El viaje empieza en Livingstone, célebre ciudad gracias a las famosas cataratas Victoria, que atraen a multitud de turistas. La gente del lugar tiene un nivel de vida altísimo para ser África (mucho más que cualquier país asiático), y eso se nota en los precios de los hoteles, la comida local, etc, siendo similares a los que tenemos en nuestro país. La gente además en esta zona no regatea mucho, y tampoco te insisten mucho en que compres nada.

Las Cataratas Victoria, son un salto de agua del río Zambeze,
situadas en la frontera de Zambia y Zimbaue. Están ubicadas en el distrito de Livingstone, en la provincia del sur, de Zambia.
Cataratas Victoria (FILEminimizer)

Miden aproximadamente 1,7 km de ancho y 108 m de alto. Se consideran un espectáculo extraordinario debido al estrecho y raro abismo en las que el agua cae. De tal forma que se puede ver la caída a simple vista. David Livingstone,
el explorador escocés, visitó la cascada en 1855 y las bautizó con el nombre de la reina Victoria, aunque localmente son conocidas como Mosi-oa-Tunya, el humo que truena. La cascada forma parte de dos parques nacionales, el Mosi-oa-Tunya, en Zambia y el Parque Nacional de la Reina Victoria en Zimbabwe, y son una de las mayores atracciones turísticas del África austral. Han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en el año . Abarcando el área protegida una extensión de 8.780 ha.
cataratas victoria 5 (FILEminimizer)

A partir de 2010
, las Cataratas Victoria estarán integradas dentro del çArea de conservación Kavango-Zambeze.

 Zona antes de la caída de las C. Victoria (FILEminimizer)

cataratas victoria 10 (FILEminimizer)

Las cataratas están a escasos kilómetros de la ciudad, y cualquier taxi puede llevarte por unas 35ooo kwachas (7 euros) la ida. La visita, bien merece la pena. Se pueden ver las cataratas desde la parte donde empieza la caída y desde enfrente, donde la vista es sorprendente. Más abajo, hay una indicación para bajar al boiling pot, que es un sendero que te lleva a la zona de caída de las cataratas, donde uno se puede sentar y seguir haciendo fotos. Para esta última visita, vale la pena llevar pantalón corto y zapatillas para el agua, y mucho cuidado con los monos del camino!.Cerca de las cataratas, hay una granja de cocodrilos y serpientes, que aunque resulta curiosa, no es demasiado espectacular, ya que solo tienen cocodrilos de una sola especie. La entrada vale 8 dólares.En la ciudad, nos alojamos en el Red Cross Lodge, que con diferencia es el que mejor relación calidad precio ofrece: 20 euros frente a los 35-40 de todos los que tienen similar calidad. Zambia es todo menos el tercer mundo.Para salir de la ciudad e ir a Lusaka, hay cinco autobuses locales al día, incluso por la noche, todos limpios y muy aseados. Es hora de ir a Lusaka .

Paseando desde abajo (FILEminimizer)

Cataratas Victoria, vista desde Zambia. (FILEminimizer)

Cataratas Victoria desde la parte inferior. (FILEminimizer)

C. Victoria (FILEminimizer)