Diario de viaje de Africa del Este: Zambia

África del Este

Primer país: Zambia.

 

Diario de viaje. Parte 1: Recorriendo Zambia por nuestra cuenta.

 

Salida desde Madrid.

Este viaje vuelo sola. Un congreso ha hecho que no pueda coger las vacaciones antes, y tenga que salir después que el resto. Nuestro viaje empezaría por Livingstone, ciudad de Zambia limítrofe con Zimbaue, lugar clave para visitar las famosas Cataratas Victoria. Este viaje, lo he recordado siempre como el viaje de las cataratas, porque fueron varias a lo largo del viaje las que visitamos. Qué decir de las Cataratas Victoria… pues que me hubiese gustado ver la cara del Dr. Livingstone cuando se las encontró delante de él… impresionantes.

cataratas victoria
Cataratas Victoria desde la parte de Livingstone, Zambia.

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

 

Una cosa a tener en cuenta es que se pueden ver desde Zambia, o bien también desde Zimbaue. Si desde un lugar decides ir hasta el otro, tienes que pagar el visado. Aunque nos lo planteamos, finalmente no pasamos al otro lado. Desde Zambia no es solamente ir, verlas y tomar la foto; se puede subir arriba, desde donde cae la pendiente, y verlas desde allí. También se puede bajar por un sendero hasta la parte donde tienen la caída.

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria

 

De Livingstone solamente queríamos ver las cataratas, así que nos dirigimos a Lusaka, la capital del país.

Lusaka era una ciudad donde lo único que se nos ocurrió hacer fue ir al mercado local, a falta de algo mejor, que tampoco resultó ser de los más interesantes. En aquél momento, internet llegaba al país, y había varios cibers donde conectarse.

Aunque la visita a Lusaka no resultó demasiado emocionante, el capítulo más divertido de todo el viaje tuvo lugar aquí. Divertido ahora, porque en aquél momento, aquello no nos resultaba divertido.

Encontrar alojamiento en Lusaka era una ardua tarea, más nosotros que para variar no teníamos ninguna reserva; por menos de 60 o 70 euros no había nada. Finalmente, encontramos un lugar, de cuyo nombre no quiero acordarme, donde sí había habitación y el precio nos acomodaba. La habitación era inmensa, con un enorme sofá en el medio de ella del que parecía oírse un tenue ruido, que presagiaba la presencia de un lindo roedor.

Nuestra habitación lindaba con el bar del hotel, porque limpiar no limpiaban, pero a la barra allí le daba todo el mundo. En plena noche, cuando habíamos conseguido olvidarnos del sofá y sus ruidos, y de las voces del bar, alguien intentó entrar en nuestra habitación. Dos voces de uno de los compañeros hizo que se fueran corriendo los presuntos individuos, pero la rata también salió, seguramente asustada ante tanto alboroto, lo cierto es que ya no dormimos hasta el amanecer, cuando nos colgamos de nuevo la mochila y nos encaminamos a buscar un nuevo hotel.

 

Lusaka
Lusaka

 

Mercado de Lusaka
Mercado de Lusaka

 

 

Mercado de Lusaka, Zambia
Mercado de Lusaka, Zambia

 

Mpika

Nuestro destino era Mpulungo, para tomar el MV Liemba, el mítico barco alemán de pasajeros que cruza el lago Tanganika un par de veces por semana. EL barco, llega a esta ciudad costera un día a la semana. Para llegar hasta allí solamente existe la posibilidad del autobús. Aunque se puede llegar en un día o poco más, y darte la paliza, nosotros decidimos ver algo más de Zambia, y disfrutar el país.

Desde Lusaka, fuimos hasta Mpika, un pequeño pueblo sin nada especial que ver, pero desde donde teníamos la intención de acercarnos  al Parque Natural North Luangwa. Sin embargo, cual sería nuestra sorpresa cuando al llegar, nadie nos quería llevar en coche, y el único conductor que accedió nos pedía una barbaridad. Total, nos marchamos hacia Kasama.

Antes de irnos de Mpika dimos una pequeña vuelta por la pequeña aldea: aquello era África en estado puro. Incluso encontramos la dirección del brujo de la comarca….

Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia. Estamos delante del Melody Lodge, el lugar donde nos quedábamos a dormir.

 

 

Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia

 

 

mpika, zambia
Mpika, Zambia

 

 

Mpika
Mpika

 

 

Curandero de Mpika, Zambia
Curandero de Mpika, Zambia

 

Por lo demás, hay que ir preparado a que sobre las 7 de la tarde se corte la luz, y donde hay pocos lugares para poder comer algo y dormir.

 

Kasama es una ciudad si lo comparamos con Mpika. Sin llegar a tener nada impactante, sus alrededores son preciosos, y nos mereció la pena pasar un día y ver los paisajes que Kasama nos tenía reservados.

Kasama en Zambia. Quizás no sea el lugar más espectacular del país; no hay parques naturales, y a primera vista nada la hace atractiva, pero los paisajes son increíbles… En estos lugares es cuando una vive el país donde se encuentra.

 

kasama
Kasama en Zambia. Hay muy pocos mzungus (denominación que dan a los “blancos” la gente de allí), así que tocó foto…

 

Kasama, Zambia
Kasama, Zambia

 

Paisajes de Kasama
Paisajes de Kasama

 

 

Llegamos a Kasama
Nos vamos de Kasama

 

Otro autobús y llegamos a Mbala…

Mbala fue uno de los mejores lugares en nuestra visita por Zambia. Localizada ya cerca de Mpulungu, y a escasos kilómetros del Lago Tanganica, las Kalambo Falls, o cataratas Kalambo, son un atractivo de la zona. Además, existe un pequeño museo africano que se puede visitar, sin cortar que el pueblo es bastante agradable. También hay un pequeño lago (con cocodrilos, aunque no los vimos), donde es posible acercarse. En definitiva, un lugar donde detenerse.

 

mbala
Mbala en Zambia, un lugar donde detenerse si se va de paso.

 

mbala
Lago en Mbala, cerca de Mpulungu, Zambia

 

 

Mbala
Mbala, lago

 

Vistas de nuestra escapada hasta las Kalambo Falls, las segundas cataratas más altas de toda África.

Vista desde arriba de las Kalambo Falls... Impresionante.
Vista desde arriba de las Kalambo Falls… Impresionante.

 

 

Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.
Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.

 

 

Caída de las Kalambo Falls
Caída de las Kalambo Falls

 

 

Más información:  roseviaja  En este enlace, encontraréis información de cómo ir a las cataratas Kalambo y del museo moto, un lugar curioso en medio de la nada que nos encantó.

 

De camino al Museo Moto moto en Mbala
De camino al Museo Moto moto en Mbala

 

Desde allí, Mpulungu quedaba ya cerca… y se acercaba nuestro paso final por este inexplorado y desconocido país para muchos…

 

Mpulungu

En Mbala encontramos gente amable, quizás sin mucho que ofrecer (tomar un café fue difícil los dos días que estuvimos), pero con una sonrisa en los labios y con muchas ganas de hablar con nosotros.

Mpulungu
Mpulungu

 

 

Imágenes de Mpulungu
Imágenes de Mpulungu

 

 

Mpulungo, ya mucho más abierto al mundo fue todo lo contrario; aquí nadie quería hablar con nosotros, nos miraban mal, a día de hoy, todavía no entendemos por qué. Lo cierto es que es una próspera ciudad, debido al comercio que impera fruto de su puerto que la comunica con el Congo y Tanzania a través del Lago Tanganica. Sus habitantes se dedican a la pesca mayoritariamente, y la ciudad tiene su día a día hasta el día que llega el barco (cuando estuvimos nosotros era cada dos miércoles), que es cuando todos sus habitantes acuden a ver el MV Liemba y a comprar los artículos que la gente procedentes de otros.

mpulungu
La vida en Mpulungu gira entorno al Lago Tanganica.

 

Imágenes de Mpulungu
Imágenes de Mpulungu

 

 

roseviaja
La llegada del barco también es un espectáculo para los más pequeños..

 

MV Liemba
Gente esperando la llegada del MV Liemba

 

MV Liemba
Imágenes de Mpulungu, el MV Liemba está a punto de llegar, la gente espera en la orilla…

 

 

mv liemba
Mpulungu, el MV Liemba llegó, procedente de Kigoma, Tanzania. Este barco, sigue siendo el único medio de transporte de pasajeros en el lago Tanganica.

 

Desde aquí empezaremos nuestro camino hacia el norte, cruzando todo el lago Tanganica y llegando a Kigoma, Tanzania…

 

roseviaja
Nuestro grupo durante el viaje

 

 

Próxima parada: Viaje por carretera a través de Tanzania, Burundi y Ruanda

 

 

 

Para terminar….

Zambia, en el año 2008, era un país donde casi todo el mundo tenía trabajo y la gente que conocimos vivía bastante bien; era bastante sorprendente los altos precios de todo, desde el alojamiento hasta cualquier bebida o café. Fue la parte más cara de todo el viaje, con diferencia, pero también un país nuevo, sin apenas turismo y con mucho que ofrecer… No os lo perdáis si tenéis ocasión…

 

 

Impactos: 944

Travesía por el Lago Tanganica

 

Diario de viaje de Africa del Este: Parte II.

Navegando en el barco alemán Mv Liemba.

 

Diario de viaje por África del Este: travesía en el Mv Liemba. Roseviaja
Diario de viaje por África del Este: travesía en el Mv Liemba. Roseviaja

 

Después de dos días de espera, por fin, allí estaba nuestro barco. EL Mv Liemba es un barco alemán que lleva en el Lago Tanganica desde los años de la Segunda Guerra Mundial. Durante todo este tiempo ha sido el principal medio de transporte entre los países que bordean el lago: Tanzania, Zambia, Burundi y la República Democrática del Congo. Los principales puertos del lago Tanganica son Mpulungu en Zambia, y Kigoma en Tanzania. La vida del mítico barco transcurre en el recorrido entre ambos puertos, entre los que da comunicación y a los que lleva tanto mercancías como pasajeros.

MV Liemba
Gente esperando la llegada del MV Liemba

 

Pasar 48 horas en el barco es toda una experiencia, tanto por la partida desde Mpulungu, donde la fiesta de la llegada del barco congrega a toda la población, la carga de toda la mercancía y de los pasajeros, que se apilan en los asientos de tercera para poder pasar la noche que viene, alejados de los que hemos conseguido un camarote en la parte superior, ardua tarea, ya que son contados el número de camarotes disponibles para la travesía.

 

Mv Liemba
Mv Liemba, Lago Tanganica

 

La partida siempre va acompañada de los últimos bártulos que se han olvidado, de saludos, gritos de los que se van, gritos de los que se quedan. El sentimiento que deja la partida del Mv Liemba es de alegría, no de tristeza. No entendemos qué dicen entre ellos, pero vemos gesticular a las mujeres que han subido con nosotros, y a los que se quedan despedirse. Mientras, la puesta de sol sobre el lago, algo que nos enseña lo pequeños que somos aquí en Zambia, y quién manda, la madre naturaleza…

 

Puesta de sol en el lago Tanganica,
Puesta de sol en el lago Tanganica

 

Subimos al bar que se encuentra en la parte superior. Desde aquí es posible tomar las mejores fotos, y también tomar la merecida cerveza de bienvenida. Allí coincidimos con otros pasajeros, cada uno con su propia historia que le lleva a tener que tomar el barco a Kigoma. Una pareja de sudafricanos nos cuenta de su viaje a Tanzania para hacerse cargo de un resort, ya que la situación en Johannesburgo es bastante peligrosa incluso para sus habitantes. Conocemos también a un grupo de predicadores de Burundi que viven en Sudáfrica; vuelven a casa, nos dicen, porque la guerra acaba de terminar y quieren ver a su familia; allí conocemos a Rita, una chica australiana que ha venido a África para trabajar. De todos los extranjeros ella es la única que no toma el tratamiento contra la malaria, ya que sabe que el largo tiempo que allí va a pasar la va a obligar a pasar la enfermedad en un momento u otro. También conocemos a Ryan, un médico residente que trabaja en Dar es Salam, la capital de Tanzania, y que se ha cogido unos días libres. No sabemos qué va buscando exactamente, pero si que siempre lleva una cerveza en la mano. Tampoco conseguimos averiguar a dónde va. Es lo que tienen los trayectos durante el viaje, conoces a gente que no llegas a conocer.

 

roseviaja
Nuestro grupo durante el viaje

 

Disfrutar del paisaje del trayecto es parte del encanto de este viaje por el Tanganica, pero también lo es la vida que se va sucediendo durante el viaje. En Mpulungu todo giraba alrededor de la llegada del mítico barco, pero es que en las orillas a las que se acerca de camino a Kigoma ocurre lo mismo; muchas son las pequeñas embarcaciones que se van acercando a nuestra llegada: van cargadas de gente y de objetos para vender; se posicionan junto a nosotros y ahí empieza el trueque con los que van a bordo; a veces, casi a golpes se cambian las mercancías por el dinero, ya que algunos se hacen los tontos para no pagar. Pero esta gente vive de este viaje, que es el que les lleva el negocio sin tener que moverse de sus pequeñas aldeas en la orilla.

 

 

Costas de Tanzania
Costas de Tanzania

 

Costas de Tanzania
Tanzania, roseviaja

 

Travesía en el lago Tanganica, Zambia, roseviaja
Travesía en el lago Tanganica, Zambia, roseviaja

 

 

Travesía en el lago Tanganica, Zambia, roseviaja
Travesía en el lago Tanganica, Zambia, algunos no quieren pagar…

 

 

Aquí, donde la civilización parece no ha dado alcance, los móviles no nos funcionan, estamos completamente equivocados. Por la noche, el grupo nos preguntamos sobre la posibilidad de encontrar a alguien de nuestra ciudad, algo que suele pasar en los viajes; uno de los compañeros es de Madrid, posibilidad alta; lo mismo ocurre con el de Barcelona, o yo misma con Valencia; Jaume es de un pequeño pueblo de 2000 habitantes, sus posibilidades son más remotas… nos vamos a dormir. Por la noche, varamos en el Parque Natural de Mahale, a orillas del lago. Por la mañana nos damos cuenta de que han subido un grupo de españoles que van en un grupo organizado: el guía es del pueblo de Jaume: el mundo es imprevisible, como podemos ver.

 

Vistas desde el mv Liemba
Vistas desde el Mv Liemba

 

El día siguiente nos llevará a Kigoma, donde la realidad tanzana nos devolverá a un viejo conocido y nos acercará de nuevo al Dr. Livingstone, esta vez acompañado de Stanley….

Impactos: 574