Web de viajes fmanega por el mundo.

La web de viajes de Floren está entre mis favoritas para viajar. Me encanta cómo escribe, y también los destinos que elije para sus viajes. Para mí, Floren es un ejemplo a seguir en cuestiones viajeras. Especialmente, porque muchos de sus destinos están en mi larga lista de viajes por cumplir y su forma de viajar cuadra bastante con la mía propia.

Fmanega por el mundo.

Floren no tiene una web de viajes cualquiera. Con sus vuelos, podríamos dar varias vueltas al mundo, y todavía alguna más. Viajero conocedor de todos los países europeos, y todos los continentes, excepto la Antártida, se decanta por lugares menos concurridos; aquellos lugares donde los turistas del grupo con el guía y la banderita no llegan, porque, ni leen ni les interesa algo fuera de los circuitos turísticos. Al contrario, nuestro invitado ama aquello que todavía está por descubrir, ajeno a las grandes multitudes.

Floren es también el creador del Club Unesco, donde él y otros viajeros se dedican a recopilar y explicar para otros viajeros las maravillas que esta organización ha declarado Patrimonio de la Humanidad en los últimos años. Esto, y mucho más, contado por Floren. Bienvenido.

 

fmanegaporelmundo
Floren, en uno de sus viajes

Supongo que sonará a tópico mi primera pregunta, pero te la tengo que hacer: ¿Cuál fue el primer viaje de tu vida? Si hubieses podido elegir, ¿Cuál te hubiese gustado que fuese el primero?

Mis primeros viajes fueron producto de mi imaginación infantil. Desde muy niño me sentí atraído por los mapas y soñaba con visitar lugares lejanos. Algo que no pude hacer hasta bien entrada la veintena, por otra parte. Aunque anteriormente había hecho varias escapadas por la Península Ibérica, Francia y los Países Bajos, quizás el primer viaje que considero como tal fue uno en el que entré por Copenhague y volví por Moscú recorriendo parte de Dinamarca, Suecia, Finlandia y Rusia. Como anécdota, estuve a punto de perder el primer vuelo debido a un malentendido. Si lo hubiera hecho, probablemente mi vida habría sido muy diferente.

Los países nórdicos fueron mi primer amor viajero, ésa es la razón por la que decidí visitarlos en la que considero mi primera experiencia.

 

Has viajado a lo largo de muchos países y continentes, ¿en cuál de todos has tenido un mayor shock cultural?

Mencionaría Benín, un pequeño estado de África Occidental donde se mantienen tradiciones muy extrañas para los europeos y el estado micronesio de Yap, quizás el lugar más aislado en el que he estado y donde todavía no están demasiado acostumbrados a los occidentales, aunque creo que será así por poco tiempo.

 

Todos los viajeros sufrimos anécdotas que recordamos con cariño, ¿nos cuentas una?

Ahí va una que ahora me hace sonreír aunque en su momento lo pasé bastante mal. Por problemas con el visado para acceder al país, me quedé aislado durante varias horas en el aeropuerto de Minsk sin poder entrar en Bielorrusia ni poder volver porque el avión alemán que me llevó ya había retornado y no había nadie para solucionar el tema. Los aduaneros bielorrusos no me entendían ni yo a ellos tampoco, por lo que simplemente me dejaron tirado en la zona de salidas. Finalmente pude contactar con un hotel que me solucionó el problema previa reserva de una habitación para pernoctar allí.

 

Personalmente, ¿qué cambios ha provocado en ti el viajar?

Ha cambiado mi vida en muchos aspectos y me ha convertido en una persona con la mente más abierta, más cosmopolita, más tolerante y creo que también más culta. Viajar es un aprendizaje continuo, al menos para quienes todavía mantenemos la curiosidad y el entusiasmo por conocer cosas nuevas.

 

¿Qué le pides al viaje?

Que me ayude a salir de la rutina, que me permita ampliar mis conocimientos sobre el mundo que me rodea y que me ayude a ser menos egoísta e insolidario. Que me haga mejor persona, en definitiva.

 

¿Qué valores personales intentas aplicar a todos tus viajes?

Respeto por el medio ambiente, tolerancia con otras formas de pensar, humildad respecto a las costumbres locales. Intento dejar la menor huella posible de mi paso, tanto en los lugares que visito como en la vida cotidiana de quienes los habitan.

 

fmanega por el mundo
Floren en lo que queda del Mar de Aral, Uzbequistán.

 

Ser viajero y padre a la vez.

Siendo como eres padre, ¿qué les dirías a otros como tú, que también lo son, y no se atreven a viajar con sus hijos? ¿Es realmente tan “peligroso” como muchos creen?

Aunque tratar de convencer a alguien de algo nunca ha sido lo mío, les diría que les hacen un gran favor a sus hijos si se los llevan con ellos de viaje. Un niño es como una esponja que lo absorbe todo y siempre está en pleno proceso de aprendizaje, aunque no lo parezca. Aplicando ciertas medidas de sentido común, el riesgo para ellos es mínimo y los beneficios suelen ser enormes, especialmente a la hora de relacionarse con otros niños y de aprender que existen otras formas de vida diferentes a la de ellos pero igual de válidas. Y, para terminar de convencerles, les diría que viajar con niños abre muchas puertas.

 

¿En qué crees que ha cambiado la visión del mundo de ellos respecto a otros niños? ¿Crees que te lo agradecerán?

Mis hijos han viajado desde muy pequeños y, como es natural, hay cosas de las que no se acuerdan pero es evidente que les ha quedado un poso. Tienen una mente mucho más abierta y son más tolerantes que lo era yo a su edad, cuando apenas había salido de mi pequeño pueblo extremeño.

Si me lo agradecerán en el futuro o no, lo desconozco. Pero tampoco me preocupa, siempre he intentado hacer lo que he creído que era lo mejor para ellos y con eso me doy por satisfecho.

Organizando viajes.

Escribes mucho sobre viajes, pero nunca sé cuándo estás viajando. ¿Cómo organizas los viajes de los que nos hablas?

A lo largo de mi vida he viajado de casi todas las formas posibles. Solo, con amigos, con pareja, con hijos, con otros familiares. Por libre, en viaje organizado, con conductores locales, con guías locales. Desplazándome en avión, en trenes nocturnos, en taxis, en coche particular. Con mochila, con maleta, alojándome en sitios cutrísimos, en hoteles incluso de seis estrellas, durmiendo en tienda de campaña. Para mí todas las formas de viajar son válidas si las llevas a cabo por tus propios medios y por ello no entiendo ese absurdo debate tan habitual de si se es mejor o peor viajero dependiendo de la forma en la que viajas.

De todas formas, creo que no he contestado a tu pregunta. Habitualmente he organizado (o más bien desorganizado) los viajes yo mismo cuando he viajado solo y con mi pareja cuando lo hemos hecho juntos o con nuestros hijos. Pero siempre me ha gustado dejar espacio para la improvisación cuando viajo y hay cosas que he ido cambiando sobre la marcha. En la actualidad, me encuentro en un impasse viajero desde hace un par de años, aunque mantengo la esperanza de retomar la actividad algún día.

 

fmanega
Floren en uno de sus muchos viajes.

Club Unesco. La idea.

Háblanos del Club Unesco y ¿Cómo surgió la idea de este proyecto? ¿En qué fase se encuentra actualmente y cuál es la proyección de esta maravillosa organización?

Hace un par de años más o menos abrí un grupo de Facebook al que llamé “Patrimonio de la Humanidad UNESCO”, con el fin de dar visibilidad a un patrimonio monumental tan enorme como desconocido en muchos casos. Unos meses más tarde, en una conversación dentro de este grupo, alguien sugirió la idea de crear una web que incluyera enlaces a los lugares Patrimonio de la Humanidad sobre los que habíamos escrito en nuestros blogs. Así nace el Club UNESCO, al principio con solo cuatro o cinco participantes y hoy con casi una treintena. Lo que intentamos desarrollar es una base de datos con información no solo de bienes declarados Patrimonio de la Humanidad sino también haciendo referencia a otras figuras de protección de la UNESCO como Reserva de la Biosfera o Patrimonio Cultural Inmaterial. A día de hoy, hemos cumplido buena parte del trabajo y tenemos almacenada una vasta información a disposición de cualquiera que esté interesado. Aprovecho para indicar que si tú o cualquiera de tus lectores quiere participar en el proyecto, sois bienvenidos (Club Unesco)

He leído que empezaste a viajar a raíz del libro “El camino más corto”, uno de los libros de viajes por excelencia. ¿Qué otros libros recomendarías?

Leí por primera vez “El camino más corto” de Manuel Leguineche cuando tenía 16 o 17 años, allá por 1980 más o menos, y lo que descubrí en sus páginas me marcó de una manera indeleble. No ya porque me empujara a viajar más adelante, que era algo que ya tenía decidido desde tiempo atrás, sino porque me confirmó que aquello era lo que yo realmente quería hacer. Siempre le agradeceré a Leguineche que escribiera esa historia. No soy muy dado a recomendaciones pero en cuanto a libros escritos por viajeros me gustan los escritos por Jorge Sánchez, seguramente el español que más ha viajado por el mundo. Y si se prefiere algo más literario, apostaría por “En el camino” de Jack Kerouac.

Pregunta totalmente tuya y que no podía dejar de hacerte: ¿Dónde no debemos buscarte si te pierdes?

Jajaja, esta pregunta me la formulé a mí mismo en una autoentrevista que me hice una vez. Y la respuesta fue en Las Vegas. Ha pasado algo de tiempo, pero sigo pensando que esta ciudad resume de manera fiel casi todo lo que no me resulta atractivo. Así que, definitivamente, no me busquéis por allí.

Muchas gracias por tus respuestas tan sinceras Floren. Espero ser testigo de más aventuras tuyas. Un abrazo muy fuerte.