Matilde de la Toscana

La Gran Condesa o Matilde de la Toscana

En mi opinión Lucca es una de las ciudades más bonitas y acogedoras de la Toscana; no importa la época del año en que la visito, en todas tiene su encanto. Aunque lo ideal es visitarla en primavera u otoño, cuando el calor no aprieta y las terrazas se llenan de lugareños, invierno es también ideal; es entonces cuando las luces navideñas y los escaparates nos muestran otra cara más familiar y entrañable de esta bonita ciudad.

Lucca en la Toscana, visita en diciembre.
Lucca en la Toscana, visita en diciembre.

Muchas veces me he preguntado lo mucho que habrá cambiado Lucca desde los tiempos de Matilde de Canossa, la mujer que consiguió que la pequeña plaza fuera independiente. Matilde consiguió ser una de las mujeres más influyentes de su tiempo. Aunque la memoria histórica tiene mucha facilidad para olvidar a la mayoría de los personajes importantes, no digamos ya si es mujer, en el caso de la Gran Condesa, como fue llamada en sus tiempos, al poco que leamos nos encontramos alguna pieza de información donde el nombre de Matilda aparece.

No es extraño. Su vida fue la inspiración de muchos, Luigi Pirandello la utilizo como personaje de la obra de teatro ·Enrique V”; el mismísimo Dante también reflejó en ella el personaje de “Matilde” de su obra “El Purgatorio”. Si viajamos a San Pedro del Vaticano, el nombre de Matilda de Canossa nos vuelve a aparecer bajo una imponente estatua diseñada por Bernini, y encargada por el mismísimo Papa Urbano VIII; y es que Matilda es una de las seis mujeres enterradas en el Vaticano… pero, ¿Quién es Maltilda de la Toscana?

Lucca en la Toscana, visita en diciembre.
Lucca en la Toscana.

Historia de Matilde de la Toscana

La ciudad de Lucca vio nacer a Mathilda en el año 1046, en plena Edad Media, mucho antes de que las ciudades estado italianas se desarrollaran. Matilda nació en el seno de una familia acomodada, donde su padre, Bonifacio III de Lucca, era propietario de un amplio territorio en el norte de Italia, que por circunstancias de la vida terminaría heredando Matilda; su madre Beatriz de Lorraine era prima del emperador Enrique III. Como muchas de las nobles de su tiempo, la vida de Matilde estaba solucionada, y la niña se dedicó a aprender francés, alemán, y por supuesto, latín, el idioma de la Iglesia.

Matilde de Canossa
Matilde de la Toscana

Pasaron los años y la muerte de su padre cambió la vida de la familia. Su hermano heredó la fortuna paterna, y la cercanía que tenía con su hermana propició que ésta aprendiese mucho sobre técnicas militares y estrategias en el campo de batalla. Matilda adquirió unos conocimientos que ni siquiera muchos hombres de su tiempo poseían, y han sido estas estrategias bélicas las que la han hecho conocida con el paso de los años, más que su posición social.

Pasaron dos años y la madre de Matilde decidió casarse de nuevo, con el fin de salvaguardar los intereses familiares. El elegido fue Godofredo el Barbudo, un noble claramente enemistado con Enrique III, lo que llevó a que tanto madre como hija fueran arrestadas con el Emperador. La muerte de su hermano Federico en extrañas circunstancias, y la muerte de Enrique III poco tiempo después, suavizó las cosas y permitió la vuelta de todos a sus territorios, esta vez Matilde como heredera del territorio más extenso en el sur de Europa.

Lucca en la Toscana, visita en diciembre.
Lucca en la Toscana

El dinero no da la felicidad…

La vida personal de la joven no fue fácil; a pesar de tener tantas riquezas, y encontrarse muy bien relacionada con la corte Papal (Matilde siempre apoyó a la Iglesia Católica en todas las disputas), su vida privada fue bastante triste; Matilda tuvo dos maridos, a cada cuál peor: el primero de ellos fue su hermanastro Godofredo el Jorobado, de quien tuvo una hija que murió al poco de nacer. Matilda causó un verdadero escándalo al abandonar a su marido e intentar repudiarlo, algo reservado para los hombres en la época.

Cuando la condesa rondaba los cuarenta y pocos fue casada nuevamente por intereses políticos; Güelfo V fue el elegido, un niño de unos quince años; Los güelfos eran los nobles que apoyaban a la Iglesia, en una agitaba época en la que güelfos y gibelinos se disputaban las ciudades y se enfrentaban entre sí. La unión tampoco funcionó y nuevamente Matilde quedó sola.

Palacio Prettorio, Certaldo. la Toscana.
Palacio de la época de la Gran Condesa

La Gran Condesa

Lombardía, Emilia Romagna y la Toscana fueron algunos de los territorios que Matilda tuvo en su poder; desde los Montes Apeninos, donde construiría su castillo en Canossa, la dama medieval influyó y manejó muchos hilos políticos a favor de la Iglesia. La Gran Condesa llegó a ser Vice-Reina de Italia, cuando Enrique V llegó al trono y la puso en ese lugar. Matilda estuvo envuelta en muchas disputas entre los emperadores alemanes y el papado de la época, lo que la posicionaría en una posición delicada en muchas ocasiones. En sus últimos días Matilde decidió retirarse a su castillo y aunque sería fácil decir que vivió en paz los últimos días de su vida, no fue así, y su fuerte posición en los asuntos políticos de su época marcó el transcurso político durante esos años.

A su muerte fue enterrada de modo discreto, pero sería el Papa Urbano VIII el que se encargaría de acercarla a los muros de San Pedro del Vaticano y enterrarla allí. Aquí yace una de las nobles más influyentes de todos los tiempos.

Bernini realizó esta obra para los restos de Matilda de la Toscana en San Pedro de El Vaticano

Arezzo, Toscana

Las cien iglesias de Matilde de Toscana.

Lombardía, la Toscana, Emiliga-Romagna o Veneto son algunos de los territorios que se beneficiaron del legado de la Gran Duquesa. Matilde dejó más de cien iglesias y monasterios sus iglesias fueron un punto de protección para peregrinos, para muchos mercaderes y viajeros durante la Edad Media. Fue entonces cuando la Via Francigena, la vía de peregrinación a Roma desde Canterbury, era muy concurrida entre los fieles. El paso de Francia hasta Roma cruzaba la Toscana y muchas tierras de la condesa. Muchos de sus monasterios se construyeron en estos lares de peregrinación hacia Roma. El Renacimiento fue un período donde el peregrinaje era más frecuente que en la actualidad, y muchos encontraron cobijo durante sus jornadas de viaje en el legado de la Gran Duquesa.

Lucca en la Toscana, visita en diciembre.
Lucca en la Toscana

Lucca y su legado en la Toscana

Lucca fue la ciudad que vio a Matilde nacer, y la noble luchó por la independencia de esta ciudad durante años. Aquí vamos a encontrar un gran patrimonio histórico que fue propiciado por su ciudadana; también consiguió la independencia y su título de ciudad en una época revuelta como la que vivió Matilde, poco antes del nacimiento de las ciudades estado.

En la actualidad, La Gran Condesa está considerada una de las damas más influyentes de la Edad Media, junto con Juana de Arco y Leonor de Aquitania entre otras.

Etiquetado:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar