Tailandia por primera vez

 

Tailandia y sus gentes

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes, rose viaja

 

Los viajes están formados de muchas vivencias distintas, algunas de las cuales son intercambiables y extrapolables a cualquiera de los viajes que realicemos. Una de las partes que más me gusta incluir en todos ellos, es el contacto con los locales; para mi interaccionar con la gente local es parte del encanto que encuentro en mis salidas; solamente ellos conocen el lugar donde viven, y donde yo llego como una intrusa, solo ellos proporcionan información vívida y real de cómo son sus tierras y cómo comportarse. De entre todos los viajes, de todas las gentes que he conocido, los tailandeses se han ganado un lugar en mi corazón desde hace tiempo.

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes, rose viaja

No siempre es fácil entender la mentalidad tailandesa; de religión budista la mayoría, hallamos también muchos cristianos en las montañas del norte, donde misioneros cristianos llegaron con la ocupación inglesa a principios del siglo XX, y se establecieron por las regiones rurales. Su religión tienen también toques animistas dentro de las tribus especialmente. Sumamos todo esto y nos encontramos a gente pacífica, afable, que ríe muchas veces sin que sepamos si es que se están riendo de nosotros, de la situación o de algo que no tiene nada que ver con nosotros, pero que nos puede dejar un poco con la duda para el resto del día. Ni caso.

Tailandia y sus gentes, rose viaja

Tailandia y sus gentes, rose viaja

  • En primer lugar, los tailandeses sonríen. Si, sonríen, a todos y a todo. Es casi imposible mirar a un tailandés dos segundos seguidos y que no te premie con una maravillosa sonrisa. Compruébalo y verás cuando vengas.
  • Su carácter es afable, lo que les hace muy difícil entrar en una discusión, e incluso aclarar cualquier cosa cuando no te acaban de entender. Si les explicas cualquier cosa y no lo entienden, o no les cuadra, simplemente lanzarán una carcajada (y tú no sabrás que ha pasado). No te preocupes, tu tailandés o tailandesa no sabe cómo actuar y se ríe para compensar.
  • Son muy hospitalarios, a los tailandeses no les caen los anillos por invitarse a su casa a comer o hacerte partícipe de su familia. Ellos son así.
  • Les gusta mucho divertirse y pasar buenos momentos. Si no, ya lo verás.
  • Al igual que en otros países, la gente del norte es muy diferente de la gente del sur. En el norte nos encontramos a gente más amable, mientras que el sur, más turístico, tiende a ser más individualista con los extranjeros.
  • Los tailandeses hacen mucha vida en la calle; en cualquier sitio es posible ver gente paseando, comiendo, o simplemente hablando unos con otros. Las calles de Tailandia te van a enseñar mucho sobre su cultura y modo de vida.

 

Tailandia y sus gentes

Consejos si es la primera vez que vas a Tailandia

  • Aunque siempre leo muchos posts advirtiendo de los taxistas, en Tailandia son mucho más honrados que en otros países: hay que regatear, por supuesto, pero siempre te devuelven el cambio, y saben dónde van (algo bastante importante). La carrera en tuk tuk estés donde estés es algo obligatorio si quieres disfrutar del país, así que no te quedará otra que confiar en la habilidad de tu conductor (que seguro que la tiene)
Tailandia y sus gentes
Tailandia y sus gentes
  • Lo primero que te recomiendo es que te lleves tu sonrisa puesta y hagas alarde de ella, vayas donde vayas. Así conseguirás ya que el 50% de tu viaje sea inolvidable. Déjate llevar y aplicar la filosofía de la no prisa a tu viaje al tigre asiático. Déjate querer y que te sonrían constantemente.
Tailandia, rose viaja

 

  • Se que es difícil, pero si no quieres morir en el intento adapta tu biorritmo al suyo. Aquí todo va pausado.

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Visitar alguno de los templos tailandeses y sentarse tranquilamente junto a los que allí están es una parte del viaje que no te debes perder
  • Atrévete a realizar alguna de las excursiones a las montañas del norte, para disfrutar de la experiencia de dormir en un poblado. No te recomiendo la visita a las aldeas Karen donde las chicas sacrifican su salud para llevar infinitos anillos dorados y sacarse un dinero, aunque lógicamente es su modo de vida; hay otras aldeas donde se puede pernoctar, dejar dinero en la comunidad sin dañar a nadie ni tampoco ser parte de ningún proyecto no ético. Opta por esta alternativa.

La gastronomía tailandesa es uno de los puntos fuertes del país; si le unimos la gran cantidad de frutas tropicales que vas a encontrar, ya no regresas a casa…

  • Haz que tu viaje sea algo de lo que te sientas orgulloso/a; no necesitas subir a un elefante, y menos en los campamentos donde colocan una silla metálica al animal, algo que les hace bastante daño; elige alternativas que te hagan sentir mejor y que ayuden realmente.
Montañas de Chiang Mai, Tailandia

 

Tailandia y sus gentes, rose viaja
Tailandia y sus gentes, rose viaja

 

 

Etiquetado: /

La tribu de los Karen en Chiang Mai, Tailandia.

Tribus de Tailandia

Tailandia es sinónimo de playas paradisíacas, gastronomía asiática, locura asiática en la noche, y como no, de tribus de montaña ancestrales. Todo viajero que decida realizar un viaje al tigre asiático terminará en un momento u otro desplazándose a Chiang Mai, la capital del norte; es en este lugar donde tiene lugar una primera toma de contacto más humana y auténtica del país, si previamente hemos pasado por Bangkok, y donde el viajero se sentirá como en casa. A pesar de que la ciudad de los templos empieza a ser ya muy turística, y los visitantes inundan sus calles, Chiang Mai todavía es considerada la cara amable de Tailandia, donde se podremos encontrarnos con pequeñas villas, naturaleza auténtica y un ambiente especial.

Las tribus en Tailandia

Es en este área y la zona del norte, Mae Hon Son,Chiang Mai y Chiang Rai donde encontraremos las tribus de montaña del país. A pesar de que algunas ya se han sumado al postureo de las fotos turísticas, y de que muchos poblados han encontrado en este modo de vida su subsistencia, hay otros que viven de otro modo, sin grandes pretensiones y mirando al turista divertidos. Este es el caso de la tribu de los Karen, que suman 40.000 personas en todo el país.

 

La tribu de los Karen

La tribu de los Karen procede de la vecina Myanmar, donde todavía es posible encontrar a muchos de sus lugareños en el norte del país vecino; los que viven en Tailandia llegaron hace tiempo, y siguen cruzando la frontera, como consecuencia de los problemas políticos de su país de origen. Los karen viven de la agricultura, siendo ellos agricultores y dedicándose ellas a trabajos artesanales hechos a mano, que ahora venden a los turistas. Su situación no es nada fácil cuando deciden cruzar al vecino país, ya que en muchas ocasiones lo hacen sin papeles y el gobierno tailandés no lo pone fácil para ellos. En el reino de Siam, viven de la agricultura igualmente, pero también muchos viven del turismo, sobre todo aquellos poblados que han decidido aprovechar la tradición de ellas, las mujeres Karen, de ponerse anillos color dorado en el cuello para alargarse el cuello.

 

Longsheng, China, el pueblo de los arrozales de arroz.

Orígen de la tribu Karen

Los orígenes de esta tribu está ligada al Tíbet y al desierto del Gobi, desde donde creen firmemente que fueron bajando hacia el sur hasta situarse en las tierras de norte de Myanmar, Tailandia y del sur de China. Los Karen también son llamados localmente kariang, gariang, karen y pakanyor. Todos ellos se encuentran divididos en cuatro subgrupos o tribus, con distinto dialecto, lenguajes inteligibles entre ellos, cultura y forma de vida distinta. Los subgrupos son los Sgaw (o karen blancos), los Po (o karen rojos), Pa-O y Kayak.

 

Pai. Tailandia
Paisajes de Pai. Tailandia

Costumbres de la tribu de los Karen 

A pesar de tener idiomas tan distintos, su modo de vida es similar: los karen son agricultores y viven de la tierra, donde cultivan arroz, maiz, soja o café. Viven el casas fabricadas con bambú, y tienen pollos y cerdos como animales domésticos. Su relación con los elefantes es también muy próxima, y muchas aldeas tienen más de uno para utilizarlo en las tareas del campo.

La forma de vestir de sus mujeres difiere en los colores de la subtribu, pero tiene la misma idiosincrasia en general: color liso o blanco para las mujeres solteras, colores vivos, o azul y rojo para las que se casan.

 

En los poblados la figura del jefe es muy importante, y es él el que decide y al que se consulta casi todo lo que ocurre en la comunidad. También es el encargado de realizar los rituales para su gente, y de tomar las decisiones que más puedan influir en el futuro de su pueblo.

 

Religión

Las tribus Karen son animistas en casi toda su mayoría, excepto aquellos a los que el cristianismo y sus misioneros lograron convencer, allá por el añó 1926, con la llegada del Imperio Británico. No obstante, muchos mezclan sus creencias cristianas con los espíritus que les protegen, donde son los espíritus del agua y de la tierra los más importantes, al protegerlos y darles el sustento diario. Los Karen son muy supersticiosos, y todo lo que hacen tiene un por qué.

Las mujeres Karen y sus largos cuellos

No siempre vamos a encontrar un poblado Karen con mujeres de largo cuello; más bien al contrario, ya que cada vez más deciden que no van a cubrir sus cuellos de estos aros que van añadiendo conforme el paso de los años. La decisión de poner o no anillos es propia, no existe una obligación tribal y solamente la tradición marca la regla. Hay algunas que llegan a ponerse hasta 20 anillos. Los poblados que realizan esta práctica forman parte de la subtribu de los Pa, o Karen rojos, procedentes de las regiones birmanas de Kayak y Shan.

No vamos a hablar de las consecuencias físicas que esta práctica puede tener en su fisionomía, allá cada una, es una decisión personal y que no todas comparten. Lo que sí que es verdad es que esta práctica ha dado beneficios a muchos de sus integrantes, que ven las oleadas de turistas pasar ávidos de la foto con la mujer jirafa de turno. Para muchas aldeas ha sido un medio de ganarse la vida y de poder tener unos ingresos que les permitan alimentarse.

Nuestra experiencia con la tribu de los Karen

En nuestro caso decidimos no visitar estos pequeños núcleos plagados de turistas y nos decantamos por una caminata por las aldeas Karen donde los anillos dorados brillan por su ausencia, y lugareños y demás actúan como tales, sin prestar demasiada atención a los de afuera. En estas aldeas descubrimos otro modo de vida, alejado de los circuitos turísticos y donde los karen se dedican a lo que verdaderamente hacen, la agricultura; fue una auténtica experiencia poder conocer un poco más de estos poblados tan alejados a nosotros, donde la vida sigue a otro paso, y el reloj parece haberse detenido. Sin duda, recomiendo la experiencia de recorrer las montañas donde esta gente vive, impregnada de campos de cultivos de arroz y donde los caminos de tornan senderos por donde circulamos los mortales y las motocicletas de sus lugareños, que transportan el arroz de la reciente cosecha de un lugar a otro. Es aquí donde uno desconecta del presente, y las noches en la aldea se convierten en un lugar de comunicación personal, sin móvil ni ninguna conexión a internet, solo la palabra, una guitarra y el sonido de la noche… en breve cuelgo las fotos…

 

 

 

 

 

Etiquetado: / / /

Curiosidades del Sudeste Asiático.

El Sudeste Asiático y sus curiosidades

 

EL Sudeste Asiático está formado por muchos países, todos ellos increíbles y con identidad propia. Uno se encuentra muchas cosas distintas cuando llega allí… aquí algunas….

 

Gastronomía.

En el Sudeste Asiático es obligatorio probar a comer por la calle en alguna ocasión. No solamente es más económico, sino que te permite comer mucho mejor, más sano, y lo más importante, conocer mejor la cultura local. En algunas ocasiones, el que no te entiendan, termina por ser la puerta de entrada a una  comida divertida, cuando los gestos para hacerte entender y que te cocinen lo que quieres, dan paso al inicio de una bonita amistad…

 

Puesto callejero en Kota Kinabalu, Malasia.
Puesto callejero en Kota Kinabalu, Malasia.

 

Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí...
Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí…

 

 

Comiendo en un puesto local en Dali, Yunnan... por menos de 5 euros todos... cerveza incluída...
Comiendo en un puesto local en Dali, Yunnan… por menos de 5 euros todos… cerveza incluída…

 

Puesto de comida en Xi'an, China. Lo mejor es comer lo mismo que comen ellos, y dejarse llevar.
Puesto de comida en Xi’an, China. Lo mejor es comer lo mismo que comen ellos, y dejarse llevar.

 

La cerveza.

La cerveza es algo internacional, y en los países asiáticos, donde el calor aprieta, no iba a ser menos. Hay muchos países donde beber medio litro de cerveza resulta más económico que pedirte un agua pequeña. No sólo eso, sino que siempre es un placer poder probar cervezas que en tu país te será difícil encontrar. Os animo a que las probéis…

 

Cervezas asiáticas. Algo barato y bueno.
Cervezas asiáticas. Algo barato y bueno.

 

 

Cervezas en Myanmar.
Cervezas en Myanmar.

 

Fruta Asiática.

Durián, rambutanes, mangostees, mangos, etc. Fruta en el Sudeste Asiático hay mucha, toda buena y de gran calidad…. Cuando volváis a España, la vais a echar mucho de menos.

fruta en tailandia
Frutas en Tailandia. rambután y mangostees.

 

 

Como anécdota, el durian, es la fruta que más controversia despierta entre los viajeros. El durian, o te encanta o lo odias, no existe término medio. La razón es su olor, ya que cuando se abre, huele muy mal. Está prohibida la entrada en las habitaciones de hoteles de Tailandia de los durian.

 

 

Helados en Laos.

Una cosa pelicular y que no he vuelto a ver en ningún sitio, son los helados de hielo. Allí, la gente local, compra una bolsita con hielo y “colorete”, que luego bebe con una pajita.

 

Niña laosiana con un helado en la mano
Niña laosiana con un helado en la mano

 

 

 

Besos, besos, besos.

En algunos países, como China, existe la costumbre de fotografiarse con los turistas… en algunos casos, vais a recibir también amor. Que no os asuste. Disfrutad del momento…. En otros lugares, como el Tïbet, tener mucho pelo o ser moreno de piel, va a ser toda una atracción….

 

china, curiosidades
En China vais a recibir mucho amor.

 

Firmando libros.... si es que el tener pelo, a veces es una virtud....
Firmando libros…. si es que el tener pelo, a veces es una virtud….

 

 

Ir a una discoteca china.

Una de las mejores experiencias que he tenido, el ir a una disco local llena de chinos… Por un módico precio, vais a tener la entrada, y toda una caja de cervezas. Y también un trato especial, ya que no todos los giris van allí….

 

Discoteca en Xi'an, China.
Discoteca en Xi’an, China.

 

 

Tailandia, Laos y Myanmar: Templos, templos, templos.

Pero todos con su toque especial. Aunque llega un momento que los ves todos iguales y te cansa, resulta interesante ver algunos de cada país…

Templos en Tailandia, pero que podrían ser perfectamente de Laos...
Templos en Tailandia, pero que podrían ser perfectamente de Laos…

 

Bagán, Myanmar
Bagán, Myanmar
Etiquetado: / /

Viajes low cost. Destinos inolvidables

Viajes low cost para unas vacaciones divertidas.

5 destinos inolvidables…

Viajes donde cualquier presupuesto es posible.

Laos.

Laos siempre ha tenido un lugar muy especial en mi corazón. Por algo fue el primer lugar del Sudeste Asiático que visité, y donde tuve unas vacaciones de fábula. En Laos descubrí que la gente más humilde es la que más comparte. En Laos ví mis primeros monjes budistas, monjes “de verdad”, de los que van pidiendo por la calle comida, y son respetados por la religión que profesan por el resto de sus paisanos. En este país, descubrí “las bolsitas con hielo”, unas bolsitas con cubitos de hielo y una pajita, que compra la gente para refrescar (y razón no les faltaba aquél lejano agosto, hacía una calor increíble).

También las puestas de sol sobre el Mekong fueron parte del encanto del lugar, sin contar Luang Prabang, la ciudad asiática más auténtica para muchos. Y todo ello, a precios más que asequibles, tanto en transportes, restaurantes como alojamiento. En Van Vieng llegamos a dormir por un euro la habitación doble (no era un cuatro estrellas, eso sí). Además, al ser tan económico, alquilar una moto, o subir en canoa, o hacer cualquier excursión, entraba en el presupuesto diario.

 

vientiane, laos
Vientiane tiene estas hermosas puestas de sol sobre el río Mekong, que a más de uno dejarán con la boca abierta.

 

 

luang prabang, monjes
Ver a los monjes todas las mañanas recogiendo su comida, proporciona una lección de humildad a nuestra mentalidad occidental.

 

 

Van Vieng laos
Van Vieng es el paraíso de aquellos que quieren realizar actividades de aventura a bajo coste sin peligro alguno.

 

 

Las cuevas de Pak'ou en Luang Prabang
Las cuevas de Pak’ou en Luang Prabang … No solamente son bonitas, el paseo en canoa hasta allí también valió la pena.

Norte de Tailandia: Pai, un viaje low cost para aventureros mochileros.

Tailandia parece un clásico entre los destinos mochileros, pero es que en verdad, unas vacaciones en Tailandia dan para mucho. No solamente sus playas, sino su interior, y más aún, el norte del país, os pueden permitir el pasar unas vacaciones con poco presupuesto, disfrutando enormemente de la comida tailandesa y de su cerveza. Además, en lugares como Pai, al norte de Chiang Mai, se pueden realizar numerosas actividades, como subir en elefante, kayaking, practicar senderismo, rafting, o perderse en una moto por los arrozales que rodean al pequeño pueblo. Pai es considerado por muchos como el pueblo hippie del norte de Tailandia, y razones no faltan. El alojamiento es económico, y aunque la comida ya no es tan económica como lo era en el pasado (el que hayan descubierto Pai los turistas ha llevado al incremento del precio de las bebidas), sigue siendo el mejor lugar para perderse.

 

pai, tailandia
Paisajes de Pai. Allí encontré el cultivo del arroz en seco, algo que nunca había visto antes.

 

pai, tailandia
Calles de Pai, donde los mochileros caminamos tranquilamente.

Portugal, un destino low cost para románticos…

Debo reconocer que me ha costado mucho llegar a conocer un poco Portugal: a pesar de trabajar con muchos de ellos, no había recorrido sus lares hasta hace poco más de dos meses, que mis visitas al país empezaron a ser frecuentes. Desde entonces, he descubierto muchas cosas, como que Portugal no son solamente Lisboa y Oporto, sino que tiene otros lugares menos conocidos, y no por ello menos bonitos, como Aveiro, Torres Vedras, Óvidos o Setúval… da igual hacia donde te muevas, norte o sur, este u oeste, en todos los lugares encuentras hoteles de primera a precios asequibles, mucho más económicos que en nuestro país, menús por 7 euros, e incluso menos, e inolvidables paisajes que te dejarán sin aliento. Todo esto y mucho más, es Portugal. Como lugares que no conocía y que me han sorprendido gratamente en todos los sentidos, citar Torres Vedras, lugar cargado de historia, y donde  encontré un hotel muy especial, el hotel vila Louro 

 

 Setúval y Sesimbra, Portugal.
Vista de las playas entre Setúval y Sesimbra, Portugal.

 

viajes low cost.
Playas en Lisboa.

 

 

 Torres Vedras, Portugal.
Plaza de Torres Vedras, Portugal.

 

 

 

Vila Louro, Portugal.
Amanecer en Vila Louro, Portugal.

 

 

Oporto y la estación de trenes.
Oporto y la estación de trenes.

 

 

Oporto.
Oporto.

 

 

 

 

Playas en Oporto.
Playas en Oporto.

 

 

 

 

Guadalajara, el viaje low cost español.

Siempre pensamos en lugares lejanos en cuanto hablamos de viajes low cost. Sin embargo, existen provincias como Guadalajara, que nos permiten ver muchas cosas sin rasgarnos demasiado los bolsillos. Si todo ello lo acompañamos de una buena gastronomía y multitud de cosas que ver, no hay excusas para no visitar a nuestra vecina.

Qué ver en Guadalajara.

Las opciones son muchas. Si hablamos de practicar senderismo, el Alto Tajo nos ofrece caminatas repletas de luz y de naturaleza en estado puro, sobre todo con la llegada del buen tiempo. El otoño va a dar paso a una visita al Hayedo de Tejeda Negra, uno de los lugares más visitados por los senderistas españoles ( y con razón).

 

 

Guadalajara y el Alto Tajo.
Guadalajara y el Alto Tajo.

 

 

Guadalajara y el Alto Tajo.
Guadalajara y el Alto Tajo.

 

 

Hundido de Armallones, Alto Tajo.
Hundido de Armallones, Alto Tajo.

 

 

Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.
Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.

 

Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.
El Hayedo de Tejeda Negra, Guadalajara.

 

La llegada del buen tiempo deberían hacernos visitar pueblos como Horche, donde se realizan visitas guiadas a bodegas y a la ciudad, Pastrana, la ciudad de la princesa de Éboli y donde vivió Santa Teresa de Jesús. y, para los amantes de Camilo José Cela, el castillo de Torija nos ofrece una recopilación de la historia de su Viaje a la Alcarria.

 

Horche Guadalajara
Horche Guadalajara

 

 

Para los que quieran ir más al norte, van a descubrir la ciudad más turística de la comarca, Sigüenza, y los pueblos negros, la zona más bonita, en mi opinión, que tiene Guadalajara.

 

Parador Nacional Sigüenza
Parador Nacional Sigüenza

 

 

En el patio del Parador Nacional de Siguenza
En el patio del Parador Nacional de Siguenza

 

 

 

Callejeando por Sigüenza
Callejeando por Sigüenza

 

 

Sigüenza
Sigüenza

 

Guadalajara capital.

La capital de la provincia, que en su pasado se consideró fea y sin encanto, posee el Palacio del Infantado, y una remodelación de todo su casco antiguo que la hacen mucho más atractiva y un lugar donde salir a tomar algo. Muy recomendable la plaza de toros reconvertida en terraza de verano, donde tomar unas copas o cenar es una realidad.

 

Guadalajara, Palacio del Infantado
Guadalajara, Palacio del Infantado

 

Y si hablamos del verano, una visita al festival de la lavanda en Brihuega, es una bonita experiencia. Durante los días del festival, el ayuntamiento organiza visitas a los campos de lavanda, y todo el pueblo se engalana de esta aromática planta.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega en el festival de la lavanda.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega,festival de la lavanda.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega, Guadalajara.

 

 

 

Y luego, siempre hay pueblos perdidos que nos sorprenderán con su naturaleza, como Pioz, a 20 minutos escasos de Alcalá de Henares.

 

Pioz, castillo.
Pioz, castillo.

 

 

Pioz en verano, Guadalajara
Pioz en verano, Guadalajara

 

 

India.

A la India se la ama o se odia, es la frase más típica que he oído… y es verdad. Se escuchan voces a favor, y voces en contra, pero lo que si que es cierto, es que es un país que no deja a nadie indiferente. La India, es un lugar para muchos viajes: muchos son los veranos necesarios para comprender y llegar a amar a este hermoso país, donde la miseria y la pobreza se dan la mano de los turistas y la gente acomodada; donde los saris de las mujeres conviven pacíficamente con la juventud, que quiere ser occidental. Todo vale en la India, y todo está lleno de tradiciones y perjuicios. Al viajar, una tiene la impresión de que por mucho que te fijas e intentas comprenderla, todavía no está a tu alcance.

Como ya muchos saben, es un país muy económico, donde el que viaja caro es porque quiere. En mi visita, llegué a regatear para pagar menos de un euro por habitación doble, pero aún así, sabíamos que era caro. La picante gastronomía es deliciosa, y, como no, más que asequible.  Una experiencia bastante económica y mágica, es dormir en alguno de los palacetes que hay en el Rajastán, y que ahora se dedican al turismo. No te arrepentirás….

 

 

Khajuraho, India.
Khajuraho, India.

 

 

Khajuraho, India.
Mujeres en Khajuraho

 

 

Khajuraho, India.
De camino… Khajuraho, India.

 

Mercados en la India. Jhansi.
Mercados en la India. Jhansi.

 

 

Agra, India.
Agra, India.
Etiquetado: / / / / / / / / / / / / / / / /

No Turistas. Viajar sin chocar con turistas

 

No Turistas….

Meteora en Grecia
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

 

Cómo viajar sin estar chocando todo el rato con otros turistas…

Llega un momento cuando viajas bastante, en el que llegar y encontrarte una legión de autobuses llenos de turistas, te da una aprensión difícil de describir; parte del atractivo de un viaje, termina por tener en cuenta la llegada masiva de los toma fotos con la banderita o no.

A continuación, y haciendo acopio de memoria, tenéis una selección de algunos lugares que, pese a tener turistas, éstos no suponen un incordio ni quitan las ganas de volver…. Vamos allá….

 

1. Khajuraho en la India. 

 

Por muchas razones, es uno de mis lugares favoritos en la India. Nadie espera llegar y encontrarse una población llena de templos, en los que las imágenes del Kamasutra constituyen parte de su arquitectura. Los edificios, no solamente son bonitos, sino que constituyen un agradable paseo, sin agobios por los vendedores, y la ciudad, Khajuraho, es un remanso de paz y tranquilidad, especialmente, si tenemos en cuenta que estamos en la India. 

Más información: https://roseviaja.com/khajuraho/

2. Meteora en Grecia.

 

Hubo una época en la que existieron muchos eremitas, que buscaban poder refugiarse del mundo terrenal y dedicarse solamente a meditar. Entonces, descubrieron las montañas de Meteora, y allí, en sus cimas, enclavaron sus monasterios ortodoxos, que en el 1.988, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. Los monasterios de Meteora, fueron testigos de las cámaras y flashes de la película “Solo para tus ojos”, de James Bond. Desde entonces, el número de turistas se ha incrementado, pero no tan alarmantemente como para no poder disfrutar de la visita a estos bellezones. Hay grupos organizados desde Kalambaka o Kastraki… Nosotros, lo hicimos a pie por nuestra cuenta… eso ya depende de cada uno.

 

Más información: https://roseviaja.com/meteora-grecia/

 

 

Monasterios de Meteora en Grecia.
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

 

meteora
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

 

 

Monasterios de Meteora en Grecia.
Monasterios de Meteora en Grecia.

 

3. L’Albir en Alicante.

 

Las playas de Alicante son en mi opinión, de las mejores que podemos tener en nuestro territorio. El problema es que en verano, no es posible ni poner una toalla sin pelearte con el vecino de al lado. Por ello, siempre intentamos buscar lugares donde el turismo no haya acaparado a sus anchas, y podamos estirarnos en la playa con un mínimo de tranquilidad. Desde que estuvimos en el Albir, encontramos lo que buscábamos: un lugar con calas, con un turismo controlado (fuimos el primer fin de semana de agosto, y se podía estar, pese a ser pleno verano), y sobre todo, playas limpias. L’Albir además, tiene algunas calas escondidas preciosas…

 

 

Playa de l'Albir, Alicante.
Playa de l’Albir, Alicante.

 

 

 

4. Carrières de Lumières, el Teatro de artes escénicas en Les Baux-de-Provence, Francia.

No entraba en nuestros planes, no lo conocíamos, y no sabíamos de su existencia. Fue la dueña de una cafetería donde desayunamos ese día en Arles, la que nos lo recomendó. Cuando le preguntamos “qué era aquello”, nos dijo que no lo sabía ni explicar, pero que fuésemos… y así lo hicimos.

La consecuencia fue que lo que más nos gustó del viaje a la Provenza fue este museo, teatro, musical… yo tampoco sabría cómo describirlo….

Más información: http://www.cathedrale-images.com/

 

 

Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.

 

 

 

Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.

 

 

 

 

 

 

Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.
Les Carrieres de Lumieres, Francia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. El relax también existe en Tailandia: Koh Lanta.

A veces, buscamos relajarnos unos días al terminar un viaje, pero todavía, visitar algunos lugares que nos han recomendado. Esto es lo que permite Koh Lanta, la isla cercana a Krabi, desde la que se puede visitar Koh Phi Phi, Puket, etc, y al mismo tiempo, poderte relajar y disfrutar del mar. Koh Lanta tiene turismo, si, pero no tan masificado como otros lugares. 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
Koh Lanta, Tailandia.

 

 

 

 

Etiquetado: / / / / / / / / / / /

Koh Lanta, en Krabi, un paraíso en Tailandia.

Koh Lanta, la isla de la tranquilidad en Krabi…

Koh Lanta, Tailandia….

Krabi, Koh Lanta y Koh Phi Phi.

Erasé una lista llamada Koh Lanta, situada al suroeste de Tailandia, en el Mar de Andamán. En esta isla, cuya temporada seca iba desde noviembre hasta abril, se podía disfrutar de numerosas actividades; quizás no era tan bulliciosa ni estaba tan poblada como su vecina Koh Phi Phi, sinónimo de fiesta en el Mar de Andamán, pero sus numerosas guest houses, y sus animados restaurantes, con sus terrazas mirando al mar, hacían las delicias de quienes allí acudían, como final de su viaje alrededor del país de las sonrisas.

Así, un día de enero, llegamos nosotros a Koh Lanta. Veníamos a través de un vuelo procedente de Krabi. A Koh Lanta, se puede llegar a través de Krabi, o bien por Trang. En ambos casos, hay vuelos directos desde Bangkok con varias compañías, y nosotros lo hicimos vía Lion Air. Al llegar por la noche, no tuvimos elección, y nos quedamos en la capital de la zona, Krabi, aunque debo decir, allí disfrutamos de una de las mejores veladas y cenas de nuestro viaje.  En Krabi, nos alojamos en la Baan to Guesthouse, donde por 11 euros, tuvimos una habitación doble más que limpia, y nos organizaron el transporte compartido a la vecina Koh Lanta. Además, pudimos disfrutar de una cena en la zona del embarcadero, donde más de una decena de puestos callejeros ofrecían platos tailandeses que podemos decir, fueron de las mejores comidas de todo el viaje. Al día siguiente, una mini van pasó a por nosotros a la hora acordada; pasamos a por un par de huéspedes más, y nos llevaron al muelle, desde donde tomamos el barco a la isla de nuestro destino.

Una vez en Koh Lanta, y después de esquivar a docenas de taxistas que nos pedían precios desorbitados, negociamos con un conductor y compartimos el transporte hasta nuestro hotel.

Sobre nuestro alojamiento, solamente podemos decir maravillas: el Gooddays Lanta Beach Resort, es un hotel situado junto a la playa, con una piscina y una terraza maravillosa. Las pequeñas casitas, se acomodan entre los árboles, y aunque básicas, tampoco hace falta mucho más, en un lugar donde la playa y la tranquilidad lo inunda todo. Por el precio de 117 euros para 3 noches (desayuno incluído), pudimos disfrutar de la isla, y de algún que otro masaje de los que el hotel ofrecía. Por la orilla del hotel, es fácil llegar a muchos hoteles más y restaurantes, siendo el más cercano a nuestro hotel nuestro preferido.

Para más información, pincha aquí: Good Days Lanta Beach Resort

A pesar de que la isla no tiene todas las atracciones de las que disfruta su vecina Koh Phi Phi, eso no quita que sea imposible pasártelo bien; en Koh Lanta, se puede practicar snorkeling, alquilar una moto y dar la vuelta a la isla, visitar el Koh Lanta National Park, y las cuevas de Khao Mai Kaew. Además, hay numerosos tours para visitar otras islas, o para ir a Koh Phi Phi, que fue nuestra opción. Los tours, se venen en infinidad de lugares; nosotros elegimos el restaurante donde íbamos todas las noches a cenar, el Tiwlay Restaurant.

En conclusión, la isla ofrece todo el relax del que seáis capaces de disfrutar, y la posibilidad de una cervecita enfrente del mar… qué más se puede pedir… hasta la próxima….

Etiquetado: / /

Bangkok, Tailandia, que ver en dos días…

 Bangkok, Tailandia.

Plan para dos días de viaje.

30 DIC – BANGKOK

Para describir Bangkok tengo que preguntarle a Bernat cuál ha sido su primera impresión, i su impresión ha sido, caos, tráfico, olor a comida en sus calles, puestos de comida por todas partes y mucho, mucho asiático, todo ello acompañado de multitud de rascacielos de todo tipo que se entremezclan con casas de una planta por toda la ciudad. Cuando yo la visité por primera vez, a mime impactó la cantidad de cables eléctricos unidos de cualquier manera sin  que aquello explote o se incendie, alucinante!!!!

Llegamos al Rajata Hotel con taxi de taxímetro, lo que hace que nos cueste un poco menos de los anunciados 400 baths que esperábamos pagar. El hotel se encuentra en una zona pegada a Kao Shan, pero mucho más tranquila, llena de restaurantes y bares con un ambiente sosegado y de relax. Desde allí es fácil llegar al Palacio Real, tomar alguno de los barcos que navegan por la ciudad o simplemente pasear por Bangkok.

QUE HACER EN BANGKOK DURANTE 2 DIAS:

          Visitar el Palacio Real.

          Visitar el Wat Pho, sencillamente espectacular

          La visita a Kao Shan es parada obligatoria, aunque solo sea por ver el único sitio que seguro visitamos todos los guiris.

          Chinatown y su ambiente.

          Darse un paseo en un barco local de pasajeros por los canales.

          Probar la fruta: rambután, mangostees, y por supuesto el Durian, la fruta que más odios y pasiones despierta en Asia.

          Si se es lo suficientemente fuerte de estómago, probar los bichos.

          Y sobretodo reír con los tailandeses, son un verdadero cachondeo.

 

Etiquetado: /

Tailandia y Birmania, diario de viaje.

Tailandia y Birmania, diario de viaje.

Tailandia y Birmania, por qué visitar estos dos países? Hay tantas razones! Tailandia para mi ya era un viejo conocido, pero no para Bernat, que lo disfrutó tanto o más que yo, a la que no deja de sorprenderme y de crearme buenas sensaciones cada vez que estoy allí. Por otro lado, Birmania, quedaba pendiente en mi lista desde hacía ya mucho tiempo; la mítica Bagán, así como la pagoda Shwedagon, junto con el lago Inle, al que no pudimos llegar por falta de tiempo, eran de visita imprescindible en nuestro paso por el Sudeste Asiático. 

Yangón, Shwedagon
Yangón, Shwedagon

 

 

Yangón, paseando
El texto alternativo para esta imagen es el mismo que el título. En la mayoría de los casos, esto significa que el atributo alt ha sido automáticamente provisto con el nombre de archivo de la imagen. Yangón, paseando

De todos es sabido la atracción que los turistas tenemos por Tailandia, pero es que el país de las mil sonrisas, tiene bien merecido su nombre. Pocos países pueden presumir de tener gente tan feliz, pese a todas las tensiones políticas, su religión y forma de ver la vida hace que solamente estar unos días allí te recargue de energía, y te haga pensar, el quedarte a vivir junto a ellos. Tailandia es el paraíso del Pad Thai y las cervezas Singha, Leo y Chang. Es el país de los numerosos templos (o eso pensábamos, antes de llegar a Birmania), de las playas animadas, de las playas tranquilas, de los numerosos mercados nocturnos junto al puerto donde comer por 2 euros (cerveza incluída), de la fiesta y el relax, de la sonrisa, de la ilusión.

Pai, Tailandia
Calles de Pai, donde los mochileros caminamos tranquilamente.

 

 

Koh Lanta, Tailandia.
El texto alternativo para esta imagen es el mismo que el título. En la mayoría de los casos, esto significa que el atributo alt ha sido automáticamente provisto con el nombre de archivo de la imagen. Koh Lanta, Tailandia.

Por otro lado, su vecina Birmania, viene marcada por toda su tensión política y todos los acontecimientos allí vivimos durante el pasado y presente siglo. Su heroína política, Aung San Suu Kyi, o “la dama” para todos los occidentales, ha sido y es la única esperanza para esta gente, que al contrario que sus vecinos asiáticos, no ha podido durante mucho tiempo, beneficiarse de los beneficios del turismo y solamente la agricultura ha sido su fuente de supervivencia durante mucho tiempo. Ahora, parece ser que un nuevo horizonte se perfila para esta gente, y aunque nuestra visita al país fue muy corta, nos hemos quedado con ganas de volver.

Bagán, Myanmar
El texto alternativo para esta imagen es el mismo que el título. En la mayoría de los casos, esto significa que el atributo alt ha sido automáticamente provisto con el nombre de archivo de la imagen. Bagán, Myanmar

El viaje, tuvo una variante en su comienzo, debido a un ratoncito que causó que visitásemos Doha, en Qatar, sin haberlo siquiera ni considerado…. Bienvenidos al Sudeste Asiático!

Qué visitamos:

En Qatar:

  • Doha

En Tailandia:

  • Bangkog
  • Krabi
  • Koh Lanta

En Birmania:

  • Yangón
  • Bagan

 

Etiquetado: / / / / / / / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar