Cómo viajar con tu madre… cuando tiene más de 80 años.

Cosas a tener en cuenta cuando viajas con tu madre…

 

Estoy segura que a muchas de vosotras os ha pasado como a mí: en algún momento de vuestra vida, habréis querido que vuestra madre experimentase alguno de vuestros viajes, para saber lo que significa viajar. Y también, por qué no, que os deje de dar la lata cada vez que compráis un vuelo a cualquier parte, y entienda un poco más por qué os da tanta felicidad viajar. En mi caso, ya había viajado con ella alguna vez, pero siempre cerca o con más gente. Así que me apetecía, y mucho, viajar con ella, antes de que su salud, realmente, no le permitiese poderlo hacer. Os diré que ha sido una experiencia única que nunca olvidaré; las dos recorriendo las calles de Florencia, y en un Cinquecento por la Toscana no os lo podéis imaginar. Aunque ha sido muy divertido, la edad no perdona, y he aprendido mucho de este viaje.

 

Primer selfie del viaje... en Barajas. roseviaja
Primer selfie del viaje… en Barajas

La parte divertida del viaje.

 

  • Si cuando eras más joven no te apetecía viajar con tu madre, a partir de ahora vas a alucinar. Las personas mayores cambian, y mucho. La mía, por ejemplo, habla con todo el mundo (aunque a mí bien que me dice que no hable con nadie extraño cuando me voy de viaje). Eso hace que conozcas a más gente que cuando viajas sola.
  • Resulta curioso ver un lugar como la Toscana con tu madre. Aunque los pueblos le encantaron, yo jamás me había fijado en cosas como si había farmacia, si estaba poblado o no, las caras de la gente, o si los campos estaban limpios de hierbas malas o no. Ahora, ya no veré las cosas igual.
  • Viajar con mamá hace que te adaptes a su ritmo pausado, y que veas detalles en los que hasta ahora no te fijabas. Por ejemplo, si antes a una iglesia le dedicabas cinco minutos, ahora serán quince. La ventaja es que te vas a quedar más con todos los detalles.
  • Existe una extraña ecuación que provoca la pérdida de vergüenza al cumplir los 80. ¿Conclusión? Pedir descuentos y regalos. Volverás a casa con más souvenirs que de normal… y encima no habrás pagado ni la mitad. Increíble.
  • Medicamentos y pastillas. El gran problema. Mi madre me confesó un día que tomaba los que le daba la gana. ¡Que no te pille la tuya!
  • ¿Quién dijo que las mamás te hacen comer? Eso era cuando eran jóvenes! Ahora, vas a tener que obligarla tú a cenar, o a comer a mediodía. La mía, come muy poco (así va, mareándose todo el tiempo), así que, si quieres que te aguante bien todo el viaje, ¡oblígala a comer!

 

cenando con mamá, roseviaja
Cenando con mamá

 

  • Ir con una persona mayor te da preferencia en muchos lugares, para evitar que ella esté de pie.
  • Te vas a reir… y mucho. Creo que no me había reído tanto en mucho tiempo. Lo que me llevo de este viaje, es corroborar el gran pedazo de madre que tengo. Aunque lo sabía, el vivir lejos de ella a veces hace que se difumine en la distancia.

 

cortona, roseviaja
Visita a Cortona

 

A tener en cuenta…

 

  1. Viajar con una persona mayor, no es el mismo tipo de viaje que podrías hacer con tus amigos, tu pareja, o sola. Debes ir preparada para no verlo todo corriendo. La palabra paciencia es la clave de este viaje. Por ejemplo, tendrás que levantarte mucho antes para que lo tenga todo preparado. Su ritmo no es tu ritmo, y necesitan más tiempo para arreglarse y poder salir que tú.
  1. Tus distancias no son sus distancias. Si organizas una visita guiada, plantéatelo como algo que, seguramente, ella no va a poder terminar. Mi madre, es una todoterreno ejemplar. Sin embargo, y pese que consiguió terminar el tour de 3 horas de la mañana, ya no pudo con el de la tarde.
  1. No se trata de que no puedas hacer ningún tour, pero, seguramente, te lo tendrás que organizar de otro modo. Por ejemplo, había un tour gratuito de tarde que quería hacer. Como no la quería dejar sola todo el tiempo, hice la mitad de tour (hora y media), y volví al hotel.
  2. Si te decides a realizar un viaje con tu madre, busca una ciudad donde todo esté cerca.
  1. El hotel que elijas, intenta que esté céntrico, para evitar agobiarla pillando transportes todo el día. Y también, cuidado con las escaleras. A veces, puede estar cerca, pero ser la planta alta de un edificio.
  1. Tu madre, no va a sentir el mismo amor que tú por los hostellings o los hoteles low cost, así que cuidado con dónde la llevas. A esas edades, si se tienen que quejar, se quejan. No se callan ni una. Tú misma.
  1. Evita ciudades con calles empinadas. En este apartado, cometí el gran error de ir a Cortona, donde la entrada de la ciudad es bastante empinada. No os cuento lo que sufrí de verla subir la calle de la entrada. Sin embargo, luego todo estaba nivelado, y al final, fue uno de los lugares que más le gustaron.
  1. Incontinencia urinaria y baños. Intenta que en todo momento haya un lugar cerca donde ella pueda ir. A partir de ciertas edades, es un problema para ellas.

 

Florencia con mamá, roseviaja
Florencia con mamá

 

Qué le va a aportar a tu madre que la invites a viajar con ella.

Sobre todo, autoestima. Notar que todavía es capaz de coger un avión y volar contigo, va a ser para ella toda una subida de adrenalina. Piensa que en general, la gente mayor lleva un estilo de vida muy pausado, así que poder viajar por su cuenta contigo, y ver que todavía puede hacerlo, le va a hacer sentir bien.

El viaje va a aumentar su actividad cerebral, mejorar su estado físico, y hará que se sienta más feliz. La mía llegó al viaje con problemas de mareos, de hecho, casi no hacemos el viaje por este tema. Pues bien, no se mareó ni un día.

cortona, toscana, roseviaja
Cortona, Toscana

 

Qué te va a aportar a ti.

Nuestro día a día, hace que no pasemos el tiempo suficiente con nuestras madres. Un viaje te va a ayudar a disfrutar un poco más de ella. Además, es una prueba de fuego a tu paciencia.

Haciendo amigos con mamá roseviaja
Haciendo amigos con mamá

 

Qué os va a aportar a las dos.

Las risas que nos hemos echado estos días, van a ser imposibles de olvidar. El ver a mi madre pidiéndome un selfie para que yo lo pueda colgar al Facebook, o ella mandarlo por whatsapp, ha sido toda una experiencia.

Es una experiencia única en la vida para ambas. Además, tenemos unas fotos super-chulas para recordarlo.

Selfie con mamá a punto de volver roseviaja
Selfie con mamá a punto de volver