Mis 10 ciudades favoritas en el mundo.

Ciudades en las que me perdería hoy mismo

Debo admitir que no me siento del todo segura realizando este post: si de algo me doy cuenta cada vez más, es de la gran cantidad de lugares que me faltan por visitar, y de lo mucho que me queda por conocer. También suma que creo que para conocer un lugar no vale el pasar un día de visita, sino que hay que dedicarle tiempo, algo que generalmente, no disponibles. Aún así, vamos allá: estas son mis ciudades favoritas:

 

1. Londres, Reino Unido.

Su eterna lluvia y sus calles abarrotadas no han logrado quitarme ni un ápice del cariño que siento por esta ciudad: Londres es la ciudad alternativa, la que acoge a los que llegamos a Inglaterra, la que siempre nos espera a nuestra vuelta a la capital. En la capital londinense es posible pasar una semana, y todavía queda tiempo para ver más cosas; todavía nos quedarán barrios por descubrir, o museos que visitar en otra ocasión. Como imperdible citaría St Paul, la IGLESIA, en mi opinión, Westminster o la Torre de Londres.

Big Ben Londres
Big Ben Londres

 

Londres
Londres

 

 

London Eye
London Eye

 

 

St Paul, Londres
St Paul, Londres

 

2. Estocolmo, Suecia.

Aterricé allí por casualidad hace dos años, y el recuerdo que me dejó esta ciudad es indescriptible. Situada junto al mar, la ciudad está compuesta de islas, que albergan desde casas hasta museos, como la isla de los museos, Ordenada, limpia, práctica, y muy “nórdica” en sus calles y edificios, es un lugar ideal para hacer las maletas e irte, si no te importa el frío que les debe de acompañar seguro en invierno. Estocolmo es perfecta para una visita de 3 días como mínimo, si quieres conocerla bien.

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Estocolmo

 

Abba, museo en Estocolmo. Suecia.
Abba, museo en Estocolmo. Suecia.

 

 

Estocolmo
Estocolmo

 

3. Estambul, Turquía.

Si antes hablábamos de iglesias, para mi, Estambul es LA CIUDAD.  Una puede ir mil veces y salir sorprendida de su vitalidad; Estambul es un caos contenido, un alma entera de país hecho ciudad; en Estambul puedes encontrar de todo a cualquier hora; las mezquitas y los rezos van a marcar tus tiempos, tu parada del reloj; los atascos van a ser parte de tu rutina, si decides dejar de ser un turista novato y embarcarte en la real Estambul, aquella más allá de Sultannameth, la que se esconde tras Örtakoy, y a la que no te llevan los circuitos. Turquía vibra y siente a través de esta ciudad, que es su puerta a otras civilizaciones, que la unifica y reúne todas las religiones del país.

La parte turística es posible recorrerla en pocos días; para conocer el alma turca hace falta un poco más. No te la pierdas…

Estambul, Bósforo.
Estambul, Bósforo.

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

 

Aya Sofia, Estambul
Aya Sofia, Estambul

 

4. Portland, Oregon.

Como ya he dicho antes, me falta mucho por conocer, sobre todo en Estados Unidos, pero dudo que una ciudad me pueda cautivar tanto como lo ha hecho Portland. La ciudad que ha dado vida a Portlandia, donde los Simpson vieron su origen; la ciudad verde, amante del reciclaje: epicentro de artistas, músicos y todos aquellos interesados en el arte, Portland se sitúa a una hora del Pacífico, que le da unas temperaturas difíciles de conseguir en otras latitudes cercanas a la suya, y también se rodea de montañas.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

 

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

Cuando llegas a Portland, ya no encuentras buenas librerías, porque te has dejado la mejor allí; tampoco te atreves a comer salmón, porque no hay salmón como el de Oregon.

Portland, Oregon
Portland, Oregon

 

5. Luang Prabang, Laos.

El año que llegué a Luang Prabang estaban construyendo su red de saneamiento; la ciudad había sido nombrada Patrimonio de la Humanidad, y había que mejorarlo todo, en espera de las oleadas de turismo que debían de llegar. SI llegaron o no, no lo sé, todavía no me he atrevido a volver, pero si que sé que el Luang Prabang que yo conocí te calaba por completo; su tranquilidad y espacio, la sonrisa laosiana, los monjes budistas y su paseo mañanero para recoger en sus cuencos metálicos lo que los lugareños les dan para comer; los templos, donde no se permitía la entrada a los no creyentes, y tenías que ver las ceremonias desde fuera, o las cuevas Pak’ou, una de las maravillas del Mekong.

A lo largo de los años, he conocido a muchos viajeros que me han expresado su intención de perderse el día menos pensado en Luang Prabang… quién sabe, igual nos encontramos todos allí.

 

Pak'ou, Luang Prabang. Laos.
Las cuevas de Pak’ou… No solamente son bonitas, el paseo en canoa hasta allí también valió la pena.

6. Toronto, Canadá.

Hace tiempo leí que Toronto era una de las ciudades mejores para vivir; después de pasar unos días en ella, me puedo imaginar por qué: Toronto es como Nueva York a Estados Unidos; es alegre, abierta, multicultural: en Toronto todo es posible, hay energía y optimismo, y eso se plasma en sus gentes y en su modo de vivir.

A pesar de que la ciudad arquitectónico hablando, merece de por si una visita, yo me quedo con el ambiente de las calles y la vida que allí encontré…

Toronto, Canadá

 

Toronto, Canadá, mercado de St Lawrence

 

7. Damasco, Siria.

Una de las ciudades más antiguas y con más historia que contar. La mezquita más sorprendente, el zoco más cautivador. En Damasco encontrabas cultura y tradiciones, y espero que lo encontremos algún día, cuando volver sea una realidad.

Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.
Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria.

 

Mezquita de los omeyas de Damasco
El patio de la Mezquita de los omeyas de Damasco es lo más impresionante del edificio.

 

8. Bahir Dar, Etiopía.

En Etiopía hay lugares que uno no se puede perder, y uno de ellos es la visita a Bahir Dar, la ciudad donde Pedro Páez descubrió las fuentes del Nilo, y donde posteriormente fue enterrado. Bahir Dar es un oasis de tranquilidad y sosiego, sobre todo si se llega desde Addis Abeba; aquí es posible pasar varios días sin darte cuenta, visitando el Lago Tana, las fuentes del Nilo, o la pequeña ciudad.

 

Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.
Las Cataratas del Nilo Azul. Etiopía.

 

Bahir Dar, Etiopía
Bahir Dar, Etiopía

 

9. Orchha , Uttan Pradesh, India.

La India no es un país fácil de recorrer, ni tampoco se parece a nada: visitar este país es entrar en otro continente, y los lugares como Orchha son aquellos que hacen que el viaje merezca la pena.

Orchha es un pequeño pueblo, donde solamente un par de hoteles buenos, y una docena de malos, junto con su fuerte y algunos templos conforman un hermoso paisaje tradicional indio. Aquí los turistas somos pocos, casi inexistentes; solamente algunos autobuses llegan durante el día, pero ninguno se queda, todos se van y nos dejan a los menos apresurados el placer de los rituales en la noche, donde los lugareños nos invitan a participar. Orchha es especial, no se puede describir en un par de líneas, tenéis que ir a verla.

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

 

Orccha, Uttar Pradesh
Orchha, Uttar Pradesh

 

10. Valencia, Comunidad Valenciana.

Si digo que por mucho que viaje y vaya por el mundo, no hay ninguna ciudad como Valencia, sé que no es objetivo, pero es la realidad. Valencia lo tiene todo: clima, la luz del Mediterráneo, el mar, gastronomía… No tengo muy claro si algún día volveré a vivir allí, pero lo que si tengo claro es que pocas ciudades han podido hacerle sombra y que todavía ninguna la ha quitado de su primera posición.

 

Fallas Valencia
Fallas Valencia

 

 

Para terminar…

Si lo pienso bien, todavía quedan muchas que no están en esta lista, y que serían también mi lugar preferido: Cesky Krumlow en la República Checa, Berlín, Hong Kong, Seul, Chicago, Madrid, Dublín, Shangril.la en Yunnan, China, Kampala en Uganda o Kigali en Ruanda, serían algunas de las que me han hecho dudar en mi lista. Buenos días…

7.

Curiosidades del Sudeste Asiático.

El Sudeste Asiático y sus curiosidades

 

EL Sudeste Asiático está formado por muchos países, todos ellos increíbles y con identidad propia. Uno se encuentra muchas cosas distintas cuando llega allí… aquí algunas….

 

Gastronomía.

En el Sudeste Asiático es obligatorio probar a comer por la calle en alguna ocasión. No solamente es más económico, sino que te permite comer mucho mejor, más sano, y lo más importante, conocer mejor la cultura local. En algunas ocasiones, el que no te entiendan, termina por ser la puerta de entrada a una  comida divertida, cuando los gestos para hacerte entender y que te cocinen lo que quieres, dan paso al inicio de una bonita amistad…

 

Puesto callejero en Kota Kinabalu, Malasia.
Puesto callejero en Kota Kinabalu, Malasia.

 

Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí...
Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí…

 

 

Comiendo en un puesto local en Dali, Yunnan... por menos de 5 euros todos... cerveza incluída...
Comiendo en un puesto local en Dali, Yunnan… por menos de 5 euros todos… cerveza incluída…

 

Puesto de comida en Xi'an, China. Lo mejor es comer lo mismo que comen ellos, y dejarse llevar.
Puesto de comida en Xi’an, China. Lo mejor es comer lo mismo que comen ellos, y dejarse llevar.

 

La cerveza.

La cerveza es algo internacional, y en los países asiáticos, donde el calor aprieta, no iba a ser menos. Hay muchos países donde beber medio litro de cerveza resulta más económico que pedirte un agua pequeña. No sólo eso, sino que siempre es un placer poder probar cervezas que en tu país te será difícil encontrar. Os animo a que las probéis…

 

Cervezas asiáticas. Algo barato y bueno.
Cervezas asiáticas. Algo barato y bueno.

 

 

Cervezas en Myanmar.
Cervezas en Myanmar.

 

Fruta Asiática.

Durián, rambutanes, mangostees, mangos, etc. Fruta en el Sudeste Asiático hay mucha, toda buena y de gran calidad…. Cuando volváis a España, la vais a echar mucho de menos.

fruta en tailandia
Frutas en Tailandia. rambután y mangostees.

 

 

Como anécdota, el durian, es la fruta que más controversia despierta entre los viajeros. El durian, o te encanta o lo odias, no existe término medio. La razón es su olor, ya que cuando se abre, huele muy mal. Está prohibida la entrada en las habitaciones de hoteles de Tailandia de los durian.

 

 

Helados en Laos.

Una cosa pelicular y que no he vuelto a ver en ningún sitio, son los helados de hielo. Allí, la gente local, compra una bolsita con hielo y “colorete”, que luego bebe con una pajita.

 

Niña laosiana con un helado en la mano
Niña laosiana con un helado en la mano

 

 

 

Besos, besos, besos.

En algunos países, como China, existe la costumbre de fotografiarse con los turistas… en algunos casos, vais a recibir también amor. Que no os asuste. Disfrutad del momento…. En otros lugares, como el Tïbet, tener mucho pelo o ser moreno de piel, va a ser toda una atracción….

 

china, curiosidades
En China vais a recibir mucho amor.

 

Firmando libros.... si es que el tener pelo, a veces es una virtud....
Firmando libros…. si es que el tener pelo, a veces es una virtud….

 

 

Ir a una discoteca china.

Una de las mejores experiencias que he tenido, el ir a una disco local llena de chinos… Por un módico precio, vais a tener la entrada, y toda una caja de cervezas. Y también un trato especial, ya que no todos los giris van allí….

 

Discoteca en Xi'an, China.
Discoteca en Xi’an, China.

 

 

Tailandia, Laos y Myanmar: Templos, templos, templos.

Pero todos con su toque especial. Aunque llega un momento que los ves todos iguales y te cansa, resulta interesante ver algunos de cada país…

Templos en Tailandia, pero que podrían ser perfectamente de Laos...
Templos en Tailandia, pero que podrían ser perfectamente de Laos…

 

Bagán, Myanmar
Bagán, Myanmar
Etiquetado: / /

Viajes low cost. Destinos inolvidables

Viajes low cost para unas vacaciones divertidas.

5 destinos inolvidables…

Viajes donde cualquier presupuesto es posible.

Laos.

Laos siempre ha tenido un lugar muy especial en mi corazón. Por algo fue el primer lugar del Sudeste Asiático que visité, y donde tuve unas vacaciones de fábula. En Laos descubrí que la gente más humilde es la que más comparte. En Laos ví mis primeros monjes budistas, monjes “de verdad”, de los que van pidiendo por la calle comida, y son respetados por la religión que profesan por el resto de sus paisanos. En este país, descubrí “las bolsitas con hielo”, unas bolsitas con cubitos de hielo y una pajita, que compra la gente para refrescar (y razón no les faltaba aquél lejano agosto, hacía una calor increíble).

También las puestas de sol sobre el Mekong fueron parte del encanto del lugar, sin contar Luang Prabang, la ciudad asiática más auténtica para muchos. Y todo ello, a precios más que asequibles, tanto en transportes, restaurantes como alojamiento. En Van Vieng llegamos a dormir por un euro la habitación doble (no era un cuatro estrellas, eso sí). Además, al ser tan económico, alquilar una moto, o subir en canoa, o hacer cualquier excursión, entraba en el presupuesto diario.

 

vientiane, laos
Vientiane tiene estas hermosas puestas de sol sobre el río Mekong, que a más de uno dejarán con la boca abierta.

 

 

luang prabang, monjes
Ver a los monjes todas las mañanas recogiendo su comida, proporciona una lección de humildad a nuestra mentalidad occidental.

 

 

Van Vieng laos
Van Vieng es el paraíso de aquellos que quieren realizar actividades de aventura a bajo coste sin peligro alguno.

 

 

Las cuevas de Pak'ou en Luang Prabang
Las cuevas de Pak’ou en Luang Prabang … No solamente son bonitas, el paseo en canoa hasta allí también valió la pena.

Norte de Tailandia: Pai, un viaje low cost para aventureros mochileros.

Tailandia parece un clásico entre los destinos mochileros, pero es que en verdad, unas vacaciones en Tailandia dan para mucho. No solamente sus playas, sino su interior, y más aún, el norte del país, os pueden permitir el pasar unas vacaciones con poco presupuesto, disfrutando enormemente de la comida tailandesa y de su cerveza. Además, en lugares como Pai, al norte de Chiang Mai, se pueden realizar numerosas actividades, como subir en elefante, kayaking, practicar senderismo, rafting, o perderse en una moto por los arrozales que rodean al pequeño pueblo. Pai es considerado por muchos como el pueblo hippie del norte de Tailandia, y razones no faltan. El alojamiento es económico, y aunque la comida ya no es tan económica como lo era en el pasado (el que hayan descubierto Pai los turistas ha llevado al incremento del precio de las bebidas), sigue siendo el mejor lugar para perderse.

 

pai, tailandia
Paisajes de Pai. Allí encontré el cultivo del arroz en seco, algo que nunca había visto antes.

 

pai, tailandia
Calles de Pai, donde los mochileros caminamos tranquilamente.

Portugal, un destino low cost para románticos…

Debo reconocer que me ha costado mucho llegar a conocer un poco Portugal: a pesar de trabajar con muchos de ellos, no había recorrido sus lares hasta hace poco más de dos meses, que mis visitas al país empezaron a ser frecuentes. Desde entonces, he descubierto muchas cosas, como que Portugal no son solamente Lisboa y Oporto, sino que tiene otros lugares menos conocidos, y no por ello menos bonitos, como Aveiro, Torres Vedras, Óvidos o Setúval… da igual hacia donde te muevas, norte o sur, este u oeste, en todos los lugares encuentras hoteles de primera a precios asequibles, mucho más económicos que en nuestro país, menús por 7 euros, e incluso menos, e inolvidables paisajes que te dejarán sin aliento. Todo esto y mucho más, es Portugal. Como lugares que no conocía y que me han sorprendido gratamente en todos los sentidos, citar Torres Vedras, lugar cargado de historia, y donde  encontré un hotel muy especial, el hotel vila Louro 

 

 Setúval y Sesimbra, Portugal.
Vista de las playas entre Setúval y Sesimbra, Portugal.

 

viajes low cost.
Playas en Lisboa.

 

 

 Torres Vedras, Portugal.
Plaza de Torres Vedras, Portugal.

 

 

 

Vila Louro, Portugal.
Amanecer en Vila Louro, Portugal.

 

 

Oporto y la estación de trenes.
Oporto y la estación de trenes.

 

 

Oporto.
Oporto.

 

 

 

 

Playas en Oporto.
Playas en Oporto.

 

 

 

 

Guadalajara, el viaje low cost español.

Siempre pensamos en lugares lejanos en cuanto hablamos de viajes low cost. Sin embargo, existen provincias como Guadalajara, que nos permiten ver muchas cosas sin rasgarnos demasiado los bolsillos. Si todo ello lo acompañamos de una buena gastronomía y multitud de cosas que ver, no hay excusas para no visitar a nuestra vecina.

Qué ver en Guadalajara.

Las opciones son muchas. Si hablamos de practicar senderismo, el Alto Tajo nos ofrece caminatas repletas de luz y de naturaleza en estado puro, sobre todo con la llegada del buen tiempo. El otoño va a dar paso a una visita al Hayedo de Tejeda Negra, uno de los lugares más visitados por los senderistas españoles ( y con razón).

 

 

Guadalajara y el Alto Tajo.
Guadalajara y el Alto Tajo.

 

 

Guadalajara y el Alto Tajo.
Guadalajara y el Alto Tajo.

 

 

Hundido de Armallones, Alto Tajo.
Hundido de Armallones, Alto Tajo.

 

 

Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.
Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.

 

Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara.
El Hayedo de Tejeda Negra, Guadalajara.

 

La llegada del buen tiempo deberían hacernos visitar pueblos como Horche, donde se realizan visitas guiadas a bodegas y a la ciudad, Pastrana, la ciudad de la princesa de Éboli y donde vivió Santa Teresa de Jesús. y, para los amantes de Camilo José Cela, el castillo de Torija nos ofrece una recopilación de la historia de su Viaje a la Alcarria.

 

Horche Guadalajara
Horche Guadalajara

 

 

Para los que quieran ir más al norte, van a descubrir la ciudad más turística de la comarca, Sigüenza, y los pueblos negros, la zona más bonita, en mi opinión, que tiene Guadalajara.

 

Parador Nacional Sigüenza
Parador Nacional Sigüenza

 

 

En el patio del Parador Nacional de Siguenza
En el patio del Parador Nacional de Siguenza

 

 

 

Callejeando por Sigüenza
Callejeando por Sigüenza

 

 

Sigüenza
Sigüenza

 

Guadalajara capital.

La capital de la provincia, que en su pasado se consideró fea y sin encanto, posee el Palacio del Infantado, y una remodelación de todo su casco antiguo que la hacen mucho más atractiva y un lugar donde salir a tomar algo. Muy recomendable la plaza de toros reconvertida en terraza de verano, donde tomar unas copas o cenar es una realidad.

 

Guadalajara, Palacio del Infantado
Guadalajara, Palacio del Infantado

 

Y si hablamos del verano, una visita al festival de la lavanda en Brihuega, es una bonita experiencia. Durante los días del festival, el ayuntamiento organiza visitas a los campos de lavanda, y todo el pueblo se engalana de esta aromática planta.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega en el festival de la lavanda.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega,festival de la lavanda.

 

 

Brihuega,festival de la lavanda.
Brihuega, Guadalajara.

 

 

 

Y luego, siempre hay pueblos perdidos que nos sorprenderán con su naturaleza, como Pioz, a 20 minutos escasos de Alcalá de Henares.

 

Pioz, castillo.
Pioz, castillo.

 

 

Pioz en verano, Guadalajara
Pioz en verano, Guadalajara

 

 

India.

A la India se la ama o se odia, es la frase más típica que he oído… y es verdad. Se escuchan voces a favor, y voces en contra, pero lo que si que es cierto, es que es un país que no deja a nadie indiferente. La India, es un lugar para muchos viajes: muchos son los veranos necesarios para comprender y llegar a amar a este hermoso país, donde la miseria y la pobreza se dan la mano de los turistas y la gente acomodada; donde los saris de las mujeres conviven pacíficamente con la juventud, que quiere ser occidental. Todo vale en la India, y todo está lleno de tradiciones y perjuicios. Al viajar, una tiene la impresión de que por mucho que te fijas e intentas comprenderla, todavía no está a tu alcance.

Como ya muchos saben, es un país muy económico, donde el que viaja caro es porque quiere. En mi visita, llegué a regatear para pagar menos de un euro por habitación doble, pero aún así, sabíamos que era caro. La picante gastronomía es deliciosa, y, como no, más que asequible.  Una experiencia bastante económica y mágica, es dormir en alguno de los palacetes que hay en el Rajastán, y que ahora se dedican al turismo. No te arrepentirás….

 

 

Khajuraho, India.
Khajuraho, India.

 

 

Khajuraho, India.
Mujeres en Khajuraho

 

 

Khajuraho, India.
De camino… Khajuraho, India.

 

Mercados en la India. Jhansi.
Mercados en la India. Jhansi.

 

 

Agra, India.
Agra, India.
Etiquetado: / / / / / / / / / / / / / / / /

Viajes para Mujeres Solas.

No nos engañemos. Una chica se va a pensar mucho más que un chico la posibilidad de coger la mochila y empezar a viajar. Sin embargo, es posible, y cuanto más se viaja, más se coincide con chicas que lo están haciendo por su cuenta. Quizás en nuestra tierra sea algo más extraño, pero en otros países, cono Inglaterra o Alemania, es la tónica habitual.

A continuación os dejo 2 rutas en Asia, que además de preciosas, son totalmente recomendables para una viajera sola. (más información, en esta web).

Dos rutas para mujeres que viajen solas….

 

 

 

Ruta 1: Malasia – Filipinas.

Malasia está al medio de todo. Tanto, que se pasa de largo, y se pierden muchos de sus encantos. Pero Malasia es un país tranquilo, con hermosas playas, y su capital, Kuala Lumpur, un lugar vibrante y lleno de mochileros. He estado sola en Kuala Lumpur varias veces; he coincidido con muchas viajeras solitarias, y tengo claro que volveré. Además, Air Asia, tiene su punto neurálgico allí, lo que hace más económico y fácil moverte a los países de alrededor. Una ruta que hice, y que me salió muy barata, fue volar de Kuala Lumpur a Kota Kinabalu, y de allí, pasé a Filipinas, país que me cautivó. Filipinas lo recorrí a solas, y aunque es verdad que la capital no es muy recomendable por la noche, yo tampoco trasnocho. De allí me dirigí a Baguio y sus arrozales de arroz, y finalmente a Vigán, antigua colonia española que parece haber quedado suspendida en el tiempo. 

La última parte del viaje, la dediqué a descansar en Boracay, donde conocí a dos chicas que también viajaban solas, por su cuenta cada una, y con las que compartí alojamiento, comidas y cenas.

Finalmente, visité Cebú, la segunda capital, y Bohol y las montañas de chocolate en Tagbilaran, lugar donde también conocí viajeros solitarios y compartimos trayectos.

Cenando en Kuala Lumpur. Comer en los puestos callejeros con mesas es una experiencia. Y siempre conoces a locales con ganas de charlas y de contarte cosas...
Cenando en Kuala Lumpur. Comer en los puestos callejeros con mesas es una experiencia. Y siempre conoces a locales con ganas de charlas y de contarte cosas…

 

 

 

 

Bagui en Filipinas. Los arrozales de arroz son tan espectaculares o más que los que podáis encontrar en China. Os recomiendo hacer el trekking de la oficina de turismo con la guía local.
Baguio en Filipinas. Los arrozales de arroz son tan espectaculares o más que los que podáis encontrar en China. Os recomiendo hacer el trekking de la oficina de turismo con la guía local.

 

 

 

 

Vigan, antigua ciudad colonial española en Filipinas.
Vigan, antigua ciudad colonial española en Filipinas.

 

 

 

 

Playas de FIlipinas. Aquí conocí a dos filipinas viajando solas por separado, y pasamos unos días juntas. Todavía tenemos contacto.
Playas de FIlipinas. Aquí conocí a dos filipinas viajando solas por separado, y pasamos unos días juntas. Todavía tenemos contacto.

 

 

 

Ruta 2: El Sur de China.

 

China es  muy turístico, si, pero sobre todo Beijing y Shanghai. El resto de China es muy grande, tiene muchas cosas para ver, y son impresionantes. Si alguien me pregunta qué parte de China me gusta más (he estado varias veces, incluso estuve unos meses viviendo allí), me quedo con la provincia de Yunnan. Por eso, os recomiendo la ruta que os explico a continuación:

  • Llegando por Hong-Kong o Shanghai (que son los vuelos más baratos y más cercanos), hay que volar a Kunning, la capital de Yunnan. De allí, hay autobuses que nos llevan a Dali, un pueblo pintoresco precioso, con multitud de mochileros (pero que no tiene un turismo masivo), y donde es posible alquilar bicicletas y ver los campos de arroz, así como hacer muchas rutas, o simplemente, disfrutar del pueblo, que es de postal. Desde allí, Linjiang no queda lejos, y es un pueblo, más anclado en la montaña, donde los chinos vienen en su luna de miel, escapando al sofocante calor del verano. Una vez allí, según lo intrépidas que seáis, se puede hacer un trekking a la garganta del tigre, o visitar Shangril.la, que para mi, es el pueblo más mágico de toda China (más incluso que cualquiera del Tíbet). Los chinos, son gente muy tolerante y que respetan mucho a las mujeres. Siempre me he sentido protegida con ellos. 
  • A la vuelta, visitar Guilin, el lugar donde se rodó “El velo Pintado”, es una experiencia.

 

 

Paisajes de Dali, China.
Paisajes de Dali, China.

 

 

 

 

Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí...
Comiendo en Dali, China. Aquí la gente es muy maja. No sé cuántas abuelitas chinas conocí…

 

 

 

 

 

Linjiang, en la provincia de Yunnan, China. Lugar precioso y mágico a visitar...
Linjiang, en la provincia de Yunnan, China. Lugar precioso y mágico a visitar…

 

 

 

Guilin en el sur de China. Es un lugar muy turístico y lleno de mochileros, pero vale la pena.
Guilin en el sur de China. Es un lugar muy turístico y lleno de mochileros, pero vale la pena.

 

 

 

 

Lugares para viajar hay muchos, algunos más seguros que otros. Lo que sí que hay que tener en cuenta, es que hay que ser precavido y no hacer tonterías. He estado muchas veces viajando por mi cuenta, y he conocido a muchas viajeras, así que es posible hacerlo. Os animo, a que al menos una vez en vuestra vida, disfrutéis de esta experiencia.

Feliz día a todos/as

Etiquetado: / / / /

Lugares del mundo que me impresionaron

Lugares donde volvería otra vez… 

 

¿Quién no se ha hecho alguna vez esta pregunta? Yo muchas, y sé que muchos de vosotros también. Como también ocurre, que a veces visitamos lugares simplemente porque nos queda tiempo, o nos vienen de paso, y terminan siendo la parte más bonita del viaje, o la que más recomendamos a todo el mundo al volver de vacaciones. Por eso, a continuación os voy a decir de algunos lugares, en territorio español como fuera de él, para que si estáis cerca… os lo penséis… seguro que no os defraudarán…

Luang Prabang, Laos.

Visitar Laos no entraba en mi plan de viajes lejanos cuando estuve allí, pero os prometo que no me arrepentí de visitarlo desde el primer momento, y en particular, Luang Prabang. La ciudad, declarada hace unos años Patrimonio de la Humanidad, es uno de los lugares más auténticos de todo el Sudeste Asiático, y donde todavía se puede encontrar poco turismo y uno de los ambientes más sanos de toda Asia. Es uno de los lugares donde he visto el budismo en su vertiente más arraigada y sus templos, son increíbles. Qué hacer allí? Pues visitar los templos, la ciudad, y muy importante: alquilarte una moto y dar una vuelta por los alrededores, vale mucho la pena. Nosotros también nos apuntamos a una excursión de un día con una agencia local donde nos llevaron en barco a través del Mekong, para visitar las cuevas de Tam Ting (Pak Ou Caves), así como las cascadas Kuang Si. Aquí se puede nadar en verano.

El hundido de Armallones, en el Alto Tajo.

Sé que ya he escrito un post sobre el hundido en mi página web, pero es que el Hundido de Armallones es uno de los lugares más bonitos de todo el Alto Tajo, y lo tenemos tan cerca…. Muchas veces, vamos a ver otros paisajes, y aquí también tenemos cosas preciosas. En mi caso, empecé la ruta por Ocentejo, aunque también se puede empezar por Armallones. Sobre el Hundido y su formación, he leído dos hipótesis bastante diferentes: la primera,  habla de un terremoto en Lisboa, que produjo el corrimiento y la formación de las paredes que acompañan al Tajo por todo su alto cauce; la otra, habla de una crecida del río (de hecho, incluso existe una carta de un escribano a Felipe II, en el Siglo XVI, y que habla de los movimientos de tierras que se produjeron como consecuencia. Os dejo el enlace de la página web que he encontrado con información más clara y mejores aclaraciones… no hay excusa… tenéis que ir….

Más información:

https://roseviaja.com/hundido-de-armallones/

Les Carrieres de Lumieres, Les Baux en Provence.

Hace menos de un mes, nos escapamos al sur de Francia, con el objetivo de visitar Aviñón y Arles. Aunque los dos lugares nos gustaron mucho, Les Carrieres de Lumieres nos sorprendió tanto, que el resto dejó de interesarnos.

Os dejo el enlace de mi web:

https://roseviaja.com/provenza-arles-aix-provence-les-baux-provence/

Yangón, Myanmar.

Birmania o Myanmar, como se le quiera llamar, es uno de esos países a los que llegas con una sensación agridulce, debido a su pasado y presente político, que hace que te sientas más solidario con sus gentes e intentes entender mejor su realidad. Llevaba muchos años queriendo visitar este país, sobre todo, Bagán y el Lago Inle, pero la falta de tiempo provocó que Inle quede para una segunda ocasión.

Bagán y sus templos nos cautivaron, pero Yangón, ciudad a la que volamos desde Bangkok, no fue precisamente la ciudad de nuestros sueños. Pasamos solamente una noche, y fue al volver, cuando descubrimos que Yangón tiene mucho que ofrecer: no solamente la ciudad, sino también sus gentes, nos cautivaron. Aunque no tuvimos demasiado tiempo, algo que podemos recomendar sin duda es la visita a la Shwedagon Pagoda, que fue la que más nos impresionó del país. Además, hicimos algo que creo no hacen muchos turistas, y fue tomar un tren que da la vuelta a los alrededores de la ciudad, y en él pudimos ver mejor el día a día de los birmanos. Lo más curioso? Pedir una cheese-burguer: Es una hamburguesa sin hamburguesa, porque según nos decían los camareros, lleva el queso! Increíble!

https://roseviaja.com/birmania-myanmar/

Yangón, Shwedagon
Bagan, Myanmar.

 

 

Yangón, Shwedagon
Yangón, Shwedagon

 

 

Skiathos, la isla de Mamma Mía.

Skiathos fue nuestro gran descubrimiento en Grecia. Playas paradisíacas, pocos turistas, muchos barecitos donde poder tomar algo, espacio para las toallas, y precios más que asequibles. Sin duda, volveremos en cuanto podamos. Para llegar, hay que ir a Volos (Ryanair vuela desde Girona), o bien ir a Atenas y de allí desplazarse por carretera o avión. Sin duda, disfrutaréis sus playas.

 

https://roseviaja.com/skiathos-la-isla-donde-se-rodo-mamma-mia/

Skiathos
Skiathos

 

 

Skiathos
Skiathos, Grecia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado: / / / / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar