El monje que vendió su Ferrari

Libros que nos hacen pensar.

El monje que vendió su Ferrari, un libro de Robin S. Sharma.

Hace poco más de dos años, este libro cayó en mis manos, casi por arte de magia. Aunque lo había visto muchas veces en los departamentos que las librerías dedican a los libros de autoayuda, fiel a mi independencia y auto convencimiento de poderlo todo por mí misma, jamás me había planteado siquiera su adquisición. Francamente, confío poco en los bestsellers y en los super ventas del momento. Muchas veces, los libros más vendidos no son los mejores. Sin embargo, en este caso, y sin que haya leído muchos de este estilo, estoy segura de que pocos le hacen sombra. La razón es que concentra en pocas páginas mucha sabiduría. Lo he leído un par de veces, y siempre me asalta una pregunta, como mona viajera que soy: ¿Cuánta gente se habrá planteado el ir al Himalaya después de leer este libro? No lo sé, pero un día de éstos, igual creo un grupo en alguna red social, para conectarlos a todo y organizar una escapada.Quién sabe.

 

el monje que vendió su ferrari
El monje que vendió su Ferrari.

 

 

El monje me ha dado una lección; nada importa si somos ricos o pobres, enfermeros, médicos, albañiles, arquitectos… todos tenemos problemas similares, y sufrimos por cosas parecidas (en general, bastante banales y marcadas por el consumismo). Lo curioso, es que pocos ponemos remedio o hacemos algo por cambiar lo que nos incomoda o nos resta felicidad.

 

Sinopsis.

 

Julian Mantle es un abogado de éxito y adinerado, que parece tenerlo todo en la vida. Lo tiene todo, pero no tiene nada. Su profesión, que era su motor de vida en el pasado, ha pasado a ser una obligación, algo a lo que está obligado permanentemente a rendir cuentas día a día, sin que realmente le proporcione ningún aliciente o motivación. Finalmente, Julian es víctima de un infarto en uno de sus numerosos juicios. Su médico, juiciosamente, le aconseja cambiar o bajar su ritmo de stress, y Julian decide hacerle caso. Desde este momento, nuestro abogado vende su Ferrari, deja la abogacía, y desaparece. Todos sus colegas de profesión, quedan perplejos ante la decisión de nuestro personaje, pero sobre todo John, su ayudante, quien no recibe ni un adiós del que fuera su mentor.

Pasan los años, y un día aparece una persona preguntando por John en el buffete de abogados donde trabaja. John no consigue reconocer a su antiguo maestro, de rasgos envejecidos y porte cansado, en la persona vital y sonriente que se muestra ante él: Julian ha vuelto. Pero no ha vuelto para volver a ejercer, sino para contar la experiencia que ha vivido en tierras lejanas, y que le ha devuelto su sonrisa y felicidad. John, va a ser el que reciba las nuevas lecciones de su maestro de nuevo, esta vez, no para ser un brillante abogado, sino para ser una persona feliz.

 

Nepal
Nepal

Lecciones para ser feliz.

A lo largo de los capítulos del libro, el monje el va dando pautas a John, que poco a poco, se da cuenta de que tiene muchas cosas para cambiar, si realmente quiere volver a ser feliz. A continuación algunas de ellas:

  1. Todo pasa por alguna razón. En muchas ocasiones, sufrimos fracasos o contratiempos. Lo último que tenemos que hacer es pasar tiempo lamentándonos por ellos, alargando el dolor o el sufrimiento que nos producen. En vez de ello, tenemos que aprender, ser capaces de tomarlos como una lección, y seguir adelante. Detenernos en las desgracias, estar todo el día pensando en aquello que nos ha salido mal, no va a detener o cambiar lo que ya ha pasado. Esforcémonos por mejorar nuestro presente.
  2. La felicidad es simple de alcanzar: se trata de saber qué queremos en nuestra vida, y focalizar todas nuestras fuerzas hacia ello. Muchas veces, no somos capaces de realizar algo, no porque no podamos, sino porque no nos interesa lo suficiente. Cuando alguien desea algo, no hay barreras que lo detengan.
  3. Todos tenemos la opción de poder elegir lo que queremos. Elige tu destino, dirige toda tu energía en esa dirección, y todo llegará…
  4. Increíblemente, cuando algo ocupa nuestros pensamientos e inunda nuestra mente, todo va en dirección a ello.
  5. La felicidad se basa en trabajar para conseguir aquello que queremos. ¿Cuántas veces nos esforzamos por cosas que realmente no nos importan?
  6. En la vida, todo es un hábito. Si en lugar de perder nuestro tiempo en pensamientos negativos, cambiamos nuestros hábitos hacia pensamientos positivos, nuestro cuerpo y mente lo agradecerán.
  7. Al igual que en un jardín salen las malas hierbas, los pensamientos negativos pueblan nuestra mente, y hay que erradicarlos. No descuidemos lo que llega a nuestra mente, y nos provoca dolor, tristeza y motivación. Si nos habituamos a pensar positivamente cada vez más, finalmente los pensamientos negativos desaparecerán.
  8. ¿Cómo vamos a cuidar de los demás si no nos queremos a nosotros mismos lo suficiente? Si cuidamos de nosotros, podremos cuidar de los demás. Aprende a amarte a ti mismo.
  9. No dejes de practicar aquello que te hacía feliz cuando eras pequeño. Aprende aquello que siempre quisiste, practica de nuevo tus viejos hobbies que tanto añoras. Ahora es el momento.
  10. ¿Cuántas veces te has parado en las últimas semanas a contemplar un atardecer? ¿Cuántas veces has mirado las estrellas, o algo simple que te haga feliz? Seguramente, es el momento de que lo hagas. En los pequeños detalles, está la felicidad.
  11. Cultiva tu mente. Aprende a meditar y a relajarte. No digas que no tienes tiempo. ¿Hay algo más importante que tu propio bienestar? Recuerda que para cuidar de otros/as, tienes primero que estar tú bien.
  12. Cada día que pasa, es un regalo. Aprende a disfrutarlo.

  13. Guíate más por tu corazón y menos por lo que “deberías” hacer. Seguro que también te equivocas, pero serás más feliz.
  14. Aprende a priorizar adecuadamente. No todo es realmente importante. No sacrifiques el tiempo con tus seres queridos por estar trabajando todo el día. Todavía no conozco a nadie que, en sus últimas horas de vida, se arrepienta de no haber pasado más tiempo trabajando. Por el contrario, muchos son los que lamentan no haber estado más tiempo con sus hijos.
  15. ¿Lamentarnos por el pasado? ¿Va a cambiar algo? ¿En qué te va a ayudar? Toma la lección de aquello que salió mal, y vive el presente. A fin de cuentas, es lo único seguro que tienes.
  16. Puedes planear toda tu vida, hasta el último minuto de ella. Luego, saldrá lo que saldrá. Déjate llevar. Aprender a ser flexible. Tienes que entender que no tienes el dominio del tiempo, ni mucho menos del futuro.
  17. Sé un artista. Haz de tu vida tu obra más bonita. Vive la vida que realmente quieres vivir.
Lago Namtso, Tíbet
Lago Namtso, Tíbet

 

Aquí dejo algunos de los muchos puntos que el libro propone. Lo mejor de este libro es que sus capítulos los podemos adaptar a nuestra propia vida. Solamente un consejo, no leas deprisa, sino despacio cada capítulo, y anota todo aquello que consideres importante para ti. Seguro que así recuerdas más lo que has leído, y lo puedes adaptar mejor a tu propia realidad. Hasta pronto.

 

 

 

 

 

 

Etiquetado:

Comentario del libro “El banquete de Severo Arcángelo”

 

El banquete de Severo Arcángelo.

Escrito por Leopoldo Marechal.

 

Hoy nos vamos de viaje, pero hacia una novela de aventuras que nos presenta mi amiga Ana Urunaga, autora de la web  Un libro es un mundo aparte. Aunque su web se centra en el mundo de la literatura, a través de sus reseñas de libros nos hacen viajar a otros mundos e historias. Cuando lees una de sus entradas, ya no estás sentada en tu sofá, leyendo, sino en la vida de los personajes del libro. Marcos, también un amante de la literatura, colabora con ella. Juntos dan vida a esta maravillosa web que he tenido el placer de descubrir hace poco.

 

A continuación, vamos a conocer un libro de aventuras o suspense, según como lo quisiéramos llamar: “El banquete del Severo Arcángelo”.

 

El banquete del severo arcángelo
El banquete del severo arcángelo

 

Texto escrito íntegramente por Ana Urunaga

Del poeta, ensayista, dramaturgo y novelista argentino Leopoldo Marechal, El banquete de Severo Arcángelo es uno de sus textos más difíciles de entender por sus altos contenidos metafóricos y filosóficos que dan lugar a diferentes interpretaciones, ¿Qué hay detrás de toda la novela? ¿A qué está haciendo referencia?

“Es una novela de aventuras, o de suspenso como se dice hoy”. Una de las características particulares que presenta el libro es que precisamente pone al lector en vilo sobre lo que en definitiva será el Banquete. Es que si la preparación es tan grande hace suponer y hasta desear al lector saber sobre lo que será ese banquete ¿A qué remite esta expresión? A algo festivo, a una participación con muchas personas, a un buen menú. Sin embargo nada de eso sucede, al acercarse el final, las páginas del libro se quedan cortas y terminan sin explicar en definitiva la realización del banquete dejando a su paso un final abierto. Es en este sentido que se entiende que en realidad lo más importante no era el banquete en sí mismo, sino su preparación, es decir los pasos de ese preparativo que constaba de procesos que tenían que atravesar los hombres para llegar a ese momento que hasta se podría considerar como si fuese un paraíso. El banquete se define como algo que “fue” pero no se explica.

Sinopsis

El protagonista de la historia es Lisandro Farias, un periodista que en su lecho de muerte decide contarle su historia a Leopoldo Marechal. Es así como nos enteramos que Lisandro fue convocado a un banquete que sería realizado por Severo Arcángelo en un operativo que reunía a treinta y tres comensales. Severo que es un Fundidor o Metalúrgico de Avellaneda, le explica a través de un planteamiento filosófico, que Lisandro es uno de los elegidos para participar en el banquete que él estaba organizando. A través de un relato, un tanto cómico por su exageración, le comenta cómo él se tuvo que transformar para llegar listo al banquete. Solamente lo logró volviendo a su primer animalidad para poder renacer como sujeto. Esto corresponde a uno de los primeros párrafos donde comienza la novela en que Marechal  escribe: “una historia dirigida no a los niños en tránsito hacia el hombre, sino a los hombres en tránsito hacia el niño: un libro que propone <una salida< del laberinto de la existencia”. Lo que hace precisamente es un planteamiento existencial de pertenencia ,que se logra repensándose a uno mismo, y dejar ese proceso de humano para renacer en algo mayor.

 

Otra de las cuestiones interesantes planteadas en el libro tiene que ver con los tres concilios que se nombran que giran alrededor de la pregunta ¿Qué hombre necesitamos? Entonces comienza a atravesar distintos tipos de hombres: el hombre de fuego, el hombre de hierro. Plantea una discusión teológica, filosófica y metafísica. El relato va progresando hacia el Banquete como si fuera una ascensión; por ejemplo en el primer concilio se explica la insignificante situación del hombre en el espacio, el segundo tiene que ver con enseñar la degradación del hombre en el tiempo. Se plantea que existe un hombre robot que va a ascender y esto de robot se relaciona con una vida mecanizada que aspira a algo mejor. Es así como cada planteamiento sirve para defender los esfuerzos de los seres humanos por ser alguien en el medio de la nada.

 

Si se extrajeran esos concilios del texto podrían funcionar independientemente de él porque lo que hace es realizar planteamientos filosóficos. Sin embargo hay otras miradas del libro que también lo relacionan con el mesianismo, con lo religioso. Es decir, se puede esperar muchas cosas e interpretar cualquier cosa, es por eso que conviene adentrarse en lo que tiene que ver con su contexto de publicación, para comprender desde la posición que tiene el autor a la hora de escribir y los procesos que estaba atravesando su contexto.

Publicación del libro y su entorno.

Si bien el libro fue publicado en 1965, el autor coloca una fecha puntual donde se desarrolla la historia: “Hoy es 14 de abril de 1963”. Evidentemente, tiene que ver con un signo de voluntariado histórico que hace explicar la gestación de la obra, para que no quede lugar a dudas de la época. Un contexto en el que el peronismo estaba proscrito,  y donde de esta manera, Leopoldo Marechal expone su filiación personal peronista insertándolo en un contexto más amplio: el tránsito de su pueblo hacia la redención histórica. Esto hace que se pueda interpretar la novela de otra manera. Se trata de organizar el banquete, de organizar a los hombres a partir de que renazcan, como algo mejor y más grande. Esto planteado desde una cuestión mítica que tranquilamente se puede interpretar como un planteamiento de volver a organizar al peronismo.

Importancia metafórica de la obra.

La importancia que tiene Marechal es que metafóricamente cuenta algo que evidentemente ya conoce. Hay un acercamiento sobre algo que ya está o que tiene la posibilidad de que pueda ser: De hecho son muchas las personas que dicen que Marechal habla del peronismo, es decir, está presente una forma de vida que Marechal podía pensar era la forma de vida del peronismo. Pero esto no tiene que ver con una cuestión de nombres, si el peronismo es porque justamente es el que se conoce como un movimiento movimiento colectivo que tiene prácticas cotidianas. En resumen lo que se plantea es que existen individualidades para algo colectivo.

 

También se debe tener en cuenta lo que el autor estaba viviendo en esa época; había sido proscrito por diez años donde el mismo Marechal expresa que: “constituyeron un oasis en el cual me fue dado resolver casi todos mis problemas físicos y metafísicos. Y ciertamente, no me faltaron horas para meditar en los eventos del país, en sus causas y sus efectos”. Es quizá el banquete una de sus mejores obras maestras que dejaron esas reflexiones de proscripción.

 

El banquete de Severo Arcángelo
El banquete de Severo Arcángelo

 

Por otro lado el texto también plantea una postura reaccionaria a ese banquete que pretendían boicotear el concilio, esa colectivización anímica. Esto se da a través de los personajes Gog y Magog, donde también pone en vilo las distinciones entre el bien y el mal. Ambos son un par de hombres que apelan al disfraz, al espionaje y al insulto para desenmascarar la supuesta hipocresía de Severo Arcagelo, que lo nombraban como Viejo Fundidor, Viejo Pelasgo, Viejo Explotador de Hombres. Lisandro Farias se ve entre la encrucijada de no saber a quién creer, un hombre que va de un bando a otro sin saber a quién plegarse. Más allá de que los personajes posean ambos nombres bíblicos –y es probable que Leopoldo Marechal sea religioso y por eso lo sabe- es posible que su texto quiera significar algo más que esas simples alegorías. Todo este grupo intenta pertenecer a algo, ser parte de algo, que al final Marechal se conforma con decir que solo “fue”, sucedió.

Significado de la obra.

Evidentemente no es tan importante el banquete sino que la interpretación de lo que fue sucediendo para que pasara, es decir, no es tan importante en tanto suceso porque la preparación lo fue.

 

El banquete es, deliberadamente, una gigantesca metáfora del Orden. En El banquete de Severo Arcángelo el periodista Lisandro Farias consigue finalmente irrumpir en el Paraíso. Ese paraíso es el propio Banquete o, más obviamente, un sitio llamado Cuesta del Agua, que “existe, no lo dudo, en alguna provincia del norte argentino”. No por azar la novela va progresando morosamente hacia el Banquete, lo discute, describe cada pormenor de su preparación, lo envuelve entre atentados y Concilios, hasta que al final, cuando uno espera que tanto misterio quede esclarecido, se informa simplemente, que “el Banquete fue”. El libro se revela entonces como una vasta elipsis, de sentido casi teológico: el Verbo existe, pero no puede ser nombrado.

 

Existen interpretaciones que sostienen que el banquete es una redención histórica del pueblo. Es decir, que el pueblo debe repensarse a sí mismo y generar los mecanismos para salir adelante y ser algo mejor. Es una reconstrucción del hombre y la nación que no es simple en el entendimiento y que por eso insiste en repensarse nuevamente.

Conclusión.

No es fácil escribir novelas que exijan la complicidad del lector, que apelen a su inteligencia recreadora y de lugar a tan diversas interpretaciones. El banquete es, así, una lección de coraje para los intelectuales del país, un reto novelístico que no teme a los errores menudos y que hasta se solaza cometiéndolos. También, y quizá por eso mismo, es una lección de humildad.

 

Etiquetado:

La Abuelita Mochilera: libros viajeros

Libros que leer si vas a viajar sola.

 Kandy García Santos: La Abuelita Mochilera.

No podía dejar de empezar este apartado de la sin nombrar un libro sobre viajes, que me ha enganchado del principio al fin. Su creadora, Kandy, a la que tuve en gran gusto de conocer en persona en las últimas Jornadas de los Grandes Viajes en Madrid, es todo un ejemplo de valentía, resolución y sobre todo, optimismo y actitud positiva ante la vida.

El libro…

Kandy, que tras su jubilación decidió hacer aquello que realmente quería, dar la vuelta al mundo, en su libro nos relata sus miles de aventuras a través de América, Oceanía y Asia. Este es un libro para disfrutarlo, no para recopilar datos de viajes. Sus páginas, están impregnadas, todas ellas, del optimismo y la alegría de vivir que esta heroína desprende a su alrededor. A través de sus páginas, conoceremos cómo desplazarnos de un país a otro, las diferencias culturales, que hacen que el tiempo se mida de diferente forma en cada uno de ellos, y también conoceremos cómo afrontar los problemas, cómo sacar la cara positiva de todo lo que nos rodea, por extraño que parezca, y lo más importante: cómo seguir a pesar de todo.

Kandy en una entrevista en las Jornadas de los Grandes VIajes: La abuelita mochilera
Kandy en una entrevista en las Jornadas de los Grandes Viajes: la abuelita mochilera.

 

El libro, nos narra la historia del viaje de Kandy, quien se denomina  a ella misma la abuelita mochilera. Kandy empezó su viaje en Argentina, desde donde después fue subiendo por toda América del Sur y América Central, para llegar a México, y visitar en EEUU Nueva York, Nueva Orleans, Los Ángeles y San Francisco. Desde allí, llegará a Nueva Zelanda, dará un salto a Australia, y llegará a Hong Kong, para dirigirse a la India. Sus relatos, se centran más en América del Sur, de donde nos da muchas descripciones de lugares que yo no conocía antes de leer el libro, y a los que ahora pienso ir.

En el libro, explica claramente lo que los que viajamos por nuestra cuenta ya sabemos: que no todo es divertido, y que viajar, también tiene sus partes duras. Al mismo tiempo, nos lanza un mensaje muy claro: que si se quiere, se puede. En su viaje vemos que nunca lleva nada reservado, y aunque a veces le cueste, siempre encuentra donde dormir.

Desmontando tópicos….

Kandy nos desmiente claramente la frase que muchos estamos acostumbrados a oir: “será peligroso”, “cuidado con la gente”, etc, para demostrar que la gente es buena por naturaleza, y la humanidad no está esperando en bloque que empieces a viajar para desplomarte. Ni mucho menos.

Conclusión…

Para mi, ha sido una auténtica lección de valentía. Me he reído mucho con las ocurrencias de Kandy, y la forma en que solucionaba todo lo que se le iba presentando en el camino. Para el que diga que no es posible viajar por su cuenta… aquí está el ejemplo…

Su página? aquí la teneis;   Abuelita Mochilera.

Etiquetado: /

La brujería en Edimburgo.

Sobre las brujas escocesas y su persecución en la antigua Escocia.

 

La historia de las brujas en Edimburgo.
La historia de las brujas en Edimburgo.

Las brujas de Edimburgo.

 

Corría el año 1590 cuando Jacobo I viajó hacia Dinamarca, en buscar de su mujer por poderes Ana de Dinamarca, con la cual se había casado meses atrás. La reina Ana había intentado llegar a Escocia, pero un fuerte temporal en las costas noruegas le había impedido el viaje, y el rey, que estaba totalmente fascinado por la entonces princesa, decidió partir en su búsqueda, con un séquito de 300 hombres. El 23 de noviembre de aquél año se volvieron a casar formalmente, y decidieron partir hacia tierras escocesas. Sin embargo, el plácido viaje de retorno, se convirtió en toda una odisea, y al tomar tierra escocesa, pocos eran los acompañantes del rey que permanecían vivos.

Jacobo I
Jacobo I
Ana de Dinamarca, edimburgo
Ana de Dinamarca

El episodio dio lugar a una de las cazas de brujas más impresionantes que se han vivido en Europa. El rey, fue informado de que las malas condiciones meteorológicas se debían a algún hechizo contra los recién casados, y la historia comenzó. A partir de ahí, ser considerado brujo o bruja estaba a la orden del día, y bastaba muchas veces que tu vecino te cayera mal, y dijeres que le habías visto rezando al diablo, para poder empezar el proceso de persecución, del que muy pocos se libraban. La caza de brujas, llevó a la ejecución de más de 3.000 personas entre 1563 y 1733, muriendo la mayoría estranguladas, y otras tantas quemadas en la hoguera de Castlehill. Si a ello le sumamos la cantidad de gente que perdía la vida a consecuencia de enfermedades, los asesinatos y las desapariciones que se daban por aquél entonces, la vida en Edimburgo no debía de ser nada fácil.

Castillo de Edimburgo
Castillo de Edimburgo

 

 

Pero vayamos por partes. La inquisición escocesa, una de las más sanguinarias de todos los tiempos, tenía sus propios criterios para considerar a una persona brujo/a o no. Solamente cumpliendo uno de ellos, ya empezaba el proceso de tortura, y posterior ejecución, si se confirmaba su condición de agente del mal.

En primer lugar, ser pelirrojo era símbolo del diablo. Aquí en España, nos reiríamos, pero en Escocia, va a ser que no se ríe ni el más atrevido. Segundo requisito: tener un defecto de nacimiento… y las pecas o verrugas estaban incluidas… esto ya nos pinta mal hasta a nosotros. Por último, tener 3 pezones. Esto, aunque no es muy habitual, en Escocia un 2% de las mujeres lo padecen, y se considera que es para amamantar al diablo. Casi nada.

A partir de ahí, comenzaba el proceso de tortura: primero, collar de púas varios días; ¿Que pasabas la prueba? Pasaban al punzón, con el que te presionaban por todo el cuerpo. Si perdías la sensibilidad y dejabas de sentir dolor, significaba que eras un brujo/a. Si no, pasabas a la peor parte, al Lago de Nor’, situado donde ahora está la estación de trenes de Waverley y los bonitos jardines de Princess Street. Allí, en el pasado, se depositaban todos los desechos de las casas y era un vertedero infame. Aquí lo mismo de nuevo: si te hundías, salvado, no eras brujo; si te mantenías arriba, era porque el diablo te sujetaba por debajo, y a decir verdad, no era tan difícil mantenerte a flote, por la gran cantidad de basura que había dentro, y por las grandes y pesadas faldas que utilizaban las mujeres, y que se inflaban y funcionaban como un globo, evitando que se hundiesen. Se dice que los familiares de las acusadas, les tiraban piedras para que se sumergiesen, ya que, si eran consideradas brujas, la familia también era investigada y sufría el mismo camino. Qué dolor…

Lugar de ejecuciones en la Edad Media de Edimburgo.
Lugar de ejecuciones en la Edad Media de Edimburgo.

 

 

Aun así, finalmente, la caza de brujas de Edimburgo terminó….

ejecuciones en edimburgo
The last drop, la cuerda de la última ejecución en Edimburgo.
Etiquetado: / / /

Entrevista de Fmanega a RoseViaja

Entrevista de Fmanega a RoseViaja

Hola a todos:

A continuación, os paso el enlace y la entrevista que un gran viajero y escritor de viajes, Florencio Moreno, me ha hecho en su blog de viajes.

Desde aquí, agradecerle sus palabras, y pasaros su dirección de blog, donde también la encontrareis para leerla de primera mano. Feliz tarde a todos.

roseviaja
Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí…

www.fmanega.com

Comienza la cuenta atrás para Rosabel Serrano. Aunque ya apuntaba maneras desde niña, la explosión viajera de Rosabel se produjo hace unos quince años y desde entonces no ha parado. Numerosos destinos jalonan su trayectoria y en todos ellos ha aprendido algo nuevo. Desde hace unos meses narra sus experiencias en Roseviaja, interesante blog tanto por su diversidad como por su filosofía. Llegué hasta él atraído por el primer aspecto, pero lo que realmente me atrapó está más bien relacionado con el segundo, especialmente con la afirmación de su autora de que lo que siempre le ha motivado en la vida ha sido aprender. En un gremio tan egocéntrico como el de los blogueros de viaje españoles, donde la mayoría se pasa el tiempo mirándose continuamente al ombligo, encontrar a alguien que disfrute aprendiendo es un hecho casi insólito. Con ustedes, Rosabel Serrano.

10. El viajero, ¿nace o se hace?

Yo creo que es algo que llevas dentro de ti, independientemente de dónde vengas o de cómo sean tus padres, y que, con el tiempo, y las circunstancias, desarrollas, en un sentido u otro. Mi familia, nunca fue viajera, y sin embargo, yo de pequeña quería ser enfermera e irme a vivir a Suiza (no tengo explicación para esto, me apetecía ver las vacas de los anuncios de Milka y punto). Con el tiempo, siempre que había una excursión del colegio, era la primera en apuntarme, y poco a poco, con los años, la lejanía de los viajes fue aumentando. La primera vez que me fui a Asia, no le dije nada a mi madre, para no asustarla. Al volver, le tuve que enseñar en el mapamundi dónde estaba ubicada Laos.

9. ¿Vives para viajar o viajas para vivir?

Para mí, viajar y vivir están fusionadas. No concibo mi vida sin los viajes, ni tampoco estar viva si no es para viajar. Entiendo perfectamente a los que viven para su trabajo, o para alguna afición, porque a mí me pasa lo mismo con los viajes. Hoy en día, tengo un trabajo normal para poder costearme los viajes. En unos añitos, estoy planeando la vuelta al mundo… todo se andará.

8. Si alguna vez te pierdes, ¿dónde no deberíamos buscarte?

Si me pierdo, no me busques, será que me he cansado de toda esta sociedad y he decidido que no me encuentren. No creo que la vida que llevamos aquí, proporcione la felicidad.

Búscame en Asia, allí seguro que estoy. Probablemente, en Shangril.la, donde estaré bailando los domingos en la plaza del pueblo, como suelen hacer, o en Luang Prabang, mi ciudad favorita. Nunca me busques en lugares masificados o llenos de turistas, porque no me gustan demasiado.

7. Dicen que la cabra tira al monte…y tú, ¿para donde tiras?

Yo tiro a África. Así de claro. Me encanta su naturaleza y sus gentes, y necesito ir cada cierto tiempo.

6. ¿Estás de acuerdo con quien afirmó que viajar, como todas las drogas, requiere un aumento constante de la dosis?

Afortunadamente, sí. Así es. Y me declaro drogadicta en potencia de los viajes mochileros. Me entra el “mono”, cuando llevo tiempo sin viajar. Necesito colgarme la mochila, dormir en guesthouses perdidas de la civilización, visitar lugares donde parece que hayamos llegado nosotros los primeros… Al viajar de este modo, rompes completamente con tu rutina, y llega un momento, que es como si tuvieses otra vida, más completa, en la que disfrutar de los paisajes o de las gentes de los sitios a los que vas llegando, es lo más importante de tu existencia…. Creo que voy a seguir con esta droga durante mucho tiempo…

5. ¿Crees que los prejuicios que suelen acompañar a quien no sale de su tierra se curan viajando? ¿O por el contrario el hecho de viajar los reafirma?

Mi opinión es que es imposible viajar, y seguir viendo el mundo a tu alrededor de la misma forma. Cuando viajas, conoces a gente de todo tipo, con todo tipo de creencias, y de costumbres muy diferentes a las tuyas. Si cuando vuelves de viaje, todavía tienes prejuicios sobre las diferentes razas o religiones, es que no has aprendido nada. Lo más importante que he aprendido después de todos estos años, es que las personas, somos iguales en todos los lugares, solamente la religión y los aspectos culturales son distintos. En ocasiones, viajando sola, he tenido algún percance, y he visto como la gente de allí me ayudaba. Eso confirma que al final, hay más personas buenas que malas en el mundo, y no hay que dejarnos llevar por las noticias ni las ideas preconcebidas.

4. Cuando decides hacer un viaje, ¿eliges tú el destino o dejas que el destino te elija a ti?

Es el destino el que elije los viajes. Me suele pasar, que de repente, me pasan dos o tres lugares por la cabeza, y empiezo a ver, sin buscarlo, mucha información de uno de ellos. Poco a poco, salen más cosas, y, sorpresa! También algún vuelo barato (parte importante para terminar de decidir si voy o no). Por supuesto, hay destinos en mi cabeza que siguen en la parte top de la lista viajera esperando su turno.

3. En tus viajes, ¿te resulta más interesante el patrimonio cultural y natural de los lugares que visitas o te decantas por el patrimonio humano?

La razón de que me guste tanto viajar, es porque me da la posibilidad de aprender, y durante los viajes, es donde más aprendo. No solamente sobre los lugares, sino también sobre su cultura y sus gentes. En general, cada viaje, lleva dosis de patrimonio cultural, naturaleza, cultura y gentes. No creo que un viaje sea un aspecto solo, sino la suma de todos ellos.

2. ¿Qué opinas de esas asociaciones de viajeros de nombre tan anglosajón y cuyos miembros en buena parte desconocen la lengua de Shakespeare?

Pues que queda “cool”, como dirían algunos en broma. A pesar de que hoy en día existen ya muchas páginas web en las que encontrar información de todos los lugares que visito, sigo utilizando, muchas veces, los blogs de viaje. No por la información práctica que me puedan aportar, sino por qué les ha parecido el lugar que han visitado. Hay muchos, y buenos, blogs de viaje. Y también hay muchos malos. También ocurre que es algo muy personal, y lo que a mí me gusta leer, puede que a otro le resulte aburrido, y viceversa. Es algo muy subjetivo.

1. Una que no me resisto a hacerte: ¿Qué es lo más importante que has aprendido viajando?

He aprendido varias cosas:

1. A no llevar ideas preconcebidas, y aceptar que las cosas, son como son.

2. A comer mejor y no ser tan especial con la comida.

3. A quitarme muchos ascos, y a comer y dormir en cualquier sitio.

4. A improvisar y adaptarme según las circunstancias.

5. A vivir….

0. Para terminar la cuenta atrás y comenzar el viaje, indícanos tus cinco lugares que todo el mundo debería visitar antes de morir

No son tanto lugares, como sensaciones, que se pueden vivir en determinadas partes del mundo únicamente:

* Hay que ir a EEUU, y ver cómo se vive allí. Lo vemos demasiado en las películas, como para no palparlo realmente.

* Hay que ir a algún país de África del Este, y ver una puesta de sol. Nunca la olvidarás.

* Alquilar un coche en la Toscana y disfrutar de sus paisajes y su gastronomía es una de las mejores experiencias que he tenido.

* Perderte en Laos, donde el budismo, en mi opinión, es más auténtico que en cualquier otro lugar. Además, la calidad humana de sus gentes y su inocencia es un gran aliciente para visitar este bonito país.

* Tailandia: de norte a sur, de este a oeste. Es un país que lo tiene todo. Es diversión, playa, paisajes, pero también gente amable, montaña, sensaciones. Búscame allí en unos añitos…

Espero que muy pronto llegues a dar esa vuelta al mundo con la que sueñas y luego nos la cuentes.

Etiquetado:

Mis blogs de viajes preferidos para viajar.

 

 

Blogs que inspiran al viajero.

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

Aprender.

Hoy en día, hay muchos, y muy buenos, blogs de viaje en los que inspirarse para realizar cualquier escapada. Hace unos pocos años, no era así, y muchos de los amantes de los viajes, teníamos que recurrir a los foros de “los viajeros”, o de la “lonely planet”, para recabar información que completara lo que nuestras guías de viajes nos indicaban.

Por ello la importancia de los blogs de viajes, que parecen muy infravalorados, y que cuestan mucho de realizar. Un blog de viaje, no es solo escribir sobre algo; sino que también requiere documentarse, recopilar información, y todo ello, sin contar el tiempo que es blogger dedica durante su viaje a escribir, y luego a volcar en su blog.

Si hay algo que siempre me ha motivado en mi vida, ha sido aprender. Necesito aprender de todo lo que hago, leo u observo. Por ello, la elección de los blogs de viajes que sigo cuando quiero viajar, o saber más sobre un lugar, es totalmente proporcional a la cantidad de conocimiento que me aportan. Con esto, no quiero decir que el resto de bloggeros que hay sean malos, ni mucho menos. Pero cada persona es diferente, y para gustos los colores. A mi, me gustan éstos blogs…

 

El blog de Florencio Moreno.

 

www.fmanega.com.

Para mi, Florencio y su blog es lo más parecido a un atlas. Muchas veces, cuando lo ojeo pienso: Dónde no ha estado Florencio?. Pero no son solamente su multitud de destinos lo que me atrae de su blog: a mi me encanta leer, y leer a Florencio es un auténtico placer. Me gusta mucho lo que se preocupa por el lenguaje, la parte de historia que le dedica a cada lugar, y su estilo directo (a veces, para muchos, demasiado). Sabe decir las cosas por su nombre, y como yo soy así, me cuadra. El Club Unesco, en el cual participa activamente, también es muy interesante de leer.

 

El blog de Jorge Sánchez

www.jorgesanchez.es

El blog de Jorge lo conocí a través del de Florencio, en un post donde comentaba sus blogs de viajes favoritos. Desde entonces, no he tenido más remedio que leerlo, porque sí, me he enganchado a él. Nunca había conocido a alguien que supiera tanto sobre el mundo de los viajes, ni sobre otros viajeros, ni sobre tantos destinos. En el Club Conocer España, me pilló, y ahora, sé que tengo que conocer mucho mejor mi país. Para mí, el blog de Jorge Sánchez es mejor que coger una novela o cualquier libro… puedo pasarme horas leyendo sus post.

 

El blog de M. Teresa.

mttj-viajesyexperiencias.blogspot.com

María Teresa es una artista, no solamente por cómo escribe, sino también por la calidad de las fotos que nos ofrece. Su blog presenta información de forma clara, directa, y siempre acompañado por las pertinentes fotos, que son una pasada. Con María Teresa he aprendido, que se puede tener un gran blog y con gran contenido, con un formato sencillo e igual de bueno.

 

El blog de Sele.

www.elrincondesele.com

A pesar de que lleva muchos años en este mundo, el blog de Sele sigue siendo de mis favoritos. Cuando no había todavía muchos blogs. Sele estaba allí con sus historias, y me hacía soñar con destinos en los que nunca había estado. Por su blog me animé a visitar Gante y Brujas, puse a Botsuana y Sudáfrica de forma definitiva en mi lista a corto plazo, y apunté a Irán para el 2017. Siempre me ha gustado el lenguaje que Sele emplea en sus descripciones, cómo habla de la gente que se va encontrando, o cómo describe los lugares que visita… en todo, se nota que realmente disfruta lo que hace y que siente real pasión por viajar. Sea para un viaje por España, o a un país perdido, su lectura es siempre una buena opción.

 

El blog de José Antonio Ruiz.

www.travelzungu.com

TravelZungu es la conjunción de travel = viaje en inglés, y mzungu = cómo nos denominan a los blancos en muchas zonas de África. La verdad, si hay alguien a quien admiro es a José Antonio, un eterno viajante que sabe cómo contarte sus viajes con un toque de humor.

José Antonio ha estado en más de medio mundo, pero sabe cómo contar sus experiencias sin parecer aburrido, y sin que tengas que coger notas: con tanta anécdota de por medio, se te quedan las cosas. Al mismo tiempo, ha estado en multitud de destinos, y su web es amena y fácil de utilizar. Creo que es uno de los viajeros españoles que mejor conoce Oceanía y sus islas, así como muchos países africanos de los que normalmente es difícil encontrar información de primera mano. Sin duda, recomendable al 100%.

Etiquetado:

Turquía y mi experiencia en este país.

 

Estambul, Turquía
Estambul, Turquía

Cuando la gente cuenta de verdad….

 

 

Con Secil, una de mis mejores amigas, y más que una hermana para mi...
Con Secil, una de mis mejores amigas, y más que una hermana para mi…

 

 

Todos los que escribimos un blog de viajes, lo hacemos con la intención de describir lugares que visitar, orientar sobre dónde hospedarse o comer, o acerca de transportes. De lo que nos olvidamos muchas veces, yo incluida, es de describir a la gente del lugar que vamos a visitar; de dar una idea sobre qué nos vamos a encontrar al llegar, y si de verdad, vamos a disfrutar en nuestro nuevo país conociendo gente nueva o no.

 

Santa Sofía, Estambul
Santa Sofía, Estambul

 

Santa Sofía, Estambul
Santa Sofía, Estambul

 

 

En estos días, me está resultando especialmente triste leer todas las noticias relacionadas con Turquía, donde las malas noticias parecen no terminar. En este país que visito asiduamente, y donde me siento igual que si estuviese en casa, hay una multitud de gente maravillosa, gente que me atrevería a decir, se parecen mucho más a los españoles que los mismos vecinos portugueses. Gente abierta, honesta, que te acoge con los brazos abiertos, y que no te juzga ni te mira mal, al contrario de lo que muchos pensarán, por ser europea y no practicar su misma religión, más bien al contrario, muchos de los turcos que conozco, tienen más respeto con el resto de culturas que nosotros mismos, que nos creemos tan abiertos de mente. Por esa razón, y por todo lo que está pasando estos días, me apetecía, y mucho, escribir sobre esta cultura que empecé conociendo hace ya once años, pero a la que he tenido el placer de conocer mejor durante los últimos 3 años, a causa del trabajo.

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Llegué por primera vez a Turquía de la mano de un viaje organizado (increíble, pero cierto), con mi madre como compañera de viaje, que entonces tenía 71 años y estaba más ágil que la mayoría de la gente del grupo. Por aquél entonces, 2.005, Turquía era un país turístico por excelencia, con una enorme cantidad de ofertas de viajes que invitaban a todos los viajeros a acercarse a conocer aquellas tierras. Jamás me había planteado ir a Turquía, nunca me ha seducido el Oriente Medio, y tuvo que ser la chica de la agencia de viajes, de la que había llegado a ser amiga, la que me empujó a reservar dos plazas para visitar el país.

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofía, Estambul

 

 

 

Y nos gustó. Nos gustó mucho, aunque nunca pensé que llegaría a conocer tanto a los turcos. Con el tiempo, después de mucho tiempo, el trabajo llamó a la puerta, y con él la oportunidad de llevar Turquía como cliente. Poco a poco, empecé a conocer a gente que, en muchas cosas, eran exactamente igual a nosotros.

 

Con mi gran amigo Cansun
Con mi gran amigo Cansun

 

 

Con Adnan. A pesar de no entendernos muy bien, nos entendemos más que mucha gente que habla el mismo idioma.
Con Adnan. A pesar de no entendernos muy bien, nos entendemos más que mucha gente que habla el mismo idioma.

 

 

Por ejemplo, en una ocasión, me llevé a un grupo de profesores de universidad turcos a Estados Unidos, a que conociesen nuestra fábrica. Una noche, en pleno centro de Portland, iba conduciendo cuando me equivoqué. Como buena española, no se me ocurrió parar y ver qué hacer, sino que, sin pensarlo dos veces, dí marcha atrás toda la avenida por la que iba. Se asustaron? Para nada. Lo único que comentaron fue “Turkish way”, dando por sentado que era lo que ellos hubieran hecho en su país.

 

En otra ocasión, me llevaron a ver la universidad de Gaziantep, una de las zonas ahora imposibles de visitar, por su cercanía con Siria. Allí, me encontré una bonita ciudad, con mucha historia y mejor gente, ya que el decano y su secretaria, me dedicaron todo su día. No solamente me mostraron toda la universidad, sino que me llevaron a ver toda la ciudad y su historia, así como a probar el kebap típico de esa zona.

 

Más tarde, estuve en Erzurum, una de las zonas más islámicas de toda Turquía (ya casi en Irán). Aunque estuve en pleno Ramadán, donde es más complicado el encontrar algún lugar para comer durante las horas de sol, nuestro distribuidor allí, hizo todo lo posible por atendernos todo el día, y porque pudiéramos comer a nuestra hora. Por supuesto, también nos enseñó su mercado central y sus edificios más representativos.

 

Muchas veces, pensamos que la gente más creyente, van a ser unos terroristas también. Y esa creencia es algo que he tenido el placer de desmentir. Hace dos años, en otro tour por nuestra fábrica, el grupo de gente que venía de Turquía eran muy muy creyentes. No solamente no bebían alcohol, ni comían cerdo, sino que tampoco comían ternera, ya que se cocina en la misma parrilla que el cerdo. Pese a ser tan fervientes de su religión, resultaron ser el mejor grupo de los que he traído, ya que detrás de su religión, también hay personas con familias, con amigos, con sus miedos y preocupaciones, y la mayoría de veces, con un gran corazón. Os dejo una imagen de cómo terminamos en la playa de Canyon Beach, al finalizar el viaje….

 

 

 

Cañon Beach, Oregón
Con mis amigos turcos en Cañon Beach, Oregón

 

 

Así podría seguir durante horas. Han sido muchas visitas a Turquía, en las que he descubierto una hospitalidad que nosotros no tenemos. Es indignante lo que le está pasando a este país, y así lo quería plasmar en estas líneas.

No soy musulmana. No me gusta esta religión que incita a la guerra y mata gente, pero la religión no es lo único que hace a las personas, y no todas las personas son iguales.

 

Ojala pronto termine toda esta inestabilidad y todos los que negociamos y trabajamos allí, podamos reanudar nuestra actividad en este país tan bonito y acogedor.

 

Un paseo por el Bósforo, Estambul
Un paseo por el Bósforo, Estambul

 

Cenando en Estambul y escuchando la llamada a la oración.
Cenando en Estambul y escuchando la llamada a la oración.
Etiquetado: /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar