Mpulungu en Zambia

 

Camino a Mpulungu

 

Salimos de Mbala para dirigirnos a Mpulungo, donde podremos tomar el MV Liemba para llegar a Tanzania y seguir nuestro camino por Burundi, Ruanda y Uganda. 

El camino a este pueblo lo hacemos en un minibús local, de los típicos que salen a una hora, y luego va dando vueltas hasta completar el minibús, aunque quizás seria mas adecuado decir hasta que al minibús no le cabe mas carga arriba de este, ni tampoco caben mas pasajeros. Lo divertido, es que así vemos las zonas mas autenticas de Mbala, por donde se mete el minibus reclutando pasajeros, y podemos conocer la autentica ciudad.

 

mbala en zambia
Camino a Mpulungu

En Mpulungu

La llegada a Mpulungu coincide con la llegada de dos catalanes, Jaume y Marc, que serán nuestros companeros durante algunos días en la parte de viaje que nos queda pendiente. Con ellos compartiremos grandes momentos e iremos intercambiando emails para localizarnos. 

 

Memorial en Ujiji al Dr. Livingstone, Tanzania
Memorial en Ujiji al Dr. Livingstone, Tanzania. Aunque la foto es de días posteriores, me encuentro junto a Rita, Jaume y Marc a mi izquierda. Grandes amigos viajeros

 

Alojamiento en Mpulungu

Pero volvamos a Mpulungu, nuestra última ciudad en Zambia. Llegamos a Mpulungu todo menos curiosos, ya que llevamos sin ducharnos unos días. Por una vez, no escatimamos en presupuesto hotelero (bueno, eso es un decir, siempre lo miramos) 

Nos alojamos en el Mkupi, un hotel de 6 cabañas bastante aseadas junto al lago Tanganika, que a partir de ahora será nuestro amigo de viaje durante 3 días. Desde el alojamiento vemos a la gente esperando el barco MV Liemba, que llegará el próximo día, pero que es capaz de mover a la población y la economía de esta zona donde tan pocos recursos hay.

MPULUNGU (FILEminimizer)
Mpulungu junto al lago Tanganika

 

LAGO MBALA 66 (FILEminimizer)
Mpulungu junto al lago Tanganika, nuestra vista del lago

El poblado Mpulungu

Hoy desde luego no es el día del mzungu; no sabemos si es que están enfadados por algo, o es que les hemos caído mal, pero es el primer pueblo donde notamos cierta antipatía. A pesar de todo, Mpulungu es un pueblo vivo; la sensación de calor es mayor que en el resto del país, que venimos recorriendo en autobuses de todo tipo. Mpulungu es grande, con grandes espacios abiertos, donde todo gira alrededor del lago que tanta vida otorga. A un paso solo del Congo, donde la situación no termina de arreglarse, y que utiliza el barco MV Liemba para misiones humanitarias los días que no navega.

 

MV Liemba
Imágenes de Mpulungu, el MV Liemba está a punto de llegar, la gente espera en la orilla…

En general los puertos importantes generan negocio, pero aquí vemos a gente más humilde que en el resto del país. A veces la cantidad de recursos no lleva una mejor situación económica… quién sabe.

MPULUNGU 8 (FILEminimizer)
Esperando el MV Liemba

Mañana llegará el barco que nos transportará hasta Kigoma, el MV Liemba; un barco que serían los alemanes los que transportarían hasta estas tierras, y donde ha permanecido por más de un siglo. Solo los viernes sale de Mpulungu, para llegar a Kigoma en Tanzania muchas horas después. La noche en el barco es una de las atracciones y de los momentos del viaje en el MV Liemba… pero eso ya es otra historia…

MPULUNGU 10 (FILEminimizer)
MV Liemba, Zambia. Lo de las 39 personas es una broma; vamos, unos cuantos cientos más…

Etiquetado: /

Mbala en Zambia

Mbala en Zambia

Pueblos perdidos africanos

 

 

Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

Llegamos a uno de esos pueblos donde no llega demasiada gente. Nuestro autobús llega caída la noche, nos hacen falta linternas para poder llegar a nuestro hotel. El hotel Grasshopper o saltamontes está un poco apartado del pueblo; la persona que nos guía atravesando el bosque nos lleva rápido. Este es uno de esos momentos en los que piensas que más vale que salga todo bien, porque tu móvil no funciona en Zambia (al menos el mío), y nadie sabe dónde estás.
El hotel llega y ocupamos una casa cercana a la entrada principal. Las duchas no funcionan, tampoco la luz a estas horas, como ya viene siendo habitual en los pueblos de Zambia, así que nos metemos en el saco sábana y bajo la mosquitera y a dormir.
Mbala en Zambia
Kalambo Falls en Zambia, la razón de nuestra parada en Mbala. Las Kalambo falls son las cataratas más altas en Tanzania, y las segundas más altas del continente africano, por detrás de las Tugela en Sudáfrica (si, más altas que las cataratas Victoria)
Este pueblo de montaña, a 1700 metros de altitud, fue famoso en 1918 porque fue donde se rindieron los alemanes. El pueblo tiene un lago, que a pesar de la altitud alberga en sus aguas cocodrilos… por suerte no aparecen.
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia, lago
A pesar de la mala impresión que nos había dado la noche anterior, los alrededores del pueblo son preciosos, también los alrededores del hotel; allí encontramos muchos saltamontes, lo que nos da una idea del por qué el nombre del hotel.
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

En el pueblo hay muchísimos niños, vayas donde vayas. Al ser los únicos mzungus somos claro foco de atención, pero no importa. Encontramos a gente maravillosa que solo quiere practicar su inglés, o charlar con desconocidos; durante dos días van a tener tres caras nuevas que les distraerán de su tranquilidad diaria.
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

El centro es una calle donde se encuentran todas las tiendas, un restaurante, los taxis, las paradas de bus, una iglesia y al final, casi en las afueras, la cárcel de la población. 
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

En lugares como Mbala es donde aprendes a comer de todo; con solo un bar, nos animamos a ir a por un café; el encargado nos atiende con ganas:
– Queremos un café;
– pues va a ser que no, tengo té;
– vale, un té;
media hora de espera…
– Dónde está el té?
– El té? yo solo tengo café
– Vale, trae el café
y después de otro cuarto de hora café soluble con agua… Así es la vida africana cuando no vas a resorts… tranquila
Etiquetado: /

Itinerario 8 días de viaje a Túnez

Viajar a Túnez

Itinerario de 8 días de viaje

 

Nafta en Túnez
Nafta en Túnez, uno de esos pueblos perdidos en los que merece la pena detenerse

 

 

Día 1: Kairouan

 

Kairouán
Kairouán

 

Lo primero que nos llama la atención son los aljibes de la época  de la conquista de Abdulá I. después de la batalla de los 7 abdules, Kairouan pasaría a ser una ciudad santa para los musulmanes, y por tanto un nuevo lugar donde vivir. Situada a 40 kilómetros de las montañas, y con 60 kilómetros hasta el mar, la plaza estaba en situación segura lejos del mar. El primer problema con el que se encontraron fue el suministro de agua. Para ello se crearon unos aljibes, cuyo uso todavía es costumbre hoy. La falta de agua sigue siendo un problema en lugares donde la lluvia escasea y estos aljibes han conseguido suministrarla a su población durante siglos.

 

Kairouán, la cuarta ciudad sagrada del Islam
Kairouán, la cuarta ciudad sagrada del Islam

 

El mausoleo del barbero Sidi Sahid

 

Llegamos a un lugar que perfectamente podría estar situado en Granada cualquiera de las plazas españolas ocupadas antaño por árabes; y es que la familia que suministró los azulejos para la construcción de este mausoleo era de origen español. Vamos pasando por las estancias hasta llegar al patio donde se encuentra el mausoleo. En el patio vemos un par de chicas sentadas; nos cuenta el guía que es costumbre para las mujeres solteras acercarse para rezar y pedir que su príncipe azul aparezca; al mismo tiempo, son muchas las que se inspiran en los azulejos y formas del patio para diseñar sus ajuares.

 

viaje a tunez
Los azulejos nos recuerdan el origen de este lugar…

 

También encontramos un doctor con su instrumental, y es que para la circuncisión es costumbre venir a pedir la bendición antes de cualquiera.

El lugar de rezo se encuentra contiguo, junto a la madraza. Ahora está vacío, pero en breve aparecerán los fieles a su hora habitual de rezo.

 

Kairouán en Túnez
Kairouán en Túnez

La mezquita de las 3 puertas

Túnez ha sido un país donde el Imperio Otomano también ha dejado su huella; en muchos aspectos encontramos el paso de los turcos, y las mezquitas no iban a ser menos. Situada junto al centro histórico de Kauriuan, pasamos al interior. Allí nos encontramos una reliquia turca, un reloj otomano en pleno centro del patio.

 

Kairouán
Kairouán

 

Junto a él, el patio de columnas nos hace ver cómo se han aprovechado las columnas de todos los estilos griegos del área donde estamos ahora mismo. La mezquita no es ostentosa, pero su diseño y cuidado hace que se sitúe entre las que más nos han gustado de esta cultura.

 

 

Kairouán
Kairouán

 

Sbetia, las ruinas de Sufeitula

 

sbeitla
Sbeitla

 

sbeitla
Sbeitla

 

Pocos son los turistas que se embarcan hasta Sbetlia, una de las ciudades romanas que más nos han cautivado. No suele incluirse en los circuitos turísticos por falta de tiempo, sin embargo, merecen muchísimo la pena.

 

Sbeitla, un tesoro romano en Túnez
Sbeitla, un tesoro romano en Túnez

 

Día 2, 3 y 4: Tozeur y alrededores. Jheridje

 

oasis en Tozeur
Oasis cerca de Tozeur

 

Estamos en Tozeur, la ciudad de las palmeras, no en vano, más de 500.000 palmeras pueblan este pequeño pueblo que presume de palmeral en su territorio. Con poco más de 50.000 habitantes, Tozeur es de parada obligada si se quieren ver oasis chulos, visitar los cañones del Midas, donde se rodaron escenas de El Paciente Inglés, o los escenarios de la guerra de las galaxias. También la ciudad en si tiene su encanto.

 

gargantas de Midas
gargantas de Midas, aquí se rodaron imágenes de la película El Paciente ingles

 

Tozeur es un punto base para multitud de lugares a visitar: desde aquí se visita todo lo anterior sin perder demasiado tiempo en distancias.

Tozeur en Túnez
Tozeur en Túnez

 

 

  • Qué ver cerca de Tozeur

 

Los oasis de Tozeur

 

oasis en tunez
Oasis tunecinos

 

Las tierras de esta parte del país se caracterizan por la gran escasez de agua. No tener agua implica no poder cultivar. Una de las ideas más exitosas ha sido la creación de oasis artificiales, para así aprovechar el agua donde la hay, y poder extender el cultivo. Un oasis no son solo palmeras: en un oasis se aprovecha la sombra y el microclima que las palmeras crean para cultivar cítricos y otros cultivos alrededor de éstas.

 

Oasis en Túnez
Oasis en Túnez, Chebika

 

Los oasis que visitamos son tres: el oasis de Chebika, donde hay una cascada. Chebika es un pueblo abandonado por una inundación en el pasado, concretamente, en el año 1969. Fue entonces que muchas casas quedaron desoladas y tuvieron que construir una nueva ciudad. Hoy en día este oasis es medio artificial, medio real.

Oasis de Tamerza
Oasis de Tamerza

 

El oasis de Tamerza también se encuentra en el pueblo abandonado que lleva su mismo nombre. Aquí encontramos la cascada más famosa del pueblo, que en esta época está casi seca. Dentro del mismo pueblo tenemos otra cascada menos conocida, pero para nosotros mucho más bonita y agradable.

 

Oasis de Túnez
Oasis de Túnez

 

El oasis de Mides comprende también el canon, con el mismo nombre. Aquí se rodaron escenas de la cueva de los nadadores, en la película de El Paciente Inglés. El canon se puede recorrer a pie fácilmente, mostrando unas vistas espectaculares, que nos trasladan a los escenarios de la película. No busques la cueva; la cueva real (la de los nadadores), se encuentra en otro país, en Lybia; la cueva donde se rodaron las escenas parece estar cerca de Tozeur, pero nadie nos sabe decir a ciencia cierta dónde ni cómo llegar.

 

tunez
Oasis tunecinos

 

Garganta de Midas, Túnez
Garganta de Midas, Túnez

 

Los escenarios de la guerra de las galaxias

Las películas de Star Wars de George Lucas conocerían esta parte del desierto tunecino. Sería 1n 1976, 1979 y 1996 cuando los estudios de grabación se desplazarian hasta aquí para rodar. El camuflaje de telas, escayolas y madera todavía perdura en el desierto, aunque el estado de conservación no es excesivamente bueno ni tampoco parece haber intención de preservarlo.

George Lucas no se equivocó al rodar aquí, el escenario parece realmente salido del vecino Marte.

 

Escenarios de película Star Wars
Escenarios de película Star Wars

 

También algunas escenas de películas como Gladiator, Jesús de Nazaret o El oro Negro serían grabadas aquí.

Hoy nos quedan las viviendas de Star Wars y muchos vendedores que nos acosan para que les compremos.

 

Escenarios de película Star Wars
Escenarios de película Star Wars

 

 

La ciudad de Nefta

Nefta en Túnez

Nefta en Túnez

 

Seguramente la única razón para visitar Nefta sea que vas a visitar el punto dos, no te culpo: Nefta no es un pueblo espectacular, no tiene un gran patrimonio, tampoco se encuentra en las guías de viaje. Por qué detenerse y dar una vuelta por Nafta? Por su autenticidad, por vivir un Túnez que no siempre se encuentra en la costa ni en otros lugares del país.

 

Nefta en Túnez
Nefta en Túnez

 

La leyenda dice que Nefta fue construida por el hijo de Noé, que llegaría en barco desde el lago Tritón. Esta región forma parte de la región de Castellum. También fue parte de la región de Limes, de origen cristiano.

 

Nefta en Túnez
Nefta en Túnez

 

Las fachadas del pueblo nos recuerdan a otros países, como Irán o Iraq. Es una ciudad tranquila, de puertas y porches para protegerse del calor. De su pasado más esplendoroso queda el estanque de Nefta, al que solo llegas si das una buena vuelta por la ciudad.

 

 

La ciudad de Tozeur

 

Fortaleza o tierra de sol; los bereberes nombrarian así a esta ciudad que formaba parte de los limos africanos en la actualidad. Fuertemente ligada a las palmeras y la escasez del agua, aquí se inventaría el gaduz o la medida del agua para el riego, algo utilizado desde los tiempos en que los árabes llegaron a esta región. Bereberes, cartaginenses, romanos, bizantinos… todos pasaron por Tozeur y dejaron su huella para otros tiempos. Desde aquí se controlarían las fronteras subsaharianas desde tiempos romanos, cuando lugareños y ejércitos se percataron de la posición estratégica de este lugar.

Tozeur en Túnez
Tozeur en Túnez

 

Cuando llegas a Tozeur sorprende la cantidad de palmeras en sus parajes: serían los árabes también los que las empezaran a cultivar, aprovechando sus extensos conocimientos en la materia. También ellos establecerían la ciudad como paso de entrada, eludiendo al siempre más peligroso y amenazado paso a través del mar.

 

Tozeur en Túnez
Tozeur en Túnez

 

Hoy en día, nos encontramos a una ciudad viva en la mañana, donde los turistas solo se dirigen a los pocos hoteles que permanecen abiertos en la actualidad. Sus más de mil dromedarios cargan a diario los dátiles y otros productos agrícolas para la exportación.

 

 

Qué visitar en Tozeur

 

Tozeur en Túnez
Tozeur en Túnez

 

El centro de Tozeur y sus laberínticas calles obligan a recordar sus típicas puertas pintadas de colores, para poder volver. Dentro de su laberinto encontramos mezquitas que no lo parecen, lugares de oración; hoteles con encanto a los que se llega sin darse cuenta, minaretes. En medio de esta vorágine de paredes blancas nos encontramos un museo peculiar que nos explica más sobre la vida en la comarca y la distribución de sus casos. Su otra parte del patio interior nos acerca a otra realidad, la de las mujeres de Tozeur. En aquella amplia habitación se haya la sede de la cooperativa de mujeres que dan vida a la ciudad.

 

Tozeur en Túnez
Tozeur en Túnez, cooperativa de mujeres

 

Nos recibe una de ellas, que nos muestra lo que allí se elabora; las lugareñas acuden allí en sus ratos libres; una diseña bolsos, otra cose, otra corta los patrones de la ropa… cada una hace lo que sabe y lo pone al servicio del resto, para entre todas poder sacar adelante los productos artesanos que les darán un salario o un extra para ellas. La cooperativa tiene productos preciosos que solo llegando hasta allí es posible conocer.

 

Tozeur en Túnez
Tozeur en Túnez

 

Terminamos con el mercado de Tozeur. Es allí donde se concentra la vida de la ciudad; tanto los puestos del edificio que alberga el mercado, como el mercadillo ambulante que todos los días llega hasta la ciudad, allí es posible encontrar todo tipo de alimentos frescos para casa.

 

Tozeur en Túnez
Tozeur en Túnez

 

Tozeur es una ciudad tradicional, nada que ver con la costa, sino mucho más enfocada a sus gentes. En lugares como éste se encuentra la autenticidad.

 

Día 5: camino al desierto tunecino

 

  • El lago salado

Este lago de casi 5.000 kilómetros cuadrados no era una de nuestras prioridades; sin embargo, terminó siendo un descubrimiento que nos encantó. Imprescindible una parada para disfrutar de su silencio y observar la extensa concentración de sal que aquí encontramos.

Lago salado Túnez
Lago salado Túnez

el lago salado se denominaba en el pasado lago de los peligros; aquí encontramos las rosas del desierto que venimos encontrando todos estos días. Una gran concentración de minerales en la sal del lago impide el consumo humanos. Al final las carreteras francesas son las que aprovechan esta sal para la época de nieve.

Hoy nos parece grande, y sigue siendo el lago más grande de Túnez; sin embargo, nada que ver con siglos anteriores, cuando el lago llegaba al mar y comunicaba con esta en el golfo del Gades. El antiguo camino de caravanas pasaba por aquí, y los palitos dentro del agua nos siguen marcando la ruta….

 

 

  • Douz, la puerta del desierto

 

Douz, la entrada al desierto
Douz, la entrada al desierto

 

Los marsugi es la tribu que habita Douz. La pequeña ciudad es un lugar peculiar, cuyos orígenes provienen de los bereberes, que habitaban esta área, llamada región Maramasiz. En el montículo de la región nació esta entrada al desierto a la que denominaron Douz. Dicen las malas lenguas que los franceses fueron los fundadores, en un serio intento de sedentizar a los nómadas del desierto. Hoy en día pocos son los que viven allí, y la plaza principal de paredes blancas poblada de bares y tiendas dan vida y recursos a los que van de paso al desierto.

 

Desierto de Túnez
Desierto de Túnez

 

Aquí los dromedarios son numerosos, y también de distintos colores. Es uno de los pocos lugares donde podemos encontrar a los dromedarios mahari o terbi, las razas más caras. Son estos un poco más delgados y estilizados que el resto. Solo los tuareg los han usado desde antaño, y es que tener un mahari es símbolo de orgullo; el mahari es un compañero de viaje a través de las dunas del desierto y sus peligros.

 

Desierto de Túnez
Noche en el desierto

 

Día 6: Matmata, casas trogloditas, Chonini

 

Casas trogloditas de Matmata
Casas trogloditas de Matmata

 

Nos tenemos que remontar al siglo VII para encontrar los orígenes de la tribu Matmata; los matmata, que también habitan en Marruecos, fueron los que iniciaron la construcción de las casas trogloditas, un tesoro que ahora atrae a muchos turistas a esta remota región. Matmata es una ciudad llena de casas trogloditas, al ser casas familiares muy poquitas se pueden visitar, pero algunas de ellas están abiertas al público en general, pidiendo solo una propina por la visita. La visita a una de estas casas te da la imagen de la distribución de la casa y el por qué de su construcción.

 

Casas trogloditas de Matmata
Interior de una casa troglodita

 

En las casas de Matmata el marido es el que tiene la función de constructor albañil: es la mujer la que decide su distribución y diseña su estructura. Al contrario de lo que se pueda pensar, las habitaciones siempre están en la parte inferior, la parte superior o primer piso alberga el granero. El almacén de grano se pone arriba para evitar que los animales se coman el grano.

 

Casas trogloditas de Matmata
Casas trogloditas de Matmata

 

Antes de llegar al gran patio que da vida a la casa pasaremos por una primera zona de visita, y es que los bereberes siempre tienen una zona destinada a los desconocidos, a la gente no muy cercana que no quieren lleguen a su núcleo familiar.

 

Casas trogloditas de Matmata
Casas trogloditas de Matmata, patio interior

 

Alrededor del patio se encuentran las habitaciones y el granero, pero también la despensa y la cocina. En esta casa se produce miel, cacao, aceite y pan. La dueña nos da un poco de pan que desaparece en el acto: acaba de salir del horno y con un poco de aceite sabe divino.

 

Casas trogloditas de Matmata
Casas trogloditas de Matmata, la puerta es de baja altura para evitar el paso de intrusos

 

Entramos en una habitación privada donde lo primero que nos llama la atención es la forma de subir a la cama; es como subir a un caballo. Desde allí vemos que la entrada de la alcoba tiene una forma extraña, y es que la construcción es más baja desde dentro, para evitar que intrusos puedan entrar en la noche y evitar asaltos. Algunas habitaciones tienen duchas en el interior.

 

Casas trogloditas de Matmata
Casas trogloditas de Matmata

 

Terminamos la visita y pagamos a la dueña de la casa 10 dinares. No nos parece caro para la visita y la invitación culinaria. Si buscas una casa en Matmata, tienes que buscar por “Dar”, que significa casa.

 

 

Día 7 y 8: isla de Djerba

 

Isla de Djerba, Túnez
Isla de Djerba, Túnez

 

Escasos kilómetros separar la isla de Djerba de la costa tunecina. La isla donde convivieron los lotófagos o seres que consumían loto, fue también la isla que enamoró a griegos y fenicios. También hay menciones de la isla cuando leemos al Ulises, ya que aquí cantaban las sirenas sus cantos mágicos que obligarían a Telémaco a atarse al palo de su barco para no ceder a las tentaciones.

La isla estuvo poblada desde tiempos antiguos; por aquí pasarían árabes y fenicios, que la llamarían kirba, en la época romana sería llamada minancs.

 

Isla de Djerba, Túnez
Isla de Djerba, Túnez

 

Una de las peculiaridades de la isla de Djerba son los menzes, o conglomerados que agrupan parcelas, dominios y la casa en si. Un menzel sería la casa que tiene cada uno de sus habitantes. En ellas siempre hay un espacio excavado, para poder esconderse en caso necesario. También tienen una habitación para recibir invitados a casa, llamada Dar el madze. Las casas también tienen un algibe para recolectar el agua de lluvia, ya que las sequías son una constante en la isla.

A pesar del incipiente turismo, la isla sigue subsistiendo básicamente de la agricultura y la pesca.

 

isla de Djerba
Subasta de pescado en la isla de Djerba

 

Entramos a la isla por la larga carretera que la une con Túnez; allí vemos cómo las obras son constantes, y es que está previsto que se amplíe. La isla de Djerba emana luz: si alguien busca sol mediterráneo desde luego está en el lugar adecuado, una isla donde solo las zonas más turísticas han cambiado; el resto, permanece igual.

 

isla de Djerba
isla de Djerba

 

Poco a poco nos adentramos en su territorio: sabíamos que era grande, pero no tanto. Lo de estar en una isla e ir a pie no es posible en Djerba. Pronto nos daremos cuenta de que por suerte, los precios de los taxis son mínimos, y por unos 3 euros al cambio nos podemos mover tranquilamente por la isla. Además, los taxistas son bastante honrados: utilizan el taxímetro siempre.

 

isla de Djerba
isla de Djerba

 

Estamos en el área turística, pero los turistas brillan por su ausencia: todavía el tiempo no está claro y el Ramadán ha frenado el sector en estos días festivos. No por ello dejamos de visitar la isla; a pesar de que la idea era descansar, terminamos visitando la ciudad más cercana (está a pie), Midoun. La pequeña localidad no nos emociona, parece más un mercado donde comprar souvenirs que un pueblo real. Desde allí nos dirigimos a la capital Houmt Souk;  aquí si que encontramos un lugar auténtico, una ciudad que merece la pena recorrer.

 

isla de Djerba
isla de Djerba

 

Sobre todo, el centro laberíntico de Houmt Souk con sus callejones blancos nos hace perder el tiempo deliciosamente; aquí encontramos refugio del sol, que por fin ha salido. Es esta ciudad la que buscábamos, con sus graffitis pintados, con sus puertas de colores, su artesanía auténtica. Entramos en una tienda: me da la impresión de haber retrocedido varias décadas en el tiempo. El propietario nos atiende pacientemente, mientras nos metemos en el fondo del local para elegir algunas toallas de lino. Este tipo de toallas son el souvenir más tradicional que uno se puede llevar, es lo que siguen utilizando en casa la gente de Djerba. El señor nos atiende y nos va explicando los distintos tipos de hilo utilizado, mitad francés, mitad árabe, conseguimos entendernos.

 

isla de Djerba
isla de Djerba

 

Isla de Djerba, tienda de toallas tradicional

 

 

 

 

 

Continuará…

 

viaje tunez
Djerba
Etiquetado:

Tips para viajar a Túnez

 

 

Túnez, ese pequeño país en el norte de África

 

 

Sidi Bou Said
Sidi Bou Said

 

Existen países donde el viaje te hace sentir como si estuvieses en casa; ese es el caso de Túnez. El país se encuentra situado en el norte del continente africano. A pesar de que la distancia que nos separa es corta, apenas un vuelo de dos horas de duración, nuestra cultura es muy distinta, y marcada por la religión, en el caso de este país con raíces musulmanas.

 

Isla de Djerba, tienda de toallas tradicional

 

El Túnez todo es grande, a pesar de ser pequeño. Aquí encontramos lugares pintorescos, como Kairauan, la cuarta ciudad Santa para los musulmanes, después de La Meca, Medina o Jerusalén. Si hablamos de geografía, el 40 por ciento de su superficie es desierto, estando localizado mayoritariamente en el sur del país.

 

Nafta en Túnez

 

Son muchos los lugares que podemos visitar en Túnez, pudiendo centrar nuestro viaje en una parte, dejando el resto para una futura escapada. El Sagel o litoral tunecino marca el área donde se concentran los hoteles y la parte más turística; aquí encontramos Susa, la perla de Túnez; también Hammamet, ciudad turística por excelencia junto con Monastir, otra opción segura en ocio y playa. Matina es la última ciudad del litoral visitada por los españoles. A partir de ahí, ya no te hablarán en español, pasarás a formar parte de un territorio donde los franceses son los que más han viajado y donde tu nacionalidad es indefinida o desconocida.

 

Kairouan, Túnez
Kairouan, Túnez

 

Nuestro viaje a Túnez en el 2022

 

Visitamos Túnez durante la Semana Santa de este año 2022. A pesar de ser una época repleta de turismo en otros países, nosotros encontramos muy pocos visitantes. Las razones de tan pocos turistas las fuimos descubriendo según pasaban los días:

 

Sbeitla, un tesoro romano en Túnez
Sbeitla, un tesoro romano en Túnez

 

  • El Ramadán de este ano coincidía de pleno con nuestra semana santa. Esto, que no es un inconveniente en otros países musulmanes, si que lo es en Túnez, ya que todo cierra. A no ser que seas persona de comer y cenar en los hoteles, te será muy difícil (casi imposible), comer algo fuera de ellos. Por puro azar, y por primera vez, habíamos reservado media pensión. Nunca antes habíamos cenado en los hoteles durante nuestros viajes, ni teníamos mucha intención de hacerlo aquí tampoco. El Ramadán hizo que tuviéramos que improvisar nuestra comida del mediodía a base de supermercado, si queríamos comer algo, y cenar en los hoteles. Para otros viajeros esto no es un problema. Para gente como nosotros que nos gusta comer en sitios locales e interaccionar con gente del país fue un gran problema y sentimos que perdíamos gran parte de la esencia del viaje. Volveremos a Túnez? Claro que sí, pero no en el Ramadán.

 

 

  • La ruta de viaje la diseñamos nosotros con una agencia de viajes local con la que tenemos relación. Incluir la isla de Djerba y lugares menos turísticos hizo que gran parte del viaje estuviéramos solos. Un gran acierto. Cuando llegamos a Sidi Bou Said y nos encontramos con todos los turistas no dábamos crédito.

 

Isla de Djerba, Túnez
Isla de Djerba, Túnez

 

Consejos antes de viajar a Túnez

 

  • Por primera vez organizamos nuestro viaje con un guía local que también nos hacía de conductor. Por lo que vimos, Túnez es un país bastante fácil para ir por tu cuenta y muy seguro. Es perfectamente factible organizarlo por tu cuenta. Lo que si que hay muchos lugares que para nosotros no hubieran significado gran cosa y gracias a las explicaciones del guía nos parecieron otra. La presencia del guía fue un valor positivo al viaje. También está el tema de la conducción y llegar a lugares más inaccesibles si no conoces la zona. El tener a Naufiel nos facilitó mucho las cosas.

 

Isla de Djerba, Túnez
Naoufel fue de gran ayuda, un gran guía

 

  • Controla el tiempo. Semana Santa es una muy buena época para visitarlo, pero la mayoría de los días no te podrás bañar. En el desierto, abril es temporada de vientos, y puedes encontrarte con tormentas de arena. Es mejor visitar el país a partir de mayo.

 

  • Los tunecinos son bastante legales y gente de fiar. Solo nos encontramos más pillos en Sidi Bou Said.

 

sidi bou said
SIdi Bou Said, el lugar donde más turismo nos encontramos

 

  • Es un país bastante seguro si viajas siendo mujer. En todo momento encontré respeto en sus gentes.

 

  • Túnez es un país bastante tradicional, aunque tolerante con los extranjeros. Acuérdate de llevar un pañuelo para cuando entres en una mezquita.

 

  • Se dice que Túnez engancha… y es verdad, estás tan a gusto que todavía no te has ido ya quieres volver…
viaje a tunez
Uno de los motivos de nuestro viaje fue ver los escenarios donde se rodó Star Wars y el Paciente Inglés.

 

gargantas de Midas
gargantas de Midas, aquí se rodaron imágenes de la película El Paciente ingles

 

 

Curiosidades de Túnez

 

Los olivos: su gran tesoro

Provenientes de las épocas cartaginesa y romana, el país presume de tener algunos de los olivos más antiguos del mundo; solo en Sfrag encontramos un olivo de más de 2000 años de antigüedad. También en Carit hay uno de más de 900 años. Son muchos lo que se encuentran en Túnez: con más de 80 millones de olivos, es el cuarto país productor de aceite de oliva, siendo el segundo exportador a nivel mundial (por detrás de España).

 

viaje a tunez
Tomando un té en el desierto de Túnez

 

Los primeros pobladores de Túnez

Los amasizgh fueron los primeros pobladores del país. estas gentes eran seres libres, cuyos territorios iban desde el oasis de Siwa, en Egipto, todavía bereber, hasta las islas Canarias, donde eran conocidos como guanches.

Hoy en día nos encontramos con un 98% de musulmanes en el país, teniendo muy poca población de católicos y cristianos ortodoxos. Los musulmanes de hoy proceden de los antiguos bereberes de la zona, que se convirtieron a religiones monoteístas con el paso a través del judaísmo hasta el cristianismo, para terminar siendo musulmanes.

isla de Djerba
Isla de Djerba, Túnez

 

Orografía tunecina

De norte a sur encontramos la cordillera dorsal Mugran Crumeri; en el centro del país la estepa, en el sur más de 40 por ciento es desierto, ofreciendo un paisaje lunar espectacular. La parte más septentrional es el Sahara en sí, ofreciendo dunas de más de 300 metros de altura. Estos paisajes han hecho que muchas películas hayan sido filmadas allí.

La orografía ha marcado las diferencias dentro del país, pero también la colonización; desde el 1881 hasta 1956 los franceses tomaron Túnez como protectorado. El granero de Roma pasaba así a manos francesas. Hoy en día casi todos sus habitantes siguen hablando francés, y su principal turismo sigue siendo este país. Los tunecinos hablan árabe en su día a día, junto con los dialectos de cada región. Una gran ventaja es su capacidad para captar acentos.

 

Oasis en Túnez
Oasis en Túnez

 

Las palmeras en Túnez: qué sabes de ellas?

Hay que esperar cinco largos años para que una palmera empiece a dar frutos; a partir de ahí, unos 50 kilogramos por año y por palmera son la cosecha habitual. El proceso de polinización de la palmera es curioso, y la mano del ser humano juega un papel importante para que realmente se lleve a cabo. En cada parcela existen dos machos o dukars. Son los agricultores los que se encargan de distribuir manualmente sus semillas para que lleguen al resto de palmeras.

 

viaje a tunez
Palmeras en Tozeur

 

La recolección de la cosecha es en octubre, y también se realiza de forma manual. Las palmeras son unos árboles de los que se aprovecha todo: con los huesos de los dátiles se alimenta a los dromedarios; las hojas sirven para la construcción de las vallas o cercados entre las parcelas de tierra. El dátil es el resultado de muchas horas de trabajo; de la calidad de éste dependerá que se pueda comercializar en una u otra cooperativa. Finalmente, nos podemos encontrar muchas veces que los buenos dátiles en el país sean más caros en casa: la exportación de dátiles tiene como consecuencia que a veces la demanda no encuentre producto. Paradojas del comercio.

 

djerba
Subasta de pescado en la isla de Djerba

 

Los siempre enigmáticos bereberes

 

Que los bereberes son los dueños del desierto es una realidad. A pesar de que hoy en día son seminómadas, y sus costumbres han cambiado de acuerdo con los nuevos tiempos, todavía hay costumbres muy curiosas sobre este pueblo famoso por su orgullo y dignidad interior.

tunez
Puesta de sol en el desierto tunecino

 

En conclusión, son muchos los paisajes que vas a encontrar en este tranquilo país; muchas las aventuras que puedes vivir y también vas a encontrar relax, ya que toda la costa invita a descansar. En el próximo post te hablaré del recorrido de 10 días que realizamos. Muy pronto te lo cuento…

 

Lago salado Túnez
Lago salado Túnez

 

PD. Gracias a nuestro amigo Nader de Tacape Tours por su ayuda para realizar este viaje. También a Naoufel Briki, que ha sido un guía excelente. Si queréis más información sobre sus viajes éstos son sus contactos:

Web de Tacape tours aquí 

Web de Naoufel Briki aquí

Etiquetado: / /

Lusaka en Zambia

 

Visita a Lusaka, Zambia

Existe una leyenda urbana entre los viajeros que dice que las ciudades africanas son todas feas: discrepo en eso, aunque me faltan muchísimas por visitar, creo que pocas, muy pocas, pueden asemejarse al caos que encontramos en Lusaka, la capital de Zambia.

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia

 

Lusaka se resume a una calle recta… larga, muy larga, desde donde salen multitud de callejuelas que en la mayoría de veces terminan en viviendas muy pobres. Visitar Zambia y quedarse con la imagen de Lusaka es no conocer el país, a pesar de que supongo que en los últimos tiempos habrá crecido bastante y la imagen que tengo de ella ya no existe en el presente.

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia

 

Conseguir un hotel en Lusaka, Zambia.

Después de llegar de Livingstone, donde las cataratas Victoria atraen a miles de turistas y la calidad hotelera y variada y numerosa, Lusaka se caracteriza por tener muy pocos hoteles; no solo eso, los que hay están ocupados en su mayoría por los funcionarios llegados de Naciones Unidas: este cliente seguro para los alojamientos provoca que sus precios sean bastante elevados, y el precio de sus habitaciones encarezca mucho el viaje. Hay que tener en cuenta que en muchos lugares donde las Naciones Unidas opera en Africa ocurre lo mismo.

Ya puestos en contexto, os cuento una de las anécdotas que marcó el viaje; la anécdota que siempre me viene a la cabeza cuando el nombre de Lusaka viene a mi memoria.

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia

 

Intento de robo fallido

Hacía calor, llevábamos 6 hoteles visitados, y no había forma humana de encontrar un precio justo. Con todo esto, llegamos al hotel (por decir algo) Peace Garden, un establecimiento un tanto raro donde por 32 euros la habitación conseguimos un alojamiento que más parecía una sala de baile que una habitación en si. El centro de la habitación está ocupado por un enorme sillón, no apto para alérgicos al polvo ni para no amantes de los animales de todo tipo.. a saber lo que hay aquí. Rápidamente sacamos nuestros sacos sábana, que nos socorre en muchas ocasiones. Todo bajo control.

 

Mercado de Lusaka
Mercado de Lusaka

 

Cae la noche y empieza la fiesta en el bar, también para nosotros, cuando pensando que hemos salido a pasear nos intentan robar las mochilas. Dos gritos bien dados ahuyentan a los listillos. Movidos por el escándalo, los ratones del sofá hacen su aparición (o ratas, a saber). Con todo, el día siguiente decidimos que igual no estamos en el alojamiento adecuado. Por suerte, el hotel Endesha, que el día anterior estaba lleno, tiene una habitación para nosotros el siguiente día. 

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia, mercado callejero.

 

 

Visita a Lusaka

La capital de Zambia está construida siguiendo paralelamente el trazado ferroviario; multitud de bares, bancos, tiendas, discurren en su calle principal. La larga calle hace que muchos tengan que utilizar el taxi para moverse en la ciudad.

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia

 

Gastronomía en Lusaka

Nos ha llamado tanto la atención la alimentación de la capital zambiana que tenía que crear un apartado. Si eres amante del café como yo tus plegarias son oídas en Lusaka, existen muchas tiendas de café (caro eso sí), donde podrás degustar un café a la europea. También los amantes de la  comida americana lo tienen fácil: hamburguesas y pizzas son comunes en los establecimientos de restauración; hay que buscar en los barrios periféricos para encontrar algo más tradicional. 

Los zambianos son todos y todas muy guapas. En general nos hemos encontrado a gente muy amable y siempre dispuesta a ayudarnos.

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia

 

Cómo moverse en Zambia

La principal estación de autobuses es Intercity, desde allí salen y llegan autobuses a muchas de las regiones del país. Nuestra ruta al norte la realizan varios autobuses; nuestro destino es Kasama con parada en Mpika. Casi todos los transportes salen a las 16 pm y llegan a las 4 de la manana a Mpika. Como no nos cuadra llegar a esas horas a esta ciudad, decidimos tomar la línea de Juldan. Juldan sale a las 4,30 am y a las 13 pm está en Mpika. Para muchos autobuses es posible comprar el billete el día anterior.

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia

 

Lusaka en Zambia
Lusaka en Zambia. La ciudad transcurre paralelamente al trazado ferroviario

 

Lusaka en la actualidad: no nos ha parecido tan pobre.

A pesar de ser considerado uno de los países con mayor índice de pobreza del mundo, nos encontramos con muy poca pobreza en la capital; y es que no hay que olvidar que el país tiene muchos recursos naturales que están siendo explotados, muy poca población, 18 millones de habitantes, teniendo también un gran número de funcionarios entre su población. Zambia es el segundo exportador de cobre en Africa, y a pesar de que siempre aparece como un país con PIB realmente bajo y muy pocos recursos, encontramos a mucha gente que no nos quería llevar en su coche y ganarse un extra, como si que ocurre en otros países donde casi se pegan por llevarte. En Lusaka vimos a mucha gente tomando cafés que costaban 3 y 4 euros, o comiendo en los nuevos restaurantes americanos a diario. Por supuesto, esto no es la realidad rural, pero es que esta realidad tampoco la ves en otras ciudades africanas. Ahí lo dejo. Supongo que muchos no estarán de acuerdo con lo que digo, pero esto es la realidad que yo vi durante mi viaje. 

 

Camino a Mpika
Camino a Mpika, Zambia… Aquí ya es otra realidad…

 

 

Etiquetado: / /

Mpika en Zambia

Mpika en Zambia

Pueblos perdidos en Zambia

 

Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia

 

Siempre nos ha gustado descubrir nuevos lugares; que una ciudad o pueblo no lleve ninguna nota en la guía Lonely Planet o en a Bradt, que es la que utilizamos en nuestro viaje por Zambia, era ya un plus para querer descubrir un nuevo lugar. Eso por supuesto tiene sus partes buenas y malas; a veces aciertas y descubres un lugar auténtico, algo que los autores de guías viajeras intentan preservar del ansia de los viajeros instagrameros; otras te topas con lugares que bueno, puedes decir que tienen su encanto, pero de los que habrías podido prescindir sin dificultad.

Zambia
Mpika en Zambia

 

Nuestra llegada al pueblo de Mpika

Llegamos a Mpika como lugar de parada a mitad de camino entre nuestro final objetivo, Mpulungu, y la fea ciudad de Lusaka. Nos habíamos propuesto descubrir Zambia, en una época en la que el país todavía no era conocido y solo cuatro despistados y un tanto de pijetes se aventuraban a visitar los parques más vírgenes del Africa del este. Allí estábamos nosotros, con nuestra mochila y nuestro presupuesto ajustado como siempre, pero con muchas ganas de ver cosas.

Mercado de Mpika, Zambia
Mercado de Mpika, Zambia

 

Ya en el hotel Endesha de Lusaka el dueño hizo cara rara: Mpika? para qué? pues si son dos calles! pues si, dos calles, pero vamos, una y media diría yo; una larga salida de las películas del oeste y un callejón. Al inicio de la calle principal te paran los autobuses; allí te dejan con tu mochila para que empieces a andar. En ese momento cuando la música de «El bueno, el feo y el malo» resuena en tus oídos.

Curandero de Mpika, Zambia
Curandero de Mpika, Zambia

 

Poco a poco, ese pueblo perdido en territorio africano nos muestra un lugar sin atractivos turísticos conocidos, pero si con mucha vida y paisajes bonitos; las pequeñas viviendas con jardín se suceden en el pueblo, los árboles cubren de sombra las calles, y un alegre mercado anima el pueblo. Aquí también hay un curandero disponible para los arreglos, en caso de que alguien necesite de sus servicios. 

CAMINO A MPIKA
Mpika en Zambia, mercadillo

 

Alojamiento en Mpika

Después de dar una vuelta por el mercadillo nos dirigimos a nuestro hotel; el Melody Lodge no es una maravilla, pero sus 9 euros por habitación nos parecen más que justos para lo que ofrece; en Mpika hay cortes de luz a partir de las 7 de la tarde, así que volvemos a salir para ver si conseguimos que algún taxi nos lleve al Parque North Luangwa, a tiro de piedra desde la ciudad. Por sorprendente que parezca nadie accede a llevarnos; aquí el turismo no es una fuente de ingresos y que dos mzungus vengan hasta aquí a pedir que les lleven a ver animales no entra en su forma de razonar, debemos de estar locos.

Mpika en Zambia
Mpika en Zambia

 

Finalmente, uno de tantos ciudadanos de Mpika nos dice que si, el problema es que el precio que nos pide es casi el de un safari de lujo, por lo que optamos por desistir. Ante la falta de infraestructura turística siempre queda el bar… y es que la cerveza está allá donde hace falta, incluso aquí… Próxima parada Kasama, un lugar también perdido de la mano de Dios que nos encantaría, aunque aquí todavía no lo sabíamos…

Etiquetado: / /

Kalambo Falls en Mbala, o las segundas cataratas más altas de África.

Kalambo Falls en Mbala

Las segundas cataratas más altas de África

 

Nos encontramos subidos en un 4X4 camino de las Kalambo Falls, o las cataratas Kalambo, las segundas cataratas más altas de África. El camino no es bueno, pero tampoco malo. Lo que sí que tenemos claro es que es prácticamente imposible llegar si no tienes este tipo de transporte hasta las cataratas. Nosotros, hemos tenido suerte. Anoche, en Mbala, conocimos a un lugareño, que tras negociar nos ha recogido en el único hotel del pueblo, el New Grasshopper Inn. Desde allí, partimos.

 

 

 

Kalambo Falls en Zambia
Encontrar transporte en Mbala no es precisamente lo más sencillo del mundo

 

 

Kalambo Falls en Zambia
Kalambo Falls en Zambia, de camino…

 

 

Las Kalambo se encuentran muy cerca de Tanzania. De hecho, el río Kalambo, hace de frontera natural entre ambos países. Llegar desde Tanzania es más complicado; hay que llegar a Sumbawanga, y de allí, iniciar la caminata, pero la carretera es peor, nos cuenta el guía. Para nosotros, no ha sido difícil llegar a la Kalambo Village, el asentamiento más cercano a las cataratas, a orillas del lago Tanganika.

 

Kalambo Falls en Zambia
Kalambo Falls en Zambia, inicio del sendero. Luego ya se complica

 

Iniciamos la ascensión. Cinco kilómetros en sentido recto, con subidas y bajadas, que nos llevarán entre dos o tres horas, dependiendo de lo que nos vayamos encontrando.

 

Kalambo Falls en Zambia
Kalambo Falls en Zambia

 

 

Kalambo Falls en Zambia
Kalambo Falls en Zambia

 

 

Caída de las Kalambo Falls
Caída de las Kalambo Falls

 

Un poco de Historia sobre las Kalambo Falls en Zambia

 

Siendo solamente superadas por las cataratas Tugela, en Etiopía, fueron descubiertas por los no africanos en 1913. Desde entonces, este lugar ha sido un paraíso solamente al alcance de los que llegan hasta aquí. A pesar de no ser tan espectaculares como las Cataratas Victoria, la sensación de caída libre al vacío que se experimenta cuando llegas a la cima es indescriptible. Las Kalambo, son Patrimonio de la Humanidad desde el 2009. Casi nada.

 

 

Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.
Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.

 

 

De nuevo, volvemos a Mbala. De camino visitamos el Museo Moto-Moto, y terminamos bailando con unos niños de la zona.

 

 

Kalambo Falls en Zambia
Bailando en Moto-Moto, Mbala, Zambia

 

Atrás dejamos uno de los lugares que más nos han impactado de Zambia, y que también es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes desde la Edad de Piedra. Será por algo que nuestros antepasados ya preferían lugares como éste para vivir…

 

 

Kalambo Falls en Zambia
Lago Chila en Mbala, Zambia

 

 

Etiquetado: / /

África del Este, datos prácticos

Información Práctica para viajar por África del Este

Datos de Agosto del 2008
 

Zambia

Cataratas Victoria en Livinstone, Zambia



Livinstone

  • Alojamiento: Red Cross Lodge (20 euros). El más barato que encontramos y la mejor calidad precio de la ciudad. El hotel está limpio y correcto. Cambian las sábanas todos los días.
  • Transporte: hay 5 autobuses al día hacia Lusaka. El primero sale a las 6 de la mañana del kiosco situado en la calle principal, donde se pueden comprar los billetes con antelación. El trayecto son 7,30 horas.
  • Otros: en Livingstone no se regatea mucho, y en general tampoco en toda Zambia.

    Entrada a las Carataras Victoria: 10 euros o 10 dólares (precios en Agosto del 2009).

     

    Cataratas Victoria
    Cataratas Victoria desde Zambia

     

     

    Lusaka

Lusaka
Lusaka, Zambia

 

  • Alojamiento: Peace Garden ( 32 euros). Decir horrible es poco. La opción al coger un taxi es que te lleve por la zona del citado hotel, ya que está lleno de hoteles que aunque son más caros que éste (40-45 euros), vale la pena pagar la diferencia. Endesha Guest House (36 euros). Regentado por un musulmán serio y formal, las habitaciones están muy limpias, el baño en la mayoría está dentro de la habitación. Conviene reservar antes, porque tiene sólo 6 habitaciones y suele llenarse.
  • Transporte: los autobuses hacia cualquier parte del país salen de la Intercity. La oficina postal también tiene autobuses que salen hacia Kasama 3 días a la semana, éste siempre por la tarde. Los de la Intercity que van al norte salen a las 16 horas, excepto Juldan que tiene un bus a als 4,30 de la madrugada. La compañía es seria y recomendable.
  • Varios: En Cairo Road (la calle principal) hay varios internets, cajas de cambio y bancos.
  • A nivel personal, Lusaka me parece la capital más fea de las que conozco en Africa, no os recomiendo estar más días de los necesarios. Además me pareció bastante peligrosa.

 

Mercado de Lusaka, Zambia
Mercado de Lusaka, Zambia

 

 

Mpika

 

Mercado de Mpika, Zambia
Mercado de Mpika, Zambia

 

  • Alojamiento: Melody Lodge. Muy cerca de la estación de autobuses. No suele tener agua y la luz en todo el pueblo la cortan sobre las 19 horas. La habitación cuesta 7 euros, es muy básica . El hotel tiene un pub bastante animado los fines de semana.

 

  • Transporte: Juldan Motors sale a las 13- 13,30 hacia Kasama. Hay un par de compañías de autobuses más, y en el centro del pueblo hay una plaza donde existen muchos minibuses.
Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia, Melody Lodge

 

  • Varios: las cabinas telefónicas cuando fuimos no funcionaban: a partir de este pueblo la incomunicación telefónica es casi total. Hay solo un banco en el pueblo (cerca del Melody Lodge), y un internet en la misma calle, que es el único del pueblo. Cierra a las 17 horas. 

 

  • Desde aquí intentamos contratar un coche que nos llevase al parque North Luangwa, pero nos pedían mucho dinero, así que no fuimos. Mpika no tiene nada de especial, está bien para no hacer el trayecto desde Lusaka a Mpulungu de un tirón, pero es prescindible. Especialmente si alguien busca un alojamiento más cómodo, a fecha de agosto del 2008 no lo había. Aún así, para el que desee conocer la verdadera África Mpika es muy auténtica.

 

Mpika, Zambia

 

 

Kasama

 

Kasama en Zambia

 

  • Alojamiento: Thorn Tree Lodge. (45 euros). Un remanso de paz, con todas las comodidades. Las habitaciones están entorno a un cuidado jardín, todas ellas espaciosas, limpias y cuidadas. Muy recomendable la comida del hotel, máxime cuando sólo hay un lugar en toda la ciudad para comer. El desayuno, incluido en el precio, tiene hasta la mermelada casera.

 

  • Transporte: el bus a Mbala sale a las 15,30 horas (35.000 kw). Llega allí a las 19 horas.

 

kasama
Restaurante en Kasama, Zambia; aquí me explicaron que si hay Coca-Cola, es que solo hay Coca-Cola, y si hay Fanta, es Fanta, punto. No se discute porque hay lo que hay… Más de uno debería de pasar por aquí a que le enseñen lo que es no tener de todo…

 

 

  • Otros: Existen varios bancos, un Shoprite para comprar, y un par de internetes en la calle principal.

 

Jugando a la pelota con la gente de allí, que por supuesto, enseguida se apuntan a la foto

 

 

  • A nivel personal. Me gustó mucho Kasama, pese a no tener nada de especial o qué visitar, el lugar donde la población está ubicada tiene paisajes muy bonitos. También disfruté mucho del hotel donde nos alojamos. Después de días en hoteles con escala agua y cortes de luz, se agradece

 

Paisajes de Kasama
Paisajes de Kasama

 

 

Kasama, Zambia
En Kasama, Zambia.

 

 

Mbala

 

 

En las afueras de Mbala, Zambia

 

 

  • Alojamiento: Grasshopper Inn (45000 kw= 9 euros por habitación). Sin duda la mejor elección, ya que los otros están fatal. Son habitaciones con salón y baño, aunque la ducha deja mucho que desear. No olvidéis que la luz en Mbala también la cortan: sobre las 19 horas y vuelve a partir de las 21,30 horas.

 

  • Transporte: el autobús a Mpulungu sale a las 6 a.m., pero dado que el trayecto es corto, decidimos coger un minibús local, que sale del mismo lugar de donde salen los autobuses grandes. Si se elige esta opción existen pros y contras: que puedes tomar un minibús en cualquier momento del día, y que no vas a salir hasta que el conductor no haya dado la vuelta al pueblo y lo haya llenado totalmente. Otra ventaja que encontramos es que gracias a la vuelta que dio por la ciudad, pudimos ver zonas que no habíamos visitado, muy auténticas e interesantes.

 

Esperando el autobús en Mbala, Zambia

 

  • Comida: es difícil comer y cenar en Mbala: sólo hay un restaurante en la calle principal, donde la hija del dueño no se entera mucho (decir que sólo tienen té para desayunar, no hay café, y Pollo o ternera para comer o cenar, con la típica pasta sin hornear que utilizan los africanos, el ugali, elaborado con el almidón del maíz y la harina de maíz, y que se sirve para acompañar a la carne o pescado), para desayunar, casi mejor es hacerlo en el hotel, donde al menos se pueden comer tostadas y huevos.

 

Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.
Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.

 

  • Otros: a menos de 20 kilómetros (por mala carretera, eso sí), se encuentran las Kalambo Falls; como no hay ningún autobús, contratamos un taxi al lado de la salida de los autobuses, que es donde están todos los taxistas. Pienso que tuvimos suerte, porque el chico fue muy honrado en todo momento. Acordamos 18.000 kw para visitar las kalambo, pero como le pedimos que nos llevase después al Museo Moto-Moto, y también paramos a ver un lago, le dimos 20.000 por todo.
    Respecto a la temperatura, Mbala se encuentra a 2.000 metros de altitud, no viene nada mal la ropa de abrigo, sobre todo por la noche. Hay que tener en cuenta que además en agosto es invierno allí.

 

Mbala, Zambia

 

  • A nivel personal: si vuelvo a Zambia, Mbala es de los lugares que volvería seguro, no solamente por auténtica que lo es; las Kalambo Falls es una de las maravillas del país menos visitadas, y son una pasada de bonitas. Mbala y sus alrededores también son preciosos. Solo falta un hotel donde poder ducharte. Supongo que con el tiempo habrán abierto alguno


Mpulungu en Zambia

 

Mpulungu
Mpulungu en Zambia

 

 

  • Alojamiento: Al principio cogimos habitación en el Harbour Inn (10 euros con baño), pero aunque muy barato, es horrible, y más cuando visitas el Mkupi Lodge, enfrente del lago, con cabañitas y un jardín muy chulo.

Pros y contras del Mkupi: a favor que es un lugar precioso, está todo muy cuidado, la comida es buena, los baños están limpios, las sábanas se cambian, y también si lo encargas puedes cenar allí, ya que está un poco alejado de la ciudad para ir andando por la noche.

En contra, que hay mucho mosquito (por el lago), la comida es cara, y la habitación también lo es para los estándares africanos: 25 euros sin baño y 35 con baño en la habitación. Además, la chica que lo lleva es muy atenta y servicial. Jaume y Marc estuvieron en unos hoteles que al parecer hay a unos pocos kilómetros del centro, y a los que podían acceder con barca o con taxi. Ellos no tenían agua potable para lavarse (la cogían del lago), pero podían acampar en el lodge.

Atardecer en Mpulungu en Zambia

 

 

  • Dónde comer: Para comer y tomar bollos han abierto un local en la calle principal que encontrareis enseguida, porque es el único restaurante y demás está más nuevo que el resto. También preparan macarrones si lo pedís.

 

Imágenes de Mpulungu
Imágenes de Mpulungu en Zambia

 

 

  • Otras cosas: Mpulungu está ya más dada a ver turistas: os intentarán cobrar por llevar el equipaje en el minibús (no se paga), os acosarán para que deis dinero o regaléis algo los niños, etc. Lo que hagáis ya es cosa vuestra. Personalmente, no me sentí nada cómoda con el ambiente de la ciudad y el acoso casi agresivo de los niños, pese a que el paisaje es muy bonito.

 

roseviaja
La llegada del barco Mv Liemba es toda una atracción semanal. Allí se concentra todo el pueblo…

Cómo viajar en el MV Liemba

 

Diario de viaje por África del Este: travesía en el Mv Liemba. Roseviaja
Travesía en el Mv Liemba, de Mpulungo a Kigoma


El MV Liemba sale los viernes, aunque también puede salir domingo o lunes: se están llevando refugiados congoleses a su país, por lo que cada dos semanas (se turna con el barco que hace Kigoma-Bjumbura) sale hacia el Congo y llega un poco más tarde.

MV Liemba
Imágenes de Mpulungu, el MV Liemba está a punto de llegar, la gente espera en la orilla…

 

 

El barco suele llegar sobre las 12 p.m., y sale de nuevo hacia las 18 horas. Los camarotes es la opción más cómoda, no es nada recomendable tercera, máxime cuando vas a estar 2 días sin bajar del barco.

Travesía en el lago Tanganica, Zambia, roseviaja
Travesía en el lago Tanganica, Zambia. A veces ocurren escenas que no acabamos de entender…

 

En tercera la gente va amontonada casi encima de la carga, y el barco está cargando y descargando durante el día y durante la noche, y siempre por la zona de tercera. A través de la oficina de turismo de Tanzania, escribimos y nos facilitaron el teléfono y dirección de la oficina de reservas; es bastante importante reservar, nosotros faltaban 10 días y casi nos quedamos sin plaza. El camarote de primera cuesta 65 dólares; el de segunda un poco menos. La comida en el barco está bastante bien, eso sí, o comes pollo o ternera, no hay más, y el desayuno lo de siempre, tortilla de huevos con pan, café o té, pero el precio es bajo. Como moneda de pago aceptan dólares y schillines tanzanos.

Mv Liemba
Mv Liemba, Lago Tanganica


Al salir con el barco, es importante el tema de los medicamentos. Los guardias tienen especial interés por los medicamentos que llevamos los europeos; es fácil que os hagan abrir los equipajes, y que os llamen la atención porque no poseeis las recetas expedidas en Zambia de las medicinas.


No hay ningún internet en el pueblo, y tampoco se puede llamar por teléfono.

Puesta de sol en el lago Tanganica,
Puesta de sol en el lago Tanganica desde el Mv Liemba

 

 

Tanzania

Kigoma

 

Kigoma en Tanzania

 

 

  • Alojamiento: la Lonely Planet recomienda el Zanzibar Lodge, argumentando que es la mejor relación calidad-precio, pero parece que el citado hotel ha bajado bastante el listón. Aunque sigue siendo barato, ahora la luz y el agua no potable brillan por su ausencia, aunque si alguien quiere probar a lavarse con cubos de agua, siempre es una experiencia: yo no lo había probado nunca. Alrededor del citado hotel hay muchos hoteles un poco mejores y de precio similar.

 

  • Dónde comer: Como lugar para comer y cenar muy recomendable el Restaurante Modern, en la calle principal, donde se sirve comida africana e india. Tardan un poco en servir. Enfrente hay una cafetería donde también se puede desayunar: no nos quedamos con el nombre, pero tiene una fachada pintada con vivos colores que es inconfundible. La Lonely Planet recomienda el New Stanley y el Ally,s, pero han bajado mucho su calidad.

 

Ujiji en Tanzania
Ujiji en Tanzania, mercado local

 

  • El transporte por la ciudad y sus alrededores se hace por dala-dala; salen de la plaza central de Kigoma, pero luego van parando por la ruta. Para ir a Ujiji, es la opción más cómoda.

 

  • Otros: Hay numerosos internetes y tiendas de alimentación orientadas al turismo. También hay un mercado, y en el centro hay un banco y un cajero.

 

  • Personalmente. Kigoma es un punto de paso, si se quiere visitar Ujiji o pasar hacia Burundi seguro acabas pernoctando alguna noche allí. También es una opción para bajar al sur de Tanzania. La ciudad no tiene nada de especial, pero Ujiji si merece una visita.

 

Lago Tanganika, Ujiji,Tanzania
Lago Tanganika, Ujiji,Tanzania

 

 

El paso hasta Burundi desde Kigoma: cómo pasar.


Para ir a la frontera, hay que coger un dala-dala de una estación de autobuses situada detrás de la gasolinera justo más arriba del Zanzibar Lodge. Sale a las 7 a.m., pero empieza a llenarse a las 6 a.m., así que conviene ir pronto. El viaje hasta la frontera es bastante incómodo. Una vez en la frontera, es necesario tomar un taxi: lo normal es que se os ofrezcan moto-taxis para llevaros, el problema es el equipaje. Hay unos 7 kilómetros hasta la frontera. Una vez puesto el visado de salida, hay que pasar al otro lado, coger un taxi, y pasar otros 4 o 5 kilómetros hasta llegar a la frontera de Burundi. Allí se pone el sello de entrada, pero no se hace el visado: el visado hay que hacerlo en Bujumbura en la oficina de asuntos exteriores, abierta hasta las 15 horas. Desde allí al primer pueblo hay otros 7 kilómetros aproximadamente. Al llegar al primer pueblo del país, ya existen oficinas de cambio. Hay minibuses Buyumbura al menos sobre las 11,30 de la mañana.

Burundi

Bujumbura

Alojamiento. Como todas las capitales, el precio aumenta hasta los 40 dólares. A tener en cuenta que tanto en esta capital como en Kigali (Ruanda), es común que los hoteles cuenten con tres tipos de habitaciones, oscilando sus precios entre 40, 60-70 y 90-100 dólares. Paradójicamente nunca poseen habitaciones de 40 dólares. Cerca de la estación de autobuses está el Hotel Amahoro, bastante bien, aunque suele estar muy lleno, por lo que conviene reservar. Un poco más adelante, está el Saga Residence Hotel, con los mismos precios que el anterior. Lo que no podemos recomendar, como hace la Lonely, es comer o cenar allí, ya no sólo por la tardanza (1,30 en servir el primero), sino porque a nadie le gusta encontrar cucarachas en su comida (y que pasen de ti).
La oficina privada que gestiona billetes hacia Kigali, está ubicada en la misma acera que el Saga Hotel. El autobús sale a las 7 a.m., y se pueden reservar con anterioridad los pasajes. El servicio es bastante serio, y el autobús está bastante bien.
Además, en Bujumbura no es difícil encontrar bancos ni internetes, aunque hay que ir con mucho cuidado sobre todo a partir del anochecer, donde el ambiente se torna peligroso.

Ruanda


Kigali

Alojamiento. Misión casi imposible en la ciudad. El Okapi Lodge sólo tiene habitaciones de 100 dólares; otro abierto cerca de éste ni tiene; y un poco más arriba, el Castle Hotel hace años que dejó de existir. Más cerca de la carretera, el Aubergue La Caverne, no posee habitaciones, enfrente han abierto otro que tiene buena pinta pero tampoco tiene sitio, y ya en el centro, el Isimbi nos acoge, con una buena relación calidad-precio. Sólo comentar que tienen dos precios: 18000 y 22000 francos ruandeses, dependiendo de si se es Mzungu (blanco) o no se paga más o menos. Como lo descubrimos pagamos 18000 francos. Es también un buen lugar para lavar ropa, ya que el precio no es excesivo y el servicio es rápido.
La comida en Kigali no es ningún problema, hay numerosos restaurantes, cerca y lejos del centro, y como la ciudad es bastante segura, se puede acceder a todos ellos. Recomendar el Ice & Spice, indio de bastante calidad y bajo precio, y además, rápido. Otro que también está bastante bien es el Indian khazana, que también encontraremos luego en Kampala.
Por otro lado, otras opciones para comer son el restaurante contiguo al Isimbi, y el Centre du Frais Alimentation Generale, que es de los mejores lugares para poder desayunar de la ciudad.
El transporte por la ciudad es fácil, está lleno de taxis y de moto-taxis, y para ir a cualquier otro punto del país tampoco hay problema: hay multitud de agencias de transporte, como Atracco y Okapi, aunque lo dicho, también hay más en la ciudad.

Gisenyi

El alojamiento en Gisenyi en el Albergue di Giseny es una buena opción, tanto en cuanto a la habitación como a la comida, aunque hay otros cerca de la frontera con el Congo, y cerca del lago, que están bastante bien. Es mejor preguntar a los taxistas, porque la Lonely no los recoge. Sí que recoje el Palm Beach, cerrado hace años.
Las comidas en Gisenyi se suelen hacer en los hoteles, no hay restaurantes (sólo vemos uno detrás de la estación de autobuses), además, la boulangerie ahora mismo ya no vende casi nada de panadería, se ha convertido más en un supermercado, hay muchos internetes y casas de cambio, así como varios buses hasta Ruhenheri: el mapa de la ciudad en la Lonely está mal.,
Paso por la frontera de Kisoro.
Para pasar por este paso, hay que salir de Rugenheri hasta la frontera en un dala-dala. Una vez allí, se saca el visado y se accede a Uganda. En el primer pueblo, a un kilómetro aproximadamente, no hay, o eso parece, apenas transporte hasta Kisoro, por lo que es mejor tomar una moto o un taxi en la frontera hasta Kisoro.


Datos Prácticos en Uganda
 
 

En Kisoro

Alojamiento: recomendar el Country Side por 20000 shillings (12 dólares), con una buenísima relación calidad – precio, tanto en alojamiento como en precio. No viene en la lonely.
Cerca del pueblo, existe el lago Buyonyi, donde anidan las serpientes pitón. Es fácil que alguien te lleve a verlas.

Etiquetado: / / / / /

Viajar por carretera a través de Tanzania, Burundi y Ruanda

Viaje por carretera a través de Tanzania, Burundi y Ruanda

Información práctica para viajar por libre

Lago Tanganika en Tanzania
Lago Tanganika en Tanzania

 

Diario de Viaje. Parte II

Desde mi ultima visita a internet, he pasado ya tres países. Esta parte del viaje, quizás era la mas temida por todos. Hasta el ultimo momento hemos estado preguntando para ver si era prudente pasar por Burundi o nos íbamos por Tanzania hasta Mbala, en la costa del lago Victoria, para allí pasar a Uganda, pero los comentarios han sido en todo momento positivos, y al final nos hemos decidido a emprender este camino, que ha sido una de las partes mas sorprendentes del viaje, al encontrarnos mucho mas de lo esperado en Burundi sobre todo

Lago Tanganika en Tanzania
Lago Tanganika

Cómo llegar a Kigoma en Tanzania

Ujiji en Tanzania

 

Ujiji en Tanzania, toda una sorpresa en el viaje por África del Este

 

El pasado 11 de agosto, me quedo por explicar Ujiji, ya que iba hacia allí en ese momento, y la verdad, es tan auténtico, tan salvaje, que bien vale la pena subir en el dala-dala (mini-bus local) y realizar los 8 kilómetros que lo separan de Kigoma. Una vez en nuestro destino, el pueblo es una aldea de pescadores, donde los lugareños solo saben decir a tu paso «Muzungu» (blanco) cuando te ven pasar. La aldea, esta al borde del lago Tanganica, pero la cantidad de palmeras que posee, los barcos de pesca locales que encontramos, la arena blanca, las olas, hace pensar que realmente estamos en una playa sin más.

 

ujiji, roseviaja
Ujiji, junto al Lago Tanganica, vive de la pesca

Museo de Livingstone en Ujiji, Tanzania

Ujiji en Tanzania
Ujiji en Tanzania, Museo de Livingstone

Anécdota en el autobús de camino a Ujiji.

Aunque el pequeño museo que hay dedicado a Livingstone y Stanley y la explicación de su cuidador es curiosa y divertida, mucho mas vale la ciudad. El día 12, a las 6 de la mañana ya estábamos en la parada del minibús rumbo a la frontera con Burundi, junto con Marc y Jaume, aunque este no salió hasta que los bultos y la gente no parecíamos sardinas allí dentro. Para nuestra sorpresa, un personaje del barco donde estuvimos navegando, el predicador, estaba allí. ¿Qué quién es este personaje? Pues es un sacerdote protestante que conocimos en el MV Liemba, camino de Kigoma, y con el que estuvo hablando bastante Jaume, al hablar francés. Este, volvía de Sudáfrica, donde trabajaba, a Bujumbura… lo que no sabíamos nosotros, y tampoco el pobre Jaume, es que viajaba con seis maletas que parecían ataúdes de biblias, y que al desembarcar tuvo la osadía de encasquetar a Jaume, que no supo decirle que no, y que además estuvo con la espalda fastidiada varios días.

Llegada a Ujiji, Tanzania
Llegada a Ujiji, Tanzania, parada de autobús junto al mercado central

La escena del minibús, se volvió a repetir que el mismo sujeto, al ir tan cargado, puso alguna que otra de sus maletas encima de algunos de los que se sentaban a su alrededor: como nosotros ya sabíamos de qué iba la cosa, no pudo aprovecharse de los muzungus.

Memorial en Ujiji al Dr. Livingstone, Tanzania
Memorial en Ujiji al Dr. Livingstone, Tanzania

Aventura en la frontera de Tanzania y Burundi: el paso por carretera

Una vez cubiertas las tres horas que hay de camino de cabras hasta la frontera, tuvimos que coger un taxi hasta la salida de Tanzania (las bici-taxi intentaron llevarnos, pero nos pareció muy fuerte ir en bici con la maleta 8 kilómetros de copilotos), para luego cambiar a un taxi de Burundi y llegar al primer pueblo de Burundi. La entrada en este pueblo, fue para grabar en video, parecía que no habían visto a un blanco en anos. La gente, aquí se notaba mucho mas pobre, las mujeres todas con el pelo corto, los niños con tina en el cabello, etc. Yo creo que al final decidieron darles fiesta en el cole para que nos pudiesen observar bien.

 

Nuestro paso por Burundi

Seguimos a Bujumbura, la capital de Burundi, camino en mucho mejores condiciones de lo que estaban los caminos tanzanos, sin ningún tipo de señal de la guerra que allí ha habido, y sobre todo, con una vegetación, unos paisajes, que parecía que nos encontrásemos en el caribe o algo así. Pocos piases me han sorprendido tanto como Burundi, aunque como comprenderéis, no es de momento el mejor sitio para veranear.

 

Los efectos de la guerra en Burundi se notan en el ambiente.

Bujumbura, la capital, bastante animada y concurrida. No es muy grande, se nota tensión, eso si, y nuestra salida en la estación de autobuses se ve marcada por muchas caras de chicos que parece nos vayan a coger las mochilas en cualquier momento. Por lo demás, todo bien.

 

El día siguiente, salida a Ruanda, con un paisaje todo el recorrido parecido al del día anterior, pero sumándole montanas y montanas. El primer percance del viaje lo tuvimos ya en Ruanda, cuando ya hecha la salida de Burundi, el oficial de Ruanda no nos quiere dejar pasar, y nos fastidia, intentando que pasemos media mañana.

 

Ruanda, el país de los recursos naturales

Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.
Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.

 

Al final, pasamos para entrar en un país que ya desde el principio viene marcada por una riqueza de recursos brutal, una cantidad de todo tipo de cultivos que todavía no habíamos visto, carreteras en buen estado, y una capital al final de nuestra ruta, Kigali, que nada tiene que ver con las otras vistas en este viaje.

 

El alojamiento en Kigali, resulto difícil gracias a las Naciones Unidas, que ha encarecido el precio de los hoteles, y aunque al final conseguimos un lugar donde pernoctar dos noches, la cosa fue complicada (porque no había sitio y por los precios). Kigali es otro mundo.

 

Kigali en Ruanda, carteles publicitarios

Aquí no se pueden decir las palabras tutsi o hutu, no esta bien visto; la gente quiere olvidar lo pasado, es una capital prospera y llena de vida, donde la tranquilidad y la paz en el ambiente es lo que reina en todas las esquinas. No se nota mucha delincuencia, ni tampoco hay muchos cazadores de turistas.

Kigali en Ruanda

 

Hay industria, aparecen tiendas de delicatessen (increíble los precios de los alimentos, encontramos mayonesa por 6 dólares el bote, café a 4 dólares el mas barato, la leche 1 dólar medio litro, y la sangría don Simón a 14 euros el litro!!!!). Como podéis imaginaros, después de ver la ciudad, y ya sin nuestros amigos catalanes, partimos hacia Gisenyi, pueblo en el lago Kibu fronterizo con el Congo, solo a 5 kilómetros de este. Aunque el pueblo no es muy bonito, el lago si lo es.

 

Lago Kibu, Ruanda

 

Es como una playa tranquila con un mar sin apenas oleaje (y sin cocodrilos, cerca hay un volcán que con la emisión de gases se ha ido cargando toda la fauna que en el había). La playa es de arena fina, y el sentarte en alguno de los bares con playa propia es un gusto.

 

 

Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.
Lago Kivu, Gisenyi, Ruanda.

Nuestro alojamiento en Gisenyi, Ruanda

El hotel esta vez, es el típico backpackers con una terracita con palmeras dentro, donde se puede cenar y desayunar sin problemas, eso si, aquí los camareros son un poco atascados, y si quieres desayunar, son dos panecillos y una tortilla francesa por persona, y no cambies el menú, porque les da igual, te sirven eso: o lo comes, o lo comes, así de claro.

Gisenyi en Ruanda

 


Desde la playa, también podemos observar los aviones que constantemente llevan a Goma, ya en el Congo, desde su capital, seguramente llenos de pasajeros, que como bien dicen las guías de viaje, saben que un trayecto por carretera en dicho país, te puede hacer ahorrar dinero, pero arriesgar la vida… Esperemos que la situación cambie con el tiempo y podamos visitar ese país…

 

Lago Kibu, Ruanda

Mañana, partimos a Ruhenheri, a una hora de aquí. En Ruhenheri cambiaremos de bus y cogeremos otro a la frontera con Uganda, a 25 kilómetros, donde volveremos a coger otro autobús para ir a Kisoro, el primer pueblo de Uganda. Una vez en Uganda vamos a Kasane, la Suiza de Africa, donde se encuentra el lago mas bonito de Uganda, y otro lago que no se si quiero ver, ya que es el criadero de la mayoría de boas que hay en Uganda. Espero que se pueda ver desde algún coche o bus.

Etiquetado: / / /

Diario de viaje de Africa del Este: Zambia

Viaje por Zambia

Recorriendo Africa del Este por nuestra cuenta

 

Por fin salgo desde Madrid. Este viaje vuelo sola. Un congreso ha hecho que no pueda coger las vacaciones antes, y tenga que salir después que el resto. Nuestro viaje empezaría por Livingstone, ciudad de Zambia limítrofe con Zimbabue, lugar clave para visitar las famosas Cataratas Victoria. Este viaje, lo he recordado siempre como el viaje de las cataratas, porque fueron varias a lo largo del viaje las que visitamos. Qué decir de las Cataratas Victoria… pues que me hubiese gustado ver la cara del Dr. Livingstone cuando se las encontró delante de él… impresionantes.

cataratas victoria
Cataratas Victoria desde la parte de Livingstone, Zambia.
Cataratas Victoria
Cataratas Victoria, Diario de Viaje Africa del Este
Cataratas Victoria
Cataratas Victoria, Diario de Viaje Africa del Este

 

Una cosa a tener en cuenta es que se pueden ver desde Zambia, o bien también desde Zimbaue. Si desde un lugar decides ir hasta el otro, tienes que pagar el visado. Aunque nos lo planteamos, finalmente no pasamos al otro lado. Desde Zambia no es solamente ir, verlas y tomar la foto; se puede subir arriba, desde donde cae la pendiente, y verlas desde allí. También se puede bajar por un sendero hasta la parte donde tienen la caída.

 

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria, Diario de Viaje Africa del Este

 

De Livingstone solamente queríamos ver las cataratas, así que nos dirigimos a Lusaka, la capital del país.

Lusaka era una ciudad donde lo único que se nos ocurrió hacer fue ir al mercado local, a falta de algo mejor, que tampoco resultó ser de los más interesantes. En aquél momento, internet llegaba al país, y había varios cibers donde conectarse.

Aunque la visita a Lusaka no resultó demasiado emocionante, el capítulo más divertido de todo el viaje tuvo lugar aquí. Divertido ahora, porque en aquél momento, aquello no nos resultaba divertido.

Alojamiento en Lusaka, Zambia, una aventura

Encontrar alojamiento en Lusaka era una ardua tarea, más nosotros que para variar no teníamos ninguna reserva; por menos de 60 o 70 euros no había nada. Finalmente, encontramos un lugar, de cuyo nombre no quiero acordarme, donde sí había habitación y el precio nos acomodaba. La habitación era inmensa, con un enorme sofá en el medio de ella del que parecía oírse un tenue ruido, que presagiaba la presencia de un lindo roedor.

Nuestra habitación lindaba con el bar del hotel, porque limpiar no limpiaban, pero a la barra allí le daba todo el mundo. En plena noche, cuando habíamos conseguido olvidarnos del sofá y sus ruidos, y de las voces del bar, alguien intentó entrar en nuestra habitación. Dos voces de uno de los compañeros hizo que se fueran corriendo los presuntos individuos, pero la rata también salió, seguramente asustada ante tanto alboroto, lo cierto es que ya no dormimos hasta el amanecer, cuando nos colgamos de nuevo la mochila y nos encaminamos a buscar un nuevo hotel.

 

Lusaka
Lusaka, Diario de Viaje Africa del Este
Mercado de Lusaka
Mercado de Lusaka, Diario de Viaje Africa del Este
Mercado de Lusaka, Zambia
Mercado de Lusaka, Zambia, Diario de Viaje Africa del Este

Mpika en Zambia

 

Nuestro destino era Mpulungo, para tomar el MV Liemba, el mítico barco alemán de pasajeros que cruza el lago Tanganika un par de veces por semana. EL barco, llega a esta ciudad costera un día a la semana. Para llegar hasta allí solamente existe la posibilidad del autobús. Aunque se puede llegar en un día o poco más, y darte la paliza, nosotros decidimos ver algo más de Zambia, y disfrutar el país.

Desde Lusaka, fuimos hasta Mpika, un pequeño pueblo sin nada especial que ver, pero desde donde teníamos la intención de acercarnos  al Parque Natural North Luangwa. Sin embargo, cual sería nuestra sorpresa cuando al llegar, nadie nos quería llevar en coche, y el único conductor que accedió nos pedía una barbaridad. Total, nos marchamos hacia Kasama.

Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia. Estamos delante del Melody Lodge, el lugar donde nos quedábamos a dormir.

Antes de irnos de Mpika dimos una pequeña vuelta por la pequeña aldea: aquello era África en estado puro. Incluso encontramos la dirección del brujo de la comarca….

 

Imágenes de Mpika, Zambia
Imágenes de Mpika, Zambia, Diario de Viaje Africa del Este
mpika, zambia
Mpika, Zambia, Diario de Viaje Africa del Este
Mpika
Mpika, Diario de Viaje Africa del Este
Curandero de Mpika, Zambia
Curandero de Mpika, Zambia

Por lo demás, hay que ir preparado a que sobre las 7 de la tarde se corte la luz, y donde hay pocos lugares para poder comer algo y dormir.

 

Visita a Kasama en Zambia

 

Kasama es una ciudad si lo comparamos con Mpika. Sin llegar a tener nada impactante, sus alrededores son preciosos, y nos mereció la pena pasar un día y ver los paisajes que Kasama nos tenía reservados.

Kasama en Zambia. Quizás no sea el lugar más espectacular del país; no hay parques naturales, y a primera vista nada la hace atractiva, pero los paisajes son increíbles… En estos lugares es cuando una vive el país donde se encuentra.
kasama
Kasama en Zambia. Hay muy pocos mzungus (denominación que dan a los «blancos» la gente de allí), así que tocó foto…
Kasama, Zambia
Kasama, Zambia
Paisajes de Kasama
Paisajes de Kasama, Diario de Viaje Africa del Este
Llegamos a Kasama
Nos vamos de Kasama

Llegamos a Mbala…

Mbala fue uno de los mejores lugares en nuestra visita por Zambia. Localizada ya cerca de Mpulungu, y a escasos kilómetros del Lago Tanganica, las Kalambo Falls, o cataratas Kalambo, son un atractivo de la zona. Además, existe un pequeño museo africano que se puede visitar, sin cortar que el pueblo es bastante agradable. También hay un pequeño lago (con cocodrilos, aunque no los vimos), donde es posible acercarse. En definitiva, un lugar donde detenerse.

mbala
Mbala en Zambia, un lugar donde detenerse si se va de paso.
mbala
Lago en Mbala, cerca de Mpulungu, Zambia
Mbala
Mbala, lago

Vistas de nuestra escapada hasta las Kalambo Falls, las segundas cataratas más altas de toda África

 

Vista desde arriba de las Kalambo Falls... Impresionante.
Vista desde arriba de las Kalambo Falls… Impresionante.
Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.
Las Kalambo Falls son las segundas cataratas más altas de África.
Caída de las Kalambo Falls
Caída de las Kalambo Falls

Más información: aquí  En este enlace, encontraréis información de cómo ir a las cataratas Kalambo y del museo moto, un lugar curioso en medio de la nada que nos encantó.

De camino al Museo Moto moto en Mbala
De camino al Museo Moto moto en Mbala

Desde allí, Mpulungu quedaba ya cerca… y se acercaba nuestro paso final por este inexplorado y desconocido país para muchos…

Llegada a Mpulungu

En Mbala encontramos gente amable, quizás sin mucho que ofrecer (tomar un café fue difícil los dos días que estuvimos), pero con una sonrisa en los labios y con muchas ganas de hablar con nosotros.

Mpulungu
Mpulungu
Imágenes de Mpulungu
Imágenes de Mpulungu

Mpulungo, ya mucho más abierto al mundo fue todo lo contrario; aquí nadie quería hablar con nosotros, nos miraban mal, a día de hoy, todavía no entendemos por qué. Lo cierto es que es una próspera ciudad, debido al comercio que impera fruto de su puerto que la comunica con el Congo y Tanzania a través del Lago Tanganica. Sus habitantes se dedican a la pesca mayoritariamente, y la ciudad tiene su día a día hasta el día que llega el barco (cuando estuvimos nosotros era cada dos miércoles), que es cuando todos sus habitantes acuden a ver el MV Liemba y a comprar los artículos que la gente procedentes de otros.

mpulungu
La vida en Mpulungu gira entorno al Lago Tanganica.
Imágenes de Mpulungu
Imágenes de Mpulungu
roseviaja
La llegada del barco también es un espectáculo para los más pequeños..
MV Liemba
Gente esperando la llegada del MV Liemba
MV Liemba
Imágenes de Mpulungu, el MV Liemba está a punto de llegar, la gente espera en la orilla…
mv liemba
Mpulungu, el MV Liemba llegó, procedente de Kigoma, Tanzania. Este barco, sigue siendo el único medio de transporte de pasajeros en el lago Tanganica.

A partir de este punto empezaremos nuestro camino hacia el norte, cruzando todo el lago Tanganica y llegando a Kigoma, Tanzania…

roseviaja
Nuestro grupo durante el viaje

Para terminar….

Zambia, en el año 2008, era un país donde casi todo el mundo tenía trabajo y la gente que conocimos vivía bastante bien; era bastante sorprendente los altos precios de todo, desde el alojamiento hasta cualquier bebida o café. Fue la parte más cara de todo el viaje, con diferencia, pero también un país nuevo, sin apenas turismo y con mucho que ofrecer… No os lo perdáis si tenéis ocasión…

Próxima parada: Viaje por carretera a través de Tanzania, Burundi y Ruanda