Budapest y Esztergom.

 

Budapest. Aunque casi todos los llegado a Budapest se deciden por estar más días en la capital húngara y conocerla mejor, nosotros, y debido también al mal tiempo, decidimos ir a ver otros lugares, para ver si así nos dejaba de llover.

 

De Budapest, decir que es impresionante el legado de cultura que allí ha permanecido, y tanto Buda, como Pest, merecen la pena. En nuestro caso, decidimos aprovechar la “Budapest Card”; por 33 euros al cambio, te permite visitar varias cosas y además, un tour guiado por la ciudad. Lo primero que hicimos, fue el tour, ya que lo que buscábamos era conocer un poco más de la ciudad a la que nos habíamos encaminado.

 

El tour, que estuvo bastante completo, nos mostró tanto el Parlamento, como la basílica de San Esteban, y muchas otras cosas de Buda que sin una guía no habríamos sabido percibir. La parte de Pest, la descubrimos por nuestro lado, visitando el cerro del castillo y el bastión de los pescadores, de verdad, nos encantó, aunque solamente lo visitamos desde fuera.

 

Otra visita obligada en Budapest son los llamados “ruin bars”. Nosotros, tuvimos uno cerca del hotel donde acudir por la noche, y si algo nos recordó, fue a nuestras fallas en Valencia, solo que cambiando el tipo de alcohol.

 

Hotel en Budapest?

El Six Inn Hotel: impresionante la calidad precio que tiene. Además, tiene una sala de spa con piscina de hidromasaje donde darte un bañito cuando vuelves de las caminatas.

Para cenar, el mejor sitio donde hemos cenado en este viaje ha sido el “Millennium da Pippo”, en la misma esquina del hotel, un restaurante de cocina italiana casera que nos ha encantado.

Budapest, ruin pubs comp

Esztergom.

Esztergom era una ciudad que teníamos en mente, pero seguramente, con más tiempo, nos hubiésemos decidido a pasar unos días allí. Esztergom es una ciudad a orillas del Danubio, justo en el extremo que separa el país de Eslovaquia, y desde donde se puede ver a su vecina Sturovo, ya parte del citado país. Conocido por ser la ciudad que vio nacer al rey San Esteban, su basílica, en el monte del castillo, pasa por ser la tercera más grande de todo el cristianismo, solamente superada por la Basílica de San Pedro, en Roma, y la Catedral de San Pedro, en Londres.

El visitar la basílica, es obligatorio si se visita Esztergom, y no sólo eso, sino subir a la cúpula, desde se obtienen unas vistas impresionantes de la ciudad. El camino a la basílica, viene marcado por la subida al cerro del castillo, y por un agradable paseo que hace que el viaje hasta aquí, haya valido la pena.

 

 

Cómo llegar? Aunque hay varios barcos turísticos que llegan hasta aquí, nosotros optamos por el autobús, para poder ir y volver más rápido. mañana a Etyed, a ver los estudios de cine Korda.