En Boracay

Boracay es una isla de las más turísticas de Filipinas, por sus aguas, sus paisajes y sus fiestas nocturnas. La llegada a la isla, no podía ser mejor. En el ferry conozco a dos chicas filipinas que viajan también solas, cada una por su cuenta. Al estar solas las 3, decidimos que por qué no salir juntas y coger el alojamiento juntas. Aunque ellas van a estar más días, para mí es un placer compartir mis pocos días de playa con ellas. No sabemos dónde ir a buscar alojamiento, pero como yo llevo la Lonely Planet,  nos dejamos guiar por sus recomendaciones, en este caso, el hotel Tree House da Mario, una hostal de pequeñas viviendas con una fantástica calidad-precio: la individual sale solo por 500 pesos con ventilador. Muy buen precio, si tenemos en cuenta que estamos en una zona hiper-turística. aquí, todo resulta más caro que en la península (excepto la cerveza, que como siempre, es barata. Viva el país con la cerveza más barata del mundo!).
 
Boracay, FIlipinas
Boracay, FIlipinas
Como curiosidades de la isla, aquí está el hotel Shangril.la, que alberga algunas veces a B. Pitt y A. Jolie, ya que es su playa de Filipinas preferida. También es curioso la presencia de algún que otro bar español de tapas y algo llamado “paella” (con chorizo)… No lo he probado, por si me gusta y renuncio a mis orígenes valencianos…
En conclusión, playas de ensueño, miles de bares donde tomar algo, posibilidad de practicar todo tipo de deportes acuáticos… pero mal tiempo. Es lo que tiene cuando llegas en agosto a Filipinas: el mal tiempo y las lluvias son algo habitual. sin embargo, los lugareños parece que ni lo notan, y es alucinante la cantidad de bañistas en la playa, mientras hace un viento huracanado increíble. Yo lo siento, soy de Valencia, y allí nos bañamos cuando hace buen tiempo. No way.
 

Boracay, Filipinas... un paraíso...
Boracay, Filipinas… un paraíso…

 

 

Boracay tiene cosas buenas, como es las fiestas con las que se puede contar prácticamente todos los días de la semana durante todo el año. Y la gente también es otro punto a favor. A veces son tan amables que no te puedes creer que sólo sea amabilidad. El ultimo día, terminamos Cherry,Pamela y yo en una de las famosas fiestas que aquí se viven. Es increíble eso de tener los tercios San Miguel a sólo 0.30 céntimos de euro.

 

 

Boracay, Pamela, Cherry y una misma...
Boracay, Pamela, Cherry y una misma…
 
Las fotos de las entradas son gracias a Juan, un argentino que he conocido en el viaje y que me cedió un cable para poderlas volcar a la pen-drive. Si me lees, espero que estés bien por la cordillera. Un beso.