Datos Prácticos Viaje África del Este.

Información Práctica África del Este.
 
Zambia

Livinstone.
  • Alojamiento: Red Cross Lodge (20 euros). El más barato que encontramos y la mejor calidad precio de la ciudad. El hotel está limpio y correcto. Cambian las sábanas todos los días.
  • Transporte: hay 5 autobuses al día hacia Lusaka. El primero sale a las 6 de la mañana del kiosco situado en la calle principal, donde se pueden comprar los billetes con antelación. El trayecto son 7,30 horas.
  • Otros: en Livingstone no se regatea mucho, y en general tampoco en toda Zambia.

    Entrada a las carataras Victoria: 10 euros o 10 dólares.

     

    Lusaka.

  • Alojamiento: Peace Garden ( 32 euros). Decir horrible es poco. La opción al coger un taxi es que te lleve por la zona del citado hotel, ya que está lleno de hoteles que aunque son más caros que éste (40-45 euros), vale la pena pagar la diferencia. Endesha Guest House (36 euros). Regentado por un musulmán serio y formal, las habitaciones están muy limpias, el baño en la mayoría está dentro de la habitación. Conviene reservar antes, porque tiene sólo 6 habitaciones y suele llenarse.
  • Transporte: los autobuses hacia cualquier parte del país salen de la Intercity. La oficina postal también tiene autobuses que salen hacia Kasama 3 días a la semana, éste siempre por la tarde. Los de la Intercity que van al norte salen a las 16 horas, excepto Juldan que tiene un bus a als 4,30 de la madrugada. La compañía es seria y recomendable.
  • Varios: En Cairo Road (la calle principal) hay varios internets, cajas de cambio y bancos.

Mpika.

  • Alojamiento: Melody Lodge. Muy cerca de la estación de autobuses. No suele tener agua y la luz en todo el pueblo la cortan sobre las 19 horas. La habitación cuesta 7 euros, es muy básica . El hotel tiene un pub bastante animado los fines de semana.
    ü Transporte: Juldan Motors sale a las 13- 13,30 hacia Kasama. Hay un par de compañías de autobuses más, y en el centro del pueblo hay una plaza donde existen muchos minibuses.
    ü Varios: las cabinas telefónicas cuando fuimos no funcionaban: a partir de este pueblo la incomunicación telefónica es casi total. Hay solo un banco en el pueblo (cerca del Melody Lodge), y un internet en la misma calle, que es el único del pueblo. Cierra a las 17 horas.

Kasama.

  • Alojamiento: Thorn Tree Lodge. (45 euros). Un remanso de paz, con todas las comodidades. Las habitaciones están entorno a un cuidado jardín, todas ellas espaciosas, limpias y cuidadas. Muy recomendable la comida del hotel, máxime cuando sólo hay un lugar en toda la ciudad para comer. El desayuno, incluido en el precio, tiene hasta la mermelada casera.
  • Transporte: el bus a Mbala sale a las 15,30 horas (35.000 kw). Llega allí a las 19 horas.
    ü Otros: Existen varios bancos, un Shoprite para comprar, y un par de internetes en la calle principal.

Mbala

  • Alojamiento: Grasshopper Inn (45000 kw= 9 euros por habitación). Sin duda la mejor elección, ya que los otros están fatal. Son habitaciones con salón y baño, aunque la ducha deja mucho que desear. No olvidéis que la luz en Mbala también la cortan: sobre las 19 horas y vuelve a partir de las 21,30 horas.
  • Transporte: el autobús a Mpulungu sale a las 6 a.m., pero dado que el trayecto es corto, decidimos coger un minibús local, que sale del mismo lugar de donde salen los autobuses grandes. Si se elige esta opción existen pros y contras: que puedes tomar un minibús en cualquier momento del día, y que no vas a salir hasta que el conductor no haya dado la vuelta al pueblo y lo haya llenado totalmente. Otra ventaja que encontramos es que gracias a la vuelta que dio por la ciudad, pudimos ver zonas que no habíamos visitado, muy auténticas e interesantes.
  • Comida: es difícil comer y cenar en Mbala: sólo hay un restaurante en la calle principal, donde la hija del dueño no se entera mucho (decir que sólo tienen té para desayunar, no hay café, y Pollo o ternera para comer o cenar, con la típica pasta sin hornear que utilizan los africanos, el ugali, elaborado con el almidón del maíz y la harina de maíz, y que se sirve para acompañar a la carne o pescado), para desayunar, casi mejor es hacerlo en el hotel, donde al menos se pueden comer tostadas y huevos. 

    Otros: a menos de 20 kilómetros (por mala carretera, eso sí), se encuentran las Kalambo Falls; como no hay ningún autobús, contratamos un taxi al lado de la salida de los autobuses, que es donde están todos los taxistas. Pienso que tuvimos suerte, porque el chico fue muy honrado en todo momento. Acordamos 18.000 kw para visitar las kalambo, pero como le pedimos que nos llevase después al Museo Moto-Moto, y también paramos a ver un lago, le dimos 20.000 por todo.
    ü Respecto a la temperatura, Mbala se encuentra a 2.000 metros de altitud, no viene nada mal la ropa de abrigo, sobre todo por la noche. Hay que tener en cuenta que además en agosto es invierno allí.


    Mpulungu.

  • Alojamiento: Al principio cogimos habitación en el Harbour Inn (10 euros con baño), pero aunque muy barato, es horrible, y más cuando visitas el Mkupi Lodge, enfrente del lago, con cabañitas y un jardín muy chulo. Pros y contras del Mkupi: a favor que es un lugar precioso, está todo muy cuidado, la comida es buena, los baños están limpios, las sábanas se cambian, y también si lo encargas puedes cenar allí, ya que está un poco alejado de la ciudad para ir andando por la noche. En contra, que hay mucho mosquito (por el lago), la comida es cara, y la habitación también lo es para los estándares africanos: 25 euros sin baño y 35 con baño en la habitación. Además, la chica que lo lleva es muy atenta y servicial. Jaume y Marc estuvieron en unos hoteles que al parecer hay a unos pocos kilómetros del centro, y a los que podían acceder con barca o con taxi. Ellos no tenían agua potable para lavarse (la cogían del lago), pero podían acampar en el lodge.
    Para comer y tomar bollos han abierto un local en la calle principal que encontrareis enseguida, porque es el único restaurante y demás está más nuevo que el resto. También preparan macarrones si lo pedís.
    Otras cosas.
    Mpulungu está ya más dada a ver turistas: os intentarán cobrar por llevar el equipaje en el minibús (no se paga), os acosarán para que deis dinero o regaleis algo los niños, etc. Lo que hagáis ya es cosa vuestra.


    El MV Liemba sale los viernes, aunque también puede salir domingo o lunes: se están llevando refugiados congoleses a su país, por lo que cada dos semanas (se turna con el barco que hace Kkigoma-Bjumbura) sale hacia el Congo y llega un poco más tarde. El barco suele llegar sobre las 12 p.m., y sale de nuevo hacia las 18 horas. Los camarotes es la opción más cómoda, no es nada recomendable tercera, máxime cuando vas a estar 2 días sin bajar del barco. En tercera la gente va amontonada casi encima de la carga, y el barco está cargando y descargando durante el día y durante la noche, y siempre por la zona de tercera. A través de la oficina de turismo de Tanzania, escribimos y nos facilitaron el teléfono y dirección de la oficina de reservas; es bastante importante reservar, nosotros faltaban 10 días y casi nos quedamos sin plaza. El camarote de primera cuesta 65 dólares; el de segunda un poco menos. La comida en el barco está bastante bien, eso sí, o comes pollo o ternera, no hay más, y el desayuno lo de siempre, tortilla de huevos con pan, café o té, pero el precio es bajo. Como moneda de pago aceptan dólares y schillines tanzanos.


    Al salir con el barco, es importante el tema de los medicamentos. Los guardias tienen especial interés por los medicamentos que llevamos los europeos; es fácil que os hagan abrir los equipajes, y que os llamen la atención porque no poseeis las recetas expedidas en Zambia de las medicinas.


    No hay ningún internet en el pueblo, y tampoco se puede llamar por teléfono.

    Tanzania.

Kigoma.

Alojamiento: la Lonely Planet recomienda el Zanzibar Lodge, argumentando que es la mejor relación calidad-precio, pero parece que el citado hotel ha bajado bastante el listón. Aunque sigue siendo barato, ahora la luz y el agua no potable brillan por su ausencia, aunque si alguien quiere probar a lavarse con cubos de agua, siempre es una experiencia: yo no lo había probado nunca. Alrededor del citado hotel hay muchos hoteles un poco mejores y de precio similar.


Como lugar para comer y cenar muy recomendable el Restaurante Modern, en la calle principal, donde se sirve comida africana e india. Tardan un poco en servir. Enfrente hay una cafetería donde también se puede desayunar: no nos quedamos con el nombre, pero tiene una fachada pintada con vivos colores que es inconfundible. La Lonely Planet recomienda el New Stanley y el Ally,s, pero han bajado mucho su calidad.


El transporte por la ciudad y sus alrededores se hace por dala-dala; salen de la plaza central de Kigoma, pero luego van parando por la ruta. Para ir a Ujiji, es la opción más cómoda.
Otros:
Hay numerosos internetes y tiendas de alimentación orientadas al turismo. También hay un mercado, y en el centro hay un banco y un cajero.

El paso hasta Burundi.
Para ir a la frontera, hay que coger un dala-dala de una estación de autobuses situada detrás de la gasolinera justo más arriba del Zanzibar Lodge. Sale a las 7 a.m., pero empieza a llenarse a las 6 a.m., así que conviene ir pronto. El viaje hasta la frontera es bastante incómodo. Una vez en la frontera, es necesario tomar un taxi: lo normal es que se os ofrezcan moto-taxis para llevaros, el problema es el equipaje. Hay unos 7 kilómetros hasta la frontera. Una vez puesto el visado de salida, hay que pasar al otro lado, coger un taxi, y pasar otros 4 o 5 kilómetros hasta llegar a la frontera de Burundi. Allí se pone el sello de entrada, pero no se hace el visado: el visado hay que hacerlo en Bujumbura en la oficina de asuntos exteriores, abierta hasta las 15 horas. Desde allí al primer pueblo hay otros 7 kilómetros aproximadamente. Al llegar al primer pueblo del país, ya existen oficinas de cambio. Hay minibuses Buyumbura al menos sobre las 11,30 de la mañana.

 

Burundi.

Bujumbura.

Alojamiento. Como todas las capitales, el precio aumenta hasta los 40 dólares. A tener en cuenta que tanto en esta capital como en Kigali (Ruanda), es común que los hoteles cuenten con tres tipos de habitaciones, oscilando sus precios entre 40, 60-70 y 90-100 dólares. Paradójicamente nunca poseen habitaciones de 40 dólares. Cerca de la estación de autobuses está el Hotel Amahoro, bastante bien, aunque suele estar muy lleno, por lo que conviene reservar. Un poco más adelante, está el Saga Residence Hotel, con los mismos precios que el anterior. Lo que no podemos recomendar, como hace la Lonely, es comer o cenar allí, ya no sólo por la tardanza (1,30 en servir el primero), sino porque a nadie le gusta encontrar cucarachas en su comida (y que pasen de ti).
La oficina privada que gestiona billetes hacia Kigali, está ubicada en la misma acera que el Saga Hotel. El autobús sale a las 7 a.m., y se pueden reservar con anterioridad los pasajes. El servicio es bastante serio, y el autobús está bastante bien.
Además, en Bujumbura no es difícil encontrar bancos ni internetes, aunque hay que ir con mucho cuidado sobre todo a partir del anochecer, donde el ambiente se torna peligroso.

Ruanda.


Kigali
.
Alojamiento. Misión casi imposible en la ciudad. El Okapi Lodge sólo tiene habitaciones de 100 dólares; otro abierto cerca de éste ni tiene; y un poco más arriba, el Castle Hotel hace años que dejó de existir. Más cerca de la carretera, el Aubergue La Caverne, no posee habitaciones, enfrente han abierto otro que tiene buena pinta pero tampoco tiene sitio, y ya en el centro, el Isimbi nos acoge, con una buena relación calidad-precio. Sólo comentar que tienen dos precios: 18000 y 22000 francos ruandeses, dependiendo de si se es Mzungu (blanco) o no se paga más o menos. Como lo descubrimos pagamos 18000 francos. Es también un buen lugar para lavar ropa, ya que el precio no es excesivo y el servicio es rápido.
La comida en Kigali no es ningún problema, hay numerosos restaurantes, cerca y lejos del centro, y como la ciudad es bastante segura, se puede acceder a todos ellos. Recomendar el Ice & Spice, indio de bastante calidad y bajo precio, y además, rápido. Otro que también está bastante bien es el Indian khazana, que también encontraremos luego en Kampala.
Por otro lado, otras opciones para comer son el restaurante contiguo al Isimbi, y el Centre du Frais Alimentation Generale, que es de los mejores lugares para poder desayunar de la ciudad.
El transporte por la ciudad es fácil, está lleno de taxis y de moto-taxis, y para ir a cualquier otro punto del país tampoco hay problema: hay multitud de agencias de transporte, como Atracco y Okapi, aunque lo dicho, también hay más en la ciudad.

Gisenyi.

El alojamiento en Gisenyi en el Albergue di Giseny es una buena opción, tanto en cuanto a la habitación como a la comida, aunque hay otros cerca de la frontera con el Congo, y cerca del lago, que están bastante bien. Es mejor preguntar a los taxistas, porque la Lonely no los recoge. Sí que recoje el Palm Beach, cerrado hace años.
Las comidas en Gisenyi se suelen hacer en los hoteles, no hay restaurantes (sólo vemos uno detrás de la estación de autobuses), además, la boulangerie ahora mismo ya no vende casi nada de panadería, se ha convertido más en un supermercado, hay muchos internetes y casas de cambio, así como varios buses hasta Ruhenheri: el mapa de la ciudad en la Lonely está mal.,
Paso por la frontera de Kisoro.
Para pasar por este paso, hay que salir de Rugenheri hasta la frontera en un dala-dala. Una vez allí, se saca el visado y se accede a Uganda. En el primer pueblo, a un kilómetro aproximadamente, no hay, o eso parece, apenas transporte hasta Kisoro, por lo que es mejor tomar una moto o un taxi en la frontera hasta Kisoro.

Uganda.
 
 
Kisoro.

Alojamiento: recomendar el Country Side por 20000 shillings (12 dólares), con una buenísima relación calidad – precio, tanto en alojamiento como en precio. No viene en la lonely.
Cerca del pueblo, existe el lago Buyonyi, donde anidan las serpientes pitón. Es fácil que alguien te lleve a verlas.

Etiquetado: / / / / /

Kampala en Uganda.

Kampala, capital de Uganda.
 
 
De nuevo en kampala: la ciudad que sólo tiene un semáforo o dos en toda la ciudad, y ni siquiera un paso de cebra; la ciudad con más polución en la que he estado detrás de Jaipur en el Rajastán, donde debo reconocer la situación era todavía peor. Además, otra curiosidad de Kampala, es el miedo a que les roben el coche que tienen los taxistas, y que lleva aparejado que cada vez que te montas en uno, tengas una probabilidad muy alta de quedarte tirado en medio del camino, o bien que pare en la gasolinera una vez ya has subido… pero así es Africa.
kampala 4 (FILEminimizer)
Esta vez vamos al teatro, de nombre “La bonita”, y que observamos no tiene al inicio más de 20 personas. Según se desarrolla el musical al que asistimos, descubrimos por qué: es tan largo, que la gente no va al inicio, sino que va acudiendo. Sobre el tipo de musical que les gusta, supongo que será cultural, porque nosotros, lo de asistir a un musical en el que no cantan, sino es, nos es impensable, y a ellos no. El musical, mitad inglés mitad lugandés, de corte muy romántico, parece una telenovela sudamericana, pero bueno, es una experiencia más que añadir.
Etiquetado: / / /

Jinja, Kampala.

 

 

FUENTES DEL NILO, Jinja.
FUENTES DEL NILO, Jinja.
 
 
 
 
 
 
 
Ya en Jinja, nos dirigimos a ver las míticas Fuentes del Nilo, así como volvemos a ver el Lago Victoria, también conocido como Victoria Nyanza o Ukerewe. El Lago se encuentra situado en la zona centro-oriental de África, rodeado por Uganda, Tanzania y Kenia. Se extiende en un área de 69.482 km² y en su punto de mayor profundidad alcanza los 82 m. Es el segundo lago de agua dulce más grande de la Tierra, después del Lago Superior, de Norteamérica.
 
Fuentes del Nilo Azul
Fuentes del Nilo Azul

Es una de las principales fuentes del río Nilo, que prosigue su curso hasta el lago Alberto, en el tramo superior del río denominado Nilo Blanco.
El afluente más caudaloso del lago Victoria es el río Kagera, localizado al noroeste de Tanzania. Si es considerado parte del cauce del Nilo, su nacimiento sería el punto más alejado del Mediterráneo, siendo el Nilo-Kagera el segundo río más largo del mundo.
 
FUENTES 8

El primer europeo en llegar al lago fue el explorador británico John Hanning Speke, siendo quien le puso el nombre de lago Victoria, en homenaje a su reina. Debo añadir, que la azaña de Speke, de encontrar la fuente más importante del nilo (el citado lago), fué empañada por otro explorador, su compañero Richard Burton, que lo puso en dudo y consiguió que no se creyese la palabra de Speke. Tiempo después de la muerte de éste, se vió quién tenía razón, pero para Speke ya tarde, no pudo recibir personalmente el reconocimiento merecido.
Desde principios del siglo XX, el ferry del lago Victoria ha sido un importante medio de transporte entre Uganda, Tanzania y Kenia. Los principales puertos del lago son Kisumu, Mwanza, Bukoba, Entebbe, Port Bell y Jinja.

 

 

 

FUENTES 3

Hoy en día, el punto que se consideraba las Fuentes del Nilo ha desaparecido por la creación de una presa (que seguro entristece mucho a los ecologistas, no tanto a los ugandeses, que reciben luz gracias a ella), pero se puede visitar, siendo, como no, un lugar ideal para comprar souvenirs y para subir en barca y dar una vuelta por el lago: según lo que apetezca más.

 

 

 

FUENTES

Otra opción que ofrece Jinja, es la posibilidad de hacer rafting en el río, aunque al final, el miedo a los cocodrilos nos puede y decidimos que en España se puede también, y sin cocos.
Etiquetado:

Dirección Mbale, Sipi Falls.

 

Sipi Fall, en Mbale.
 
De nuevo nos atrevemos a subir a un bus, aunque cada vez va costando más arrancar y montar en ellos. En esta ocasión, también es un bus postal, pero nuestra elección, lejos de ser la adecuada, es la peor, ya que luego descubrimos que el postal no coge la carretera principal, sino que da una vuelta que suponen cinco horas extra de transporte terrestre: casi nada. Como punto positivo, los paisajes llenos de campos de arroz y de plantaciones de té, los poblados, en esta zona más coloniales y más cuidados que en el resto, y una sensación de más limpieza en el aire, supongo que debida a que todas estas ciudades, sobre todo Mbal e, tienen aceras, algo impensable o en los pueblos en los que existen, soy un poco ortodoxas para nosotros los occidentales, ya que cada casa particular se hace la suya propia, con la diferencia de medidas y formas que esto supone. Una vez en Mbale, nos encontramos un pueblo rico y próspero, con multitud de chalets y coches nuevos, con gente trabajadora que se gana la vida en el campo, en el mismo pueblo o en pueblos cercanos. La ciudad tiene muchos bancos, comercio y como no, muchos minibuses y buses para ir a cualquier otro lugar. Se respira un aire de tranquilidad en el ambiente, coronado a lo lejos por las estribaciones que albergan el MElgon, montaña que desde el principio decididos no estamos preparados para ascender.

 

Como a escasos 4o kilómetros está las Sipi Falls, hacia allí nos encaminamos. Para ello, vamos a la busca y captura de un minibus, pero un coche particular nos ofrece ir por el mismo precio, eso si, vamos a ser en el coche lo normal, 7 personas (si, lo normal, si nó no salen tampoco los coches).

 

Las Sipi Falls se encuentran divididas en tres tramos, todos ellos separados por una pequeña cantidad de laderas y bosques, difíciles de sortear si no conoces la zona. Encontramos a Tom (mejor dicho nos encuentra él a nosotros), y nos ofrece ser nuestro guía por las montañas a un precio razonable, así que nos decidimos a ir.

 

Una vez de camino, vemos que no nos hemos equivocado: Tom conoce la zona, y además, hubiese sido complicado, con tantos senderos, saber por donde ir. Comtemplamos las cataratas al unísono que atravesamos campos de cultivos de la gente que allí habita, con mucho café, Té, plátanos, mango, etc. Un niño empieza a seguirnos, y Tom le dice algo en Luganda (el idioma local en Uganda), y se va. Luego nos dice que todo el pueblo se ha puesto de acuerdo en intentar que los niños no sigan ni obtengan nada de los turistas, ya que antes lo permitían, y la repercusión estaba siendo que los niños no iban al colegio, sino que se dedicaban a vivir de lo que sacaban con los turistas… y los padres quieren que asistan a clase. Después de probar el café que muele a mano la abuela de Tom, nos volvemos a Mbale.
Etiquetado: / / /

Kampala

Kampala

 

Kampala llega a nosotros como una bocanada de aire fresco. Después de tanto paisaje de montaña y de vegetación, llega el asfalto, la contaminación, los coches, los restaurantes, la gente hasta altas horas de la noche, y todo aquello a lo que estamos acostumbrados y que durante cuatro semanas no habíamos visto ni de lejos.

 

kampala 4 (FILEminimizer)

 

 

 

KAMPALA 99 (FILEminimizer)

 

 

 

KAMPALA 665 (FILEminimizer)

 

 

 

 

 

Kampala no tiene nada que ver con Lusaka, Bujumbura o Kigali, que habían sido nuestras anteriores capitales: es con diferencia la mas cosmopolita de ellas, la mas grande y donde mayor numero de personas viven. Aquí volvemos de nuevo al ingles (en Ruanda y Burundi todo era francés: en Zambia era ingles la lengua oficial y que todo el mundo hablaba), y además bien hablado y fácil de entender. Kampala es un cruce de religiones y culturas: aquí conviven numerosas congregaciones católicas y cristianas, musulmanes, multitud de hindúes (antes de Amin hubieron muchos indios aquí viviendo, que con la llegada de este al poder tuvieron que huir. Con el tiempo han vuelto y forman una parte importante de la población). Hoy por hoy, es fácil estar en Kampala, aunque no tenga nada especial para ver, siempre se puede buscar algún plan, como por ejemplo, asistir a lo que pensábamos era un concierto de rock, y acabo siendo una reunion de religiosos tipo gospel-rock, que se reunían el viernes por la noche para cantar a Dios. Decir que fue divertido es poco. En el escenario reinaba el cantante blanco (el único del escenario), junto a otros de color y un coro improvisado de al menos 50 personas que les acompañaban, junto con el publico, que iba cantando al son de la música, leyendo las palabras que las enormes pantallas existentes en las paredes nos decían (todo en ingles, así que algo cantamos). Rezamos con ellos, nos cogimos de la mano con ellos, y cuando nos dimos cuenta, habían pasado 2 horas, y nos marchamos al hotel. Si algún día vuelvo a ser creyente, me uniré a ellos. Al menos saben hacer amena la religión.
KAMPALA 554 (FILEminimizer)
Kampala (FILEminimizer)
kampala 2 (FILEminimizer)
Etiquetado: / /

Kisoro y Parque Nacional Queen Elisabeth

Crónica de Kisoro y Parque Nacional Queen Elisabeth.

2RUHENGERI MOUNTAINS. - copia (FILEminimizer)

Estos días han sido un poco duros:

El 17 partimos a las 6 de la mañana en un bus rumbo a Ruhenheri, desde donde tomamos un mini bus hasta la frontera con Uganda. este ultimo, por supuesto, no salió hasta que estuvo lleno a reventar, como suele ser habitual en Africa.
RUHENGERI MOUNTAINS. (FILEminimizer)
3RUHENGERI MOUNTAINS. (FILEminimizer)
Ya en la frontera, topamos con las típicas costumbres africanas, de colarse todo lo posible en la cola de inmigración. El problema viene cuando la “muzungu”, en este caso, yo misma, adquiere uso de las costumbres, y también se cola con todo su morro. Parece que no les sentó bien. Una vez pasados al ultimo país de nuestro viaje, nos encontramos con un pueblo perdido, donde los niños nos miran con curiosidad y nos rodean (por supuesto, pidiendo dinero, cámaras, bolis, etc), y de donde nos toca volver, maleta a la espalda, para encontrar un taxi o algún medio de transporte que nos lleve al primer pueblo civilizado, Kisoro. los taxistas, viendo que no tenemos con que ir, intentan sacarnos el máximo dinero posible, hasta que la aparición de un minibus de giris (y el consiguiente peligro de perder a sus clientes), hace que decidan que quizás es excesivo lo que piden.

Finalmente, subimos con un chaval bastante majo, que resulta tiene un pequeño hotel en Kisoro que no esta nada mal, ni de limpieza, ni de precio, ni de comida.

La entrada a Uganda se ha notado desde el principio en nuestro presupuesto, que cada vez era mas escaso. Aquí se puede comer y dormir a unos precios razonable, y el visitar los parques naturales del país no supone un gasto tan alto como sus cercanas Zambia y Ruanda. Además, los paisajes son muy parecidos a los ya vistos en Ruanda, es decir, valen la pena.

Kisoro es un pueblo cercano a la frontera, donde llegan la mayoría de turistas con el fin de visitar los parques de gorilas de montana que hay cerca de dicha localidad. Sus gentes, parecen encontrar divertido que haya gente dispuesta a “pagar” por ver aquello que ellos consideran tonto e innecesario, pero así somos los muzungu. Además, el pueblo tiene en sus cercanías un lago que se caracteriza porque las boas (si, serpientes), acuden en masa allí para criar. Por supuesto, vamos a verlo, aunque por suerte para las que no nos gustan demasiado estos bichos por la tarde no salen, solo por la mañana, por lo que nos podemos permitir ver el lago sin su presencia. En Kisoro nos salimos de la tónica habitual: no nos interesan los chimpancés, ni los gorilas, solo queremos ir al Queen Elisabeth, que es el parque mas grande de Uganda, a ver leones.
QUEEN (FILEminimizer)
QUEEN ELISABETH 9 (FILEminimizer)
 QUEEN ELISABETH 554 (FILEminimizer)
Para ello, contratamos una “excursión” con los del hotel, que aunque nos sale en principio mejor que con un tour operador de los que operan por internet, nos termina saliendo mas caro de lo previsto, debido a que somos victimas de los típicos timos africanos: por la noche nuestros guías roban la gasolina para poder venderla, y así sacarse un dinero, pero prefiero no pensar en ello.
QUEEN ELISABETH 00 (FILEminimizer)
El Queen Elisabeth es un parque que ocupa una gran extensión, teniendo entre sus dominios el lago Edward y el Albert, así como el canal que une ambos lagos. Pasar por el parque, supone encontrarse con la típica vegetación de sabana, donde viven leones, leopardos , elefantes y otros, y pasar por parajes con vegetación tropical, donde los babuiínos son lo mas abundante, así como otro tipo de simios parecidos (no gorilas). Existen zonas donde es normal que los leones trepen por los arboles, pero no conseguimos ver a ninguno, y luego, ya en la península donde están los alojamientos para los visitantes del parque, nos enteramos con que los hipopótamos pueden alejarse incluso cuatro kilómetros de la orilla del lago, lo que supone un peligro para los que acampan fuera de las guest house.
 QUEEN ELISABETH 22 (FILEminimizer)
IMG_3424 - copia - copia (FILEminimizer)
QUEEN ELIS. (FILEminimizer)

El parque, aunque es muy bonito en cuanto a paisajes, no posee la cantidad de animales que puede tener uno cualquiera de Tanzania o Kenya, y eso se nota al día siguiente, cuando multitud de coches de turistas casi nos pegamos por ver a lo lejos a un león, escondido entre la hierba. Mas tarde, nuestro guía, se acerca cuando todos se han ido a unos 3 metros del animal, descubriéndolo dormido después de haberse zampado a una gacela: la había dejado en los huesos.
QUEEN ELISABETH 443 (FILEminimizer)
Etiquetado: / / /

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar