Busan: Una mirada al Pacífico.

Busan.
 
 
Dejamos Gyeongju y con la patida la necesidad de utilizar 3 pares de calcetines al día, 2 camisetas, un jersey, 2 gorros, y por supuesto, el abrigo y los guantes.
Los autobuses a Busan salen cada 10 minutos, y por 2 euros (4000 wons), se viaja duante una hora en comodos asientos que nada tienen que ve con los autobuses de nuestro pais.
Busan, la segunda ciudad de Coea del Sur, es famosa por su cocina,basada toda ella en la pesca y su puerto. Un dia no va a dar para mucho, pero si para recomendarla. Sus playas son las mas famosas de toda Corea; el turismo en estas fechas es nacional, y sus playas estan repletas tanto e coreanos como de japoneses, los cuales tienen un ferry directo de Japon a Busan.
Como curiosidad, ahora nos alojamos en un hotel de citas, el Suga Motel. Y que tiene de particular? Ademas de que puedes alquilar la habitacion o bien toda la noche, o bien 3 horas, la otra particularidad son las prestaciones que ofrece: el parking esta cubierto, para que no se vean los coches de los que aqui vienen, las habitaciones son de varios tipos (con espejos latelares, espejos en el techo, amarilla, negra, tipo coreano, etc. Nosotros optamos por algo de vistas al mar, ya que el resto nos da igual), hay banera redonda, todo tipo de artilugios de higiene que se puedan pecisa, pantalla gigante de television, cadena de musica, ordenador, camison de raso, etc, y todo por 35 euros la habitacion (70000 wones). Recomendable 100%.
Por otro, lado, decir que la playa e Busan esta llena de restaurantes, que ofrecen pescados de todo tipo, crudo y asado, y que no pensamos dejar de probar.

Manana vuelta a Seoul. Ya queda menos para la vuelta.

 
 
 
 
 
 
Etiquetado:

Gyeongju, la ciudad con mas historia de Corea.

 

 Gyeongju

 

 

Nos desplazamos al sur, concretamente a la costa este, donde al contrario de todas nuestras previsiones, hace todavía mas frio que en Seoul. Aquí tropezamos con un viento siberiano no apto para españoles deseosos de ver monumentos. A pesar del inmenso frio, la pequeña ciudad de 260000 habitantes parece llena de vida. Las famosas tumbas conviven junto con una ciudad llena de peluquerías, restaurantes coreanos típicos, tiendas de electrodomésticos y panaderías locales que fabrican un pan especial, que al parecer no se fabrica en ningún otro lugar de Corea.

Las visitas a las tumbas de la ciudad, se puede realizar sin ningún problema paseando. Para el resto, es necesario un tour con el bus de la oficina de turismo o bien ir cogiendo autobuses. Debido a la falta de tiempo, optamos por la primera opción,
El recorrido es espectacular. El verano debe de ser todavía mas bonito, pero no es el caso, y para los que algún día vengan hasta aquí, solo recomendarles que si lo hacen en invierno capturen antes un disfraz de oso.
La Nochevieja esta cerca. Aquí nadie entiende ingles y tenemos que buscar donde es posible pasarla.

 

Etiquetado: / /

Seoul, una Nueva York en Oriente.

 Seoul.

Son las 7 de la mañana cuando empezamos el recorrido por las calles de Seoul. La salida del metro nos ofrece un espectáculo lleno de rascacielos, pantallas gigantes por doquier y el diseno más vanguardista en todos sus edificios, objeto de estudio seguramente de más de un arquitecto. Si alguien ha estado en Chicago, ahora diría que ha vuelto allí, solo que con calles más limpias, menos contaminación y población oriental. Aquí no te atreves a tirar un papel al suelo: en ningún lugar. Esta todo demasiado pulcro para llegar tu como guiri y cambiar los cánones de su población. El nivel de vida es mucho más elevado que en España. El objeto preferido de los usuarios de metro son la playstation, los móviles y cualquier tipo de ordenador minúsculo que les permita ver una peli mientras llegan a su destino. La gente es muy amable, elegante al vestir (la mayoría de chicas visten con falda y zapatos de fino tacón), y poco queda de los típicos adornos horteras que vemos a menudo en asiáticos. Otro objeto curioso son los baños electrónicos, en casi todos los baños públicos. Y luego está el tema de la comida. Apta para probar cosas y no saber que es lo que estás comiendo. Existe gran variedad de pescado, arroz y pasta, pero de todos modos todavía no se que hay más, si Pizza Hut, Mc Donalds o Starbucks. O sea, que se puede no pasar hambre.

 

El frío es lo unico que no me ha cautivado de esta ciudad. Es brutal. Parece reirse de mis multiples capas de ropa, metiéndose por todos lados. Por el resto, es la ciudad asiática más segura en la que he estado. Me ha cautivado de verdad.

 

 

Para empezar, hemos hecho uno de los paseos recomendado por la Lonely Planet, y que vale bastante la pena, sobre todo porque puedes ver todos los edificios del centro y todos la zona más tradicional de la vieja ciudad. Para terminar, una subida con el teleférico a la colina que domina la ciudad es una agradable excursión. Ya arriba, la panorámica es impresionante, y otra cosa curiosa es la historia de los candados.

 

Existe una pared repleta de candados. Algunos incluso con fotos. Son las muestras de amor que se hacen los coreanos enamorados, que suben hasta arriba para poner un candado que selle su amos. Por la tarde, nos enteramos de que parece que lo quieren prohibir, porque hay tantos que afecta a las vistas de la ciudad.

 

 

Otra cosa a visitar son los palacios de Seoul. Aunque de vez en cuando aparecen templos entre los edificios, existen 5 templos a visitar en Seoul, aunque la mayoría son repetitivos y solo hay dos importantes, el Changgyeokgung y el Gyeongbokgung. Optamos por visitar el primero.
La visita a este templo debe hacerse con guia obligatoriamente, y solo hay tres pases en ingles. El nuestro fue a las 15,30. La guia, tiene aprendido lo que tiene que decir, y aunque el lugar es muy bonito y merece una visita, no creo fuesemos menos de 100 personas.

 

Por la noche, cena con Jee, su mujer y su hijo. Jee es el amigo coreano de nuestro compi de viaje. Un tio genial que nos lleva a un restaurante tipico de aqui, donde no se lo que como, aunque se que he comido ostras, tofu con sesama (de lo menos extrano) y unos frutos rebozados con algo. De todos modos, recomendable.

 

 

EL día de hoy, ha sido muy de relax. Era el dia del shopping, pero una lluvia que ha derivado en nevada ha truncado los planes en parte. Luego, visita a la Universidad Nacional de Seoul, la mejor universidad de Corea del Sur, donde ademas trabajo Jee, que nos ha mostrado las diferentes partes de esta.

 

Ahora, dos manifestaciones han ocupado la calle del hotel. Deben de ser algo pacificas, no creo que pase nada si el que habla esta con una guitarra colgada al cuello.

 

 

Manana, a Gyengoui

 

Etiquetado: /

Año Nuevo en Corea del Sur

Decir que vamos a recibir el Año Nuevo en otro país no es ninguna novedad hoy en día, pero si hablamos de Corea del Sur es diferente, porque si algo hemos descubierto en estos últimos días es que “todavía” no se denomina turístico. La historia de Corea viene marcada por la continua ocupación de sus territorios de sus vecinas China y Japón sobre todo, y por la división, siguiendo la ruta del paralelo 38 que tuvo lugar en el año 1.948, después de la rendición de los japoneses frente a los aliados, que llevó a la división del país y al comienzo de la administración del norte por los soviéticos y de la zona sur por parte de los norteamericanos. La consecuencia, todavía hoy, es la existencia de la ZDM en Panmunjeom, o zona desmilitarizada, atracción turística que muestra la división de Corea, tanto en territorio como en grado de desarrollo.
El 25 de junio del 1.951 a mano de los norcoreanos empezó una guerra que sería conocida por todos y que causaría numerosas muertes y destrucción. Estados Unidos intervino a favor del territorio ocupado, el surcoreano, con una alianza de 16 miembros y con el respaldo de la ONU, mientras que la República Popular China hizo lo propio a favor de Corea del Norte en 1.951, hasta que la firma del armisticio el 27 de julio del 1,953 volvió a calmar la situación. A día de hoy, no se ha firmado un tratado de paz.
Después del armisticio, Corea del Sur experimentó disturbios políticos en los años de liderazgo autocrático de Syngman Rhee, la cual terminó en una revuelta estudiantil en 1960. No obstante, los golpes de estado militares liderados por el Mayor General Park Chunghee en 1961, puso a Corea del Sur bajo gobierno autoritario por otras dos décadas, durante las cuales Corea del Sur logró un crecimiento económico sorprendente, con el ingreso per capita creciendo hasta 13 veces el nivel de Corea del Norte. A lo largo de los años, Corea del Sur ha experimentado numerosas elecciones presidenciales irregulares, hasta que en 1.987 se llevaron por fin unas elecciones justas y ordenadas, que han desembocado en dos décadas de democracia multipartidista.
La economía de Corea del Sur ha crecido rápidamente desde la década de los 50, y hoy en día es la 13ª economía más grande (por PIB nominal) en el mundo. Corea del Sur también se encuentra entre los países más avanzados tecnológicamente y mejor conectados digitalmente;es el tercer país con mayor número de usuarios de internet de banda ancha entre los países de la OCDE, y es uno de los líderes globales en producción de aparatos electrónicos, dispositivos semi-conductores y teléfonos móviles
. Corea del Sur también es muy avanzada y moderna en las infraestructura, y es líder mundial en la industria de la construcción naval, encabezada por compañías prominentes como Hyundai Heavy Industries.
Y después de leer toda la agitación que ha reinado durante décadas en esta zona uno se pregunta como está la situación en dicha zona, y tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores como las guías de viaje, en este caso sólo disponibles en inglés, nos dicen que no hay ninguna recomendación que tomar, aparte de las normales en cualquier lugar que se visite. Descubrimos también que el inglés no es precisamente su fuerte, y que en las zonas rurales es casi obligado hablar en señas. De todos modos, como el tiempo es limitado, no tenemos más remedio que centrar nuestro viaje en dos ciudades, Seoul y Geyongju, capital del Reino de Silla por casi mil años, y que preserva un vasto número de patrimonios históricos de gran importancia. Como normas sociales, descubrimos que los coreanos son un poco tímidos en principio, pero que cuando te conocen son personas amables y muy cercanas. Las normas de conducta pasan por no abrir un regalo delante del que te lo ofrece, por rechazarlo varias veces hasta aceptarlo, y por no vestir de forma muy indecorosa, para que no te confundan con alguna prostituta rusa, abundantes en el país. La linea de metro Seoul es abundante, algo no extraño si sabemos que es la tercera capital más grande del mundo con sus diez millones de habitantes, solo superada por Tokyo y Nueva York.
Otras curiosidades que descubrimos antes de ir es la gran cantidad de sushi y sashimi que se consume en el país, apto para los paladares más exigentes, y en el tema nocturno, Seoul se caracteriza por multitud de lugares donde pernoctar, así como numerosos karaokes, la diversión preferida de cualquier coreano.
Ahora, antes de irnos y previniendo, necesitamos un hotel, llenos en estas fechas en que como los españoles, los coreanos también “vuelven a casa por Navidad”.

Etiquetado: / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar