Viajando al origen de la cerveza Pilsen.

 

 

 

 

Berlín
Berlín

 

 

 

 

Un viaje a través de Berlín, República Checa y Polonia.

 

 

 Datos prácticos de alojamiento y transporte. Parte 1.

 

No todos los viajes son iguales. Muchas veces, los lugares que menos esperamos, son los que más nos sorprenden, y así fue el caso en el viaje que voy a narrar. El viaje que vamos a narrar durante los próximos días, es uno de los mejores que hemos realizado. El objetivo era ver lo máximo posible en transporte e intentar todo tipo de acomodación, con el fin de visitar todo aquello que nos apeteciera. Por ello,  utilizamos vuelos de bajo coste para llegar a la zona, y posteriormente autobuses locales. En cuanto al alojamiento, combinamos el uso de couchsurfing en Berlín, Air Bnb en Pilsen, hostel en Olomouc y pequeños hoteles y pensiones en el resto. Todo en uno. A pesar de que la ruta más popular para visitar Praga es visitar Praga, Viena y Budapest, esta ruta nos permitió visitar mucho mejor la República Checa, y no solo eso, salirnos de las habituales rutas turísticas, algo que se agradece en pleno mes de agosto, cuando todos salimos con nuestra maleta.

Estación de trenes de Berlín
Estación de trenes de Berlín

En conclusión, el viaje fue toda una aventura, conocimos a mucha gente, y el reducir costes nos permitió disfrutar más de la gastronomía local y, sobre todo, de la cerveza checa, uno de los principales atractivos de este país. También, pudimos visitar lugares turísticos y no tan turísticos, y la República Checa, que fue donde más días estuvimos, nos mostró un precioso país,  donde los turistas llegan en masa a Praga, una ciudad encantadora, pero se olvidan fácilmente de todo lo que se aleje de ella, como Cesky Krumlov, ciudad de cuento de hadas. Pero vayamos por partes….

Cesky Krumlow
Cesky Krumlow

 

Ruta del viaje.

El viaje lo comenzamos en Berlín, ciudad que teníamos pendiente desde hacía mucho tiempo. Desde allí, bajamos a la sorprendente Praga, y desde allí, nos dirigimos a Chodova Plana, para poder sumergirnos en un spa de cerveza, algo que nunca habíamos probado, y que sin duda repetiremos. Cesky Krumlov fue nuestro siguiente destino, y ahí descubrimos la historia de las pequeñas ciudades checas. Olomouc, al oeste, fue otra sorpresa, con un ambiente más auténtico y más checo que el resto.

Berlín
Berlín

 

 

 

muro-de-berlin
Muro de Berlín, Alemania.

 

 

 

Praga
Praga

 

 

 

 

Reloj Astronómico de Praga
Reloj Astronómico de Praga

 

 

 

Cesky Krumlow
Cesky Krumlov

 

 

 

Cesky Krumlov
Cesky Krumlov

 

 

 

 

Olomouc, República Checa
Olomouc, República Checa

 

 

 

Desde allí, llegamos a Cracovia, ciudad de ensueño, y ya Varsovia nos dijo adiós y nos envió a Madrid. Un viaje por tres países, cada uno con su historia particular y sus peculiaridades.

 

 

 

 

Cracovia, Polonia.
Cracovia, Polonia.

 

 

 

 

minas-de-sal-cracovia
Minas de sal en Cracovia, Polonia.

Mapa del viaje

Berlin

Berlin- Postdam.

Praga

Pilsen, para ir a Chodova Plana

Cesky Krumlov

Olomouc

Cracovia

Varsovia

 

Postdam, Alemania.
Postdam, Alemania.

 

Transporte durante el viaje.

Para llegar a Berlín, volamos con Easyjet, que tiene vuelos diarios a la capital alemana. Desde allí, nos desplazamos en autobús local desde Berlín a Praga. Ya en Praga, fuimos en un tren directo y cómodo que nos llevó en poco tiempo.

Ya en Pilsen, el viaje se podía realizar hasta Cesky Krumlov en tren y autobús. Optamos por el tren, y aunque tuvimos que hacer transbordo, no resultó mala opción. Desde Cesky Krumlov tuvimos que volver hasta Praga, para cambiar a otro tren hasta Olomouc. En Olomouc, cambiamos el medio de transporte y la agencia Student Agency, resultó todo un acierto, con sus cómodos autobuses que se mueven a lo largo de todo el Este de Europa. Llegamos en uno de ellos a Cracovia, donde ya volamos con la agencia Lot hasta Varsovia, para volver a Madrid con la compañía de vuelos Norwegian, todo un acierto.

En conclusión, nos encontramos con buenos medios de transporte, todos ellos puntuales, y muy confortables.

Me gustaría añadir, que encontramos billetes de avión muy económicos, pero que todos ellos los compramos en abril, para volar en agosto.

 

Minas de sal en Cracovia.
Minas de sal en Cracovia.

Alojamiento y Hoteles.

A continuación, la lista de alojamientos en los que estuvimos hospedados los días de nuestro viaje.

Berlin: Couchsurfing en casa Yuri, y última noche en Hotel-Pensión Gribnitz.

Praga: Central National Apartments y Hotel Legie.

Pilsen: Air bnb en casa Lenka.

Cesky Krumlov: Penzion Landauer

Olomouc: Ubytovna Maria.

Cracovia: City hostel.

Varsovia: Campanile Varsovie, Warszawa.

 

Opiniones de los alojamientos (nota: esto es totalmente subjetivo, basado en nuestra experiencia).

  • Berlín. En Berlín, estuvimos de cine en casa Yuri, pero la última noche, nos trasladamos al hotel-pensión Gribnitz, por motivos que no vienen al caso. La pensión Gribnitz, es muy muy básica, aunque para una noche, es más que correcta.
  • En Praga no encontramos alojamiento para ambos días en el mismo lugar, y nos tuvimos que cambiar de hostal. El Central national apartments está en pleno centro. El problema es que es como si estuvieses en plena calle, ya que se oye absolutamente todo. el hotel Legie, te transporta a la época comunista pasada, pero está muy bien. Se encuentra un poco más alejado del centro.
  • La casa de Lenka, que conseguimos por Air Bnb, nos gustó mucho. Estaba a pocas paradas en tranvía del centro de Pilsen y nos era bastante cómoda para llegar.
  • Ubyrovna Maria en Cesky Krumlov era una encantadora casa de huéspedes en el centro del pueblo. Fue una maravillosa estancia.
  • Nuestro hostelling en Olomouc fue uno de los mejores alojamientos que tuvimos: céntrico, bien comunicado, limpio, y muy económico. Recomendable.
  • Encontrar alojamiento en agosto en Cracovia no es fácil, así que puedo decir que fuimos afortunados. Además, el City hostel es un pequeño establecimiento céntrico, y con mucho encanto.
  • En Varsovia, nuestro alojamiento fue el mejor de todo el viaje. ¡Y menos mal! Porque estábamos agotados.