Kampala, capital de Uganda.
 
 
De nuevo en kampala: la ciudad que sólo tiene un semáforo o dos en toda la ciudad, y ni siquiera un paso de cebra; la ciudad con más polución en la que he estado detrás de Jaipur en el Rajastán, donde debo reconocer la situación era todavía peor. Además, otra curiosidad de Kampala, es el miedo a que les roben el coche que tienen los taxistas, y que lleva aparejado que cada vez que te montas en uno, tengas una probabilidad muy alta de quedarte tirado en medio del camino, o bien que pare en la gasolinera una vez ya has subido… pero así es Africa.
kampala 4 (FILEminimizer)
Esta vez vamos al teatro, de nombre “La bonita”, y que observamos no tiene al inicio más de 20 personas. Según se desarrolla el musical al que asistimos, descubrimos por qué: es tan largo, que la gente no va al inicio, sino que va acudiendo. Sobre el tipo de musical que les gusta, supongo que será cultural, porque nosotros, lo de asistir a un musical en el que no cantan, sino es, nos es impensable, y a ellos no. El musical, mitad inglés mitad lugandés, de corte muy romántico, parece una telenovela sudamericana, pero bueno, es una experiencia más que añadir.