Lund…Si soy honesta con los lectores, no había pensado ir a esta ciudad. De hecho, quería ir a Gotemborg, y de allí a una pequeña población que había leído era una pasada, Fjallbacka, pero el destino ha querido que los billetes de tren fuesen tan caros, que me tuviese que plantear un cambio de viaje, y como el billete a Lund o Malmo, solamente con 16 kilómetros de distancia entre ellos, era asequible, alli que he ido, y debo decir que no me he arrepentido, simplemente es una ciudad ideal. Ciudad universitaria al estilo Cambridge (de hecho, me recuerda mucho a ella), tiene el encanto de una pequeña ciudad con el toque universitario y su catedral, la mas visitada de Suecia y parte del camino de Santiago, con lo que la combinación resulta muy interesante. 
 
 

Podría hablar maravillas de esta ciudad, que me gusta tanto que decido saltarme Malmo y pasar el fin de semana, pero lo mas importante, es que te puedes relajar a tu paso por Suecia, con la seguridad de que vas a encontrar todo tipo de sitios para visitar y de restaurantes (supongo que también de pubs), con un ápice de tranquilidad latente en la ciudad. Además, si te alojas en el Margles Smiley Inn, los dueños hablan un perfecto español, y te podrán orientar sobre todas las posibles excursiones (que son bastantes) que se pueden hacer desde aquí. Si algo he descubierto en este pueblecito del sur, es lo bien comunicada que se encuentran Suecia entre ella, incluida Dinamarca, pudiendo coger un tren directo prácticamente a todos los lugares. Si no encontráis habitación en el hotel que os digo, el  CheckInn Bed & Breakfast es una muy excelente opción, cerca tambieé del centro y de la estación del tren, sus dueños son también gente muy maja, aunque para que mentir, el tener gente que habla tu idioma, hace que el sitio, aunque es verdad que es fascinante, gané mucho…. Por cierto, ya he comprado mi regalo de santo (era hoy)…. como siempre, libros, jajaja.