Mis 10 ciudades favoritas en el mundo.

Ciudades en las que me perdería hoy mismo

Debo admitir que no me siento del todo segura realizando este post: si de algo me doy cuenta cada vez más, es de la gran cantidad de lugares que me faltan por visitar, y de lo mucho que me queda por conocer. También suma que creo que para conocer un lugar no vale el pasar un día de visita, sino que hay que dedicarle tiempo, algo que generalmente, no disponibles. Aún así, vamos allá: estas son mis ciudades favoritas:

 

1. Londres, Reino Unido.

Su eterna lluvia y sus calles abarrotadas no han logrado quitarme ni un ápice del cariño que siento por esta ciudad: Londres es la ciudad alternativa, la que acoge a los que llegamos a Inglaterra, la que siempre nos espera a nuestra vuelta a la capital. En la capital londinense es posible pasar una semana, y todavía queda tiempo para ver más cosas; todavía nos quedarán barrios por descubrir, o museos que visitar en otra ocasión. Como imperdible citaría St Paul, la IGLESIA, en mi opinión, Westminster o la Torre de Londres.

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Londres
Londres

 

 

London Eye
London Eye

 

 

St Paul, Londres
St Paul, Londres

 

2. Estocolmo, Suecia.

Aterricé allí por casualidad hace dos años, y el recuerdo que me dejó esta ciudad es indescriptible. Situada junto al mar, la ciudad está compuesta de islas, que albergan desde casas hasta museos, como la isla de los museos, Ordenada, limpia, práctica, y muy “nórdica” en sus calles y edificios, es un lugar ideal para hacer las maletas e irte, si no te importa el frío que les debe de acompañar seguro en invierno. Estocolmo es perfecta para una visita de 3 días como mínimo, si quieres conocerla bien.

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Estocolmo

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Abba, museo en Estocolmo. Suecia.

 

 

Estocolmo
Estocolmo

 

3. Estambul, Turquía.

Si antes hablábamos de iglesias, para mi, Estambul es LA CIUDAD.  Una puede ir mil veces y salir sorprendida de su vitalidad; Estambul es un caos contenido, un alma entera de país hecho ciudad; en Estambul puedes encontrar de todo a cualquier hora; las mezquitas y los rezos van a marcar tus tiempos, tu parada del reloj; los atascos van a ser parte de tu rutina, si decides dejar de ser un turista novato y embarcarte en la real Estambul, aquella más allá de Sultannameth, la que se esconde tras Örtakoy, y a la que no te llevan los circuitos. Turquía vibra y siente a través de esta ciudad, que es su puerta a otras civilizaciones, que la unifica y reúne todas las religiones del país.

La parte turística es posible recorrerla en pocos días; para conocer el alma turca hace falta un poco más. No te la pierdas…

Estambul, Bósforo.
Estambul, Bósforo.

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

4. Portland, Oregon.

Como ya he dicho antes, me falta mucho por conocer, sobre todo en Estados Unidos, pero dudo que una ciudad me pueda cautivar tanto como lo ha hecho Portland. La ciudad que ha dado vida a Portlandia, donde los Simpson vieron su origen; la ciudad verde, amante del reciclaje: epicentro de artistas, músicos y todos aquellos interesados en el arte, Portland se sitúa a una hora del Pacífico, que le da unas temperaturas difíciles de conseguir en otras latitudes cercanas a la suya, y también se rodea de montañas.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

 

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

Cuando llegas a Portland, ya no encuentras buenas librerías, porque te has dejado la mejor allí; tampoco te atreves a comer salmón, porque no hay salmón como el de Oregon.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

5. Luang Prabang, Laos.

El año que llegué a Luang Prabang estaban construyendo su red de saneamiento; la ciudad había sido nombrada Patrimonio de la Humanidad, y había que mejorarlo todo, en espera de las oleadas de turismo que debían de llegar. SI llegaron o no, no lo sé, todavía no me he atrevido a volver, pero si que sé que el Luang Prabang que yo conocí te calaba por completo; su tranquilidad y espacio, la sonrisa laosiana, los monjes budistas y su paseo mañanero para recoger en sus cuencos metálicos lo que los lugareños les dan para comer; los templos, donde no se permitía la entrada a los no creyentes, y tenías que ver las ceremonias desde fuera, o las cuevas Pak’ou, una de las maravillas del Mekong.

A lo largo de los años, he conocido a muchos viajeros que me han expresado su intención de perderse el día menos pensado en Luang Prabang… quién sabe, igual nos encontramos todos allí.

 

Pak'ou, Luang Prabang. Laos.
Las cuevas de Pak’ou… No solamente son bonitas, el paseo en canoa hasta allí también valió la pena.

6. Toronto, Canadá.

Hace tiempo leí que Toronto era una de las ciudades mejores para vivir; después de pasar unos días en ella, me puedo imaginar por qué: Toronto es como Nueva York a Estados Unidos; es alegre, abierta, multicultural: en Toronto todo es posible, hay energía y optimismo, y eso se plasma en sus gentes y en su modo de vivir.

A pesar de que la ciudad arquitectónico hablando, merece de por si una visita, yo me quedo con el ambiente de las calles y la vida que allí encontré…

Toronto, Canadá

 

Toronto, Canadá, mercado de St Lawrence

 

7. Damasco, Siria.

Una de las ciudades más antiguas y con más historia que contar. La mezquita más sorprendente, el zoco más cautivador. En Damasco encontrabas cultura y tradiciones, y espero que lo encontremos algún día, cuando volver sea una realidad.

Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.
Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.

 

Mezquita de los omeyas de Damasco
El patio de la Mezquita de los omeyas de Damasco es lo más impresionante del edificio.

 

8. Bahir Dar, Etiopía.

En Etiopía hay lugares que uno no se puede perder, y uno de ellos es la visita a Bahir Dar, la ciudad donde Pedro Páez descubrió las fuentes del Nilo, y donde posteriormente fue enterrado. Bahir Dar es un oasis de tranquilidad y sosiego, sobre todo si se llega desde Addis Abeba; aquí es posible pasar varios días sin darte cuenta, visitando el Lago Tana, las fuentes del Nilo, o la pequeña ciudad.

 

Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.
Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.

 

Bahir Dar, Etiopía
Bahir Dar, Etiopía

 

9. Orchha , Uttan Pradesh, India.

La India no es un país fácil de recorrer, ni tampoco se parece a nada: visitar este país es entrar en otro continente, y los lugares como Orchha son aquellos que hacen que el viaje merezca la pena.

Orchha es un pequeño pueblo, donde solamente un par de hoteles buenos, y una docena de malos, junto con su fuerte y algunos templos conforman un hermoso paisaje tradicional indio. Aquí los turistas somos pocos, casi inexistentes; solamente algunos autobuses llegan durante el día, pero ninguno se queda, todos se van y nos dejan a los menos apresurados el placer de los rituales en la noche, donde los lugareños nos invitan a participar. Orchha es especial, no se puede describir en un par de líneas, tenéis que ir a verla.

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

 

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

10. Valencia, Comunidad Valenciana.

Si digo que por mucho que viaje y vaya por el mundo, no hay ninguna ciudad como Valencia, sé que no es objetivo, pero es la realidad. Valencia lo tiene todo: clima, la luz del Mediterráneo, el mar, gastronomía… No tengo muy claro si algún día volveré a vivir allí, pero lo que si tengo claro es que pocas ciudades han podido hacerle sombra y que todavía ninguna la ha quitado de su primera posición.

 

Fallas Valencia
Fallas Valencia

 

 

Para terminar…

Si lo pienso bien, todavía quedan muchas que no están en esta lista, y que serían también mi lugar preferido: Cesky Krumlow en la República Checa, Berlín, Hong Kong, Seul, Chicago, Madrid, Dublín, Shangril.la en Yunnan, China, Kampala en Uganda o Kigali en Ruanda, serían algunas de las que me han hecho dudar en mi lista. Buenos días…

7.

Qué ver en Londres en tu primera visita. Parte 2.

Ruta para visitar Londres en 3 días. Parte 2.

Guía de Londres 

 

 

Trafalgar Square y la National Gallery
Trafalgar Square y la National Gallery
  1. Tower Bridge

 

Uno de los iconos de Londres, es Tower Bridge. Construido en 1894, en estilo victoriano neogótico, Tower Bridge fue el segundo puente de la capital británica. El crecimiento de la ciudad hizo necesaria la presencia de más puentes para cruzar el Támesis. London Bridge, el primer puente, se había quedado corto.

Tower Bridge es un puente levadizo, que se dirige por máquinas de vapor. Su construcción incluyó unas pasarelas para el público, pero finalmente se cerraron, porque nadie pasaba si el puente estaba elevado. Hoy, se pueden visitar en la parte del museo instalado en su interior.

Los interesados en visitar el museo de Tower Bridge se van a encontrar con la historia del puente y su estrecha relación con la historia de la capital británica. Allí también encontrarán toda la explicación sobre la construcción del puente, mediante una máquina de vapor en sus orígenes, y el actual sistema eléctrico.

Más información: http://www.towerbridge.org.uk/es/

 

 

Tower Bridge
Tower Bridge

 

  1. Catedral de St. Paul

 

Existe una catedral realmente sorprendente, y es la cathedral de St Paul. Durante más de 1400 años, St Paul ha sido y es uno de los iconos para los británicos. Esta imponente iglesia es también una de las más bonitas que he visto a lo largo de mis viajes. Sir Christopher Wren, el arquitecto más famoso en Inglaterra, fue el encargado de su construccion, entre 1675 y 1710. La anterior iglesia fue destruida por el Gran Incendio de Londres.

 

 

St Paul, Londres
St Paul, Londres

 

Hoy en día, la visita a St Paul es de pago obligatorio, a no ser que se vaya a oir misa. Va a depender de cada uno la opción elegida para visitarla, pero sin duda, merece la pena entrar en este hermoso edificio.

 

  1. Picadilly Circus

 

Roger Baker era un sastre londinense del siglo XVII, que un día tuvo la idea de diseñar una camisa con flores, a la que llamó “piccadils”. Su creación, y la rotonda circular de este punto de la capital londinense, dio lugar al nombre de uno de los lugares más transitados del mundo: Piccadilly Circus.

Llegar a este punto es llegar al centro de la ciudad. Carteles luminosos, tiendas, restaurantes, teatros, calles que convergen, convierten a Picadilly Circus en un punto de encuentro, o de desencuentro; con tanta gente, es difícil de adivinar. El número de personas que transitan por aquí anualmente asciende a 56 millones. Día y noche, siempre hay una excusa para acercarse hasta este lugar.

 

Picadilly Circus
Picadilly Circus

 

 

Que ver en Piccadilly Circus.

 

La plaza está formada por la fuente de Eros, el Teatro Criterion, London Pavilion, que es un cine, y un centro de ocio. Muchos son los carteles luminosos que aquí conviven e intentar resaltar sobre el resto. Aunque pueda resultar un poco agobiante, Piccadilly Circus es uno de los atractivos londinenses: visitarla y a continuación perderse en alguna de las calles del Soho es algo ideal.

 

Chinatown, Londres
Chinatown, Londres

 

 

Cerca de Piccadilly Circus, tenemos el Soho, una zona bastante concurrida debido a que aglutina muchos bares y restaurantes donde tomar algo. El Soho es ideal si se opta por comida oriental, ya que las opciones son inmensas. Chinatown se encuentra pegado al Soho.

 

Calles de Londres
Calles de Londres

 

 

  1. Trafalgar Square.

 

Un poco más abajo, llegamos a Trafalgar Square, uno de los puntos más famosos de Londres, y de visita obligada. Allí vamos a encontrar la National Gallery, uno de los museos iconos londinenses, por la gran cantidad de obras pictóricas que allí se encuentran. Entrada gratuita.

 

National Gallery, en Trafalgar Square
National Gallery, en Trafalgar Square

 

 

National Gallery, Londres

 

National Gallery, Londres
National Gallery, Londres

 

Enfrente mismo de la National Gallery, está ubicada la iglesia anglicana St Martin on the Fields. Esta iglesia, va a pasar innadvertida para muchos, que simplemente no cruzan al otro lado y siguen hacia el Big Ben. Sin embargo, St Martin es una bonita construcción, donde muchos días de la semana se celebran conciertos de música clásica de gran calidad. Si no nos queremos rasgar las vestiduras, pero si queremos disfrutar de un concierto en la capital del Reino Unido, acercarse hasta allí y disfrutar de sus conciertos resulta una buena opción.

 

En Trafalgar Square encontramos la iglesia de St Martin in the Fields
En Trafalgar Square encontramos la iglesia de St Martin in the Fields

 

¿Por dónde seguir desde Trafalgar Square?

 

Trafalgar Square
Trafalgar Square
Desde Trafalgar Square podemos tomar dos rutas:

– Si seguimos recto, hacia el Big Ben, nos vamos a encontrar con Regent Street, y finalmente, con el Big Ben y el Parlamento. A mano derecha, tendremos la abadía de Westminster. Si seguimos hacia la izquierda, llegaremos al Támesis, y a la famosa noria londinense.

 

London Eye
London Eye

 

– Por el contrario, si seguimos a la izquierda de la calle ubicada entre la National Gallery y St Martin on the Fields, llegaremos a Convent Garden, un pequeño mercado, quizás ya demasiado turístico, pero con un encanto que hace que la visita resulte imprescindible.

 

Convent Garden, Londres
Convent Garden

 

 

Convent Garden, Londres
Convent Garden, Londres

 

Recomendación muy personal.

Durante mucho tiempo, estuve estudiando inglés, y por tanto, adquiriendo todo el material posible para ello. Uno de los lugares donde siempre encontré gran cantidad de libros de texto fue la librería que está justo en la esquina opuesta de Trafalgar Square. Allí, es posible encontrar todo tipo de manuales para la obtención del IELTS, TOELF, etc. También tienen muchos libros de literatura y manuales para todo tipo de estudios universitarios. (todo ello en inglés, claro está).

 

Paseando Londres

8. Notting Hill

 

Pocos barrios han llegado a ser tan famosos por el cine como Notting Hill. Sus casas de colores, su mercadillo de antigüedades, y su carnaval en agosto, han hecho de él una visita obligatoria para todos los visitantes de Londres.

 

Situado en Kensington Gardens, en la esquina noroeste, es un barrio pequeño, en una zona bastante céntrica. Muchos turistas llegan hasta aquí para acercarse a Portobello Road,  el mercadillo de los sábados. Aunque el mercadillo es de antigüedades, también podemos encontrar puestos de otras cosas, como fruta y verdura. Hay incluso una Street food, o puestos de comida para llevar.

 

Qué ver en Notting Hill

 

  • Mews londinenses. Los Mews son callejones típicos de Londres, y que en este barrio son preciosos
  • Las casas de colores del barrio
  • El antiguo horno de ladrillos del siglo XIX que todavía existe. Esta zona, era una antigua zona industrial, que convivía con las granjas de cerdos. Todavía existe la chimenea de la fábrica de ladrillos
  • El hotel donde falleció Jimmy Hendriz

http://www.qverlondres.com/mas-londres/notting-hill-ruta-recomendada-y-lugares-de-la-pelicula/

 

Enlaces

Londres, primera parte

Museo de Historia Natural de Londres

Cambridge, una de las ciudades más bonitas de Reino Unido

 

Calles de Londres
Calles de Londres

 

Etiquetado:

Qué ver en Londres.

Guía de Londres.

London Eye
Primera visita a Londres.

Que ver en Londres en una  primera visita. Primera Parte.

 

Londres es una ciudad donde siempre queda algo por ver. Visitada todos los años por millones de turistas, muchos la consideran la capital de la cultura europea. Dinámica, multicultural, abierta, en Londres es posible todo y caben todos. Con sus más de ocho millones de habitantes, es una ciudad que engancha a muchos visitantes, que terminan quedándose para cumplir sus sueños allí, o bien repitiendo visita una y otra vez. En la capital de Reino Unido se pueden hacer multitud de actividades y siempre quedarnos algo. Sin embargo, siempre hay una primera vez en Londres, y esa es la razón de este post.

Qué visitar en Londres

 

 

Estamos ante una ciudad para descubrir poco a poco. Al principio puede parecer demasiado grande, y lo es. Así que la primera recomendación: no os agobiéis: con planificación y un buen mapa de la ciudad, es posible sacarle mucho partido a cualquier viaje corto. La gran ventaja de la capital anglosajona es su buena comunicación en transporte público, también a su extrarradio.

 

Un recurso muy bueno para vuestra visita es esta web, donde se pueden encontrar todos los mapas referentes al transporte público, hacer tus propias rutas, acceder a los mapas turísticos, etc.

 

El metro de Londres

 

Lugares que ver en Londres.

Cuando se llega a una ciudad, visitar un lugar u otro va a depender mucho de cada persona. A alguien le pueden decir que si no visita el Big Ben es como si no hubiese estado aquí, y, sin embargo, apetecernos más perdernos por el museo de historia natural, o visitar Notting Hill y su mercado. Todo es cuestión de gustos. Por mi parte, os voy a explicar los lugares más famosos de la ciudad. Luego cada uno ya decide cuáles le merecen la pena.

 

  1. Westminster Abbey

La abadía de Westminster es uno de los lugares con más historia de la capital londinense. De origen benedictina, cuenta con más de mil años de historia. En el 1014, el rey Eduardo el confesor decidió construir una pequeña iglesia junto al monasterio benedictino dedicada a San Pedro. El rey había faltado a un voto, que le obligaba a realizar una peregrinación; Como no la podía realizar, el papa le recomendó que construyese una iglesia. Así lo hizo.

Esta iglesia, resistiría el paso de los años, hasta la llegada de Enrique III al poder en el siglo XIII. Estamos en la era de las iglesias góticas de grandes ventanales e impactantes construcciones, y el rey, no quiere ser menos. Rápidamente, inicia la remodelación de la iglesia, donde en el futuro sería coronados todos los reyes ingleses, desde Guillermo el Conquistador.

 

En la actualidad, hay más de 3000 personas enterradas allí, de los cuales, 17 son reyes. El lugar de privilegio corresponde a su fundador: el rey Eduardo el confesor.

 

Muchos personajes ilustres se encuentran allí enterrados: Charles Dawin, Alexander Pope, John Milton, Isaac Newton, David Livingstone o Charles Dickens son algunos de ellos.

 

La tumba más emblemática, no obstante, corresponde a la del soldado sin nombre. La tumba pertenece a uno de los muchos soldados ingleses que perdieron la vida en la Primera Guerra Mundial. Con ella y su localización en Westminster, se quiere honrar a todos los soldados ingleses que en ella participaron. En la boda de Elizabeth Bowes-Lyon con el futuro rey George VI, la novia quiso honrar a su hermano muerto en la Primera Guerra Mundial, y depositó su ramo de flores en ella. Desde entonces, todas las futuras reinas lo hacen el día de su boda. En total, han sido 17 bodas reales las que la abadía ha visto celebrar entre sus paredes.

Desde el punto arquitectónico, Lady Chapel es una impresionante capilla en el interior. Los claustros, el rincón de los poetas, la sala capitular, son otros ejemplos de lo que nos vamos a encontrar dentro de la abadía.

La abadía es una joya arquitectónica, por dentro y por fuera, que la han hecho merecedora de que la UNESCO la incluyese en su lista.

Os dejo un recurso de la abadía para poderla visitar virtualmente.

http://www.westminster-abbey.org/visit-us/virtual-tour

 

  1. Buckingham Palace

El palacio de Buckingham es otro de los imperdibles en una primera visita a Londres. Construido por el Duque de Buckingham en 1703, permaneció en manos privadas hasta el año 1761, cuando el rey Jorge III lo compró para la reina Charlotte. Durante el siglo XIX la residencia se fue ampliando, y la llegada al poder de la reina Victoria, en 1837, la convirtió en la residencia real británica. El palacio, contiene 775 habitaciones, y posee el jardín privado más grande de Reino Unido.

En la actualidad, solamente se puede visitar durante los meses de verano, y las visitas se concentran en las cocheras, los salones de la reina, y los salones de Estado.

http://www.buckinghampalace.co.uk/index.php

Los cambios de guardia, en el exterior, son diarios en los meses de verano, celebrándose a las 11.30 de la mañana. En invierno son cada dos días, a no ser que llueva (ver aquí los horarios https://www.royal.uk/search?tags[0]=changing%20the%20guard)

 

  1. El Big Ben

 

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Conocido como Big Ben, no es éste su nombre real. La torre del Parlamento se llama realmente Elizabeth Tower (la torre de Elizabeth), desde que en el 2012 se le adjudicase este nombre a raíz del aniversario de la reina. La campana que hay dentro de la torre es la que realmente es el Big Ben.

La llegada de la campana, fue motivo de grandes celebraciones en su día. El Támesis fue el lugar de transporte, y luego la campana cruzó el Westminster Bridge a bordo de un carruaje tirado por 16 caballos blancos. Llegaba con un retraso de 5 años, pero no por ello causó menos sensación. El Big Ben tiene un peso de 13,7 toneladas, mide 2,2 metros, y tiene un diámetro de 2,7 metros. El martillo que la golpea pesa 200 kilogramos. Cada cara del reloj mide 7 metros de diámetro. Las manillas del reloj miden 2.8 metros las que corresponden a la hora, y 4.3 metros las de los segundos.

 

 

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Si hablamos de energía, las bombillas que utiliza el Big Ben tienen una vida útil de 60.000 horas.

Instalada el 11 de Julio de 1859, la campana no replicaría durante tiempo. Ese mismo año, en septiembre, un golpe la acalló durante cuatro años. A lo largo de su vida, varias veces ha estado en silencio, debido a reparaciones.

 

El Big Ben está ligado a las campanadas de Año Nuevo de los ingleses. Sus campanadas se vienen retrasmitiendo por la BBC todos los años, desde el 1923.

 

 Como curiosidad…

 

El nombre “Big Ben” no está muy claro a quién se debe: podría ser a causa del primer encargado de la construcción:  Sir Benjamin Hall; también que después de que el campeón de los pesos pesados de boxeo, Ben Caunt, ganara, se le atribuyese este nombre al campanario.

Si la cara del reloj está iluminada, es que hay sesión en el Parlamento.

 

El diseño del reloj es de Edmund Beckett Denisson y Edward Dent. Lo curioso es que el segundo era abogado, así que no cuadra que diseñase el reloj.

 

 

Continuará la próxima semana…

Etiquetado: /

Viaje a Roma. Qué ver en dos días.

Viaje a la capital italiana.

Qué ver en dos días de viaje.

Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Roma

 

Calles de Roma
Calles de Roma

 

Una de las razones por la que he tardado en visitar Roma, es que siempre he pensado que iba a necesitar 4 o 5 días para verlo todo. Ilusa de mí: con Bernat es posible ver el Vaticano y todo el centro en un día, dejando sólo los palacios y museos en su interior y las catacumbas para otra vez.

 

Imágenes de la ciudad romana…

 

roma
Pateando Roma

 

roma
Roma

 

 

El arte romano…

Arte en Roma
Arte en Roma

 

Roma me ha encantado. El Vaticano ha sido una gran decepción. Estoy de acuerdo en que arquitectónicamente y artísticamente es una gozada para los sentidos, pero no he podido sentir más que vergüenza de ver tanta opulencia, tanto derroche en tan poco espacio. Me parece vergonzoso que una religión que predica con la humildad viva a ese nivel. No creo que Jesús y sus discípulos se hubiesen sentido cómodos en un lugar así, ni mucho menos que considerasen aquello como algo representativo de su religión.

Roma es otra cosa. Toda ella es un museo, con sus calles llenas de imponentes edificios, algunos de ellos todavía con frescos en sus techos y columnas griegas en sus fachadas… Todos ellos nos recuerdan el esplendor y la grandeza que un día tuvo Roma. También sus iglesias, las cuales aparecen por sorpresa en pequeñas plazas, sin ninguna pretensión, y de repente, pasas dentro y te encuentras con frescos pintados por Caravaggio, o altares esculpidos por Bernini, como la Iglesia de San Francisco de Loyola, o la de Agnes, en la Plaza Navona, o bien la Iglesia de Santa Maria la Magliore, todas ellas una verdadera obra de arte.

 

Las fuentes romanas…

La Fontana de Trevi
La Fontana de Trevi

 

No podemos olvidar las fuentes de Roma: desde la Fontana de Trevi, que parece esculpida en la roca y que recibe tantos visitantes que sus figuras se difuminan con el gentío; todos los turistas chinos con sus cucuruchos de helados, españoles, ingleses gamba intentando acercarse a la fuente para sumergir sus pies, o los japoneses con su juguete preferido: la cámara. Todos ellos conforman la Roma de hoy, que nos pueden estropear la visita a la fontana, pero que también hacen que Roma no quede en el olvido, que año tras año llegue gente de todos lados para visitarla.

Roma
Roma

 

Lo mejor de Roma? Olvidar los mapas. Guardar los mapas turísticos en la maleta y deambular por sus calles. Sólo así puedes encontrar plazoletas con un improvisado mercado de pasta y verduras, restaurantes trattorias donde comerte un plato de pasta o una pizza, bares con italianos tomando algo después de un largo día de trabajo… Sólo así es posible vivir la Roma italiana auténtica, la que realmente te seduce, y de da el pasaje para poder volver… No sé cuando volveremos… pero sí que habrá una segunda o tercera vez…

 

Consejos para preparar una visita a Roma.

 

  • La Roma ciudad es para los romanos, no existen las señales de circulación, literalmente, o eres romano o sabes donde vas, si no, estas perdido. Tuvimos el valor de adentrarnos en Roma en coche y es una experiencia única, inolvidable y poco deseable. Como diría Obelix “Están locos estos romanos”, hablando de conducción claro.
  • Es bueno que el hotel que elijáis esté cerca de la estación de tren Roma Termini, es el punto neurológico de comunicaciones tren-metro. Por otro lado la estación resulta un lugar peligroso, ¡¡¡ Ojo con bolsas y carteras!!!!!
  • El gelato. En todos los lugares. Los hay de todos los sabores y por todos lados, no sabríamos decir cuál sabe mejor, En general no es caro, supongo que por la gran competencia que hay, pero de comprarlo en el centro a hacerlo un poco más alejado de la zona turística puede varias un euro. En general, por unos 2,50 € tendréis un helado de hasta tres sabores y con galletita de regalo.
  • En cuanto a cervezas, hemos probado la Peroni y la Moretti, también está la Nero Azurra, Lo mismo, disparidad de precios según la zona. Curiosidad, botellas de 0,66 litros.
  • Cuidado con las cartas de menú al interpretarlas, por ejemplo, las carnes, sobretodo las de gran tamaño, vienen referenciadas el precio cada 100gr., por ejemplo,si veis una tagliata a 4,5 €, no es que la carne que os servirán vale eso, si la pieza que os sirven pesa 1 kg, os cobraran 45 €. y suelen pesar entre 600 y 1.000 gr.
  • Las wifis no funcionan demasiado bien, si os lleváis trabajo pendiente no avanzaréis mucho.
  • Otra recomendación: Residencia Il Magnifico, Aunque el baño no está en la habitación, es compartido, pocas veces he estado en un hotel tan cuidado y limpio. Resulta económico para los precios de la capital, sobre 45 € la hab/noche, y el desayuno te lo llevan a la habitación.

 

 

 

roma
Roma
Etiquetado: / /

Qué son las fallas?

Qué son las fallas?

Picha aquí Mascletá en 360 grados

 

Finalmente, después de un largo año de espera, llegaron de nuevo las Fallas. Yo sé que muchos de los que habéis estado allí, pensáis que los valencianos estamos locos… solamente locos? Qué va!. Mucho más! Durante días,  nos dedicamos a tirar petardos a todas horas. El alcohol se convierte en agua durante días,  y las fallas? Pues si muchas son solamente cuatro muñecos! Por qué esa adoración a un montón de cartones que el 19 vamos a quemar?

¡Porque son nuestras fallas!

 

fallas 2016
fallas 2016

Origen de las Fallas.

No se sabe exactamente cuándo se empezaron a plantar las fallas, pero sí que se han encontrado documentos del año 1.784, en los que se prohíbe plantar y quemar fallas en las calles más estrechas de la ciudad de Valencia, y solamente se permite su ubicación en las plazas de la ciudad.

 

Posibles orígenes hay varios, desde que los carpinteros, cuyo patrón es San José, se alumbraban la noche anterior a su santo, con unas hogueras, a las que con el tiempo se les empezó a colocar ropas, y que con el tiempo llegaron a ser los monumentos falleros de hoy en día. Otra teoría, como canta nuestro querido “El Fallero”, dice que los carpinteros sacaban los trastos viejos de todo el año y los quemaban el día de su patrón., pero al igual que la anterior propuesta, no hay ninguna prueba documentada.

 

Origen celta

El lado más enigmático del origen de las fallas, enlaza las hogueras de origen celta (de orígen árabe, en el caso valenciano), con un intento de control por parte de la Iglesia, que las asoció con la festividad de San José.

Por último, la costumbre de hacer un pelele y quemarlo en la hoguera, es algo más extendido, y que también se ha asociado a nuestra legendaria fiesta.

 

fallas Valencia
fallas Valencia

Las fallas hoy en día.

Tenga su origen donde lo tengan, las Fallas son lo que son en todos los pueblos que las celebran: en primer lugar, su objetivo es satírico, sobre todo lo que pasa en nuestra actualidad, y cada monumento, hace burla de aquello que considera ha sido más relevante ese año. Por otro lado, una falla  como tal no es solamente su monumento, sino también sus falleros. Durante todo el año, decenas o cientos de personas, se han reunido todos los viernes del año, en las famosas cenas de sobaquillo, para no solamente socializar, como también colaborar en todo lo necesario para llevar a cabo su monumento, y para poder recaudar fondos para su querida falla. Porque una cosa es clara para todos los falleros: tu falla puede no ser la más bonita de todas las de tu barriada, pero para ti, no hay ninguna igual. Allí tienes a todos los amigos y conocidos, con los que vas a pasar parte importante de tu vida, y que junto a ti, sacarán una lagrimita el día de la cremá, cuando las tracas y la pólvora alcance tu querido monumento fallero, y la música acompañe las últimas llamas, que nos dicen que un año más, terminaron nuestras fiestas.

 

La cremà de las fallas
La cremà de las fallas

 

fallas Valencia
Fallas Valencia

La mascletà

Las fallas son pólvora, porque no es lo mismo Valencia hasta que llega el dia 1 de marzo, y todos como locos, nos escapamos del trabajo, del instituto, de la universidad, para ver a las 2 del mediodía la primera mascletá. Y no habrá valenciano que se valga que no intente al menos, durante los 19 días de mascletá, acudir a la plaza del Ayuntamiento, para ver a como la fallera mayor de Valencia, le dice las famosas palabras al pirotécnico “Senyor pirotécnic, pot començar la mascletà”, y así, empieza ese ruido infernal para extraños e invitados, y que a los valencianos nos sabe a gloria. Pero no nos equivoquemos, los que somos de pueblo, tenemos que ver al menos dos mascletades: la de Valencia, y la del día 19, que se celebra en cada falla de cada pueblo o localidad valenciana. Y esto, querido público, no se puede perdonar.

 

Pincha y verás una de las mejores mascletás del 2.016.     Mascletà 4 de Marzo del 2.016

 

 

La nit del Foc

Igual de importante, es la “nit del Foc” (noche del fuego), donde la noche previa a San José, un gran castillo de fuegos artificiales reina en el Paseo de la Alameda. Y por si fuera poco, también los dos días previos tenemos fuegos artificiales en el río, siendo todos los castillos, para los valencianos, igual de importantes.

http://valenciaculture.com/fallas-2016-castillos-mascletas/

 

Todo esto, no es lo mismo que la “despertà”, no se equivoquen. La “despertà” sirve para lo que su nombre dice: despertarnos, y despertar a los vecinos. Todos los días entre el día 15, o noche de la “plantà” de las fallas, y el 19 incluído, nuestros falleros y falleras, junto con la charanga de músicos de la falla, se dedican a hacer el pasacalle por la barriada, y junto con una gran cantidad de petardos, mostrarnos que las fallas, acaban de empezar.

 

Fallas Valencia
Fallas Valencia

 

 

Y nos queda la ofrenda a la Virgen de los Desamparados, la parte más emotiva de nuestras fiestas, y en la que cada año, falleras y falleros se encaminan hacia la Iglesia de la Virgen, para depositar su ramo y hacer poco a poco el manto de nuestra Geperudeta. Durante 2 días, y así rendir un homenaje personal a nuestra patrona. Es fácil contemplar a muchas falleras llorando al depositar el ramo en el manto, aunque también es fácil que los espectadores tengamos que contener nuestras emociones.

 

Iluminación en calle Sueca, Valencia en fallas.
Iluminación en calle Sueca, Valencia en fallas.

 

Conclusión

Nuestras fiestas, pueden ser de locos o cuerdos, son ruidosas, alegres y llenas de sátira y de emoción. Quizás estemos locos, quizás no. De momento, no nos metemos con nadie… solamente tiramos tracas…

 

 

Etiquetado: / / / /

Portland en Oregon, que ver en dos días.

Portland en el Estado de Oregón. 

Primera parte.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

Por qué Portland es una de las mejores ciudades para vivir en Estados Unidos?

Este ha sido con diferencia el post más difícil para mi de escribir. En verdad, tendría que ser uno de los más fáciles, ya que he estado muchas veces en Portland y sus alrededores, y podría describir muchas de sus calles y avenidas, pero a veces, cuando no solamente conoces un sitio, sino que además lo amas, plasmarlo en la escritura resulta muy muy complicado.

Llegué por primera vez a estos lares, en enero del 2.013, cuando los países del hemisferio norte tenemos nuestro peor tiempo, y aunque esperaba un frío glaciar, calles llenas de nieve y carreteras imposibles de transitar, me encontré con la sorpresa de que esta zona, está rodeada de montañas en buena parte, que mitiga los efectos adversos meteorológicos de la parte alta de Estados Unidos, y el mar, a hora y media de su centro, suaviza sus temperaturas. Con el tiempo vería, que no solamente no son tan fríos los inviernos, aunque sí muy lluviosos, sino que la primavera y el otoño presenta una explosión de colores que hacen difícil no querer volverá esta ciudad.

 

Amazing Oregon State...

 

Si por algo es conocida la ciudad, es por las rosas, ya que es llamada la ciudad de las rosas, pero como ciudad de artistas, músicos, chefs, y de todo lo que tenga que ver con el mundo artístico. Además, la naturaleza también rodea a la ciudad, presente en ella, con las vistas del Monte Hood, que cuida y vigila la ciudad desde su altura.

 

pdx 3

 

Rose Garden de Portland: más de 550 especies y 7.000 rosales
Rose Garden de Portland: más de 550 especies y 7.000 rosales

 

 

Pero, cómo y por qué surgió esta bonita ciudad? Traslademos nuestras mentes al lejano Oeste, a un lugar salvaje del norte de América, donde los colonos americanos, canadienses y británicos, se instalaron. Aunque parece ser que la tribu Chinook ya vivía en la zona norte de Oregon, en 1.805 Meriwether Lewis y William Clark llegaron a esta área. Con el tiempo, la ubicación,  a medio camino entre Oregon City y Fort Vancouver, a orillas del río Villamette, haría que los colonos , gente aventurera y valiente, y con ganas de invertir sus recursos, empezase a ver las posibilidades del lugar, y en especial, Francisco Pettygrove, de Portland, Main,  y  Asa Lovejoy, de Massachusetts, fueron los promotores de darle forma de ciudad en 1.843 a lo que hoy conocemos por Portland. El nombre, lo decidió un penique lanzado al aire por los dos, ya que cada uno quería poner el nombre de su ciudad natal. Así, nació Portland, una de las ciudades más ecológicas de todo Estados Unidos, llena de gente preocupada por conservar su medio ambiente y su hábitat.

portland 3
Portland en la noche.

 

Portland progresó durante unos años, llegando a ser el puerto más importante. Sin embargo, un incendio en 1.873 acabó con su prosperidad, y pasó a ser tierra de bandidos, con sus túneles subterráneos donde se hacía prisioneros a los mortales, para convertirlos en esclavos y tratar con ellos. Una exposición mundial en 1.905 de Lewis y Clark, le devolvió a la prosperidad, y a partir del mitad del siglo XX, empezó a llenarse de gente del mundo de las artes, que ha llenado la ciudad desde entonces. No en vano, el distrito centro está lleno de teatros y centro de actuación.

 

 

Teatros en Portland
Teatros en Portland

 

 

Teatros en Portland.
Teatros en Portland.

 

Portland, Universidad
Portland, Universidad

 

Estamos en una ciudad que te enamora desde la primera vez que la visitas. Solamente su aeropuerto internacional, que pasa por ser el mejor de todo Estados Unidos, merece su atención. Hace un año, el ayuntamiento decidió retirar su famosa e impoluta moqueta, ya que estaba muy vieja. Sus vecinos, angustiados al saber que su moqueta de los años 80, con la cual se fotografían los pies, cada vez que llegan a casa, iba a desaparecer, empezaron a cortar pedacitos, y no solamente eso, sino que las fundas de móvil, o los calcetines, con el diseño de la moqueta, hicieron su año.

 

Moqueta del aeropuerto de Portland
Portland, Universidad

 

 

Ya llegando a la ciudad, nos encontramos con una red de innumerables puentes para cruzar el río Villamette. Puede parecer caótico cuando lo ves por primera vez, pero luego te das cuenta, de que es más fácil de lo que parece.

 

Entrando en Portland
Entrando en Portland

 

 

Bridges in Portland.
Bridges in Portland.

 

 

Ya en el centro, podemos ver una ciudad ordenada, con unas calles perpendiculares, y una zona preciosa junto al río, donde es posible comer, correr, pasear y disfrutar de su calma y sosiego.

 

 Portland.
Portland.

 

 

 Portland.
Portland.

 

 

 Portland.
Portland. Caminando por la orilla del Río Columbia.

 

 

Portland desde el hotel
Portland desde el hotel

 

 

 

Caminando en Portland...
Caminando en Portland…

 

 

Otra zona bonita, es la zona universitaria. Avenidas anchas acogen a los estudiantes y al público en general, que puede disfrutar de sus mercados ambulantes, y del museo de arte, digno de visitar.

 

Museo de Arte de Portland
Museo de Arte de Portland

 

 

Cerca del Museo de Arte de Portland
Cerca del Museo de Arte de Portland

 

Portland university
Portland university

 

 

Otro lugar emblemático de la ciudad, es la plaza “Pioneer Courthouse Square”.

portland oregon
Plaza mayor Portland

 

Aquí se encontraba el Hotel Portland, construído para albergar a los viajantes que debían de llegar en el Northern Pacific Railway, en 1.890. Con el paso del tiempo, se propuso la construcción de un aparcamiento en la plaza, pero un grupo de arquitectos, escritores, etc, propuso crear una plaza pública. Aunque el plan fue aceptado, no había fondos para ello, y después de muchos problemas, muchos ciudadanos, decidieron contribuir para que la plaza fuese suya. Ahora mismo, cuando la visitamos, podemos ver los nombres de los ciudadanos que contribuyeron a esta gran idea en las losetas del suelo, donde se encuentran inscritos sus apellidos.

 

Losetas con el nombre de los portlandeses que contribuyeron a la creación de la "Pioneer Courthouse Square".
Losetas con el nombre de los portlandeses que contribuyeron a la creación de la “Pioneer Courthouse Square”.

 

 

Una de las visitas que he hecho en esta ciudad, y más me ha gustado, ha sido a la mansión Pittock. La casa fue propiedad de Henry Pittock, un colono llegado a la ciudad y que llegó a ser el propietario del “The Oregonian Newspaper”. Junto con Georgiana, su mujer, construyó esta mansión para su familia. Sin embargo, a su muerte, los problemas financieros de sus sucesores, hicieron que se fuese puesta en venta en 1.958. En 1.962, una tormenta, arrasó con la propiedad: destrozó árboles, los vientos rompieron ventanas, y durante 18 meses, la casa estuvo expuesta a la intemperie. Finalmente, los vecinos de la ciudad, decidieron hacer un fondo común, y junto con el ayuntamiento, compraron la casa. Solamente por su decoración interior, y las vistas de todo el valle, merece la pena ir.

 

 

Mansión Pittock, Portland
Mansión Pittock, Portland

 

 

Sobre vinos y cervezas.

 

Portland Downtown
Portland Downtown

 

Catas de vino (El valle de Villamette es una de las zonas con mejores vinos de Estados Unidos). Merece la pena acercaros a Newberg y hacer alguna cata de vinos…

 

 

Esta zona de Estados Unidos posee el mayor número de cervezas artesanales de todo el país.

Si queremos playa, en hora y media, llegamos a Canyon Beach: Las imágenes hablan por sí solas. Además, el trayecto en coche es alucinante.

 

Canyon Beach, Oregon.
Canyon Beach, Oregon.

 

 

Canyon Beach, playa
Canyon Beach, playa

 

Canyon Beach, Oregon
Canyon Beach, Oregon

Más información:

Oficina turismo en Portland

Lonely Planet

Gobierno de Portland.

 

 

 

 

 

 

 

Continuará….

Etiquetado: / /

Postdam: Escapada desde Berlín, Alemania.

Postdam, la ciudad favorita de los reyes de Prusia.

Historia de la ciudad.

Corría el año 1945 y el fin de la Segunda Guerra Mundial era un hecho. Todas las miradas de los países aliados, se concentraban entonces en Postdam, Alemania, donde un dictador ruso, Stalin, Atlee, el nuevo líder derrotado tras las elecciones británicas, que habían dejado fuera de combate (nunca mejor dicho), al carismático Churchill, y Truman, sustituyendo a uno de los también personajes claves de la guerra, Roosevelt, se concentraban en la ciudad prusiana por excelencia para discutir todos los matices de la pasada guerra, y dividir la enferma Alemania a su voluntad. El palacete de Cecilienhof, fue el encargado de albergar a los ilustres personajes y contemplar el tratado que decidiría la suerte futura europea. Hoy por hoy, es posible visitar este hermoso lugar.

 

Jardines Palacio de Cecilienhof, donde se firmó el Tratado de Postdam en 1945.

 

 

Entrada Palacio de Cecilienhof.

 

Pero la ciudad es esto y mucho más. Ciudad antigua europea, ya en el 1317 se habla de ella en muchos lugares. Aunque no obtendrá más notoriedad hasta que en 1660 sea elegida como residencia de caza de Guillermo I, lo que trajo la presencia de reyes y personajes ilustres, y, con el tiempo, fuera la residencia de los reyes de Prusia. Situada junto al Rio Havel, la ciudad tiene más de 20 lagos y ríos, que cruzan sus dominios sigilosamente y dotan de paz y armonía a los habitantes del lugar. Además, es también una ciudad universitaria, ciudad abierta y permisiva desde hace siglos, como demuestra la historia, que nos dice que ya en 1685 fue centro de inmigración europea para franceses, rusos, holandeses y ciudadanos llegados de las tierras de Bohemia, por su conocida libertad religiosa. La corte siempre estuvo allí, incluso cuando la capital alemana pasó a ser Berlín y controlar todo el poder, la nobleza siempre prefirió vivir en los extensos jardines de esta ciudad a escasos 30 kilómetros de la capital berlinesa.

 

Calles de Postdam

 

 

Postdam es sede del parlamento nacional.

 

 

 

Visitando Postdam

 

 

 

Mapa de todos los palacios y jardines.

 

 

Provost Pedro y Pablo Iglesia

 

 

 

Provost Pedro y Pablo Iglesia, Postdam

 

 

 

Vista de los jardines de Sanssouci

 

 

 

El palacio fue construido por Federico II el Grande, Rey de Prusia.
Palacio de Sanssouci, que significa, sin preocupaciones. El palacio fue construido por el rey Federico II el Grande, rey de Prusia.

 

 

Palacio de Sanssouci, Postdam

 

 

El pabellón enrejado de los soles, en el palacio de Sanssouci.

 

 

Ahora, todo el complejo de palacios y jardines abren las puertas al visitante, que llega en la mayoría de ocasiones desde un viaje en tren desde Berlín, la forma más fácil de conexión existente. Solamente un día basta para visitar todo el complejo y escapar del tráfico de la capital. No hay duda de que es una visita obligada.

 

 

 

Vistas del Palacio Potsdam Cecilienhof

 

 

Mapa Palacio de Cecilienhof

 

 

En los jardines de Postdam

 

 

Palacio de la Orangerie, Postdam

 

Etiquetado: / /

Escapada en Navidad a Edimburgo.

Escapada en Navidad a Edimburgo.

Una vuelta por la capital de Escocia

Actividades recomendadas para una escapada de dos días por la ciudad….

Edimburgo es una de las ciudades que más me han cautivado desde el primer momento, quizás porque a pesar de que había oído que era muy bonita, no esperaba nada. Hay lugares donde apetece volver una y otra vez, a un año de haber escrito este post, y a las puertas de mi segunda visita en marzo, estas son las actividades que os recomiendo hacer.

 

  1. Tour gratis con Saldemans

Los tours gratuitos son una opción que venimos practicando desde hace tiempo, y con Saldemans realizamos dos, uno para ver la ciudad vieja, y otro por la noche el día siguiente, el llamado tour de los fantasmas. El funcionamiento de estas salidas es ya popular: los españoles voluntarios te hacen el recorrido por lo más emblemático de la ciudad, y después se les da una propina, según lo mucho o poco que nos haya gustado. Tengo que decir que aunque hemos tenido muy buenas experiencias, también en muchos lugares el precio de los tours privados en grupo tienen el mismo precio que la propina que se les pueda dar a los integrantes de los tours gratuitos, aunque como digo, solamente he tenido buenas experiencias. Para nuestro próximo viaje hemos contratado con Escocia Turismo, con los que también vamos a realizar una excursión de un día a las Tierras Altas y al Lago Ness. Ya os contaré la experiencia, aunque estoy segura de que también será positiva.

¿Por qué realizar un tour por la ciudad?

La capital de Escocia es uno de los lugares con más historia y anécdotas que he conocido. El tamaño de la ciudad la hace idónea para poder moverte a tu aire y verlo todo, pero cada rincón tiene una historia que contar, la ciudad está llena de anécdotas que hacen de este lugar mágico y diferente.

 

Tour gratuito en Edimburgo

 

2. Dar una vuelta por la Royal Mile y el camino hacia el castillo

La Royal Mile se llama así precisamente por su distancia, que es de una milla. Siguiendo la Royal Mile pasaremos por la mayoría de los edificios más emblemáticos. En el extremo sur llegaremos a lo que era llamado el “fin del mundo ” en el pasado, ya que allí terminaba la ciudad y las murallas que la protegían daban paso al exterior, considerado peligroso y completamente desconocido para muchos. Recorrerla significa pasar desde el fin del mundo hasta el epicentro de la ciudad. Desde allí podremos subir hasta el castillo, donde tendremos algunas de las mejores panorámicas al atardecer.

 

Edimburgo en Navidad

 

3. Tomar una copa en “The last drop”

Algunas de las mejores historias de Escocia se desarrollaron en los pubs. Un ejemplo es “The last drop”, el lugar donde estaba situada la fonda o bar donde los condenados a la horca cumplían su último deseo, un trago. Actualmente es un tranquilo lugar donde tomar también un trago, pero en un ambiente más divinity y ordenado que lo que sería en su tiempo. Allí veremos la última cuerda que se utilizó.

The last Drop, la soga de la última ejecución. Edimburgo.
The last Drop, la soga de la última ejecución. Edimburgo.

 

 

The last Drop, Edimburgo.
The last Drop, Edimburgo.

 

4. Comer alguno de los bocadillos de cerdo que se venden a lo largo de la ciudad (si no te da pena el animalito).

 

Edimburgo en Navidad

Podremos ponerle muchos adjetivos calificativos al hecho de comer este tipo de comida, pero finalmente a todos nos gusta ser malos y comer cosas prohibidas. El lugar de la foto se encuentra en Victoria St.

 

5. Pasar una tarde en la feria.

Todos hemos sido niños alguna vez, y la feria que los escoceses montan cada año es realmente bonita. Es uno de los encantos de las navidades.

Edimburgo
La feria de Edimburgo

 

Edimburgo
La feria de Edimburgo

 

 

Edimburgo
La feria de Edimburgo

 

6. Dar una vuelta por la parte nueva y disfrutar de la iluminación de Navidad.

Edimburgo posee dos partes claramente diferenciadas: la ciudad vieja, marcada por la Royal Mile, y la llamada parte nueva, donde York St es su marca inconfundible. Si ya nos hemos empapado de historias de la Edad Media y de fantasmas, ahora toca el turno al barrio nuevo, donde la arquitectura y las bonitas casas que conforman el barrio hacen olvidar el resto.

La feria de Edimburgo en Navidad es preciosa
7. Hacer otro tour, esta vez a las 18,30 pm, para ver la parte oscura de la ciudad. Esta vez, el precio eran 10 libras, y también mereció la pena.

La Colina de Carton Hill tiene otro aire más misterioso si se visita de noche; eso por no hablar de visitar los cementerios a altas horas de la noche. Seas un friki o no de las historias de fantasmas, no te puedes perder esta visita nocturna, que seguro te dará otra visión de la ciudad.

 

edimburgo
Carlton Hill, Edimburgo

Segundo Día de viaje de nuestra escapada navideña…

 

8. Subir hasta Arthur’s Seat y contemplar las vistas de la ciudad. Existen varios itinerarios para subir la colina, y es posible verla desde diferentes perspectivas.

No lo teníamos en mente y fue la chica de nuestro bed and breakfast la que nos lo recomendó, y la verdad, no nos defraudó. Subir a Arthur’s Seat ofrece un hermoso paseo de la campiña escocesa, pero pegada a la capital, y desde arriba es posible tener una visión panorámica del mar y de la ciudad. Existen varios caminos para llegar a la cima, o simplemente caminar por la colina. Es posible entrar por un lugar y salir por la otra parte.

 

Arthur's Seat, Edimburgo.
Arthur’s Seat, Edimburgo.

 

 

Arthur's Seat, Edimburgo.
Arthur’s Seat, Edimburgo.

 

9. Visitar el Museo Nacional de Escocia, ideal para conocer mucho mejor la historia de la ciudad y del todo el país.

Estamos ante uno de los museos mejor documentados que nos hemos encontrado en nuestros viajes: el Museo Nacional de Escocia ofrece mucha y variada información sobre la historia escocesa y también de sus habitantes.

 

10. Perderse por la ciudad…. la mejor opción para conocerla bien y llevarse un buen recuerdo… lo mejor…

 

 

New town Edinburgh
New town Edinburgh

 

Sobre algunos mitos y leyendas que había oído antes de llegar….

 

“Edimburgo es cara” 

No nos pareció tan cara como nos habían dicho en general. La comida tiene un precio justo, y por 10 libras comimos muy bien en el Howies Restaurant, en Victoria St. También comimos en un chino por menos de esa cantidad uno de los días del viaje. En los pubs, nos solía costar unas 20 o 25 libras, bebidas incluidas. Aunque no es barato, la calidad de las comidas es buena. La bebida sí que es cara, y cualquier cerveza ronda las 5 libras.

Respecto a los hoteles, un hotel básico ronda los 70-100 euros. Dormir por menos es arriesgarte a que no esté limpio, o desplazarte a las afueras de la ciudad o a algún pueblo.

El transporte tiene un precio más que razonable.

 

“Los escoceses son muy majos”

Totalmente cierto, majos no, majísimos. Son gente muy abierta y acogedora, siempre dispuesta a ayudarte y con una sonrisa perenne que les acompaña en todo lo que hacen. Solamente por la gente ya vale la pena venir aquí.

 

“En Escocia siempre llueve”

Más que decir que siempre llueve, yo diría que tiene un tiempo impredicible. Nuestras fechas de viaje fueron del 27 al 31 de diciembre, pues bien, nos hizo un sol espectacular todos los días que estuvimos allí. Sin embargo, la semana anterior había nevado muchísimo, y la gente no podía salir de sus casas. No vayas pensando que por ser verano va a hacer buen tiempo ni viceversa, es una lotería.

 

Edimburgo, Escocia.
Edimburgo, Escocia.

 

Edimburgo, Escocia.
Edimburgo, Escocia.

 

 

Edimburgo, Escocia.
Edimburgo, Escocia.

 

Edimburgo, Escocia.
Edimburgo, Escocia.
Etiquetado: / /

Fantasmas y cementerios en Edimburgo.

      El lado oscuro de Edimburgo.

 

La historia de las brujas en Edimburgo.
La historia de las brujas en Edimburgo.

 

Una visita a los cementerios y misterios de la ciudad escocesa…

 

Edimburgo es una ciudad fascinante. No solamente por su arquitectura, como también por su pasado e historia, especialmente, toda aquella relacionada a los fenómenos paranormales que, a lo largo de los años, se han venido sucediendo en la ciudad.

La capital escocesa, ha visto pasar varias epidemias de peste, ahocar personas como el que se toma una cerveza, y condenar a inocentes sin piedad. Todo ello, en un reducido espacio rodeado de murallas, que tanto te protegían de la muerte, como te la facilitaban. Todo en uno. Así la cantidad de cementerios fue bastante considerable, y la primera cátedra de parapsicología en la historia, se otorgó a la universidad de Edimburgo. A partir de ahí, podemos dejar rodar la imaginación…

Cementerios en Edimburgo. Escocia.
Fantasmas de Edimburgo

La niña Annie.

Annie fue una niña abandonada por sus padres durante la peste. Hoy en día, se dice que su alma sigue en los closets, donde muchos la visitan y dejan peluches para ella. Nosotros, no bajamos allí, no os podemos dar muchos datos.

El cementerio de Greyfriars.

 

Cementerios en Edimburgo. Escocia.
Cementerio de Greyfriars

 

 

Greyfriars tiene partes misteriosas, partes divertidas, y a Harry Potter como protagonista.

Por un lado, su iglesia fue abandonada por los franciscanos, que la abandonaron al quemarse.

 

 

Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.
Cementerio de Greyfriars

 

También las rejas que todavía perduran en las tumbas siguen allí. Hubo un tiempo, en el que los cuerpos recién muertos eran muy valiosos para los estudiantes de medicina en Edimburgo, una de las universidades más afamadas en el pasado. Mientras hubo centenares de ejecuciones, no hubo problema para el suministro de los estudiantes. El problema fue cuando ejecutar dejó de estar de moda. Los body snatchers, eran los que se dedicaban a robar a los recién muertos, y llevarlos a la universidad. Por aquél entonces, robar cadáveres no estaba penalizado, aunque si robarles las pertenencias. Por esta razón, los familiares empezaron a velar por sus difuntos. Considerando que un cuerpo tarda en descomponerse de 5 a 7 días en verano, y de 15 a 20 en invierno… os podéis imaginar lo poco que agradaba que alguien marchase al otro mundo en invierno, cuando el frío escocés traspasaba los muros de Greyfriars. Así, se empezaron a poner rejas, que sólo se extinguieron con la llegada de la Segunda Guerra Mundial y la necesidad de acero. Hoy en día, es posible ver algunas.

Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.
Las rejas del cementerio de Greyfriars, para evitar los robos de cadáveres, estuvieron vigentes hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando se fundieron.

 

En Greyfriars, vamos a encontrar el primer campo de concentración de la historia, en un barracón al aire libre, donde los culpables por la firma del tratado que daba autoridad a Carlos I, y que introdujo el anglicanismo en Escocia, fueron a parar. Los presos, solamente recibían pan y agua, y eran los ciudadanos de Edimburgo los que echaban comida por los muros cada día. De allí solamente se salía de tres maneras: jurando fidelidad al rey (y sorprendentemente, NADIE la juró), para ser ejecutado, o para ir a las Barbados, donde muchos morían realizando trabajos forzados.

Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.
Cementerio de Greyfriars, lugar cerrado al público por la cantidad de fenómenos paranormales allí acontecidos

Harry Potter, también tiene su espacio aquí, porque algunos de sus personajes, responden a difuntos, como por ejemplo, la tumba de Voldemort, de la señorita Minerva Mc Gonagall o  Willina Mc Gonagall. También una escena de “Harry Potter y el cáliz de fuego” fue rodada allí, y es posible ver el colegio que dio forma física a Howgarts, en el  George heriot’s School.

Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.
Escena de la película “Harry Potter y el cáliz de fuego”

Pero la parte divertida, viene de la mano del perro Bobby, la gran mascota del lugar.

John Grey era un policía huraño, al que le gustaba patrullar a solas, a pesar de las advertencias de sus compañeros de profesión, que patrullaban de dos en dos. Un día, decidieron regalarle un perro para que le acompañase en sus salidas, pero, en lugar de un perro grande, el elegido fue uno pequeñito, al que John bautizó como Bobby. Durante 3 años, fueron inseparables, hasta que John murió. Desde entonces, y durante 14 años, Bobby estuvo junto a la tumba de su dueño, hasta que él mismo pereció. Su muerte, causó gran consternación entre los vecinos de la ciudad, pero la ley no permitía enterrarlo dentro, así que se dispuso que sería a la entrada, en el camino contiguo. Hoy por hoy, Bobby tiene una placa homenaje con la que todos los habitantes le honran al pasar.

Homenaje a Bobby, Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.
Homenaje a Bobby, Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.

 

 

 

Homenaje a Bobby, Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.
Homenaje a Bobby, Cementerio de Greyfriars, Edimburgo. Escocia.

Y vamos al cementerio de Carlton.

El cementerio de Carlton se encuentra en la parte nueva de la ciudad. pasando el puente de los malditos, llamado así por las veces que se destruyó (y por el número de suicidios), se llega a este cementerio, donde encontraremos la tumba de David Hume, y la del pintor David Allan, del Siglo XVIII. En aquellos tiempos, la catalepsia, o el ser enterrado vivo, estaba a la orden del día. Tanto que llegó un momento en el cual se enterraba a los difuntos con una campanilla junto a ellos, por si acaso. No obstante, un 40 % de la población se cree tuvo esa suerte, y el pintor Allan fue uno de ellos, pintando su última obra dentro de su nicho… estremecedor….

 

Cementerio Carlton, Edimburgo.
Cementerio Carlton, Edimburgo.

 

 

Os podría contar más cosas, pero prefiero que organicéis el viaje a Edimburgo, y lo descubráis por vuestra cuenta. El tour del lado oscuro es ideal para ello. Feliz fin de semana.

Etiquetado: / / /

Edimburgo, un paseo por la ciudad escocesa.

Bienvenidos a Edimburgo.

 

 

 

La historia de Edimburgo se encuentra repleta de brujas y herejías, de cementerios donde pasear y encontrarte con un fantasma, pero, sobre todo, de cultura, de escritores afamados que en su día colocaron a Escocia como referente intelectual, de universidades aclamadas en la Europa Renacentista, y de una gente que, pese a ser parte de Reino Unido, son Escocia, otro país. Con todos vosotros, las historias más curiosas de Edimburgo, y lo que nos hemos llevado en nuestra memoria de esta ciudad, una de las más bonitas de mi patrimonio viajero.

 

Edimburgo.

¿Dónde está Edimburgo?

Edimburgo es una ciudad escocesa, la segunda más grande siguiendo a Glasgow, que procede de un antiguo fuerte, el fuerte de Eydin (Din Eydin en el idioma britónico). La ciudad fue fundada como tal en 1.018 por el rey Malcom II, y desde entonces hasta ahora, las murallas que la rodearon durante siglos han tenido mucho que contar. Hoy por hoy, la ciudad se divide en la old town, donde está el castillo y todos los vestigios de su época medieval, y la new town o ciudad nueva, donde la Ilustración dejó una ciudad completamente diferente a la Edimburgo que se conocía desde entonces.

Castillo de Edimburgo

 

 

Old town Edinburgh

 

 

 

Old town de Edimburgo.

 

 

 

New Town Edimburgo

 

 

 

New town Edinburgh

 

 

 

 

 

La old town, estuvo rodeada por murallas durante siglos, para proteger a la ciudad de los ladrones y bandidos. En la Edad Media, la ciudad donde ahora viven 20.000 personas, vivían 80.000, por lo que el espacio era algo limitado y las condiciones higiénicas escasas. Esto hacía que el vivir dentro de las murallas fuera difícil, pero mucho más difícil era salir fuera, donde las posibilidades de vivir eran escasas. Para evitar que llegase más gente a vivir en la ciudad escocesa, se impuso un canon de entrada y salida bastante alto, y ello impidió la llegada de nuevos vecinos, pero también, que para muchas personas de los siglos XIII y XIV, las murallas fuesen el fin del mundo, ya que muchas de ellas, jamás tendrían los ahorros suficientes (ni las agallas), para dejar la ciudad.

 

Edimburgo. Castillo

 

Por esta razón, los “rascacielos”, empezaron a ser algo habitual en este espacio de tierra, donde el actual ayuntamiento, por ejemplo, nos muestra 4 alturas por la parte de la Royal Mile, la principal arteria de la old town, pero, realmente tiene 11 alturas en total. La ciudad, tuvo innumerables alturas y también subterráneos, que, finalmente, se tapiaron para evitar que la peste negra siguiese su curso año tras año. A pesar de lo que se ha dicho en numerables ocasiones, los subterráneos de la ciudad se tapiaron, pero sin la presencia de gente infestada por la peste dentro. los escoceses de antaño, eran brutos, pero no tanto!.

Edimburgo. Las calles de la vieja ciudad están repletas de closes, pequeños callejores, ahora en número reducido, pero que en el pasado llegaron a ser más de 300.

 

 

 

 Cualquiera que visite Edimburgo, va a oir constantemente de la Royal Mile, y se preguntará; qué es? La Royal Mile es el camino que comunica el castillo con el Palacio de Holyrood. En total, mide 1814,2 km, más o menos una milla, de ahí su nombre. Ella, encontraremos algunos de los lugares y personajes clave de la visita a la capital escocesa.

Royal Mile

 

 

Por ejemplo, vamos a encontrar el ayuntamiento, y cerca de él, uno de los lugares donde se producían las ejecuciones en la Edad Media. También la Iglesia de St Giles, una iglesia preciosa con grandes vidrieras de colores. Allí también, vamos a ver un taburete, como símbolo de la revuelta que allí se vivió el 23 de julio de 1637. En aquél entonces, la Iglesia anglicana buscaba su hueco en la Escocia de la época, a raíz de la coronación de Carlos I, pero los escoceses son presbiterianos, y aquél día, el obispo cambió su ritual habitual por el anglicano. Jenny Geddes, una de las parroquianas, no se lo pensó dos veces, y agarró su taburete y lo lanzó al obispo impostor. Lo que no sabía ella, es que ello daría lugar a una revuelta no solamente en St Giles, sino en toda Escocia, dando lugar a la primera de las guerras de los Tres Reinos. En St Giles, lo encontraremos cerca de la entrada.

Lugar de ejecuciones en la Edad Media.

 

 

 

St Giles, Edinburgh

 

 

 

 

St Giles, Edinburgh

 

 

 

 

St Giles, Edinburgh

 

 

 

 

 

St Giles, Edinburgh

 

 

 

 

 

Otro de los clásicos en St. Giles es la estatua de John Knox, considerado el padre del presbiterianismo, y líder de la reforma protestante en Escocia. Este personaje, tan querido como odiado, pidió ser enterrado y que no se le trasladase en el cementerio que antaño reinaba detrás de St Giles. Así, aunque el cementerio mudó a mejores y más higiénicos parajes, su tumba permaneció allí, y hoy por hoy, se encuentra en la plaza número 23 del parking. Curioso destino…

 

En St Giles, cerca a la Royal Mile, tenemos el lugar más sucio de toda Edimburgo (mejor dicho, el único, porque la ciudad está muy cuidada). Se trata del enorme corazón de piedra en el que hay que escupir, si se quiere volver a Edimburgo, aunque realmente, la costumbre es escupir viene del rechazo de los ciudadanos hacia los elevados impuestos que antaño se pagaban. El corazón se llama “The Heart of Midlothian”, y marca el sitio exacto donde estaba situada la prisión real, del siglo XV al XIX, donde se ejecutaba a los escoceses y delincuentes comunes.

 

 

 

St Giles, Edinburgh

 

 

 

Paseando por la Royal Mile, vamos a encontrar también las estatuas de David Hume, el gran filósofo y el padre de la Economía Moderna, Adam Smith, también escocés.

 

 

 

Escocia y la Educación.

 

Y es que, si por algo se ha caracterizado Escocia, es por lo avanzado que ha estado su nivel educativo en muchos aspectos. La escolarización fue obligatoria en Escocia desde el siglo SVI, siendo el nivel de analfabetismo solamente del 15%, algo impensable en aquellos lejanos días. Frente a las dos universidades que Inglaterra poseía en aquellos tiempos, Escocia podía presumir de tener varias. Tuvo que ser Walter Scott, un abogado del siglo XVIII, el que dejase sus oficios legales y se dedicase a escribir la historia de su país, para demostrar quién eran, realmente, sus gentes. Por aquél entonces, los Highlands eran los pobladores de las Tierras Altas escocesas, a los que se clasificaba de paletos, pelirrojos, y todo menos listos. Scott consiguió con su pluma cambiar la visión de sus compatriotas del norte, y que dejasen de ser el objeto de risa de la gente del sur. Walter Scott, como muchos otros, pusieron su granito de arena en la construcción del nuevo país unido que llegó con Gerorge IV, con la máquina de vapor de Watts, el padre de la economía Adam Smith, la contribución años antes de Darwin, y en las expediciones, el Doctor Livingstone, uno de los grandes exploradores de todos los tiempos. Sin duda, ni la mano invisible que dirige la economía, ni las cataratas Victoria de Zambia y Zimbabwe, serían lo mismo sin este grupo de escoceses que se empeñaron en cambiar el mundo.

 

 

Etiquetado: / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar