Visitando antiguas colonias Portuguesas….

 

Érase una vez una región administrativa especial llamada Macao. Macao, lleva poblada más de 6.000 años, pero solamente fue en 1.511 cuando barcos portugueses, desembarcaron en sus costas, y dieron el exotismo especial a esta tierra rodeada de asiáticos, contrariamente a lo que suele ocurrir. 

Plaza de Macao
Plaza de Macao

La historia de Macao, no difiere mucho de la de muchos barcos que llegaron a colonizar tierras lejanas. Sin embargo, a pesar de los años, esta región ha sabido conservar la esencia de la gente que allí vivió durante siglos, y que muchas veces, parece sigan viviendo en cada recoveco de esta ciudad.

 

Para empezar, decir que estamos en una región administrativa especial, junto con Hong Kong, donde se mantendrá el sistema económico capitalista existente hoy en día durante 50 años, contados a partir de su independencia, el 20 de diciembre de 1999. Se encuentra situada al sur de China, en el lado también sur del Río de las Perlas, y muy bien comunicada con China y Hong Kong, de donde salen ferries cada escaso tiempo.

Macao, puerto comercial,
Macao, puerto comercial,

 

Decir Macao, es decir Portugal. Su actual sistema judicial todavía lo es, y sobra decir que fue colonia portuguesa durante 450 años, desde 1557, hasta que el gobierno chino aceptó anexionarla a su territorio (curiosamente, el gobierno portugués intentó devolverla en dos ocasiones y no aceptaron su anexión). Los macaenses, o mezcla de asiáticos con portugueses, son miles, y hoy en día no hay un censo de ellos. Tampoco es posible saber cuánta gente sigue hablando macaense, aunque se sabe que su número es muy reducido, siendo la mayor parte de su población chinos de origen han, que obviamente hablan cantones.

  

De paseo por Macao
Las calles de Macao, siempre concurridas y animadas…

 

El nuevo nombre para esta ciudad, podría ser fácilmente Las Vegas asiática, y sólo un vistazo a nuestra llegada nos muestra que así es. Nos decidimos a contratar a un chino y su furgoneta, que nos muestra toda la ciudad y lo más emblemático de ella. También nos cuenta cómo ha cambiado la sociedad macaense con la llegada de los casino: muchos de ellos han cerrado sus negocios para entrar a trabajar en casinos, donde los salarios son bastante elevados para su nivel de vida. Tal grado de ingresos generan los casinos, que el Gobierno cada año ofrece una “paga” a todos sus ciudadanos.

Los nombres de las calles en Macao siguen en portugués.
Los nombres de las calles en Macao siguen en portugués.

 

 

 

Macao
Macao

 

 

 

Fachada antigua iglesia de Macao
Fachada antigua iglesia de Macao

 

 

Jardín en Macao.
Jardín en Macao.

 

La arquitectura portuguesa nos decepciona a todos, especialmente a mi, que era la que más empuje había dado a esta visita, y curiosamente lo que a nadie nos atraía, los casinos, es lo que más nos impacta. Por suerte, al quedarnos en una playa, se nos ha ido el día, y llegamos a la noche, espectacular como pocas, y donde lamentamos, no haber entrado a ningún casino… quizás a la próxima? seguro que sí. 

Macao. Las Vegas asiática.
Macao. Las Vegas asiática.

 

Para terminar, recomendaros esta ciudad, donde las religiones conviven pacíficamente con el capitalismo y el desmadre de salas de juego nocturnas… Es bueno ver que se puede combinar todo ello…

 
Vista de Macao
Vista de Macao