Mbala en Zambia

Mbala en Zambia

Pueblos perdidos africanos

 

 

Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

Llegamos a uno de esos pueblos donde no llega demasiada gente. Nuestro autobús llega caída la noche, nos hacen falta linternas para poder llegar a nuestro hotel. El hotel Grasshopper o saltamontes está un poco apartado del pueblo; la persona que nos guía atravesando el bosque nos lleva rápido. Este es uno de esos momentos en los que piensas que más vale que salga todo bien, porque tu móvil no funciona en Zambia (al menos el mío), y nadie sabe dónde estás.
El hotel llega y ocupamos una casa cercana a la entrada principal. Las duchas no funcionan, tampoco la luz a estas horas, como ya viene siendo habitual en los pueblos de Zambia, así que nos metemos en el saco sábana y bajo la mosquitera y a dormir.
Mbala en Zambia
Kalambo Falls en Zambia, la razón de nuestra parada en Mbala. Las Kalambo falls son las cataratas más altas en Tanzania, y las segundas más altas del continente africano, por detrás de las Tugela en Sudáfrica (si, más altas que las cataratas Victoria)
Este pueblo de montaña, a 1700 metros de altitud, fue famoso en 1918 porque fue donde se rindieron los alemanes. El pueblo tiene un lago, que a pesar de la altitud alberga en sus aguas cocodrilos… por suerte no aparecen.
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia, lago
A pesar de la mala impresión que nos había dado la noche anterior, los alrededores del pueblo son preciosos, también los alrededores del hotel; allí encontramos muchos saltamontes, lo que nos da una idea del por qué el nombre del hotel.
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

En el pueblo hay muchísimos niños, vayas donde vayas. Al ser los únicos mzungus somos claro foco de atención, pero no importa. Encontramos a gente maravillosa que solo quiere practicar su inglés, o charlar con desconocidos; durante dos días van a tener tres caras nuevas que les distraerán de su tranquilidad diaria.
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

El centro es una calle donde se encuentran todas las tiendas, un restaurante, los taxis, las paradas de bus, una iglesia y al final, casi en las afueras, la cárcel de la población. 
Mbala en Zambia
Mbala en Zambia

 

En lugares como Mbala es donde aprendes a comer de todo; con solo un bar, nos animamos a ir a por un café; el encargado nos atiende con ganas:
– Queremos un café;
– pues va a ser que no, tengo té;
– vale, un té;
media hora de espera…
– Dónde está el té?
– El té? yo solo tengo café
– Vale, trae el café
y después de otro cuarto de hora café soluble con agua… Así es la vida africana cuando no vas a resorts… tranquila
Etiquetado: /