Información Práctica África del Este.
 
Zambia

Livinstone.
  • Alojamiento: Red Cross Lodge (20 euros). El más barato que encontramos y la mejor calidad precio de la ciudad. El hotel está limpio y correcto. Cambian las sábanas todos los días.
  • Transporte: hay 5 autobuses al día hacia Lusaka. El primero sale a las 6 de la mañana del kiosco situado en la calle principal, donde se pueden comprar los billetes con antelación. El trayecto son 7,30 horas.
  • Otros: en Livingstone no se regatea mucho, y en general tampoco en toda Zambia.

    Entrada a las carataras Victoria: 10 euros o 10 dólares.

     

    Lusaka.

  • Alojamiento: Peace Garden ( 32 euros). Decir horrible es poco. La opción al coger un taxi es que te lleve por la zona del citado hotel, ya que está lleno de hoteles que aunque son más caros que éste (40-45 euros), vale la pena pagar la diferencia. Endesha Guest House (36 euros). Regentado por un musulmán serio y formal, las habitaciones están muy limpias, el baño en la mayoría está dentro de la habitación. Conviene reservar antes, porque tiene sólo 6 habitaciones y suele llenarse.
  • Transporte: los autobuses hacia cualquier parte del país salen de la Intercity. La oficina postal también tiene autobuses que salen hacia Kasama 3 días a la semana, éste siempre por la tarde. Los de la Intercity que van al norte salen a las 16 horas, excepto Juldan que tiene un bus a als 4,30 de la madrugada. La compañía es seria y recomendable.
  • Varios: En Cairo Road (la calle principal) hay varios internets, cajas de cambio y bancos.

Mpika.

  • Alojamiento: Melody Lodge. Muy cerca de la estación de autobuses. No suele tener agua y la luz en todo el pueblo la cortan sobre las 19 horas. La habitación cuesta 7 euros, es muy básica . El hotel tiene un pub bastante animado los fines de semana.
    ü Transporte: Juldan Motors sale a las 13- 13,30 hacia Kasama. Hay un par de compañías de autobuses más, y en el centro del pueblo hay una plaza donde existen muchos minibuses.
    ü Varios: las cabinas telefónicas cuando fuimos no funcionaban: a partir de este pueblo la incomunicación telefónica es casi total. Hay solo un banco en el pueblo (cerca del Melody Lodge), y un internet en la misma calle, que es el único del pueblo. Cierra a las 17 horas.

Kasama.

  • Alojamiento: Thorn Tree Lodge. (45 euros). Un remanso de paz, con todas las comodidades. Las habitaciones están entorno a un cuidado jardín, todas ellas espaciosas, limpias y cuidadas. Muy recomendable la comida del hotel, máxime cuando sólo hay un lugar en toda la ciudad para comer. El desayuno, incluido en el precio, tiene hasta la mermelada casera.
  • Transporte: el bus a Mbala sale a las 15,30 horas (35.000 kw). Llega allí a las 19 horas.
    ü Otros: Existen varios bancos, un Shoprite para comprar, y un par de internetes en la calle principal.

Mbala

  • Alojamiento: Grasshopper Inn (45000 kw= 9 euros por habitación). Sin duda la mejor elección, ya que los otros están fatal. Son habitaciones con salón y baño, aunque la ducha deja mucho que desear. No olvidéis que la luz en Mbala también la cortan: sobre las 19 horas y vuelve a partir de las 21,30 horas.
  • Transporte: el autobús a Mpulungu sale a las 6 a.m., pero dado que el trayecto es corto, decidimos coger un minibús local, que sale del mismo lugar de donde salen los autobuses grandes. Si se elige esta opción existen pros y contras: que puedes tomar un minibús en cualquier momento del día, y que no vas a salir hasta que el conductor no haya dado la vuelta al pueblo y lo haya llenado totalmente. Otra ventaja que encontramos es que gracias a la vuelta que dio por la ciudad, pudimos ver zonas que no habíamos visitado, muy auténticas e interesantes.
  • Comida: es difícil comer y cenar en Mbala: sólo hay un restaurante en la calle principal, donde la hija del dueño no se entera mucho (decir que sólo tienen té para desayunar, no hay café, y Pollo o ternera para comer o cenar, con la típica pasta sin hornear que utilizan los africanos, el ugali, elaborado con el almidón del maíz y la harina de maíz, y que se sirve para acompañar a la carne o pescado), para desayunar, casi mejor es hacerlo en el hotel, donde al menos se pueden comer tostadas y huevos. 

    Otros: a menos de 20 kilómetros (por mala carretera, eso sí), se encuentran las Kalambo Falls; como no hay ningún autobús, contratamos un taxi al lado de la salida de los autobuses, que es donde están todos los taxistas. Pienso que tuvimos suerte, porque el chico fue muy honrado en todo momento. Acordamos 18.000 kw para visitar las kalambo, pero como le pedimos que nos llevase después al Museo Moto-Moto, y también paramos a ver un lago, le dimos 20.000 por todo.
    ü Respecto a la temperatura, Mbala se encuentra a 2.000 metros de altitud, no viene nada mal la ropa de abrigo, sobre todo por la noche. Hay que tener en cuenta que además en agosto es invierno allí.


    Mpulungu.

  • Alojamiento: Al principio cogimos habitación en el Harbour Inn (10 euros con baño), pero aunque muy barato, es horrible, y más cuando visitas el Mkupi Lodge, enfrente del lago, con cabañitas y un jardín muy chulo. Pros y contras del Mkupi: a favor que es un lugar precioso, está todo muy cuidado, la comida es buena, los baños están limpios, las sábanas se cambian, y también si lo encargas puedes cenar allí, ya que está un poco alejado de la ciudad para ir andando por la noche. En contra, que hay mucho mosquito (por el lago), la comida es cara, y la habitación también lo es para los estándares africanos: 25 euros sin baño y 35 con baño en la habitación. Además, la chica que lo lleva es muy atenta y servicial. Jaume y Marc estuvieron en unos hoteles que al parecer hay a unos pocos kilómetros del centro, y a los que podían acceder con barca o con taxi. Ellos no tenían agua potable para lavarse (la cogían del lago), pero podían acampar en el lodge.
    Para comer y tomar bollos han abierto un local en la calle principal que encontrareis enseguida, porque es el único restaurante y demás está más nuevo que el resto. También preparan macarrones si lo pedís.
    Otras cosas.
    Mpulungu está ya más dada a ver turistas: os intentarán cobrar por llevar el equipaje en el minibús (no se paga), os acosarán para que deis dinero o regaleis algo los niños, etc. Lo que hagáis ya es cosa vuestra.


    El MV Liemba sale los viernes, aunque también puede salir domingo o lunes: se están llevando refugiados congoleses a su país, por lo que cada dos semanas (se turna con el barco que hace Kkigoma-Bjumbura) sale hacia el Congo y llega un poco más tarde. El barco suele llegar sobre las 12 p.m., y sale de nuevo hacia las 18 horas. Los camarotes es la opción más cómoda, no es nada recomendable tercera, máxime cuando vas a estar 2 días sin bajar del barco. En tercera la gente va amontonada casi encima de la carga, y el barco está cargando y descargando durante el día y durante la noche, y siempre por la zona de tercera. A través de la oficina de turismo de Tanzania, escribimos y nos facilitaron el teléfono y dirección de la oficina de reservas; es bastante importante reservar, nosotros faltaban 10 días y casi nos quedamos sin plaza. El camarote de primera cuesta 65 dólares; el de segunda un poco menos. La comida en el barco está bastante bien, eso sí, o comes pollo o ternera, no hay más, y el desayuno lo de siempre, tortilla de huevos con pan, café o té, pero el precio es bajo. Como moneda de pago aceptan dólares y schillines tanzanos.


    Al salir con el barco, es importante el tema de los medicamentos. Los guardias tienen especial interés por los medicamentos que llevamos los europeos; es fácil que os hagan abrir los equipajes, y que os llamen la atención porque no poseeis las recetas expedidas en Zambia de las medicinas.


    No hay ningún internet en el pueblo, y tampoco se puede llamar por teléfono.

    Tanzania.

Kigoma.

Alojamiento: la Lonely Planet recomienda el Zanzibar Lodge, argumentando que es la mejor relación calidad-precio, pero parece que el citado hotel ha bajado bastante el listón. Aunque sigue siendo barato, ahora la luz y el agua no potable brillan por su ausencia, aunque si alguien quiere probar a lavarse con cubos de agua, siempre es una experiencia: yo no lo había probado nunca. Alrededor del citado hotel hay muchos hoteles un poco mejores y de precio similar.


Como lugar para comer y cenar muy recomendable el Restaurante Modern, en la calle principal, donde se sirve comida africana e india. Tardan un poco en servir. Enfrente hay una cafetería donde también se puede desayunar: no nos quedamos con el nombre, pero tiene una fachada pintada con vivos colores que es inconfundible. La Lonely Planet recomienda el New Stanley y el Ally,s, pero han bajado mucho su calidad.


El transporte por la ciudad y sus alrededores se hace por dala-dala; salen de la plaza central de Kigoma, pero luego van parando por la ruta. Para ir a Ujiji, es la opción más cómoda.
Otros:
Hay numerosos internetes y tiendas de alimentación orientadas al turismo. También hay un mercado, y en el centro hay un banco y un cajero.

El paso hasta Burundi.
Para ir a la frontera, hay que coger un dala-dala de una estación de autobuses situada detrás de la gasolinera justo más arriba del Zanzibar Lodge. Sale a las 7 a.m., pero empieza a llenarse a las 6 a.m., así que conviene ir pronto. El viaje hasta la frontera es bastante incómodo. Una vez en la frontera, es necesario tomar un taxi: lo normal es que se os ofrezcan moto-taxis para llevaros, el problema es el equipaje. Hay unos 7 kilómetros hasta la frontera. Una vez puesto el visado de salida, hay que pasar al otro lado, coger un taxi, y pasar otros 4 o 5 kilómetros hasta llegar a la frontera de Burundi. Allí se pone el sello de entrada, pero no se hace el visado: el visado hay que hacerlo en Bujumbura en la oficina de asuntos exteriores, abierta hasta las 15 horas. Desde allí al primer pueblo hay otros 7 kilómetros aproximadamente. Al llegar al primer pueblo del país, ya existen oficinas de cambio. Hay minibuses Buyumbura al menos sobre las 11,30 de la mañana.

 

Burundi.

Bujumbura.

Alojamiento. Como todas las capitales, el precio aumenta hasta los 40 dólares. A tener en cuenta que tanto en esta capital como en Kigali (Ruanda), es común que los hoteles cuenten con tres tipos de habitaciones, oscilando sus precios entre 40, 60-70 y 90-100 dólares. Paradójicamente nunca poseen habitaciones de 40 dólares. Cerca de la estación de autobuses está el Hotel Amahoro, bastante bien, aunque suele estar muy lleno, por lo que conviene reservar. Un poco más adelante, está el Saga Residence Hotel, con los mismos precios que el anterior. Lo que no podemos recomendar, como hace la Lonely, es comer o cenar allí, ya no sólo por la tardanza (1,30 en servir el primero), sino porque a nadie le gusta encontrar cucarachas en su comida (y que pasen de ti).
La oficina privada que gestiona billetes hacia Kigali, está ubicada en la misma acera que el Saga Hotel. El autobús sale a las 7 a.m., y se pueden reservar con anterioridad los pasajes. El servicio es bastante serio, y el autobús está bastante bien.
Además, en Bujumbura no es difícil encontrar bancos ni internetes, aunque hay que ir con mucho cuidado sobre todo a partir del anochecer, donde el ambiente se torna peligroso.

Ruanda.


Kigali
.
Alojamiento. Misión casi imposible en la ciudad. El Okapi Lodge sólo tiene habitaciones de 100 dólares; otro abierto cerca de éste ni tiene; y un poco más arriba, el Castle Hotel hace años que dejó de existir. Más cerca de la carretera, el Aubergue La Caverne, no posee habitaciones, enfrente han abierto otro que tiene buena pinta pero tampoco tiene sitio, y ya en el centro, el Isimbi nos acoge, con una buena relación calidad-precio. Sólo comentar que tienen dos precios: 18000 y 22000 francos ruandeses, dependiendo de si se es Mzungu (blanco) o no se paga más o menos. Como lo descubrimos pagamos 18000 francos. Es también un buen lugar para lavar ropa, ya que el precio no es excesivo y el servicio es rápido.
La comida en Kigali no es ningún problema, hay numerosos restaurantes, cerca y lejos del centro, y como la ciudad es bastante segura, se puede acceder a todos ellos. Recomendar el Ice & Spice, indio de bastante calidad y bajo precio, y además, rápido. Otro que también está bastante bien es el Indian khazana, que también encontraremos luego en Kampala.
Por otro lado, otras opciones para comer son el restaurante contiguo al Isimbi, y el Centre du Frais Alimentation Generale, que es de los mejores lugares para poder desayunar de la ciudad.
El transporte por la ciudad es fácil, está lleno de taxis y de moto-taxis, y para ir a cualquier otro punto del país tampoco hay problema: hay multitud de agencias de transporte, como Atracco y Okapi, aunque lo dicho, también hay más en la ciudad.

Gisenyi.

El alojamiento en Gisenyi en el Albergue di Giseny es una buena opción, tanto en cuanto a la habitación como a la comida, aunque hay otros cerca de la frontera con el Congo, y cerca del lago, que están bastante bien. Es mejor preguntar a los taxistas, porque la Lonely no los recoge. Sí que recoje el Palm Beach, cerrado hace años.
Las comidas en Gisenyi se suelen hacer en los hoteles, no hay restaurantes (sólo vemos uno detrás de la estación de autobuses), además, la boulangerie ahora mismo ya no vende casi nada de panadería, se ha convertido más en un supermercado, hay muchos internetes y casas de cambio, así como varios buses hasta Ruhenheri: el mapa de la ciudad en la Lonely está mal.,
Paso por la frontera de Kisoro.
Para pasar por este paso, hay que salir de Rugenheri hasta la frontera en un dala-dala. Una vez allí, se saca el visado y se accede a Uganda. En el primer pueblo, a un kilómetro aproximadamente, no hay, o eso parece, apenas transporte hasta Kisoro, por lo que es mejor tomar una moto o un taxi en la frontera hasta Kisoro.

Uganda.
 
 
Kisoro.

Alojamiento: recomendar el Country Side por 20000 shillings (12 dólares), con una buenísima relación calidad – precio, tanto en alojamiento como en precio. No viene en la lonely.
Cerca del pueblo, existe el lago Buyonyi, donde anidan las serpientes pitón. Es fácil que alguien te lleve a verlas.