Ayasofia en Estambul, Turquía

 Existen lugares en el mundo que atraen multitudes; lugares históricos que mueven a los viajeros hacia ellos, provocando que muchas veces una iglesia, un monasterio, un simple museo, hace que visitemos un país entero. Uno de los ejemplos es Ayasofia, la basílica cristiana ortodoxa ubicada en Estambul que ha pasado por ser museo, y ahora mezquita desde hace poco.

Estambul, Turquía, uno de mis destinos favoritos

Mi historia de cómo llegué a Turquía por primera vez

visita a Aya Sofia en Estambul
Viaje a Turquía

Llegué por primera vez a Turquía en el año 2005 en un viaje organizado, que casi ni elegí yo, sino que me recomendaron en la agencia de viajes donde lo contraté. En aquella ocasión me acompañaba mi querida madre, la cual me había quitado de la cabeza la idea de ir a Grecia y dado a elegir cualquier otro destino; “vete a Turquía Rosabel, acabo de venir con mi madre y nos ha encantado” la voz de Virginia todavía resuena en mis oídos. Yo no tenía claro que mi madre aceptase, pero así fue, y juntas tuvimos un viaje maravilloso por un país que con el tiempo sería un segundo hogar para mí, quién me lo iba a decir en aquel momento.

Estambul, Bósforo.
Estambul, Bósforo.

El viaje lo emprendí sin la lección aprendida, debo de reconocerlo; solamente sabia los lugares que iba a visitar, pero nada más. Yo me había empollado Grecia, de donde había comprado hasta la guía. El cambio, de todos modos, no me decepcionó.

Después de aquél viaje en el que vimos lo más representativo de este país, han habido muchos otros a Estambul, pero hay una constante, un lugar que nunca puede olvidarse si se visita el antiguo Imperio Otomano, y ese es Ayasofia, el museo que hace poco y por decisión del actual presidente, ha pasado a ser mezquita. No voy a entrar en temas políticos, en si me parece bien o mal; el propósito de mi post es animaros a visitar este edificio, que es uno de los más impresionantes y con mayor carga histórica de Turquía.

visita a Aya Sofia en Estambul
Vista de Ayasofia, Estambul

Historia de Ayasofia

Nos tenemos que remontar al 26 de diciembre del año 537, fecha en la que se inaguraba Ayasofia, el lugar de culto más grande de la época. El lugar que ahora ocupa Ayasofia había estado ocupado desde el año 325, cuando el Emperador Constantino había extendido el cristianismo hacia oriente y Estambul pasaba a ser la capital del Imperio Romano. Un terremoto años después hacía que se tuviese que restaurar en el 360; Megale Ekklesia, o “La gran iglesia”, que era como se llamaba en aquellos tiempos, fue testigo de muchas luchas y rebeliones en la ciudad otomana durante el período bizantino, hasta que un gran incendio casi la destruyó por completo.

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

En su última restauración, ordenada por el emperador Justiniano, participaron arquitectos del nivel de Trales y Miletos, a los que debemos la famosa cúpula sostenida en un cuadrado, rodeada de ventanas que parecen iluminar la cúpula con la luz de sol.

Hagia Sophia fue una iglesia cristiana durante 916 años; ninguna iglesia en el Imperio Romano de este superó sus dimensiones: en ella se coronaron emperadores durante sus años de uso, hasta que la conquista del Imperio Otomano de mano de Fatih Sultan Mehmed trajo nuevos tiempos al edificio, allá por el 1453.

Ayasofia en Estambul
Ayasofia en Estambul

Llegado el Imperio Otomano, Ayasofia pasó a convertirse en una mezquita; durante 482 años recibió los rezos y las oraciones de sus feligreses. A pesar de haber sido cristiana, la antigua iglesia siempre tuvo un valor especial para sus gentes, que la consideraban un símbolo de su conquista, un lugar de gran poder y que merecía ser defendido a toda costa.

La llegada de la República de Turquía y del personaje más querido por los turcos, Ataturk, quiso que se restaurase a partir del 1930, para convertirse en museo cinco años después. La Unesco declaró Ayasofia Patrimonio de la Humanidad en el año 1985.

Ayasofia en Estambul
Entrada a la basílica Ayasofia

Visita al interior de Ayasofia.

Entrar en Ayasofia es pasar a un mundo donde las religiones y su historia se funden y entremezclan en una perfecta armonía, creando un resultado único. No en vano, Hagia Sophia, o la Sagrada Sabiduría, como es denominada en griego, está considerada la octava maravilla del mundo.

La puerta de entrada o puerta Imperial nos dará paso al edificio; esta puerta estaba destinada solo para el paso de los emperadores, ahora es la puerta general de entrada. Sobre ella podemos ver el primer mosaico, donde un Cristo Pantocrátor domina la escena, teniendo a sus pies al emperador de turno. El mosaico es del siglo IX.

Ayasofia en Estambul
Mosaicos en Ayasofia, uno de los tesoros de este lugar

Estos mosaicos se encontraban cubiertos y la reforma de Ataturk los puso de nuevo a la vista.

Llegamos al interior de Ayasofia y chocamos con uno de los elementos más representativos: la cúpula; sostenida a 55 metros sobre el nivel del suelo, y con una amplitud de 33 metros, la cúpula de Ayasofia es impresionante; la cúpula es uno de los elementos más estudiados también en arquitectura, al haber sido construida sin tambor; el peso de ésta lo sostienen cuatro arcos reforzados con contrafuertes, y las cuatro pechinas con cuarenta nervios. Lo que hicieron sus arquitectos, Tralles y Mileto fue aplicar la geometría a la materia sólida, algo nuevo en aquellos tiempos. La llegada de los otomanos le añadiría minaretes y contrafuertes, pero conservaría lo esencial.

Ayasofia en Estambul
Ayasofia, Estambul

En las paredes del interior veremos cuatro medallones donde leemos los nombres de Allah y Mohammed. También nos llamarán la atención las escaleras que llevan a la parte superior; se supone que las estancias superiores eran destinadas a las mujeres musulmanas, ya que en el Islam hombres y mujeres no rezan juntos, y ellas rezaban arriba.

Ayasofia en Estambul
Ayasofia en Estambul

Otro lugar para visitar en Ayasofia es la galería en la parte superior, utilizada como lugar de reunión. Las puertas de mármol que separan las áreas de este corredor son llamadas las puertas del Cielo e Infierno. El paso por ellas nos llevará a los mosaicos más famosos de la antigua basílica, los mosaicos de Deësis, que muestran un Cristo triunfante acompañado de Juan el Bautista y de su madre la Virgen María. Otros mosaicos que no podemos perdernos son los de Constantino el Grande mostrando la ciudad de Constantinopla a la Virgen Maria, o el del Emperador Justiniano en la construcción de la basílica.

Ayasofia en Estambul
Mosaicos en Ayasofia, Estambul

De nuevo en la parte inferior del edificio, el púlpito y el primer minarete de la iglesia-museo-mezquita; todo ello data de los tiempos de Mehmed; también la madrassa fue obra del sultán. Cerca nos encontraremos con un minarete de mármol blanco, construido en los tiempos del sultán Beyazit II. El Sultán Suleiman el Magnifico añadiría en su mandado dos lámparas que en la actualidad presiden el interior. Las lámparas las traería el sultán desde Hungría

Ayasofia en Estambul
Ayasofia en Estambul

 Con los años, las estructuras exteriores se irían reforzando, para evitar que otros terremotos dañaran la fachada, arcos de descarga en las paredes y nuevos materiales complementarían AyaSofía, hasta conseguir el aspecto que encontramos en la actualidad.

Ayasofia en Estambul
Fachada de Ayasofia en Estambul

El nombre de Aya Sofía.

Ayasofya es la denominación de la basilica-mezquita-museo en turco; en griego sería Hagia Sophia; Sancta Sophia en latín.

Ayasofia en Estambul
Imágenes de Estambul

Aya Sofia en la actualidad

Muchos nos sorprendemos ante el nuevo decreto que convierte el museo en una mezquita desde el 10 de julio de este año, pero debemos saber que no es algo nuevo; ya en el año 2016 una parte del museo fue abierta para el culto (El pabellón Hunkar)

No nos olvidemos de mostrar respeto a la entrada de este lugar; el paso está permitido a todo el mundo, aunque las mujeres deben cubrir su cabeza. El que ahora sea mezquita significa que los viernes hay partes cerradas al público. La entrada a la actual mezquita es libre, aunque es aconsejable que busques y contrates algún tour, si quieres una explicación más detallada de esta maravilla.

A pesar de que se pueden hacer fotos, no hay que hacerlas de la gente que está rezando, como muestra de respeto.

Si visitas Ayasofia no puedes perderte el resto de los edificios que la rodean, y que son fácilmente visitables el mismo día: El Palacio de Topkapi o la residencia de los antiguos sultanes otomanos; la mezquita Azul, la basílica de la cisterna, que quedan justo enfrente de Ayasofia, no deben de faltar en tu viaje. Se puede ver todo en el mismo día, ya que se encuentra muy cerca.

Ayasofia en Estambul
Ayasofia en la noche

Para terminar el día te aconsejo que vayas a cenar al restaurante Omar, aunque en la actualidad se encuentra cerrado. Si subís al último piso os vais a encontrar una sala llena de lámparas de colores, desde donde es posible ver tanto Ayasofia como la Mezquita Azul. Es curioso cuando hacen el rezo de la oración y lo escuchas desde aquí. La comida del restaurante es aceptable, no es lo más representativo de Turquía, pero el lugar merece la pena. La atención del personal es buena y el precio está muy bien, especialmente si tenemos en cuenta que estamos en pleno barrio turístico y frente a estas maravillas.

Ayasofia en Estambul
Ayasofia en Estambul

En conclusión

No sé que tiene Estambul que a todo el mundo engancha, todavía no he conocido a alguien que me haya dicho que no le ha gustado esta ciudad. Si necesitabas un motivo para visitarla aquí tienes uno, pero no dejes de visitar el resto; Estambul es su parte turística, pero también la auténtica; sus barrios, sus gentes, aquellos lugares donde los turcos se reúnen para charlar, siempre pausadamente, porque así son ellos. Insallah, podamos volver pronto Estambul, gürüsürüz!

Etiquetado:

Mis 10 ciudades favoritas en el mundo.

Ciudades en las que me perdería hoy mismo

Debo admitir que no me siento del todo segura realizando este post: si de algo me doy cuenta cada vez más, es de la gran cantidad de lugares que me faltan por visitar, y de lo mucho que me queda por conocer. También suma que creo que para conocer un lugar no vale el pasar un día de visita, sino que hay que dedicarle tiempo, algo que generalmente, no disponibles. Aún así, vamos allá: estas son mis ciudades favoritas:

 

1. Londres, Reino Unido.

Su eterna lluvia y sus calles abarrotadas no han logrado quitarme ni un ápice del cariño que siento por esta ciudad: Londres es la ciudad alternativa, la que acoge a los que llegamos a Inglaterra, la que siempre nos espera a nuestra vuelta a la capital. En la capital londinense es posible pasar una semana, y todavía queda tiempo para ver más cosas; todavía nos quedarán barrios por descubrir, o museos que visitar en otra ocasión. Como imperdible citaría St Paul, la IGLESIA, en mi opinión, Westminster o la Torre de Londres.

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Londres
Londres

 

 

London Eye
London Eye

 

 

St Paul, Londres
St Paul, Londres

 

2. Estocolmo, Suecia.

Aterricé allí por casualidad hace dos años, y el recuerdo que me dejó esta ciudad es indescriptible. Situada junto al mar, la ciudad está compuesta de islas, que albergan desde casas hasta museos, como la isla de los museos, Ordenada, limpia, práctica, y muy “nórdica” en sus calles y edificios, es un lugar ideal para hacer las maletas e irte, si no te importa el frío que les debe de acompañar seguro en invierno. Estocolmo es perfecta para una visita de 3 días como mínimo, si quieres conocerla bien.

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Estocolmo

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Abba, museo en Estocolmo. Suecia.

 

 

Estocolmo
Estocolmo

 

3. Estambul, Turquía.

Si antes hablábamos de iglesias, para mi, Estambul es LA CIUDAD.  Una puede ir mil veces y salir sorprendida de su vitalidad; Estambul es un caos contenido, un alma entera de país hecho ciudad; en Estambul puedes encontrar de todo a cualquier hora; las mezquitas y los rezos van a marcar tus tiempos, tu parada del reloj; los atascos van a ser parte de tu rutina, si decides dejar de ser un turista novato y embarcarte en la real Estambul, aquella más allá de Sultannameth, la que se esconde tras Örtakoy, y a la que no te llevan los circuitos. Turquía vibra y siente a través de esta ciudad, que es su puerta a otras civilizaciones, que la unifica y reúne todas las religiones del país.

La parte turística es posible recorrerla en pocos días; para conocer el alma turca hace falta un poco más. No te la pierdas…

Estambul, Bósforo.
Estambul, Bósforo.

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

4. Portland, Oregon.

Como ya he dicho antes, me falta mucho por conocer, sobre todo en Estados Unidos, pero dudo que una ciudad me pueda cautivar tanto como lo ha hecho Portland. La ciudad que ha dado vida a Portlandia, donde los Simpson vieron su origen; la ciudad verde, amante del reciclaje: epicentro de artistas, músicos y todos aquellos interesados en el arte, Portland se sitúa a una hora del Pacífico, que le da unas temperaturas difíciles de conseguir en otras latitudes cercanas a la suya, y también se rodea de montañas.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

 

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

Cuando llegas a Portland, ya no encuentras buenas librerías, porque te has dejado la mejor allí; tampoco te atreves a comer salmón, porque no hay salmón como el de Oregon.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

5. Luang Prabang, Laos.

El año que llegué a Luang Prabang estaban construyendo su red de saneamiento; la ciudad había sido nombrada Patrimonio de la Humanidad, y había que mejorarlo todo, en espera de las oleadas de turismo que debían de llegar. SI llegaron o no, no lo sé, todavía no me he atrevido a volver, pero si que sé que el Luang Prabang que yo conocí te calaba por completo; su tranquilidad y espacio, la sonrisa laosiana, los monjes budistas y su paseo mañanero para recoger en sus cuencos metálicos lo que los lugareños les dan para comer; los templos, donde no se permitía la entrada a los no creyentes, y tenías que ver las ceremonias desde fuera, o las cuevas Pak’ou, una de las maravillas del Mekong.

A lo largo de los años, he conocido a muchos viajeros que me han expresado su intención de perderse el día menos pensado en Luang Prabang… quién sabe, igual nos encontramos todos allí.

 

Pak'ou, Luang Prabang. Laos.
Las cuevas de Pak’ou… No solamente son bonitas, el paseo en canoa hasta allí también valió la pena.

6. Toronto, Canadá.

Hace tiempo leí que Toronto era una de las ciudades mejores para vivir; después de pasar unos días en ella, me puedo imaginar por qué: Toronto es como Nueva York a Estados Unidos; es alegre, abierta, multicultural: en Toronto todo es posible, hay energía y optimismo, y eso se plasma en sus gentes y en su modo de vivir.

A pesar de que la ciudad arquitectónico hablando, merece de por si una visita, yo me quedo con el ambiente de las calles y la vida que allí encontré…

Toronto, Canadá

 

Toronto, Canadá, mercado de St Lawrence

 

7. Damasco, Siria.

Una de las ciudades más antiguas y con más historia que contar. La mezquita más sorprendente, el zoco más cautivador. En Damasco encontrabas cultura y tradiciones, y espero que lo encontremos algún día, cuando volver sea una realidad.

Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.
Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.

 

Mezquita de los omeyas de Damasco
El patio de la Mezquita de los omeyas de Damasco es lo más impresionante del edificio.

 

8. Bahir Dar, Etiopía.

En Etiopía hay lugares que uno no se puede perder, y uno de ellos es la visita a Bahir Dar, la ciudad donde Pedro Páez descubrió las fuentes del Nilo, y donde posteriormente fue enterrado. Bahir Dar es un oasis de tranquilidad y sosiego, sobre todo si se llega desde Addis Abeba; aquí es posible pasar varios días sin darte cuenta, visitando el Lago Tana, las fuentes del Nilo, o la pequeña ciudad.

 

Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.
Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.

 

Bahir Dar, Etiopía
Bahir Dar, Etiopía

 

9. Orchha , Uttan Pradesh, India.

La India no es un país fácil de recorrer, ni tampoco se parece a nada: visitar este país es entrar en otro continente, y los lugares como Orchha son aquellos que hacen que el viaje merezca la pena.

Orchha es un pequeño pueblo, donde solamente un par de hoteles buenos, y una docena de malos, junto con su fuerte y algunos templos conforman un hermoso paisaje tradicional indio. Aquí los turistas somos pocos, casi inexistentes; solamente algunos autobuses llegan durante el día, pero ninguno se queda, todos se van y nos dejan a los menos apresurados el placer de los rituales en la noche, donde los lugareños nos invitan a participar. Orchha es especial, no se puede describir en un par de líneas, tenéis que ir a verla.

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

 

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

10. Valencia, Comunidad Valenciana.

Si digo que por mucho que viaje y vaya por el mundo, no hay ninguna ciudad como Valencia, sé que no es objetivo, pero es la realidad. Valencia lo tiene todo: clima, la luz del Mediterráneo, el mar, gastronomía… No tengo muy claro si algún día volveré a vivir allí, pero lo que si tengo claro es que pocas ciudades han podido hacerle sombra y que todavía ninguna la ha quitado de su primera posición.

 

Fallas Valencia
Fallas Valencia

 

 

Para terminar…

Si lo pienso bien, todavía quedan muchas que no están en esta lista, y que serían también mi lugar preferido: Cesky Krumlow en la República Checa, Berlín, Hong Kong, Seul, Chicago, Madrid, Dublín, Shangril.la en Yunnan, China, Kampala en Uganda o Kigali en Ruanda, serían algunas de las que me han hecho dudar en mi lista. Buenos días…

7.

Hoteles en Estambul

Hoteles en Estambul

Estambul, Turquía
Estambul, Turquía

Opiniones sobre hoteles en diferentes áreas de Estambul

 

Estambul es una ciudad a la que se llega porque sí, y de la que nadie sale indiferente. Es curioso, que en contra de lo que pasa con otras capitales, todo el mundo sale maravillado de la capital turca. No sé si será su bullicio, sus caóticas calles, las mezquitas y los locales donde tomar un té a cualquier hora de día, pero Estambul tiene algo, algo que engancha y hace que el volver sea algo fácil y deseado.

 

Todo el tiempo que llevo visitando la capital, me ha dado para visitar también muchos hoteles, seguramente más que lugares turísticos, y aunque la situación actual de Turquía no invita a grandes viajes al país, hace ya tiempo que quería dar mi opinión sobre algunos de ellos, ya que Estambul tiene una oferta hoteles como pocas, muy buenos hoteles, y además, si antes eran más económicos que los españoles, en cuanto calidad-precio, ahora lo son más.

 

La mayoría de los hoteles de los que voy a hablar, se encuentran en la parte asiática, que es la que más visito yo. Normalmente, todo el turismo se concentra en el barrio de Sultanhamet, cerca de la Mezquita Azul y el gran bazar (también en los barrios colindantes) y en la Plaza Taksim. Aunque la zona de la Mezquita Azul, personalmente, es la que más me gusta, Estambul también tiene otros barrios bonitos, rehabilitados en los últimos años, y que están completamente alejados de los lugares que puedan parecer más inseguros. No quiero decir con ello que vayan a ser seguros, hoy en día no estamos seguros ni en nuestras casas.

 

Parte Europea, Fatih y Sultanhamet.

Reservar un hotel es estos barrios tiene una parte positiva y una negativa: la positiva, y muy importante: podéis ir a casi todo a pie, excepto si queréis acercaros a Taksim, que vais a necesitar coger el metro o un taxi. La negativa, los hoteles son más viejos y normalmente la calidad no es tan alta como en otros. Además, suelen ser pequeños, con paredes y suelos de ésos en los que todo se oye. Os adjunto los que he estado de vacaciones, excepto uno en el que pernocté por trabajo, pero que me encantó.

 

Hotel Yasmak Sultan Hotel de 4 estrellas

Ebusuud Cad. No:12 34110 Sirkeci/Istanbul , Fatih, 34410 Estambul, Turquía.

 

El Hotel Yasmak Sultan fue el primer hotel en el que estuve en el 2.005, cuando llegué por primera vez a Estambul. Aunque no he vuelto desde entonces, este hotel siempre se ha mantenido entre los primeros en la lista de hoteles de calidad (y esto en Estambul, es mucho).

Es un hotel de diseño antiguo, casi enfrente de la Mezquita Azul, con la ventaja de que se puede llegar fácilmente a cualquier parte. El precio ahora mismo en booking es sobre los 92 euros una habitación doble con desayuno incluído, y creédme, está muy bien

 

Hotellino Istanbul

Nobethane Cd. No:3 Sirkeci, Fatih, 34134 Estambul, Turquía.

Descubrí este hotel por puro azar uno de mis últimos viajes, y sin duda, volveré. Pese a estar en la zona turística, posee habitaciones bastante nuevas (eso sí, son pequeñas), y un desayuno correcto. El personal es más que amable, y eso se agradece cuando viajas sola. El precio? 74 euros con desayuno incluido para dos.

 

Kupeli Palace Hotel By Hotelistan

Kadirga Meydani Donus Sk. No: 14 Kucukayasofya Sultanahmet, Fatih, 34122 Estambul, Turquía

 

 

 

Alojamientos cerca del aeropuerto de Ataturk.

 

Istanbul Gonen Hotel alojamiento de 5 estrellas

Degirmenbahce Caddesi No:15 Yenibosna, Bahcelievler, 34197 Estambul, Turquía.

Los que han estado conmigo allí lo saben: adoro este hotel. Tiene todo lo necesario para una estancia maravillosa.

En primer lugar, si llegáis por el aeropuerto de Ataturk, el Gonen tiene autobús gratuíto cada hora, para ir y volver, ya que el hotel se encuentra a escasos 10 minutos del aeropuerto.

Una vez en el hotel, además de un desayuno buffet más que variado, el hotel dispone de piscina en el exterior, y piscina interior, con un gimnasio muy bien equipado, con gran variedad de aparatos, sauna y spa. Las habitaciones? Enormes!

El precio ahora está por 58 euros con desayuno. Hace dos años, cuando no había tensiones en el país, rondaba los 95 euros… aprovechad si tenéis pensado ir. Desde allí, es fácil tomar un taxi al centro.

 

 

Aeropuerto de Sabina, parte asiática.

 

Crowne Plaza Istanbul Asia alojamiento de 5 estrellas

 

Yenisehir mah. Dede Pasa Cad. No:15 Pendik, Istanbul, 34912 Estambul, Turquía.

Este hotel es uno de los preferidos por la gente de negocios, ya que está muy cerca del aeropuerto de Sabina, y tiene otras ventajas, como que está pegado a un gran centro comercial, donde es fácil tomar algo o salir a comer alguna cosa. El precio es de 85 euros la habitación doble no reembolsable (siempre precios de booking), y de 101 euros con desayuno.

El hotel, tiene un gimnasio increíble, y es uno de los más bonitos en los que he estado, con habitaciones grandes y espaciosas. La única pega que siempre le he encontrado, es que la wifi nunca me funciona bien aquí.

 

Miracle Istanbul Asia alojamiento de 5 estrellas

Harmandere Mahallesi Dedepaşa Cad. Site Sokak No:8 Kurtköy, 34912 Estambul, Turquía

Este alojamiento, está justamente enfrente del Crowne Plaza Istanbul, y a mí me da siempre la sensación que es como el hermano pequeño en el que nadie se fija.

Si nos da igual el tema de los lujos del hotel, aquí podemos encontrar una opción muchísimo más barata, 72 euros, y también con gimnasio y piscina, así como un buen desayuno buffet (si incluimos el desayuno, son 90 euros). Me gustaría incidir en que normalmente, las diferencias de precio entre estos dos hoteles son mucho más grandes, y es por eso que alojarse en el Miracle resulta mucho mejor.

 

Estamos hablando de que ahora estamos cerca del aeropuerto de Sabina, por lo que no recomendaría a nadie la opción de pernoctar en ninguno de los dos, a no ser que se vaya a coger un vuelo al día siguiente desde Sabina. En todo caso, existe la posibilidad de tomar un taxi al centro o a Taskim, o bien ir al aeropuerto en taxi, que está cerquísima, y desde allí, hay un autobús local, (havatas), que une el aeropuerto con Taskin. Así se ahora bastante dinero, ya que la distancia y el tiempo al centro es grande.

 

Alojamientos en la parte asiática.

 

Áreas de la zona asiática cercanas al Mar del Mármara.

 

Estambul, Bósforo.
Estambul, Bósforo.

Llegado aquí, tengo que explicar un detalle sobre Estambul, que no pasa en España, al menos que yo sepa.

Estambul es una ciudad de más de 20 millones de personas, nada estructurada, con multitud de calles que salen de la nada, y con muchas colinas y lugares que ni ellos mismos conocen. Eso se deriva en una cosa muy muy importante: los taxistas de la zona asiática, conocen “su” zona, y los de la europea, la suya. Normalmente, los taxistas del aeropuerto están acostumbrados a llegar turistas y conocen los hoteles del centro y de Taksim (si no, es bastante frecuente que os pregunten por el teléfono, y que nada más salir del aeropuerto, paren y llamen para ver cómo ir).

 

Estambul también está dividida por los puentes, que en horas punta, puedes tardas más de dos horas en cruzar (yo he tardado 3,5 horas para pasar de una parte a otra). Eso se traduce en que muchos taxistas os van a comentar la posibilidad de dejaros en el embarcadero, antes de pasar el puente, para que toméis el ferri, crucéis a la otra orilla, y de allí, volváis a coger un taxi. Esto os hablo en caso de que estéis en la parte asiática y os apetezca iros al centro. Como ir y volver al aeropuerto lo conocen todos.

 

La parte asiática, tiene también barrios bonitos y zonas que vale la pena conocer. Maltepe y Pendik, por ejemplo, son zonas muy bonitas, al estar cerca del Mármara, y donde es fácil relajarse. En Maltepe, os encontraréis cerca del embarcadero para las Islas Princesa, en caso de que estéis pensando en visitarlas. Además, algunos de los hoteles que aquí os menciono, tienen alrededor buena oferta de restaurantes típicos turcos.

Pendik, es una zona más tradicional, donde la puesta en marcha del centro Marina, un centro comercial con tiendas y restaurantes geniales, ha dado un nuevo aire al barrio. Además de un ambiente muy turco, tranquilo y auténtico, Pendik está bastante cerca del aeropuerto de Sabina, por lo que es ideal para desconectar y relajarse.

 

Inera Hotel alojamiento de 4 estrellas

Bati Mah. Sabri Taskin Cad. No:29, Pendik, 34890 Estambul, Turquía

Hotel pequeño, cercano a Marina y en pleno barrio de Pendik. El desayuno se sirve en la azotea, lo que permite ver el mar al despertar. Las habitaciones tienen un tamaño correcto, y es un hotel moderno.

 

 

Elite Hotel Kucukyali alojamiento de 4 estrellas

Cumhuriyet Cad. Tan Sok. No:4 Küçükyalı, Maltepe, 34840 Estambul, Turquía

 

Pequeño hotel con desayuno en la azotea y la piscina también en la misma cafetería. Es totalmente normal, con unas habitaciones de tamaño normal. El precio es sobre los 50 euros.

 

 

Cevahir Hotel Istanbul Asia alojamiento de 5 estrellas

Yali Mahallesi Turgut Ozal Bulvari No: 261 Maltepe, Maltepe, 34844 Estambul, Turquía

Mi hotel favorito de la zona asiática. Excelente atención, habitaciones con vistas inmejorables, grandes y espaciosas. Desayuno buffet muy completo, piscina interior y exterior, sala fitness, y varios restaurantes mirando al mar estupendos. El precio es de 63 euros la doble.

 

 

Elite Hotel Dragos alojamiento de 5 estrellas

Piri Reis Cad. No:3 Dragos Maltepe, Maltepe, 34840 Estambul, Turquía.

 

Este hotel tampoco está mal, pero tiene un precio totalmente similar a los anteriores, con algunos agravantes: las habitaciones son viejas, el wifi no funciona adecuadamente, y los viernes por la noche hay orquesta, con lo que, si vais a pernoctar, ya sabéis. Además, no está tan cerca del Mármara como el resto.

 

 

Park 156

Ankara Cad. No:156 Kartal, Kartal, 34860 Estambul, Turquía

Hotel completamente diferente al resto, ya que son pequeños bungalows con los servicios de un hotel. Tiene también una terraza que da al mar, y que hace muy agradable el desayuno. Cerca, también hay algunos restaurantes (aunque las zonas de Maltepe y Pendik tienen muchos más comercios y restaurantes).

 

Zonas de la parte asiática más industriales.

 

Agaoglu My City Hotel

Cakmak Mah. Tavukcuyolu Cad. No: 24 Umraniye, Ümraniye, 34774 Estambul, Turquía

 

Este hotel está muy bien, por tamaño de habitaciones (son inmensas), cercanía al centro comercial Buyaka, en caso de que os apetezca comprar algo o salir a comer, y por atención al cliente. Es un hotel completamente de negocios.

 

 

Rescate Hotel Asia Istanbul alojamiento de 4 estrellas

Aemdag Caddesi, Site Yolu Sokak No:20 Tepeustu Mevkii Umraniye , Ümraniye, 34000 Estambul,

Este hotel, se encuentra bastante cerca también de Buyaka, pero más escondido y de difícil acceso. Aunque el hotel es muy bonito, la opción anterior, resulta mucho mejor en todos los niveles.

 

 

Alojamientos cerca de Taksim, pero si estar pegados.

Estos alojamientos se encuentran en el barrio de Sisli, que es muy adecuado si vais a estar en el Palacio de Convenciones. Además, Sisli es un barrio muy animado, lleno de pequeñas tiendas locales y lugares donde tomar un té.

 

Blisstanbul Hotel alojamiento de 4 estrellas

Abıde-i Hurriyet Caddesi No:122 Sisli, Sisli, 34381 Estambul, Turquía

Precioso hotel, enclavado en pleno barrio de Sisli, donde poder salir a dar una vuelta. Habitaciones grandes y espaciosas. La atención de recepción, no podía ser mejor. Además, está muy cerca del palacio de convenciones.

Milport Hotel Levent Istanbul

Esentepe Mh. Kore Şehitleri Cd. No:51 Zincirlikuyu, Sisli, 34394 Estambul, Turquía

Podría decir exactamente lo mismo de este hotel que del anterior, solamente que este está situado en una zona con menos comercios y menos lugares para comer algo.

Las habitaciones son muy correctas.

 

Aunque aquí no he puesto todos los que conozco, espero que os sea útil esta pequeña lista.

Feliz estancia en Estambul.

Etiquetado: / / /

Turquía y mi experiencia en este país.

 

Estambul, Turquía
Estambul, Turquía

Cuando la gente cuenta de verdad….

 

 

Con Secil, una de mis mejores amigas, y más que una hermana para mi...
Con Secil, una de mis mejores amigas, y más que una hermana para mi…

 

 

Todos los que escribimos un blog de viajes, lo hacemos con la intención de describir lugares que visitar, orientar sobre dónde hospedarse o comer, o acerca de transportes. De lo que nos olvidamos muchas veces, yo incluida, es de describir a la gente del lugar que vamos a visitar; de dar una idea sobre qué nos vamos a encontrar al llegar, y si de verdad, vamos a disfrutar en nuestro nuevo país conociendo gente nueva o no.

 

Santa Sofía, Estambul
Santa Sofía, Estambul

 

Santa Sofía, Estambul
Santa Sofía, Estambul

 

 

En estos días, me está resultando especialmente triste leer todas las noticias relacionadas con Turquía, donde las malas noticias parecen no terminar. En este país que visito asiduamente, y donde me siento igual que si estuviese en casa, hay una multitud de gente maravillosa, gente que me atrevería a decir, se parecen mucho más a los españoles que los mismos vecinos portugueses. Gente abierta, honesta, que te acoge con los brazos abiertos, y que no te juzga ni te mira mal, al contrario de lo que muchos pensarán, por ser europea y no practicar su misma religión, más bien al contrario, muchos de los turcos que conozco, tienen más respeto con el resto de culturas que nosotros mismos, que nos creemos tan abiertos de mente. Por esa razón, y por todo lo que está pasando estos días, me apetecía, y mucho, escribir sobre esta cultura que empecé conociendo hace ya once años, pero a la que he tenido el placer de conocer mejor durante los últimos 3 años, a causa del trabajo.

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Llegué por primera vez a Turquía de la mano de un viaje organizado (increíble, pero cierto), con mi madre como compañera de viaje, que entonces tenía 71 años y estaba más ágil que la mayoría de la gente del grupo. Por aquél entonces, 2.005, Turquía era un país turístico por excelencia, con una enorme cantidad de ofertas de viajes que invitaban a todos los viajeros a acercarse a conocer aquellas tierras. Jamás me había planteado ir a Turquía, nunca me ha seducido el Oriente Medio, y tuvo que ser la chica de la agencia de viajes, de la que había llegado a ser amiga, la que me empujó a reservar dos plazas para visitar el país.

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofía, Estambul

 

 

 

Y nos gustó. Nos gustó mucho, aunque nunca pensé que llegaría a conocer tanto a los turcos. Con el tiempo, después de mucho tiempo, el trabajo llamó a la puerta, y con él la oportunidad de llevar Turquía como cliente. Poco a poco, empecé a conocer a gente que, en muchas cosas, eran exactamente igual a nosotros.

 

Con mi gran amigo Cansun
Con mi gran amigo Cansun

 

 

Con Adnan. A pesar de no entendernos muy bien, nos entendemos más que mucha gente que habla el mismo idioma.
Con Adnan. A pesar de no entendernos muy bien, nos entendemos más que mucha gente que habla el mismo idioma.

 

 

Por ejemplo, en una ocasión, me llevé a un grupo de profesores de universidad turcos a Estados Unidos, a que conociesen nuestra fábrica. Una noche, en pleno centro de Portland, iba conduciendo cuando me equivoqué. Como buena española, no se me ocurrió parar y ver qué hacer, sino que, sin pensarlo dos veces, dí marcha atrás toda la avenida por la que iba. Se asustaron? Para nada. Lo único que comentaron fue “Turkish way”, dando por sentado que era lo que ellos hubieran hecho en su país.

 

En otra ocasión, me llevaron a ver la universidad de Gaziantep, una de las zonas ahora imposibles de visitar, por su cercanía con Siria. Allí, me encontré una bonita ciudad, con mucha historia y mejor gente, ya que el decano y su secretaria, me dedicaron todo su día. No solamente me mostraron toda la universidad, sino que me llevaron a ver toda la ciudad y su historia, así como a probar el kebap típico de esa zona.

 

Más tarde, estuve en Erzurum, una de las zonas más islámicas de toda Turquía (ya casi en Irán). Aunque estuve en pleno Ramadán, donde es más complicado el encontrar algún lugar para comer durante las horas de sol, nuestro distribuidor allí, hizo todo lo posible por atendernos todo el día, y porque pudiéramos comer a nuestra hora. Por supuesto, también nos enseñó su mercado central y sus edificios más representativos.

 

Muchas veces, pensamos que la gente más creyente, van a ser unos terroristas también. Y esa creencia es algo que he tenido el placer de desmentir. Hace dos años, en otro tour por nuestra fábrica, el grupo de gente que venía de Turquía eran muy muy creyentes. No solamente no bebían alcohol, ni comían cerdo, sino que tampoco comían ternera, ya que se cocina en la misma parrilla que el cerdo. Pese a ser tan fervientes de su religión, resultaron ser el mejor grupo de los que he traído, ya que detrás de su religión, también hay personas con familias, con amigos, con sus miedos y preocupaciones, y la mayoría de veces, con un gran corazón. Os dejo una imagen de cómo terminamos en la playa de Canyon Beach, al finalizar el viaje….

 

 

 

Cañon Beach, Oregón
Con mis amigos turcos en Cañon Beach, Oregón

 

 

Así podría seguir durante horas. Han sido muchas visitas a Turquía, en las que he descubierto una hospitalidad que nosotros no tenemos. Es indignante lo que le está pasando a este país, y así lo quería plasmar en estas líneas.

No soy musulmana. No me gusta esta religión que incita a la guerra y mata gente, pero la religión no es lo único que hace a las personas, y no todas las personas son iguales.

 

Ojala pronto termine toda esta inestabilidad y todos los que negociamos y trabajamos allí, podamos reanudar nuestra actividad en este país tan bonito y acogedor.

 

Un paseo por el Bósforo, Estambul
Un paseo por el Bósforo, Estambul

 

Cenando en Estambul y escuchando la llamada a la oración.
Cenando en Estambul y escuchando la llamada a la oración.

Etiquetado: /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar