Visita a Petra en Jordania

Petra en Jordania

Hay que desplazarse tres horas desde Amman para poder llegar a Petra, nuestro destino. Entre el golfo de Aqaba y el Mar Muerto, en los montes Edon, se encuentra la antigua ciudad nabatea a la que Indiana Jones hiciera tan famosa en el mundo entero.

Camino a Petra
Camino a Petra

 

Aunque Petra era una leyenda, tuvo que llegar el explorador suizo Jean Louis Burckhardt en 1812 para que fuese una realidad. Desde entonces, han sido millones de turistas los que han acudido a Jordania para poder admirar esta antigua ciudad, donde Indiana Jones y muchas películas más han sido rodadas, y que se ha convertido en el lugar más visitado del país, pese a que el patrimonio jordano es inmenso. El pueblo de Wadi Nusa, es el lugar de partida hacia el desfiladero de Siq, que nos llevará hasta Al Khazneh o tesoro, el primer lugar de nuestra visita. Desde allí, podremos visitar el resto.

 

Desfiladero de Siq
Desfiladero de Siq, en él podemos ver la característica piedra rojiza que conforma todos los edificios de la antigua ciudad

 

 

Al Khazneh, Petra.
Al Khazneh, Petra. El edificio es un ejemplo de arquitectura helenística

 

Al Khazneh, Petra.
Al Khazneh, Petra. El lugar más famoso de Petra, gracias a “Indiana Jones y la última cruzada”

 

La Antigua capital del reino de los Nabateos.

Orígenes de Petra.

Petra no fue fundada por los nabateos, como muchos creen, sino por los edomitas en el siglo VI a.C., un antiguo pueblo semita que ocupaba la región de Judea (las tierras del sur de Jordania e Israel, junto al Mar Muerto).

Los nabateos, llegaron en el siglo VIII a.C, y se instalaron aquí. Fueron ellos los que excavaron y modelaron en la piedra roja del valle la antigua ciudad, creando edificios grandiosos, templos y tumbas que todavía hoy podemos contemplar; comerciantes de profesión, el cruce de caminos que suponía la ciudad para el comercio de textiles, especias incienso trajo un desarrollo inmenso a sus gentes.

 

Petra
Petra

 

 

La ciudad estaba enclavada en un valle rodeado de montañas de arena, que la defendían de forma natural. Sin embargo, vivir en el desierto suponía escasez de agua. Gracias a la destreza de esta tribu, este problema se pudo solucionar, recuperando el agua en una cuenca fluvial de 92 kilómetros. En el pasado, llegaron a existir muchas fuentes en la antigua capital, e instalaciones para la recogida y canalización del agua. Petra llegaría así a contar con más de 20.000 residentes.

 

¿Quiénes eran los nabateos?

Los nabateos es un pueblo del que no se tiene demasiada información. Hablaban un dialecto del árabe, y adoptaron el arameo más tarde. Eran gobernados por reyes, y tenían un alto espíritu de la democracia, no existiendo esclavos en su sociedad. Se sabe que eran nómadas, y que procedían de la Península Arábiga. Eran comerciantes, y poco a poco, se asentaron y cambiaron su modo de vida.

 

 

Petra

 

Ya antes de que Alejandro Magno naciera, ocupaban la actual Jordania, y conocieron el inicio y la expansión del Imperio Romano. Aunque los reyes nabateos resistieron la influencia de éstos durante mucho tiempo mediante acuerdos con los emperadores romanos, Petra pasó a manos romanas, y podremos encontrar muchas construcciones de éstos en nuestra visita.

Los años en los cuales la ciudad formó parte del Imperio Romano, fue muy provechosa en un principio, al favorecerse de las rutas comerciales de sus conquistadores. Sin embargo, cuando la ruta de Palmira en Siria se hizo popular, Petra perdió relevancia. Finalmente, Petra fue abandonada.

 

Petra
Petra, Jordania

 

 

Anfiteatro romano, Petra

 

 

Columnas en el gran templo de Petra
Columnas en el gran templo de Petra

 

Petra en la actualidad.

 

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985, Jordania recibe gran número de visitantes desde que fue abierta al público en general, después de la Primera Guerra Mundial. Antes, solamente los investigadores y estudiantes tenían permitido el acceso.

 

Aunque Jordania se encuentra en medio de muchos países conflictivos, desde la guerra de Irak, en el 2003, no ha vuelto a tener problemas. La erosión es su real y gran enemigo, así como las inundaciones que a lo largo de los años se han producido en este increíble lugar. No deberíamos dejar de visitarlo cuanto antes.

 

 

Camellos con las típicas telas de los beduinos, Petra

 

 

El Monasterio de Petra
El Monasterio de Petra. Aunque no es un monasterio, su interior le ha dado este nombre al lugar.
Etiquetado: /

Jerash en Jordania, el segundo lugar más turístico del país.

Jerash o Gerasa, la joya romana en Jordania.

Érase una vez una ciudad llamada Gerasa, Jerash en la actualidad, famosa por sus tierras fértiles y por ser parte de la ruta comercial que unía occidente y oriente a través de tierras jordanas. La ciudad, procedía de un antiguo asentamiento, que ya existía en la Edad del Bronce y la Edad del Hierro. Pompeyo fue el encargado de convertila en ciudad romana perteneciente a la provincia romana de Siria, junto a  Filadelphia (Amman en la actualidad). Gerasa, progresaría tanto que sería parte importante del desarrollo económico de la zona. Su importancia fue tanta que ya en los mapas de Alejandro Magno aparecía, y la llegada al poder de Trajano, le trajo gloria y esplendor, con la construcción de calzadas que mejoraron la actividad económica de la zona.

 

 

Jerash, Jordania.

 

 

Como todo en la historia, su declive vino con su vecina Palmira, en el 273 d,C., al decrecer el comercio de caravanas. y un terremoto en el 747 d.C. destruyó gran parte de su historia.

La ciudad, permaneció enterrada, hasta que el alemán Ulrich Jasper Seetzen, en 1806 empezó con las excavaciones, que terminaron en 1920. La denominada Pompeya asiática, constituye la segunda atracción turística más visitada en Jordania, y razón no les falta a los turistas, porque lo merece. Jerash, a solamente 40 kilómetros de la capital, Amman, es un lugar que se puede visitar en un día desde la capital, en autobús o taxi, y donde el tiempo parece haberse detenido por completo. A pesar de los terremotos sufridos, las guerras acontecidas en el país, y lo olvidada que se ha encontrado durante mucho tiempo la ciudad, Jerash permanece orgullosa de su patrimonio, como si fuera consciente de lo mucho que tiene que ofrecer. Antes de mi visita, leí repetidas veces sobre la cantidad de turistas que había, y sobre el calor: afortunadamente, visité Jordania a principios de diciembre, y éramos casi los únicos turistas. Además, la visitamos por la tarde, un día nublado, y no era sábado ni domingo: conclusión, la vimos a nuestro aire.

 

Qué ver en Jerash

El Arco de Trajano.

El arco de Trajano se construyó a consecuencia de la visita del emperador Trajano. El arco, medía 13 metros de alto, y estaba formado por 3 arcos.

 

El arco de Trajano se construyó cuando la ciudad empezaba su declive.

 

Plaza Ovalada.

La plaza ovalada es el punto neurológico de Jerash, y seguramente, lo más conocido de la ciudad romana. La plaza tiene 56 columnas en muy buen estado de conservación, y nos da una visión de la grandeza de la ciudad en sus tiempos. No se sabe qué función tenía este lugar.

 

Vista general de la plaza ovalada y el Templo de Artemisa, Jerash, Jordania.

 

Ninfeo o Nymphaeum.

Las ninfas eran las hijas del gran Zeus, y representaban a la fertilidad en la antigua mitología. Este templo, está diseñado en honor a ellas. Las ninfas, eran de difícil representación, pues se suponía iban desnudas, pero la antigua Roma, las asociaba con el medio acuático, y de ahí la fuente que les rinde tributo. Además la fuente se utilizaba en el pasado por los habitantes de la ciudad para el suministro de agua. Fue construida en el 191 d.C.

 

Ninfeo o Nymphaeum, Jerash, Jordania

 

 

Templo de Zeus, 162 d.C.

Del templo de Zeus nos queda poco, solamente las columnas corintias de 15 metros de altura, que nos dan una visión de lo que fue en su tiempo esta construcción…

Templo de Zeus, Jerash, Jordania.

 

Propylaeum.

De camino al templo de Artemisa, nos encontramos con este pórtico tallado con columnas corintias…

Propylaeum, Jerash, Jordania.

 

 

Calzada romana y Avenida de las columnas.

Trajano le dio el esplendor y la luz que Jerash merecía, y a pesar de los años, las calzadas todavía resisten el paso de los años y terremotos, como pudimos ver en persona.

 

El emperador romano Trajano construyó las calzadas de Jerash.

 

Avenida de las columnas, Jerash, Jordania.

 

Teatro romano.

El mayor teatro romano albergaba espacio para más de 3000 espectadores. En la actualidad, se utiliza para conciertos al aire libre. Aquí tenéis una imagen de la fachada frontal.

 

Vista del mayor teatro de la ciudad, con capacidad para 3.000 personas, Jerash, Jordania.

 

Templo de Artemisa.

 

EL templo dedicado a la diosa de la guerra y la fertilidad es uno de los más visitados. Solamente tenemos las columnas, pero es fácil imaginar lo que fue con sus estatuas y suelos de mármol relucientes.

 

Columnas del Templo de Artemis, Jerash, Jordania.

 

Como podéis comprobar, es un lugar imperdible en una visita a Jordania, país que tiene mucho que ofrecer: playa, desierto, historia, gastronomía y diversión…. continuará….

Etiquetado: / /

Siria y Jordania: qué ver….

 

Mi viaje a Siria y Jordania.

Existen lugares en el mundo que tienen la suerte de tener una situación privilegiada en el mapamundi… Esto mismo le ha pasado a lo largo de los siglos a Siria, país del que lamentablemente se viene hablando a todas horas en las noticias.

El viaje a Siria y Jordania fue un viaje imprevisto y nada planificado. Pensé en ir, y fui. Así de simple. La parte negativa de este viaje, fue el tener que ir con todo organizado, puesto que solamente había 10 días para visitar los dos países, y eran unas vacaciones inesperadas.

Con todo ello, resultó ser uno de los mejores viajes de mi historial, que más me sorprendió, y uno de los que mejores recuerdos conservo. Hoy, empiezo un breve resumen de aquellos días por estos lares. Quien sabe: las cosas pueden cambiar mucho en poco tiempo, y quizás pronto volveremos a pisar estas tierras….

 

 

Por qué Siria y Jordania?

 

Por un libro. Así de simple. Me acababa de leer el libro de Cristina Morató “las reinas de Oriente”, y la historia de la aristócrata un poco excéntrica Hester Stanhope me había fascinado. Me imaginaba a esta mujer de la época victoriana entrar por una ciudad como sería en el pasado Palmira, al estilo de la reina Zenobia, pero con más encajes y corsés. La descripción de Cristina sobre Palmira, hizo que quisiera verlo, y fue mi primera opción como viaje.

 

 

Qué vimos en el viaje?

En Siria….

El Teatro Bosra al sur de Damasco, toda una preciosidad.

 

Damasco ciudad.

 

 

La mezquita de los omeyas de Damasco, para mi, la más hermosa que he visitado nunca.

 

 

 

Malula, una de las tres ciudades en el mundo donde todavía se habla arameo.

 

 

Alepo, ahora tristemente nombrado por lo destruido que se encuentra. Cuando llegamos, era una vibrante ciudad con un centro precioso y un barrio judío impresionante.

 

 

 

La iglesia de San Simeón el Estilita, cerca de Alepo.

 

 

Palmira.

 

 

 

En Jordania…

 

Jerash.

 

 

 

Monte Nebo

 

 

 

Mar Muerto.

 

 

 

Wadi Rum

 

 

 

Petra

 

 

 

Aqaba,

Aqaba, donde practicamos snorkelling con mi amigo Yazan, todo un profesional de estos mares…

 

 

 

Con todos vosotros, qué ver en Siria  y Jordania.

Etiquetado: / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar