Portland en Oregon

Portland, una de mis ciudades favoritas 

 

Portland, Oregon
Cartel de bienvenida a Portland

 

 

Por qué Portland es una de las mejores ciudades para vivir en Estados Unidos?

 

Portland es para mi con diferencia la ciudad más bonita que conozco en Estados Unidos. Aunque me falta mucho por visitar de este país, Portland ha conseguido colocarse en el top de mis ciudades favoritas, no solo por sus gentes, que siempre me han tratado maravillosamente bien, sino también por su arquitectura, sus atractivos como ciudad y todo su alrededor. Y es que el estado de Oregon es un territorio único, donde la naturaleza toma la palabra y te deja sin ella. En esta región he estado muchas veces, y más que volveré.

 

Multnomah Falls, uno de los tesoros cerca de las gargantas del río Columbia que es posible visitar en coche

¿Cuándo visitar Portland?

Llegué por primera vez a estos lares, en enero del 2.013, cuando los países del hemisferio norte tenemos nuestro peor tiempo, y aunque esperaba un frío glaciar, calles llenas de nieve y carreteras imposibles de transitar, me encontré con la sorpresa de que esta zona, está rodeada de montañas en buena parte, que mitiga los efectos adversos meteorológicos de la parte alta de Estados Unidos, y el mar, a hora y media de su centro, suaviza sus temperaturas. Con el tiempo descubriría que no solamente no son tan fríos los inviernos, aunque sí muy lluviosos, sino que la primavera y el otoño presenta una explosión de colores que hacen difícil no querer volverá esta ciudad.

 

Amazing Oregon State...
El otoño es una de las estaciones más bonitas en el estado de Oregón

Venir a Portland y no visitar también sus alrededores es un delito; pocos lugares hay con tantas alternativas  y cosas que hacer. Aunque cualquier época es buena, y el invierno no es especialmente frío en comparación con otras épocas del año, lo mejor es venir en primavera u otoño; en primavera se celebra el festival de las rosas, y toda la ciudad de Portland se engalana con la que está considerada su flor; el otoño es simplemente especial, con todos los cambios de hoja en los bosques y sus tonalidades de ocres. 

 

La ciudad de las Rosas

Si por algo es conocida la ciudad, es por las rosas, ya que es llamada la ciudad de las rosas, pero como ciudad de artistas, músicos, chefs, y de todo lo que tenga que ver con el mundo artístico. Además, la naturaleza también rodea a la ciudad, presente en ella, con las vistas del Monte Hood, que cuida y vigila la ciudad desde su altura.

 

pdx 3
El Monte Hood es una constante en la ciudad de Portland.
Rose Garden de Portland: más de 550 especies y 7.000 rosales
El llamado “Rose Garden” de Portland contiene más de 550 especies y 7.000 rosales entre sus paredes… Ya sabes uno de los lugares que no te puedes perder…

Historia de Portland, Oregón

Pero, cómo y por qué surgió esta bonita ciudad? Traslademos nuestras mentes al lejano Oeste, a un lugar salvaje del norte de América, donde los colonos americanos, canadienses y británicos, se instalaron. Aunque parece ser que la tribu Chinook ya vivía en la zona norte de Oregon, en 1.805 Meriwether Lewis y William Clark llegaron a esta área. Con el tiempo, la ubicación,  a medio camino entre Oregon City y Fort Vancouver, a orillas del río Villamette, haría que los colonos , gente aventurera y valiente, y con ganas de invertir sus recursos, empezase a ver las posibilidades del lugar, y en especial, Francisco Pettygrove, de Portland, Main,  y  Asa Lovejoy, de Massachusetts, fueron los promotores de darle forma de ciudad en 1.843 a lo que hoy conocemos por Portland.

 

Imagen de Portland desde el cielo

El nombre, lo decidió un penique lanzado al aire por los dos, ya que cada uno quería poner el nombre de su ciudad natal. Así, nació Portland, una de las ciudades más ecológicas de todo Estados Unidos, llena de gente preocupada por conservar su medio ambiente y su hábitat.

Downtown de Portland, Oregon

 

Portland progresó durante unos años, llegando a ser el puerto más importante. Sin embargo, un incendio en 1.873 acabó con su prosperidad, y pasó a ser tierra de bandidos, con sus túneles subterráneos donde se hacía prisioneros a los mortales, para convertirlos en esclavos y tratar con ellos.

 

Portland y sus teatros

Una exposición mundial en 1.905 de Lewis y Clark, le devolvió a la prosperidad, y a partir del mitad del siglo XX, empezó a llenarse de gente del mundo de las artes, que ha llenado la ciudad desde entonces. No en vano, el distrito centro está lleno de teatros y centro de actuación. Es posible encontrar actuaciones prácticamente todos los días de la semana.

 

Teatros en Portland
El mundo artístico en Portland es un plus de la ciudad. Los carteles de los teatros son parte de su encanto

 

Teatros en Portland.
Teatros en Portland.

 

Curiosidades de Portland; aquí se encuentra la moqueta más famosa de Estados Unidos

Estamos en una ciudad que te enamora desde la primera vez que la visitas. Solamente su aeropuerto internacional, que pasa por ser el mejor de todo Estados Unidos, merece su atención. Hace un año, el ayuntamiento decidió retirar su famosa e impoluta moqueta, ya que estaba muy vieja. Sus vecinos, angustiados al saber que su moqueta de los años 80, con la cual se fotografían los pies, cada vez que llegan a casa, iba a desaparecer, empezaron a cortar pedacitos, y no solamente eso, sino que las fundas de móvil, o los calcetines, con el diseño de la moqueta, hicieron su año.

 

Moqueta del aeropuerto de Portland

 

La ciudad de los puentes

Ya llegando a la ciudad, nos encontramos con una red de innumerables puentes para cruzar el río Villamette. Puede parecer caótico cuando lo ves por primera vez, pero luego te das cuenta, de que es más fácil de lo que parece.

 

Bridges in Portland.
Portland, la primera imagen que te llega al entrar en la ciudad son sus puentes

Ya en el centro, podemos ver una ciudad ordenada, con unas calles perpendiculares, y una zona preciosa junto al río, donde es posible comer, correr, pasear y disfrutar de su calma y sosiego.

 

 Portland.
Portland.

Da igual hacia donde vayas, el río Columbia te acompañará siempre durante tu visita a la ciudad. Junto con el monte Hood.

 

Portland en Oregón. El río Columbia es una constante en la ciudad.

Los puentes de Portland se abren para permitir el paso de los barcos más grandes

 

Caminando en Portland...
Caminando en Portland. 

Otra zona bonita, es la zona universitaria. Avenidas anchas acogen a los estudiantes y al público en general, que puede disfrutar de sus mercados ambulantes, y del museo de arte, digno de visitar. El mercado de frutas es un lugar que debes visitar.

 

Mercado en la zona universitaria de Portland, Oregón

 

Portland university
Ambiente universitario en el centro de Portland

 

Los Museos en Portland

Francamente no soy mucho de museos, pero en todas las ciudades hay algunos que merecen la pena. Os dejo tres que son los más importantes en Portland. Los dos primeros los he visitado y merecen mucho la pena.

 

Cerca del Museo de Arte de Portland
Museo de Arte de Portland
  • El Museo de arte de la ciudad, donde encontrarás una de las mejores colecciones de pintura de la Costa Oeste, con muchos tesoros de pintura americana nativa y asiática.
  • Oregon Historical Society. A escasa distancia del anterior museo se encuentra este pequeño tesoro, donde podemos encontrar muchos elementos de los antiguos colonizadores de Oregón y también de los nativos de estas tierras. Es un gran museo si uno quiere saber más sobre la historia de esta ciudad.
  • Portland Children’s Museum. Este museo está pensado totalmente en los más pequeños, siendo un lugar muy interactivo y donde seguro los más peques pasarán un buen rato.

Otro lugar emblemático de la ciudad, es la plaza “Pioneer Courthouse Square”.

portland oregon
Pioneer Courthouse Square

Aquí se encontraba el Hotel Portland, construído para albergar a los viajantes que debían de llegar en el Northern Pacific Railway, en 1.890. Con el paso del tiempo, se propuso la construcción de un aparcamiento en la plaza, pero un grupo de arquitectos, escritores, etc, propuso crear una plaza pública. Aunque el plan fue aceptado, no había fondos para ello, y después de muchos problemas, muchos ciudadanos, decidieron contribuir para que la plaza fuese suya. Ahora mismo, cuando la visitamos, podemos ver los nombres de los ciudadanos que contribuyeron a esta gran idea en las losetas del suelo, donde se encuentran inscritos sus apellidos.

 

Losetas con el nombre de los portlandeses que contribuyeron a la creación de la "Pioneer Courthouse Square".
Losetas con el nombre de los portlandeses que contribuyeron a la creación de la “Pioneer Courthouse Square”
 
 
Powells city of Books, la tienda de libros más grande del mundo.

Mañanas de domingo enteras me he pasado en este lugar, y es que Powells da para eso y más; situada cerca de la zona de los teatros, aquí puedes encontrar todo tipo de libros, nuevos y de segunda mano, de todas las temáticas que te puedas imaginar. Si eres un amante de los libros no te la puedes perder.

Powells city of Books
Powells city of Books

Los jardines de Portland

 

Hablar de Portland es hablar de jardines. Los dos lugares más bonitos son:

 

  • El Jardín de las rosas o Rose Garden. 

Rose Garden está gestionado desde el año 1889 por una organización local sin ánimo de lucro, Portland Rose Society. La finalidad de esta asociación es el aprendizaje de esta planta y difundir la plantación de los rosales en el mundo. El Rose Garden lleva convocando hace años el galardón a la mejor rosa; cada mes de junio expertos de todo el mundo se reúnen aquí para seleccionar a la ganadora. Es el único premio de este tipo que se realiza a nivel mundial.

Para más información visita la web

 

Rose Garden, Portland
  • El Jardín Japonés de Portland

Si necesitas tomar un respiro dentro de la ciudad el jardín japonés de Portland no solo te lo proporcionará, sino que te resultará una visita la mar de interesante; situado frente al Jardín de las rosas, sin duda te resultará también interesante y te transportará a los jardines de Kyoto. Visita su web para más información: web japanese garden

 

Jardín chino en Portland, Oregon

 

Mansión Pittock

Una de las visitas que he hecho en esta ciudad, y más me ha gustado, ha sido a la mansión Pittock. La casa fue propiedad de Henry Pittock, un colono llegado a la ciudad y que llegó a ser el propietario del “The Oregonian Newspaper”. Junto con Georgiana, su mujer, construyó esta mansión para su familia. Sin embargo, a su muerte, los problemas financieros de sus sucesores, hicieron que se fuese puesta en venta en 1.958. En 1.962, una tormenta, arrasó con la propiedad: destrozó árboles, los vientos rompieron ventanas, y durante 18 meses, la casa estuvo expuesta a la intemperie. Finalmente, los vecinos de la ciudad, decidieron hacer un fondo común, y junto con el ayuntamiento, compraron la casa. Solamente por su decoración interior, y las vistas de todo el valle, merece la pena ir.

 

Mansión Pittock en Portland, Oregon

 

Qué ver cerca de Portland

 

– Realiza una cata de vinos en el Valle de Villamette

El valle de Villamette es conocido en Estados Unidos por tener buenos vinos, especialmente el Pinot Noir; Desde Portland hasta Eugene, son muchas las bodegas concentradas, especialmente en la zona de Newberg y Dundee, que concentra más de 75 bodegas en un pequeño territorio. Aquí podrás encontrar vinos de muchas clases y de todos los precios. Lo mejor es que visites la web del valle y planees tu visita, especialmente ahora que con el covid 19 hay más restricción de personas.

Web de Villamette Valley

Cata de vinos en Newberg, Oregon. En la calle principal de Newberg se pueden encontrar muchos lugares donde degustar los vinos de la región. Muchas bodegas tienen su propia tienda.

Esta zona de Estados Unidos posee el mayor número de cervezas artesanales de todo el país.

 

– Canyon Beach, la playa de Portland

Si queremos playa, en hora y media, llegamos a Canyon Beach: Las imágenes hablan por sí solas. Este lugar es recomendable visitarlo incluso en invierno, cuando no hay apenas turistas y la playa es solo para ti. Canyon Beach se encuentra a menos de dos horas de la ciudad, pero además el camino es precioso, ya que se atraviesa un bosque. Visita más que recomendada.

 

Canyon Beach, Oregon.
Canyon Beach, Oregon.

 

Canyon Beach, Oregon
Canyon Beach, Oregon

 

Si estás en Canyon Beach… debes de ir a Astoria

Astoria es una de las ciudades más bonitas de Oregon; situada junto al mar, ha sido puerto pesquero desde siempre. El puente que cruza desde Astoria hasta Megler, en Washington, es un icono de la ciudad.

 

Astoria en Oregón

Con museos dedicados al arte de la pesca y casas victorianas que quitan el hipo, Astoria es conocida como la “Hollywood del norte”, y es que esta ciudad ha sido escenario de películas como “Los Goonies” (la casa donde se filmó es la siguiente imagen).

 

que ver en Astoria, Oregon
Casa de los Goonies en Astoria, Oregon

Columbia River George

Si eres amante de la naturaleza la carretera que transcurre por la garganta del río Columbia te va a sorprender; a escasos kilómetros de la ciudad puedes recorrer el borde del río en coche, parando en las cascadas más espectaculares. También hay restaurantes en este área donde puedes comer trucha recién pescada.

 

Columbia River George

Este camino te lleva al Columbia River National Forest Area, un parque natural de gran valor natural y donde es posible realizar senderismo y multitud de actividades. En su página web encontrarás información de rutas, mapas, condiciones covid, etc. Para visitar la web pincha aquí 

 

De compras en Woodburn, el oulet de Oregon

Hacer compras quizás no sea lo tuyo, lo mío tampoco lo es, pero estamos en uno de los estados americanos donde no se pagan impuestos, como lo oyes, y eso significa que puedes comprar más baratos. El lugar por excelencia para comprar es Woodburn, en la carretera SW5.

En el outlet de Woodburn puedes encontrar todas las marcas habidas y por haber; recuerda también que Nike tiene su sede central en este estado, por lo que los descuentos valen la pena. Además en la oficina central del outlet puedes comprar una tarjeta descuento con la que al comprar en las tiendas se incrementan tus descuentos.

Ahora mismo y debido al covid el centro se encuentra cerrado temporalmente. Más información aquí

Río Columbia en Portland, Oregon

 

Recomendaciones personales

 

  • A nivel gastronómico no te puedes ir del estado de Oregón sin probar el salmón. El único problema es que al volver ya no te va a parecer ninguno bueno. Es curioso que en los restaurantes tienen incluso varias variedades de salmones, y tú puedes elegir cuál quieres. No importa el que elijas, va a estar bueno seguro.
  • Un restaurante muy curioso es el Outback Steakhouse, un restaurante ubicado en Tualatin donde cocinan carne de canguro. Yo nunca la había probado, así que me resultó curioso.
  • Un restaurante que me gustó mucho es Mc Cormick and Schmicksh El restaurante está ubicado en Bridgetport Village, un area comercial muy cerca de Portland. Es especialmente bueno en pescado y marisco.
  • Mi restaurante favorito en Portland está también muy cerca del anterior, y se llama The Thistly Lion. Se trata de un restaurante típico americano donde predominan las hamburguesas, pizzas y ensaladas. Todo ello acompañado de cervezas y vinos americanos de todo tipo. La comida es buena, pero lo realmente bueno de este lugar es el ambiente. Cualquier día malo pasará a ser bueno si cenas aquí. Recuerda que en EEUU se cena a partir de las 18 pm, e intentar cenar a las 20 pm es una hora tarde para ellos. Siempre hay que reservar. 
  • Si eres de dulce The Cheesecake Factory te va a sorprender: nunca he visto tanta tarta y tan variada junta

Intenta si tienes ocasión alquilar un coche para poder viajar a tu aire; aunque Portland está muy bien comunicado, hay muchos recovecos que te perderás si dependes del transporte público, muchos lugares auténticos alejados de la ciudad a los que solo puedes acceder si vas en coche. Por ejemplo, la carretera que va desde el outlet a Newberg es impresionante; o también visitar Salem. El estado de Oregon es un lugar lleno de paisajes que seguro vas a disfrutar. 

 

Bosques en Oregon
 
 
Hoteles

No puedo sino recomendar uno de los mejores hoteles donde he estado, el Century Hotel. El hotel tiene unas vistas increíbles al lago, habitaciones amplísimas y un muy buen restaurante. No solo eso, sino que el personal del hotel es de lo mejorcito que he conocido en hoteles. Richard, el recepcionista, siempre se desvivió por mis compañeros de trabajo y por mi, intentando que todo estuviera perfecto y que estuviéramos cómodos. A día de hoy no puedo recomendar ningún otro en Portland.

 

Como llegar

  • La forma más fácil es tomar alguno de los vuelos de KLM hasta Amsterdam para hacer conexión en esta ciudad; de allí tienes vuelo directo a Portland. Desde Europa solo hay vuelos directos a Portland desde Frankfurt, París y Amsterdam, la mejor conexión es esta última.
  • En mi caso siempre que pude evité este vuelo, pese a la directa conexión por un par de motivos, uno, de Madrid a Amsterdam hay dos horas y media de viaje, pero hasta Portland después hay 10,5  horas; para mi es una paliza. Además si llegaba directa desde Europa pasaba el control de inmigración en Portland, donde solía haber mucha gente. La opción que elegí muchas veces fue volar desde Madrid a Atlanta, 8,5 horas, y luego Atlanta-Portland 4,5 horas. Así se me hacía más cómodo el viaje y además la entrada a inmigración era por Atlanta, donde se pasa antes el control. 
Canyon Beach, playa
Canyon Beach, playa

Más información:

Oficina turismo en Portland

Lonely Planet

Gobierno de Portland.

 

 

 

Etiquetado: / /

La montaña del Arco Iris en Perú

Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú
Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú

La montaña de los siete colores o del arco iris se ha convertido en uno de los atractivos en cualquier viaje a la cordillera andina. Las redes sociales han puesto en el top de lugares a visitar este precioso lugar, visitable desde Cusco en pocas horas y cuyo paisaje asombra a los turistas.

Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú
La montaña de los siete colores o Vinucunda se encuentra en un paraje espectacular

Purmamarca es el nombre del pueblo que alberga este precioso lugar; a escasos kilómetros encontraremos el apeadero para minibuses y coches que llegan desde diversos lugares a disfrutar de este entorno.

Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú
LLegada a la Montaña del Arco Irirs, empieza la caminata

La montaña Vinicunda ha visto su nombre alterado a causa del color de las rocas que la forman, siete en total, según el tipo de roca que en cada periodo de tiempo pasó a formar parte de ella. La formación de la montaña data de entre tres y cuatro millones de años en el caso de las que componen los colores rojo y rosas; las rocas blancas que conforman el paisaje se cree que tienen más de 400 millones de años, etc. A pesar de que las rocas de colores han permanecido así durante siglos, solamente el deshielo de los glaciares ha destapado en los últimos años este tesoro para los turistas.

Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú
En el camino de Vinicunda hay otros medios de transporte si las piernas no te responden

Antes de ir

Vinicunda es el lugar donde más vas a sentir el peso del mal de altura; intenta dejar esta visita para cuando ya lleves varios días en la cordillera y te hayas aclimatado. La caminata hasta llegar a la parte donde están las montañas no sería nada dura si no fuera por la altura, que hace que un trayecto de 45 minutos pueda durar dos horas o más. Durante toda la caminata tienes mulas que te llevan al ir o al volver (o en ambos sentidos). Solo el último tramo del camino no se puede hacer con mula, ya que hay que escalar.

Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú
Caminara en Vinicunda

Cuenta la leyenda…

Purmamarca está situada en plena cordillera. Las montañas que la rodean eran todas del mismo color. Fueron los niños de la aldea los que no aceptaron el tener una montaña tan sosa en colores. Los adultos del pueblo no tomaron la crítica de los pequeños seriamente, sino como algo pasajero. No obstante, los niños decidieron hacer algo al respecto y trazaron un plan. Durante siete noches consecutivas empezaron a decorar la montaña. Cada mañana durante siete días, los adultos despertaban y un nuevo trazo de color había sido añadido a la montaña. El séptimo día los adultos vieron la montaña completamente decorada con los siete colores, pero descubrieron que ningún niño estaba en su respectiva cama. Después de buscarlos por toda la ciudad, los niños aparecieron saltando sobre la colina, riendo y jugando. Desde entonces, Purmamarca celebra la fiesta en honor a la montaña pintada.

Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú
Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú

Donde contratar la excursión.

Es posible llegar desde España con la excursión contratada, pero vale la pena hacerlo una vez en Cusco. Nosotros lo hicimos en el mismo aeropuerto y la diferencia fue de $200 en España a $60. La excursión es exactamente la misma

Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú
Montaña del arco iris o Vinicunda en Perú, terminamos la caminata

Existe otra opción más accesible que es la montaña de colores de Palcoyo. Esta montaña es visitada por menos turistas, y la caminata es mucho más suave.  Hay que tener en cuenta que esta excursión no la realizan todas las agencias, ya que no es tan conocida, y suele ser mucho más cara.

Etiquetado:

El menú Literario de Gabriel García Márquez

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez
Gabo

Gabriel García Márquez ha sido uno de los motivos más fuertes para visitar Colombia; los libros de Gabo, como es llamado en su tierra, han formado parte de nuestra vida y teníamos muchas ganas de visitar los lugares donde transcurren muchas de sus novelas impregnadas de realismo mágico, un género literario que nació con él y vive en sus obras, en sus mundos reales donde las cosas no reales pasan con absoluta indiferencia y sin que nada se perturbe.

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez
Portal de los Dulces en Cartagena de Indias

Antes de realizar este viaje me preparé literariamente con el fin de poder disfrutar más de cada rincón relacionado con el escritor; de nuevo me leí Cien Años de Soledad, ya que íbamos a visitar Aracataca, la Macondo de este libro y patria de nuestro referente; también Del amor y otros demonios, que se desarrolla en Cartagena de Indias, y por primera vez vi El amor en los tiempos de cólera, aunque debo de confesar que no me gustó demasiado. Cargada de personajes mágicos nos dispusimos a elaborar la ruta, donde incluimos una experiencia que resultó una de las mejores elecciones del viaje: la ruta gastronómica de Gabriel García Márquez. Os lo contamos a continuación…

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez
Cartagena de Indias

EL menú literario de Gabriel Garcia Márquez

Organizado por Foodies

Llegamos a la antigua plaza de toros de la Serrezuela, en Cartagena de Indias, antes de la hora prevista; la construcción de esta plaza de toros del año 1893 vino por la plaza de La Maestranza en Maracay, Venezuela, y fue utilizada como tal hasta los años setenta en que pasó a ser utilizada como teatro – circo. El edificio ahora es un precioso centro comercial que alberga el primer restaurante sostenible del mundo, os dejamos más información sobre este edificio.

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez
Menú Literario Gabriel Garcia Marquez

A la hora convenida llega Meli, a quien reconocemos por su típico traje.

Meli es una cartagenera cuya especialidad es aquello a lo que hemos venido: Meli es chef de cocina, pero también una gran conocedora de Gabo y su familia, no en vano, la familia del escritor estuvo viviendo al lado de la suya propia durante años. Es de ella de quien descubrimos muchos aspectos personales de Gabo, ya no solo de los culinarios, sino también aquellos que solo una persona que conozca a alguien nos puede contar.

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez
Cena gastronómica en Cartagena de Indias

El menú literario de Gabriel García Márquez es una experiencia organizada por María Gutiérrez, la emprendedora y creadora de este maravilloso tour, y bajo el ala de la empresa turística internacional Foodies. El tour es un recorrido por los lugares y comidas más representativos en la vida del escritor, es un tour privado, solo para nosotros en este caso, y que huye de las experiencias multitudinarias. El recorrido incluye la cena en uno de los mejores restaurantes de Cartagena, para nosotros seguramente la mejor cena que tuvimos en todo el viaje.

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez

En primer lugar, visitamos el centro comercial, aquí tenemos nuestra primera parada gastronómica y ya aquí empezamos a descubrir más cosas de nuestro escritor. La antigua plaza de toros estuvo presente durante los años que el escritor pasó aquí, de hecho, en la calle 39 la familia todavía conserva la casa donde Gabo y su familia pasaron las vacaciones durante muchos años.

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez
Cartagena de Indias en la noche

Nos cuenta Meli que el escritor intentó comprar la plaza de toros varias veces para convertir la plaza en un hotel, pero nunca se lo vendieron. Mientras, llegamos a nuestra primera parada, donde degustaremos la guayaba agria: en Cartagena de Indias es muy común encontrar zumo de coco, es más, no te puedes ir de la ciudad sin degustarlo; también es bastante habitual encontrar guayaba, pero no la guayaba agria, la que es más común entre sus habitantes y que forma parte de la gastronomía local cartagenera.

Menu Literario Gabriel García Márquez
Menu Literario Gabriel García Márquez

Otro plato que probamos aquí son las arepas de huevo, uno de los platos favoritos del escritor; a pesar de que en la zona de Magdalena, donde está ubicada Aracataca, la arepa no se prepara de huevo en sí, sino que se cocina la Arepuela, la arepa con grano de anís en grano. El escritor no obstante era un fan de la arepa que se prepara en toda el área de la provincia de Bolívar y en la zona del Atlántico, donde la preparación es sin picadillo de carne. Las arepas pasarían por los libros de Gabo en la historia de Sierva María en “Del amor y otros demonios”

Menu Literario Gabriel García Márquez
Menu Literario Gabriel García Märquez, entrante

La guayaba forma parte del realismo mágico de Gabo y de sus personajes. Esta fruta daría lugar a uno de los libros del escritor y periodista Plinio Apuleyo Mendona, que escribió “El olor de la guayaba”, fruto de sus conversaciones con Gabo, un gran amigo suyo.

A partir de aquí serán muchos los sabores que se dejarán caer en la noche.

Menú Literario Gabriel Garcia Marquez
Restaurante Cande, Cartagena de Indias

Llegamos a Candé donde nos espera nuestro menú literario, el título de este nos lo dice todo: Amores Contrariados: los amores contrariados formaron parte de la vida del escritor, que se enamoró a los 9 años de la que fue su mujer durante décadas; también de sus padres, Gabriel Eligio y Luisa Santiaga, cuya diferencia social causó muchos problemas a la pareja. La gastronomía también se aúna en ellos, así descubriremos las “berenjenas al amor”, que eluden a las berenjenas que Fermina Daza prepara a Florentino Ariza en “El amor en los tiempos del Cólera”, pese a que durante años Fermina había sentido una gran aprensión por ellas.

Menu literario gabo
Menú literario

Los patacones, uno de los platos más importantes de la gastronomía colombiana, también están en el menú; y como no, la posta cartagenera, la carne de res que se prepara en la ciudad. También probaremos el arroz cocido con coco, y de postre los dulces de la Diosa Coronada.

Menu literario Gabo
Posta Cartagenera y Arroz

Una cena literaria con Gabo no sería tal si no terminase con la bebida favorita de Florentino Ariza, el café, que nos despedirá junto a un licor digestino.

Del amor y otros demonios
Antiguo convento de Santa Marta, donde fueron encontrados los restos de Sierva María que inspiraron a Gabo

Finalmente, nos tomaremos un cocktail muy especial, y es que el lugar elegido es el antiguo Convento de Santa Marta, donde los restos de Sierva Maria fueron encontrados años atrás y que inspiraron a nuestro escritor para escribir. La visita a la cripta será nuestra última parada de hoy.

Del amor y otros demonios
Interior de la cripta de Sierva Maria, Del amor y otros demonios

Historia de Gabriel García Márquez

macondo, colombia
Foto de Gabriel García Marquez en Aracataca junto a Luis Carmelo, su amigo de toda la vida

La historia de Gabriel García Márquez con Colombia es una relación de amor odio que fue una constante durante toda su vida: a pesar de ser colombiano e inspirar todos sus libros en su país, también fue un exiliado, y eso marcó profundamente la relación con su país: a pesar de que mientras vivió su madre estuvo visitando Cartagena varias veces al año, fue al morir cuando ya tardó 5 largos años en regresar. Colombia era su país, el país que añoraba en el exilio, cuando la nostalgia gastronómica comenzó y tuvo que plasmarla en los libros y ceder los placeres culinarios a sus personajes.

Menu Literario Gabriel García Márquez
Cartagena de Indias

La historia de Gabo empezó cuando siendo un niño sus padres se mudan a Barranquilla. Es entonces cuando la familia decide que Gabriel se quede con sus abuelos maternos en Aracataca. Sería su abuelo el que más influenciaría en la vida del escritor y en su desarrollo como persona.

gabriel garcia marquez
Foto del escritor en Aracataca, en Magdalena, donde Gabriel creció

Pasado el tiempo, y pese a que por presión familiar estudia derecho, Gabo quería ser periodista, y el azar le llevará hasta Bogotá, donde se iniciará como reportero.

Desde allí partirá a Barranquilla para poder ganar más dinero como reportero, para terminar en Cartagena de Indias. Siendo ya periodista empezaron sus problemas con el Gobierno; aunque para muchos Gabo ha sido siempre comunista, especialmente por su amistad con Fidel Castro, nunca lo fue, el escritor era una persona contraria al gobierno y a las decisiones que se tomaban, y lo fue hasta el final.

Menu Literario Gabriel García Márquez
El realismo mágico de Gabo

Gabriel García Márquez incluirá trazos de su historia personal en muchos de sus libros: Remedios la bella en “Cien años de soledad” será la figura de su mujer Mercedes, a quien el escritor conoció a los 9 años y no se atrevió a hablar hasta los 14 años. También la historia de amor de sus padres quedará reflejada en “Amor en los tiempos del cólera”, cuando las diferencias sociales entre familias no daban tregua al amor; la mención al telégrafo será una clara mención a su padre, y su abuelo será el Patriarca de los Buendía en Macondo. Solo hay que sumergirse en sus libros para descubrir quién es quién en la vida del autor…

cartagena de indias
Puesta de sol en Cartagena de Indias, Colombia
Etiquetado: / /

El Barrio de Getsemani en Cartagena de Indias

Barrio de Getsemani en Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

La parte más bohemia de Cartagena de Indias

Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

Cartagena de Indias es una ciudad que se recorre andando. No importa el camino que inicies en tu visita a la ciudad, cuando menos te lo esperes ya habrás llegado a los lugares de los que todos hablan, la ciudad es un enclave de calles que se comunican, de personas que pueblan plazas y que se mueven de un lado a otro, y tú terminarás haciendo lo mismo.

Torre del Reloj, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

A día de hoy, todavía no conozco a nadie que no haya quedado cautivado o cautivada por Cartagena de Indias; o bien su parte antigua, o bien Getsemaní, el nuevo barrio bohemio de la ciudad, todos los que pisamos Cartagena queremos volver. Getsemaní se encuentra a tan solo diez minutos de la torre del reloj, quizás menos; solo hace falta mirar enfrente del reloj para divisar el parque del Centenario; una vez lo cruces llegarás a la calle 30, y de ahí en adelante, ya lo tienes, es todo tuyo.

Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

Mi primera impresión del barrio fue que estaba ante el barrio del Carmen de Valencia, en aquellos años en que empezaba a desarrollarse y en los que se recorrían sus calles sin turistas todavía, como un local que descubre su ciudad; Getsemaní era también el barrio malo, el de las prostitutas y las drogas, el de la violencia, donde no debías terminar si no querías que te pasara algo; fue en estas calles que vivieron los que formaban parte del servicio de los señoritos de la ciudad amurallada y aquellos que no tenían nada que ofrecer; Getsemaní no estaba protegido de los piratas que entonces reinaban en las aguas caribeñas, era tierra de nadie y hogar de todos los que quisieran formar parte de la multitud.

Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

Hoy en día el barrio con más sabor a salsa de la ciudad sigue estando abierto a todos: sus calles han cambiado, los hostels campan a sus anchas junto con los hoteles boutique que han empezado a ocupar sus casas; incluso la cantante Shakira ha abierto hace poco uno. Muchos restaurantes y bares se entremezclan; en la plaza de Trinidad cada esquina nos encontramos un torbellino de gente en las terrazas, todos con su Cruz Colombia en la mano…

Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

Seguimos para encontrarnos en la calle San Andrés, aquella con las banderitas que muchos habrán visto en los anuncios de viajes; también la calle Angosto y sus paraguas nos espera… Getsemaní es el barrio de los bohemios, sus pinturas nos lo muestran a cada paso que damos.

Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias, Plaza de la Trinidad

El arte es la expresión de aquellos que quieren mostrar al mundo todo lo que pasa. Uno de los eventos más importantes del barrio viene ocurriendo cada año con la celebración del Festival Internacional de Arte Urbano. El festival se celebra desde el año 2013 y recorre las calles del barrio; en él se dan cita artistas locales e internacionales, y las calles de este lugar son el escenario al aire libre idóneo para ello.

Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

En este barrio bailamos Champeta, la música de Cartagena. Uno puede venir a Colombia y no bailar salsa, pero llegar a Cartagena y no bailar Champeta es casi un pecado mortal, al menos para sus habitantes. Ha sido en la última década que los cartageneros han apostado por la música local, aquella más popular y que en el pasado era la música de la mayoría de color. Aunque a día de hoy el término “champeta” todavía tiene connotaciones negativas, nos encontramos ante una música auténtica de la costa del Caribe, con raíces africanas y desarrollada en los barrios más populares de Cartagena de Indias, entre ellos Getsemani. Cada vez más la música tradicional de la ciudad llega a los viajeros, que la pueden bailar incluso en bares.

Getsemani es un barrio para disfrutar, para pasear al anochecer cuando la música empieza a poblar sus calles, para tomar una cerveza en una terraza, para disfrutar. También la presencia de Gabo nos seguirá por nuestro recorrido, estamos en el territorio del escritor…

Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias, arte en las calles
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias
Barrio de Getsemaní, Cartagena de Indias

Qué visitar en Cartagena de Indias

cartagena de indias
Cartagena de Indias

Parte 1

El Centro histórico o Ciudad Amurallada

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias, imagen de las palanqueras

Las palanqueras es el nombre que reciben las mujeres venidas de San Basilio de Palenque, todas ellas llegadas desde esta población cercana a la Heroica, y que nos ofrecen frutas tropicales en bolsitas para combatir el calor y el hambre. También te puedes tomar una foto junto a ellas, previo pago de una propina.

Si se han cruzado en tu camino quiere decir que ya has llegado a Cartagena de Indias, la ciudad más bonita de América Latina para muchos de los mortales.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Llegar a Cartagena y decir que no te ha dicho nada es imposible; de un modo u otro, la ciudad se apodera de ti; puede ser que no te guste el baile, y que la salsa te provoque ardor de estómago, pero ello no impedirá que disfrutes de otros atractivos irrepetibles en otros lugares, como un paseo por una de las ciudades coloniales mejor conservadas que he visto; tampoco vale decir que lo tuyo son los museos, porque tienes unos cuantos para recorrer; si lo tuyo es el mar tienes unas cuantas excursiones que casi seguro no te van a decepcionar.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Incluso los amantes de la gastronomía disfrutarán de la riqueza de esta ciudad, con platos auténticos y únicos incluso si hablamos de Colombia en si. Hemos llegado Cartagena, y te vamos a conocer.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Cuando ir a Cartagena de Indias.

La mejor época para ir es entre finales de enero, y también marzo, junio, septiembre y octubre. Durante las navidades y días posteriores son los días de vacaciones anuales de los colombianos, por lo que todo está masificado; por el contrario, julio y agosto reciben mucho turismo europeo, sobre todo español, y los precios se incrementan. Si tienes pensado visitar el parque nacional de Tayrona en Santa Marta no es recomendable que tu viaje sea en febrero, porque el parque está cerrado por mantenimiento.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Qué ver en el Casco Histórico de Cartagena de Indias.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

El territorio que conforma el casco histórico de Cartagena coincide con las islas que habitaban la tribu de los Kalimari y que tantos quebraderos de cabeza causaron a los colonizadores, por sus ataques con flechas envenenadas. Solamente el cambio de táctica por Pedro de Heredia hizo que los españoles pudieran asentarse, al utilizar a una indígena criada en Santo Domingo, la india Catalina, como intérprete para negociar. La india Catalina ayudó a los españoles, pero murió arrepentida de haber ayudado a Heredia, al darse cuenta de que los colonizadores solo buscaban el oro para sus arcas. Finalmente fue casada con un sobrino del colonizador y mandada lejos de Cartagena. A pesar de todo, los cartageneros quieren mucho a Catalina y no la consideran ninguna traidora.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

La Torre del Reloj o Boca del Puente.

Hemos llegado al centro histórico y la Torre del Reloj nos da la bienvenida; una vez pasemos por debajo de su reloj el centro de la ciudad se abrirá ante nosotros; el reloj es del siglo XVIII, pero la construcción de la boca del Puente es del año 1631. El nombre de Boca del Puente no es tan conocido entre los turistas, y se debe al puente levadizo que se levantó en este lugar, entre el canal de San Anastasio (ahora cubierto), para unir el barrio de Getsemaní, en la parte opuesta, con la ciudad amurallada. El arquitecto encargado de su diseño fue el ingeniero militar Juan de Herrera Sotomayor. El puente se levantaba cuando llegaban piratas para defender y aislar la ciudad. Hoy en día permanece impasible ante el paso del tiempo: si pudiera hablar cuántas historias contaría…

Cartagena de Indias
El portal de los dulces, Cartagena de Indias

El portal de los dulces

Colombia es un país donde la gastronomía variada de cada región se siente en cada nueva ciudad que descubrimos; en el caso de Cartagena no iba a ser diferente, y es en el portal de los dulces donde hacemos nuestra primera parada, justo a la entrada de la ciudad; aquí podemos encontrar cocadas, unos dulces típicos cartageneros que tienes que probar si o si. Te dejamos una foto de los portales.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Iglesia de San Pedro Claver, el jesuita de los esclavos

Cartagena de Indias
Iglesia de San Pedro Claver, Cartagena de Indias

Érase una vez un jesuita llamado Pedro Claver, que vino del mar junto a otros hermanos con la colonización. En la época en la que San Pedro llegó a Colombia los negros esclavos eran considerados menos que humanos, ya que se pensaba que no tenían alma, y estaba prohibido curarles con las medicinas que se traían desde España para los que allí vivían. San Pedro encontraría todo tipo de recursos para aliviar a los que llegaban en barcos apelotonados desde África, los cuales llegaban en pésimas condiciones debido a las fiebres y las enfermedades producidas por los mosquitos de las nuevas tierras.

Cartagena de Indias
Museo de San Pedro Claver, Cartagena de Indias

Era el mismo jesuita el que les acercaba frutas y alimentos básicos a los barcos nada más desembarcar, y curaba de ellos y conseguía una cama de hospital para aquellos que la necesitaban. San Pedro era también el que consolaba a los condenados a morir, algo bastante habitual en una época en la que la Inquisición dominaba la vida del imperio español. Gracias a él muchos negros sobrevivieron y su figura es una de las más queridas en la ciudad de Cartagena. Hoy en día nos queda la iglesia donde reposan sus restos, y donde su museo nos muestra una recopilación de antiguos objetos indígenas.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Con el paso del tiempo San Pedro Claver ha sido considerado el Patrón de los Esclavos y el Santo de los Derechos Humanos. Una figura en la plaza que lleva el nombre de la iglesia nos muestra una imagen del santo.

La Plaza de Simón Bolívar.

Cartagena de Indias
Plaza de Simón Bolívar, Cartagena de Indias

Una vuelta por el casco viejo de Cartagena puede ser agotadora; aunque no es excesivamente grande la ciudad se encuentra siempre llena de gente en todas partes; vendedores de todo tipo de objetos; las palanqueras y sus frutas; agencias de viajes que ofrecen tours; turistas venidos de cruceros que atracan durante la mañana… Por suerte la plaza de Bolívar es un oasis de paz y tranquilidad en el medio de todo, y sus árboles y bancos permiten descansar a los viajeros.

Cartagena de Indias
Estatua de Simón Bolívar en la plaza que lleva su nombre

Aquí vamos a visitar dos lugares muy interesantes a la vez que dispares; el paseo de las bellezas de Colombia y el Museo de la Inquisición. Vayamos por partes:

El Concurso Nacional de Belleza de Cartagena y sus ganadoras

Cartagena de Indias
Imágenes de las ganadoras del Concurso de Belleza de Cartagena de Indias

Uno de los eventos más populares de los celebrados en Cartagena de Indias es el Concurso Nacional de Belleza que se celebra en la ciudad desde el año 1934. La ganadora del concurso es la encargada de representar al país en el certamen de Miss Universo; por el momento, de las 68 ediciones que ha habido Colombia se ha presentado 58 veces, ganando en dos ocasiones y quedando 6 veces en segunda posición. Todas ellas han salido del Concurso Nacional de Belleza. En la plaza podemos ver quiénes han sido las ganadoras de cada año.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

El Palacio de la Inquisición

Hubo una época en la que el reino de España era el dueño de medio mundo; fue en aquellos tiempos cuando la Iglesia Católica impuso su yugo con la Inquisición, una de las instituciones más temidas de la historia de la Humanidad, y que más muertes injustas han causado.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias, Palacio de la Inquisición

El peso de la Inquisición llegó también al Nuevo Mundo como modo de control sobre los colonizadores y criollos, librando a los indios de sus reglas: al ser considerados como aprendices de las reglas del Catolicismo, se les dispensaba de su comportamiento hereje. El primer tribunal en Colombia empezó en el año 1611, y es el edificio que tenemos delante de nosotros; poco a poco se abrirían nuevos tribunales a lo largo de la América Latina; brujería, homosexualidad, bigamia, la práctica de otras religiones o la blasfemia serían algunos de los delitos penados.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias, Palacio de la Inquisición

Un grupo de frailes eran encargados de investigar cada caso; para ser investigado hacía solamente falta caerle mal a alguien y que depositara una carta en la ventana habilitada para ello; la primera carta no solía derivar en una investigación; no ocurría lo mismo con la segunda, donde ya los frailes perseguían a los acusados que, en muchas ocasiones, terminaban confesando una falta que no habían cometido tras los interrogatorios.

Cartagena de Indias
La ventana de la Denuncia en el Palacio de la Inquisición

En la actualidad el edificio es un museo de objetos utilizados en los interrogatorios, y la parte superior corresponde a la historia de la ciudad de Cartagena. Ojalá estas conductas no se repitan y aprendamos del pasado.

La Plaza de Santo Domingo y la Gorda Gertrudis

Cartagena de Indias
Gertrudis en Cartagena de Indias

Llegamos a una de las plazas más concurridas de toda Cartagena, la plaza de Santo Domingo; es aquí donde los turistas se amontonan pero no para entrar a la iglesia que da nombre a la plaza, sino para tocarle los senos a Gertrudis, la estatua en bronce que Botero, el escultor colombiano más famoso del país, donó en el año 2000 a los cartageneros. La famosa estatua de 650 kilos se encuentra siempre repleta de gente, ya que tocarle los senos asegura relaciones sexuales en el futuro, o eso dice la creencia popular. Además la presencia de bares, restaurantes y vendedores callejeros hacen de la plaza un lugar alegre y animado a todas horas del día.

Si nos animamos a visitar la iglesia debemos saber que estamos ante la más antigua de toda la ciudad; construida en el año 1552 su techo de paja quedó en cenizas tras un incendio; otra reconstrucción llevada a cabo tuvo problemas con los muros y soportales, hasta que los pudieron solucionar. En la actualidad es uno de los centros culturales más activos de la ciudad, a manos de la Agencia española de Cooperación Internacional.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Cartagena de Indias

cartagena
La torre del reloj marca la entrada a la ciudad amurallada.

Historia de la ciudad

Cartagena de Indias es una de esas ciudades que todos ponemos en nuestra lista de deseos en alguna ocasión. La ciudad colonial de las Américas más bonita para muchos (y también para nosotros) es un lugar donde la historia española y la local se entremezclan, un espacio donde el tiempo parece haberse detenido y la presencia de coches de caballos nos hacer perder el sentido de nuestra realidad. ¡Bienvenidos a Cartagena!

Nuestro paso por Cartagena

Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias en Nochevieja

Llegamos a Cartagena un día 31 de diciembre, cuando la gente se amontona en las calles de la ciudad y la presencia de puestos callejeros domina la torre del reloj; el día de Nochevieja no es el más adecuado para visitar la ciudad, especialmente a la caída de la noche; decenas de colombianos alquilan sillas para sentarse durante la Nochevieja, la policía impide el paso por algunas calles ya cortadas… un verdadero caos. Los locales y restaurantes del centro ya están preparando la última cena del año.

cartagena
Llegamos a Cartagena

Tendrá que pasar ese día para que la ciudad se muestre desnuda ante nosotros de tantos turistas, aunque no nos engañemos, los días en el paréntesis entre Navidad y el día de Reyes son vacaciones nacionales y miles de colombianos vienen a disfrutar de la ciudad.

cartagena de indias
La presencia de Gabo es una constante en Cartagena

Aun así, es imposible irse de Cartagena sin tener la sensación de que se ha visitado un lugar único, especial e irrepetible; el saber de películas como “El amor en los tiempos del cólera” nos acompañarán durante nuestros días en la costa caribeña, pero sobre todo en esta ciudad; la ciudad donde Gabriel García Márquez, conocido como Gabo en el país pasó tanto tiempo; la ciudad donde volvió una y otra vez incluso después de su exilio en México para visitar a su madre; la ciudad que tantos libros le inspiró. Es aquí donde descubrimos por qué un lugar puede crear tanta y tan buena literatura. Gabo estará con nosotros todos estos días de viaje.

Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias, Colombia

Historia de la ciudad

Hablar de la historia de Colombia es hablar de la historia de Cartagena de Indias, el primer puerto creado en el país por los españoles, y lugar de numerosas invasiones de piratas ávidos por conseguir los tesoros que la ciudad aguardaba.

Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias, Colombia

Historia de la colonización de Cartagena de Indias.

Corría el año 1502 cuando Rodrigo de Bastidas llegaba a la costa caribeña de Colombia; el español navegó hasta Santo Domingo dejando atrás un conflicto personal y un duelo, así como su profesión como notario en Sevilla, donde estaba ubicado. Bastidas se embarcaría desde Santo Domingo, capital de la República Dominicana en la actualidad, en busca de nuevos puertos. A su llegada a la península de Baru, como él mismo la bautizó, se encontró con un territorio pantanoso habitado por la tribu de los Kalamari, un guerrero poblado indígena que daría muchos dolores de cabeza al nuevo conquistador.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Al contrario que otros indígenas que se habían sometido a la colonización española desde el principio; los kalamari no solo contaban con la experiencia de conocer el terreno, sino que también fabricaban unas flechas venenosas que enviaban a los colonizadores al otro mundo. Ante la imposibilidad de Bastidas de colonizar la península donde Cartagena se ubica hoy decidió partir hacia el este, donde Santa Marta sería otra plaza para su currículum.

Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias, Colombia

Mientras tanto, Rodrigo pidió al cartógrafo Juan de la Cosa que le preparase un mapa de la península, para así poderle mostrar el lugar a Isabel la Católica. La monarca recibió el mapa e inmediatamente relacionó este lugar con otro más conocido para ella: Cartagena, ésta en la costa de Levante.

Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias, Colombia

Pasaron los años y en el 1533 Pedro de Heredia se decidía a conquistar Cartagena a los kalamari, para así poder construir un puerto que ya por sus condiciones geográficas iba a ser ideal para los españoles del Nuevo Mundo. La isla de los Kalamari seguía presentando las mismas dificultades que antaño, por lo que Heredia decidió que había que cambiar de táctica para su conquista. En aquellos tiempos, Catalina era una indígena que había sido educada como una española en Santo Domingo, sin perder su origen, era la persona perfecta para introducirse en la tribu de los Kalamari y dar paso a los colonizadores. Así se hizo y así consiguieron entrar los españoles en la península, que empezaron a compartir con los nativos, aunque claro, no tardarían en hacerse los amos del lugar.

Cartagena de Indias, Colombia
Monumento a Simón Bolívar en Cartagena de Indias

Poco a poco, el puerto de Cartagena cobraría importancia, no solo por su bahía natural y sus murallas, que lo protegían de los ataques piratas, sino también por su posición estratégica, cerca de Panamá, que entonces era una plaza española muy importante, como por ser el lugar de paso tanto de los tesoros incas que llegaban desde Perú, y que a través del istmo de Panamá atravesaban camino de España, como en años posteriores ser el lugar que recibía los esclavos africanos para introducirlos en las colonias.

cartagena de indias
Costa caribeña, Cartagena de Indias
Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias, Colombia

El tráfico de esclavos en Cartagena de Indias.

Cartagena de Indias tiene su parte más oscura, como todas las ciudades del mundo, y es el rápido y próspero desarrollo en el tráfico de esclavos que tuvo en el siglo XVII, cuando los portugueses recogían a los esclavos y éstos eran vendidos a la colonia española de las Américas. Este comercio trajo un monopolio muy importante para el desarrollo económico del Nuevo Mundo; los reyes españoles habían prohibido terminantemente la esclavitud de los nativos de las tierras conquistadas, pero quedaba una gran laguna con los esclavos africanos. Cartagena llegó a ser incluso el centro oficial de comercio de esclavos, junto con la ciudad de Veracruz en México.

Cartagena de Indias, Colombia
San Pedro Claver fue un jesuita que se dedicó a curar a muchos de los esclavos que llegaban a la ciudad, y que por ser esclavos no tenían derecho a ser cuidados

Gracias a estas actividades los cartaginenses consiguieron amasar grandes fortunas, que dieron lugar a las enormes mansiones que podemos contemplar hoy. Este desarrollo atrajo también a muchos piratas del Caribe, que pusieron a la ciudad en vilo durante siglos.

Cartagena de Indias, Colombia
El Portal de los dulces en Cartagena, todo un clásico.

Los piratas y Cartagena de Indias

Corría el siglo XVI y la prosperidad de la ciudad atraía a piratas y bandidos de todas partes; la ciudad sufrió cinco asedios durante este tiempo, siendo el más importante el que el pirata francés Robert Ball lanzó sobre la ciudad, ronbando 310 kilos de oro durante en el transcurso de un banquete al que asistía el gobernador. John Hawkins y Francis Drake serían algunos de los que la atacarían a lo largo del siglo.

Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias, Colombia

Los ataques siguieron unos tras otro; el rey de Inglaterra George II enviaría una tropa de 15.000 soldados para conquistar la ciudad en el año 1741; sin embargo, el general Mariano Blas de Lezo conseguiría frenar el ataque. El General sería llamado el “medio hombre” a partir de este momento, ya que en el ataque perdió un brazo, una pierna y un ojo. Este ataque no sería el único; en años posteriores la armada inglesa retornaría a Cartagena con 25.000 soldados y 186 barcos. Este ataque también fue ganado por Blas de Lezo, costándole una pierna el combate final. El general moriría poco después.

Cartagena de Indias

Construcción de las murallas.

Puesta de sol en Cartagena

Tantos asedios y batallas terminaron por convencer a la corona española de que lo mejor era amurallar la ciudad. Las murallas protegerían a partir de entonces sus tesoros y Cartagena pasó a ser una de las ciudades mejor protegidas del mundo. Todavía hoy sus murallas imponen por su tamaño y su estado de conservación. Una de las actividades imprescindibles es llegar hasta aquí para ver la puesta de sol, como luego comentaremos.

Cartagena de Indias, Colombia
Puesta de sol en Cartagena

La Ciudad Heroica

Cartagena de Indias fue la primera ciudad en declarar su independencia y conseguir su libertad de los españoles. En este punto inició Simón Bolívar la guerra de independencia en este punto, y fue el libertador el que la nombró ciudad heroica, por su iniciativa y valentía durante la campaña.

Parque de Bolívar, Cartagena de Indias
Cartagena de Indias, Colombia
Museo de la Inquisición en Cartagena de Indias, Colombia
Cartagena de Indias, Colombia
La Inquisición también llegaba hasta el Nuevo Mundo. Arriba podemos ver la ventana donde se depositaban las cartas acusadoras contra vecinos, enemigos, o cualquier persona que se quisiera condenar.
Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Aquella época pasó, y el la actualidad Cartagena es una ciudad vibrante y llena de vida, donde los días de vacaciones se alargan sin querer. En cada esquina, en cada barrio, es posible encontrar el pasado descrito mientras se pasea por sus calles… La próxima semana os hablaremos de qué visitar en la ciudad más bonita de America Latina.

Cartagena de Indias
Cartagena de Indias

Datos Prácticos en el Eje Cafetero

Datos Prácticos en el Eje Cafetero

Aeropuerto Pereira al centro

Los taxis llevan taxímetro y son bastante fiables en todo el país: solo en Cartagena tuvimos problemas con uno que nos llevó desde el aeropuerto hasta Bocagrande, lugar al que nunca volveremos. En el resto de los lugares que visitamos los precios de lo que nos habían dicho que iba a costar coincidían incluso cuando no llevaban taxímetro.

Transporte entre Salento y Pereira

A fecha del  27 de diciembre del 2019, Uber era una realidad, aunque la compañía y el Gobierno colombiano estaban en disputas. Para ir de una ciudad a otra a la ida optamos por llamar a uno a través de la aplicación. El precio fue de 23 euros al cambio más 3,8 euros de peaje durante el camino

Datos prácticos Salento

Jeeps o Willys para ir al Valle del Cocora y las plantaciones de café.

Los jeeps salen en todo momento desde Salento desde las 6,30 de la mañana. El último vuelve a las 18 de la tarde a Salento. Van saliendo según se llenan. El problema suele ser la vuelta, ya que no siempre regresan con la misma frecuencia que salen, y en el eje cafetal terminamos subiendo a otro jeep que nos paró al grupito de 6 personas que habíamos estado en el cafetal.

El lugar de salida de los jeeps es el cruce de la calle 3 con la carretera 3 (parece un jeroglífico, pero no lo es); También es posible salir desde aquí para ir a visitar Filandia.

Eje cafetero Colombia

Precios de trayectos

Valle del Cocora: 8000 pesos ida y vuelta

Precios para ir a las fincas de café: 6000 pesos ida y vuelta (se puede ir andando según la finca a la que decidas ir)

Finca El Recuerdo, Salento

Autobús desde Salento a Pereira de regreso.

Si se opta por el autobús solamente hay una opción, la compañía Alcalá Express: a pesar de que en la información que teníamos que los autobuses no eran muchos, una vez allí había muchos más autobuses de los que estaba previsto, y es que si hay más demanda de lo habitual ponen más servicio. El precio por trayecto es de 8.800 pesos, y es mejor pasarse antes de salir y reservar el billete.

Restaurantes en Salento (Nota, este apartado está basado en nuestros gustos personales, que no tienen por qué coincidir con los tuyos)

  • Willy: el restaurante está ubicado en la Plaza de Armas, con un mirador sobre el valle muy bonito. El lugar es agradable, muy grande y concurrido para nuestro gusto, pero se está bien; el personal muy servicial y atento, como todo el mundo el Colombia: la comida no está mal.
  • Quindú: sin duda el restaurante que más nos ha gustado en Salento y uno de los mejores de todo el viaje; aunque no es de los más económicos, el lugar es espectacular, y la comida mucho más; anotad también el 2×1 en algunos cócteles que hay de 15 a 19 pm.
  • El tejado de Salento. Aunque no es un restaurante, es una cafetería muy agradable donde degustar un café, y sobre todo, la tarta de chocolate, que es espectacular. En este lugar probamos el ron de Caldas, que también nos ha gustado mucho.
salento, colombia
Hotel el Jardín en Salento

Hoteles donde pernoctamos

San Simon Hotel Boutique

Un hotel más que correcto, con un personal amabilísimo. La habitación grande y espaciosa, de las mejores de todo el viaje. El desayuno buffet también muy bueno.

Hotel El Jardin

Hotel cerca del centro, pero a la suficiente distancia para no estar en medio de todo el jaleo de gente y de restaurantes, el hotel tiene unas bonitas vistas y es precioso en las zonas comunes. La habitación sin embargo no nos gustó demasiado, aunque era correcta y estaba limpia.

Hotel Don Alfonso

El mejor hotel en el que hemos estado en el eje cafetero; el hotel es una antigua y preciosa hacienda con una decoración inmejorable y amplias habitaciones. La zona donde está ubicado también nos gustó mucho, ya que estaba llena de bares y restaurantes donde comer algo y salir  a dar una vuelta.

Finca el Recuerdo, Salento
Finca el Recuerdo, Salento
valle del Cocora, Quindío
Valle del Cocora, Quindío
Etiquetado: / /

Qué ver en el Eje Cafetero de Colombia II

Salento y visita a la Plantación de café El Recuerdo

Pueblos del Eje Cafetero

No te puedes ir sin visitar alguno de los pueblos de esta área: los más bonitos son Salento y Filandia: Salento está más explotado turísticamente y tiene mayor número de visitantes; Filandia es más pequeño, más tranquilo y menos turístico. En ambos puedes encontrar alojamiento, aunque la oferta en Salento es muy variada, te recomendamos no ir en los días de Navidad y el Fin de Año, ya que son los días de vacaciones anuales de los colombianos y lo vas a encontrar repleto de turistas.

Nuestra elección pasó por alojarnos en Salento, y fue una elección en cuanto a poder desplazarnos cómodamente en Willis a todos lados.

Visita una finca cafetera.

Finca Cafetal El Recuerdo

Precio entrada: 15.000 pesos

No habíamos decidido qué finca íbamos a visitar, y la verdad, la elección no pudo ser más acertada; al llegar a los willys la chica de los tickets nos preguntó a qué finca íbamos; así nos enteramos de que prácticamente eran seis las opciones; dos muy grandes y más comerciales, dos menos comerciales de tamaño mediano, y dos pequeñitas. Nos quedamos con las de tamaño mediano que no eran tan comerciales, y entre ellas, decidimos El Recuerdo, quizás porque el nombre sonaba mejor, quién sabe. El caso es que bajamos del Willy junto con 4 personas más que también iban a la finca. Andrés nos recibió y empezamos enseguida la visita; como había gente en el grupo que habíamos formado que no hablaba español, la hicimos en inglés.

La finca El Recuerdo no es solo un cafetal, sino también una experiencia y un lugar donde es posible conocer más sobre la flora de la región y las plantas autóctonas. La visita empieza con la historia del café; son muchos los que piensan que el café empezó a cultivarse en Colombia, cuando lo cierto es que tiene su origen en Etiopía; de allí se exportó a Yemen, donde viajó a Holanda; Martinica, México, Colombia, Venezuela y Brasil fueron sus siguientes destinos.

Si nos centramos en la zona colombiana, el éxito del café se debe en gran parte a los esclavos de Antioquía. Estos fueron llegando al valle sin nada en sus bolsillos, y gracias al cultivo del café pudieron tener sus tierras y algunos llegaron a hacerse ricos. Es así como creció una clase media que no existía anteriormente en Colombia.

En Colombia, al contrario que en otros grandes productores a nivel mundial, todo se sigue haciendo manualmente, debido a la orografía principalmente. En la actualidad ellos principales productores de café son Vietnam, seguido de Brasil, y por último Colombia.

Las plantas del café en Colombia dan frutos todo el año. Los frutos se separan manualmente. Este es el método para podernos dar cuenta de cuándo el café está malo; hay veces en que los granos tienen una mancha negra, ésta significa que dentro hay un insecto; este tipo de granos no se separan para preparar café de menor calidad.

En la finca encontramos muchos árboles altos que actúan como protección de los cafetales para la lluvia, el sol y cualquier inclemencia del tiempo. En El Recuerdo no existe solo una variedad de café, sino varias; esto provoca que el suelo sea más fértil, y que haya más simbiosis entre los árboles y algunos insectos como los pequeños angelitos, que son colmenas de abejas pequeñísimas sin aguijón; también encontramos nidos de colibríes.

Como curiosidad descubrimos que una planta de café empieza a dar frutos al tercer año de su plantación, y tiene una vida de 24 años aproximadamente.

Para todas las construcciones se usa el Guadua, que es el bambú autóctono de Sudamérica y el más fuerte de todos los tipos de bambú.

Nuestro guía Andrés nos estuvo explicando todo esto al tiempo que íbamos recorriendo la plantación; es curioso como visitar una plantación de café puede llevar a descubrir tantas cosas entorno a este cultivo. Además de enseñarnos tanto sobre las plantas autóctonas que crecen aquí, estamos en una zona de montaña preciosa, y antes de terminar pasamos por un mirador donde nos detuvimos un rato.

El edificio donde se separan los granos del café y las viviendas de los trabajadores en la época de recogida fueron nuestras últimas visitas a la plantación, antes de llegar al área de descanso donde probamos el café.

A la vuelta, y en vista de que no llegaba ningún Willy en el que subir, terminamos en otro que nos subió a los 6 y nos llevó hasta las afueras de Salento, mientras el copiloto intentaba vendernos alguna otra excursión.

Qué ver en el Eje Cafetero de Colombia

El Eje Cafetero en Colombia

Eje Cafetero Colombia

Cuando empezamos a recopilar información para nuestro viaje descubrimos que todo el mundo hablaba del eje cafetero, una zona que no nos habíamos planteado pero que al final ha resultado ser de lo mejor de nuestro viaje.

El eje cafetero comprende un área del interior de Colombia donde no solo se cultiva la mayor parte del café del país (también en la zona de Santa Marta existen productores locales), sino también una serie de pueblos coloniales muy bonitos que parecen sacados de una película.

En esta región, dentro de la provincia de Quindío, se encuentra el Parque Nacional de los Nevados, donde en el valle del Cocora podemos encontrar la Palma de cera de Quindío, autóctona de esta región.

¿Por qué deberías visitar el Eje Cafetero?

Razones para visitar esta área no te faltan; son muchos los que llegan a Colombia y centran el viaje en Cartagena de Indias, y eso es un error; no porque Cartagena no sea bonita, que lo es, sino porque Colombia tiene muchas zonas más auténticas y atractivas que ofrecer, y esta es una de ellas.

En primer lugar, en el Valle del Cocora vas a disfrutar de una preciosa caminata que te permitirá conocer y observar de primera mano muchas especies de plantas en peligro de extinción; también la Palma de cera de Quindío que te he mencionado antes, es un tipo de palma bastante peculiar, que solo crece en esta área y también en la zona de Caldas. La palma de cera es bastante longeva, vive hasta 100 años, y es la palma más alta del mundo, pudiendo alcanzar hasta 70 metros de altitud.

El nombre de Cocora procede de una princesa Quimbaya, y significa “estrella de agua”; son muchos los amantes de las aves que llegan hasta aquí solamente por ver algunas de las especies de colibrís que el parque alberga.

La ruta

Después de una caminata de 5 horas (hay que añadir 1 hora si se visita también el área de los colibrís, a nosotros ya nos sobraban), se puede decir que se ha visitado todo el valle. Para nosotros fue una de las mejores partes del viaje, solo el Parque Tayrona nos ha resultado más espectacular. A la llegada con el Willy hay que empezar a caminar hacia la izquierda, y lo mejor es que se tome el camino que sale a la derecha, a la altura de los restaurantes, así la ruta es más cómoda y se disfruta más; si se toma al revés (para ello hay que seguir recto y no torcer a la derecha), se tienen primero todas las cuestas del camino y luego hay que bajar toda la zona de bosque. De un modo u otro, el valle del Cocora merece una visita de un día en tu viaje al eje cafetal

Etiquetado: /

Viaje a Colombia

Un nuevo país a descubrir y que seguro te sorprenderá

Todos tenemos destinos que están ahí y que parece que nunca llegan; eso pasaba con Colombia; hacía años que quería visitar este país, y ya sea por los precios de los vuelos, o bien por falta de tiempo, nunca llegaba a realizarse. Por fin, este año los astros se posicionaron y Colombia pasó a ser una realidad, quitándole la primera posición viajera incluso a Perú, el favorito del 2019. Pero, ¿Qué tiene Colombia que a todo el mundo engancha?

  • En primer lugar existe el factor sorpresa: uno llega a otros países y espera ver algo en concreto que le han dicho le va a sorprender, o tenemos algo en especial que queremos visitar y que sabemos cómo es; en Colombia, exceptuando Cartagena de Indias, no esperas nada en especial, y sin embargo, lo tienes todo; también el que no haya sido turístico durante muchos años hasta ahora hace que haya información en las redes sociales, pero no sea tan copiosa como cuando hablamos de otros lugares, por lo que el factor sorpresa aumenta.
  • Colombia no es un país de ver cosas, es un país de hacer cosas; cuando vas al eje cafetero, vas a caminar y a visitar el Valle del Cocora, o a subirte a un Willy y visitar una plantación de café; cuando vas a Cartagena, no vas a visitar una ciudad solamente, sino que tienes muchas actividades a tu alcance; lo mismo sucede en Santa Marta; es un lugar activo para gente activa con ganas de pasarlo bien.
  • Por mucho que visites siempre te van a quedar cosas por ver; nosotros estuvimos 20 días y teníamos para 20 días más sin problema (incluso más).
  • Los colombianos son el gran añadido al viaje por estas tierras: son amables de verdad y forman parte del viaje.
  • Estamos en un país mucho más avanzado que otros de Sudamérica donde no tienes ninguna sensación de peligro: cuando comentábamos con amigos y conocidos que veníamos aquí, muchos nos decían que tuviéramos cuidado; en ningún momento nos vimos en una situación peligrosa o tuvimos la impresión de habernos metido donde no debíamos.

Nuestro recorrido por Colombia

En los días de viaje por este país nos hemos centrado en el eje cafetero y en la costa caribeña; no queríamos estar cambiando de hotel cada día, así que establecimos 3 puntos base y desde ahí íbamos haciendo todas las excursiones de la zona.

Nuestra primera parada fue en el Eje Cafetero:

  • En este punto hemos dormido en Pereira, el día de llegada y salida, y también en Salento. Si no hubiéramos llegado tan tarde a Pereira el primer día dormir en Salento es factible, si alguien del hotel te viene a recoger. Pero no lo sabíamos.
  • El segundo punto neurálgico del viaje fue Cartagena de Indias, para muchos la ciudad colonial más bonita de las Américas.
  • Nuestro tercer punto de estadía ha sido Santa Marta; muchos dirán que vale la pena terminar en Cartagena y quedarse con la ciudad más bonita para el final, depende de cada uno, a mi Santa Marta y todo lo que ofrecía me valió la pena como última parte del viaje
  • Finalmente, la última noche se la dedicamos a Bogotá. En el momento de hacer nuestras reservas (llegamos con todos los hoteles reservados), había revueltas en la capital del país, por lo que decidimos estar el menor tiempo posible. Además, al ser la capital, siempre es más fácil en el futuro hacer un stopover y volver para verla mejor. Aún así, lo que pudimos visitar en nuestras 24 horas en la capital nos gustó mucho.

Durante el viaje nos desplazamos en avión de una zona a otra con la compañia Viva air, que tenía unos precios buenísimos y aviones bastante cómodos para ser una low cost.

Volviendo al tema de la seguridad, ¿Es Colombia segura?

Definitivamente si, es segura; por supuesto, debes de tomar algunas precauciones, al igual que lo harías en otro lugar; si vuelves por la noche al hotel, llamar a un taxi, pero esto también lo harías en Madrid si vuelves a las tantas.

¿Es muy turística Colombia?

Nosotros hemos estado en las semanas de ocupación más alta en los hoteles, que es la semana que va desde el día 1 de enero hasta el día 6; en estos días son muchos los colombianos que viajan por su país, y los niños no tienen colegio; en Cartagena la ocupación era máxima y se notaba; también en el Parque Tayrona tuvimos suerte de llevarlo todo reservado. Si te decides a visitar el país en esas fechas, reserva los hoteles, especialmente en la costa caribeña.

Qué nos ha llamado la atención de Colombia

Colombia es un país que sorprende y mucho. Una de las cosas que más nos ha sorprendido ha sido la limpieza de sus calles: todo estaba impecable y se notaba que cuidaban su patrimonio

La Educación y los buenos modales de los colombianos, como ya hemos dicho antes, ha sido otro punto positivo de nuestro viaje, sobre todo de la zona del eje cafetero y de Santa Marta y alrededores.

Nos hemos encontrado muchas carreteras en reconstrucción y muchos edificios y zonas nuevas en algunos lugares. Es un país que en unos años habrá cambiado y mucho.

Curiosidades de Colombia

La leche y el agua se vende en bolsas de plástico

Si lees “parqueadero” están hablando del parking

Para saludar a un hombre, tienes que darle un apretón de manos; el saludo a una mujer es un beso en la mejilla.

Existen expresiones que son propias de cada lugar; “con mucho gusto” es nuestro “gracias” en Pereira, no hay frase que no termine así; en Cartagena de Indias pasamos al “a la orden”, que tiene el mismo significado; en Santa Marta encontramos alguna gente con frases todavía más elaboradas: primero en la frase “a la orden”, frase u oración, y terminaban con otro “a la orden”.

Hay una palabra que tuve que aprender a la fuerza, pitillos, que serían las pajitas de las bebidas.

Arepas de huevo, las vas a ver en todas las vertientes, sabores, formas, etc, es algo común en todo el país.

La limonada natural, de coco (esta sobre todo en Cartagena de Indias), y de hierbabuena, una buena opción de bebida para los días más calurosos.

gabriel garcia marquez
Gabo ha sido una de las razones de nuestro viaje a Colombia, de hecho, es una persona muy querida en su patria

Como conclusión deciros que acabamos de visitar un país del que nos han faltado visitar muchas cosas y al que seguro volveremos; Medellin fue una ciudad que hasta el último momento estuvimos pensando si ir o no, pero visitarla nos quitaba mucho tiempo; la zona del Chocó, mi primer objetivo en Colombia lo mismo, necesitábamos más días, y el Monasterio de Las Lajas. Como veréis ya tenemos organizado otro viaje solo con lo pendiente. Durante las próximas semanas os contaremos más de nuestro viaje.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar