Varanasi es uno de los lugares más importantes dentro de la cultura hindú. Siendo centro de purificación para los indios (algo que nos cuesta entender a los extranjeros), es el lugar por excelencia para depositar a sus difuntos e incinerarlos. Es fácil ver a primeras horas de la mañana a todos los llegados a esa ciudad en el río Gangés, mientras se rocían con agua, con sus vestiduras blancas, en el caso de los hombres, y los saris ellas, Una cosa curiosa, es que en la India está mal visto mostrar las piernas, mientras que llevar descubiertos brazos y abdomen es algo normal.

En Varanasi, pernoctamos en uno de los hostales recomendados por la Lonely Planet llamado Alka, y en el que encontramos alojamiento de pura casualidad, ya que estaba todo lleno. Como lo más bonito de Varanasi, su sentimiento de religiosidad, no os lo puedo transmitir adecuadamente, os dejo las fotos, para que lo incluyáis en vuestra visita en el futuro. Imprescindible ver la ciudad por la noche, a la caída del sol, y por la mañana, a primera hora.