La importancia de los detalles en China

La historia de cómo en un viaje por la China profunda terminamos en comisaría detenidos….

PD Ninguna de las fotos en el post corresponden a Kaily: no saqué ni la cámara

Arrozales en Dali, Yunnan

No hay blog ni revista de viajes que no te diga que el viajar es todo un aprendizaje… y qué verdad. En nuestra aventura por el sur de China si algo aprendimos fue lo fácil que es meterse en un lío, simplemente por no hacer los números al estilo local. De hecho, no pasamos la noche encerrados por poco

Zhaoxing en China
Lucía, una compi del viaje tomando fotos

Corría el año 2009 y nuestro viaje por la provincia de Yunnan, China, iba viento en popa. Acabábamos de llegar a Guiyang y queríamos ir a Kaily, un pequeño pueblo al que no encontrábamos modo de ir (no es que hubiera algo especial que ver allí, sino que era el camino más corto para llegar a Chongqing y proseguir nuestro camino)

Sur de China,  Provincia de Yunnan
Sur de China, Provincia de Yunnan

Empezamos a buscar furgoneta para todos y los precios no eran precisamente baratos, se estaban aprovechando de nuestra situación de turistas fijo. Finalmente, uno de los conductores nos acepta 150 yuanes, que era lo que queríamos pagar. Iniciamos el trayecto y la verdad es que Kaily estaba lejos, así que ya en el coche decidimos que le íbamos a dar algo más. No hizo falta, ya que al llegar el conductor nos pide 750 yuanes. Muy ofendidos, y como éramos más chulos que un diez, nos vamos todos a comisaría a quejarnos del conductor, y él con nosotros a denunciarnos por lo pagarle lo acordado. Estaba anocheciendo a todo eso.

Empezamos a explicarles a los dos policías nuestra versión (explicarles de aquél modo, porque inglés hablaban lo justo), poco a poco, vemos que van apoyando al conductor. A nosotros nos piden que le paguemos, a lo que nos negamos rotundamente. Como el tiempo va pasando y no cedemos, nos piden los pasaportes y por lo que vemos, nos van a retener en comisaría… lo que faltaba…

Sur de China,  Provincia de Yunnan
En Baisha, territorio de la minoría Naxi. Los chicos del viaje

En ese momento a nuestro compi Alfonso se le ocurre una idea, y es que un amigo suyo vive en Hong Kong. Alfonso llama a su amigo y hablamos con él. Enseguida entendemos qué pasa; el chico nos explica que en China si tú pones un palito al uno, es un 7, no un 1. Batalla perdida. Pagamos la parte correspondiente y salimos rapidito. A buscar hotel, donde sea.

Longsheng, China, el pueblo de los arrozales de arroz.
Longsheng, China, el pueblo de los arrozales de arroz.

El hotel Petroleum es la cosa más cutre de todo el viaje. Lo único gracioso y agradable es el guardia nocturno, con el que nos echamos unas buenas risas. Los chicos nos informan de que son cinco pisos sin ascensor, no les creo, de verdad que pienso que me está tomando el pelo hasta que lo veo.

Zhaoxing, China
Mercado de carnes en Zhaoxing, China

El hotel tiene cucarachas, por lo que tenemos que dormir con la luz encendida y nuestro saco sábana para no tocar nada.

Decididamente, Kaily no es un lugar para nosotros, por lo que el día siguiente nos vestimos y salimos de la ciudad.

Chongqing, China
Chongqing, China

Moraleja: no viajes conmigo, soy una especialista en meterme donde no hay que meterse

Impactos: 60

Zhaoxing en China, reducto de la minoría Dong.

Zhaoxing
Zhaoxing

Zhaoxing, viajando por el Sur de China.

 

 

 

 

Un viaje por el sur de China no estaría completo sin visitar alguno de los poblados de las minorías que habitan el país.

Solamente en Guizhou, al sur, existen dieciocho minorías étnicas, que conviven pacíficamente entre las montañas, y donde el turismo, aunque ya ha empezado a aparecer, todavía no es masivo.

Zhaoxing, China
Zhaoxing, China

 

 

 

 

Zhaoxing, China
Zhaoxing, China

 

 

 

 

 

 

Mujer de la minoría dong.
Mujer de la minoría dong.

Guizhou significa “tierra valiosa”, y seguro que lo es, a juzgar por los ríos y las montañas que la surcan, y por la cantidad de cultivos que podemos observar desde nuestro paso con el autobús. Aquí, todavía se planta un abeto cuando nace un niño, tal y como dictan las normas del clan Dong, los arquitectos dentro de las étnicas asiáticas por excelencia, cuyos poblados siempre albergan pagodas y casas palafitos que, aunque entre montañas, destacan con el paisaje que nos rodea.

Mercado en el centro del pueblo de carne.
Mercado en el centro del pueblo de carne.

 

 

 

A veces, no queda carne de rata, pero sí saltamontes.
A veces, no queda carne de rata, pero sí saltamontes.

 

 

 

La mejor forma de ver la vida dentro de la comunidad Dong, es desplazarse a Zhaoxing, un pequeño poblado, que solamente por el paisaje, merece la visita. Allí, todo nos recuerda que estamos en un lugar especial: desde sus lugareños, completamente vestidos de negro, hasta la comida, que presume de incluir la carne de rata entre sus especialidades. Zhaoxing y sus gentes, viven del cultivo de arroz y la cría de búfalos de agua, tal y como corresponde a cualquier descendiente de los Dong, pase el tiempo que pase. Aquí, el tiempo se detuvo hace años, y no sabemos cuándo volverá a avanzar. Para llegar hasta aquí, hay que apuntar estos dos lugares, tampoco especialmente conocidos, Congjiang y Kaili, desde donde se puede llegar a Zhaoxing. Lugares como éste, solamente son aptos para los que buscan algo que todavía sea especial…

Más información:

Turismo 

Transporte en China

 

 

 

Zhaoxing y Longsheng, sur de China

https://roseviaja.com/probando-todos-los-transportes-chinos/

Impactos: 134

Etiquetado: / /