Qué hacer en Pokhara, Nepal.

Actividades en Pokhara además de senderismo y caminatas.

 

Es una realidad. Cada vez que le dices a alguien que te marchas a Nepal lo primero que te pregunta es la cima que vas a escalar, que si el Annapurna, un trekking en Poon-Hill o cualquier otro que se tercie. No importa. Lo cierto es que subir una montaña durante varios días de viaje no es algo fácil, hay que estar preparado físicamente para ello, y muchas veces, aun así, puede resultar pesado. Si a ello le unimos la temporada del monzón y sus lluvias, tenemos que desviar nuestra vista hacia Pokhara y sus alrededores, donde cualquiera puede encontrar otras actividades, igual o más interesantes.

Nepal es un país sorprendente, donde se pueden encontrar paisajes fantásticos, y lleno de sorpresas para los visitantes.

Lagos Rupa y Begnas.

Estos dos lagos se encuentran a escasos 15 kilómetros de Pokhara, sin embargo, el número de turistas que recibe cada año no tiene nada que ver con el que recibe la ciudad. En el lago Rupa, es posible pasear en barca, una experiencia que recomiendo a todo el mundo que quiera disfrutar de una mañana de relax. El lago Begnas, contiguo al anterior, es donde se encuentran la mayoría de resorts y de hoteles de la zona. Entre ambos, descubrimos un mirador desde donde se pueden contemplar ambos.

 

Lago Begnas, Pokhara

 

Lago Rupa. Pokhara.
Lago Rupa. Pokhara.

 

 

Subir a la Stupa de la Paz.

La Stupa de la Paz es un lugar emblemático de Pokhara. Así, muchos de los que llegan a esta ciudad acaban subiendo o bajando de ella en algún momento. La vista de los picos del Himalaya es impresionante, y la caminata es apta para aquellos que quieran caminar, pero sin complicarse la vida.

 

Vistas desde la Estupa de la Paz, Pokhara,

 

 

Estupa de la Paz, Pokhara.
Estupa de la Paz, Pokhara.

 

Hay dos opciones para ello: subir hasta arriba en coche, y después de visitar la Stupa, bajar hasta el lago, donde podremos tomar una barca y pasar hasta la otra parte; también es posible llegar a través del lago, y subir y bajar por el camino correspondientes. Es una caminata bastante recomendable.

A punto de subir a la barca para el retorno a Pokhara de retorno de la stupa de la Paz

Narangkot.

El punto más alto de Pokhara se encuentra en Narangkot, desde allí, las vistas de los picos del Himalaya son espectaculares. Un paseo ideal es la bajada desde allí hasta el lago Phewa, donde pasaremos por poblados típicos de granjeros, y que nos acercarán a la realidad nepalí. Las vistas durante el descenso son muy relajantes y bonitas, y la llegada al lago se hace en menos de tres horas. Os animo a que la realicéis si estáis por allí.

 

vistas desde Sarangkot

 

Bajando desde Sarangkot con Bishnu Bhattarai

 

Senderismo en Sarangkot
Senderismo en Sarangkot

 

Una visita al centro de Pokhara.

La Pokhara que nosotros, los extranjeros conocemos, es la Pokhara del lago, que nada tiene que ver con la realidad de sus habitantes. El centro de la ciudad es caótico, ruidoso, con gentío por todas partes y con un tráfico que quita el hipo. Sin embargo, este área nos va a mostrar la autenticidad de la ciudad, aquella en la que ocurren las imágenes más divertidas, donde la gente lleva a sus cabras en la moto, o las susodichas se esperan a la puerta de la carnicería a ver qué pasa… Para reirse un rato.

 

Imágenes de Pokhara

Las cataratas de Devi o Davi (Devi’s falls o Davi’s falls).

En pleno centro, se encuentran estas cataratas, cuyo nombre nepali esa Patale Chango, que significa cataratas subterráneas, ya que una buena parte de ellas transcurren de modo subterráneo en su tramo final.  En 1961 una pareja procedente de Suiza se lanzó a nadar en pleno monzón, y la corriente los arrastró, haciendo desaparecer a la joven suiza, que fue encontrada tres días más tarde en otro río al que había sido arrastrada, después de una intenta búsqueda por parte de las autoridades. Desde entonces, las cataratas reciben el nombre de esta joven, en honos a su memoria.

Dave's falls, Pokhara
Dave’s falls, Pokhara en el monzón….

 

 

Dave's falls, Pokhara.
Dave’s falls, Pokhara.

 

Al llegar allí, es posible también ver una casa tradicional nepali, que no sabemos muy bien por qué está allí colocada, y unas figuras de piedra con el traje tradicional, con las que es posible tomarse fotos.

 

Enfrente de las cataratas se encuentra la entrada a las cuevas Gupteshwor Mahadev. Me gustaría deciros que son muy bonitas, pero lo cierto es que a nuestra llegada estaban inundadas, y no nos fue posible acceder hasta el final de la ruta para llegar.

 

Gupteswar Gupha
Bajada a las cuevas, aunque no pudimos verlas debido a las lluvias…

El lago Phewa.

EL lago Phewa es un lugar bastante turístico, si, pero con muchas opciones: aquí podemos alquilar bicicletas, dar una vuelta a pie por sus orillas, tomar una vuelta en barca por el lago y llegar hasta la otra orilla, o simplemente, sentarnos en alguna de sus innumerables terrazas…

 

Phewa Lake, Pokhara
Phewa Lake, Pokhara

 

Practicar yoga y meditación.

Los centros de yoga y meditación son uno de los principales reclamos de muchos de los que llegan hasta este lugar. En la ciudad y a las afueras, existen varios centros donde reposar unos días y cuidar nuestro cuerpo, liberándolo de la cerveza nepali y otorgándole alimentos y vida sana. Éste fue el centro en el que estuvimos nosotras: la experiencia estuvo muy bien y os la recomiendo: Yoga Purna.

 

Centro de yoga y meditación en Pokhara

 

 

Centro de yoga y meditación en Pokhara

 

 

Visita al Museo Internacional de Montaña.

Cuando pienso en retrospectiva, este lugar fue uno de los que más me gustó del viaje, y siento no haberle dedicado más tiempo. El museo se encuentra a las afueras de la ciudad, y en él es posible obtener más información sobre las etnias que componen este país, y las montañas que nos rodean en este lugar. También ofrece más información de los terremotos que han sufrido estas gentes, así como de los trajes y utensilios que se han ido utilizando para las subidas al Everest, y de las personas que más han contribuido a la conservación de sus tierras. También nos habla de todos los que la han ascendido y cuándo. La información está toda en inglés.

 

Visitar el centro de refugiados tibetano.

Una visita sin duda interesante. En el centro de refugiados conviven los monjes junto con una pequeña población de tibetanos refugiados. También tienen talleres de artesanía, y por supuesto, tiendas. Las tibetanas son bastante extrovertidas, así que nos hicimos amigas de alguna que otra comerciante…

 

Centro de refugiados tibetanos en Pokhara.
Centro de refugiados tibetanos en Pokhara.

 

Centro de refugiados tibetanos en Pokhara.
Centro de refugiados tibetanos en Pokhara.

 

Amigas tibetanas

 

 

Para finalizar, deciros que hay más cosas que visitar y hacer alrededor de este lugar. Sin embargo, he intentado ceñirme a mostraros las actividades que más nos gustaron. ¡Hasta pronto!

Etiquetado: /

La stupa de Swayambhunath en Kathmandu

 

Swayambhunath o la colina de los monos.

Cuenta la leyenda que la estupa de Swayambhunath se encontraba en una colina en medio de un lago. La estupa estaba construida en cristal, inaccesible para todo el mundo. Sin embargo, un monje budista chino tuvo una visión en un sueño del Buddha Manjushri, el cual le expresó su deseo de secar el lago y hacer la estupa accesible para todo el mundo.

 

Swayambhunath
Swayambhunath

 

 

La leyenda puede ser verdad o no, quien sabe. Lo cierto es que muchos siglos han pasado desde entonces. Swayambhunath se construyo en el siglo V, aunque algunas fuentes citan de su existencia ya por el siglo III a.C. Swayanbhu significa auto-surgido. La estupa o stupa representa la mente de Buddha. Para los budistas visitar la estupa es estar con Buddha en persona. Para ellos, es la forma de hablar directamente con él, y de estar más cerca espiritualmente de su maestro. Así, muchos son los que año tras año se dirigen a este lugar, para rendirle homenaje y también para encontrar alivio espiritual.

 

Swayambhunath

Camino a  Swayambhunath

Llegar a la stupa se puede hacer de dos modos: en coche, llegando hasta arriba, o por las escaleras. La opción de las escaleras, supone subir 365 escalones, nos separan de la parte superior. El camino de subida es toda una procesión de gente, que sube y baja, y de mendigos, que saben de la existencia de turistas en este lugar. los Buddhas del camino, nos acompañan durante la caminata.

 

Subida a la estupa de Swayambhunath o templo de los monos
Subida a la estupa de Swayambhunath o templo de los monos

 

Camino a la estupa de Swayambhunath
Camino a la estupa de Swayambhunath

 

La llegada a la cima, no solamente te acerca más a la religión budista, sino que proporciona algunas de las mejores vistas de la ciudad de Kathmandú.

 

Vistas desde Swayambhutah

 

Creencias y realidades.

Los budistas creen que peregrinar hasta Swayambhunath mejora la salud física y mental, así como cualquier trastorno o conflicto que podamos tener. Los problemas y carencias de la vida se disuelven, al contacto con la parte espiritual del lugar. Para ellos, peregrinar hasta aquí, o simplemente venir de vez en cuando los que viven en Kathmandu o en algún lugar cercano, les da tranquilidad; los problemas se empequeñecen a los ojos de Buddha, que como en otras stupas, nos observa desde arriba. Algo debe de haber de cierto, porque acercarte a este lugar te proporciona mucha paz, un remanso de sensaciones positivas y de tranquilidad muy grande, a pesar de estar lleno de gente durante nuestra visita. Los creyentes llegan e inician la procesión alrededor de la stupa. Nosotras también.

 

Swayambhunath

 

 

Dando vueltas a la stupa de Swayanbhunath
Dando vueltas a la stupa de Swayanbhunath

 

Alrededor de la stupa de Swayanbhunath.

Este lugar tiene muchos pequeños lugares para descubrir. Lo mejor es ir con tiempo, para que se nos queden en la retina los detalles, la multitud de cosas que pasan, todas al mismo tiempo, en un espacio tan pequeño y lleno de gente, que es fácil irse y haberse perdido gran parte de su encanto.

 

Detalles de Swayambhunath
Detalles de Swayambhunath

 

Muchos son los que rinden ofrendas alrededor de la stupa, quemando incienso, encendiendo cirios…

 

Ofrendas de Swayanbhunath

 

 

Ofrendas de Swayanbhunath

 

Las tiendas de antigüedades y de souvenirs, compiten por un espacio en la mente del turista. Sin embargo, antes de que a alguien le entre la fiebre consumista, vale la pena detenerse a contemplar las casas que conforman esta pequeña ciudad: en verdad, las fachadas y los pequeños detalles de las tiendas son parte del entorno…

 

Casas de Swayambhunath
Casas de Swayambhunath

 

Detalles de Swayambhunath

 

Un detalle curioso es ver cómo las chicas de las tiendas diseñan a mano las piezas de pizarra para colgar a la entrada de casa; unas artistas.

 

Trabajos artesanos en Swayambhunath

 

 

También la bandada de monos que aquí viven atraen a muchos… a ellos les atraen más nuestras cámaras.

 

Monos de Swayanbhunath

 

En la parte posterior encontramos el monasterio tibetano del recinto, donde a día de hoy todavía viven monjes.

 

Monasterio en Swayambhunath

 

 

Hasta aquí son muchos los peregrinos procedentes de todas partes de Nepal que llegan a depositar sus ofrendas y recitar los mantras, mientras dan la vuelta a la stupa en el sentido de las agujas del reloj, como marca la religión. También son muchos los procedentes de países vecinos: Tibet, China, Bangladesh o la India, son algunos de los que inician el camino hacia este lugar, uno de los más turísticos de Kathmandú. Son muchos los hindúes le honran tributo a este monumento, dando una lección de convivencia a las otras religiones del mundo. Muchas otras religiones deberían aprender del respeto que aquí existe entre religiones.

 

 

 

 

Etiquetado: /

Qué podemos esperar de un viaje a Nepal.

Resumen de mi viaje a Nepal.

 

Estupa de Swayambhunath
Estupa de Swayambhunath

 

Hace escasas semanas que aterricé proveniente de Kathmandú, aunque a veces me parece ayer. Al contrario que mucha gente, nunca puse Nepal en mi lista de lugares preferidos: si, quería ir, pero no estaba en mi lista de lugares a descubrir en un futuro inmediato. Sin embargo, el año 2017 ha llegado con demasiada gente a la que este hermoso país le ha cambiado la vida: la curiosidad podía conmigo, tenía que conocerlo ya.

 

Stupa de Swayambhunath

 

Qué podemos esperar de un viaje a Nepal.

 

Hablar de Nepal es hablar del Himalaya.

Muchos son los que allí acuden para poder escalar alguna de sus montañas, o ver los paisajes que tantas veces han visto en fotografías de amigos. En mi fuero interno, pensaba que me iba a encontrar los paisajes que en su día descubrí en el Tibet; naturaleza sacada de otro planeta.

En Nepal, he encontrado otro tipo de naturaleza, preciosa, si, pero no igual. Me ha sorprendido que fuera tan distinto, pese a estar hablando de la misma cordillera.

vistas desde Sarangkot

 

La gente me ha cautivado.

Si alguien me pregunta qué es lo mejor que he encontrado en este viaje, han sido los nepalíes. A pesar de estar enclavado entre sus dos grandes potencias, India y China, el carácter nepalí no puede ser más distinto al de sus países vecinos: la paz que aquí se respira no tiene precio, pasar una semana aquí te transporta a otro lugar, con un estilo de vida y una filosofía totalmente diferente a la nuestra, mucho más pausada y espiritual.

 

Trabajos artesanos en Swayambhunath

 

 

También el sentido del humor de los nepalíes me ha sorprendido y nos ha dado muchos buenos momentos durante el viaje. Se ríen de todo, no se preocupan por nada, no se agobian como nosotros, y se lo pasan bien, con lo poco que tienen.

Tuvimos un guía durante el viaje,Bishnu, que, cada vez que había un contratiempo, con un “oh la la!” arreglaba el mundo. Grande Bishnu.

 

Kashiram Dhakal, nuestro conductor en el viaje. Kashi llegó a ser un amigo para nosotras, y un gran compañero de viaje.

 

Bishnu Bhattarai, nuestro guía en la montaña; con él hicimos varias caminatas en los alrededores de Pokhara. Su sentido del humor, ha sido una constante durante todo el viaje.

 

 

Decían que este era el país del trekking y de las caminatas, y, en efecto, lo es. La mayoría de los que aquí llegan es poder tocar las montañas con la mano. Aunque no me considero una experta en este país, ya que solamente he estado quince días, y cualquier país necesita mucho más para conocerlo bien, si que he visto que, se haga lo que se haga, en todos los lugares existen bellos paisajes que recorrer, y lugares donde contemplar paisajes que quitan el hipo. No se puede llegar hasta allí y no realizar alguna caminata, o visitar alguna cueva. Es parte del viaje.

 

Lago Begnas, Pokhara

 

 

Estamos en el país del yoga y la meditación. Si, lo estamos. Habrá otros destinos también adecuados para realizar estas prácticas, pero aquí se respira una paz que difícilmente vamos a encontrar en otros lugares del mundo. Aquí podemos combinar la experiencia de un retiro con las caminatas por el Himalaya, o con paseos por el lago, o simplemente, descansar en el retiro y practicar las actividades propuestas. Me sorprendió la gran cantidad de gente viajera de todo el mundo que se apeaba en el retiro donde estábamos para pasar unos días y desconectar de la rutina en la que finalmente se convierte un viaje un viaje por el mundo.

 

Pokhara, bajando del retiro

 

Vistas desde la Estupa de la Paz, Pokhara,

 

 

El Patrimonio de la Humanidad de la mano de Kathmandú.

Una amiga mía, Ana Gómez, me escribió hace pocos meses un post sobre el shock que te puede dar un país asiático cuando llegas por primera vez, y las ganas que te entran de correr y volver a tu casa. Cuando llegamos a Kathmandú, mis compañeras flipaban. Y es que esta ciudad es de las más concurridas, sucias y llenas de todo lo imaginable y sin imaginar que te puedas encontrar: si hace buen tiempo, malo, porque necesitas un pañuelo para cubrirte y no morir de tanto exhalar polvo; si llueve, peor, porque es un barrizal; y luego nos dicen que Kathmandú es Patrimonio de la Humanidad y que es uno de los diez primeros lugares recomendados por muchas guías de viaje para visitar en el 2017…. A ver, ¿cómo nos explicamos esto? ¡Parece irreal!

Kathmandú sorprende…

Pero no, no lo es. Kathmandú tiene algo que engancha; es uno de esos lugares que cuando ya llevas unos días te encuentras que te resulta cómodo, que te divierte, proporcionándote una vidilla que pocas cosas te pueden dar. Hay lugares que te sorprenden la primera vez que los ves: Kathmandú te sorprende día a día: que hace sol, esquivamos una cosa; que llueve, encontramos las mejores fotos del viaje, con los nepalíes haciendo de las suyas para evitar nadar por las calles de la ciudad.

 

Calles de Kathmandu durante el monzón

 

Cables en Tamel, Kathmandu; me hubiera gustado ver cómo arreglan cualquier desperfecto con la luz…

 

En la periferia de Kathmandú, las estupas de Boudanath y Swayanbhunath, nos transportan a otra realidad dentro de esta urbe, a una paz que parece difícil encontrar en este caótico lugar, y que, sin embargo encontramos.

 

Estupa de Boudhanath, Kathmandu, Nepal
Estupa de Boudhanath, Kathmandu, Nepal

 

 

 

Subida a la estupa de Swayambhunath o templo de los monos
Subida a la estupa de Swayambhunath o templo de los monos

 

 

A escasos 10 kilómetros de la ciudad, aunque no parece ni que hayamos salido, nos encontramos las antiguas capitales del Valle de Kathmandú, Patan y Baktapur… solo entonces terminamos en entender el misterioso título de “ciudad que debes visitar durante el 2017”… si, hemos hecho bien en llegar hasta aquí…

 

 

Bhaktapur, Nepal
Bhaktapur, Nepal

 

Nepal es un país pobre.

A muchos les puede resultar muy evidente, pero cuando se viaja hasta aquí uno se da cuenta de que la realidad es la realidad. A simple vista, resulta muy atractivo un viaje a Nepal, donde hay casi más orfanatos que niños, pero la realidad es dura (sin llegar a la realidad india, que todavía es más). No hay que ir pensando solamente en ver cosas bonitas y agradables a nuestros ojos: visitar uno de los países más pobres del mundo lleva parejo la realidad de su sociedad, pobre, sin recursos, y que sufre cientos de muertes cada vez que ocurre un desastre natural.

 

Hay que ir preparado, para ver cosas que no nos van a gustar demasiado, porque nos acercan a un mundo que a nadie le resulta cómodo. En mi último viaje, tuve dos compañeras de primera, que se adaptaron a esa realidad sin pestañear, pero no siempre es fácil aceptar esa otra realidad. Nepal es Nepal, para lo bueno y para lo malo.

 

Nepal

 

 Nuestra Ruta por Nepal

Colegios nepalies
Colegios nepalies

 

Al igual que muchos países, es posible hacer varias visitas a este país, y no repetir ningún destino. En mi caso, hemos hecho uno de los itinerarios clásicos, aunque no por ello ha dejado de ser bonito e interesante:

  • Kathmandú, donde hemos visto Tamel, las stupas de Boudhanath y de Swayambhunath, el centro de Kathmandú y su mercado local, y por supuesto, Patan y Baktapur. También dedicamos una tarde a Pashupatinath.
  • Subida a Nagarkot.
  • Visita a Manakamana y su templo, donde subimos en teleférico.
  • Bandipur
  • Pokhara, donde recorrimos gran parte de sus alrededores, como iré explicando los próximos días.
  • Centro de yoga y meditación.
  • Vuelta a Kathmandú.

 

Patan en Kathmandu, Nepal
Patan en Kathmandu, Nepal

 

La sensación que me ha quedado después de este viaje, es que tengo que volver y ver las muchas cosas que me faltan.

Phewa Lake, Pokhara
Phewa Lake, Pokhara

 

¿Cómo moverse por Nepal?

Por circunstancias profesionales, este viaje ha sido bastante cómodo para mí, y nos hemos movido en coche privado todo el tiempo. Sin embargo, es posible tomar alguno de los autobuses locales, o bien los autobuses turísticos que llaman ellos; en la mayoría de las ocasiones, aunque se contrate un tour o un guía, este tipo de autobuses, más cómodos que los tradicionales, es el modo de moverse para la mayoría de visitantes.

 

Manakamana Temple, se puede subir en teleférico o andando, pero para subir andando se necesita tiempo… y ganas.

 

 

En otras circunstancias, hubiera sido también mi modo de moverme por el país. No obstante, ir en coche privado nos ha dado unas ventajas muy grandes, en cuando horas de salida, y sobre todo, para ver cosas; teniendo en cuenta la infraestructura del país, tener un coche te permite llegar a muchos lugares a los que seguramente se podría llegar, pero necesitaríamos muchos más días y más tiempo para planificar.

Aprovechar el tiempo…

En Pokhara, hemos visto muchos lugares apartados en poco tiempo, pudiendo aprovechar mucho mejor cada día de nuestro viaje, y teniendo más tiempo libre. También hemos podido llegar a Bandipur, una remota aldea que ha sido una de las mejores partes del viaje, y donde no hubiéramos llegado en autobús turístico.

 

 

Autobús local nepalí

 

Viajar a Nepal siendo mujer.

En las últimas semanas, estuve leyendo que Nepal era uno de los países más peligrosos para viajar siendo mujer.

Francamente, y aunque es verdad que siempre puede pasar algo, no he percibido ninguna sensación de peligro en ningún momento, ni he tenido la impresión de que nos miraran, ni a mi ni a ninguna de mis compañeras de viaje, más allá de la curiosidad de ser extranjeras en otro país.

Al contrario que en la India, donde si que nos pidieron matrimonio en alguna que otra ocasión, y la sensación de seguridad era mucho menor, en este país nadie nos ha molestado. Es verdad que íbamos con un conductor y el guía, pero aún así, estuvimos muchas tardes solas, incluso salimos más de una de nosotras a dar una vuelta durante los días de viaje, en Kathmandú, Pokhara o Bandipur, y nunca tuvimos problemas.

Adáptate a las costumbres locales…

No obstante, siempre hay que ir con cuidado, y comportarse acorde a las costumbres del país, sin llamar excesivamente la atención.

La única vez que alguien se metió conmigo fue cuando me encontré con estas chicas, y me raptaron para una foto en grupo…

 

En Bandipur, en una reunión de chicas….

Presupuesto comidas.

Una de las partes más divertidas del viaje ha sido la del presupuesto para las comidas; muchas veces, me gastaba la friolera de 1000 rupias, y luego me asustaba. No contaba el haber comido o cenado en un mega pijo restaurante a las orillas del lago y con wifi, música y buena cervecita mientras cenaba, no: me había gastado 1000 rupias, lo que al cambio significa 8,24 euros.

En general, y durante todo el viaje, nos hemos gastado de 400 a 1000 rupias comiendo. La mejor opción para ahorrar en comidas es no beber cerveza, y comer el plato tradicional nepalí, del que os dejo una foto. Yo hice todo lo contrario durante todo el tiempo: estaba condenada a las 1000 rupias…

 

Gastronomía en Nepal
Gastronomía en Nepal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi viaje a Nepal después del terremoto.

Viajar a Nepal en el 2017.

 

 

 

Nepal después del terremoto
Nepal después del terremoto

 

Hace pocas semanas que he estado en Nepal. Sin duda alguna, la pregunta que más he escuchado después de mi viaje ha sido, ¿pero, de verdad merece la pena ir hasta allí? ¿no está todo destrozado? La respuesta es no, no está todo destrozado, muchas cosas se salvaron en el 2015, y sigue siendo dignas de visitar.  No solamente eso, sino que ahora, más que antes, es cuando deberíamos plantearnos el ir. El pueblo nepalí, está haciendo un gran trabajo de reconstrucción, y si el turismo cesa, los fondos no llegan. Nepal se ha visto sin la principal fuente de ingresos para la población que no tiene grandes recursos de la noche a la mañana. Que nadie piense que el ir va a suponer ayudarles, sin disfrutar del viaje. En absoluto. Si existe un país con grandes opciones, ése es Nepal.

Un antes y un después del terremoto.

La sociedad nepalí ha sufrido muchos cambios después del terremoto, algunos para mal, y otros para bien. Nepal, un país de grandes recursos, es uno de los países más pobres del mundo. Es el país con mayores reservas de agua, solamente por detrás de Brasil. Sin embargo, algunas zonas del país sufren cortes de suministro de luz. Las cosas allí van muy despacio, y hay mucha corrupción, lo que conlleva que, finalmente, los más desfavorecidos sean los que más sufran cuando ocurren cualquier catástrofe natural. Desde el terremoto, el descenso de turistas ha repercutido en los nepalíes, que han tenido que bajar sus precios, al mismo tiempo que reconstruir a marchas forzadas todo aquello que de la noche a la mañana desapareció.

La parte positiva, es que ahora muchas mujeres trabajan en la construcción. La sociedad nepalí, ha dado un paso adelante con la integración de la mujer en el mundo laboral. Esperemos que se estos cambios perduren en el tiempo.

 

Trabajos artesanos en Swayambhunath
Trabajos artesanos en Swayambhunath

 

 

Nepal, mujeres viajeras
Lo mejor de Nepal son sus gentes, aunque muchas veces no nos entiendan…

 

Qué visitamos y estado después del terremoto.

Antes de empezar, me gustaría añadir que las labores de reconstrucción están siendo bastante rápidas. En tan solo unas semanas, se pueden apreciar grandes cambios. Los que lean estas líneas dentro de unos meses, seguramente cuando vayan, se encuentren que muchos edificios ya han sido rehabilitados.

 

Nuestro recorrido empezó por Kathmandú. Allí, la plaza Durban, tenía algunos signos de lo que había pasado.  Aún así, las labores de reconstrucción están avanzando rápidamente.

 

Plaza Durban, Kathmandu
Durban Square, Kathmandu

 

Plaza Durban, Kathmandu
Plaza Durban, Kathmandu

 

  • Swayambhunath o Templo de los Monos.

Sin duda uno de los lugares que más nos impresionó durante el viaje. Nos comentaron que había partes afectadas por el terremoto, pero en lo esencial, permanece igual. Juzgad vosotros mismos por las fotos.

 

Subida a la estupa de Swayambhunath o templo de los monos
Subida a Swayambhunath o templo de los monos

 

Estupa de Swayambhunath
Stupa de Swayambhunath

 

Estupa de Swayambhunath
Estupa de Swayambhunath

 

 

Kathmandu
Kathmandu

 

  • Estupa de Boudhanath. Nuevamente, sin problemas, pudimos visitarla y disfrutar de este precioso lugar.

Estupa de Boudhanath, Kathmandu, Nepal
Estupa de Boudhanath, Kathmandu, Nepal

 

Estupa de Boudhanath, Kathmandu, Nepal
Estupa de Boudhanath, Kathmandu, Nepal, plaza.

 

  • Patan.

Mentiría si no dijese que hay partes que todavía se están reparando, pero se puede visitar. Nuevamente, fue una de las partes que más nos gustaron del viaje.

 

Patan en Kathmandu, Nepal
Patan en Kathmandu, Nepal

 

Patan en Kathmandu, Nepal
Patan en Kathmandu, Nepal

 

 

Patan en Kathmandu, Nepal
Patan en Kathmandu, Nepal

 

Patan en Kathmandu, Nepal
Patan en Kathmandu, Nepal

 

  • Bhaktapur.

No quiero ni pensar lo que sería antes del terremoto, porque es una preciosidad de ciudad. Aquí estaban reparando a marchas forzadas. Esperemos que lo encontréis ya en condiciones.

 

Bhaktapur, Nepal
Bhaktapur, Nepal

 

  • Bandipur.

Bandipur es conocida por ser uno de los pueblos más bonitos de Nepal. Y lo sigue siendo. El terremoto no ha tenido ninguna repercusión.

Bandipur, Nepal
Bandipur, Nepal

 

Bandipur, Nepal
Bandipur, Nepal

 

Bandipur, Nepal
Bandipur, Nepal

 

  • Pokhara.

Otro que tampoco se vio afectado. Permanece todo igual.

 

Phewa Lake, Pokhara
Phewa Lake, Pokhara
Pokhara
Pokhara

 

Colegios nepalies
Colegios nepalies

 

Conclusión: con este post, no pretendo sino que el que lo lea se dé cuenta de que las noticias muchas veces, exageran la realidad, y si de verdad nos apetece visitar un lugar, debemos ir.

 

Etiquetado:

Viajar a Nepal durante el monzón

Una visita a Nepal en agosto, en pleno monzón.

 

Llegamos a Kathmandú en pleno monzón, cuando la lluvia te empapa los hombros, y las calles inundadas te mojan los pies. Nepal es un país de contrastes, de paisajes, de personas que luchan por sobrevivir. La visión idílica que todos tenemos de estos lares, se disipa al salir del aeropuerto de la capital, en este momento, y hasta que construyan el aeropuerto internacional de Pokhara, el único modo de llegar por avión.

 

En Katmandú empieza el caos, el desorden ordenado de aquellos que conviven cada día y que espantan al polvo de sus calles con una pasividad que les convierte en seres imperturbables. Kathmandú es un choque muy grande para aquellos que nunca hayan visitado el Sudeste Asiático; quizás, sea una de las capitales asiáticas que mayor desconcierto producen. Anteriores viajeros nos han hablado de esto, y ahora lo podemos comprobar.

 

A pesar de que estamos en la época de lluvias, también sentimos el calor cuando no llueve. El monzón nos impide llegar a lugares que teníamos previstos, pero también nos da escenas de la calle únicas, divertidas y espontáneas, que nos hablan de la clase de habitantes que tendremos el placer de conocer durante los próximos 15 días. De momento, nos quedamos perplejos grabando en nuestra mente las escenas cotidianas a las que la lluvia deja paso.

Qué debes tener en cuenta si viajas a Nepal

 

Como ya he mencionado, Nepal es un país maravilloso, poblado por personas más maravillosas aún. Leyendo esto, y con todas las fotos que circulan por internet sobre sus paisajes, una visita a Nepal debería de ser algo increíble, pero como más vale ser precavido, os dejo algunos consejos:

 

  • Nepal es un país para viajar con una mentalidad abierta. Si piensas que vas tener las mismas comodidades que en tu casa, mejor no vayas. Estás ante uno de los países más pobres del mundo, con una tasa de natalidad que asusta, y un número de orfanatos que es de los más altos del mundo. Pese a ello, Nepal tiene tanto que ofrecerte que no te va a resultar difícil pasarlo bien y disfrutar de esta experiencia.

 

  • Viaja para ser flexible. Aprende a encontrar el lado divertido de todo lo que retrasa tu viaje, y que hará que veas y disfrutes de momentos que no esperabas. Conozco gente que ha conocido a algunos de sus mejores amigos en situaciones como éstas, o que te cuenta que los mejores momentos de su viaje fueron los de un contratiempo que tuvieron.

 

  • Viajar durante el monzón tiene sus ventajas, como que encontrarás alojamiento fácilmente, o que no harás colas para ver los principales monumentos. Por el otro lado, el monzón te podría obligar a cambiar tus planes en cualquier momento. Como te decía antes, flexibilidad.

 

  • Viajas a Nepal, no estás en Europa. Eso quiere decir que los estándares de calidad hotelera y los transportes no son los que esperarías en nuestro país o nuestros vecinos. Espera alojamientos limpios, pero no lujosos.

 

  • Prepárate físicamente, si lo que buscas es hacer senderismo. Nepal es conocido por la gran cantidad de trekkings y rutas de senderismo que allí se pueden practicar. Muchas veces, las rutas que ellos consideran “sencillas” no lo son tanto para nosotros. Vete preparado.

 

  • Los nepalíes son unos ases al volante. No te alteres. Vas a encontrarte muchas veces la situación de que hay más coches adelantando que circulando por el carril adecuado. Es normal.

 

 

Qué te va a aportar Nepal, y por qué tienes que ir a Nepal

 

  • Porque su gente es maravillosa. Es el país de la sonrisa, de la amabilidad, de la buena gente. Sus habitantes te ayudarán siempre que lo necesites, y eso no tiene valor.

 

  • Es un país bastante seguro, donde la sensación de inseguridad es muy baja o ninguna. Solamente Kathmandú es más ruidosa, pero no por ello es menos segura.

 

  • Es un lugar para viajar siendo mujer, ya que existe un gran respeto por nosotras. Había leído en varios sitios sobre este apartado, y puedo decir que nosotras no tuvimos ningún tipo de problemas. También conocimos a otras mujeres viajando, alguna que otra sola, y sin problema.

 

  • Los paisajes son increíbles. No me cansaré de decirlo, porque es así. En pocos países he disfrutado tanto de la naturaleza.

 

  • Nepal es el paraíso si te gusta el senderismo. Te vas a encontrar cientos de rutas, de todas las dificultades, y todas fascinantes.

 

  • Si te gusta el yoga y la meditación, este es tu lugar. Estuvimos practicando yoga y meditación en un centro de yoga (yoga purna retreat), muy básico, pero muy bien acondicionado y con una gente genial. Se notaba un ambiente sano, de gente que iba a descansar unos días y que se tomaba en serio las clases. Algunos dirían que era un poco “hippie”, y si, lo era, pero no por ello menos encantado. Las vistas sobre el lago espectaculares.

 

  • Incluso durante la época del monzón, el país nepalí te va a ofrecer alternativas. En otros destinos, no tienes más remedio que quedarte en el hotel o albergue. Aquí, pudimos cambiar la ruta, evitar Chitwan, que era la zona donde estaban siendo peor las lluvias, y movernos hacia Pokhara.

 

Qué debes de llevar si viajas en la época del monzón a Nepal

 

 

  • Un paraguas, o bien comprarlo a tu llegada.
  • Un impermeable (esto lo pongo en duda, porque muchas veces, te puede dar más calor que otra cosa).
  • Mucha paciencia, para soportar los cambios que el tiempo va a realizar en tu viaje, en caso de que llueva.
  • Un pañuelo tipo foulard. Lo vas a utilizar para todo.
  • Cuando llueva, lo mejor es usar chanclas o zapatos descubiertos, para que se sequen los pies cuanto antes.
  • Repelente, sobre todo en Pokhara, donde hay bastantes mosquitos
  • Loción para las picaduras.
  • Si vas a practicar senderismo, comprueba que las botas de montaña no te resbalen.

 

Sea monzón o no, sea un mes u otro, Nepal es un país que todo el mundo debería visitar al menos una vez en la vida. La gente nepalí, tan humilde, nos da una lección de lo que es ser feliz sin apenas nada, y tener siempre una sonrisa para todo el mundo. Ójala aprendamos a ser como ellos algún día…

 

Etiquetado: / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar