un lugar mágico

 

Practicando yoga…

Cuéntanos más sobre tu experiencia practicando yoga

Realicé un retiro de yoga al principio de mi viaje,  ya que necesitaba salir del caos de Katmandú, y aunque el lugar estaba en las laderas que rodean Katmandú, fue como llegar a un oasis de paz.  Fue una semana maravillosa y se lo recomiendo a todo el mundo. Allí conocí a dos mujeres increíbles, Desiree y Annia. Un beso enorme a esos dos soles que tanto me ayudaron a entender mejor ese país.

Encontraréis clases de yoga en las grandes urbes dónde puedes asistir sin necesidad de reservar.  Tienen clases sueltas a las que puedes asistir y lo hacen muy fácil, sobre todo si estás visitando varios lugares en varios días. 

 

viaja sola
Viajar alimenta el alma

 

Practicando Trekking…

– ¿Hiciste algún trekking?

Trekking como los montañeros que visitan el país para hacer el EBC (Everest Base Camp) o ABC (Annapurna Base Camp) por ejemplo, no. No tuve tiempo porque mi objetivo era el de trabajar como voluntaria en diferentes proyectos con niños.  Sin embargo, sí que tomé un avión desde Pokhara para subir a Jomsom y desde allí, hice dos etapas del Annapurna Circuit. No disponía ni de tiempo, ni había tenido tiempo para prepararme físicamente. Hay que prepararse y llevar el equipo correcto dependiendo de la altitud que vayamos a alcanzar.

 

nepal

 

Los voluntariados en Nepal…

Creo que también hiciste un voluntariado

Efectivamente, ese fue mi objetivo desde el principio.  Visité una población rural remota para ver cómo una Fundación española estaba construyendo allí una escuela. Conocí gente maravillosa, con las que no podía hablar, pero no nos hacía falta. 

Después estuve en Maya Universe Academy y mi condición física no me permitió seguir adelante en ese lugar.  No te imaginas lo que lloré porque el proyecto es simplemente impresionante. 

Así es que terminé en mi querida Pokhara en The Love Company, ayudando a chavales de un orfanato a ir y venir del cole, a hacer los deberes, a jugar a pasar tiempo con ellos y darle mucho cariño. Tanto o más cariño que el que ellos me ofrecían a mi todos los días. 

Eso sí, después de estas diferentes experiencias tengo claro que los voluntariado en Orfanatos hay que estudiarlos mucho, ya que en muchas ocasiones son simplemente lugares dónde se aprovechan de la condición de orfandad de los niños para sacar dinero a los voluntarios. Así es que, no lo recomiendo en un principio a no ser que se conozca y mucho el funcionamiento del lugar y el uso que se hace del dinero que pagas como voluntario.

 

nepal viaja sola
Nepal y Ana Gómez

 

 

Preparando mochilas.

 

Por último, hablando de cosas prácticas, ¿Qué tenemos que meter en la mochila porque nos va a hacer falta?

Pues va a depender mucho de cómo orientes tu viaje a Nepal y la época en la que vayas.  No hay que olvidar que en nuestros meses de verano allí es el Monzón y eso influye y mucho. Normalmente en esa época del año no se deberían ascender a los EBC o ABC.

 

Montañeros: si no queréis super cargados, en las tiendas de Katmandú como de Pokhara alquilan todo el material que puedas necesitar. Ahí ya depende de lo especial que sea cada uno, pero si no quieres ir super cargado, que sepas que tienes la opción.

 

Para los que vayan a un retiro de yoga: llevar ropa cómoda

 

Nepal

Para todos: 

  • Ir con un buen seguro médico por lo que pueda pasar y por supuesto para el montañero coger la opción de traslado en helicóptero por si acaso.
  • Un buen repelente ecológico
  • Un buen protector solar ecológico
  • Ropa cómoda y calzado apropiado para la actividad que vayamos a realizar allí.
  • Llévate ropa y medicamentos que no te importe regalarla cuando te vuelvas, medicinas en el botiquín que después también podrás dejar allí a las personas con las que hayas convivido en tu hotel o Guesthouse.
  • Pastillas potabilizadoras por si vas a estar en algún lugar muy remoto.

 

A nivel interior personal, ¿Qué nos recomiendas antes de ir?

 

  • Que te prepares para vivir en un país totalmente distinto al nuestro, con tradiciones muy diferentes donde las religiones están muy presentes.
  • Que sepas que los nepalís son curiosos por naturaleza y te van a hacer el tercer grado en cuánto les digas Hola. Son así, no te lo tomes a mal. Aprovecha el interrogatorio para conocerles mejor.
  • Aprende a regatear.
  • Prueba los restaurantes locales que tienen comida deliciosa.
  • Prepara tu mentalidad y mirada occidental a una cultura oriental.
  • No prejuzgues y deja que el país de las emociones, como yo le llamo, te inunde.

Gracias de nuevo, Ana, por tus aportaciones a mi web. Eres única, y leer tus experiencias nos lo demuestra. Un abrazo y hasta pronto.

 

 

Etiquetado: /

Entrevista a Floren, autor de la web de viajes fmanega

Web de viajes fmanega por el mundo.

La web de viajes de Floren está entre mis favoritas para viajar. Me encanta cómo escribe, y también los destinos que elije para sus viajes. Para mí, Floren es un ejemplo a seguir en cuestiones viajeras. Especialmente, porque muchos de sus destinos están en mi larga lista de viajes por cumplir y su forma de viajar cuadra bastante con la mía propia.

Fmanega por el mundo.

Floren no tiene una web de viajes cualquiera. Con sus vuelos, podríamos dar varias vueltas al mundo, y todavía alguna más. Viajero conocedor de todos los países europeos, y todos los continentes, excepto la Antártida, se decanta por lugares menos concurridos; aquellos lugares donde los turistas del grupo con el guía y la banderita no llegan, porque, ni leen ni les interesa algo fuera de los circuitos turísticos. Al contrario, nuestro invitado ama aquello que todavía está por descubrir, ajeno a las grandes multitudes.

Floren es también el creador del Club Unesco, donde él y otros viajeros se dedican a recopilar y explicar para otros viajeros las maravillas que esta organización ha declarado Patrimonio de la Humanidad en los últimos años. Esto, y mucho más, contado por Floren. Bienvenido.

 

fmanegaporelmundo
Floren, en uno de sus viajes

Supongo que sonará a tópico mi primera pregunta, pero te la tengo que hacer: ¿Cuál fue el primer viaje de tu vida? Si hubieses podido elegir, ¿Cuál te hubiese gustado que fuese el primero?

Mis primeros viajes fueron producto de mi imaginación infantil. Desde muy niño me sentí atraído por los mapas y soñaba con visitar lugares lejanos. Algo que no pude hacer hasta bien entrada la veintena, por otra parte. Aunque anteriormente había hecho varias escapadas por la Península Ibérica, Francia y los Países Bajos, quizás el primer viaje que considero como tal fue uno en el que entré por Copenhague y volví por Moscú recorriendo parte de Dinamarca, Suecia, Finlandia y Rusia. Como anécdota, estuve a punto de perder el primer vuelo debido a un malentendido. Si lo hubiera hecho, probablemente mi vida habría sido muy diferente.

Los países nórdicos fueron mi primer amor viajero, ésa es la razón por la que decidí visitarlos en la que considero mi primera experiencia.

 

Has viajado a lo largo de muchos países y continentes, ¿en cuál de todos has tenido un mayor shock cultural?

Mencionaría Benín, un pequeño estado de África Occidental donde se mantienen tradiciones muy extrañas para los europeos y el estado micronesio de Yap, quizás el lugar más aislado en el que he estado y donde todavía no están demasiado acostumbrados a los occidentales, aunque creo que será así por poco tiempo.

 

Todos los viajeros sufrimos anécdotas que recordamos con cariño, ¿nos cuentas una?

Ahí va una que ahora me hace sonreír aunque en su momento lo pasé bastante mal. Por problemas con el visado para acceder al país, me quedé aislado durante varias horas en el aeropuerto de Minsk sin poder entrar en Bielorrusia ni poder volver porque el avión alemán que me llevó ya había retornado y no había nadie para solucionar el tema. Los aduaneros bielorrusos no me entendían ni yo a ellos tampoco, por lo que simplemente me dejaron tirado en la zona de salidas. Finalmente pude contactar con un hotel que me solucionó el problema previa reserva de una habitación para pernoctar allí.

 

Personalmente, ¿qué cambios ha provocado en ti el viajar?

Ha cambiado mi vida en muchos aspectos y me ha convertido en una persona con la mente más abierta, más cosmopolita, más tolerante y creo que también más culta. Viajar es un aprendizaje continuo, al menos para quienes todavía mantenemos la curiosidad y el entusiasmo por conocer cosas nuevas.

 

¿Qué le pides al viaje?

Que me ayude a salir de la rutina, que me permita ampliar mis conocimientos sobre el mundo que me rodea y que me ayude a ser menos egoísta e insolidario. Que me haga mejor persona, en definitiva.

 

¿Qué valores personales intentas aplicar a todos tus viajes?

Respeto por el medio ambiente, tolerancia con otras formas de pensar, humildad respecto a las costumbres locales. Intento dejar la menor huella posible de mi paso, tanto en los lugares que visito como en la vida cotidiana de quienes los habitan.

 

fmanega por el mundo
Floren en lo que queda del Mar de Aral, Uzbequistán.

 

Ser viajero y padre a la vez.

Siendo como eres padre, ¿qué les dirías a otros como tú, que también lo son, y no se atreven a viajar con sus hijos? ¿Es realmente tan “peligroso” como muchos creen?

Aunque tratar de convencer a alguien de algo nunca ha sido lo mío, les diría que les hacen un gran favor a sus hijos si se los llevan con ellos de viaje. Un niño es como una esponja que lo absorbe todo y siempre está en pleno proceso de aprendizaje, aunque no lo parezca. Aplicando ciertas medidas de sentido común, el riesgo para ellos es mínimo y los beneficios suelen ser enormes, especialmente a la hora de relacionarse con otros niños y de aprender que existen otras formas de vida diferentes a la de ellos pero igual de válidas. Y, para terminar de convencerles, les diría que viajar con niños abre muchas puertas.

 

¿En qué crees que ha cambiado la visión del mundo de ellos respecto a otros niños? ¿Crees que te lo agradecerán?

Mis hijos han viajado desde muy pequeños y, como es natural, hay cosas de las que no se acuerdan pero es evidente que les ha quedado un poso. Tienen una mente mucho más abierta y son más tolerantes que lo era yo a su edad, cuando apenas había salido de mi pequeño pueblo extremeño.

Si me lo agradecerán en el futuro o no, lo desconozco. Pero tampoco me preocupa, siempre he intentado hacer lo que he creído que era lo mejor para ellos y con eso me doy por satisfecho.

Organizando viajes.

Escribes mucho sobre viajes, pero nunca sé cuándo estás viajando. ¿Cómo organizas los viajes de los que nos hablas?

A lo largo de mi vida he viajado de casi todas las formas posibles. Solo, con amigos, con pareja, con hijos, con otros familiares. Por libre, en viaje organizado, con conductores locales, con guías locales. Desplazándome en avión, en trenes nocturnos, en taxis, en coche particular. Con mochila, con maleta, alojándome en sitios cutrísimos, en hoteles incluso de seis estrellas, durmiendo en tienda de campaña. Para mí todas las formas de viajar son válidas si las llevas a cabo por tus propios medios y por ello no entiendo ese absurdo debate tan habitual de si se es mejor o peor viajero dependiendo de la forma en la que viajas.

De todas formas, creo que no he contestado a tu pregunta. Habitualmente he organizado (o más bien desorganizado) los viajes yo mismo cuando he viajado solo y con mi pareja cuando lo hemos hecho juntos o con nuestros hijos. Pero siempre me ha gustado dejar espacio para la improvisación cuando viajo y hay cosas que he ido cambiando sobre la marcha. En la actualidad, me encuentro en un impasse viajero desde hace un par de años, aunque mantengo la esperanza de retomar la actividad algún día.

 

fmanega
Floren en uno de sus muchos viajes.

Club Unesco. La idea.

Háblanos del Club Unesco y ¿Cómo surgió la idea de este proyecto? ¿En qué fase se encuentra actualmente y cuál es la proyección de esta maravillosa organización?

Hace un par de años más o menos abrí un grupo de Facebook al que llamé “Patrimonio de la Humanidad UNESCO”, con el fin de dar visibilidad a un patrimonio monumental tan enorme como desconocido en muchos casos. Unos meses más tarde, en una conversación dentro de este grupo, alguien sugirió la idea de crear una web que incluyera enlaces a los lugares Patrimonio de la Humanidad sobre los que habíamos escrito en nuestros blogs. Así nace el Club UNESCO, al principio con solo cuatro o cinco participantes y hoy con casi una treintena. Lo que intentamos desarrollar es una base de datos con información no solo de bienes declarados Patrimonio de la Humanidad sino también haciendo referencia a otras figuras de protección de la UNESCO como Reserva de la Biosfera o Patrimonio Cultural Inmaterial. A día de hoy, hemos cumplido buena parte del trabajo y tenemos almacenada una vasta información a disposición de cualquiera que esté interesado. Aprovecho para indicar que si tú o cualquiera de tus lectores quiere participar en el proyecto, sois bienvenidos (Club Unesco)

He leído que empezaste a viajar a raíz del libro “El camino más corto”, uno de los libros de viajes por excelencia. ¿Qué otros libros recomendarías?

Leí por primera vez “El camino más corto” de Manuel Leguineche cuando tenía 16 o 17 años, allá por 1980 más o menos, y lo que descubrí en sus páginas me marcó de una manera indeleble. No ya porque me empujara a viajar más adelante, que era algo que ya tenía decidido desde tiempo atrás, sino porque me confirmó que aquello era lo que yo realmente quería hacer. Siempre le agradeceré a Leguineche que escribiera esa historia. No soy muy dado a recomendaciones pero en cuanto a libros escritos por viajeros me gustan los escritos por Jorge Sánchez, seguramente el español que más ha viajado por el mundo. Y si se prefiere algo más literario, apostaría por “En el camino” de Jack Kerouac.

Pregunta totalmente tuya y que no podía dejar de hacerte: ¿Dónde no debemos buscarte si te pierdes?

Jajaja, esta pregunta me la formulé a mí mismo en una autoentrevista que me hice una vez. Y la respuesta fue en Las Vegas. Ha pasado algo de tiempo, pero sigo pensando que esta ciudad resume de manera fiel casi todo lo que no me resulta atractivo. Así que, definitivamente, no me busquéis por allí.

Muchas gracias por tus respuestas tan sinceras Floren. Espero ser testigo de más aventuras tuyas. Un abrazo muy fuerte.

 

Etiquetado: /

Ana Gómez y su web Viajar alimenta el alma

¿Es posible viajar sola?

 

Hoy hablamos con Ana Gómez, la creadora de la web Viajar alimenta el alma.

Ana llegó a mi vida por casualidad, un día en que descubrimos nuestra proximidad geográfica y decidimos tomarnos un café.

Ana, incansable viajera que vive por y para viajar. No es una super woman, aunque muchos lo crean así. Tiene sus miedos, como todo el mundo, a dar el paso y poder equivocarse. Pero, al contrario que mucha gente, ella sí que se atreve a dar el paso. Cuando acaba de ser el 8 de marzo, día Internacional de la Mujer, era importante para mi recoger el testimonio de esta alcalaina y madrileña de corazón, para mostrar a todas las chicas que están pensando en coger la mochila y hacer lo que siempre quisieron hacer, que no es tan difícil.

La libertad de viajar...
La libertad de viajar…

Cuéntame Ana, ¿por qué empezaste a viajar? ¿Qué te hizo dar el paso?

Porque me di cuenta que me lo pedía el cuerpo y una vez que lo probé también me di cuenta que es cuando me siento más yo, más libre, más feliz, más completa y más viva.  Y cuando me di cuenta de cómo me hacía sentir, ya no pude parar.  No hay nada que me haga sentir igual. 

El paso me lo hizo dar mis ganas de descubrimiento y aventura.  Necesito estar en constante aprendizaje y sobre todo necesito el cambio y la incertidumbre en mi vida, porque así consigo que se me planteen retos y no hay nada más emocionante que ir acumulando experiencias de retos conseguidos.

 

¿Cuál fue tu primer viaje sola y a dónde te llevó el destino?

Mi primer viaje sola fue a Dublín. Me fui allí como Au Pair para cuidar niños y realizar tareas domésticas. A la par que iba a clases de inglés, conocer otra cultura y otro país. Irlanda es un país maravilloso, por cierto. 

El destino me llevó a conocer a una familia con la que disfruté muchísimo.  Aprendí que es muy duro cambiar de residencia y de cultura cuando no tienes las herramientas necesarias, cuando nadie te ha contado nada y te vas totalmente a ciegas. Tenía 19 años y las cosas eran muy diferentes en aquella época.  El destino me llevó a descubrir que los principios son complicados y que a través de la flexibilidad y la comparación cero y expectativas cero, puedes llegar a descubrir un mundo muy interesante y emocionante. En ese primer viaje cambió totalmente mi percepción del mundo. 

 

¿Cuál ha sido el lugar que más te ha impactado?

Nepal. Mis tres meses en Nepal han sido otro gran punto de inflexión en la forma en la que me relaciono conmigo misma, con el mundo y las circunstancias.  Nepal llegó en el momento que yo decido cambiar de estilo de vida, y era exactamente el tipo de país que necesitaba para llegar a entenderme mucho mejor.  Sin duda alguna es el lugar que más ha tocado mi corazón y mi alma viajera.

 

¿Qué es lo que te llevas de cada viaje?

Uff… vaya pregunta!! Sobre todo personas.  Personas con sus vidas, sus circunstancias y experiencias, momentos únicos y conversaciones únicas que te llevas sólo tú.  Eso sería lo primero y más importante, ya que te hace ver las cosas desde múltiples perspectivas y te hace dejar de ser el centro de tu universo. Darte cuenta en directo que hay mil realidades. Aprendes a desdramatizar y a saber ponerte en los zapatos de los otros con mucha más facilidad.

También aprendizajes de todo tipo, a nivel vital, de transformación, no tengo días para contarte sobre este aspecto jajaja Los procesos de cambio y de desarrollo que he tenido a lo largo de todos estos años han sido varios, y espero que sigan ocurriendo porque mi intención siempre es la de conocerme mejor, la de ser mejor persona, para mi y para los demás.  Y me queda muuuucho por hacer, te lo aseguro…

A nivel práctico también. Ahora viajo y trabajo a la vez, y estoy aprendiendo sobre sostenibilidad, trabajo en el campo, permacultura, construcción con madera, animales de granja, mercados callejeros, etc. Todo éso me lo llevo yo en mis carnes.

Y luego hay veces que me llevo cosas materiales, como unos pantalones típicos, una bolsa o una pulsera, las postales me encantan, pero es lo que menos… No soy de comprar en los viajes, porque la mochila pesa y todo ocupa espacio, así es que hay que intentar mantenerlo al mínimo posible.

 

 

Ana, autora de viajar alimenta el alma
Ana, autora de viajar alimenta el alma

 

¿Qué huella intentas dejar en los países a los que vas?

Pues sobre todo positiva. 🙂

Me gusta ir con la mente abierta, y ver cómo funcionan, cómo se relacionan y entonces intentar integrarme.  He dejado de ver a los occidentales como los que tiene el Don de saberlo todo. Ahora, observo y después actúo.  Pero me encanta colaborar en proyectos en dónde estoy ayudando a otras personas a conseguir sus sueños de vivir de un modo sostenible, autosuficiente, respetando la naturaleza, el planeta y las gentes de ese lugar.  Quiero que sepan que los españoles somos gente amable y respetuosa. 

Representamos el país de dónde venimos…

Creo que algo que olvidan muchos viajeros es el hecho de que representan el país de dónde vienen, y que lo que ellos transmitan se va a quedar en la mente de la otra persona así:

“Oye, pues aquí estuvo una española super curranta, simpática, buena persona que nos hace querer más españoles voluntarios o trabajando aquí”

a pensar….

“Puf, tuvimos una española aquí mal educada, vaga y además con una actitud prepotente que no quiero volver a tener un español nunca más… qué pena de experiencia”

Hay personas que no lo piensan, pero os aseguro que es así. Los viajeros que me estén leyendo estoy segura que han escuchado alguna vez este tipo de afirmaciones, dependiendo de las experiencias de personas con las que se han encontrado por el camino.  Así es que la huella siempre de amabilidad y respeto, por favor. Aparte de divertida.

 

Has viajado mucho y convivido con diferentes culturas. ¿Qué cosas encuentras son iguales allá donde vas?

 

  1. Que hay muchas más personas buenas que malas en el mundo, no importa lo que nos quieran hacer creer. Hay muchas más personas deseando de ayudar a los demás, o curiosos por aprender y descubrir, que personas que te quieren hacer daño.
  2. Que una sonrisa, te saca de muchísimas situaciones incómodas. Las personas reaccionan a una sonrisa, siempre que nos falte el idioma, la situación en sí misma, etc… Sonríe y llegarás muy lejos.
  3. En todos los sitios hay cosas que te van a gustar más y otras que no, y nunca van a ser las mismas de las otras personas que preguntes. Todos percibimos y sentimos de forma distinta, por eso siempre recomiendo a todo el mundo que tengas sus propias experiencias y después compartan, pero que lo vivan en sus carnes. Las etiquetas que nos ponen o que vamos poniendo nos llevan a muchas confusiones.

 

Una mujer viajando sola. La experiencia.

 

 

Como mujer ¿Qué problemas has tenido?

Yo problemas como mujer no he tenido ninguno. Te prometo que por el hecho de ser mujer no lo he tenido. Lo que sí que he tenido han sido circunstancias en las que me he sentido incómoda, y he tenido que utilizar mi altura y que soy grandota, y mi intuició,n para hacerme valer. 

 

En el Transmongoliano….

Tengo una anécdota que me ocurrió en el Tren Transmongoliano según salía de Moscú, en la primera media hora, que tuve muy mala suerte con mi compañero de camarote. Tengo que reconocer que me hizo sentir mal, y a pesar de no conocer el idioma, me hice entender por las azafatas y la policía del tren y me lo quitaron de en medio al instante.  Él se emborracho en la primera hora de trayecto y se puso muy pesado y no estaba dispuesta a aguantar eso durante cuatro días, me puse firme, y me solucionaron el problema. Por lo que os digo, hay muchas más personas buenas que personas malas.  Este chico se hubiera emborrachado con cualquier persona, lo que ocurre es que yo me sentí en desventaja por el tema del idioma, y porque no me veía 4 días compartiendo camarote con una persona borracha (hubiera hecho lo mismo con una mujer en esas condiciones).

Pero de verdad que por el hecho de ser mujer no he tenido nunca problemas. Ni en aeropuertos, controles, o viajes en autobús, o trenes (quitando el comentado). Me he encontrado en situaciones dónde según las películas y muchos medios, me deberían de haber descuartizado como 20 veces, y nunca me ha ocurrido. 

Mujeres viajando solas… nuestra intuición…

Una vez aclarado esto, en el mundo en general, las mujeres tenemos que desarrollar la intuición para esquivar situaciones en las que nos sintamos en desventaja, que haberlas las hay, pero creo que, utilizando el sentido común y tu intuición, el viajar sola es lo mismo que vivir sola. No te da problemas, sólo que tú tienes que discernir entre lo que te puede poner en una situación de riesgo y lo que no. Y eso no se debe al estar viajando, se debe a cómo las sociedades han situado el papel de la mujer.

 

 

Si una chica está leyendo esto, seguramente pensará “si, muy fácil, porque seguro que Ana conoce gente allá donde va” ¿Es así? ¿Conoces previamente a alguien? Si no ¿Cómo te organizas con el alojamiento, etc?

 

Pues verás, ahora a mis 43 años, y después de haber vivido en varios países y haber viajado tanto, pues sí, tengo mucha gente conocida alrededor del mundo y te aseguro que si voy a visitar un lugar dónde conozco a alguien les aviso porque me da mucha alegría volver a ver a otros viajeros, o amigos o lo que sea.  Pero es curioso que lo que me ha ocurrido también es que amigos contactan con otros amigos y les dicen que una amiga va para allá y que quién se toma algo conmigo… ¡Sin conocerme de nada! Y la gente queda conmigo sin concocerme y nada más que por las ganas de enseñar, de conocer y de mostrar su amabilidad. Y yo nunca digo que no a conocer gente nueva. NUNCA. Lo hacía también cuando estaba viviendo en Madrid. He tenido en mi apartamento amigos de amigos, y he estado encantada.  Las relaciones entre seres humanos son maravillosas y se aprende siempre algo de otras personas. 

Cómo actúo en mis viajes…

Así es que, hay muchas veces que conozco a gente y les visito, otras veces me llegan por parte de otros amigos, y ahora se han convertido en amigos, y hay otras veces que no conozco a nadie y les conozco cuando llego.  Eso sí, eso no quiere decir que me quede en sus casas. Hay veces que sí, y otras muchas que no. Depende mucho.

Dónde me alojo…

Mi alojamiento por excelencia son los Hostels (Albergues), una, por el tema económico (normalmente son los alojamientos más baratos), y dos e igual de importante, es el lugar por excelencia para conocer otros viajeros, apuntarte a actividades súper divertidas, y además están preparados para viajeros que no quieren gastar mucho dinero, porque tienes cocina, salas de cine, wifi, precios especiales y ofertas en el caso de tener su propio bar, etc…

 

A lo largo de tus viajes, habrás hecho muchas amistades, ¿Cómo son estas amistades que se hacen en otro país? ¿Tienes luego contacto con ellos?

Hay de todo Rose.  Tengo un artículo muy bueno dónde hablo de este tema (Amores Viajeros vs Amores Pasajeros)  Básicamente, sabes cuándo las personas que conoces se van a convertir en gente que van a seguir ahí, o son amigos de aventuras con fecha de caducidad. Y son igual de bienvenidos que los que perduran en el tiempo. Hay grados, y hay circunstancias que nos colocan a cada persona en uno de esos grados. Y lo que he aprendido con el tiempo, es que todos son necesarios y bienvenidos. Y de todos se aprende algo y se disfruta de algo en concreto.

En mi caso particular me siento muy afortunada porque sigo en contacto con muchas de esas amistades y con algunas incluso nos hemos visto en diferentes países y es una gozada. Además, yo soy de cuidar las amistades, y aviso de ello por adelantado.  En el momento que veo que no es recíproco, pues yo también me relajo, pero soy de cuidarles y de que me cuiden 😉

 

Ana, viajera y cocinera
Ana, viajera y cocinera

 

Viajar alimenta el alma.

Sobre tu web, Viajar alimenta el alma… el nombre dice mucho. ¿Tú qué nos dirías? ¿Qué intentas transmitir con ella?

El objetivo fundamental es el de compartir información para animar a todo el mundo a coger la mochila y conocer mundo. Siempre y cuando sea lo que a uno quiere hacer de verdad. 

Me he dado cuenta que viajar está de moda, pero también estoy segura que no a todo el mundo le apetece. Sobre todo, el viajar no es la purga Benito, que todo lo arregla.  Esto también me gustaría que todo el mundo lo leyera y lo pensara de vez en cuando… Pero al lío, que me despisto.

 

Viajar alimenta el alma.

El matiz de Viajar alimenta el alma es que yo ya viajo despacio y eso también lo quiero transmitir en la forma de compartir mis viajes.  quiero trasladar el mensaje de responsabilidad cuando viajamos, por el impacto que producimos, que nos preocupe dónde viajamos, sus gentes, y los sitios dónde nos alojamos. Somos parte de todo lo que tocamos y quiero que la gente sea consciente.

Referencias a proyectos de voluntariado, sostenibles, alojamiento con estas características, etc… es lo que vas a encontrar, además de ideas varias para experimentar durante el viaje sea una máxima y no algo sólo fortuito. 

Quiero facilitar muchos truquillos que se desconocen y herramientas para valerte por ti mismo o ponerte en mano de personas que sepan del tema concreto que se necesita.

Quiero que la persona que lea Viajar alimenta el alma se lo pase bien, el sentido del humor y las risas son una de mis máximas, también.  Hace falta sentido del humor.

Así es que en mi blog vas a encontrar información de viajes, pero con alma, para que descubras diferentes modos de viajar, que descubras cuál es el tuyo propio y que no olvides los puntos importantes de respeto y curiosidad por el lugar dónde quieres ir.

 

Para terminar ¿Qué consejos darías a las viajeras en potencia que te están leyendo ahora mismo?

 

  1. Piensa bien por qué quieres viajar, qué es lo que quieres conseguir de esa experiencia. Y una vez tengas claro tu objetivo, entonces busca la forma de viajar que más te interese a ti personalmente. Todos somos únicos y tenemos que hacer lo que nos apetece y no lo que se supone que tienes que hacer. Por ejemplo: a Nepal casi todo el mundo va a ser voluntario, o a realizar montañismo. Chicas, si no os veis capacitadas de algo así, Nepal da muchas opciones de viaje, no sólo esa y hay que conocerse y conocerlo… Elegir vuestra manera de viajar y no tengáis miedo o vergüenza a exponerlo.
  2. No vayas con miedo a sitios que sean diferentes. Míralos como lugares con potencial increíble de aprendizaje para ti como persona. Infórmate de todo lo que te provoca miedo y tranquiliza esa parte que te crea angustia. Busca la mejor opción para superar ese miedo. Siempre hay soluciones, siempre.
  3. Respeta el lugar, preocúpate de cuáles son las circunstancias de esos lugares y cómo impactas. Viaja de forma consciente y dándote cuenta que vas a formar parte de un lugar que no es el tuyo.
  4. Y por supuesto, adiós a las comparaciones y expectativas. Mente Abierta, Ojos Abiertos, Juicios Cero.
  5. Si desconoces por dónde empezar ponte en manos de personas que te pueden ayudar como puedes ser tú, Rose, o yo misma con las Asesorías para Viajeros. Por eso hacemos lo que hacemos, porque tenemos tantas experiencias y conocimientos acumulados, que sabemos que podemos ofrecer lo mejor a las personas que no saben ni por dónde empezar. Eso sí, yo lo hago desde el conocimiento de la persona que me pide la asesoría por lo que he comentado antes, todos somos únicos.
  6. Por último, el lema de mi blog, ¡Si yo puedo, Tú puedes! Yo soy una mujer como todas las que nos estáis leyendo, así es que lo dicho… ¡A viajar que alimenta el alma!

Feliz día de la Mujer a todas y a todas las viajeras, espero que nos crucemos en algún camino por este maravilloso mundo

Etiquetado: /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar