Baracoa, la ciudad donde el mar se une a la naturaleza….

 

 

Érase una vez, una isla donde Cristóbal Colón llegó… Cuba…

 

 

Sumergidos en una Baracoa que empieza a amanecer, observo el mar desde la azotea de nuestra pensión. A estas horas, las calles están tranquilas y todavía no hay mucha actividad en ellas. Para desayunar, me dirijo al Hotel Martí, para tomarme uno de los mejores cafés de nuestro viaje. Un pequeño grupo de gente se agrupa en el lado opuesto del centro de comunicaciones, junto a la Plaza de la Independencia, donde con sus tarjetas consiguen conectarse a ese avance llamado wifi, y que tiene a los cubanos loquitos de atar.

 

Baracoa en Cuba.
Baracoa en Cuba.

 

 

 

Bienvenidos a Baracoa, la ciudad primada según la historia, y uno de los puntos más recomendados por los viajeros al visitar la isla de Cuba. Realmente, no entendíamos el por qué tanta gente se acercaba hasta esta remota área, donde las comunicaciones son malas, y los vuelos no están incluidos en el presupuesto de ningún viajero, hasta que hemos llegado a esta ciudad. Y es que Baracoa proporciona una tranquilidad y relax que no habíamos encontrado en ningún lugar de toda Cuba. A pesar de que sus habitantes son cubanos, y siguen teniendo el mismo carácter alegre y dicharachero que los cubanos nos han mostrado, todo emite un relax difícil de encontrar en muchos lugares.

 

 

Baracoa en Cuba.
Baracoa en Cuba.

 

 

Baracoa en Cuba.
Baracoa en Cuba.

 

 

 

Baracoa fue la primera ciudad fundada por los españoles, concretamente por Diego de Velázquez, el 15 de agosto de 1.511, cuando llegó a la isla de Cuba. Desde aquél lejano día, muchas cosas han sucedido en ella, desde ser nombrada sede del obispado cubano en 1.518, hasta el paso del huracán Matthew hace hoy dos meses, y que dejó la ciudad devastada.

Baracoa
Baracoa

 

 

La considerada uno de los 34 puntos calientes de biodiversidad del planeta, alberga el mayor número de paisajes y de tipos de vegetación de toda Cuba, y aquí llegan los turistas para ascender el yunque, una maravilla natural que representa la imagen más conocida de esta zona. Allí, el Parque natural Alejandro de Humboldt, es de visita obligada, aunque nosotros no pudimos hacerlo por problemas de salud.

Sin embargo, la cantidad de opciones que tuvimos fue bastante amplia, y menos aburrirnos, todo. a pesar de ser una ciudad pequeña, es posible pasar varios días realizando actividades y viendo cosas. Vamos por partes…

Qué ver en la ciudad de Baracoa, Cuba.

 

Un lugar en el que sin duda pasaréis parte de vuestro tiempo, es la plaza de la Independencia, centro neurálgico de la ciudad. En ella se encuentra el centro de comunicaciones, donde es posible comprar las tarjetas para conseguir internet, y donde está la antena para conectarse.

Alrededor de la plaza, hay varios bares, donde es posible tomar algo mientras se accede a internet. Justo enfrente, el restaurante Yaima, es el único lugar que no vamos a recomendar, ya que nos han estado cobrando precios distintos por lo mismo cada día, según quién nos atendiera, y no nos ha parecido nada bien.

Baracoa
Baracoa

 

Siguiendo con nuestra visita turística, en otro de los extremos encontramos la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, al otro extremo, se levanta orgullosa, no en vano, alberga la Santa Cruz de la Parra, la única que todavía perdura de las 29 cruces que Cristóbal Colón trajo consigo al Nuevo Mundo a su llegada a estas tierras.

Baracoa, Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Baracoa.
Baracoa, Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Baracoa.

 

 

Baracoa
Baracoa

 

 

Si caminamos en línea recta, nos vamos a encontrar el Museo del Cacao, y es aquí es la ciudad del cacao por excelencia en Cuba. Allí llegaron hace muchas décadas franceses provenientes de la isla de Haití, a consecuencia de las revueltas que tuvo la isla tiempo atrás, y con ellos trajeron el cultivo del cacao y del café. Desde entonces, el cultivo del cacao está presente en Baracoa y sus alrededores, y visitar alguna de las casas particulares en el campo, donde se realiza su cultivo, es bastante interesante.

 

En el museo del cacao encontré esta foto, que es una de mis favoritas del viaje....
En el museo del cacao encontré esta foto, que es una de mis favoritas del viaje….

 

 

 

Si después de tomar un buen chocolate, nos ha entrado calor, nada como ir a la Playa de Maguana en alguno de los taxis de la plaza. Playa Maguana no es tan espectacular como otras de las playas de Cuba, pero es un lugar agradable donde dejar pasar el tiempo y comer algo. Allí, en temporada baja, la playa es casi para nosotros, y solamente dos sombrillas más están ocupadas por extranjeros.

Si a la vuelta de Maguana nos ha entrado hambre, cenar en el Restaurante la Terraza, es todo un lujo. Allí hemos probamos el pescado con leche de coco, y algunos de los mejores mojitos de nuestro viaje a Cuba.

https://www.tripadvisor.es/Restaurant_Review-g677686-d3913854-Reviews-La_Terraza-Baracoa_Guantanamo_Province_Cuba.html

La noche no puede terminar sin acercarnos a la Casa de la Trova, que es una de las más famosas de Cuba. El resto lo dejaremos para mañana.

Casa de la Trova, Baracoa.
Casa de la Trova, Baracoa.