En Lusaka

Probablemente despues de escribir este diario de viaje de Zambia voy a parecer una persona que se queja de todo, pero puedo asegurar que no lo soy. Ya en Lusaka, nos encontramos con el problema de que la ciudad esta hecha para los negocios. Si, tal cual, y es imposible encontrar alojamiento, ya no barato, sino minimamente limpio y decente. Despues de visitar 6 hoteles y decirnos que no hay habitaciones, tenemos que pernoctar en el Peace Garden, donde pagamos la cantidad de 32 euros por noche por dormir en una habitacion llena de polvo, con un sillon del que luego conseguimos que salga la rata que habia dentro, donde la puerta no cierra bien y ademas nos intentan entrar a robar por la noche. Toda una aventura nada africana.

 

El dia siguiente, por suerte podemos cambiar al hotel Endesha, regentado por un musulman que tiene muy buena calidad y precio, 34 euros, y donde podemos descansar.

 

Decir de Lusaka que es una capital que esta construida paralelamente a la via de tren, con multitud de bares, bancos, tiendas, etc, pero todos en dicha calle. Es una ciudad donde las distancias son largas, necesitando para casi todo utilizar un taxi, maxime por la noche, donde no parece existir mucha seguridad.

 

La comida en Lusaka, curiosamente solo es de un tipo: comida rapida, pudiendo elegir entre pollo, hamburguesas, salchichas, pizzas, y para desayunar, donuts y pan. Eso es todo. Bueno, Coca-Cola aqui tiene muchos adeptos, hay que decirlo, y tambien es facil tomar un buen cafe.

 

Llama la atencion la escasa pobreza que tiene la ciudad, el alto nivel de vida que tambien se observa aqui, incluso en el mercado de las afueras no se ve excesivamente gente pobre. Aqui nadie pide por la calle, todo son coches nuevos, la gente viste bastante bien (decir tambien que los zambianos/as son muy guapos), hay muchos colegios privados y parece haber muchos funcionarios.

 

En la estacion Intercity, es donde se compran los billetes hacia Mpika. Mucho cuidado con los sujetos de esta zona y con las maletas. Existen varias companias que realizan esta ruta, muchas de ellas salen a las 16 horas y llegan a Kasama (la capital del norte) a las cuatro de la manana. En nuestro caso, compramos billete en Juldan, que es la unica que tiene billete a las 4,30 de la manana, para asi llegar a las 13 horas a Mpika.