Ubud, Bali meditación

 
Después de Kuta, llegamos Ubud, a la ciudad más concurrida de todo Bali por los turistas. A pesar de estar a tope de australianos (es su principal lugar de vacaciones), Ubud tiene un encanto especial. Lo ideal para ver la esencia de Ubud, es poder alquilar una moto o bici y perderse por los alrededores, que se encuentran llenos de campos de arroz. Allí es posible enrolarse en una clase de cocina balinesa, hacer yoga, practicar meditación, y sobre todo darse un buen masaje en cualquiera de las muchas tiendas donde chicas amables y simpáticas lo ofrecen a todo el que le apetezca. Además, el Santuario de los Monos, en el centro de la ciudad, ofrece una curiosa reserva de naturaleza y de macacos, que seguro os gustará. Allí también se encuentra el museo de Miguel Blanco, un español llegado a Bali, y que fue una especie de Dalí en tierras indonesias.
 
 

La cultura hinduista y sus símbolos está presente en todas partes...
La religión hinduista y sus símbolos están presentes en todas partes…
 

 

 

 

 

 

 

El Santuario de los monos,

 

 

Santuario de los monos, nos encantó su naturaleza, más que los famosos monos.
 
 
 

 

El Santuario de los monos
El Santuario de los monos
 
Como curiosidad, nos metimos en una casa local para que nos hiciesen un masaje, y resultó ser un quita-demonios, que a Bernat le ha quitado el dolor de espalda por mucho tiempo, y a mi me ha quitado según él, el mal de ojo que me habían echado. Toda una experiencia. Como hoteles, sin dudarlo el Krisna House, y el mejor restaurante que hemos estado en Bali: el Ibu Rai Bar, una comida impresionante…. Os dejo fotos… y la tarjeta del santero, por si alguien quiere ir.
 
 
 
Cenando en el Ibu Rai Ba
Cenando en el Ibu Rai Bar
 
 
 
Bakmi Goreng, junto con el Nasi Goreng, uno de los típicos platos en Bali
Bakmi Goreng, junto con el Nasi Goreng, uno de los típicos platos en Bali
 
 
 

 

Una de mis bebidas favoritas, la sidra de Bali
Una de mis bebidas favoritas, la sidra de Bali
 

 

El hombre que quita los demonios....
El hombre que quita los demonios….
 Las calles, siempre caóticas y a veces intransitables, presentan muchos lugares donde esconderse y disfrutar de la paz y tranquilidad que Bali nos prometía…
Comentaros también que es posible hacer yoga y meditar en muchos lugares. No vale la pena que reservéis nada desde España. Contratarlo allí cuesta hasta 3 veces (o más), menos que hacerlo desde casa. Lo mismo con el transporte. Un coche privado de Kuta a Ubud nos costó unos 15 euros o menos, aquí el precio es hasta 40 euros.
Ubud y sus calles, siempre llenas.
Ubud y sus transitadas calles

 

 

 

 

 

Caminando por las calles de Ubud.

 
Penes, el souvenir más popular en Bali, no sé por qué...
Los penes es el souvenir más popular en Bali… no sé por qué, y no sé si lo quiero saber…