Pueblos de La Toscana

Qué ver fuera de los recorridos turísticos tradicionales

Sinalunga.

Cuando se habla de la Toscana, se habla de paisajes llenos de viñedos, con colinas coronadas con árboles solitarios y casonas de piedra pertenecientes a familias, en su tiempo adineradas. Pero es La Toscana tiene muchas partes, y ciertamente, es muy difícil elegir qué ver en sólo dos días de viaje, y eso sin caer en la tentación de visitar sitios mucho más turísticos y concurridos.

Sinalunga se encuentra localizada en el sur de Siena, en una zona conocida por sus paisajes lunares. Esta área se caracteriza por el color pálido de su arcilla que se intercala entre barrancos en un horizonte carente de toda vegetación. 

Paisajes Lugares de Sinalunga.

El invierno es frío, desolado y lunático, y sin embargo, el verano se cubre de una capa verde intenso que suaviza y llena de color todos los pueblos y villas de la comarca. Sus lugareños, aman ese paisaje lunático que es posible ver en todo el sur de Siena, y donde se pueden encontrar bosques salvajes con ciervos junto al río Ombrones durante el día, y multitud de puercoespines y zorros al caer la noche en las campiñas. 

El otoño es fácil encontrar algún caminante al atardecer con una antorcha, un arnés y un par de perros: son los recolectores e trufas de las zanjas más húmedas de la zona. Mucho más legales son los emigrados de Cerdeña que venden queso por el camino y que es más fácil divisar.

Sinalunga, una tarde de verano en la Toscana.
Sinalunga, una tarde de verano en la Toscana.

 

 

La tarde cae en Sinalunga, la Toscana.
La tarde cae en Sinalunga, la Toscana.

 

 

La piscina de nuestra casa rural, Sinalunga, La Toscana.
La piscina de nuestra casa rural, Sinalunga, La Toscana.

 

 

sinalunga, toscana
Sinalunga, la Toscana

Pueblos de la Toscana cerca de Sinalunga.

Alrededor de Sinalunga, vamos a divisar muchos puntos interesantes; Bounconvento es un buen ejemplo de ciudad medieval con murallas que datan del siglo XV. Aquí, los bosques de trufas se esparcen a su alrededor.

También a lo largo de las praderas sienenses vamos a encontrar remotas y antiguas abadías- En ellas, en el pasado se concentraron trazos del poder asceta y la defensa de sus tierras y campesinos. La Edad Media y Tolomei, un sienés adinerado, permitieron el resurgir de órdenes como la de los Benedictinos en la villa de Monte Oliveto Maggine.

Pienza.

Por otro lado, Pienza, la ciudad más importante de la zona, fue construida por encargo de Pio II, que creó una pieza perfecta del Renacimiento Italiano en 1.458. El arquitecto Rossellini completó a lo largo de los siguientes años el trazado con diseños humanísticos en sus calles y plazas.

La visión del Papa sobre lo que tenía que ser una ciudad perfecta, es posible visualizarla hoy al caminar por sus calzadas y al visitar su catedral. Sólo allí es posible huir de las caóticas ciudades del alrededor.

Historia de Sinalunga.

Sinalunga, la ciudad con personalidad dual. Ciudad baja y ciudad vieja, pero siempre agradable, apacible, acogedora. Su nombre procede de “Asinalunga”. Traducido significa “el gran burro”, y eso nos lleva a preguntarnos a cuántos de ellos encontraremos en nuestro camino. Pero no, las guías dicen que sólo en su animado mercado podremos ver animales domésticos, y que serán cerdos, el plato estrella de la cocina de la ciudad: cerdo asado con romero. Eso si hablamos de gastronomía toscanil. Ya no me toca a mi…