O cómo disfrutar de un aniversario de boda al completo.

 

A veces es difícil empezar a escribir para plasmar todo lo que vemos en nuestros viajes. Una web de viajes, no deja de ser un capítulo de la vida de alguien, que te cuenta lo que también te cuentan las guías de viaje, con la peculiaridad de que, normalmente, el que la escribe pone más atención y detalle en aquello que realmente le gustó.

El viaje a Málaga y Ronda, ha sido muy especial para nosotros. Por un lado, y objetivo principal, era nuestro viaje de aniversario de bodas: tres años ya! Y parece que fue ayer cuando junto con nuestros mejores amigos y mi madre nos dimos el sí quiero. Por otro lado, hacía tiempo que teníamos ganas de ver Málaga. Yo había estado cuando tenía 11 años, pero no recordaba apenas nada, y ahora empezaba a ser una verdadera intriga para mí: en menos de tres meses, alguien me había dicho que se quería jubilar allí, así que no quedaba otra que ir y conocer cómo era la ciudad hoy en día.

 

 

Puerto de Málaga

 

 

El viaje que a continuación relataré, lo hicimos en tres noches, una en Málaga, y dos en Ronda, y nuestro plan pasó por ver lo máximo posible en Málaga, donde compramos la Málaga Pass, y con ella nos hartamos de ver museos y cosas. Os puedo asegurar que se pueden ver muchas cosas en un día con ella y que merece la pena.

 

Después de la paliza que nos dimos, el tiempo en Ronda nos dedicamos a ver la ciudad, pero sin agobiarnos, solamente paseando, y también, disfrutamos del spa que hay cerca de los baños árabes, y de una cena maravillosa en uno de los restaurantes que la ciudad tiene… todo un lujo para unas vacaciones de lujo con la mejor compañía. Pero vayamos por partes….

Málaga.

 

Calles de Málaga.

 

 

 

Llegamos a Málaga en un soleado día, con la sorpresa de que, al ser día festivo, estaban llenas de gente tomando algo en las terrazas de los cientos de bares de que puede presumir la ciudad. El animado ambiente, nos contagió, y tras dejar nuestras maletas en el hostel, nos dispusimos a conquistar la ciudad.

 

 

 

 

Calle Larios, Málaga.

 

 

En primer lugar, comentar que el hostel donde pernoctamos, el Lights Out Hostel, cumplió con nuestras expectativas. El hostel, tiene también habitaciones dobles con baño privado, aunque vimos las habitaciones compartidas y tampoco estaban mal. Tiene una terracita en la parte superior, donde hacen cenas (la noche que estuvimos, era pollo al curry, por 5 euros), y también te ofrecen un pequeño desayuno gratis por la mañana. Además, está muy céntrico. El precio de la habitación doble es de 50 euros. 

Nuestra actividad esa tarde se concentró en las famosas tapas de la zona, de las que tanto habíamos oído hablar. Empezamos por un barecito que estaba situado en un callejón: El rincón de chinitas, y aunque no estaba mal, el sablazo que nos dieron con la cerveza sirvió para que decidiéramos probar suerte en otro, y menos mal, porque el Gorki, en la calle Strachan 6, resultó ser espectacular. El bar estaba lleno y con razón, y la camarera, en todo momento nos aconsejó sobre qué pedir y la cantidad, lo que es de agradecer cuando llegas a un sitio y no conoces el tamaño de las tapas. Sobre el vino, probamos el Andresito, un vino tinto muy rico de la zona.

 

 

Ayuntamiento de Málaga

 

Después de la comilona, un paseo por todo el centro histórico, así como por la zona del puerto, nos sirvió para descubrir la ciudad y ver lo mucho que se ha cuidado el entorno, tanto para turistas como los ciudadanos.

 

 

 

Calles de Málaga.

 

 

 

 

Calles de Málaga.

 

 

Calles de Málaga.

 

 

 

Calles de Málaga

 

 

La Málaga que conocemos hoy, guarda para sí todo su emocionante pasado, desde los cartaginenses que la poblaron, pasando por los romanos, hasta los árabes, que la declararon capital de la taifa hammudí. Malaca, como era llamada en el pasado, ha sido territorio de germanos y bizantinos; hasta aquí llegaron comerciantes genoveses y el barrio judío fue toda una realidad. Por todo ello la Reconquista de los Reyes Católicos se encontró con una clara oposición por la gente de Malaca, y supuso uno de los más largos asedios de la España. No en vano, Málaga era conocida por ser una de las capitales más bellas de Al- Andalus, siendo famosos sus higos y almendras, y también su cerámica, que se exportaba a todos los rincones del mundo conocido. Aunque durante los siglos siguientes no vivió el esplendor del pasado, sobre todo debido a la falta de higiene y a las muchas epidemias que solían asolar la ciudad, el Siglo SVIII fue partícipe de un gran crecimiento económico y social, sobre todo con el triunfo del liberalismo en España, que derivó en que llegase a ser la primera ciudad industrial del país. Poco después, fue decayendo en el olvido, y solamente el turismo, la rescató, apreciando, no solo sus más de 300 días de sol anuales, sino también sus conocidos vinos, su pescado, y sus atractivos, no solamente las playas y zonas montañosas que posee, como también su cultura e historia.

 

 

Calles de Málaga.

 

 

 

Málaga y la colección de motos en algunas calles….

 

 

Teatro Romano, Málaga.

 

 

 

Vistas del puerto de Málaga

 

 

 

 

Continúa en el día de los museos….